Inicio > Actualidad > Lenguas en peligro de extinción

Lenguas en peligro de extinción

1 septiembre, 2009

idiomaHace algunos meses comenté en una reseña un artículo que analizaba paralelismos que existen entre la evolución del lenguaje y la evolución biológica (ver el artículo AQUÍ). Hoy me he encontrado una información que incrementa esa similitud: la extinción. En estos momentos se estima que en nuestro planeta existen unos 6.000 idiomas, 220 de ellas se han extinguido desde 1950, 538 están en situación crítica, 502 en situación seria de peligro y 607 son vulnerables. Eso es lo que afirma el “Atlas de la UNESCO”.

Aunque esta noticia no es de actualidad, ya que el informe de la UNESCO es de principios del 2009, me ha parecido interesante mostraros estos datos, ya que cada vez que perdemos un idioma estamos perdiendo patrimonio cultural de la humanidad. Y en algunos casos la pérdida es irreparable. Además esto puede acarrear en el futuro una pérdida de diversidad cultural y un camino hacia la homogeneidad muy del gusto del pensamiento único.

He encontrado un texto divulgativo que, desde mi punto de vista, describe bastante bien la situación. Éste ha sido escrito por T. Abril y apareció en la revista Paisajes de julio de 2009.

En España hay cuatro idiomas en peligro de desaparición, según la edición de 2009 del “Atlas de las lenguas en peligro en el mundo” que elabora la UNESCO. Tres de ellos (astur-leonés, aragonés y gascón) se encuentran en peligro o en el nivel 2 en una escala de cinco grados de vitalidad diferentes; esta clasificación significa que los niños ya no aprenden estos idiomas en sus familias como lengua materna. Actualmente, en el mundo hay 632 idiomas en esa circunstancia. El cuarto idioma español amenazado es el euskera, que se halla en el nivel 1 o en situación de vulnerabilidad; esto es, la mayoría de los niños lo hablan, pero su uso puede estar restringido a determinados ámbitos.

El estudio también muestra, por ejemplo, que un total de 199 idiomas del mundo cuentan con menos de 10 hablantes. Entre las lenguas que han muerto recientemente, el atlas cita el manés (de la isla de Man, Gran Bretaña) que desapareció en 1974 con la muerte de Ned Maddrell; el ubyh (de Turquía), que se extinguió en 1992 con la muerte de Tefvic Esenc, y el eyak (de Alaska, EEUU), que desapareció en 2008 tras morir Marie Smith Jones.

El trabajo de más de 30 lingüistas que han colaborado en la realización del informe muestra que el fenómeno de la desaparición de lenguas está presente en todas las regiones y que se da bajo condiciones económicas muy variables, India, Estados Unidos, Brasil, Indonesia y México, países con una gran diversidad lingüística, son, al mismo tiempo aquellos que tienen más lenguas en peligro.

Como afirma el director general de la UNESCO, Koichiro Matsuura, la desaparición de una lengua conduce a la desaparición de varias formas de patrimonio cultural inmaterial y, en particular, del legado invaluable de las tradiciones y expresiones orales de la comunidad que la habla, que incluye poemas y chistes, proverbios y leyendas, adivinanzas y canciones. Asimismo, la pérdida de los idiomas indígenas va también en detrimento de la biodiversidad, porque las lenguas vehicular numerosos conocimientos tradicionales sobre la naturaleza y el universo.

Con todo, la situación que presenta el “Atlas de las lenguas en peligro en el mundo” no es catastrófica. Así, en Papúa Nueva Guinea, el país con mayor diversidad lingüística del mundo (se hablan más de 800 lenguas), es uno de los que, proporcionalmente, tiene menos en peligro (88). Además, hay lenguas que el estudio señala como extintas y que están siendo objeto de una revitalización activa. Es el caso del córnico (Cornualles) o el sishëë de Nueva Caledonia, que podrían así transformarse de nuevo en lenguas vivas. Además, gracias a políticas lingüísticas favorables ha aumentado el número de locutores de varias lenguas indígenas. Es el caso del aimara central y del quechua en Perú, del maorí en Nueva Zelanda o del guaraní en Paraguay.

.

Los datos
De las 6.000 lenguas que existen 2.500 están en peligro de extinción.

GRADOS DE PELIGRO DE EXTINCIÓN

  • Vulnerable: La mayoría de los niños hablan la lengua, pero su uso puede estar restringido a determinados ámbitos (el familiar, por ejemplo).
  • En peligro: Los niños ya no la aprenden en sus familias como lengua materna.
  • Seriamente en peligro: Sólo los abuelos y las personas de las viejas generaciones hablan la lengua. Los miembros de la generación parental la comprenden pero no la hablan.
  • En situación crítica: Los únicos hablantes son los abuelos y personas de las viejas generaciones, pero sólo usan la lengua parcialmente y con escasa frecuencia.
  • Extinta: No quedan hablantes.

.

Entradas relaciondas:

  1. 1 septiembre, 2009 en 12:04

    Muy interesante, Manuel.

    De las 4 lenguas españolas que cita, 3 se pueden considerar dialectos: el bable, el aragonés y el aranés. No por su origen histórico, pero sí porque hoy día están muy mezcladas con el castellano (o con el francés y el catalán en el caso del aranés) y comparten demasiado léxico común.

    Del bable puedo atestiguar que goza de buena salud, y está en proceso de recuperación. Del aranés y el aragonés no puedo decir lo mismo. Al menos yo nunca los he oído hablar en público. :(

  2. 1 septiembre, 2009 en 16:11

    Hola Rano, sobre el aranés sé que hay ayudas institucionales para mantenerlo. Esta reconocida en el Estatut de Catalunya, y al entrar en el Valle de Arán se puede escuchar con frecuencia. Las estadísticas de uso aparecen aquí: http://es.wikipedia.org/wiki/Aran%C3%A9s´

    Y sobre si el aranés es un dialecto…, no soy lingüista para llegar a ese extremo, es similar al gascón y tiene muchas formas que recuerdan al catalán y al francés. De todas formas hay una frase con muy mala leche que dice que “un idioma es un dialecto con ejército” ;-)

  3. 1 septiembre, 2009 en 17:01

    La persistencia de una lengua no garantiza en ningún modo “el legado invaluable de las tradiciones y expresiones orales de la comunidad que la habla, que incluye poemas y chistes, proverbios y leyendas, adivinanzas y canciones”, ¿o acaso nuestros niños cantan ahora el 99 % de las canciones que se cantaban en la España del siglo XVII? La INMENSA mayoría de esa tradición oral se ha perdido (o está sólo en libros, que seguirían existiendo aunque el español sólo se estudiase en la universidad), y no porque se haya dejado de hablar español, sino porque los hispanohablantes han decidido que tienen cosas más interesantes que decir y que transmitir a sus hijos.

    “Asimismo, la pérdida de los idiomas indígenas va también en detrimento de la biodiversidad, porque las lenguas vehicular numerosos conocimientos tradicionales sobre la naturaleza y el universo”. Pues eso sólo significa que conviene preservar en LIBROS esos conocimientos; no hace falta FORZAR a los indígenas a que persistan en su aislamiento, pues están deseando abandonar sus chabolas para vivir con algunas comunidades modernas, y POR ESO abandonan sus lenguas para adoptar otras que les resultan más útiles, y con las que pueden aprender y desarrollar MUCHÍSIMOS más conocimientos útiles sobre el universo y la naturaleza.

    Para todo el que se preocupe de estos temas, un libro imprescindible es “El paraíso políglota”, del malogrado Juan Ramón Lodares.

  4. 1 septiembre, 2009 en 23:16

    Bueno, esto es evolución. La adaptación al medio de Darwin.
    Las lenguas nacen del aislamiento de las sociedades primitivas, justo lo contrario del camino que nos hemos trazado con la globalización. No es justificable perder cualquier signo cultural pero si esto conlleva una mejora social… viva el espaninglis.
    Mantener viva una lengua es siempre deseable y altamente recomendable (el saber no ocupa lugar y cuanto más mejor) pero la realidad es que la destinamos como rasgo diferenciador de nuestros vecinos y con este planteamiento no se llega a ningún punto, salvo el punto muerto.
    De todas formas, no hay que rasgarse las vestiduras. Siempre existe la posibilidad de reinventarla (JJJJ):
    “Art. 5) El castellano es el idioma oficial de la República, pero el estado pondrá todos los medios a su alcance para que en todos los centros de enseñanza se empiece a enseñar el Berber o Tamazigh, una vez aprobada oficialmente esta Constitución, para que en el futuro y una vez aprendido por las nuevas generaciones, se convierta también en lengua oficial de la República. En las Universidades, el Berber o Tamazigh, en sus diferentes variedades, será enseñado por decreto junto con las otras lenguas, francés, árabe o inglés usadas y empleadas corrientemente en el continente africano como medios de comunicación impuestos por los conquistadores. Todo funcionario del estado deberá estar en posesión obligatoriamente, cuatro años después de aprobada esta Constitución, de un diploma oficial de lengua extranjera de las arriba citadas, aparte del castellano, siendo ello obligatorio para tener un empleo fijo oficial”.

    Antonio Cubillo
    Presidente del Partido, Congreso Nacional de Canarias (CNC ), brazo político del MPAIAC
    Proyecto de la Constitución de la República Federal Canaria

    http://www.eldia.es/2007-09-02/criterios/criterios31.htm

  5. 2 septiembre, 2009 en 12:33

    Francamente no veo tan grave que desaparezcan algunas lenguas, de hecho es un proceso lógico por lo que explica Jesús. Los conocimientos están en las personas y en los libros, no en el idioma.

  6. 2 septiembre, 2009 en 17:42

    No sólo desaparecen lenguas, si no sobre todo costumbres, rituales y formas de vida que hacían del mundo un lugar más interesante. Cada vez hay menos diversidad cultural y somos más parecidos en todo el mundo.
    Eso es una pena, pero como se dice en otros comentarios muchas veces perder costumbres ancestrales y salir del aislamiento conlleva mejoras en la calidad de vida de la gente. Hay costumbres que es mejor perder, como los anillos de las mujeres girafa de Birmania, la ablación de clítoris o tirar la cabra del campanario.
    Supongo que lo difícil es alcanzar el término medio de eliminar hábitos perniciosos y quedarse con los enriquecedores.

  7. Rawandi
    2 septiembre, 2009 en 17:52

    A mí en principio me parece bien que desaparezcan unos cuantos millares de lenguas, siempre que el conocimiento asociado a ellas sea previamente almacenado en alguna lengua franca para que pueda acceder a él todo el mundo. A los humanos nos bastaría con una única lengua para entendernos. La multiplicidad de lenguas obstaculiza el entendimiento, pues la vida es demasiado corta como para ponerse a aprender centenares y centenares de idiomas.

    Invertir dinero en mantener vivas lenguas minoritarias me parece un despilfarro e incluso una indecencia cuando se convierte en una imposición. Todas las lenguas son básicamente equivalentes: Cualquier grupo de niños sería capaz de inventar una lengua nueva en determinadas condiciones, lo cual demuestra que lo importante es la gramática universal contenida en el cerebro, no la lengua concreta en que esa gramática se encarna. Por eso la reducción del número de idiomas me parece un signo de progreso humano.

  8. Darío
    2 septiembre, 2009 en 17:57

    Creo que hay algo que no están viendo:

    Al desaparecer una lengua, muchas veces, quizás la mayoría, desaparece el pueblo que la hablaba. En Baja California, hay un pueblo compuesto de unas pocas decenas de habitantes, al morir el último su idioma se perderá.

    Saludos.

  9. Rawandi
    2 septiembre, 2009 en 18:01

    En Baja California, hay un pueblo compuesto de unas pocas decenas de habitantes, al morir el último su idioma se perderá.

    Si no quieren reproducirse, se extinguirán. ¿Dónde está el problema?

  10. KC
    2 septiembre, 2009 en 18:23

    Lo suyo sería que la característica particular de uno, o su entorno, no fuera usada en contra del de más allá, sino compartida. Eso sería caer en el error más viejo del Mundo. Tampoco puede ser un medio para aislarse de los demás o emparanoiarse con continuos ataques de lo que no somos “yo”, sino para entender que un planeta tan enano como este puede generar tantísima diversidad y que, sin ella, todo sería absolutamente más aburrido.

    Apoyar el desarrollo de una lengua es importante desde un punto de vista de identidad, pero no tendría nada que ver con poder utilizar otra lengua para comunicarse con el resto del Mundo. Yo puedo querer enseñar a un descendiente un dialecto chino para que no desaparezca su historia y su cultura -en definitiva el recuerdo de que algún día existieron-, pero no por ello me tengo que empeñar en que en ese cantón chino todos tengan que aprender el dialecto milenario, pues desde un punto de vista práctico puede haber un idioma/canal más práctico.

    Como siempre, un poquito de equilibrio entre las cosas suele ser lo perfecto.

    Saludos.

  11. 2 septiembre, 2009 en 18:36

    Bueno, a mí la desaparición de un idioma me da pena, por cultura, por pérdida de diversidad; no pienso ni en política ni en poder, ni nada por el estilo. Es algo semejante a la pérdida de una especie. ¿Se ha de invertir en mantener un grupo de anfibios, es una gran pérdida su extinción?. A primera vista puede que no, pero poco a poco así se podría llegar a la homogeneidad, algo que a mí no me parece positivo.

    Sé que están los libros para guardarla pero, ¿acaso hemos ganado conocimiento con Internet?. Pienso que no, sólo hemos ganado información, que no es lo mismo.

    Y baste ver que pasa con lenguas antiguas. Ahí tenemos el etrusco, muy bonitos textos pero nadie sabe como se pronunciaba ni que significan. Puede que a la mayoría le dé igual, a mí no.

    Darío, hablando de Baja California, ¿cómo les va a los paceños con la llegada del Jimena?. ¿Alguna noticia de cómo lo están pasando?

  12. Darío
    2 septiembre, 2009 en 18:51

    Darío, hablando de Baja California, ¿cómo les va a los paceños con la llegada del Jimena?. ¿Alguna noticia de cómo lo están pasando?

    Aunque la categoría del huracán se ha degradado a 2, y se espera que hoy pase a categoría Uno, el ojo del huracán pasará hoy a las 11 de la noche tiempo local. Como supongo que conoces la zona, bien sabes que incluso un huracán de este vuelo dejará bastantes daños, ya que no hay en realidad muchas defensas naturales que suavicen su impacto. Una amiga en La Paz me ha comentado que se han tomado todas las medidas posibles.

    Si no quieren reproducirse, se extinguirán. ¿Dónde está el problema?

    Sabía que un individuo humano puede escoger reproducirse o no, si no hay impedimentos de genéticos y/o de salud que le impidan tomar esa desición. Pero no imagino a todo un pueblo decidiendo por concenso no reproducirse.

    Creo que reduces al absurdo la cuestión.

  13. KC
    2 septiembre, 2009 en 18:56

    Sé que están los libros para guardarla pero, ¿acaso hemos ganado conocimiento con Internet?. Pienso que no, sólo hemos ganado información, que no es lo mismo.

    “Cada día sabemos más y entendemos menos”, Einstein. Es que le quedaba que ni pintada, Manuel :D

    Darío, parece que Bill Gates se ha propuesto parar los huracanes, ¿leíste algo?

    Saludos.

  14. Darío
    2 septiembre, 2009 en 19:28

    Darío, parece que Bill Gates se ha propuesto parar los huracanes, ¿leíste algo?

    Jojojojojojojo. Todo lo que he leído sobre eso en los blogs y periódicos electrónicos no dejan de tomarlo como debe ser: puro cachondeo.

    Algunos creen que todo su dinero les permite jugar a sentirse dioses.

  15. KC
    2 septiembre, 2009 en 19:42

    Me pregunto como serán los pantallazos azules sobre el Mar, jejeje.
    :D

  16. 2 septiembre, 2009 en 20:10

    Hay quinientos millones de personas de personas que hablan inglés como lengua nativa, y la diversidad cultural, la variedad de costumbres, de valores, de conocimientos, etc., que tiene esa gente (por no hablar de los que manejamos el inglés como segunda lengua) es acojonante. Lo de que si se reduce el número de lenguas disminuye la diversidad cultural es una memez: ¿cuántas novelas distintas se escriben, cuántos tipos de música aparecen nuevos, cuántas cosas nuevas se inventan cada año, en las aldeuchas donde viven las 50 personas que hablan una lengua en peligro de extinción? Precisamente PORQUE el inglés está tan extendido, en ámbitos culturales tan distintos, es por lo que la comunidad angloparlante es tan CREATIVA CULTURALMENTE.
    .
    Yo, desde luego, no quiero que se gaste ni un duro de mis impuestos en obligar a los niños a hablar una lengua que ni ellos ni sus padres quieren utilizar más que para hablar durante la comida (y si acaso).

  17. Manuel Abeledo
    2 septiembre, 2009 en 20:43

    Precisamente PORQUE el inglés está tan extendido, en ámbitos culturales tan distintos, es por lo que la comunidad angloparlante es tan CREATIVA CULTURALMENTE.

    Es curioso, porque una de las lenguas de la ciencia por excelencia es el alemán.

    Además, la extrapolación puede llevarse por otro lado. Los países angloparlantes como Gran Bretaña o EE.UU. han estado entre los más beligerantes de los últimos siglos….

  18. 2 septiembre, 2009 en 20:44

    Fale Jesús, es tu opinión. También conozco un montón de gente que no quiere dedicar dinero a mantener batracios, cada uno ve el mundo de una forma
    Yo tampoco deseo que se quiera obligar a nadie a hacer nada que no quiera, pero hay situaciones intermedias, ¿no crees?. El ejemplo del maorí es uno de ellos, se ha recuperado sin imposiciones. Y espero que el día que queden menos de un centenar de lenguas en la Tierra (que llegará), al menos hayamos tenido la prevención de almacenar esas lenguas en algún formato para el conocimiento de futuras generaciones. Es nuestra historia.

  19. Darío
    3 septiembre, 2009 en 4:12

    Mysterious Downfall of the Neandertals

    http://www.scientificamerican.com/video.cfm?lineup=1406165298&id=35620919001&WR_20090902

    En la extinción de gente y lenguas. Total: ellos y todos nosotros compartiamos los mismos principios lingüísticos.

    Saludos.

  20. Uranus
    3 septiembre, 2009 en 6:18

    El único idioma que tiene que quedar es el inglés. Y no le demos más vueltas al asunto.

  21. KC
    3 septiembre, 2009 en 9:10

    Haw, Uranus.

  22. 3 septiembre, 2009 en 9:28

    El único idioma que tiene que quedar es el inglés.

    Dí que sí Uranus, y la única comida la hamburguesa,y el único supermercado K-Mart, y la única cadena de televisión la FOX. Olé Big Brother.

    De todas formas algunos emperadores romanos dijeron lo mismo del latín y mira por donde andan. Ah la historia, que cosas tiene… ;-)

  23. 3 septiembre, 2009 en 13:15

    Los maoríes habrán conservado su lengua PORQUE les ha dado la gana (y porque han convencido al gobierno de Nueva Zelanda para que no lo impida). Pero lo que yo digo es que nadie tiene el derecho a OBLIGAR a mantener una lengua a quienes no la quieren usar (ni los que quieren mantenerla tienen derecho de obligar a usarla o aprenderla A QUIENES NO LA QUIEREN usar o aprender).
    .
    A mí me parece muy bien la preservación de la diversidad cultural y la de las posturas sexuales, pero lo que pido es que, quienes propongan eso, hagan EXPLÍCITO qué OBLIGACIONES va a suponer esa política para la gente a la que le da igual.

  24. 3 septiembre, 2009 en 13:17

    Manuel:
    la televisión, las cadenas comerciales, la comida rápida, etc., se han globalizado un mogollón, sin necesidad de que la gente que las consume aprenda inglés.
    Por otro lado, en Nueva York hay INFINITAMENTE MÁS diversidad cultural que sumando todos los pueblos cazadores-recolectores juntos (e incluso es posible que se hablen más idiomas).

  25. 3 septiembre, 2009 en 13:33

    Jesus pero lo que pido es que, quienes propongan eso, hagan EXPLÍCITO qué OBLIGACIONES va a suponer esa política para la gente a la que le da igual Esto se acerca ya a posturas y decisiones políticas. Lo contrario, dejar que una lengua desaparezca, también es una decisión política. Y la gente votará en función de quiénes defiendan una postura u otra. Y luego, si pierden los que hemos apoyado nos quedará la pataleta (crítica) y esperar a la próxima legislatura. A mí tampoco me gusta que se gaste el dinero en bombarderos, pero parece que a la mayoría sí.

    Es normal que NY tenga más diversidad, si metes a un montón de habitantes de paises diferentes en unas hectáreas sucederá eso. La pregunta es que pasará dentro de 200 años, ¿se mantendrá esa diversidad?. Si uno come en un restaurante chino de España y luego en uno de China verá que son dos mundo aparte. ¿Globalización u homogeneización?

  26. Manuel Abeledo
    3 septiembre, 2009 en 16:01

    Las empresas tampoco pueden obligarte a utilizar una lengua, aunque tú no podrías quejarte luego porque te despidan.

    Yo, por otra parte, no veo mal que en un territorio en el que se utiliza una lengua sus habitantes tengan el deber de conocerla. Simple civismo vamos. Y por ejemplo, me repatea que los mismos que arguyen con su “derecho a no saber” se muestren partidarios de la enseñanza del inglés, lo cual resulta, implícitamente, en el desprecio de una lengua local.

  27. Uranus
    3 septiembre, 2009 en 16:48

    ¿Se acuerdan cuando se hablaba del esperanto como lengua mundial?
    El inglés es una lengua sencilla, que se adapta muy fácilmente a los cambios y además lo mejor de la producción científica viene en el lenguaje de Shakespeare.
    Y terminemos con este tópico, que es un tema remanido y que ya aburre.

  28. 3 septiembre, 2009 en 16:59

    Hombre Uranus, el inglés es una lengua sencilla para los que tenemos alfabeto fenicio. Díle a un chino o un japonés que el inglés es una lengua sencilla, verá donde te manda :D

    Y muy bueno lo de el esperanto. Puesto a tomar idiomas de nueva creación me quedo con el espanglish de Harlem.

  29. 4 septiembre, 2009 en 23:06

    Aquí en Catalunya hace tiempo que se repite una frase muy cierta que describe el panorama del catalán: “hemos ganado las aulas, pero hemos perdido el patio”. Y es que a pesar de que el catalán goza de una muy buena salud institucional, en las calles se habla castellano. Esta situación era completamente al revés hace apenas unas décadas. :/

  30. 4 septiembre, 2009 en 23:45

    Hexo, eso depende mucho de en qué calles y en qué ciudades de Catalunya. No puedes comparar la ciudad de Barcelona (muy cosmopolita) con Girona o Lleida ;-)

  31. 4 septiembre, 2009 en 23:52

    Sí claro Manuel, en Barcelona es donde más pasa eso que digo. De ahí soy yo, efectivamente. Pero creo que esa es una tendencia general por aquí. Tiempo al tiempo. :/

  32. 5 septiembre, 2009 en 0:59

    Pues a mí me sigue pareciendo una pérdida de diversidad :-(

  33. Rawandi
    5 septiembre, 2009 en 11:24

    J. M., la diversidad no siempre es valiosa. En el caso de las especies biológicas sí es valiosa siempre porque la naturaleza nos está ‘regalando de balde’ esa diversidad y por tanto cuanta más variedad de especies naturales sea preservada, mejor.

    Sin embargo, en el caso de los productos culturales, como por ejemplo los idiomas, no estamos ante ‘regalos’ sino ante realidades inventadas por nosotros ‘a costa de una gran cantidad de nuestra energía’. En el caso de los productos culturales la diversidad sólo es valiosa cuando se ajusta a unos mínimos criterios de utilidad, pues de lo contrario estaríamos obligados a despilfarrar nuestra energía cerebral en productos culturales estúpidos aunque, eso sí, muy “diversos”. Y ocurre que en realidad los humanos sólo necesitaríamos un idioma para poder comunicarnos. Por eso creo que lo lógico es que la humanidad cada vez vaya gastando menos energía en mantener vivos idiomas innecesarios.

  34. 5 septiembre, 2009 en 14:29

    Rawandi, esas realidades inventadas lejos de consumir nuestra ‘energia cerebral’ como tu dices, hacen todo lo contrario.
    Esta cada vez mas demostrado que usar el cerebro y aprender cosas nuevas mejora la salud de este y dificulta la aparacion de enfermedades degenerativas asocidas a la vejez.
    ¿que sera lo proximo?¿decir que leer es malo, porque consume la energia cerebral?

  35. 5 septiembre, 2009 en 14:31

    Rawandi, el problema es que la mayoría de los seres humanos sentimos un gran placer estético o intelectual ante productos culturales “inútiles” inventados por nosotros mismos “a costa de una gran cantidad de nuestra energía’”.

    Y eso abarca desde la Sagrada Familia de Barcelona hasta el Quijote, pasando entre otras cosas por las lenguas tradicionales. A mí por lo menos me produce un enorme placer tomarme una sidra en Asturias oyendo a un paisanín que dice “Esto nun ye lo que yera (=esto no es lo que era)”. De hecho me gusta tanto que empiezo a preguntar y hasta que no aprendo algunas palabras básicas del idioma no paro. Y eso puede llevarte a hacerte preguntas sobre la historia del sitio en el que estás, la evolución de los distintos idiomas, la pervivencia de algunas palabras medievales, los préstamos lingüísticos y las exaptaciones léxicas, etc, etc. La Historia del mundo que se esconde detrás de las palabras.

    Puede que sea irracional, no lo niego. Pero me gusta. Y creo que a la mayoría de nosotros también. Un mundo donde todos habláramos (sólo)
    el mismo idioma sería más eficiente, pero ¿sería más estimulante intelectualmente, más gratificante, más divertido? ¿sería realmente mejor? Permíteme dudarlo. :)

  36. 5 septiembre, 2009 en 16:21

    Vamos a ver: la causa fundamental de que existan lenguas diferentes son las DIFICULTADES DEL TRANSPORTE; durante miles de años, la gente hablaba sólo con sus vecinos de aldea, o de las aldeas próximas, y lo normal en la mayor parte del mundo es que cada vez que recorrías cincuenta kilómetros, se hablara un dialecto distinto, o una lengua totalmente diferente (p.ej., es lo que pasaba en el país vasco hasta hace nada).
    Es IMPOSIBLE que la facilidad de ir a cualquier lugar del planeta en pocas horas, y de recibir información instantáneamente desde cualquier sitio, no invierta la tendencia a la diversidad lingüística. La ÚNICA forma de preservar la diversidad lingüística es renunciando a los medios de transporte y de comunicación modernos. Así que al que no le guste, que se aguante.

  37. 5 septiembre, 2009 en 17:00

    Pues yo veo que los suizos tienen un magnífico sistema de transporte, Jesús, y yo diría que no han renunciado a su diversidad lingüística. :P

    Y por otra parte, España está muy bien comunidada con el exterior mediante autopistas y aeropuertos. Pero no veo que haya surgido tampoco ninguna comunidad “anglófona”, aparte de los turistas, claro.

    No sé, pero yo diría que los contactos internacionales exigen que haya al menos una “lingua franca”, un lenguaje común, como en su día lo fueron el árabe o el latín. Pero eso siempre ha sido compatible con el bilingüismo. Y no entiendo por qué de repente tiene que dejar de serlo. :(

  38. 5 septiembre, 2009 en 17:49

    Rano:
    ninguna lengua con cierta “masa crítica” de población desaparece (si bien en Suiza, como en Euskadi, las variedades locales del alemán y francés tienden a homogeneizarse); lo que la facilidad de comunicación tiende a hacer desaparecer son las lenguas de comunidades pequeñas y aisladas, cuyos habitantes tienen más fácil emigrar y mezclarse con una población mayor, o ser absorbidos por ella, que permanecer en el reducto numantino.

  39. 5 septiembre, 2009 en 18:22

    Ahora te entiendo, Jesús. :)

    Bajo mi punto de vista sigue siendo una pena. Aunque es obvio que en ese caso que planteas tampoco se puede obligar a nadie a vivir en un medio aislado u hostil si no quiere.

  40. Darío
    5 septiembre, 2009 en 18:50

    Sin embargo, en el caso de los productos culturales, como por ejemplo los idiomas, no estamos ante ‘regalos’ sino ante realidades inventadas por nosotros ‘a costa de una gran cantidad de nuestra energía’.

    El idioma no es un producto cultural, ni algo que inventamos nosotros. Es innato a nosotros.

    … porque la naturaleza nos está ‘regalando de balde’ esa diversidad y por tanto cuanta más variedad de especies naturales sea preservada, mejor.

    ¿La naturaleza “nos regala algo”? ¿Atribuyendo ahora fines teleológicos a aquella? :)

    … Y ocurre que en realidad los humanos sólo necesitaríamos un idioma para poder comunicarnos. Por eso creo que lo lógico es que la humanidad cada vez vaya gastando menos energía en mantener vivos idiomas innecesarios

    ¿Y quién “definiría” y con que criterios que un idioma es “innecesario”? ¿Más reducciones al absurdo?

  41. Darío
    5 septiembre, 2009 en 19:09

    ¿Cuál era el idioma que cualquiera que estuviera metido en la ciencia tenía que saber obligatoriamente hasta principios del siglo XX?

  42. 5 septiembre, 2009 en 20:45

    ¿Alguién votaría porque mañana en el planeta sólo se hablase chino cantonés y todos los demás quedasen prohibidos a partir del 2015? Sería muy práctico (sobre todo para los chinos).

    Hexo: Sí claro Manuel, en Barcelona es donde más pasa eso que digo. De ahí soy yo, efectivamente. Pero creo que esa es una tendencia general por aquí. Tiempo al tiempo.

    Si el castellano aparece con mayor fuerza en Barcelona es porque ha aumentado la inmigración hispanohablante de primera generación, especialemente de latinoamérica. Pero el sistema educativo es en catalán y las próximas generaciones aprenderán catalán, aunque no lo usen en casa. En NY hay muchas zonas donde se oye chino o italiano, pero no veo en peligro el inglés. De igual forma el castellano tiene mucha visibilidad en barcelona (es una lengua oficial y por tanto así debe de ser), pero el catálán creo que goza de buena salud porque es un idioma vehicular para una gran población.

  43. 5 septiembre, 2009 en 21:40

    Es que aquí al haber castellano y catalán, los inmigrantes que no vienen de países hispanohablantes eligen directamente el castellano para aprenderlo, que es más práctico, ya que te sirve en todas partes (y es más sencillo). En el colegio se enseña el catalán, claro que sí. Si oficialmente el catalán está de enhorabuena, eso es innegable. Pero está dejando de ser la lengua del pueblo para pasar a ser la lengua de una minoría. Por mucho que lo impongamos en las escuelas, luego pocos lo hablan. Por lo menos aquí en Barcelona y en su periferia.

    Cada dos por tres la Generalitat hace campañas para que los inmigrantes aprendan catalán. En ellas nos sugieren a los ciudadanos catalanoparlantes que les animemos a aprender nuestra lengua, por ejemplo hablándoles en catalán, aunque a ellos les cueste entenderlo. Pero lo natural es usar el castellano directamente, ya que también lo dominamos perfectamente. Y nos parece una pérdida de tiempo calentarse la cabeza con el catalán, cuando se pueden resolver las cosas mucho más rápidamente sin él. Luego pasa lo que está pasando.

    Y bueno, a mi me parece que no se puede comparar Barcelona con NY. No estamos hablando del inglés, ni del castellano… estamos hablando del catalán, que se enseña en el colegio y te pieden que lo domines para trabajar de funcionario, pero poca cosa más.

    Alomejor soy pesimista, Manuel. Pero a mí me parece que el catalán está bastante condenado. Aunque, quien sabe, alomejor dentro de unos años la cosa se estabilice y nuestros hijos hablen catalán en el patio.

    Saludos.

  44. Darío
    5 septiembre, 2009 en 21:45

    Aunque, quien sabe, alomejor dentro de unos años la cosa se estabilice y nuestros hijos hablen catalán en el patio.

    Mientras exista el entorno, cualquier niño, de cualquier lado hablará catalán o la lengua en la que se desarrolle su crecimiento.

  45. 5 septiembre, 2009 en 21:52

    Claro Darío, el problema no són los niños, ni siquiera los inmigrantes. Lo que pasa es que existe una alternativa al catalán, que resulta mucho más atractiva. Y el entorno ahora mismo habla más en castellano que otra cosa.

    De hecho, no dudo que los chavales sepan hablar catalán. Pero sí dudo que lo vayan a usar. No sé si me explico. No creo que el catalán vaya a desaparecer, ni a corto ni a medio plazo. Sólo quería comentar que está cayendo en desuso. Por mucho reconocimiento institucional que tenga.

  46. Darío
    5 septiembre, 2009 en 22:36

    A mi encantaría que una hermosa catalana me enseñara su idioma. :)

    Pero independientemente de esto, creo que si es bueno enfatizar que la permanencia de un idioma es independiente de la naturaleza de nosotros para hablarlo.

    ¿Hay cursos de correspondencia (de preferencia gratuitos, :) ) para aprender catalán? Me pasaría como con otros: con leerlo y entender lo que un hablante diga me doy por bien servido.

    Saludos.

    Saludos.

  47. 6 septiembre, 2009 en 0:01

    Hexo, yo tiendo a ver más un futuro del catalán similar al del flamenco en Bélgica, pero quién sabe dónde nos llevará este mundo.

    Darío existen on-line cursos de catalán. Uno muy popular es el “digui-digui”: http://books.google.es/books?id=4yhRVEFxx0QC&pg=PR6&lpg=PR6&dq=digui+digui&source=bl&ots=judBPThMgd&sig=dBK8Gyfu7Ttpl5N6IzkzPdgMMJ0&hl=es&ei=wt6iSs2MKs_b-Qbtm5TXDw&sa=X&oi=book_result&ct=result&resnum=9#v=onepage&q=&f=false

    Existe una literatura en lengua catalana de gran calidad, al igual que existen escritores catalanes que han escrito grandes obras en castellano.

    Saludos

  48. Darío
    6 septiembre, 2009 en 0:14

    Gracias, Manuel. Veré que tanto aprendo.

    Saludos.

  49. 6 septiembre, 2009 en 1:02

    Hombre, Rawandi, cierto que la diversidad no es buena per se, pero no creo que sea el caso de los idiomas, al menos en su mayor parte.

    Si pudiera elegir, ya que estamos imaginando escenarios futuros, lo que me resultaría un buen compromiso entre diversidad y utilidad sería la convivencia de lingua franca mundial con una segunda lengua local. Si pudiera hablar en inglés con todo el planeta y leer a Lorca en castellano, por mi parte contento. Además, tampoco estaría impedido de aprender algo de catalán para disfrutar de Lluis Llach :-)

    ¿Perder tiempo y esfuerzo? puede ser, pero a mí creo que me merecería la pena.

    Saludos.

  50. Manuel Abeledo
    6 septiembre, 2009 en 12:46

    La ÚNICA forma de preservar la diversidad lingüística es renunciando a los medios de transporte y de comunicación modernos.

    Disculpa, pero esta afirmación es completamente gratuita y fácilmente refutable.

    Si las culturas locales tendiesen a homogeneizarse a medida que las facilidades de transporte y comunicación aumentan, ¿cómo explicas que en EE.UU. la comunidad latina no se haya apartado completamente del inglés? Y por otra parte, ¿por qué siguen existiendo lenguas de origen germánico? Bajo tu hipótesis, en ciudades como Oslo, Amsterdan o Copenhague, el ambiente cosmopolita y la asimilación de otras lenguas más relacionadas con la producción cultural y científica como el inglés o el alemán deberían haber relegado a las lenguas locales. Y no es así.

    De hecho los medios de comunicación modernos pueden servir para fomentar el uso de muchas lenguas. A día de hoy existe una Wikipedia en gallego, otra en catalán y Google ofrece sus servicios en estos idiomas. Por otra parte, no deja de ser irónico que implícitamente estés a favor de una homogeneización cultural mientras utilizas el español en tus comentarios.

    Quizá lo esencial en el debate sean los prejuicios. Algunos aceptan la enseñanza de lenguas como el español (porque es su lengua) o el inglés (porque es la lengua franca), pero no de otras que tienen cientos de miles sino millones de hablantes, porque, por algún motivo, se sienten “obligados” a aprenderlas. Y yo digo, si una persona trabaja en un territorio en el que sus interlocutores pueden hablar libremente en, digamos, catalán, ¿debería aprender el idioma o mantenerse en un también irónico “reducto numantino”? Por otra parte, ¿por qué una persona ve agredida su libertad de elección cuando le imparten una lengua como el gallego pero no cuando se trata del español? Y es más, ¿podría argüir que me siento agredido porque me enseñan materias que no deseo aprender, que para mí no tienen una “utilidad”? Me pregunto si alguien podría hacerse objetor de la asignatura de Filosofía… sería muy gracioso dadas las circunstancias del debate :D

    Cuestiones supuestamente prácticas aparte, ¿qué lleva a alguien a rechazar la lengua de un territorio y a estar a favor de una cultura homogénea con la vítola de la “libertad de elección”? Porque es tremendamente incoherente. No existe “libertad” en lo que a programas educativos se refiere. No hay “libertad” cuando se trata de comunicarse con tu vecino, y si te instalas en un lugar donde habla neerlandés el 90% de los habitantes y tú te niegas a aprenderlo porque, qué cojones, “allí tienen que saber inglés”, lo siento pero por desmedido que sea tu ego la realidad no va a adaptarse a tus deseos.

    Y es que insistir en una jota cuando tus compañeros bailan una sardana es una tontería como un templo.

  51. 6 septiembre, 2009 en 21:58

    Manuel:
    no hay una regla matemática que diga cuándo una lengua persistirá y cuándo no; en general, cuando una lengua tiene bastantes habitantes que quieren seguir usándola y sus hijos aprendiéndola, pues esa lengua no tiene ningún problema en sobrevivir. Lo único que intento argumentar es que, cuando esto no sucede, no hay por qué obligar a nadie para que la lengua “persista”: si sus hablantes quieren que siga existiendo, que convenzan a sus hijos para que la usen, pero que no obliguen a los demás a aprenderla.

  52. 7 septiembre, 2009 en 10:32

    Jesús, no creo haber dicho lo contrario. Por muchas ayudas instituciones que haya, si los hablantes de una lengua no quieren mantenerla, desaparecerá. Pero veo positivo esas ayudas, y en caso de fracasar, al menos mantener su legado en alguno de los formatos que hoy tenemos para guardar esa información (que bajo mi punto de vista es cultura).

    Pero el problema contrario también existe, gente que intenta preservar su lengua, pero por presiones externas ésta se debilita. Alrededor de este hecho es donde orbitan las posibles actuaciones (o inhibición de actuación) que se pueden llevar a cabo.

  53. Anónimo
    1 mayo, 2012 en 18:38

    ninguno tiene lo q nesesito son unos mediocres

  54. 1 mayo, 2012 en 18:41

    ¿Y no te has planteado que si nadie tiene lo que buscas igual el mediocre eres tú?

  55. Frankfurter
    17 abril, 2013 en 3:02

    España es un país que marcha sin demora a la desintegración, donde los nacionalistas de toda pelambre reclaman a diestra y siniestra toda clase de privilegios (quieren que sean declaradas lenguas oficiales dialectos que solo hablan en sus casas unos cientos de individuos), sin tener en cuenta que al buscar matar al estado que tanto odian están socavando la nación que les dio la representatividad y la libertad que ahora les sirve para reclamar sus supuestamente inalienables derechos. ¡Qué pena!!!

  56. 17 abril, 2013 en 7:45

    FranKfurter, aunque desgracidamente para muchos es muy complicado separar ambas cosas, este artículo va de cultura (idiomas) y no de política (nacionalismos).

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.307 seguidores

%d personas les gusta esto: