Inicio > Arqueología > Las murallas de Jericó y el fundamentalismo.

Las murallas de Jericó y el fundamentalismo.

22 diciembre, 2009

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Convertir en PDF Imprimir

.

Y, sí, desde aquel entonces la cantidad de ruido que se puede encontrar sobre el tema de Jericó, especialmente en la red, es inmenso. Pero a nosotros lo que realmente nos interesan son los datos. Lo que realmente dice el registro arqueológico. Y ese es el tema de este post.

Jericó es un ejemplo claro de la lucha contra el conocimiento por parte de unos grupos organizados de personas  que pretenden sustituir el conocimiento histórico (que podemos obtener a partir de los registros arqueológicos) por una visión deformada de la realidad extraída a partir de una interpretación literal y aberrante de los textos del Antiguo Testamento dictada por el fanatismo religioso.

Naturalmente, la propia Biblia no tiene la culpa de eso. El Antiguo Testamento es una fuente histórica de primera magnitud que ha demostrado ser de gran utilidad cuando se la trata como lo que realmente es: una recopilación tardía de relatos épico-legendarios cuyo encaje en la secuencia histórica nos puede regalar concordancias sorprendentes (y gratificantes) siempre y cuando dicho encaje se haga a partir de los datos históricos y arqueológicos que conocemos por otras fuentes.

El problema es el de siempre. Hay gente que cree que si un solo dato histórico suministrado por la Biblia se demuestra erróneo, sus creencias religiosas se verían afectadas. Yo nunca he entendido por qué. Al fin y al cabo hay millones de cristianos en el mundo que no creen en una literalidad absoluta de todas las frases que están escritas en el Antiguo Testamento, y su fe no se ve afectada en lo más mínimo por ello. Es más, yo diría que se refuerza, ya que al librar a su fe de la tiranía de los datos por un lado tienen un campo más amplio y rico de interpretación (alegorías, métaforas, ménsajes subyacentes, etc) y por el otro no se ven obligados a defender su fe constantemente con flagrantes mentiras.

En todo caso, desde el punto de vista de la Arqueología lo que nos interesa es descubrir cómo fueron los hechos. Y para eso hay un marco de investigación y una metodología científica a partir de la cual  los investigadores pueden llegar a conclusiones básicas que son aceptadas por la mayoría del mundo académico, independientemente de las creencias religiosas (o antirreligiosas) de cada cual. El defender (o atacar) las religiones a partir de esos hechos es algo que por definición excede los límites de la Arqueología, excepto en el caso puntual de las opiniones religiosas que nieguen los hechos en sí, en cuyo caso son ellas las que entran en conflicto con la Ciencia, y no al revés.

Veamos ahora el caso de Jericó algo más en detalle.

La importancia de Jericó reside en que según el relato bíblico fue la primera ciudad conquistada por los israelitas en Palestina.

Los primeros capítulos del libro de Josué describen cómo tras cruzar milagrosamente el río Jordán el ejército israelí cercó Jericó y derribó sus murallas por medio de otro milagro, cuando los sacerdotes que conducían el arca de la alianza hicieron sonar sus trompetas mientras daban siete vueltas  en torno a la ciudad.

Siguiendo el mismo relato bíblico, toda la población (hombres, mujeres y niños) fue pasada a cuchillo excepto una prostituta y su familia. La masacre llegó hasta el ganado, que también fue exterminado. La ciudad no fue saquedada. Sólo se recogieron los metales valiosos antes de indendiarla con todos sus bienes intactos como ofrenda a Yahvé.

Una nota curiosa es que (a diferencia de otros casos similares) la Biblia no da ninguna justificación o explicación para esta matanza. Ni siquiera se ofrece la coartada de una orden divina, puesto que es el mismo Josué el que por su cuenta ordena el sacrificio. Si a esto le unimos la profusión de detalles en el texto y la coherencia en la descripción geográfica, había motivos para suponer que algún hecho histórico concreto podía ocultarse detrás de la leyenda. Entonces comenzaron las excavaciones.

Lo mejor del yacimiento de Tell es-Sultan, la colina donde se ubicaba la antigua Jericó, es que ofrece un espacio bien delimitado donde excavar, definido geográficamente por la propia colina y sin solapes con la ciudad moderna que está pegada a él. Por eso uno no puede por menos que sonreirse ante las críticas de algunos fundamentalistas que alegan que los arqueólogos pueden haberse equivocado de sitio al hacer su excavación.

La primera excavación moderna tuvo lugar entre 1.907 y 1.911. La realizó una expedición austroalemana dirigida por Ernst Sellin y Karl Watzinger. Contó con planos, fotografías y dibujos, y delimitó varias secuencias estratigráficas en el yacimiento. Pero en aquella época aún no contaban con medios para datar cronológicamente los estratos con fiabilidad. Esta excavación no encontró ningún resto que pudiera ser atribuible a la Edad del Bronce Reciente (h.1.550-1.200 A.C.) y en consecuencia Watzinger concluyó que Jericó estaba deshabitada en la presunta fecha de su conquista por Josué (h. 1.407 A.C. ).

La siguiente campaña de excavaciones fue la dirigida por John Garstang entre 1.929 y 1.936. Fue también una excavación moderna con delimitación de estratigrafía y con un intento de cronología basado en la tipología de las cerámicas asociadas a los estratos. El problema fue que sus conclusiones fueron opuestas a las del equipo de investigación anterior. Garstang reclamó haber encontrado una doble muralla colapsada que rodeaba una ciudad del Bronce Reciente, la “Ciudad IV” de Jericó. Según él la “Ciudad IV” fue destruida por el fuego en torno al año 1.400 A.C. en completa concordancia con el relato bíblico.

Naturalmente, el problema era la metodología. Dar fechas tan concretas mediante un método tan arriesgado como la secuencia de la tipología de cerámicas es imposible. Pero en la época de Garstang no había metodologías alternativas. Y en ese sentido su método de interpretación era adecuado para su época. Si la Arqueología no podía datar los estratos con exactitud, lo más sensato era confiar en las fuentes escritas (en este caso, la Biblia), y tratar de adecuar la interpretación de los hallazgos que se realizaran a lo escrito en la misma.  Poco más se podía hacer por aquel entonces.

Kathleen Kenyon

La revolución vino de la mano de Kathleen M. Kenyon, una arqueóloga experimentada que llevó a cabo una serie de campañas en Jericó entre 1.952 y  1.958.

Kathleen M.  Kenyon introdujo la Ciencia moderna en las excavaciones, con una tecnología punta para su época que incluía el uso del c-14, y la asignación de cronologías precisas a los estratos. El valor de su obra puede medirse por el hecho de que las conclusiones que alcanzó siguen siendo válidas en términos generales dentro del mundo académico más de 50 años después.

Kenyon trató el yacimiento como una fuente de información en sí misma que podía contarnos su propia historia independientemente de lo que dijeran las fuentes escritas. Los avances tecnológicos con los que desarrolló su trabajó se lo permitían, y así es como trabaja la Arqueología moderna. Si lo encontrado y datado científicamente coincide con lo que dicen las fuentes escritas, albricias. Si no, son las fuentes las que deben revisarse cronológicamente o reinterpretarse. Es puro sentido común.

Kenyon periodizó las etapas de poblamiento de la Edad del Bronce en Jericó en cuatro grandes bloques:

- Bronce Antiguo (h.3.000-2.200 A.C.): Es la Edad de Oro de Jericó. Un asentamiento relativamente grande y amurallado donde se suceden dos culturas en el tiempo. Se han detectado hasta 17 fases de restauración o reconstrucción de las murallas. La doble muralla con evidencias de colapso encontrada por Garstang resultó pertenecer a esta época, concretamente al 2.300 A.C. , 900 años antes de la época de Josué.

- Periodo intermedio Bronce Antiguo/Bronce Medio (h.2.200-1.800 AC): aunque se han encontrado numerosas tumbas, no aparece una ciudad propiamente dicha hasta el final del periodo. Sí que hay fondos de cabañas y restos de cerámica, por lo que se deduce que los nuevos pobladores eran nómadas en vías de sedentarización. Kenyon los identifica con los amorreos.

- Bronce Medio (h.1.800-1.550 AC): la ciudad vuelve a florecer y se rodea de una nueva muralla. Esta ciudad es la “Ciudad 4″ que Garstang interpretaba como la destruida por Josué. Las nuevas dataciones con c-14 la retrasaron varios siglos en el tiempo, y la fecha de su destrucción violenta por incendio quedó fijada h.1.550 AC, en el contexto de las guerras entre egipcios e hicsos, 150 años antes de la presunta aparición de Josué, y en un contexto histórico completamente distinto.

- Bronce Reciente (h.1.550-1.200 A.C.): Los restos hallados son minúsculos, y no hay rastros de murallas. Aparentemente el lugar estaba despoblado o a lo sumo era sede de una pequeña aldea sin fortificar. Y seguiría en ese estado hasta bien entrada la Edad del Hierro. La antigua fecha estimada de 1.407 A.C. para la conquista de Josué quedaba en medio de esta fase de despoblamiento.

1: Trinchera principal de la excavación de Kenyon, con la torre neolítica. 2: Fuente de Eliseo. 3: Excavaciones de Kenyon en la Ciudad IV del Bronce Medio. 4: Zona aproximada del área excavada por Garstang. A-F: Excavaciones recientes de la misión italo-palestina (1.997-2.000).

Nótese que con buena parte de la colina ya excavada por las tres series de campañas que se sucedieron en el s.XX seguían sin aparecer la ciudad y la muralla buscadas, mientras que por el contrario aparecían cada vez más restos de ciudades y murallas que se sucedían en el tiempo en un contexto cronológico cercano pero imposible de encajar con el relato bíblico convencional.  La conclusión estaba clara. El relato de Josué no podía ser interpretado literalmente. Si había un fondo de verdad en la leyenda, tendría que ser reinterpretado a partir de los datos de la Arqueología.

A partir de aquí no fueron pocos los investigadores cristianos que hicieron esa reinterpretación de los textos del Antiguo Testamento, con más o menos acierto. Por el contrario, el caso singular fue Bryant G. Wood, que se empecinó en un ataque personal contra Kenyon y siguió defendiendo la fecha de h.1.407 A.C. y la literalidad del texto bíblico, convirtiéndose rápidamente en la principal referencia del evangelismo fundamentalista norteamericano.

El trabajo de Bryant G.Wood sólo puede calificarse de pseudociencia (o pseudohistoria). Parte de la base de que todas y cada una de las palabras de la Biblia son verdades históricas que han permanecido inmutables a lo largo del tiempo sin ser alteradas por la transmisón oral o las traducciones gracias a un milagro divino. Su “investigación” consiste en intentar deformar la realidad de forma que se adapte a sus ideas preconcebidas sobre la Biblia. Y francamente, podría haberse ahorrado el trabajo, puesto que si ya de antemano tenía todas esas verdades divinas reveladas, cualquier tipo de “investigación” sobra.

En su discurso sobre Jericó, Wood pretende revalorizar la obra (y las conclusiones) de  Garstang intentando hacernos ver que son más fiables que el trabajo de Kenyon, a pesar de la enorme diferencia metodológica y tecnológica entre ambas obras. Básicamente Wood incide en cinco puntos:

"Mapa" de Bryant. Cómparese con el que figura arriba.

1) Según él la zona excavada por Kenyon era muy pequeña y correspondía a un barrio pobre. Para demostrarlo nos pone el mapa que veis a la izquierda, donde sólo figuran las excavaciones 3 y 4. Evidentemente es un plano para engañar a los tontos. Los planos que reflejan todas las excavaciones como el de arriba (y las mismas fotos del yacimiento) muestran que la colina actual ha quedado como un queso de gruyere. Y dentro de ese queso, los hallazgos más significativos de la Edad del Bronce, sí, corresponderían a las excavaciones 3 y 4.

2) Las deficiencias de la metodología de Kenyon en el análisis de la secuencia de materiales cerámicos. Hay que decir, que efectivamente, este es el punto más flaco de la obra de Kenyon, y que si bien su excavación fue modélica para la época en que se realizó, hoy día el análisis y la catalogación de la cerámica se hubiera hecho con métodos más exhaustivos. Sus informes sobre el material cerámico son algo farragosos, y la correlación entre loci y hallazgos no siempre es clara. Es algo sobradamente conocido. Sin embargo, la crítica de Wood se dirige principalmente a discrepancias sobre la datación basándose en presuntos errores que habría cometido la investigadora al clasificar e interpretar la tipología. Y eso es un aspecto mucho más discutible, y en todo caso irrelevante de cara a la datación, puesto que la cronología de los estratos está basada en los ensayos de c-14, y no en la tipología de la cerámica.

3) El escepticismo ante las conclusiones de Kenyon que identifican 20 fases arquitectónicas en el corto periodo del Bronce Medio III (1.650 a 1.550 A.C.). Me parece muy bien, y comparto ese escepticismo. Pero eso tampoco es un argumento relevante de cara a la datación. Lo importante es la datación con c-14 de esos estratos. El que las fases arquitectónicas que se puedan distinguir dentro de los mismos sean realmente más o menos es sólo una cuestión de detalle.

4) El hallazgo de 4 escarabajos y un sello egipcios pertenecientes al Bronce Reciente, hallados por Garstang en el cementerio al noroeste de la ciudad. Evidentemente eso prueba la presencia de seres humanos en algún momento del Bronce tardío de Jericó, cosa comunmente admitida, pero nada más. En el mejor de los casos sugerirían la presencia de un funcionario egipcio que controlaría una pequeña aldea en Jericó, dato que sería coherente con el contexto que podemos ver en el registro arqueológico de las cartas de Amarna, pero de difícil integración en el relato bíblico tradicional.

5) La existencia de un ensayo de c-14 realizado sobre un trozo de carbón vegetal encontrado entre los escombros de la destrucción de la Ciudad IV que dataría dicha destrucción en 1.410 A.C. en plena consonancia con la fecha bíblica tradicional (!!?).

No deja de ser significativo que la única referencia al c-14 en toda la argumentación de Bryant G. Wood sea justamente este ensayo. Se ignoran deliberadamente todos los ensayos que no coinciden con sus ideas preconcebidas y se priman los datos excepcionales sobre los generales con el fin de defender lo indefendible. Es un método al que ya nos tienen acostumbrados los creacionistas. Pero bueno, una prueba es una prueba, y en toda la argumentación de Wood esta sería la única prueba que realmente merecería cierta atención. Veamos lo que ocurrió con dicho ensayo.

En la época en que Wood publicó sus primeros estudios, a comienzos de los 90, este ensayo de carbono-14 era el único del que se disponía sobre una muestra de carbón procedente del incendio que acabó con la ciudad. En aquel entonces sí que tenían sentido sus reivindicaciones, puesto que a falta de más evidencias cabía dentro de lo posible que el incendio realmente correspondiera a 1.407 A.C., aunque tal cosa no fuera coherente con el resto de la estratigrafía.

Ante la importancia del caso, se solicitó una revisión del ensayo al British Museum, organismo responsable de esta datación. La revisión  halló que los aparatos de medición de radiocarbono del British Museum habían estado actuando fuera de calibración durante un periodo de tiempo, y que tanto esta muestra como otras centenares estaban mal datadas. Estas cosas pasaban entonces, cuando las muestras solían ensayarse en solo un laboratorio. Hoy día nadie admitiría un estudio que no estuviera basado en 3 laboratorios independientes distintos, y por eso este tipo de errores son en la actualidad  mucho más infrecuentes y además son rápidamente detectados al no coincidir la datación de un laboratorio con las del resto, pero hace 20 años, estas cosas simplemente… pasaban.

El propio British Museum corrigió su datación original y certificó una nueva datación que resultó ser coherente con la fecha dada por Kenyon al incendio, h.1.550 A.C. Pero el mal ya estaba hecho. Y a esto se añadía el inconveniente de que la datación sobre el carbón sólo nos dice el momento en el cual el árbol fue cortado. Incluso aceptando la fecha de 1.550 A.C. para la madera, el incendio pudo perfectamente haber ocurrido 150 años después.

Eran imprescindibles nuevas dataciones para fijar la cronología del incendio más allá de toda duda. En 1.995  Hendrik J. Bruins y Johannes van der Plicht publicaron los resultados de los ensayos efectuados sobre 80 (!) nuevas muestras procedentes de Jericó. Seis de estas muestras eran granos de cereal carbonizados en el incendio asociado a la destrucción de la Ciudad IV.  Los resultados fueron concluyentes: “La ciudad fortificada de la Edad del Bronce en Tell es-Sultán no fue destruída h.1.400 A.C. como sugería Wood (1990) (…) La destrucción final del Jericó del Bronce Medio tuvo lugar durante el s.XVI AC o a finales del s.XVII”.

(Bruins, H. J. and van der Plicht, J.  “Tell Es-sultan (Jericho): Radiocarbon results of short-lived cereal and multi-year charcoal samples from the end of the Middle Bronze Age.” Proceedings of the 15th International 14C Conference. Cook, G. T., Harkness, D. D., Miller, B. F. and Scott. M. (eds.). Radiocarbon. Vol. 37. No. 2. 1995. pp. 213-220)

Bryant G. Wood simplemente ignoró los nuevos datos (hasta el día de hoy), y en lugar de eso en sus articulos actuales sigue reclamando como válido el ensayo que dio 1.410 A.C. aunque haya sido rectificado por el propio laboratorio que lo emitió. Ya se sabe, no hay que dejar que los hechos estropeen una bonita argumentación. Por supuesto, la última y más moderna campaña de excavaciones llevada a cabo por Lorenzo Nigro y Nicolo Marchetti (1.997-2.000), de la universidad la Sapienza de Roma, al mando de una expedición italo-palestina, tampoco son mencionados por Wood. Como podéis ver en el mapa de arriba, las últimas excavaciones contemporáneas se han llevado a cabo en varios puntos de la ciudad sin encontrar murallas o restos apreciables del Bronce Reciente.

En resumen, la fecha de 1.550 A.C. como punto final de la Jericó del Bronce Medio a causa de una destrucción violenta por incendio es hoy día ampliamente aceptada por prácticamente toda la comunidad científica. No existe esa pretendida controversia que algunos quieren inventarse apoyándose en las descaradas mixtificaciones de Wood. En realidad el único motivo para cuestionar esa fecha hoy día es una interpretación muy particular de la Biblia que hacen los grupos ultrarreligiosos en Norteamérica. Pero… ¿realmente dice la Biblia que Jericó fue destruida en 1.407 A.C. como ellos afirman? ¿De donde demonios sale en realidad esa fecha?

Si repasamos las escrituras, el libro de Josué no nos da ninguna fecha concreta. Para llegar a esa fecha tenemos que irnos a un sitio completamente distinto y fuera de contexto, a Reyes 6,1, donde se dice que el comienzo del éxodo tuvo lugar 480 años antes de la construcción del templo de Salomón. Eso nos daría 967 AC + 480 años - 40 años (éxodo) = 1.407 AC.

Al ser un dato aislado que aparece en un libro bastante posterior a Josué y con una fecha sospechosamente redonda, la mayoría de los estudiosos de la Biblia piensa que esa cifra de 480 años hay que interpretarla como 12 generaciones, según el cómputo tradicional que asigna 40 años convencionalmente a cada generación. Si tenemos en cuenta que en realidad las generaciones se solapan en el tiempo, una fecha de 25 años por generación sería más realista, con lo cual nos podría quedar 967 AC + (12*25) años - 40 años (éxodo) = 1.227 AC. Curiosamente una fecha muy cercana a la aparición de los israelitas como etnia en Palestina según el registro histórico y arqueológico.

Pero no, lo mejor es negar los datos de ese registro arqueológico y no hacer ningún cambio en los números de la Biblia, porque al fin y al cabo estos son sagrados, inmutables, conservados en su literalidad por un milagro, pero… espera, ¿de dónde ha salido ese 967 A.C.?

La cifra de 967 A.C. que se admite convencionalmente como fecha de la construcción del templo de Salomón NO procede directamente de la suma de los datos de los reinados registrados en la biblia “literalmente”. Eso ya lo hizo Ussher en el siglo XVII y la fecha que obtuvo fue distinta: 1.012 A.C. No. En realidad la fecha de 967 A.C. procede de los cálculos y ajustes en la cronología que realizó Edwin R. Thiele el siglo pasado.

http://en.wikipedia.org/wiki/Edwin_R._Thiele

El tema merecería un post por sí mismo, pero básicamente se resume en que Thiele advirtió que la cronología de los reinados de los reyes de Israel y Judá tal y como figuraba en la Biblia era incoherente en sí misma. Thiele resolvió el problema mediante una hipótesis brillante que consistía en añadir un año al reinado de los reyes de Judá suponiendo que en los registros de ese reino no se contemplaba el primer año de reinado (el “año de ascensión”). La nueva cronología de Thiele resolvió la mayor parte de las incongruencias y permitió que las cronologías cruzadas de los reyes de Israel y Judá fueran coherentes entre sí, a costa de sacrificar la “literalidad” del registro bíblico de esos reinados.

Pero entonces… si tal cosa es admitida como normal por los literalistas ¿por qué empeñarse en una fecha tan absurda como 1.407 A.C. para la toma de Jericó si esa fecha se puede reducir (o ampliar) mucho más fácilmente mediante un método interpretativo similar, tal y como hacen la mayoría de los investigadores cristianos? La única respuesta que puedo dar a esa pregunta es: porque lo dice el líder de la secta. Y porque tanto ese líder como el señor Wood están haciendo mucho dinero a costa de hacer pasar como Historia bíblica y defensa de la ortodoxia lo que en realidad es pseudociencia, pajas mentales y fundamentalismo ciego.

Pero, ¿hay en realidad alguna posibilidad de que el relato de Josué haya ocurrido en realidad en tal fecha (1.407 A.C.) si conservamos íntegramente su literalidad? No. Para negar eso no hacía falta ni siquiera haber excavado Jericó. Ni tampoco la vecina Ay (Ay!), la segunda ciudad conquistada por Josué,   y donde las excavaciones llevadas a cabo por Judith Marquet-Krause en el siglo XX tampoco encontraron ningún resto apreciable del Bronce Reciente (recomiendo encarecidamente el ensayo “La mujer que convirtió a Josué en leyenda”, sobre la arqueóloga Judith Marquet-Krause y su magnífica campaña de excavaciones en el yacimiento de Ay, está disponible on-line  http://www.ucm.es/BUCM/revistas/ghi/02130181/articulos/GERI0707230023A.PDF ) Es una historia paralela a las excavaciones en Jericó y con exactamente los mismos resultados. No, para constatar que una interpretación literal apoyada en la fecha de 1.407 A.C. era imposible no hacía falta excavar nada. Bastaba con haber intentado integrar el relato en el contexto histórico del Bronce Reciente en  Oriente Medio, que afortunadamente conocemos bastante bien.

Campaña meridional de Josué. Atlas de la Biblia. Ed.Selecciones del Reader´s Digest. Click para ampliar.

Campaña septentrional de Josué. Atlas de la Biblia. Ed.Selecciones del Reader´s Digest. Click para ampliar.

Como se puede apreciar en los mapas, según el relato bíblico las campañas de Josué fueron fulminantes, se extendieron por la mayor parte de Palestina y pusieron bajo control hebreo la mayor parte del territorio. ¿pudo tal cosa haber ocurrido en 1.407 A.C.?

Prácticamente imposible, pues sabemos por muy diversas fuentes históricas y arqueológicas que el control efectivo egipcio sobre esa misma zona se sucedió sin interrupciones desde Tutmosis III (h.1.480 A.C. , sí el mismo de este post: http://cnho.wordpress.com/2009/09/23/mi-reino-por-un-elefante-pigmeo/ ) hasta el reinado de Ramsés II (1.279-1.213 A.C.).

Hay miles de documentos y hallazgos que lo confirman, pero el registro arqueológico más impresionante es el de las cartas del yacimento de Amarna. Es un registro de la correspondencia diplomática entre los faraones (Amenhotep III, h.1.391-1.353  y Akenatón, h. 1.353-1.336) y los reyezuelos cananeos vasallos que obedecían sus órdenes en las ciudades palestinas.

Siria-Palestina en el s.XIV A.C. Remarcadas con un círculo las ciudades cananeas vasallas que mantenían correspondencia con el faraón. Los círculos rojos señalan las ciudades de las cuales se conserva el nombre del gobernante. Cultural Atlas of Mesopotamia and the Ancient Near East, Michael Roaf.

El mundo de Amarna es un mundo de pequeñas ciudades cananeas controladas por el faraón. Los hebreos no figuran por ninguna parte, y su posible identificación con las bandas de “Apiru” que vagaban entre las ciudades saqueando los campos es más que dudosa, prácticamente desestimada hoy día.

¿Cómo coinciliar entonces los datos de Amarna con las fuentes bíblicas?  Manteniendo la interpretación literal que defiende Wood es imposible y él lo sabe, pero no le importa. Simplemente mira para otro lado y sigue haciendo caja. Pero la mayoría de los investigadores (y también la mayoría de los investigadores cristianos) fechan la aparición de los israelitas como etnia en la segunda mitad del s.XIII, en una época posterior a Amarna. Está en discusión si su aparición está ligada a una conquista violenta (como la relatada en el libro de Josué), a una infiltración pacífica o… si simplemente sus antepasados siempre vivieron allí. Lo indiscutible es que tanto arqueológicamente como en las fuentes escritas (Estela de Merneptah, 1.207 A.C.) aparecen justo en ese momento.

Esos son los hechos. Y ahora… dos advertencias. Este es un blog de Ciencias, y el interés de este post está enfocado únicamente a la Historia y la Arqueología. Cualquier aporte a la Historia y cualquier rectificación a los datos que ofrece el post serán bienvenidos (por supuesto incluyendo los aportes que vean esa Historia desde una perspectiva cristiana).  Por el contrario los comentarios que sólo contengan sermones o declaraciones religiosas de fe serán borrados. Este no es un blog para predicar, sino para intentar avanzar en el conocimiento de las cosas.

Y la segunda advertencia va para aquellos que pensáis que la Biblia es sólo un conjunto de fábulas inútil como fuente de Historia. Os dejo sólo un detalle para pensar en él. Cuando los hebreos de la segunda mitad del s.XIII  se paseaban por las ruinas de la Jericó del Bronce Medio tendrían a su vista varias cosas que la Arqueología ha detectado hoy: una gran muralla colapsada, quizás por un terremoto (la muralla del 2.300 A.C.) , restos de incendio en una ciudad asaltada por la fuerza (1.550 A.C.), cadaveres de hombres, mujeres y niños, y… abundantes restos de cereal quemados en una ciudad que aparentemente no había sido saqueada a fondo tras el asalto y cuyas provisiones estaban intactas. No es difícil imaginarse cómo explicarían la historia de un lugar así. Son curiosos detalles que podemos encontrar claramente reflejados en la Biblia, y que para desgracia de los fundamentalistas en este caso contribuyen a identificar el yacimiento en cuestión más allá de toda duda razonable.

Curioso, ¿no?  ;)

Bibliografía recomendada:

  • Kenyon, K. M. (1954) Excavations at Jericho. The Journal of the Royal Anthropological Institute of Great Britain and Ireland, Vol. 84, No. 1/2 (Jan. – Dec., 1954), pp. 103-110

Entradas relacionadas:


  1. 22 diciembre, 2009 en 3:36

    Lo mismo que se encuentran hechos históricos en la Odisea y otros libros igualmente sagrados, ¿no? Mu interesante este post y mu bien cerrao, y mu sugestionante. :)

    Saludos!!

  2. 22 diciembre, 2009 en 4:24

    Me dan ganas de redefinir mis posiciones para mejor artículo…

    En todo caso, ovación cerrada para ti, Rano. El ejemplo más cercano que tengo (hablando geográficamente) es el de El Dorado, pero esto era más bien impulsado por la sed de riquezas antes que por mitología.

  3. 22 diciembre, 2009 en 10:16

    Ahívalaostia! 8O

    Te has pasado Rano, te has pasado ¡Pedazo de artículo! ¡Enhorabuena! :D

    Estos artículos de Arqueología son un tesoro.

  4. 22 diciembre, 2009 en 15:13

    Gracias a vosotros, por haberlo leído. Me alegro de que os haya gustado. :D

    Y sí, la moraleja es exactamente la que describe Manué 1# ;)

  5. 22 diciembre, 2009 en 16:13

    Artículo de chapeau Rano, me lo he pasado muy bien leyéndolo. Y con una gran moraleja:

    no hay que dejar que los hechos estropeen una bonita argumentación

    ¿Cuántas veces llevaremos repetido esto? :D

  6. KC
    22 diciembre, 2009 en 16:53

    El problema es el de siempre. Hay gente que cree que si un solo dato histórico suministrado por la Biblia se demuestra erróneo, sus creencias religiosas se verían afectadas. Yo nunca he entendido por qué. Al fin y al cabo hay millones de cristianos en el mundo que no creen en una literalidad absoluta de todas las frases que están escritas en el Antiguo Testamento, y su fe no se ve afectada en lo más mínimo por ello. Es más, yo diría que se refuerza, ya que al librar a su fe de la tiranía de los datos por un lado tienen un campo más amplio y rico de interpretación (alegorías, métaforas, ménsajes subyacentes, etc) y por el otro no se ven obligados a defender su fe constantemente con flagrantes mentiras.

    Rano, te pego algo que leí hace poco de Dostoyevksy en un blog, que viene a describir la idea:

    Incluso si en verdad no fuera más que la tecla de un piano, e incluso si esto se lo demostraran las matemáticas y las ciencias naturales, el hombre todavía no entraría en razón y actuaría deliberadamente contra ello, por ingratitud y para insistir en su propia opinión.

    (Fiódor Dostoyevski, Memorias del subsuelo).

    Buen texto.

    Saludos.

  7. Darío
    22 diciembre, 2009 en 17:38

    Me quito el sombrero ante este excelente trabajo, Rano.

    Hacía mucho que no disfrutaba la lectura de un texto referente a la arqueología y la historia, áreas que no tengo la oportunidad de investifar como yo quisiera.

    Gracias por el trabajo.

  8. Carl Cox
    22 diciembre, 2009 en 18:12

    Jope Rano, como os lo currais. ¿Para cuándo un libro con los mejores artículos ;)? Es que tenéis entradas de lujo.

  9. Rawandi
    22 diciembre, 2009 en 19:21

    Hay gente que cree que si un solo dato histórico suministrado por la Biblia se demuestra erróneo, sus creencias religiosas se verían afectadas. Yo nunca he entendido por qué.

    Pues la cosa es muy fácil de entender, Rano. Si la Biblia es la palabra infalible del Creador omnipotente, entonces no puede contener errores de ningún tipo. Se supone que Dios sabe mucho más de historia y de ciencia que cualquier humano. Por tanto, cualquiera de los muchos errores científicos o historicos contenidos en la Biblia basta para concluir que dicho libro no es realmente una revelación divina sino una obra meramente humana.

  10. 22 diciembre, 2009 en 19:27

    Hola a todos:

    Me tuviste que ir a llamar no te basta con el aplauso de tus congèneres?
    No tenìas que envolver la evasiva en tanto envoltorio, yo tan solo pregunté la causa de que los muros de Jericó cayeran hacia afuera, no preguntè la època etc..

    http://cnho.wordpress.com/2009/11/23/%c2%bfque-se-teme-del-diseno-inteligente/#comment-8022

    Pero has puesto mucha info y eso es informativo, valga la rebuznancia ;) solo una duda:

    En tanto envoltorio olvidaste mencionar la palabra “afuera” o “exterior”. O sea de nuevo evadiste el tema, caramba les gusta evadir o sea combatir con sus espaldas?

    saludos para todos. Feliz saturnalia

  11. Creata-en-la-cloaca
    22 diciembre, 2009 en 19:31

    Detras de un/una gran cientifico/cientifica como Kenyon tiene que haber siempre una mosca cojonera fundamentalista desprestigiando el trabajo de estas personas.

    Bravo, Rano, por el articulo tan claro y detallado. Pero no veo aun ningun fundamentalista por aqui metiendose contigo, je,je.

  12. Creata-en-la-cloaca
    22 diciembre, 2009 en 19:34

    Vaya, justo cuando mando mi comentario, aparece el primer fundamentalista quejandose.

  13. 22 diciembre, 2009 en 19:40

    Si a eso lo llamas queja…
    Yo todavía intento descifrar sus mensajes. Ni la máquina Enigma de los nazis hace cosas tan complicadas…

  14. Creata-en-la-cloaca
    22 diciembre, 2009 en 19:49

    Bueno, por llamar de alguna forma a su comentario. Cualquiera sabe que es lo que quiere decirnos.

  15. 22 diciembre, 2009 en 19:56

    Bueno, pero parece que este es de los fundamentalistas modernos que guiñan el ojo y quieren caer simpáticos, qué lindo!! :D

  16. Creata-en-la-cloaca
    22 diciembre, 2009 en 19:58

    Rano, una pregunta. Cuando hablas de investigadores cristianos, a que te refieres?

  17. 22 diciembre, 2009 en 21:39

    Centauro, la probabilidad de que una muralla vertical caiga hacia fuera o hacia dentro a priori es del 50%, o al menos eso es lo que me he encontrado en los yacimientos arqueológicos que conozco.

    En el caso de Jericó es lo mismo. No veo nada en la sección de la muralla que nos indique hacia dónde debería caer en caso de colapso. No entiendo de qué me estás hablando.

  18. Darío
    22 diciembre, 2009 en 21:48

    No entiendo de qué me estás hablando.

    No te gaste en entenderlo, Rano :) Es famoso por qué sus palabras son como las sagradas escrituras…

  19. 22 diciembre, 2009 en 21:58

    Creata-en-la-cloaca :

    Rano, una pregunta. Cuando hablas de investigadores cristianos, a que te refieres?

    Hola, CELC. Obviamente a los arqueólogos e historiadores profesionales cuya religión es el cristianismo. Sólo a los profesionales (gente que tiene publicaciones, reconocimiento y eso…) ;)

    Saludos.

  20. Creata-en-la-cloaca
    22 diciembre, 2009 en 22:12

    Saludos, Rano.

    Dos preguntas más: ¿Hay algo que desconozcas sobre historia antigua? ¿Podrías recomendarme algún libro general con mapas y fechas sobre historia de Grecia antigua? Seguro que conoces alguno. Pero uno entretenido. Español o inglés, me da igual. Quizás me vaya a Grecia a currar, y siempre viene bien saber algo. Thanks a lot y perdona la molestia.

  21. 22 diciembre, 2009 en 22:33

    A Grecia!!!

    Joer que envidiaaaa. :D Es un país que me encanta, su Historia, sus comidas, el idioma, la forma de ser de la gente… ¿A qué zona de Grecia vas, cuéntame, cuentame?

    Sobre Grecia hay tochos impresionantes. Pero el que realmente necesitas creo que es éste:

    Este es ideal para empezar como libro de historia porque está lleno de planos, mapas y fotografías, y la lectura es muy amena (y a la vez rigurosa en los conceptos). Además tiene reseñas sobre los yacimientos más importantes, con planitos y fotografías de cada uno de ellos.

    Creo que hay una edición traducida al castellano, pero no la he encontrado en las librerías de la red. En todo caso, la oferta de amazon es un chollo: 5 libras por el original (de 2ª mano, seminuevo) en inglés. Aprovecha la ocasión, que según los clásicos es calva. :D

    Saludos.

  22. Creata-en-la-cloaca
    22 diciembre, 2009 en 23:20

    Pues si tengo suerte a Creta, el tipo parece interesado en mí, pero eso se lo habrá dicho a los otros candidatos. Quizás si tuviera la Power Balance, a lo mejor me eligen, je, je.

    Y muchas gracias por la recomendación, eres nuestra fuente histórica.

    Saludos

  23. remem0rama
    22 diciembre, 2009 en 23:41

    Uff, que pedazo de post, no digo sólo en extensión, si no también en calidad. Personalmente los rollos histórico me van tanto o más como los de ciencia

  24. 23 diciembre, 2009 en 1:53

    gracias amigo rano. esta muy bien explicado y documentado.

    la historia se cae por si sola. al determinar su fecha de “derrumbe” por las referencias de otro libro. el libro de josúe no dio fechas. con eso la historia pierde total veracidad literal

    además nuevamente los fundamentalistas se hacen los ciegos. al no hacerle seguimiento a las investigaciones de carbono.14 de los restos de Jericó.

    oye rano. una sugerencia. se que el tema que te voy a proponer es muy pero muy polémico. me gustaría que hablaras de si alguna ves existió un tal Jesús.

    si se puede hacer un tema de esto. seria maravilloso.

    un saludo.

  25. 23 diciembre, 2009 en 11:26

    Hola Edgar, anotado queda el tema que propones.

    Te adelanto que es un tema que actualmente sigue en discusión. Pero la mayoría de los historiadores sí que creen que existió un Jesús histórico. Y yo también lo creo. Otra cosa es hasta qué punto el Jesús histórico coincide con lo que se cuenta en el Nuevo Testamento. Ahí se podrían verter ríos de tinta… ;)

    Saludos.

  26. 23 diciembre, 2009 en 11:33

    Centauro, lo siento pero tu último comentario ha ido a spam. Ya advertí que los sermones no nos interesaban y que iban a ser borrados.

    Aquí únicamente estamos hablando de Historia y Arqueología, y más concretamente de Jericó. La salvación eterna, las conspiraciones de ateos y la maldición de Babilonia son temas que no tienen nada que ver con el post. Predícalos en otro lado, por favor.

  27. 23 diciembre, 2009 en 13:21

    Rano,según mis someros conocimientos, no cabe duda que la segunda mitad del siglo XIII se puede establecer como punto de partida de proto-estado hebreo. Bien es cierto que no tengo tan claro el supuesto dominio egipcio de Palestina en la época del “interregno” hacía el 1200 a.c.(finales de la XIX dinastía) e incluso antes, debido a las crisis política y económica egipcia.

    Dice el escriba del templo:

    “La tierra de Egipto estaba abandonada y cada hombre tenía su propia ley. Durante muchos años no hubo un líder que pudiese hablar por los demás. El gobierno central dejó de existir, los pequeños funcionarios y caciques se hicieron con el control del país.Cualquier hombre, grande ó pequeño, podía matar a su vecino. En la miseria y vacío que hubo a continuación, llegó un sirio, un extranjero que se puso al mando del país, y los hombres se reunieron en bandas para robarse unos a otros. No trataron a los dioses mejor que a los hombres, y se apropiaron de los bienes del templo..”

    Esta situación propiciaría la incursión,conquista ó asentamiento de diferentes étnias en Palestina. Situación que persistiría incluso con Ramsés III y que llevaría la defensa de Egipto a las inmediaciones del Delta del Nilo y la definitiva pérdida de su posición dominante en Canaan.

    Saludos,

  28. 23 diciembre, 2009 en 13:55

    Efectivamente, Lampuzo, esa es la hipótesis más probable. Incluso desde el punto de vista de aquellos que no creen que hubiera invasión, la formación de Israel como grupo étnico correspondería también a esa fecha (más/menos 50 años).

    Y ahora que te veo, tú tenías un artículo muy bueno donde hablabas precisamente del s.XIII A.C. y su caótico final, mencionando a los “apiru” en ese contexto.

    Con tu permiso me lo apropio y lo vuelco aquí para quien quiera ampliar información.

    http://lampuzo.wordpress.com/2009/03/29/los-pueblos-del-mar-y-palestina/

    Saludos. ;)

  29. 23 diciembre, 2009 en 14:14

    Se agradece el detalle, Rano. Espero que contribuya como pequeño aporte, a tu excelente artículo.

    Saludos,

  30. KC
    23 diciembre, 2009 en 14:25

    :D

  31. 23 diciembre, 2009 en 21:28

    Mmmm… Centauro, todos tus mensajes están yendo a spam porque ninguno habla de la historia o la arqueología de Jericó. Y esas son las reglas de juego que estaban definidas en el propio post: “Los comentarios que sólo contengan sermones o declaraciones religiosas de fe serán borrados.”

    Yo no voy a hablar del carbono 14 a tu iglesia cuando están oficiando (ni creo que me dejaran hacerlo), no vengas tú a predicar a un sitio donde está fuera de lugar hacerlo. Poner cada cosa en su sitio no tiene nada que ver con la libertad de expresión, aunque como troll cansino dudo mucho que algún día lo entiendas.

    Saludos.

  32. Creata-en-la-cloaca
    23 diciembre, 2009 en 21:40

    Rano, no veo justo que seas tú el único que se divierta leyendo la poesía incomprensible de centaurín94, pero entiendo que los mandes a la papelera.

  33. 23 diciembre, 2009 en 21:52

    Bueeeno. Era algo así como que la verdad sagrada de la Biblia se demuestra en el hecho de que la ciudad maldecida de Babilonia nunca ha sido reconstruida, tal y como dice la profecía. Y luego reta a todos los ateos del mundo a que intenten reconstruirla si pueden (debe creer que si se hace una reconstrucción del yacimiento in situ su dios nos va a enviar un rayo o algo así).

    Hala, ya os habéis reido bastante. Ahora, continuad hablando de Jericó, por favor. :D

  34. 23 diciembre, 2009 en 23:41

    Ah, pues mira, hoy lo de menéame al menos sí que me ha servido de algo. Me han pasado allí un impresionante documento sonoro que no conocía. Declaraciones del alcalde de Jericó sobre el tema:

    http://www.goear.com/listen/77da0e7/gomaespuma-alcalde-jerico-neonman

    y cierra la muralla! :lol:

  35. Creata-en-la-cloaca
    23 diciembre, 2009 en 23:56

    :D :D :D

  36. 24 diciembre, 2009 en 0:34

    Juas..Juas.. Tremendo documento.. Ahora entiendo las teorías (94) sobre que las murallas cayeron hacía afuera: Las siete vueltas.. (buscando sitio..), “las trompetas…”,años vagando por el desierto sin encontrar una tapia.. Revelador.., primer dato histórico de “minado” de fortificaciones.

  37. 24 diciembre, 2009 en 1:34

    Muy bueno lo de Gomaespuma! jajaja

  38. 24 diciembre, 2009 en 5:08

    El rano verde :Hola Edgar, anotado queda el tema que propones.
    Te adelanto que es un tema que actualmente sigue en discusión. Pero la mayoría de los historiadores sí que creen que existió un Jesús histórico. Y yo también lo creo. Otra cosa es hasta qué punto el Jesús histórico coincide con lo que se cuenta en el Nuevo Testamento. Ahí se podrían verter ríos de tinta…
    Saludos.

    gracias amigo rano. yo tengo una opinión parecida a la tuya. también seria bueno hablar de los símbolos de el caminar de las aguas y el agua en vino. que lamentablemente los fundamentalistas lo interpretan literal.

    oye rano. tengo una duda sobre la mitología sumeria. ¿no se si aquí podría hacer la pregunta?

  39. 24 diciembre, 2009 en 12:00

    Sobre mitología sumeria el que está más puesto es Lampuzo. Pero venga, dispara esa pregunta. ;)

  40. MARCELO
    26 diciembre, 2009 en 18:23

    ¿Por que putás a los creyentes Edgar, llamándolos despreciativamente fundamentalista? ¿Que mierda te hicieron ellos, para que los maltrates asi? Y si uno de ellos te hizo algo ¿todos merecen un trato socarron e irreverente como le prodigas? Sigan asi, tratando mal a los que creen diferente y al final, se transformaran en mas de lo mismo o lo que es peor, se haran participe de lo que combaten, la presunta intolerancia. ES increible, donde uno ve participacion de ateos y agnosticos, siempre aflora la burla y le pelotudez, el articulo esta bueno si, pero no tiene en cuenta las vaivenes de la cronologia, o sea, cinco años por ejemplo, que un erre, son suficientes para equivocar por completo una deduccion y por otra parte, si la biblia es coleccion de mitos cual es el problema?

  41. 26 diciembre, 2009 en 18:29

    Marcelo, si la biblia es coleccion de mitos cual es el problema?

    Me sé de alguna persona, con la que profesas simpatía en otros foros, con la que sólo por mencionar esa posibilidad empiezan a … ¿cómo lo has llamado?, ¿maltratar?. Sí quizás sea eso.

    O dicho de otro modo, esa pregunta deberías hacerla en otros foros (¿blogs?). Aquí a la pregunta ¿y si la biblia es coleccion de mitos cual es el problema? la respuesta sería: ningún problema ;-)

  42. Darío
    26 diciembre, 2009 en 18:59

    Pero qué carácter te cargas, Pastorcito, y que maneras son esas, considerando como tratas en general a la gente que no sigue tus ideas.

    Le diremos a Anónima que se dé una vuelta por aquí.

    Y efectivamente, que la biblia sea una colección de mitos no representa problema alguno. Al contrario.

    Que estés bien, Pastorcito, y tómate un Mate para esa presión.

  43. 26 diciembre, 2009 en 20:23

    Por mi no hay problema en colaborar, pero.., una súplica.., no me pidas el nombre de todos los dioses sumerios y sus fechorías que hay más de 3.600..

  44. 26 diciembre, 2009 en 21:13

    Mmmm… Marcelo, los fundamentalistas son sólo aquellos creyentes que creen en la interpretación literal de todos sus textos sagrados. En el cristianismo afortunadamente son una minoría.

    Si tú perteneces a esa minoría fanática, es tu problema, pero no metas a todos los creyentes en el mismo saco, ni pretendas hacernos creer que Edgar ha insultado a todos los creyentes en este hilo, porque no cuela. Eres tú el que ha entrado insultando como un troll, y el motivo no es otro que tu falta de argumentos ante unos hechos que no te gustan.

    ¿Qué nos han hecho los fundamentalistas? En el post lo explico muy claramente: intentar destruir el conocimiento histórico y arqueológico de forma organizada para sustituirlo por una pseudociencia religiosa talibanoide con el único fin de obtener beneficios económicos y sociales (=poder) inmediatos. A mi juicio es motivo más que suficiente para tratarles mal.

    Te pongo un ejemplo. Dices: “el articulo esta bueno si, pero no tiene en cuenta las vaivenes de la cronologia, o sea, cinco años por ejemplo, que un erre, son suficientes para equivocar por completo una deduccion.”

    Sin embargo lo que se discute en el artículo no es una diferencia de 5 años, ni de 25, ni de 50 años. Son 150 años (!!!), un siglo y medio. Y te aseguro que en la actualidad los ensayos de c-14 pueden confirmar con precisión si una muestra pertenece al 1.400 A.C. o al 1.550 A.C. Independientemente de cualquier “vaivén” en las cronologías que puedas imaginar.

    Tu argumento es absurdo, pero se basa en un absurdo de fondo todavía mayor, y es la idea que os ronda por la cabeza a muchos religiosos de que en el fondo la Ciencia no vale para nada porque no puede demostrar nada sobre ninguna cosa. Por eso, ante cualquier argumentación con datos que no podéis rebatir, tendéis a negar la mayor: el conocimiento de las cosas es imposible.

    Y ciertamente es imposible, pero solo para vosotros. Para los que os negáis a estudiar y a intentar comprender las cosas que os rodean. Pues vale, el no querer saber es una opción. Lo único que te pediría es que fueras coherente con la misma y que digas “El artículo no me ha gustado porque ofende a mi fe”. Pero no intentes justificarlo con argumentos propios del mundo real, porque chirría, y te deja en evidencia. ;)

  45. 26 diciembre, 2009 en 21:15

    Lampuzo, :D :lol: :D

  46. 28 diciembre, 2009 en 4:48

    El rano verde :Sobre mitología sumeria el que está más puesto es Lampuzo. Pero venga, dispara esa pregunta.

    lampuzo :Por mi no hay problema en colaborar, pero.., una súplica.., no me pidas el nombre de todos los dioses sumerios y sus fechorías que hay más de 3.600..

    gracias rano y lampuzo. son dos preguntas.

    1. [la interpretación de las tablillas sumerias] historias como las de dioses como marduk y los anunnakis. son interpretaciones reconocidas por antropólogos. o solo son invenciones pseudocientificas de zecharia sitchin ?

    2. en donde puedo encontrar información sobre astronomía sumeria en Internet o en un libro. ?

    gracias amigos. un saludo

  47. 28 diciembre, 2009 en 5:07

    marcelo dijo
    [¿Por que putás a los creyentes Edgar, llamándolos despreciativamente fundamentalista? ¿Que mierda te hicieron ellos, para que los maltrates asi?]
    decirle a los creyentes fundamentalistas. fundamentalistas. no es un insulto. es lo que son.
    “Se denomina fundamentalismo a distintas corrientes religiosas que promueven la interpretación literal de un texto «fundamental» (como por ejemplo el Corán o la Biblia) como autoridad máxima”

    http://es.wikipedia.org/wiki/Fundamentalismo

    [si la biblia es coleccion de mitos cual es el problema?]

    el problema es que esos mitos se les enseñe a los niños y se les diga que son verdad y que son la “máxima verdad”

    es como si yo mañana entrara a una escuela. y les dijera a los niños. que spiderman existe. y que recen por el. para cuando ellos tengan un problema. venga spiderman y los salve con su telaraña. algo parecido pasa con Jesús y similares.

    pero yo no maltrate a nadie. por favor no exageres. la tinta electrónica no hace daño

  48. 28 diciembre, 2009 en 12:13

    Sobre astronomía sumeria y los disparates de Sitchin, este enlace está bastante bien:

    http://www.sitchiniswrong.com/sitchiniswrongcontentpage.htm

    Los Annunaki son los hijos de Anu, el cabeza de familia de los dioses sumerios. Y Marduk es el dios de Babilonia, de una época algo posterior. Por supuesto, tienen una historia propia, pero intentar descubrirla partiendo de Sitchin es algo así como intentar estudiar la biología de los roedores a partir del cuento de “la ratita presumida”. :lol:

    Saludos.

  49. 28 diciembre, 2009 en 14:05

    Como bien dice Rano, Marduk es un dios especificamente babilónico, adaptado al grupo de creencias generales, en su época de dominación, como hijo de Enki. Enki es partícipe de varias teogonías cośmicas mesopotámicas, (decir “sumerias” es dejar muchas cosas por el camino..) en un principio provenientes del norte de Mesopotamia (Uruk,Lagash, Isin..), en contraposición de las teogonías ectónicas, vinculadas a la naturaleza, del sur (Nippur, Ur,..) Diferencia: Unas presuponen dioses que siempre han existido y otras, son como consecuencia de una relación paterno-filial(posteriormente estas tendencias se unificaron)

    De la parte “astral” nacen los Annunas/Annunakis que en un principio eran la representación de las diversas facetas de poder del dios An/Anu/Anum (El cielo) ó bien de Anu y Ki (La Tierra), hasta un total que varia entre 50 y 60 dioses principales. En la época neosumeria se les consideraba como seres benefactores, aunque en momentos anteriores su carácter era dicotómico. Posteriormente existió una tendencia a “simplificar” la teología, en la época asirio-babilónica,y muchos de estos dioses de “segunda fila” pasaron a ser espíritus o genios de carácter ambiguo (a semejanza de los “chinns” y genios semitas pre-islámicos) aunque en el caso de los vinculados a los dioses infernales mantuvieron su “status” y son los precursores de las representaciones demoníacas de la cultura hebrea.

    En cuanto al tema de los “lagartos” de Sitchin y Parks, sólo supongo una relación en cuanto a determinadas representaciones animales para dichos dioses, pero poco más.. ¡Ah..! y mucha imaginación y ganas de hacer “cash”.

    saludos

  50. 28 diciembre, 2009 en 21:01

    En cuanto a bibliografía..: “Leyendas de la antigua Mesopotamia, dioses, héroes y seres fantásticos” Federico Lara Peinado (2002) .colección “temas de hoy”.

    “Barriendo pa’casa…” je,je.

  51. 29 diciembre, 2009 en 7:10

    gracias rano y lampuzo por esta aclaración.
    solo tengo otra duda.

    me quedo claro lo de marduk y lo de babilonia. pero quisiera saber si los babilonios asociaron marduk con nibiru. según la WIKI.
    Nibiru, para los babilonios, era un cuerpo celeste asociado con el dios Marduk

    ¿es verdad esto. o no y lo invento Sitchin?

  52. 29 diciembre, 2009 en 11:32

    Sí, en algunos contextos Neberu se refiere a un cuerpo celeste, más concretamente a una estrella, y a veces aparece asociada a Marduk.

    Aquí te lo explica bastante bien, incluyendo los textos originales:

    http://www.michaelsheiser.com/nibirupage.htm

    Saludos.

  53. \MATA/
    10 enero, 2010 en 6:24

    RANO
    HAS IDO DEMASIADO LEJOS CON TUS INTERPRETACIONES, PERO SI CREES EN DIOS..EL FUE EL QUE DERRIBO LOS MUROS DE JERICO, TODA POTESTAD LE ES DADA EN EL CIELO Y EN LA TIERRA, NO ESTA EN LA MENTE DE HOMBRE ENTENDER COMO SUCEDIO..

  54. 10 enero, 2010 en 10:47

    Amén Mata, amén. Claro que puestos a predicar prefiero esto: http://cnho.wordpress.com/2010/01/09/otra-forma-de-predicar/

  55. 10 enero, 2010 en 12:40

    ¿Mis interpretaciones? No amigo Mata, no son mías. Es lo que se enseña como Historia o Arqueología en cualquier universidad de Occidente. Es la opinión del mundo académico en bloque. Si no te gusta, evidentemente eres tú el que tienes un problema. ;)

    Dices “No está en la mente del hombre entender cómo sucedió”.

    Pues entonces no sé qué hacéis intentando hacer pasar como Historia vuestras pajas mentales. Deberíais decir “el conocimiento de las cosas es imposible” y punto. Pero no es eso lo que hacéis precisamente, sino todo lo contrario. Primero os inventáis una interpretación muy particular de la biblia que es minoritaria incluso dentro del propio cristianismo (un literalismo que no tiene ningún apoyo en el mundo real), y luego vendéis esa interpretación como “verdad absoluta”. Eso es muy hipócrita ¿no?

    PD: Te recuerdo que las profesiones de fe gratuitas no nos interesan. Lo que nos interesan son los datos históricos y arqueológicos. ¿Tienes alguno? Si es así, adelante. En caso contrario, amablemente se te invita a volver por donde hayas venido, y si es posible, sin dar voces por el camino. :D

  56. 10 enero, 2010 en 18:30

    Y hablando de cosas antiguas: http://oldearth.wordpress.com/2010/01/10/un-arbol-mas-antiguo-que-la-creacion/

    ¿Esto también está mal interpretado? ;-)

  57. Miguel
    14 febrero, 2010 en 9:53

    hola Rano. Soy Miguel, un joven Cristiano que viven en Asia Filipinas. Estaba preparando un tema relacionado con Jerico para compartirlo con mi grupo y me tope con tu articulo. bueno, he apredndio muchísimo en tu artículo. pero me encantaría que porfavor suministraras desde tu estudio una explicación del versículo 20 de Josué 6. es decir, fuera de todo estudio cronológico, y cooncordancia de fechas, el simple hecho del grito por parte del pueblo de israel y la narración biblica de la destrucción de los muros al mismo tiempo (lo que los cristianos vemos como un milagro o una explicación sobrenatural). Te digo con honestidad que la explicación que damos es la del poder y respaldo de Dios después de la obediencia de Josué y el pueblo a una estrategia dada por Dios, es lo que yo creo y aún creeré despues de cualquier explicación, sea esta un terremoto, o una “avalancha” que se yo, es decir aún veré esto comouna respueste de Dios. sin embargo no tengo fuentes con respecto al mero hecho de la caída del muro por medio del grito del pueblo de Israel. dispuesto a aprender y a seguir abriendo la mente, attt. MIGUEL

  58. 14 febrero, 2010 en 11:02

    Es evidente, Miguel.., que ni te has leído el post, ni tienes intención de asimilar nada y sólo requieres una explicación veraz que concuerde con tus “necesidades”. Aquí tienes una posible explicación que no será discordante con las premisas a que obligas: http://www.une.edu.ve/kids/cuentos/tres_cerditos/los_tres_cerditos.htm

  59. Fran
    14 febrero, 2010 en 14:51

    Lampuzo, muy buen enlace el suministrado como sueles hacer siempre, gracias por haberme alegrado un poco el día…

    Pero me inclino a pensar que al señor Miguel a lo mejor le gusta más la versión en la que el lobo se come a los dos primeros cerditos, porque así es más fácil infundir el temor entre los que reciben su mensaje

    http://www.bibliotecaspublicas.es/tenerife-ij/imagenes/contenido_25100.pdf

  60. Miguel
    14 febrero, 2010 en 16:46

    lamento mucho las anteriores respuestas, no creo que este sea un foro en los que la gente discute entre si bobamente, o con animos de atacar opiniones de los demás. a Lampuzo y Fran, no tengo ninguna intensión de asentarme en mis opiniones, mas bien como lo dije en mi primer texto, aclaro que como cristiano debo ser honesto con migo mismo. pero en ningun momento he atacado a la ciencia o al estudio que Rano ha compilado. una vez más, y para Rano, mi unica “necesidad” como lo dice lampuzo es la de conocer si Rano sabe de fuentes acerca del mero hecho de la caída del muro narrada en Josué 6:20. insisto en la pregunta solo por un hecho, al inicio del Post, que de hecho leí completamente, Rano decía “El Antiguo Testamento es una fuente histórica de primera magnitud que ha demostrado ser de gran utilidad cuando se la trata como lo que realmente es…” y he visto como el post de Jerico y el fundamentalismo se desarrollo sin atacar la biblia sino a los fundamentalistas que defienden tercamente ideas religiosas erroneas. de hecho no soy ningun religioso cerrado, detesto a quienes enseñan la biblia ciegamente, así que si porfavor entienden mi pregunta sin juzgar, les agradecería enormemente, no quiero llevarme una mala imagen de gente de estudio y ciencia como ustedes. lo de los cerditos… bueno pues es un regalito no recibido, es decir, todavía les pertenece a los que lo regalan. este es un foro serio supongo. y puedo responder a cualquier pregunta seria de mi fe sin titubear o sentir que se me esta atacando mi fe o creencias o mucho menos personalmente, creo en el estudio detallado de los hechos, antes tenemos todos la responsabilidad de buscar la verdad encerrada en todo lo que existe.

  61. 14 febrero, 2010 en 19:01

    Cierto.., el Antiguo Testamento es una fuente histórica, pero es una fuente histórica que hay que coger “con pinzas”.
    Si te has leído el post observarás que Rano te incluye el siguiente parrafo “..la fecha de 1.550 A.C. como punto final de la Jericó del Bronce Medio a causa de una destrucción violenta por incendio es hoy día ampliamente aceptada por prácticamente toda la comunidad científica”.. y a continuación calcula una fecha (1407 a.c.),partiendo de datos bíblicos como el “Éxodo”. Aparte que 150 años son muchos años (No digamos ya si intentamos compararlas con el acontecimiento del terremoto en el año 2.300 a.c.)en la datación histórica, existen un tema fundamental: La inexistencia de evidencias arqueológicas para el acontecimiento del “Exodo”, por lo que incluso la fecha de 1407 a.c. parte de una premisa que, por decirlo de alguna manera, tiene pocos argumentos a su favor.

    http://lampuzo.wordpress.com/2009/09/26/protohistoria-de-israel-i-el-exodo/

    En definitiva..,y como ya te comenté antes.., “la necesidad” que tu tienes de justificar ese acontecimiento mediante una hipótesis respaldada por datos contrastados resulta, en la práctica.., una quimera y me he limitado, con una simpática parábola, a hacértelo ver llevado por las condiciones iniciales que tú mismo has establecido y que liberan de dar explicaciones mas controvertidas.

  62. 14 febrero, 2010 en 20:04

    En pocas palabras…

    Miguel, no podrás encontrar fuentes científicas actualizadas que apoyen el “hecho de la caída del muro narrada en Josué 6:20″ porque a día de hoy no hay pruebas que apoyen este hecho tal y como se narra en la Biblia; y por ello, tampoco es posible explicar como pudo ser.

    La Historia es otra. Y se relata en esta entrada ;)

  63. Fran
    14 febrero, 2010 en 21:03

    Señor Miguel, cuando busque usted datos cientificos con los que validar el pasaje del Arca de Noe puede usted encontrarlos aquí y así nos ahorramos el tener que seguir discutiendo bobamente…

    http://cnho.wordpress.com/2009/12/31/los-problemas-de-noe/

    Que es un artículo de otro administrador de este blog…

    Cnidus te reitero mis disculpas por el incidente en el hilo de las ranas

  64. 14 febrero, 2010 en 22:28

    Mmmm… Miguel me temo que las contestaciones de los compañeros en este caso tienen bastante razón.

    El colapso de murallas que describe la biblia en Jericó (sea por causas naturales como un terremoto o no) tuvo lugar hacia el 2.300 A.C., aproximadamente en la época de Abraham, para entendernos. ¿Cómo integrar lo que nos dice la Arqueología con el libro de Josué entonces? Me temo que literalmente es imposible, y Jericó no es el único caso donde se pone de manifiesto esa imposibilidad.

    ¿Debe afectar eso a tus creencias como cristiano? Eso ya depende de ti, pero según mi punto de vista no tiene por qué. Si yo fuera cristiano, todo lo contrario, me sentiría muy aliviado por saber que según la Arqueología mi dios no ordenó la destrucción de ciudades pacíficas ni la matanza de sus inocentes habitantes en una cruel guerra fanática de conquista y exterminio sin sentido que… afortunadamente nunca existió.

    El texto entero se puede entender desde un punto de vista religioso como una alegoría, y de esa alegoria cada cual puede extraer los mensajes y enseñanzas que uno prefiera, preferiblemente si esos mensajes son más acordes con un mundo moderno, pacífico y relativamente racional. ¿No? ;)

  65. 15 abril, 2012 en 19:09

    Enhorabuena. Da gusto leer cosas documentadas y analizadas con lógica.

  66. hernandez
    26 diciembre, 2012 en 19:39

    Estaba leyendo tu exposición y me he quedado muy sorprendido.

    ¿No sabes que la cronología biblica data la destruccion de jericó en 1473 antes de nuestra era.?

    ¿Cual es el intervalo para una confianza de digamos… el 90 por ciento dado para la destrucción de Jericó?.

    ¿ Acaso no sabes que la biblia habla de la coexistencia de los cananeos con los israelitas? No te extrañen las fechas en las que Egipto dominó a los cananeos entonces.

    ¿Qué conoces de la religión de los cananeos? ¿Sabes que sacrificaban (como otras civilizaciones) a sus hijos recién nacidos?

  67. 26 diciembre, 2012 en 21:54

    ¿No sabes que la cronología biblica data la destruccion de jericó en 1473 antes de nuestra era.?

    Hernández, fijate si la cronología bíblica es fiable que coloca la formación de la Tierra en unos 4.004 a.C. ¿Gracioso verdad? Menuda fuente “fiable”.

  68. Blueoriol
    26 diciembre, 2012 en 23:33

    Isaac Asimov escribió un libro sobre el antiguo testamento (y sobre el nuevo, y practicamente sobre cualquier tema que se te pueda ocurrir) en el que daba una versión muy buena sobre la caida de las murallas de Jerico y las trompetas de plata y todo el rollo.
    No lo citaré ahora porque hace tiempo que lo leí y debo consultarlo para citarlo correctamente, pero lo haré brevemente.

  69. Francesc
    27 diciembre, 2012 en 9:54

    hernandez :
    ¿Qué conoces de la religión de los cananeos? ¿Sabes que sacrificaban (como otras civilizaciones) a sus hijos recién nacidos?

    A mi no me suena. ¿Te viene esa información de alguna fuente fiable? Tampoco sería a todos o no hubiesen durado mucho. ¿Sabes que en la Biblia Dios ordena a Abraham que sacrifique a su hijo, y éste lo va a hacer sin rechistar? No le contesta “eso nosotros no lo hacemos, señor”.

  70. milciades
    5 abril, 2013 en 16:07

    para ilustración el siguiente link:

    http://foro.elaleph.com/viewtopic.php?p=674689

    Gracias.

  71. Alaksandu
    5 abril, 2013 en 18:36

    “Huesos de un tigre colmillos de sable de LaBrea (cerca de Los Angeles), supuestamente de 100,000 millones de años, dio una fecha de 28,000 años. (Radiocarbono, vol. 10, 1968)”…¡¡¡¿¿¿Quéeee?!!!.
    Smilodon: http://es.wikipedia.org/wiki/Smilodon

  72. 6 abril, 2013 en 2:45

    Quiero conocer a ese dientes de sable que existió antes que existiera el universo!!

  73. Darío
    6 abril, 2013 en 3:21

    Ezequiel Córdova Luna :
    Quiero conocer a ese dientes de sable que existió antes que existiera el universo!!

    Quizas si te vuelves cristiano literlista lo consigas … o pregúntale al chalado de Jolimu, a lo mejor ayuda :mrgreen:

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.490 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: