Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina, Microbiología > 6 cuestiones acerca de las bacterias que viven en nuestro organismo

6 cuestiones acerca de las bacterias que viven en nuestro organismo

29 noviembre, 2010

Un artículo del último número de la revista Nature (Buchen, 2010) nos obliga a contemplar las bacterias que están en nuestro cuerpo de otra forma. La teoría del germen, postulada en tiempos de Pasteur y Koch, nos dice que algunas enfermedades pueden ser asignadas a un determinado ser microscópico. Posteriormente se descubrieron otros microorganismos que viven en simbiosis con nosotros. Análisis más profundos de la totalidad de microorganismos que habitan en nuestro cuerpo (microbioma) están mostrando conclusiones fascinantes. Aún y así, aún quedan grandes retos por conocer en esto campo. Las seis cuestiones presentadas en este artículo resumen hacia dónde van encaminadas las investigaciones actuales en este tema.

Cualquier ser humano tiene sobre su organismo miles de millones de bacterias. De hecho existen 10 veces más bacterias que células humanas en nuestro cuerpo. ¿Dónde podemos encontrar esas bacterias? En muchos lugares: el intestino, la piel, el oído externo, en el pelo, en el aparato reproductor externo, en la boca, las fosas nasales, etc. La mayoría de esas bacterias no son patógenas. Aunque bien es cierto que algunas producen graves enfermedades si entran en el interior del organismo (sangre, líquido cefalorraquídeo, etc) o bien si nuestro sistema inmune está muy deteriorado, la gran mayoría de las bacterias viven en asociación con nuestro organismo, tomándolo como un ecosistema estable, donde obtener nutrientes fácilmente. A cambio generan un habitar que impide a otros organismos (muchos de ellos patógenos) colonizar esos nichos.

La importancia de esas bacterias se ha empezado a conocer cuando se ha estudiado el organismo humano y los microorganismos como un todo. Este conjunto es lo que se llama el microbioma humana. Y poco a poco hemos ido conociendo la microbiota que forma parte de ese microbioma (los microorganismo que están integrados en un ser humano). Desde hace mucho se sabe que esa microbiota podía provocar o evitar las caries, dependiendo de las bacterias que la formaran, o bien podían proteger la vagina o la piel de infecciones. Pero un estudio más profundo ha llegado a determinar que la microbiota puede influir sobre aspectos como la obesidad, diabetes o incluso enfermedades mentales.

A pesar de que poco a poco se van teniendo más datos acerca de nuestra microbiota, aún queda preguntas cruciales. Estas son las 6 “grandes cuestiones” que están planteadas esperando que la comunidad científica sea capaz de resolver:

1. ¿Cuál es la estabilidad de la comunidad de microorganismos que vive en un ser humano

Una vez se ha establecido una comunidad de microorganismos en el intestino no se sabe cómo cambia ésta con la edad, con los hábitos alimenticios, con el nivel de actividad o la variación de la población después de una ingesta de antibióticos por parte del huésped. Por ejemplo, un reciente estudio ha mostrado que el antibiótico ciprofloxacino hace estragos en la comunidad bacteria del intestino, y que ésta no vuelve a recuperarse por completo (Defhlefsen and Relman, 2010).

.

2. ¿Se puede emplear el conocimiento de la microbiota para realizar diagnósticos clínicos?

El análisis de los microorganismos presente en cada individuo se podría utilizar como marcadores de estado de salud del paciente. Quizás sea posible llegar a conocer microorganismos trazadores de alguna enfermedad o de un estado de salud adecuado.

.

3. ¿Se puede cambiar la microbiota de un individuo?

Existen diversos estudios muestran una estrecha relación entre dieta y microbiota, por lo que si se acierta con la dieta se podría alcanzar una microbiota adecuada. Los probióticos, alimentos ricos en fibras o con vitaminas que ayudan al crecimiento de determinados microorganismos, están siendo cada vez más apreciados por la industria alimenticia. Aquellos probióticos que además cuentan con bacterias vivas en sus composición son comunes, pero las evidencias que muestran sus beneficios todavía no son concluyentes.

Un tratamiento más radical consiste en el transplante de heces, de las cuales hasta el momento se han realizado un número muy limitado de ellos, sólo de forma experimental y en personas que han sufrido serios trastornos intestinales. El mayor problema estriba en que es difícil de predecir el comportamiento de los microorganismos, los que son inocuos para unas personas pueden ser patógenos para otras. Por ello lo óptimo sería contar con un “banco de heces” de igual manera que se dispone de bancos de células donde se guarda la médula ósea. Al menos esa es la opinión de expertos como David Relman de la Universidad de Stanford, en California.

Lugares del cuerpo humano colonizado por microorganismos

.

4. ¿Hay alguna relación entre la microbiota y el comportamiento?

Algunos problemas de comportamiento como el autismo y la esquizofrenia se presentan a la vez que algunos problemas digestivos. Además algunos de sus síntomas también se han correlacionado con la dieta. Estudios preliminares han mostrado que los niños con autismo poseen una comunidad microbiana intestinal diferente a de los niños que no padecen autismo (Parracho y col., 2005). Todavía no se ha encontrado una relación causal entre ambos fenómenos, pero algunos investigadores piensan que el análisis de la comunidad microbiana intestinal podría ser de utilidad para realizar un diagnóstico temprano de estas enfermedades, lo que ayudaría a empezar la terapia cuanto antes.

.

5. ¿Cómo se ve afecta la microbiota por la “vida moderna”

El número de microorganismos con los que los individuos de los países industrializados entran en contacto ha disminuido significativamente debido al uso de antibióticos, altos estándares de higiene, aumento en el uso de las cesáreas en los partos, menor porcentaje de niños que son alimentados con leche materna y consumo de alimentos y aguas procesadas industrialmente. Una hipótesis que todavía se está analizando es la llamada “hipótesis de la higiene” que afirma que la composición de microorganismos está alterada en personas que viven en ambientes que cuidan la asepsia: Esto impediría el normal desarrollo del sistema inmune, incrementando la frecuencia de enfermedades tales como asma, alergias, enfermedad de Crohn o autismo. Sería interesante comprobar cuánto hay de verdad en esa hipótesis para establecer los niveles de carga microbiana óptima para no tener problemas inmunes en el futuro.

.

6. ¿Puede la microbiota ser usada en técnicas forenses?

Quizás en el futuro sea posible encontrar pistas que conduzcan criminales tras el análisis de sus microbiotas, tomadas de algún fluido o de huellas dactilares parciales. Podría informar qué come el sospechoso, dónde vive, sus actividades cotidianas, si tiene mascotas, etc.

.

Referencias

  • Buchen. L. (2010) The new germ theory. Nature 468: 492-495
  • Dethlefsen, L. and Relman, D. A. (2010) PNAS doi:10.1073/pnas.1000087107.
  • Parracho, H.M.R.T., Bindgham, M.O., Gibson. G.R. and McCartney, A.L. (2005) J.Med. Microbiol. 54:987-991.

.

Entradas relacionadas:

  • El increíble mundo bacteriano: (I), (II)
  1. 29 noviembre, 2010 en 16:40

    Buen artículo, Manuel. Lo del “banco de heces” un poco escatológico, pero muy bien explicado. Si lo leo en otro sitio creería que es de broma.

    El mundo de la microbiología es inmenso.

    Gracias

  2. 29 noviembre, 2010 en 21:31

    Hola

    Hace poco hubo un simposio sobre el microbioma en El Escorial. En la primera sesión, Rob Knight habló precisamente de uno de sus artículos sobre el uso forense de las comunidades microbianas de la piel. Aquí dejo el link al resumen de dicha sesión por si interesa:

    http://curiosidadesdelamicrobiologia.blogspot.com/2010/11/el-microbioma-humano-primera-sesion-del.html

    Un saludo

  3. 30 noviembre, 2010 en 2:53

    Gracias por el enlace, Manuel :)

  4. deperales
    3 diciembre, 2010 en 2:28

    corregirme si me equivoco, xro la logica me dice q no puede haber mas bacterias q celulas en un organismo…

  5. 3 diciembre, 2010 en 10:01

    deperales ¿y qué logica dice eso? Lo digo porque los números demuestran que hay más bacterias que células eucariotas en un organismo “superior”.

  6. Javier
    6 diciembre, 2010 en 23:53

    Hola
    La verdad es que yo también tengo mis dudas sobre el recuento. La verdad es que me resulta más fácil pensar que haya más células eucariotas que bacterias en mi organismo teniendo en cuenta el enorme número de células que tenemos y que también hay sitios en nuestro cuerpo que son estériles como la sangre o el LCR que son más células a contar. Siempre he leido que hay más bacterias pero nunca he leido por qué. Me gustaría saber cómo se han hecho los cálculos.
    gracias de antemano

  7. 7 diciembre, 2010 en 0:09

    Javier nuestro cuerpo tiene aproximadamente 100 billones de células eucariotas. Ahora te pongo un problema sencillo (los datos que precisas para ello están en wikipedia? ¿Qué volumen ocuparían 100 billones de bacterias de un tamaño como el de E. coli?. Intenta meterlas en el intestino grueso, a ver si caben. O mejor, calcula cuántas puede haber en 10 gramos de heces ;-)

    Pista: Observad en esta alucinante comparación cuantas bacterias caben en una célula eucariota: http://learn.genetics.utah.edu/content/begin/cells/scale/

    Emplead la barra inferior para ir disminuyendo el tamaño

  8. deperales
    7 diciembre, 2010 en 3:29

    Manuel :
    deperales ¿y qué logica dice eso? Lo digo porque los números demuestran que hay más bacterias que células eucariotas en un organismo “superior”.

    jaja de acuerdo, m has convencido, no habia contado con el tamaño, gracias por el enlace, muy didactico

  9. 12 septiembre, 2012 en 22:45

    hola quisiera saber cual y como se llama la bacteria que habitaen el ser humano

  10. J.M.
    13 septiembre, 2012 en 7:32

    Hola Juan Manuel,

    Hay muchas bacterias que viven en nuestro organismo, especialmente en el aparato digestivo, pero también en la piel y otros órganos. Aunque es difícil de calcular, dado que el llamado microbioma (conjunto de microorganismos que viven con nosotros) es muy variable de una persona a otra, del ciclo vital y de la región en la que vivimos, se estima en más de un centenar de especies y cien mil millones de organismos.

    Quizá la más conocida es Escherichia coli, que vive en nuestro intestino grueso.

  11. 13 septiembre, 2012 en 8:18

    Juan Manuel, JM ya te ha dado una buena respuesta. Simplemente añadir que en el ser humano no habita “la bacteria”, sino que habitan miles y miles de especies diferentes de bacterias. En cada parte de nuestro cuerpo hay bacterias, y muchas son diferentes entre sí. Hay bacterias en la boca, y alguna de ellas (por ejemplo Streptococcus mutants) están implicadas en producir caries. Tenemos bacterias en todos los orifios abiertos al exterior (interior de los oidos, parte externa de la uretra, la vagina, orificios de la nariz….). Tenemos un elevadísimo número de bacterias en el intestino (tal y como te ha comentado JM), de muchísimo grupos diferentes. La más famosa sin duda es Escherichia coli. Y por supuesto tenemos montones de bacterias sobre nuestra piel y pelo. Si quieres conocer el nombre de las más abundantes las encontrarás con mucha facilidad en cualquier libro. No dejes de consultarlos por mucho que exista Internet.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.297 seguidores

%d personas les gusta esto: