Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas > ¿La homeopatía es una ciencia?

¿La homeopatía es una ciencia?

7 diciembre, 2010

En numerosas discusiones sobre homeopatía, al preguntar acerca de las bases científicas de la misma, los partidarios de esta disciplina suelen argumentar que no puede ser abordada bajo el método científico, dado que se basa en un conjunto de paradigmas alejados de los conocimientos actuales y para los cuales no son indicados los estudios clínicos y pruebas a doble ciego tradicionales.

Así es fácil encontrar afirmaciones como “que no se conozca no demuestra que no exista”, o “tampoco puede probarse la existencia de Dios”. Lógicamente, cualquier discusión racional resulta imposible cuando uno se refugia en explicaciones misteriosas y desconocidas como la “fuerza vital del individuo” o la “energía del medicamento”.

Esto no es exclusivo de la doctrina homeopática, otras disciplinas sanadoras utilizan el mismo tipo de argumentos sobrenaturales: la acupuntura, las flores de bach, el reiki o el feng shui acuden también a energías, armonías e influencias de diversos objetos que nunca han podido comprobarse.

Hasta aquí, nada fuera de lo normal, si no existiera una empecinada voluntad en algunos partidarios de la homeopatía por afirmar que esta disciplina es una ciencia como cualquier otra. Tales despropositos, que en la sociedad en la que vivimos suelen aceptarse si se insiste lo suficiente, nos han llevado a situaciones tan paradójicas como la existencia de un “Máster en homeopatía” en alguna universidad española o a la pretensión de que esta técnica sanatoria sea cubierta por la seguridad social (algo ya conseguido en algunos países). Por supuesto, como suele ocurrir en estos casos, exigiendo siempre un trato “especial”, dado que sólo somos ciencia para lo que nos conviene, y de esta forma, las asociaciones de homeópatas han pedido al ministerio que sus medicamentos sean tratados de forma menos estricta que los tradicionales para poder ser comercializados, es decir, que no sea necesario demostrar que funcionan ni paguen tantos impuestos.

El motivo de volver sobre este diluido tema es que el otro día me invitaron a visitar una web donde se “demuestra” que la homeopatía es una ciencia. La página no difiere demasiado de cualquier otra sobre pseudociencias, fantasmas u ovnis. Lo que llama la atención es precisamente el título: “La Homeopatía ES ciencia“. Parece que basta con afirmarlo para que los acólitos lo crean a pies juntillas. Pues no señores, al menos lo que ustedes argumentan en esa página no es ciencia, sino pura magia y fantasía.

La página comienza con una categórica afirmación que es comúnmente repetida por los seguidores de estas prácticas:

La Medicina alopática (medicina convencional) es la ciencia y arte que busca prevenir ,tratar y curar las enfermedades mediante el uso de drogas “diferentes”. Si hay dolor, da un “anti” dolor, ataca solo las consecuencias, nunca las causas.

Esto es, simplemente, mentira. La llamada “medicina convencional” ataca tanto los síntomas como las causas de la enfermedad, siempre que se conozca ésta. Ciertamente, una diabetes es tratada para curar los “síntomas”, como la falta de insulina en el organismo; pero es que hoy por hoy no podemos hacer otra cosa (si bien los avances en restauración de páncreas sean prometedores). Sin embargo, en una tubercolosis, en una gastroenteritis o en una miopía, se atacan también las causas de la enfermedad, eliminando el agente patógeno o restaurando el órgano dañado y procediendo a una curación definitiva.

En el siguiente párrafo se afirma:

La HOMEOPATÍA es la ciencia y el arte que previene, trata y cura las enfermedades teniendo en cuenta el uso de sustancias o medicamentos “similares”. Trata a fondo los desequilibrios, no solamente a un nivel físico, sino también a un nivel emocional (anímico). Cubre las consecuencias (síntomas) y las causas entendiendo que la persona es única e indivisible. En tal sentido no existe subespecialidad alguna.

¿Quiere decir esto que la homeopatía cura la diabetes? ¿La homeopatía restaura un hígado cirrótico?. Esto es un giro puramente demagógico, que se resume de la siguiente manera: “la medicina tradicional no cura el cáncer, porque solo trata los síntomas. Nosotros tratamos síntomas y causas”. No se dice que se cure el cáncer, pero es la idea velada que puede quedar en quien lo lea.

Considera que las defensas naturales del organismo son capaces de superar la mayoría de las enfermedades.

Es decir, recurre a la más absoluta ambigüedad. ¿Cuáles son las defensas naturales del organismo, la piel, las mucosas y el sistema inmune o una fuerza vital indetectable?. Tampoco queda claro cuáles son la “mayoría de las enfermedades”. ¿La cirrosis puede curarse estimulando “las defensas naturales”?. Si tratamos una alergia o una enfermedad autoinmune como la artritis reumatoide, donde el propio sistema inmune es el responsable de los síntomas ¿reforzando éste curamos la artritis?. En pacientes transplantados, ¿reforzamos el sistema inmune para que el rechazo sea más probable?. Claro que puede ser que con “la mayoría de las enfermedades” se quieran referir a las enfermedades infecciosas, pero la homeopatía se jacta de curar el asma bronquial, alergias e intoxicaciones.

La Medicina Homeopática es una medicina de tipo energético, en la cual se toma al individuo como un ser único y particular, que es capaz de sentir y percibir por si mismo sus trastornos, ya sean de orden psíquico o físico en una forma particular, motivo por el cual considera a la enfermedad desde un enfoque distinto al de la medicina farmacológica oficial.

Volvemos al campo de la magia. ¿qué es “una medicina de tipo energético”? ¿de qué energía estamos hablando?. Supongo que de alguna energía vital y desconocida en el organismo. Desde luego, mal argumento éste para hacerse con la bandera de “disciplina científica”, recurrir a algo cuya existencia nunca se ha comprobado y que ni siquiera sabemos que es exactamente.

Y bueno, lo de tomar al individuo como un ser que es capaz de “sentir y percibir por si mismo sus trastornos”, puede valer para determinadas patologías, pero me gustaría saber como percibir el grado de obturación de mis arterias o de inactividad de mis islotes de Langerhans. También estaría bien poder “percibir” el nivel de colesterol y de ácido úrico en sangre de forma consciente, que eso de las agujas no me hace mucha gracia.

Desde luego, lo que es incuestionable es que se “considera a la enfermedad desde un enfoque distinto al de la medicina farmacológica oficial”. Sin duda, de forma muy distinta.

La medicina farmacológica o alopática no cumple con esta característica, puesto que fomenta la existencia de especialidades e incluso sub-especialidades de una especialidad (Ej.: Medicina Interna con Hepatología, cardiología, oftalmología con retinología, etc.).

Pues sí, es que los médicos “alopáticos” no son tan arrogantes ni tan irresponsables como para creer y hacer creer que un solo individuo puede llegar a dominar el tratamiento de patologías tan dispares como enfermedades metabólicas, tumores cancerígenos, infecciones bacterianas y víricas, patologías cardiacas, insuficiencias renales y mil cosas más. Lamentablemente, un médico “alopático” no se cree supermán, lo que a mí particularmente me inspira más confianza que un elemento que lo mismo le da tratar una insuficiencia renal congénita que una tuberculosis.

Ello implica que la medicina convencional “disgrega” al hombre como un ser total e integral, sin tener en cuenta que se trata de una unidad bio-psico-espiritual , quien puede sufrir tanto de uno como de otro plano. Por este motivo pierde una gigantesca fuente de información, ya que se distrae en “el árbol”, sin tener en cuenta “el bosque”.

Ciertamente, esta es la única crítica razonable que he leído. Efectivamente, la excesiva separación de especialidades puede producir en ocasionas la pérdidad de una visión conjunta, y el factor psicológico es poco conocido aún -el espiritual queda fuera del marco de la ciencia-. No obstante, no basta la crítica para erigirse en paladín de la verdad. ¿Los criterios homeopáticos permiten de verdad considerar el conjunto?. Cuando el desconocimiento científico sobre la mayor parte de fenómenos psicológicos es enorme, ¿la homeopatía tiene la clave y sabe perfectamente como funciona la mente humana y cómo interacciona con el organismo? ¿Y aún nadie ha recibido un Premio Nobel por ello?.

Claro, que también puede ser que la homeopatía trate la “unidad bio-psico-espiritual” sin saber ni qué es ni como lo hace, o ¿el que no se conozca significa que no existe?. No se, me suena todo un poco fantasma.

A continuación, la página web pasa a resumir los principios homeopáticos:

Medicina homeopática contra el envenenamiento

Medicina homeopática contra el envenenamiento

1. La similitud entre una sustancia y el cuadro a tratar. Determinadas sustancias, utilizadas en dosis ponderables, provocan síntomas en una persona sana mientras que utilizadas en dosis muy bajas o infinitesimales pueden curar estos síntomas en una persona enferma.

Bueno, sí, esto puede valer para algunas enfermedades infecciosas y es la base de las vacunas, pero ¿si me intoxico con mercurio debo tomar mercurio infinitesimal? ¿Y si tengo diabetes que tomo, páncreas no funcional diluido?. Lo que ya me aclaró un colega el otro día es que si tengo acidez de estómago, en lugar de Bicarbonato (que es lo contrario), debo ingerir ácido de batería (que es lo similar). Gracias a ello, mis digestiones son cada vez mejores.

Hablando en serio, no hay demostración alguna que apoye que una intoxicación con plomo mejore administrando plomo en pequeñas cantidades. Todos los experimentos y pruebas de que disponemos indican que el plomo seguirá depositándose -y por lo tanto prolongando la intoxicación- por poca cantidad que administremos.

 

Medicina homeopática contra el envenenamiento (versión personalizada)

Medicina homeopática contra el envenenamiento (versión personalizada)

“2. La individualización del tratamiento. La homeopatía se caracteriza, también, por la individualización del tratamiento. Ello significa que para un clínico homeópata, no hay enfermedades sino enfermos. El método homeopático necesita conocer todos los síntomas del paciente tanto los relacionados directamente a su enfermedad como los que indican su reacción individual ante esa misma enfermedad.”

Esta afirmación podría ser una contradicción con las concepciones homeopáticas expuestas en el punto anterior: si para la homeopatía no existe la enfermedad sino el enfermo, no sería “homeopático” recetar directamente un remedio para la enfermedad aparente, sino que se deberá estudiar la “unidad bio-psico-espiritual” del paciente con el objeto de recetarle un principio basado en la similitud de la causa final que le produce la totalidad de su estado psiquico-físico y que puede ser muy diferente que la patología diagnosticada y que además no solamente hará remitir los síntomas aparentes, sino que curara todo el conjunto fisico-espiritual. ¿Nadie ha recibido tampoco un Nobel por esto todavía?

 

Medicamento natural obtenido a partir de corteza de sauce

Medicamento natural obtenido a partir de corteza de sauce

“Para tratar las enfermedades se utilizan los llamados medicamentos homeopáticos los que se fabrican a partir de sustancias de origen natural: vegetal, mineral, animal. Estas sustancias básicas están altamente diluidas, según el método homeopático, lo que explica el carácter menos tóxico de estos medicamentos, debido a la escasa cantidad de sustancia activa presente.

Por supuesto que son menos tóxicas, dado que según demuestra la química más elemental, la mayor parte de las diluciones homeopáticas son únicamente agua (o el disolvente que se utilice). Las energías misteriosas y memorias indemostrables intoxicar, intoxican poco.

Cuando se estudian los medicamentos a dar, se establece una experiencia científica, en tal sentido los efectos son capaces de ser repetidos una y otra vez, experimentando en voluntarios sanos. La pregunta es: qué es más científico, experimentar con animales, dividiendo el estudio en órganos y sistemas, o tener en cuanta la TOTALIDAD de la persona, haciendo estudios exclusivamente en seres humanos. “
Investigadora sintiendo una experiencia científica

Investigadora sintiendo una experiencia científica

No, vamos a ver, lo “científico” de un procedimiento no depende ni de la experiencia que se sienta, ni del sujeto de estudio que se elija, ni de repetir mil veces un procedimiento si éste es erróneo. Un estudio es científico cuando se ha establecido la hipótesis y se ha desarrollado un protocolo experimental en el que no influye (o influye lo menos posible) el propio experimentador y la sugestión del sujeto, cuando los resultados son estadísticamente significativos y todo el proceso es reproducible. Hasta ahora, no se ha podido reproducir ninguna de las supuestas pruebas realizadas en apoyo a la homeopatía; desde el circo de la memoria del agua hasta los estudios clínicos independientes que no dan un porcentaje de curación superior al placebo.

“El medicamento homeopático contiene la información necesaria y suficiente para que una persona retome el equilibrio perdido. Esa información coincide con la información desviada a ser tratada (enfermedad), por el principio de la similitud, y de dicha coincidencia surge el efecto: la curación”

Esto es como no decir nada. ¿Qué es la “información necesaria”? ¿en qué consiste? ¿Cómo puede esa información restaurar el páncreas dañado del diabético de antes?. No se hace ciencia escribiendo frases rocambolescas sin base alguna.

“Esta información biológica también la conocemos como “información celular” o “memorias virtuales celulares” y que es el mecanismo que permite a toda célula del organismo, ejecutar su función según el Programa original que le dio la Naturaleza.”

Lo que permite a una célula ejecutar su función son las instrucciones inscritas en su material genético, mediante la activación de genes que servirán para sintetizar proteínas de muy distintas clases (estructurales, enzimas, hormonas, etc.). Nada de “memorias virtuales” ni misteriosos programas dictados por Faunas, Floras u otros entes mitológicos.

Supongo que esta frase no querrá insinuar que un preparado ultradiluido de sal común, donde no queda nada de principio activo, es capaz de corregir el ADN defectuoso de todo el organismo, porque eso superaría en fantasía a las mayores imaginaciones de Tolkien.

Y, por otro lado, en el caso de las intoxicaciones, infecciones y traumatismos, el bueno del ADN no tiene nada que ver, dado que el agente causante viene de fuera.

A partir de aquí ya se entra de pleno en la más típica pseudociencia, de tal manera que ya no se sabe si hablamos de homeopatía o de viajes astrales:

“El mejor ejemplo de esta energía informada, es el material genético, es que no solamente es un elemento transportador de caracteres, sino que todo un complejo de información. “

El ADN es una “energía informada”, ahí es nada. No una energía analfabeta, sino culta e informada, vamos una energía que todo padre querría de novia para su hijo.

Vamos a ver. Según toda la incongruente argumentación de los últimos párrafos, la “información del medicamento la conocemos como «información celular» cuyo mejor ejemplo es el material genético”.

¿Quiere esto decir que un medicamento homeopático fabricado a partir de componentes vegetales lleva la información del ADN humano -no el de la planta- en forma de energía indetectable o memoria del agua?. Es decir, el agua es capaz de memorizar, no sabemos como, la información contenida en un gen humano de, pongamos, 5.000 pares de bases, que ha obtenido de no sabemos donde y transmitirla no sabemos como a todo el organismo para curar una infección bacteriana que no tiene nada que ver con el ADN del paciente, sino con el ADN de la bacteria?

Es imposible decir tantas barbaridades en menos espacio.

Grupo de células desinformadas

Grupo de células desinformadas

“Otro ejemplo similar fácil de comprender porque puede verse físicamente son los llamados “chips de memoria” de los computadores. Ello explica que el tamaño físico no siempre guarda relación con la capacidad real operativa.”

Mal vamos intentando hacer ciencia con explicaciones como esta. Como al autor le parece que un chip es muy pequeño para la información que contiene (cuando su capacidad es irrisoria si la comparamos con el ADN), eso demuestra que aunque no haya nada más que agua en un preparado homeopático, “cabe” mucha información. El que sigamos sin saber que tipo de información, como puede mantenerse y como actúa, es lo de menos, claro.

Y llegamos a los espíritus y la parapsicología:

La energía emitida por la partícula homeopática, ha demostrado gran potencia en las fotografías Kirlian. Su radio de acción es mayor que la emitida por una partícula farmacológica del mismo producto.”

De nuevo, difícil decir tanta barbaridad en tan poco espacio. Para empezar, ¿qué es una partícula homeopática?. Porque si nos basamos en que la ultradisolución de compuestos naturales es lo que constituye el medicamento homeopático, lo “homeopático” será el preparado, no la partícula de NaCl, ¿no? o es que la partícula es un trozo de la misteriosa energía informada? ¿no sabemos lo que es y lo hemos podido fotografiar?.

Fotografía Kirlian de la partícula homeopática utilizada en pacientes con retraso cognitivo

Fotografía Kirlian de la partícula homeopática utilizada en pacientes con retraso cognitivo

Por otro lado, la fotografía Kirlian no prueba nada, símplemente es una curiosidad estética al fotografíar una descarga eléctrica sobre un conductor (ver Wikipedia y El retorno de los charlatanes). No tiene nada de misterioso, no detecta energías ocultas ni poderes de ningún tipo, simplemente es un fenómeno eléctrico. Tradicionalmente, antes de encontrar la explicación científica al fenómeno, los magufos creían que retrataba el “aura” y se utilizaba bastante en entornos parapsicológicos, y de hecho algunas “medicinas alternativas” como el Reiki -y parece ser que la homeopatía- siguen empleando de forma mitológica.

Y la gloriosa página acaba con una gran sorpresa del autor por los bonitos y diferentes dibujos que hace la electricidad en las fotografías Kirlian (este hombre no ha visto nunca un relámpago). Y una lista de “trabajos científicos de reciente aparición en los que se ha publicado conclusiones sobre la verdadera homeopatía: homeopatía unicista. por supuesto, la práctica totalidad de ellos en revistas homeopáticas o de medicinas alternativas.

Es lamentable que, entrados en el siglo XXI, siga habiendo gente que prenda hacer pasar por científicas energías ocultas fotografiadas con cámaras Kirlian, pero así es de curioso este mundo. Mientras llegamos a Marte, esperamos refugiados en cuevas.

Artículo publicado originalmente en el blog del autor “¿Qué me estás contando?”

Entradas relacionadas:


  1. Francesc
    7 diciembre, 2010 en 12:40

    y para los cuales no son indicados los estudios clínicos y pruebas a doble ciego tradicionales

    ¡Pero qué daño les habrá hecho la estadística!

  2. 7 diciembre, 2010 en 12:51

    A mí lo que más me preocupa de todo esto es que Libertad Digital esté de acuerdo con nosotros: http://www.libertaddigital.com/salud/la-universidad-de-zaragoza-crea-una-catedra-de-homeopatia-1276405482/ :D

  3. 7 diciembre, 2010 en 12:58

    ¡Fascistas! ¡Homófobos! Si ya sabía yo que en realidad Manuel era en realidad Jiménez Losantos. XDDDDD

  4. 7 diciembre, 2010 en 13:04

    No te pases Battosay que te dedico una columna en El Mundo en la que te dejo nuevo. :D

  5. NewZealander
    7 diciembre, 2010 en 13:13

    Con el tema este de la homeopatía no se sabe si reirse o echarse a llorar. Por cierto Manuel lo de libertaddigital si que es para preocuparse, como mínimo hay que mirarselo.
    Un saludo

  6. 7 diciembre, 2010 en 13:24

    ¡Prueba fehaciente de que es Losantos! ¡Me amenaza con publicar en el mundo! Está más que claro que este blog es propaganda de la derecha más rancia de este país. Me voy con la izquierda esotérica, que seguro que me da más respuestas.

    Off-topic: ¿Alguien más se ha fijado en que hora de los comentarios está adelantada una hora (valga la rebuznancia)?

  7. Ismael Labrador
    7 diciembre, 2010 en 13:30

    Lo que de verdad asusta es que, con argumentos tan pobres y fáciles de desmontar, las administraciones públicas estén dando cada vez mayor pábulo a este tipo de terapias fraudulentas. El ejemplo más inmediato lo tenemos en Canarias, donde el gobierno regional ha decidido aceptar la homeopatía en su cobertura pública. O en el hecho de que una persona que cree en las maravillas de la PowerBalance ostente la cartera de Sanidad. ¿Tan difícil es tener un mínimo de sentido crítico? ¿O que al menos lo tengan quienes deben velar por el correcto funcionamiento de nuestro sistema público de salud?

  8. jose
    7 diciembre, 2010 en 13:47

    La verdad es que da grima cuando buscas algo en google y encuentras un artículo que te gusta y de repente te das cuenta de que te has metido en libertad digital, ughh, qué impresión más mala da!

  9. 7 diciembre, 2010 en 13:00

    Battosay :

    Off-topic: ¿Alguien más se ha fijado en que hora de los comentarios está adelantada una hora (valga la rebuznancia)?

    Cierto, cierto. He cambiado una cosa en configuración, a ver si ahora sale bien.

  10. 7 diciembre, 2010 en 13:10

    Pues o funciona o acabamos de entrar en un bucle espacio-temporal. Y espero que sea lo primero porque estoy en el curro :P

  11. Edward K.
    7 diciembre, 2010 en 14:12

    Me hace mucha gracia lo de que la medicina alopática no trata la causa de la enfermedad.
    Teniendo en cuenta que la medicina identifica el origen de las enfermedades hasta el punto de saber que par de bases concreto está mutado en una patología genética, mientras que la causa de todas las enfermedades en la homeopatía es ¿un desequilibrio energético?

    Está muy guay lo de hacer sentir a cada enfermo una persona única y especial y estoy seguro de que ayuda, en gran medida, a que la homeopatía sea tan popular. Pero seamos realistas, puede ser útil si lo que queremos es subir la autoestima del paciente pero lo que se pretende es tratar una patología no es ni por asomo lo más eficaz.

  12. 7 diciembre, 2010 en 16:58

    no he podido evitar enviarle un mail para preguntarle sus conocimientos sobre las fotografías de Kirlian, a esperar la respuesta

  13. Marino
    7 diciembre, 2010 en 18:47

    No se porqué, pero me da que no recibiras respuesta XD
    Yo envié una pregunta para que me remitiesen las referencias de las publicaciones de primera categoria donde se demuestra que la homeopatia tiene mejores resultados que el placebo, pero sinceramente, no creo que me respondan XD

  14. WOLFLink
    7 diciembre, 2010 en 19:41

    En la pagina web de la academia de química de mi ciudad salen reportajes de que la universidad química hace contribuciones con una institución de medicina homeopática e investigaciones.
    Mi hermana mayor le compra medicinas homeopaticas a mi sobrina ¡Pero es agua con alcohol!
    Trato de decirles que no tiene sentido, pero me ignoran. Todos tienen claro que la Homeopatía es pseudocientífica pero preguntan que de dónde o quién rayos me ha dicho que la homeopatia es tan mala como la veo. ¡Hasta el doctor de la clínica nos recomendo ir con el homeópata!.
    No se a quien hacerle caso u_u

  15. 7 diciembre, 2010 en 21:06

    Wolflink, lo mejor es no hacer caso ni a unos ni a otros, sino a las evidencias, a los estudios clínicos, a los datos comprobados. Tienes abundantes referencias sobre el efecto de un antibiótico o de un retroviral, con datos estadísticos de su eficacia o ineficacia. Compáralas con los resultados (no testimonios) de tratamientos homeopáticos realizados en iguales condiciones, y decide.

  16. Rhay
    7 diciembre, 2010 en 21:15

    ¡Ah, no! Si la Homeopatía es una ciencia, entonces la Astrología, la Alquimia y la Exopolítica también. Faltaría plus…

    Manuel, aunque sé que estás de coña, a mí me parece bien que todos estemos de acuerdo en que la homeopatía es un timo como la copa de un pino, desde la extrema izquierda (servidor) a la extrema derecha (LD). La ciencia tiene que ser protegida por todos, más allá de las ideologías políticas de cada uno.

  17. Ozimandias
    7 diciembre, 2010 en 21:16

    Tengo conocidos que me invitan a probar la homeopatia y que la defienden sin saber siquiera de lo que hablan. Uno definio la homeopatia diciendo que lo que hace es “enseñar al cuerpo a curarse”.
    Yo siempre les pongo el mismo ejemplo:
    El hombre ha creado aparatos para ver hasta los virus mas pequeños y las estrellas mas lejanas. Podemos detectar la existancia de particulas elementales y energias que casi parecen inexistentes. Y solo cuatro elegidos pueden detctar energias corporales que ningun aparato ni nadie mas puede.
    Claro, es muy logico.

  18. 7 diciembre, 2010 en 21:39

    Rhay pues hablaba medio en broma medio en serio. Coincido contigo, lo que pasa es que LD no suele caracterizarse por tratar bien a la ciencia. Basta leer a uno de sus colaboradores (César Vidal) con su rollo creacionista o el tratamiento del calentamiento global que hacen, o cómo cualquier noticia que trate de protección medioambiental es tratada como “terrorismo ecologista”.

  19. Ozimandias
    7 diciembre, 2010 en 21:39

    Por cierto. Despues de ver videos humoristicos de otras tierras en los que hablan de la homeopatia creo que es justo mencionar a los chicos de Vaya Semanita que tambien trataban el tema al final de este video:

    Un saludo.

  20. Darío
    7 diciembre, 2010 en 21:44

    Rhay :
    ¡Ah, no! Si la Homeopatía es una ciencia, entonces la Astrología, la Alquimia y la Exopolítica también. Faltaría plus…
    Manuel, aunque sé que estás de coña, a mí me parece bien que todos estemos de acuerdo en que la homeopatía es un timo como la copa de un pino, desde la extrema izquierda (servidor) a la extrema derecha (LD). La ciencia tiene que ser protegida por todos, más allá de las ideologías políticas de cada uno.

    Cierto, y si tengo que compartir en este momento el sitio con LD por la defensa de la racionalidad y la ciencia, no lo dudo. De lo otro … después hablamos, LD. :twisted:

  21. yo
    8 diciembre, 2010 en 1:05

    La sanidad pública es insostenible económicamente. Está mal estructurada y mal dirigida, es un autentico despilfarro.
    Los costes en profesionales de la medicina, (la de verdad, la única que hay) desbordan los ingresos y desgraciadamente para atender pacientes que no deberían acabar alli, porque no padecen enfermedad alguna o porque han sido redirigidos por médicos “de familia” con ganas de quitarselos de enciam antes de actuar como el filtro que deberían ser. Es difícil decirle a un paciente que no tiene nada, aunque eso sea lo que el médico vé, y para curarse en salud…al especialista.
    Los costes en medicamentos (que acaban por provocar problemas de salud bien por no administrarse correctamente bien por acabar en el cubo de la basura al acabar el tratamiento) son insostenibles….incluso cambiandolos por genéricos.
    Claro que existe una solución científica y profesional, reestructurar la sanidad de forma integral, pero eso no es políticamente correcto, no da votos.
    ¿Que ´político se atrevería a suministrar por la SS los medicamentos en la cantidad justa, las dosis precisas que el tratamiento indica?, o ¿Cuál negaría a una persona su decimocuarta visita semanal al médico con síntomas y trastornos nuevos, únicamente porque se aburre o necesita atención?…que luego esos pacientes también votan.
    Así que la solución ha de ser más imaginativa….Que hay personas que quieren flores, agua milagrosa o luces de colores…pues eso es más barato que un cardiólogo y/o que un antiinflamatorio.
    Y si encima esa persona se siente felíz, porque está en el “médico” que quería y que su vecina le dijo que era una eminencia, pero que el o ella no podía costearse….eso es un ciudadano satisfecho…un voto más, y un ahorro de tiempo de profesionales y de dinero en medicinas.

  22. MR
    8 diciembre, 2010 en 2:03

    Si no recuerdo mal, en algunos países la primera causa de problemas renales se atribuye al paracetamol, y cada día estoy más seguro que es por un abuso absolutamente injustificado.

    Hay mucho hipocondríaco y “quejica”, a la mínima se meten alguna pastilla. El caso más extremo que conozco es la ex-suegra que ante cualquier situación se mete amoxicilina (resfriado, dolor de cabeza, gripe, tos, …).

    Estuve trabajando cinco años con médicos y siempre que tenía la ocasión hablaba sobre la medicación abusiva que exigen muchos pacientes, algunos si no salen de la consulta con una receta se enfadan.
    Conocí a un médico que recetaba placebos para algunos clientes.

    En relación a la sobremedicación estoy en el dilema de dar paso, controlado, a ciertos placebos como la homeopatía o no.
    Por un lado encuentro un paso atrás para la sociedad y la razón abrir la puerta a la homeopatía, por el otro es una mejora individual para algunos obsesionados con meterse una pastilla para cualquier cosa exista o no.
    Dentro de mí pesa más la ciencia que el tener en cuenta a los que se obsesionan, aunque en algunos casos no me cierro.

    ¿Qué pensáis sobre este planteamiento? Lo ideal sería dar paso a estos placebos para los obsesionados, pero contamina la mentalidad ya de por sí poco crítica de la muchísima gente. Creo que el balance es muy negativo, si ya hay demasiadas magufadas sin “validarlas” de algún modo no me quiero imaginar cómo sería dentro de 50 años.

  23. Darío
    8 diciembre, 2010 en 3:07

    La sobre-medicación no puede justificar, por ningún sentido, la farsa homeopática, a menos que también avales el suicidio homeopático :mrgreen:

    ¿Será necesario preguntarse por qué pasa esto de la sobre-medicación? Seguramente, pero de nada ayuda la basura de los líquidos o los chochos que no son más que una estafa.

  24. 8 diciembre, 2010 en 3:11

    MR, si un médico quiere recetar un placebo no le hace falta recurrir a la homeopatía, con hacer que el farmacéutico le de una fórmula magistral inocua al paciente va que chuta. El problema es que el médico que receta homeopatía no lo hace para dar un placebo, sino para intentar curar una enfermedad real que requiere un tratamiento real.

  25. 8 diciembre, 2010 en 9:50

    Creo que habéis planteado una interesante pregunta que yo también me he hecho varias veces. ¿qué lleva a los sistemas públicos de salud de algunos países o comunidades autónomas a financiar algo cuya eficacia está comprobada que no va más allá del placebo? Puede estar relacionado con varias de las cosas que apuntáis.

  26. MR
    8 diciembre, 2010 en 11:39

    Javi :
    MR, si un médico quiere recetar un placebo no le hace falta recurrir a la homeopatía, con hacer que el farmacéutico le de una fórmula magistral inocua al paciente va que chuta. El problema es que el médico que receta homeopatía no lo hace para dar un placebo, sino para intentar curar una enfermedad real que requiere un tratamiento real.

    Por supuesto, pero aquí entra el factor que mucha gente se medica por su cuenta, como el caso que cuento de la ex-suegra.

    En Francia parece ser un tema económico, es un gran productor de productos homeopáticos.

    Esto me lo pregunto desde que una amiga estaba pasando una mala época y estaba muy nerviosa. Una amiga suya le recomendó el nombre de unas pastillas y fui con ella a comprarlas. Una vez en la farmacia me di cuenta que se trataba de un producto homeopático, y como su estado era mejorable con placebos no le comenté nada (ella es anti-magufadas pero ni comprobó de qué se trataba).

    Considero que falla todo, desde la educación de los padres hasta en las escuelas. En general no nos educan para ser críticos, ni a analizar datos. Es más, creo que es justo lo contrario.

  27. 8 diciembre, 2010 en 12:10

    Ahora que hablamos de homeopatía, os voy a contar una que me pasó hace poco.

    Resulta que llevaba una semana con dolor en una pierna, coincidió que visité la casa de mi tía y ese día me estaba fastidiando bastante. Ella me dió una crema “muy buena” y yo me la llevé. El dolor siguió un mes apareciendo el día que le cuadraba (vamos, igual que antes). Hasta que un día me fijé en que en la pomadita de marras ponía “medicamento homeopático”. Caso resuelto. Me fui a una farmacia y me compré algo que funcionase de verdad.

    Aunque de vez en cuando me molesta, creo que el problema es que debería hacer algo de ejercicio :P Cuando vuelva por casa de mi tía intentaré averiguar porque me decía que era “muy buena”. Como me diga que es porque es homeopática, creo que me caeré redondo.

  28. 8 diciembre, 2010 en 12:24

    yo :

    La sanidad pública es insostenible económicamente. Está mal estructurada y mal dirigida, es un autentico despilfarro.

    Cierto que la sanidad pública en este país está mal estructurada y habría que meterle mano, pero creo que un servicio público no tiene porqué ser rentable, son cosas distintas. Un servicio público es algo que se proporciona gratuitamente (o casi) a toda la población, y que no debe autofinanciarse, sino obtener los fondos de los impuestos y de otros ingresos del estado.

    Un servicio público que resulta rentable no es un servicio público, sino una empresa pública. Y la sanidad debe ser un servicio, no una empresa.

  29. MR
    8 diciembre, 2010 en 12:42

    La sanidad pública no tiene que ser rentable, pero tampoco barra libre como ahora.

    Tampoco me parecería mal discutir penalizar algunos hábitos como el tabaquismo, o clavar muchos más impuestos a los motores de combustión cuando exista alternativa real.
    Con los motores a combustión que provocan asma y otros problemas es fácil, con el tabaquismo y similares es mucho más complicado.

    A algunos les parecerá demasiado intervencionista, ¿pero es justo? Incluso es una manera de cuidar al pueblo como debe hacer cualquier gobierno.

  30. 8 diciembre, 2010 en 13:38

    Lo de penalizar algunos hábitos ya se hace. El tabaco no se prohibe porque representa una fuente de ingresos salvaje para el estado. Los impuestos de los carburantes representan el 70% del valor del mismo.

    Los ingresos por impuestos en tabaco y gasolina superan a los gastos médicos que producen las enfermedades derivadas y los accidentes de circulación.

    El problema no es ese. El problema es que el tabaco es dañino para la salud, y eso no se puede cuantificar con dinero. El uso de los motores de combustión no sólo es nefasto para la salud, sino también para el medio ambiente, por muchos impuestos que gravemos.

    Por eso decía que un servidio público no tiene que ser rentable. El tabaco y el combustible lo son, y sin embargo estaríamos mejor sin ellos. No podemos ni debemos traducir todo en dinero.

    Insisto en que hay que reestructurar la sanidad pública, pero para evitar que los medicamentos acaben en la basura, que existan horas de espera en los consultorios, que los hospitales estén desbordados, que el posoperatorio lo pases en tu casa y que en urgencias te tengan que sujetar la botella de suero con un palo de escoba.

    El problema es que nos quieren vender que la sanidad es muy cara y debemos cofinanciarla. ¿Y que es eso de cofinanciar? Si la sanidad pública la financian los impuestos y los impuestos los pagamos nosotros, pagando por ir al médico no cofinanciamos nada.

  31. MR
    8 diciembre, 2010 en 14:13

    Una medida que propuso CiU hace unos años es cobrar por visita un euro.
    A mí me pareció muy bien porque creo que hay muchos viejos que van por aburrimiento, en lugar de gastarse el euro en la visita que se compren pipas.
    Los euros se pueden devolver en la declaración de Hacienda.

    Aunque no tengo datos, uno del INE me comentó que ni de lejos los impuestos del tabaco cubre los gastos sanitarios. Hace unos años leí justo lo contrario, supongo que será muy difícil valorarlo.

    Con los combustibles me refiero a clavar muchos más impuestos una vez el coche eléctrico sea una realidad, provocando un sí o sí al cambio.
    Para esto creo que falta mucho porque aunque existe tecnología suficiente no es así con la infraestructura, y no me refiero sólo a los puntos de recarga (Telefónica tiene un proyecto para hacer cada cabina un punto de recarga, esto sería un gran paso y con poca inversión). Cuando se anuncia a bombo y platillo el coche eléctrico se ignora que actualmente no existe suficiente potencial de generación eléctrica para abastecer al tráfico rodado. O se aumenta descomunalmente la capacidad de generar energía eléctrica o la nueva generación de coches será residual.

  32. yo
    8 diciembre, 2010 en 14:38

    Hernandez entenderás que cuando afirmo que la sanidad pública es insostenible económicamente, me refiero por un lado a la nuestra, la española, y por otro a exactamente lo que digo, que es insostenible económicamente, es decir que no generamos suficientes recursos para mantenerla, y no lo que tú apuntas, que debería ser economicamente rentable.
    Logicamente un servicio público no es económicamente rentable, pero lo que no puede ser, es que por ese mismo motivo quienes lo dirigen, organizan y estructuran tiren el dinero miserablemente y es lo que se hace.
    Esos profesionales tienen que actuar como si trabajaran en el sector privado, aunque estén en el público, su gestión ha de ser igual de eficaz.
    Y no hablo de profesionales de la sanidad, médic@s o enfermer@s que me consta que no depilfarran ni una venda, hablo de los directivos políticos.
    Hay que volver a pensar en los objetivos que se pretenden. ¿Para que existe la SS?, ¿Cuál es la verdadera función que tiene?¿La está cumpliendo?…pero una reestructuración de ese tipo no sería popular, es más facíl, más cómodo y politicamente más rentable, usar homeópatas, reiki y placebos….

  33. Rhay
    8 diciembre, 2010 en 18:55

    ¿Para que existe la SS?, ¿Cuál es la verdadera función que tiene?¿La está cumpliendo?

    Yo, la Seguridad Social existe básicamente para pagar las pensiones de los jubilados. Así que poca broma con este tema porque con la que nos está cayendo si encima “reorganizamos” la Seguridad Social, a lo mejor empezamos a encontrarnos a los viejos muertos de hambre en sus casas. Estoy de acuerdo en que la gestión política de la Sanidad Pública española debería ser más eficaz, pero en la dirección que apunta J.M., en la de que no te sujeten el suero con un palo de escoba o tengas una lista de espera de un año para operarte una rodilla. Pero cuidado con tratar los servicios públicos como si fueran empresas, que no tienen nada que ver. Y si no, date una vuelta por un hospital de Sanitas y me cuentas, que en la factura pagas hasta las tiritas, independientemente de que cada mes pagues tu cuota religiosamente. La Sanidad debe ser y seguir siendo pública, no nos engañemos.

    Una medida que propuso CiU hace unos años es cobrar por visita un euro.
    A mí me pareció muy bien porque creo que hay muchos viejos que van por aburrimiento, en lugar de gastarse el euro en la visita que se compren pipas.
    Los euros se pueden devolver en la declaración de Hacienda.

    MR, a mí me parece una medida que no se sostiene, y por eso no se llevará a cabo. Como te ha dicho JM, ¿qué es eso de pagar un euro por la visita al médico? ¿Es que la Sanidad no se financia con los impuestos que pagamos todos? Entonces, ¿a qué santo tengo que pagar para acceder a un servicio público? No. Y mucho menos los viejos. ¿Tú sabes las pensiones que tienen los viejos de este país? Son para echarse a llorar. Además, ¿te has parado a pensar que a lo mejor van tanto al médico porque no les hace caso nadie? ¿Te has parado a pensar que una mejora sustancial en los Servicios Sociales haría que todos estos ancianos no fueran todos los días al médico? Porque detrás de muchas de estas personas lo que hay es una soledad aplastante, y a lo mejor con la única persona con la que se desahogan es con su médico de cabecera. Piénsalo. Además, ¿cómo piensas devolver el euro de la visita a los viejos si los pensionistas no hacen declaración de la renta? Es más, si vas a devolver el euro en la declaración de la renta ¿para qué lo vas a cobrar antes? Es hacer un trabajo inútil dos veces, y yo creo que la Administración bastantes cosas inútiles hace como para darles más.

    Cuando los servicios públicos caen en manos de liberales como los convergentes, surgen estas ideas de bombero que lo único que conllevan es malestar. Yo quiero seguir pudiendo ir al médico cuando me salga de la oreja sin necesidad de tener que estar mirando el bolsillo. Eso ya lo hago cuando hago la declaración.

    Tema copago. ¿Qué más copago quieren que el de los medicamentos? Porque que yo sepa un medicamento con receta médica está financiado, no subvencionado. Es decir, el Estado paga un 60% y el paciente el otro 40%. ¿No es suficiente acaso? ¿Alguien se ha parado a pensar la de gente con enfermedades crónicas que no se podrían medicar si subieran el precio de los medicamentos? Porque yo sí, y es como para echarse a temblar. Yo he hecho cálculos de lo que me tendría que gastar todos los meses en antirretrovirales y os lo juro que me sale más barato dejar que me mate el SIDA…

  34. Gerardo
    22 marzo, 2011 en 18:40

    No esta familiarizados con lo conceptos tolerancia inmunologica, complejo mayor de histocompatibilidad, ni con con el concepto de regulacion a la alza o a la baja verdad?

  35. 22 marzo, 2011 en 19:43

    Gerardo creo que para el caso que nos ocupa términos como doble ciego, placebo, método científico o ensayo clínico serían más apropiados.

  36. 28 noviembre, 2012 en 1:13

    Me gustaria saber si la persona que publico este articulo, es medico o ha estado en alguna relacion medico-paciente, pues para poder decir si algo me gusta o no me gusta , funciona o no funciona hay que haberlo probado antes y una golondrina no hace verano, ni un articulo que diga que sirve, tiene la razon absoluta y viceversa.

  37. 28 noviembre, 2012 en 9:04

    Roberto, dos falacias en un sólo comentario.

    A la primera te contesto con dos ejemplos:

    – Me gustaria saber si la persona que publicó este artículo es químico o tiene alguna relación con el cálculo de diluciones, pues para saber el número de moléculas de principio activo que quedan en un 30C (que es cero) debería serlo.
    – Me gustaria saber si la persona que publicó este artículo es ingeniero atómico, porque para saber si el polonio y el radio añadido a mi cafe es venenoso debería probarlo antes.

    ¿Absurdo no crees?

    Sobre lo de probarlo antes ya hablé del tema: http://lacienciaysusdemonios.com/2012/11/23/eh-pero-acaso-lo-has-probado/ No voy a repetirme.

    PD: Aunque suene cómico lo del radio no lo es. En los años 30 había charlatanes que lo ofrecían como remedio curativo. A diferencia de la homeopatía el radio es muy tóxico, de ahí que los charlatanes del radio hayan desaparecido, mientras que otros siguen entre nosotros.

  38. Herbert West
    28 noviembre, 2012 en 13:53

    Roberto

    Yo soy estudiante de medicina y ya he tenido alguna relación con pacientes.

    Y ahora te repito que la homeopatía es pura charlatanería, sus bases una gilipollez y sus tratamientos basura.

    En cuanto lo de que hay que probar las cosas antes para saber si funciona es una mentira. Yo se que no puedo arreglar una radio echándole agua y eso que no lo he probado.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.416 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: