Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Medicina > El placebo funciona incluso si el paciente es consciente de que se trata de un placebo

El placebo funciona incluso si el paciente es consciente de que se trata de un placebo

27 diciembre, 2010


Y es que aunque cueste aceptarlo, un simple comprimido de azúcar (como los de algunos remedios homeopáticos) puede ayudar a tratar ciertas enfermedades, incluso si los pacientes saben que están tomando un placebo. Al menos a esa conclusión llegan los autores de una reciente publicación en el último número de la revista “PLoS One”, que además sugiere que debería de considerarse un marco ético para poder aplicar de forma práctica los beneficios del efecto placebo.

Ted Kaptchuk profesor asociado en la Harvard Medical School y autor de este trabajo, indica que para que un paciente piense que se está tomando una medicación, entonces es necesario recurrir al engaño, y eso es lo que tradicionalmente hacen muchos médicos. En este sentido Kaptchuk ha constatado que la mitad de los internistas y reumatólogos consultados afirman que han recetado de forma intencionada placebos, esperando que éstos respondieran positivamente.

Kaptchuk ha ido más lejos al sugerir a los especialistas que a la vez que recetaban placebos informaran a los pacientes de lo que estaban haciendo. La primera reacción de estos médicos fue tomar por loco al investigador. Pero la pregunta que estaba detrás de esa petición era ¿seguiría haciendo efecto el placebo una vez que el paciente había sido informado acerca de lo que estaba tomando?

La investigación enroló a 80 pacientes que padecen síndrome del colon irritable y que fueron perfectamente informados del contenido del experimento. Muchos de ellos afirmaron que era una locura, pero los médicos los calmaron afirmando que ellos pensaban que iba a funcionar. A la mitad de esos pacientes se les entregó una botella rotulada como “placebo” y se les informó que el contenido de la botella eran pastillas de azúcar, que debían tomar dos veces al día, independientemente de si creían o no en el efecto placebo. A los otros 40 pacientes no se les dio medicación alguna.

Al final del tratamiento, el 59% de los pacientes que habían tomado el placebo afirmaron que sus síntomas habían mejorado significativamente, un valor superior al del 35% que obtuvieron los pacientes no tratados.

Los resultados fueron analizados hasta 3 veces para confirmar que no había error. Kaptchuk afirma que sería necesario repetir este experimento con un gran número de pacientes y analizando otras enfermedades en las que se ha comprobado que el efecto placebo puede ser beneficioso como por ejemplo el dolor crónico, la depresión o la ansiedad. Los autores del trabajo piensan que no sería necesario mentir al paciente sino que lo óptimo sería llegar a establecer una relación médico-paciente de confianza.

En ese sentido el Dr. Howard Brody del centro médico Branch de Galveston, dependiente de la Universidad de Texas, afirma que uno de los principios activos más importantes en medicina es la relación personal del paciente con su médico. El neurocientífico Tom Wager de la Universidad de Colorado llega más lejos al afirmar que “en investigación médica hay una gran distancia entre lo que los pacientes piensan que se conoce en medicina y lo que realmente la ciencia conoce, por ello este estudio tiende a ir cerrando esa brecha al mostrarnos que el factor humano también importa en los tratamientos”.

Referencias

Kaptchuck et al. (2010) Placebos without Deception: A Randomized Controlled Trial in Irritable Bowel Syndrome

Los Angeles Times


  1. 27 diciembre, 2010 en 12:20

    Interesante artículo, aunque no dice nada realmente nuevo. Es curioso ver como la enfermedad que trata es el Colon Irritable, que es un “cajón de sastre” para agrupar diferentes sintomas sin etiología conocida (posiblemente en ocasiones de tipo nerviosa) y que la única manera “objetiva” de ver si hay mejoría es por lo que diga el paciente. Esos son unos matices a tener en cuenta para no generalizar estos resultados a otro tipo de enfermedades con etiología clara y parámetros medibles para cuantificar la mejoría.

    Interesante estudio, pero insuficiente para entender el efecto placebo.

  2. Gregorovius
    27 diciembre, 2010 en 12:38

    Te has pasado con el título.
    Para ese síndrome, un poco de conversación agradable y unas palmaditas en la espalda -dos veces al día- , seguramente también funcionen.

  3. Alive
    27 diciembre, 2010 en 12:43

    No veo muy clara la conclusión del estudio… podría ser, simplemente, lo que dice Gregorovius. Además, el número de pacientes (80) no es muy alto.

    Saludoss.

  4. 27 diciembre, 2010 en 12:51

    Andrés dices: Interesante estudio, pero insuficiente para entender el efecto placebo Por supuesto que es insuficiente, pero creo que tampoco pretenden eso, sino aportar un pequeño grano de arena para acercarnos a su comprensión. El efecto placebo es muy complejo y hay muuuucho por analizar.

    Gregorovius el título no es más que un resumen de la conclusión principal del trabajo. Sé que suena fuerte. pero es justamente lo que afirman los responsables del trabajo.

    Alive, si es una muestra pequeña, similar a la que se emplean en la gran mayoría de estudios sobre eficacia de la homeopatía. Estos investigadores al menos concluyen que para validar estos resultados se debería de repetir con un número de pacientes más elevado.

  5. 27 diciembre, 2010 en 13:21

    Manuel, muy interesante. Como siempre.
    Gracias y felices fiestas. :-)

  6. Carlos López Cubas
    27 diciembre, 2010 en 14:11

    Fantástico, si el potencial del placebo se refrena menos por los éticos de turno al leer esto, fantástico.

  7. 27 diciembre, 2010 en 14:45

    Carlos te refiere al uso de la homeopatía, ¿verdad?

  8. Ptah
    27 diciembre, 2010 en 16:12

    Creo recordar que, hace unos años, leí en algún sitio que el efecto placebo se observa también en los animales (creo que se trataba de perros)!?

  9. Eladio
    27 diciembre, 2010 en 17:03

    1#
    “lo que diga el paciente” es el 90% de todo lo que importa en medicina. Ese “lo que diga el paciente” diferencia un buen médico de un mal médico. Porque, recetando lo mismo, un médico puede ser considerado bueno y otro malo sólo por saber escuchar “eso que dice” el paciente.

    Un estudio de hace unos años (cito de memoria, venía en una revista científica y espero no tener que buscar fuente y datos exactos) decía que el prozac tenía un porcentaje de efectividad solo 10-15% (no recuerdo la cifra exacta, pero era de este orden) más alto que el placebo. ¿No sería mejor comenzar con placebos siempre antes de enchufar una medicina más potente?

    Porque a esa “efectividad” habría que restarle los “efectos secundarios”. ¿Quizá resulte más rentable -y no es inmoral hablar de rentabilidad cuando hablamos sobre la sanidad de todos- recetar un placebo?

    Evidentemente no creo que la industria pague estudios de esta índole… claro que ellos hacen algo parecido: sólo el 15% del producto de las ventas lo dedican a I+D, el 30% va a… publicidad. ¿Será para aumentar el efecto placebo en base a convencer a todo el mundo? Deben necesitarlo, porque según la FDA casi el 85% de los nuevos medicamentos son variaciones de viejos medicamentos que no mejoran en nada la versión anterior… o sí: renuevan la patente.

    La INDUSTRIA farmacéutica no tiene porqué tener como objetivo fabricar nuevos y mejores medicamentos: su único objetivo (como toda industria) es forrarse.

    Magnífico estudio. Creo que el convertir en un rito el tomar un medicamento, el ritualizar, puede ser tremendamente efectivo en muchos tratamientos (de hecho las religiones llevan explorando ese tema para sus propios fines miles de años). Las “mediciones” en medicina son estadísticas. Y un estudio de 80 fulanos es eso, un estudio de 80 fulanos. Seguro que los tipos hubiesen estado encantados de hacerlo con 800.000.

    (Quizá si se realizan estudios serios sobre esto deberemos reconsiderar muchas cosas sobre la atención al paciente, sobre si es bueno o malo que el paciente sepa lo que se le está recetando, muchas cosas que pueden revolucionar la atención primaria, esa atención tan fundamental y tan olvidada)

  10. 27 diciembre, 2010 en 18:32

    Vaya… Entonces, ¿si damos agua a mansalva quiere decir que el 59% de los pacientes notarán mejoría? ¿Y si combinamos el placebo con los medicamentos convencionales? Aumentaría la eficacia en un 59%, asombroso!!!
    Fuera de bromas, esto quiere decir que los tratamientos psicológicos o mentales son efectivos, al menos en parte, por lo que “otras medicinas” sí que pueden llegar a funcionar independientemente de que contengan compuestos activos o no.
    ¿Qué pensáis de esto?
    La verdad nos hará libres.
    Saludos.

  11. KC
    27 diciembre, 2010 en 21:54

    Justamente por lo que dices, nadamasque, se le debe dar importancia a la Psicología y sus investigaciones, aunque para algunos sea una pseudociencia y a su vez a mí me parezca un chiste el que alguien lo diga.

    Saludos.

  12. 27 diciembre, 2010 en 22:09

    No creo que la psicología sea cosa de chiste. Es algo muy serio, estudiado y tratado. Muy de acuerdo con KC. Muchas enfermedades físicas tienen origen en algo psicológico y mediante tratamiento mental pueden llegar a curarse.
    La verdad nos hará libres.
    Saludos.

  13. Carolina
    27 diciembre, 2010 en 22:20

    Mi impresión como paciente diagnosticada de colon irritable es que el efecto placebo no lo produce el remedio sino la afirmación del médico. En una enfermedad tan desordenada, que produce molestias que a veces no podemos predecir y donde parece tener tanta importancia cosas como el estado de ánimo, las palabras del médico “esto podría funcionar” quizás son lo que realmente hace que funcione. Sospecho que si los médicos hubieran dicho a los participantes que no creían que funcionase, entonces los porcentajes serían al revés.

  14. Gregorovius
    28 diciembre, 2010 en 1:57

    Caemos en el dualismo.
    A la persona como organismo biológico le pueden curar los fármacos.
    A la persona como ser social le puede curar la confianza.

    Para el colon irritable y otros desórdenes menores la confianza puede ser lo fundamental.
    Para la tuberculosis o la esquizofrenia, por ejemplos, la confianza quizás ayude un poquito, y los fármacos bioquímicos muchísimo.

    Y como todo está cada vez más caro y recortan los sueldos, cuantos menos menos fármacos mejor. Ni alopáticos ni homeopáticos ni naturopáticos ni ná.

  15. Warp
    28 diciembre, 2010 en 11:38

    A mi lo que me llama la atención es ese 35% de pacientes que mejoraron ¡sin tomar nada! Eso es un 17,5% del total. Este dato finalmente invalida casi toda la investigación. ¿Cuántos de los que tomaron placebo mejoraron realmente por el placebo? Si el 35% de los que no lo tomaron mejoró, tu porcentaje de éxito en los sujetos con placebo es difícil de cuantificar.

    Olvidamos rápidamente que muchas enfermedades se curan solas. Sin hacer nada de nada. Tomamos sustancias que aparentemente nos hacen mejorar pero que, en realidad, no hacen nada. basta con tener paciencia, como ocurre en muchos casos de gripe. Tomarás medicación para paliar los síntomas, pero no para curar la enfermedad.

    Muchos estudios de “medicina” alternativa se apoyan en la curación natural del cuerpo para maquillar sus resultados.

    Lo peor del estudio es que al final aparenta ser poco serio o, al menos, poco científico. Los estudios de “medicinas” alternativas siempre acaban desmontados por su falta de rigor. Sólo falta que los médicos empiecen a tener esa misma falta de rigor para armarla buena.

    Lo primero que deberían elegir es una enfermedad con un porcentaje de curación espotánea mucho menor y con más pacientes. Hacer estudios de andar por casa es perder el tiempo, el dinero y la seriedad.

    Es una investigación con pocos sujetos en una enfermedad compleja con unos resultados favorables en un porcentaje relativamente pequeño que, además, tiene unos resultados traídos por los pelos.

    No es ni un grano de arena, es una afirmación gratuita, una hipótesis basada en datos casi incongruentes.

    Y sí, la psicología ayudaría mucho más… si la usaran. Cuando te dan un tratamiento médico te dicen que lleves una vida sana, cosa que también cura. Si además te recetaran unas sesiones de psicología, estoy completamente seguro de que los resultados serían espectaculares, no sólo porque mejora la salud física, sino también la felicidad general, que no es moco de pavo.

    Perdón por la longitud… :-)

  16. Francesc
    28 diciembre, 2010 en 12:32

    Me preocupan varias cosas del estudio…
    1.- Como apuntaba Carolina, los médicos aseguraban que podía funcionar. Esto es, aunque los pacientes sabían que era un placebo algunos pudieron pensar que funcionaría, y funcionó para ellos. El próximo paso es darles placebo sin que se den cuenta que estan tomando nada, a ver si funciona XD

    2.- La etiqueta de la botella ponía placebo. Habría que preguntarse si los pacientes entendieron qué significa.

    3.- En un estudio sobre 40 pacientes, ¿cómo consigues una respuesta positiva en el 59% de los casos? 23/39, ¿el paciente que no contestó murió por el colon irritable?

  17. 29 diciembre, 2010 en 0:09

    Pues tal vez todo estaen la mente, es como la terapia de risa o algo asi…

  18. 29 diciembre, 2010 en 16:48

    Muy de acuerdo con #2, el apoyo, el trato, la atención es un factor muy importante a tener en cuenta.

  19. mvr1981
    30 diciembre, 2010 en 1:09

    Es que.. el colon irritable es controlable por el propio pensamiento, es una cuestión nerviosa, así que pienso, tendrían que haber elegido otra patología…

  20. 31 diciembre, 2010 en 11:24

    #16 Probablemente entendieron “demasiado bien” lo que significaba placebo. Mira lo que dicen en el método:

    “patients were told that “placebo pills, something like sugar pills, have been shown in rigorous clinical testing to produce significant mind-body self-healing processes.”

    (los pacientes fueron informados de que las “se ha demostrado en rigurosos estudios controlados que las píldoras placebo, como las pastillas de azúcar, producen un significativo proceso de autocuración mente-cuerpo”)

    ¿Realmente les dijeron que les estaban dando algo inerte?

  21. carlos
    2 enero, 2011 en 2:41

    Interesante !!!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.414 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: