Inicio > Actualidad > Un antes y un después

Un antes y un después

16 marzo, 2011

Una catástrofe como el reciente terremoto de Japón tiene un primer impacto indudable: el ingente número de víctimas. Una tragedia humana que puede alcanzar los 10.000 muertos y más de medio millon de desplazados. Pero lo que nos afecta no es tanto el número como lo imprevisible del mazazo, lo espectacular, lo violento. El golpe que llega del mar repentinamente y sin avisar, como en un escenario de película de ciencia-ficción. Y digo que no nos afecta tanto el número -o no debería- porque representa menos de la mitad de los seres humanos que mueren diariamente por hambre en el planeta y una fracción insignificante de los 1.000 millones de personas que padecen actualmente hambruna en el mundo. De hecho, mientras guardábamos hoy un minuto de silencio por las víctimas japonesas, me preguntaba por qué no guardamos dos minutos y medio diarios por esas otras víctimas. Sirviendo como agravante el que nuestra tecnología actual no nos permite evitar catástrofes como la de Japón, pero sí permite acabar con situaciones como la desnutrición mundial.

Placas tectónicas de la Tierra

Placas tectónicas de la Tierra

Pero bueno, no quiero irme por otros derroteros, que luego siempre se me queja alguien de que esto es un blog de ciencia, no de política o realidades sociales. A lo que venía esta entrada es que existen, tras reponernos de la tremenda catástrofe humana, otras consecuencias mucho más leves e inocuas, pero que nos informan de la magnitud del suceso, de la inmensa cantidad de energía liberada, de lo infinitamente pequeños que somos con toda nuestra ciencia y nuestra técnica frente a las fuerzas de la naturaleza.

El terremoto de Japón fue provocado por el rozamiento de la placa Pacífica contra la placa Norteamericana. La placa Pacífica se mueve hacia el oeste, introduciendose debajo de Japón a un ritmo de unos 83 mm anuales. La placa Pacífica continúa su movimiento por debajo de la Euroasiática, que constituye la tercera placa tectónica en juego en el territorio nipón, completando el escenario la placa Filipina, situada entre estas dos últimas.

Como puede comprenderse facilmente, el archipiélago japonés es un zona muy inestable tectónicamente hablando, lo que se traduce en más de 5.000 seismos anuales. Afortunadamente, la inmensa mayoría son de mucha menor magnitud que los 8.9 alcanzados por el del pasado 11 de marzo; desde 1973 se han producido “unicamente” 9 terremotos que sobrepasaran los 7.0 grados en la escala Richter.

Tanta actividad sísmica se debe a que estas placas tectónicas son convergentes, es decir, una se introduce debajo de la otra. Sin embargo, este proceso no es un deslizamiento suave, sino que produce una enorme cantidad de rozamiento que genera tensiones extremas en estas regiones, denominadas de subducción. La placa que penetra empuja hacia atrás a la placa superior, deformándola. En un momento dado, esta tensión se libera produciendo el seísmo.

En el caso del terremoto del 11 de marzo, la zona fracturada presentó una extensión de unos 500 km, produciendose una elevación vertical de las placas de más de 10 metros. Calcular la cantidad de energía que tal movimiento libera, resulta aterrador: el equivalente a 10.000 bombas atómicas del moderado tamaño de la que se lanzó sobre Hirosima el 6 de agosto de 1945.

Como puede imaginarse, las consecuencias no se limitan a la zona afectada, donde el repentino movimiento de las placas originó el devastador tsunami, sino que son patentes a escala planetaria y a un plazo muchísmo más largo. Debido a los movimientos de tal cantidad de masa, el eje de la tierra se inclinó unos 17 centímetros, y la rotación de nuestro planeta se acelero de tal manera, que desde el 11 de marzo los días son 1,8 millonésimas de segundo más cortos. Parte de la costa de Japón se desplazó casi cuatro metros hacia el este o -dicho de otra forma- se acercó cuatro metros al continente americano.

Estos fenómenos planetarios generalmente no representan consecuencias apreciables para la vida en la Tierra, y son frecuentes en grandes terremotos. El ocurrido en Chile en 2010 y el de Indonesia de 2004 también modificaron la inclinación del eje terrestre unos centímetros y acortaron la duración del día algunos microsegundos. Sin embargo, aunque no afecten a nuestra vida cotidiana, tales consecuencias nos dan una idea de la enorme magnitud de los procesos que rigen la dinámica terrestre.

Quizá más insignificantes a escala planetaria, pero no menos impactantes, resultas estas otras imágenes del antes y el después en varias zonas del castigado archipiélago:

 

Pulsar sobre la imagen para acceder a la página de The New York Times donde pueden compararse varias zonas mediane fotografías aéreas antes y después del tsunami (moved la banda central a derecha e izquierda)

  1. Luisfer
    16 marzo, 2011 en 7:27

    Hola.
    Dices: “La costa este de Japón se desplazó casi cuatro metros hacia el oeste o -dicho de otra forma- se acercó cuatro metros al continente americano.”
    Yo creo que se acercó 4 metros al continente asiático y, por tanto, se alejó 4 metros del continente americano.
    Un saludo.

  2. 16 marzo, 2011 en 8:42

    Perdón, quise decir hacia el este. Aunque en muchos medios aparece hacia el oeste, parece ser que el desplazamiento fue hacia oriente, es decir, acercándose al continente americano. No obstante, no toda la isla se desplazó, por lo que el “alejamiento” de Asia, en caso de existir, habría sido mucho menor.

    En la animación que ilustra el artículo puede apreciarse como se produce este fenómeno de desplazamiento en dirección contraria al empuje de la placa Pacífica, y en las siguientes imágenes satélite se aprecian bastante bien los efectos:

    http://edition.cnn.com/2011/WORLD/asiapcf/03/12/japan.earthquake.tsunami.earth/

  3. Albireo
    16 marzo, 2011 en 9:29

    Otro tema que me gustaría destacar, aunque un poco “offtopic”, es el uso de comparativos-divulgativos. Aquí usas como unidad de energía la “bomba de Hiroshima” de la misma forma que muchos medios de comunicación utilizan demasiado frecuentemente el “campo de futbol” como unidad de superficie. Independientemente de que ambas son magnitudes que ya tienen asignadas unidades de medida en los diferentes sistemas métricos vigentes, y por tanto son innecesarias estas nuevas, creo que el uso de precisamente una bomba atómica de aterrador recuerdo es especialmente desafortunado en este caso, cuando tenemos encima el riesgo de contaminación radiactiva mayor desde Chernobil.

  4. Marino
    16 marzo, 2011 en 13:09

    Bueno, Albireo, si que en este caso parece algo poco amable usar como medida una bomba atómica justo con una desgracia acaecida sobre el mismo y unico pueblo que sufrío esas bombas, pero creo que en general, esas traducciones métricas de andar por casa ayudan mucho a hacerse idea de tamaños. Decir un megatón es mucho menos ilustrativo que imaginarse unos cuantos hongos nucleares, y lo mismo con las hectáreas y los campos de futbol.

  5. Marino
    16 marzo, 2011 en 13:19

    Son impresionantes esas imágenes de antes/despues. Es increíble lo fragiles que somos frente a la naturaleza. Y pensar que eso ha pasado en un pais acostumbrado a terremotos y tifones.
    Y ya en el palno de lo puramente económico, es curioso que hay quien cree que los costes de reconstrucción, si bien serán un palazo tremendo para la maltrecha economía japonesa, a la larga puede acabar siendo un impulso por todo el movimiento económico que supondrán.

  6. Albireo
    16 marzo, 2011 en 14:16

    Yo no creo necesario, salvo para niños, usar el campo de futbol como unidad de medida. Para eso precisamente existe la hectárea. Por otro lado, la energía liberada en un terremoto no tiene porqué compararse con una explosión, porque no lo es. Pero aunque lo fuera, es un fenómeno tan fuera de escala que cualquier comparación con algo humano resulta inútil.

  7. Juan Carlos
    16 marzo, 2011 en 15:20

    J.M. Hernández dijo :

    “Sirviendo como agravante el que nuestra tecnología actual no nos permite evitar catástrofes como la de Japón, pero sí permite acabar con situaciones como la desnutrición mundial”.

    Afirmando cosas como esa, no me extraña que te pidan que hables de ciencia.

    Afirmar que la tecnología puede acabar con la desnutrición mundial….no acabo de estar seguro si calificar el comentario de cándida inocencia o de absurdo planteamiento de adolescente inmaduro y ajeno a la realidad.

  8. 16 marzo, 2011 en 20:59

    Albireo :

    Yo no creo necesario, salvo para niños, usar el campo de futbol como unidad de medida. Para eso precisamente existe la hectárea. Por otro lado, la energía liberada en un terremoto no tiene porqué compararse con una explosión, porque no lo es. Pero aunque lo fuera, es un fenómeno tan fuera de escala que cualquier comparación con algo humano resulta inútil.

    Pues estoy de acuerdo con Albireo. Creo precisamente que si nos hacemos una mejor idea de las magnitudes utilizando campos de fútbol y bombas de Hirosima es precisamente por la costumbre de no manejar las unidades correctas. Por ejemplo, en longitud o peso, algo más utilizado, no decimos “cuatro largueros” o “tres elefantes”. Así que entorno el “mea culpa“…

    Juan Carlos :

    Afirmar que la tecnología puede acabar con la desnutrición mundial….no acabo de estar seguro si calificar el comentario de cándida inocencia o de absurdo planteamiento de adolescente inmaduro y ajeno a la realidad.

    Yo, en cambio, de lo que no estoy muy seguro es de quién es el más cándido de los dos ;-)

  9. 17 marzo, 2011 en 3:17

    Afirmar que la tecnología puede acabar con la desnutrición mundial….no acabo de estar seguro si calificar el comentario de cándida inocencia o de absurdo planteamiento de adolescente inmaduro y ajeno a la realidad.

    Pues no le veo yo la candidez. El problema de desnutrición no es tecnológico ni de producción, es de distribución. Eso sin contar con todos los muertos por enfermedades perfectamente curables.

  10. Juan Carlos
    17 marzo, 2011 en 14:24

    Javi no entiendo muy bien lo que dices.
    Hernandez afirma que la tecnología puede acabar con la desnutrición y yo le digo que con esa afirmación muestra una inocéncia que califico de cándida….la inocencia.
    El, que no parece tener facilidades para la comprensión lectora responde afirmando no estar seguro de QUIEN es más cándido (??¿¿), como sí yo le hubiera acusádo de cándido en lugar de hacerlo de inocente.
    Como veo que cuesta entenderlo lo explicaré…si le califico de inocente, puede entenderse que le estoy diciendo que su alma está limpia o que no es culpable de delito…no parece demasiado adecuado a lo que pretendo.
    Para que no exista duda de lo que quiero decir lo utilizo como sustantivo en su cualidad (sencillez) y a su vez adjetivado (cándida), de esa forma no hay error posible de que lo que estoy, es utilizando la tercera acepción, es decir, sin malicia, fácil de engañar,poco advertido.
    De tu comentario puede decirse lo mismo.
    La desnutrición mundial no es un problema que se pueda solucionar ni con tecnología ni con la redistribución de alimentos, decir eso es hablar por hablar.
    Coincido contigo en que existen alimentos suficientes (y que pueden producirse?para todas las personas del planeta, pero eso no es LA SOLUCION a la desnutrición, sencillamente porque hay personas que si no tienen más hijos es porque mueren antes de alcanzar la edad de tenerlos, por que la desnutrición las ha enfermado, o porque sus reservas de grasa no son suficientes para llevar un embarazo a término. Una redistribución de alimentos, o un aumento de la producción de estos merced a la tecnología sólo llevaría a una explosión de natalidad, y esta a un nuevo panorama de desnutrición.
    No es lo mismo afirmar que hay alimentos suficientes para la actual población mundial, que afirmar que la desnutrición mundial puede solucionarse con alimentos, es un problema mucho más complejo, en el que intervienen cultura (o ausencia de esta), creencias religiosas, irresponsabilidad, intereses políticos y económicos….reducir el problema a comida es de “inocente”.

  11. 17 marzo, 2011 en 15:33

    Juan Carlos, no pretendia atacarte ni nada por el estilo. Sin embargo, no estoy de acuerdo en lo que dices por varias razones.

    Primero, dices que hay suficientes alimentos para todo el mundo pero que el problema no es la distribucion. ¿Cual es el problema entonces? Si hay suficientes alimentos para todos, pero aun asi hay gente que muere de hambre, es precisamente un problema de que esos alimentos no llegan a todo el mundo.

    Segundo, tu afirmacion de que alimentar a todo el mundo llevaria a una explosion demografica es algo que resulta falsado por la Historia. Tambien en el primer mundo teniamos una natalidad elevadisima, para compensar la brutal mortalidad. Cuando las condiciones de vida mejoraron, la gente empezo a tener cada vez menos hijos. ¿Por que? Porque si vives en un lugar donde 3 de cada 4 niños mueren antes de cumplir los 5 años, tu mejor apuesta para tener descendencia es tener todos los hijos que puedas. Pero si vives en un lugar donde la mortalidad infantil es marginal, puedes estar seguro al 99.99% de que todos los hijos que tengas llegaran a adultos, asi que tu mejor apuesta es tener pocos hijos y dedicar todos tus recursos a darles la mejor educacion y los mejores cuidados posibles para que tengan exito en el futuro.

    Por ultimo, solucion tecnologica no significa exclusivamente tecnologia de produccion de alimentos. Solucion tecnologica tambien implica alfabetizacion, acceso a una sanidad decente, viviendas dignas, acceso a informacion, creacion de industrias, etc.

    Todo eso son soluciones tecnologicas. La decision de implementarlas es lo que depende de la politica, religion, etc.

  12. Juan Carlos
    17 marzo, 2011 en 16:27

    Javi te las contesto pero no creo que haga falta o sirva para nada. Tu respuesta se inscribe en algo a lo que ya estoy acostumbrado en este blog, que es negarse a aceptar que algo que se ha escrito esta poco razonado o mal planteado.

    1. Primero, dices que hay suficientes alimentos para todo el mundo pero que el problema no es la distribucion. ¿Cual es el problema entonces?

    ¿Por que me preguntas eso?, está contestado a continuación.

    Lo repetiré : “la desnutrición ” es un problema mucho más complejo, en el que intervienen cultura (o ausencia de esta), creencias religiosas, irresponsabilidad, intereses políticos y económicos….reducir el problema a comida es de “inocente”.

    ¿Estas de acuerdo con eso o no?, si lo estás no me lo discutas, si no lo estás dime en que no estas de acuerdo.

    2.- ¿Como va a falsar la historia una predicción que se realiza a partir de premisas de salida distintas…?
    Me estas diciendo que en la mayoría de paises del tercer mundo donde los índices de natalidad son más altos, eso es debido a la mortalidad infantil…no pienso poner datos porque es un trabajo que puede hacer cualquiera y que se falsa a si mismo viendo el número de hijos que llegan a la edad adulta en los diferentes países. No se compensan los que mueren, en ese caso el indice de crecimiento efectivo en unos y otros sería semejante. Se crece salvajemente por encima de eso, y es precisamente por otra de las cosas que afirmas y que no es cierta, y es que todas las personas efectúan una especie de ecuación matemática para decidir cuantos hijos tienen. La correlación entre mortalidad infantil y número de hijos es, en el mejor de los casos, marginal comparada con el de índice de alfabetización o las creencias religiosas.

    3. Soluciones tecnológicas y decisión de implementarlas ¿Cómo?, ¡A la fuerza!,¡Por cojones!….le prohibimos a los lideres religiosos que sigan con la perorata de creced, multiplicaos y poblad la Tierra?…si la tecnología es capaz de resolver el problema, pero no se puede aplicar, es ni más ni menos que lo que he dicho, es decir, que la frase:

    “..nuestra tecnología actual no nos permite evitar catástrofes como la de Japón, pero sí permite acabar con situaciones como la desnutrición mundial”.

    Es de una “inocencia cándida”, porque si esa tecnología no puede ser aplicada, entonces no permite acabar con nada.

  13. 17 marzo, 2011 en 16:49

    A ver Juan Carlos.

    1. No, no estoy de acuerdo. La desnutricion es, por definicion, debida a falta de comida. Punto. Lo motivos por los que un individuo no puede acceder a suficientes recursos alimentarios es otro tema. Podra ser por falta de produccion, por mala distribucion o por lo que sea, pero la causa de la desnutricion es la falta de comida.

    2. Demografia basica. El regimen demografico antiguo, por una alta mortalidad y alta natalidad. La poblacion crece en años buenos y disminuye periodicamente por hambrunas, epidemias, guerras… Eso es Historia.

    Todos los paises desarrollados han experimentado una transicion demografica en la que han pasado de alta natalidad y alta mortalidad a baja natalidad y baja mortalidad, con un crecimiento muy lento o nulo de la poblacion. Si lo hemos hecho nosotros ¿que tienen de diferente los africanos? Te recuerdo que el “creced y multiplicaos” es cristiano, y la mayoria de los paises desarrollados son de herencia religiosa cristiana.

    3. Precisamente eso es lo que J.M. ha dicho. Que tenemos la tecnologia y la capacidad de acabar con el hambre. Si no lo hacemos es porque no hay voluntad de hacerlo. La tecnologia puede ser aplicada. Si no se aplica es porque no se ha tomado la decision de hacerlo. ¿Si tengo un martillo y un clavo tengo la tecnologia para colgar un cuadro? Si, pero si no lo hago no es porque la tecnologia sea “inaplicable” o porque sea candido pensar que lo puedo hacer. Es porque he decidido no hacerlo. Es la diferencia entre capacidad y voluntad. La herramienta esta ahi. El usarla o no es una decision que estara condicionada por todo lo que tu quieras, pero ahi esta la capacidad de usarla.

  14. Juan Carlos
    17 marzo, 2011 en 17:39

    Javi

    Perderé más tiempo en esta discusión sin sentido, total hoy puedo.

    Dices :
    “La desnutricion es, por definicion, debida a falta de comida. Punto”.

    Para empezar, la desnutrición no es sólo eso, pero no estamos hablando de la desnutrición, sino de LA DESNUTRICION EN EL MUNDO, resulta que son dos cosas distintas y si no ves la diferencia el problema lo tienes tú.

    Yo no he negado esa transición de los países del primer mundo, lo que niego es que sea debida a las causas que tú indicas, es decir al descenso de la mortalidad infantil.

    Te lo volveré a poner a ver si logro que lo entiendas, tenemos la tecnología para acabar con la desnutrición en el mundo, pero NO LA CAPACIDAD PARA HACERLO, porque esa capacidad excede de la tecnología.

    Tu ejemplo del clavo y del martillo lo trasladas a Korea del Norte y me explicas cómo va a depender de tí colgar un cuadro, cuando tienes ocho koreanos apuntandote con fusiles para ver si tienes lo que hay que tener para llevarles la contraria y colgar el cuadro.
    Si te crees que tódo depende de tú voluntad y de la tecnología que conoces, eres efectivamente un cándido.

  15. 17 marzo, 2011 en 19:28

    Dices :
    “La desnutricion es, por definicion, debida a falta de comida. Punto”.

    Para empezar, la desnutrición no es sólo eso, pero no estamos hablando de la desnutrición, sino de LA DESNUTRICION EN EL MUNDO, resulta que son dos cosas distintas y si no ves la diferencia el problema lo tienes tú.

    La “desnutricion en el mundo” es la desnutricion de mucha gente, ergo si la desnutricion de una persona es debida a la falta de comida para esa persona, la desnutricion “en el mundo” es debida a la falta de comida para mucha gente. No esperaba tener que bajar al nivel de tener que explicar que 1+1=2. Si le falta la comida a una persona, tienes un desnutrido, si le falta la comida a mucha gente… tienes desnutricion en el mundo.

    Yo no he negado esa transición de los países del primer mundo, lo que niego es que sea debida a las causas que tú indicas, es decir al descenso de la mortalidad infantil.

    Fundamentalmente debido a la disminucion de la mortalidad infantil. No es lo mismo tener que alimentar a diez hijos durante 5 años cada uno que hasta que se hagan adultos. Es un cambio social lento, pero es lo que sucede. Si estas seguro de que todos tus hijos van a sobrevivir, te planteas tener menos y darles una mayor calidad de vida.

    Tu ejemplo del clavo y del martillo lo trasladas a Korea del Norte y me explicas cómo va a depender de tí colgar un cuadro, cuando tienes ocho koreanos apuntandote con fusiles para ver si tienes lo que hay que tener para llevarles la contraria y colgar el cuadro.
    Si te crees que tódo depende de tú voluntad y de la tecnología que conoces, eres efectivamente un cándido.

    Das precisamente un ejemplo a favor de lo que digo. Tienes la tecnologia y la capacidad de hacerlo, lo que no existe es la voluntad de hacerlo. Y ojo, que no he dicho “tu” voluntad. He dicho la voluntad de quien tiene el poder economico, politico, etc.

  16. Juan Carlos
    17 marzo, 2011 en 20:12

    Javi

    Vamos a ver, si continuas pretendiendo que tús ocurrencias sean verdad porque a ti te lo parecen, vamos mal.
    Por qué no empiezas por leerte la teoría de transición demográfica, y así hablas sabiendo al menos lo que dices.

    Te transcribo parte de la segunda fase, que es la que nos atañe en la discusión :

    ” Los índices de mortalidad bajan de forma repentina gracias a las mejoras en las técnicas agrícolas (que aumentan los rendimientos), las mejoras tecnológicas, los avances en medicina y alfabetización. Estos cambios contribuyen decisivamente a alargar la esperanza de vida de las personas y a reducir la mortalidad.

    Por el contrario, en este segundo estadio las tasas de natalidad se mantienen muy altas (puede incluso elevarse si las mejoras económicas incentivan una disminución de la edad del matrimonio), razón por la cual se produce un desequilibrio que se traduce en un incremento muy importante de la población.

    La tasa de mortalidad desciende, la tasa de natalidad se mantiene elevada; como consecuencia, el crecimiento vegetativo es cada vez mayor.”

    Es sólo como ejemplo para que no sigas postulando “meseocurres”, pero lo mejor es que te lo leas todo antes de contestar.

    En tú ejemplo del clavo y el martillo SI has hablado de TU voluntad, te lo reescribo para que lo leas y lo recuerdes :

    — ¿Si tengo un martillo y un clavo tengo la tecnologia para colgar un cuadro? Si, pero si no lo hago no es porque la tecnologia sea “inaplicable” o porque sea candido pensar que lo puedo hacer. ” ES PORQUE HE DECIDIDO NO HACERLO.” —

    En mi opinión, antes tendremos la capacidad de predecir e incluso de evitar terremotos, que de acabar con el hambre en el mundo. Lo primero podrá parecer difícil, lo segundo es imposible.
    Pero lo que es absolutamente falso es que nuestra tecnología permita acabar con la desnutrición mundial, NO LO PERMITE, porque la desnutrición mundial no es un problema tecnológico y en consecuencia no se puede resolver con tecnología, igual que no es un problema de falta de alimentos, y por eso no se resuelve tampoco produciendo más.

  17. 17 marzo, 2011 en 21:48

    Mira Juan Carlos, esta muy bien que te mires la wikipedia para enterarte de lo que es la transicion demografica, pero por favor, lee el articulo completo, no manipules sacando de contexto un parrafo. Fijate en el titulo que antecede a lo que has copiado:
    Fase 2: Comienzo de la transición.

    Y si sigues leyendo te encuentras con una Fase 3: Final de la transición:

    Los índices de natalidad inician un importante descenso motivado por: el acceso a la contracepción, la incorporación de la mujer a la educación y al mercado laboral, el acceso al estado del bienestar, el proceso de urbanización, la sustitución de la agricultura de subsistencia por la agricultura de mercado, junto con otros cambios sociales.
    La tasa de mortalidad continúa la tendencia bajista iniciada ya en el estadio 2 y, por esta razón, el crecimiento demográfico en esta tercera fase continúa siendo relativamente alto.
    La tasa de natalidad desciende, la tasa de mortalidad ya ha alcanzado cifras bajas, con lo que el crecimiento vegetativo se ralentiza.

    Y si eres capaz de seguir leyendo llegas a incluso a una Fase 4: Régimen demográfico moderno, que te dejo que te leas.

    En tú ejemplo del clavo y el martillo SI has hablado de TU voluntad, te lo reescribo para que lo leas y lo recuerdes

    He hablado de mi voluntad en un ejemplo en el que yo soy el unico agente. En una sociedad la voluntad de la que estamos discutiendo la voluntad a considerar sera la de los lideres.

    Mira, has metido la pata y ya esta. La tecnologia actual permite acabar con el hambre, y si no se hace es porque no se aplica esa tecnologia. Punto. Por mi no te molestes en contestar porque esta claro que lo que quieres no es debatir honradamente sino tergiversar lo que se te dice con tal de no reconocer que el cielo es azul. Simplemente te has metido en un berenjenal del que no sabes salir.

    Adios.

  18. Juan Carlos
    17 marzo, 2011 en 23:26

    Javi

    Lo mejor que puedes hacer es no meterte en conversaciones con personas mayores, lo único que conseguiras es hacer lo que has hecho, el ridículo.

    La fase 3 y 4, que sabes que existen porque te he pedido que las leyeras te serviran para no decir mas tontadas, como que la gente hace ecuaciones en el tercer mundo con los hijos que les sobreviven o no, y de ellas deciden tener más o menos…No se aplican en el primer estadio, que es el que corresponde a distribuir mejor los alimentos, que era lo que decias en tu intervención.

    Si tan ridículo te sientes con la defensa de tus “meseocurre”, el próximo día intenta saber de que hablas antes de intentar hacer de abogado de pobres.

    Contestar a algo como lo que has escrito no es una molestia, es un placer.

  19. 18 marzo, 2011 en 1:31

    Joer con el Troll intermitente del Carlitos, hacía tiempo que no dabas la brasa por aquí…

    Vamos a ver, majete, sigues con tu habitual costumbre de intentar la cuadratura del círculo para hacernos comulgar con ruedas de molino por alguna oscura obsesión que desconozco (y, la verdad, que tampoco me importa demasiado).

    Tu mismo lo has dicho: “tenemos la tecnología para acabar con la desnutrición en el mundo, pero NO LA CAPACIDAD PARA HACERLO” (14).

    Por lo tanto, nuestra tecnología actual sí permite acabar con situaciones como la desnutrición mundial. De igual forma que nuestra tecnología actual permite disminuir drásticamente la mortalidad por SIDA en África o las tasas de natalidad de cualquier país.

    ¿Que existen condicionantes políticos, económicos, culturales y religiosos que nos impiden hacerlo?. ¡Nos ha jodido mayo! ¿y me llamas a mí inocente? Ya te vale…

    Precisamente por eso digo que es tan indignante. Aunque quisiéramos, aunque tuviéramos toda la voluntad política, económica, cultural y religiosa, no podríamos evitar un terremoto. Sin embargo, si la tuvieramos para acabar con el hambre en el mundo, no tardábamos ni dos generaciones.

    Y córtate un poquito, que descalificar sabemos todos, pero tenemos cultura, tecnología y voluntad para evitarlo ;-)

  20. Darìo
    18 marzo, 2011 en 2:07

    . Primero, dices que hay suficientes alimentos para todo el mundo pero que el problema no es la distribucion. ¿Cual es el problema entonces?

    ¿Por que me preguntas eso?, está contestado a continuación.

    Lo repetiré : “la desnutrición ” es un problema mucho más complejo, en el que intervienen cultura (o ausencia de esta), creencias religiosas, irresponsabilidad, intereses políticos y económicos….reducir el problema a comida es de “inocente”.

    ¿Estas de acuerdo con eso o no?, si lo estás no me lo discutas, si no lo estás dime en que no estas de acuerdo.

    8-) Si, papi … 8-)

    Inùtil …

  21. 18 marzo, 2011 en 4:55

    Estoy seguro de que a estas alturas un mono lo habría entendido sin dificultades.

  22. persona
    18 marzo, 2011 en 6:44

    Y si vemos la jugada con la camara superlenta veremos lo siguiente:

    Javi :

    Afirmar que la tecnología puede acabar con la desnutrición mundial….no acabo de estar seguro si calificar el comentario de cándida inocencia o de absurdo planteamiento de adolescente inmaduro y ajeno a la realidad.

    Pues no le veo yo la candidez. El problema de desnutrición no es tecnológico ni de producción, es de distribución. Eso sin contar con todos los muertos por enfermedades perfectamente curables.

    En este momento es cuando despuer de haber dicho “que candido eres diciendo que es blanco y negro cuando todo el mundo sabe que es negro y blanco” el amiguete Juan Carlos se ha debido frotar las manos pensando “bien, ha colado, habemus trolleum”.

    Perdona Javi, no te ofendas, coincido con tu explicacion pero desde el principio se ha tratado de que Juan Carlos queria hacer suya la interpretacion de J.M. Hernandez.

    Sun saludo.

  23. 18 marzo, 2011 en 14:02

    @Persona: esta vez cai como un pardillo. :(

  24. Juan Carlos
    18 marzo, 2011 en 17:34

    JM

    Está bien que me acuses de troll y me pidas que no descalifique.

    Ya se que a ti te da igual si lo que has escrito es cierto o no porque lo único que te importa es escribir y que te hagan palmas, y de la misma manera, el resto de tus palmeros, como Dario, tampoco está interesado en si lo que escribes es o no verdad demostrando con su habitual sagacidad que no ha entendido nada.

    Tú afirmación es falsa, no tenemos la tecnología necesaria para acabar con la desnutrición porque la desnutrición no es un problema tecnológico.
    Podremos producir más alimentos aplicando la tecnología, podremos distribuirlos mejor, y podremos…..lo que sea aplicando tecnología, pero NO RESOLVEREMOS EL PROBLEMA por que no es un problema tecnológico. A más a limentos para nutrir a los desnutridos, mayor crecimiento demográfico, y si a ello contestamos con más alimentos, pués habrá más crecimiento y pòr tanto más desnutridos…….no es un problema tecnológico, y afirmar que tenemos la tecnología para resolverlo es FALSO, porque no se resuelve con tecnología.

    Y deja de acusar de troll a quien te discute las memeces que escribes, que da pena verte usar un recurso tan patético como ese.

  25. 18 marzo, 2011 en 22:19

    No te acuso, Carlos, te defino, que no es lo mismo.

    Dices:

    “A más a limentos para nutrir a los desnutridos, mayor crecimiento demográfico, y si a ello contestamos con más alimentos, pués habrá más crecimiento y pòr tanto más desnutridos…”

    Vaaya. ¿Me quieres explicar entonces porqué el crecimiento de la población es tan desproporcionado entre los países bien nutridos y los mal nutridos? ¿En Europa no hacemos más que crecer demográficamente y plantar patatas cíclicamente desde la Edad Media? (bueno patatas no, que no llegaron hasta unos añitos después)

    Hombra, Juan Carlos, que ese razonamiento es más simple que un cuento de Gloria Fuertes, tío.

    Mejora para la próxima ;-)

    P.D. De todas formas, ya lo dijiste unos comentarios más arriba: “tenemos la tecnología para acabar con la desnutrición en el mundo, pero no la voluntad para hacerlo”. Como buen troll, una vez reculado, seguimos a por otra…

    P.D.2: Recuerdos de los palmeros.

  26. Juan Carlos
    19 marzo, 2011 en 0:58

    No JM, el razonamiento no es simple, simple es la interpretación que tú haces, lo que corresponde a alguien tan simple como tú.

    La desproporción en el crecimiento demográfico entre paises bien nutridos y los mal nutridos es consecuencia de la disminución de la mortalidad.
    Este descenso se ha producido por de las mejoras sanitarias (erradicación o reducción del impacto de epidemias) y de las mejoras tecnológicas, que han llegado a esos países en desarrollo de forma brusca y paralela a la existencia de tasas de natalidad altas.

    Pero procura no olvidar, que si bien esos paises presentan tasas de crecimiento demográfico más altas que los del primer mundo, es el primer mundo el que está superpoblado, consecuencia de haber sufrido crecimientos mayores en el pasado.

    No mientas, que ya eres mayorcito. Yo no he escrito en ninguna parte :

    “tenemos la tecnología para acabar con la desnutrición en el mundo, pero no la voluntad para hacerlo”.

    He escrito :

    “tenemos la tecnología para acabar con la desnutrición en el mundo, pero NO LA CAPACIDAD PARA HACERLO”

    Que es exactamente lo que defiendo desde el principio, que si fuera un problema tecnológico podriamos resolverlo, porque tenemos la tecnología para ello, pero como no lo es, por mucha tecnología que tengamos no lo resolveremos.
    Y que por tanto, lo que has escrito tú :

    “…nuestra tecnología actual …..permite acabar con situaciones como la desnutrición mundial”.

    ¡Es una memez!, porque sin la capacidad de hacerlo, la tecnología no permite NADA.

    Deberias revisar tu concepto de troll, alguien que miente con tú descaro no merece otro calificativo que ese.
    Aunque para tí, un troll no es, como decía Manuel quien entra insultando o despotricando, para tí basta con que sea alguien que señale las incoherencias de progre de opereta, que escribes.

  27. Darío
    19 marzo, 2011 en 1:12

    Juan Carlos: tòmate un tranquilizante y deja de hacerle al inútil troll.

  28. 19 marzo, 2011 en 13:13

    Juan Carlos :

    He escrito :

    “tenemos la tecnología para acabar con la desnutrición en el mundo, pero NO LA CAPACIDAD PARA HACERLO”

    Cierto, perdón. Es que con tanto giro dialéctico-esotérico me pierdo. Simple e infantil que es uno, oyes…

    Juan Carlos :

    Pero procura no olvidar, que si bien esos paises presentan tasas de crecimiento demográfico más altas que los del primer mundo, es el primer mundo el que está superpoblado, consecuencia de haber sufrido crecimientos mayores en el pasado.

    Precisamente, has dado en el clavo: si Holanda está superpoblada y la desnutrición no es un problema, resulta evidente que tenemos tecnología y conocimientos suficientes para vivir bien nutridos de una manera estable. Esto contradice lo que comentabas de la espiral alimento->crecimiento->más alimento->mas crecimiento, de forma indefinida. Holanda no sigue creciendo exponencialmente, por muchos yogures que tengan.

    Y es que, obviamente, la solución no consiste simplemente en repartir un kilo de arroz por cabeza, sino en hacer que se plante el arroz, el trigo o la coliflores suficientes, que el gobierno no se quede con los beneficios y que la población se culturice lo necesario como para no tener 12 hijos de media.

    Por supuesto que tenemos tecnología para hacer eso, igualmente que es obvio que hace falta algo más que tener la tecnología: hace falta aplicarla. Y para ello necesitamos medidas políticas, económicas y sociales. Si estas medidas han existido y existen en Holanda, ¿afirmas que no podemos aplicarlas en Etiopía?

    Una pregunta que me tiene intrigado. Si asumimos tu afirmación de que no tenemos capacidad para acabar con el hambre en el mundo, ¿cual sería la consecuencia? ¿que tendríamos que hacer para poder alcanzar tal capacidad?

    Saludos.

  29. Juan Carlos
    19 marzo, 2011 en 16:21

    JM, realmente empiezo a darme cuenta de que no eres capaz de entender.

    Holanda está superpoblada y la desnutrición no es un problema por varios motivos, pero te pondré sólo dos.

    El primero, porque ya no se encuentra en la fase de crecimiento demografico en la que sí están los paises que sufren actualmente desnutrición. En Holanda, la vinculación entre alimentos y crecimiento demográfico, no es el factor principal.
    En segundo lugar porque si holanda ha alcanzado esa situación ha sido precisamente gracias a la explotación que ha realizado durante su fase de expansión demográfica de otras zonas del mundo, igual que han hecho el resto de países del primer mundo.Pero la situación actual no es la de países en desarrollo y resto del mundo con economias de subsistencia, la situación actual es países en desarrollo y resto del mundo superpoblado y desarrollado….¿Entiendes porque no puede esperarse la misma evolución en Etiopía de la que se dió en Holanda?

    La espiral que he descrito, no me la invento, la conoce cualquiera, y no es necesariamente indefinida, pero se produce tanto a corto como a medio plazo. Y la he circunscrito a los países en los que actualmente se presenta el problema, aunque tú no seas capaz de entender algo tan sencillo como eso…o ¿es que tú hablabas de acabar con la desnutrición en Holanda?

    Y conseguir que “se plante el arroz, el trigo o la coliflores suficientes, que el gobierno no se quede con los beneficios y que la población se culturice lo necesario como para no tener 12 hijos de media”….son según tú problemas tecnológicos, y por eso dices que “…nuestra tecnología actual …..permite acabar con situaciones como la desnutrición mundial”.

    ¿Se te ha ocurrido aprender a escribir, y en lugar de esa majadería cambiar “permite” por “permitiría”?, y ya de paso añadir las condiciones que deberían darse para ello.

    Tenemos tecnología para producir más alimentos, pero eso NO RESUELVE EL PROBLEMA, porque no es un problema tecnológico. Y efectivamente, lo que te estoy diciendo es que NO PODEMOS APLICAR ESAS MEDIDAS sociales, económicas y políticas ni en Etiopía ni en Corea del Norte, ni en ningun sitio, y como NO PODEMOS, nuestra tecnología NO PERMITE ACABAR CON LA DESNUTRICION.

    En lugar de seguir insistiendo en tu cabezonería leete los informes de la
    Comisión Mundial del Medio Ambiente y del Desarrollo, encontrarás en ellos cosas como :

    “En muchas partes del mundo, la población crece según tasas que los recursos ambientales disponibles no pueden sostener, tasas que están sobrepasando todas las expectativas razonables de mejora en materia de vivienda, atención médica, seguridad alimentaria o suministro de energía”.

    “…hemos superado ya la capacidad de carga del planeta, es decir, la máxima cantidad de seres humanos que el planeta puede mantener de forma permanente. De hecho se ha estimado en 1,7 hectáreas la biocapacidad del planeta por cada habitante (es decir el terreno productivo disponible para satisfacer las necesidades de cada uno de los más de 6000 millones de habitantes del planeta) mientras que en la actualidad la huella ecológica media por habitante es de 2,8 hectáreas.”

    ¿Cuál sería la consecuencia? ¿Qué tendríamos que hacer para poder alcanzar tal capacidad?

    No es cúal sería, es cuál va a ser, y dejo que ta conteste la Comisión de 1994,
    “No cabe duda que la explosión demográfica terminará muy pronto. Lo que no sabemos es si el fin se producirá de forma benévola, por medio de un descenso de las tasas de natalidad, o trágicamente, a través de un aumento de las tasas de mortalidad”.

    Deberías acercarte por allí y explicarles tús “soluciones tecnológicas”, están deseando que llegue un tipo tan listo como tú para explicarles que la solución es PLANTAR PATATAS, …

  30. 19 marzo, 2011 en 21:53

    Juan Carlos :¿Se te ha ocurrido aprender a escribir, y en lugar de esa majadería cambiar “permite” por “permitiría”?, y ya de paso añadir las condiciones que deberían darse para ello.

    Muy bueno, Carlos, muy bueno :lol: :lol: Me has desarmado, ya lo he entendido todo!

    Pues nada, nada, nos quedaremos esperando que pete el invento. Total, siempre he sido bastante fan de Mad Max…

  31. 20 marzo, 2011 en 0:25

    ¿A que es más interesante hablarle a una piedra, JM? :p

  32. 20 marzo, 2011 en 0:57

    :roll:

  33. persona
    20 marzo, 2011 en 1:14

    Este…. guau. ¿Esto no iba de la catastrofe en Japon?

    Sun saludo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.302 seguidores

%d personas les gusta esto: