Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > ¿Sigue el ser humano sujeto a la selección natural?

¿Sigue el ser humano sujeto a la selección natural?

5 mayo, 2012

En una población, no todos los individuos contribuyen con el mismo número de descendientes a la siguiente generación. Cuando esa diferencia reproductiva se encuentra originada por causas intrínsecas (genéticas), se produce un curioso fenómeno: el mayor éxito reproductivo no solo hace que el organismo tenga más hijos, sino que además éstos hereden la propia ventaja. Por lo tanto, los vástagos del individuo favorecido partirán con un genotipo ventajoso en cuanto a la probabilidad de obtener mayor número de descendientes. En esto consiste básicamente el concepto frecuentemente malinterpretado de «selección natural»: la reproducción diferencial de distintos genotipos en una población dada.

Es importante tener en cuenta el factor estadístico e histórico a la hora de explicar el funcionamiento de la selección natural y, por lo tanto, del proceso evolutivo; un individuo bien dotado no necesariamente tendrá mayor número de descendencia que otro peor dotado. Existen factores no genéticos que pueden influir de forma radical, como por ejemplo, una muerte prematura accidental o una infección que afecte a la eficacia reproductora. Por ello, todo el proceso selectivo debe entenderse como un fenómeno probabilístico a lo largo de extensos períodos de tiempo: a la larga, cabe esperar que los genotipos que otorgan una ventaja reproductiva intrínseca aumenten en la población por una reproducción diferencial favorable a sus portadores.

Veámoslo con un sencillo ejemplo: supongamos una población de lagartos en la que algunos individuos portan una mutación que permite trabajar eficazmente a sus enzimas metabólicas a una temperatura algo inferior a la normal en la población. Estos individuos necesitarán estar durante menos tiempo al sol para poder iniciar su actividad habitual de alimentación y reproducción. Este carácter les confiere una triple ventaja: por un lado se exponen durante menos tiempo a los predadores mientras están «calentándose»; por otro, pueden alimentarse durante más tiempo y, como colofón, pueden invertir ese tiempo extra y esa mejor alimentación en una mayor y más efectiva parada nupcial. Cabe esperar, y así ocurre según se ha comprobado experimentalmente infinidad de veces, que con el tiempo la reproducción diferencial produzca que el genotipo mutante aumente su frecuencia en la población, incluso fijándose en ella; es decir, que todos los individuos acaben portando los nuevos alelos.

En el caso del ser humano, especialmente en las sociedades industrializadas, muchos especialistas cuestionan que la selección natural (y por tanto la evolución) siga operando de la misma manera. En una sociedad humana avanzada, los factores no genéticos pueden llegar a ser más importantes a la hora de marcar diferencias reproductivas que aquellos que se encuentran en nuestro genotipo. El desarrollo tecnológico, cultural y sanitario hacen que la mayor parte de los factores que marcarían reproductivamente a un individuo en una población silvestre carezcan de importancia. Utilizando un ejemplo muy frecuente, un organismo celiaco o diabético tendría una enorme desventaja reproductiva en una población no tecnológica; sin embargo, en la sociedad actual poseen las mismas probabilidades que un individuo sano. En el extremo contrario, un organismo excelentemente dotado para el aprovechamiento de recursos y la reproducción, puede optar por el celibato por diversas razones culturales.

Esto ha hecho que suela pensarse en que el ser humano ha escapado al menos en parte a la selección natural y, como consecuencia, haya frenado su proceso evolutivo reduciéndolo a mera deriva genética. Sin embargo, no todos los biólogos están de acuerdo con esta conclusión, opinando que aunque sea de una forma más suave, nuestra especie sigue sujeta a la reproducción diferencial originada por causas genéticas.

Esta semana, un equipo de investigadores ingleses, alemanes y finlandeses ha publicado en PNAS los resultados de una investigación que apuntan en esta última dirección, al menos hasta los tiempos de la revolución industrial. Utilizando los datos sobre supervivencia, apareamiento y éxito reproductivo de 5.923 individuos finlandeses nacidos entre 1760 y 1849, han encontrado que las diferencias individuales en supervivencia y fecundidad fueron las responsables del diferente éxito reproductivo, incluso entre los individuos con un estatus social y económico más elevado.

Según los autores, la mayor parte de la variación en el éxito reproductivo es resultado de dos episodios de selección que corresponden a selección natural: la supervivencia hasta la edad adulta y la fertilidad. Sin embargo, la selección sexual también parece mostrarse como un mecanismo importante incluso entre las mujeres que, en contraste con los varones, no se beneficiaron de múltiples parejas en la población estudiada. Dado que la Finlandia del período estudiado era una sociedad monógama con altas tasas de mortalidad infantil, el peso de la selección sexual podría ser mayor en otras poblaciones. Aún así, estos resultados muestran que la selección sexual puede tener un papel importante en la evolución de poblaciones humanas monógamas con bajos niveles de uniones múltiples.

Estos datos son concordantes con los que podemos encontrar en otras poblaciones animales, pero sensiblemente diferentes a investigaciones anteriores con muestras humanas, algo que los autores achacan a la dificultad para obtener datos significativos de los archivos históricos. Precisamente por este motivo se eligió una población finlandesa, dada la gran calidad de la información documental disponible. Según los investigadores, sus resultados confirman que los grandes cambios demográficos, culturales y tecnológicos de los últimos 10.000 años no excluyen la posibilidad de que la selección natural y la selección sexual sigan actuando en nuestra especie.

Fuente:

  1. Blueoriol
    5 mayo, 2012 en 15:14

    Muy interesante el articulo.
    Parece mas probable la segunda hipotesis de que la influencia de la seleccion natural es mas suave o selecciona de manera diferente a causa de la tecnologia.

  2. Juan de terzas
    5 mayo, 2012 en 18:22

    Da que pensar…

  3. Guillermoe
    5 mayo, 2012 en 18:47

    Sería interesante ver que pasa con poblaciones más jóvenes. La medicina y la esperanza de vida eran bastante bajas en aquella época y por eso es muy esperable que los efectos de la fertilidad y la supervivencia hasta la edad adulta tuviesen efecto sobre la evolución del ser humano. Pero ahora que ser “naturalmente” fértil o longevo no es necesario, porque la medicina puede hacernos artificialmente fértiles o longevos, creo que la selección natural pierde relevancia.

    Incluso la estrategia reproductiva cambió. En la antigüedad era común que una familia produjese una gran cantidad de hijos, y que varios de ellos murieran. En cambio, hoy se produce menos descendencia y se asegura su supervivencia (obviamente, hablo de sociedades y estratos sociales que tienen acceso a recursos médicos adecuados y posibilidades de planificación familiar).

  4. 5 mayo, 2012 en 19:08

    Lo que está claro es que al menos en las sociedades industrializadas occidentales de la actualidad los parámetros darwinianos clásicos no son operativos. Porque con una fecundidad claramente por debajo de la tasa de recambio generacional y con una fuerte emigración desde los países más subdesarrollados no es aplicable el modelo de supervivencia del más apto. La evolución cultural, en donde los individuos emigrantes provenientes de las sociedades más subdesarrolladas pero también más prolíficas acaban incorporándose a la cultura dominante de los individuos menos “fértiles”, deberá ser tenida en cuenta y estudiada en profundidad desde un punto de vista científico.

  5. Qwerty
    5 mayo, 2012 en 20:22

    Actualmente, por ejemplo, la selección natural favorece a aquellos que son incompetentes en el uso del condom :-D

    Saludos.

  6. E2
    5 mayo, 2012 en 20:54

    Esto me hizo recordar el comienzo de una película de humor americana, Idiocracy: http://www.youtube.com/watch?v=IAYNHtEDz64

    PD: No pierdan su tiempo con la peli completa… lo único interesante es el comienzo

  7. Juan de terzas
    5 mayo, 2012 en 21:42

    ¿y si no fuera tan tonta esta película que menciona E2?… En los paises con mejor nivel de vida en todos los aspectos la pirámide poblacional tiende a invertirse siendo mas la población de edad avanzada que la población joven…

    La película hace la supsicion de que son los mas “idiotas” los que se reproducen mas y a la vuelta de medio milenio la población está compuesta por “idiotas”… Yo no hago ninguna afirmación parecida. Solo me fijo en el hecho de que cuanto mejor vive un pais menos descendencia tiene y tiende a cubrir sus necesidades de renovación de población recurriendo a la inmigración.

    ¿y la inmigración no podría considerarse como una fuente de variabilidad genética a la hora de reproducirse?… El mestizaje, desde luego, detiene e invierte los efectos de la endogamia. Y cuando digo “mestizaje” considero como tal todo aquello que signifique que aparezcan parejas provenientes de distinto marco geográfico indistintamente de cual sea su raza.

    Todo esto da mucho que pensar y yo acabo perdiéndome sobre todo porque creo que el hombre es capaz de modificar todos los habitats naturales mucho mas allá de lo que lo haya hecho nunca ninguna especie, incluso el hombre puede ser el artífice de un evento de extinción masiva de igual o mayor magnitud que cualquier meteorito que se cruce en la órbita de la tierra.

    ¿se habrá saltado el hombre la selección natural?… Lo que ha hecho exitoso al hombre en la naturaleza y, por ello, ha logrado pervivir es porque con su inteligencia abstracta capaz de elaborar conceptos y su altrísmo cooperativo le ha hecho organizarse en un ente nunca antes visto en la naturaleza: LA SOCIEDAD HUMANA.

  8. Herbert West
    5 mayo, 2012 en 23:38

    La gran diferencia es que todos los seres vivos deben adaptarse al medio para sobrevivir, pero el hombre puede adaptar el medio a sus necesidades.

    Tal y como dice Guillermoe sería interesante ver como ha influido el desarrollo tecnológico y biomédico del ultimo par de siglos, porque de 1849 a hoy día la cosa ha cambiado muchísimo.

  9. 5 mayo, 2012 en 23:42

    En los paises avanzados está claro que muchos de los que más se reproducen son los individuos ultrarreligiosos (ultraortodoxos judios en Israel o fanáticos católicos en España por poner un par de ejemplos). Hecho que cuadra perfectamente con el argumento de Idiocracy de que los más idiotas son los que más se reproducen. Por ejemplo, en Israel existen voces muy críticas sobre este hecho de tal forma que sugieren que desde el punto de vista geoestratégico ello podría conllevar la destrucción del propio estado hebreo por el parasitismo de estos grupos (que prácticamente no aportan nada pero que consumen ingentes recursos) frente al resto de la sociedad.

  10. 6 mayo, 2012 en 4:32

    Mientras leía el artículo pensaba: “muy probablemente no, la tecnología suple con creces las dificultades genéticas, salvo que sea algo muy aberrante, pero la selección sexual debe seguir presente como un fuerte motor evolutivo”.

    Me alegró ver que algo de razón había en mi pensamiento… La selección sexual suele pensarse como algo bastante menor, pero casi más importante que sobrevivir, es dejar desendencia (ejemplos de especies que terminan muriendo con tal de asegurar desendencia abundan) :D

  11. Marín
    6 mayo, 2012 en 8:18

    ¿Y si se ven a la tecnología, la cultura, la religión y demás como meras estrategias adaptativas?. Mi profesor de evolución decía que nuestra gran capacidad intelectual se debe a nuestra ausencia de fuerza y habilidades físicas, y creo que no se equivoca. Es decir, la inteligencia y sus derivados, la vida en sociedad y sus derivados y nuestras innovaciones tecnológicas, podrían no ser más que adaptaciones o respuestas a nuestras muchas ineficiencias. Desde luego, y con los muchos problemas ambientales actuales, esas adaptaciones pueden no ser siempre eficientes. De hecho, y a riesgo de sonar aun más determinista, el actual descenso de la tasa de crecimiento de la población humana se podría deber precisamente al fracaso de esas adaptaciones, de las tecnologías que nos permiten la adquisición de energía y recursos. También por ser primates, somos naturalmente sociales para aumentar la supervivencia, sólo que en nosotros esa socialidad alcanzó niveles insospechados en otros homínidos. No sé, me parece un poco arriesgado señalar que alguna especie, así seamos nosotros, no estamos sujetos a evolución y a selección natural (que es uno de cuatro mecanismos de evolución). Somos una especie más, muy particular, pero especie al fin y al cabo. El concepto de especie, cualquiera que sea (de los muchos que hay, diferentes incluso a aislamiento reproductivo) lleva siempre implícito el proceso evolutivo. Por otro lado, basta haber ligado, tenido alguna relación sentimental, para comprobar los resultados de los finlandeses: la selección sexual es bastante evidente (diría más que la natural) en los humanos. Tenemos otra particularidad, poco común en otros organismos, la selección grupal, que a veces puede llegar a ser algo odiosa (por ejemplo con raza, país, sexo, preferencia sexual, o cualquier otro “grupo”). La excepción en otras especies es el kin selection (el típico y triste caso de los hermanos menores de algunos pavos alfa, que siempre cuidan la reproducción de dicho pavo, pero sólo se reproducen cuando éste ha muerto).

  12. Marín
    6 mayo, 2012 en 8:23

    Respecto a la reproducción diferencial, que es el punto clave de selección natural, habría que analizar dicho punto con mucho cuidado, para evitar barbaridades como el mal llamado darwinismo social. Sin embargo, reitero, selección natural no es el único mecanismo evolutivo. Incluso hoy podríamos hablar de epigenética humana, con insospechados cambios embrionarios por productos químicos y hormonas tan comunes en el ambiente. Es claro además, que en los humanos no existe una direccionalidad ni una disrupción de la selección, es decir, la humanidad no tiene uno o dos genotipos dominantes, sino millones de ellos. Ahí si es cierto, que selección natural está bastante atenuada e igual nuestro nivel de selección, más eso no implica que no suceda.

  13. Marín
    6 mayo, 2012 en 8:36

    Si somos estrictos en la definición, el proceso evolutivo es simplemente el cambio en frecuencias alélicas de una población. Y esto es evidente que ha pasado en los humanos. Otra cosa es que no conozcamos actualmente el peso que tiene deriva genética, selección sexual, selección natural, cuellos de botella, flujo genético, migraciones, selección grupal y cambios culturales en ello, pero, todos deben de tener su peso. Es la eterna disputa del viejo concepto de heredabilidad, ¿qué tanto se debe al ambiente (donde se incluye la cultura en nuestro caso) y qué tanto a la genética?… dar una respuesta exacta o aproximada, es bastante arriesgado, porque cada población humana es muy particular

  14. J.M.
    6 mayo, 2012 en 9:34

    Existen dos aspectos diferentes que pueden argumentarse contra la base de “Idiocracy” y de cualquier pensamiento eugenésico en general. El primero es el de la heredabilidad de la inteligencia, algo muy discutido en psicobiología, pero que parece tener bastante más de mito que de realidad. El ser humano presenta variabilidad en cuanto a intelegencia, una gran variabilidad, pero solo una pequeña parte es genética, y me explico: todo parece indicar que la inteligencia potencial es heredable, aunque no conocemos muy bien en que orden de magnitud y variabilidad; sin embargo, el desarrollo de la inteligencia parece implicar más factores ambientales (culturales) que otra cosa.

    Así, el que una persona sea cortita, irracional o, vulgarmente llamada “idiota”, no significa necesariamente que sus hijos vayan a serlo. Otra cosa es que en una familia con un status cultural y económico elevado, haya más probabilidades de que los hijos alcancen un desarrollo intelectual mayor que en otra familia en la que todos los mienbros curran 14 horas diarias recogiendo chatarra y las restastes se las tiran viendo fútbol en el bar.

    Por ello, más que preocuparnos por los genes, deberíamos preocuparnos por la universalización de la educación de calidad. Por eso muchos no estamos de acuerdo con las tesis de nuestros gobernantes actuales, que pretenden dirigir la enseñanza superior a “los más aptos” o aquellos con mejor rendimiento. Puede que no estén seleccionando inteligencia, sino condición económica y social (aunque tampoco tengo nada claro que no sea lo que pretenden en realidad).

    Y en segundo lugar, existe otro aspecto básico: somos humanos. No tenemos porqué sacrificar nada ni a nadie por un objetivo tan absurdo como conseguir que la especie sea más inteligente. No tenemos la obligación de dirigir nuestra evolución biológica sacrificando al que menos se ajuste a nuesto estándar. Eso lo hace el ambiente y la selección natural, y no creo que sea precisamente un modelo ético a imitar. Como dijo Dawkins, somos la primera especie que es capaz de escapar a la tiranía de nuestros genes. No seamos sus esbirros.

    Si hubiera una variabilidad genética importante en la capacidad de desarrollo intelectual (que no está claro), nuestra labor no debería ser la de filtrar a los listos y esterilizar a los tontos, sino garantizar el que cada uno pudiera desarrollar su potencial. Y esto mismo sirve también para las invasiones culturales: si no deseamos una Europa islámica, luchemos contra ella con la razón y la cultura, no cerrando las fronteras.

    Como bien dice Juan de Terzas, los países con mejor nivel de vida tienen menos descendencia que los países pobres. Así pues, habría dos soluciones: esterilizar a los pobres o erradicar la pobreza. Yo tengo clara cual es mi elección…

  15. Rhay
    6 mayo, 2012 en 10:32

    No hace mucho vi un “Redes” emitido desde la casa de Darwin en Inglaterra, en donde Punset entrevistaba a Mark Pagel, y hablaba de que, probablemente, en el ser humano, no se habría dado la evolución como una expresión de “selección natural” del individuo, sino de grupos. Me pareció muy interesante. Os dejo el link.

    http://www.rtve.es/television/20110417/origenes-especies/425679.shtml

    Por cierto, y a tenor de lo que dice JM, no se me ocurre peor lugar en donde aplicar la selección natural clásica que en la educación…

  16. perronegro
    6 mayo, 2012 en 12:27

    Por ahora los seres humanos estan relativamente a salvo de la influencia de la seleccion natural, pero estimo que en un futuro cercano los antibioticos seran inefectivos y la mayoria de los avances en medicina seran solo para una elite muy reducida (incluyendo la vacunacion) en ese momento nos comportaremos como cualquier otro ser viviente, a la espera de su de extincion

  17. Rhay
    6 mayo, 2012 en 13:58

    Joer, Perronegro, un poco apocalíptico, ¿no crees? Es cierto que cada vez hay más bacterias resistentes a los antibióticos, pero también es verdad que la ciencia farmacéutica no ha dejado de investigar para encontrar nuevas soluciones. Además, la medicina del futuro no tiene por qué pasar necesariamente por la creación de nuevos antibióticos. Quién sabe si los tratamientos del futuro serán enfocados a la genética del sistema inmune del ser humano… No sé, hablo por hablar… Yo creo, precisamente, que si algo nos ha enseñado esta crisis mundial que estamos sufriendo es que o cambiamos de sistema, o nos vamos a la mierda. Y esto sí que creo que tarde o temprano ocurrirá. La extinción humana no es rentable ni siquiera para los grandes especuladores. Sin humanos, no hay negocio, no lo olvidemos.

  18. este8an
    6 mayo, 2012 en 15:12

    JM, ya el maestro sagan trato el tema, en el mundo y sus demonios, el capitulo: “el camino a la libertad”. En el cual se vinculaba dinero con alfabetizacion. Y en mi opinion el dinero es el unico elemento de seleccion natural en nuestra sociedad actual. Fijemenos en España, cuantos hijos tienen los del OPUS. Por ejemplo los Ruiz Mateos, aunque se podra argumentar que es un tema religioso, pienso que es tema dinerario, por muy religiosos que sean si no hay pasta la prole no progresa, en este caso roba.

    Saludos.

  19. gatameiga
    6 mayo, 2012 en 15:26

    Nosotros discutimos ampliamente en antropología dicho tema el año pasado, y nuestra conclusión general fue que en las sociedades del primer mundo nos hemos abocado a una deriva genética, donde los alelos que se combinan en las poblaciones no son los que tienen la mejor influencia adaptativa sino que son básicamente al azar. Además, se combinan más genes porque el número de personas que sobreviven y llega a la edad reproductiva es mucho mayor y existe una supervivencia y transmisión de carácteres que en el medio natural no habrían sobrevivido. Además, en las sociedades consumistas, el nivel de vida elevado y el acceso a métodos anticonceptivos ha hecho que los descendientes se estandaricen independientemente de la genética de los padres.
    Me explico, hoy en día lo más común es tener uno o dos hijos, independientemente de que seas un trabajador que curra de sol a sol o el rico del barrio. Mientras exista libre acceso a los métodos anticonceptivos, el número de descendientes por pareja reproductora tiende a ser muy similar, o lo que es lo mismo, no existe diferencia en la descendencia que deja una pareja con unos “buenos genes” que una con unos “genes mediocres”.
    Además, se han cambiado los parámetros de reproducción (Siempre hablando en términos generales), aunque el aspecto, que, salvando maquillaje, ropa, operaciones, tintes y demás parafernalia con el que podemos modificarlo y rompe un poco el esquema, sigue siendo determinante a la hora de ligar y tener una forma física determinada ayuda mucho, suele conducir a relaciones de corto terminio o incluso de una noche donde el objetivo principal es NO quedar embarazada, por tanto, para algo que podía ser determinado por la genética (El aspecto físico) no ayuda a dejar más descendientes.
    En cambio, a la hora de formar una familia se suele elegir una pareja que de confianza, tenga estudios o un buen trabajo, o por características puramente psicológicas (Vamos, que te guste la persona por como es y no por como se ve), cosa que teniendo en cuenta que hasta donde sabemos, inteligencia y personalidad no son heredables, significa que no interviene la genética en esa decisión y capacidad para tener hijos.
    Por tanto, sí, estamos jugando con más genes de los que se jugaría en la naturaleza (Personas con problemas de visión, alguna enfermedad que no resulte mortal con tratamiento pero sí molesta como la diabetes, problemas físicos, y un largo etc) pero no está existiendo ninguna selección sexual ni ninguna selección natural.
    Se reproducen con una tasa similar todos los alelos y sobrevive la mayoría, volviendo al punto en el que de esta mayoría, el índice de descendientes será similar independientemente de sus características genéticas y volviendo al inicio.

    Eso ocurre en las sociedades con un nivel de vida medio/alto. En las que el nivel de vida es bastante inferior lo que vemos es que las personas con menos medios son las que más se reproducen y en la que si que existe una supervivencia entre los descendientes por llegar a la edad adulta, por tanto, en sociedades con el nivel de vida más bajo la selección natural sigue existiendo. A no ser que sea China donde se han cargado la selección natural, la sexual, la deriva genética y hasta la evolución. Con la restricción de los hijos y la preferencia cultural hacia los varones están causando una especie de selección artificial donde el favorecido es un sexo en concreto y por tanto, aún siendo una selección artificial, no incurre en ninguna mejora, sino más bien empeora el estado de la población.

    Conclusión a la que llegamos, por tanto: Cuanto más alto es el nivel de vida en una sociedad menos influenciado está por la evolución.

  20. Lucien
    6 mayo, 2012 en 20:59

    ¿Sigue el ser humano sujeto a la selección natural? RESPUESTA: Si. PRUEBAS: http://www.alertadigital.com/2012/04/27/una-mujer-suiza-muere-de-hambre-al-tratar-de-alimentarse-solo-de-la-luz-del-sol/

  21. perronegro
    7 mayo, 2012 en 0:47

    Rhay No puedo ser para nada optimista, primero por que no existen avances medicos o tecnologicos que signifiquen un escudo que nos proteja de la inminente destruccion a la que nos enfrentamos. Ahora estoy deacuerdo al especulador financiero le interesa el ser humano, el ser humano con capacidad de pagar y esa si es una especie en peligro y para mi este es el problema mas grave de la actualidad.

  22. Rhay
    7 mayo, 2012 en 8:50

    Ya, pero no olvides que “ser humano con capacidad de pagar” es cualquiera. Ya sea con dinero, con propiedades, con tierras, con recursos o con trabajo. Y todo esto el especulador lo sigue necesitando.

  23. Comentarista
    7 mayo, 2012 en 9:07

    Tengo una pregunta. Advierto que no sé mucho de biología, así que a lo mejor me salgo del tiesto. ¿Se puede considerar selección el que poco a poco vayan desapareciendo en los países dearrollados algunas enfermedades congénitas? Me refiero a los casos en los que ante un diagnóstico negativo, los padres deciden no tener un hijo que viene con malformaciones o enfermedades muy graves. A largo plazo estas cosas irían desapareciendo, no? Por un lado la intuición me dice que sí, podría ser así. Pero por otro pienso que esos individuos, si se les deja nacer y desarrollarse, tienen muy pocas posibilidades de llegar a tener su propia descendencia de modo que poco cambia en el conjunto.

    Saludos.

  24. 7 mayo, 2012 en 18:19

    Si bien gatameiga ya ha expuesto bastante bien el tema de la selección natural y sexual en nuestra sociedad moderna, personalmente si veo posible el desarrollo de una “Idiocracia” entendida como la expansión de la “idiotez” entre la población humana.

    Esta podría darse no como resultado de la evolución biológica (por los motivos expuestos anteriormente por gatameiga) sino por evolución cultural (o memetica, tal y como se refería a ella Dawkins en El Gen Egoísta).

    Como ya se ha comentado, el nivel de inteligencia se intuye mas dependiente de factores ambientales (culturales) que de factores genéticos, y el numero de descendientes en las sociedades del primer mundo esta también ligado al ambiente sociocultural del individuo. En definitiva, aunque los Idiotas no vengan determinados genéticamente, pueden transmitir su idiotez a sus descendientes mediante la educación (o falta de esta) y el ámbito cultural, y al menos en determinados sectores, los idiotas parecen tener un mayor éxito reproductivo.

  25. J.M.
    8 mayo, 2012 en 7:45

    Comentarista :

    Tengo una pregunta. Advierto que no sé mucho de biología, así que a lo mejor me salgo del tiesto. ¿Se puede considerar selección el que poco a poco vayan desapareciendo en los países dearrollados algunas enfermedades congénitas?

    En todo caso sería selección artificial, no natural dado que, como bien dices, la propia enfermedad ya supone una traba para la efectividad reproductora. No obstante, muchas de estas enfermedades presentan una causa genética recurrente, es decir, aparecen como nueva mutación repetidamente, por tratarse de cambios en “puntos calientes” o por cualquier otra causa. Por poner un ejemplo, el Síndrome de Down (trisomía en el 21), aparece recurrentemente a partir de padres con dotación genética normal. La causa principal, un fallo en la meiosis o en la mitosis, hace que una pareja de cromosomas no se reparta entre las dos células hijas. Varios factores (genéticos y ambientales) están implicados en este fallo, y muy posiblemente las trisomías son también frecuentes en otras parejas de cromosomas. Sin embargo, la trisomía en el 21 es compatible con la vida, y mientras otras trisomías producen abortos espontáneos, el síndrome de Down puede llegar a término.

    Por ello, y resumiendo, muchas enfermedades genéticas no serán erradicadas mediante la interrupción del embarazo o la no reproducción de los enfermos.

    Fenix :

    Si bien gatameiga ya ha expuesto bastante bien el tema de la selección natural y sexual en nuestra sociedad moderna, personalmente si veo posible el desarrollo de una “Idiocracia” entendida como la expansión de la “idiotez” entre la población humana.

    Esta podría darse no como resultado de la evolución biológica (por los motivos expuestos anteriormente por gatameiga) sino por evolución cultural (o memetica, tal y como se refería a ella Dawkins en El Gen Egoísta).

    Completamente de acuerdo. Por eso soy partidario de medidas educativas en lugar de eugenésicas (aparte de por motivos estrictamente morales, obviamente).

    Saludos.

  26. Guillermoe
    8 mayo, 2012 en 15:43

    Casualmente, en estos días un diario argentino publicó esta nota, que puede aportar algo a la discusión:

    http://www.lanacion.com.ar/1470127-como-internet-esta-cambiando-la-forma-en-que-funciona-el-cerebro-humano

  27. jose alberto padilla
    9 noviembre, 2012 en 4:03

    Compañeros, podrian ayudarme a respoder esta pregunta ¿Cómo puede explicar que la Selección Natural, no esté favoreciendo los individuos más sanos de una población?, muchas gracias es de gran interes conocer las distintas opiniones.

  28. 9 noviembre, 2012 en 10:19

    @jose alberto padilla:
    ¿quien te ha dicho que no lo este haciendo? Una de las causas por las que la tuberculosis ya no es tan mortifera como en los siglos XVII, XVIII y XIX es, aparte de mejoras en la calidad de vida y la medicina, que descendemos de los individuos que presentaban una mayor resistencia.

  29. 9 noviembre, 2012 en 11:54

    Jose Alberto, supongo que tu pregunta se refiere a humanos, porque en poblaciones de otros organismos la respuesta es obvia. Si se trata de humanos deberías analizar primero la pregunta: ¿existen evidencias existen de que la selección natural no está favorenciendo a los individuos más sano? ¿Podías mostrar una de esas evidencias?
    Si éstas existen, deberíamos separar ahora la selección natural de la contraselección cultural (tratamiento médico) y ver el peso de cada una de ellas (por ejemplo mediante análisis de prevalencia de resistencias a enfermedades, como indica Javi).

  30. pedro
    24 septiembre, 2013 en 21:04

    me parece muy bien

  31. mateo sanchez
    11 octubre, 2013 en 16:17

    La selección natural rugue siendo un factor, pero hay que ser muy inepto para no llegar a la edad reproductiva , y hay que ser muy inepto sexualmente para no conseguir pare lo que significa que los genes poco saludables se multiplique y con los hábitos alimenticios actuales y el estilo de vida incluso individuos sanos deteriorar su genética una mala alimentación produce errores mas frecuentes al multiplicarse la célula eso es lo que nos mata de viejos o de cáncer
    la evolución sigue pero la evolución no busca la perfección y la adaptación solo se logra en condiciones optimas de selección natural

  32. mateo sanchez
    11 octubre, 2013 en 16:26

    hay evidencias científicas de que están aumentando enfermedades como la diabetes ataques cardíacos cáncer osteoporosis esto indica que la población actual no es muy sana pero el mayor porcentaje de gente que las padece ya se reprodicieron incluso si padeciera la enfermedad en una etapa joven y retransmitieron sus genes a las aproximas generaciones en poblaciones aborígenes el porcentaje de muertos por diabetes ataques cardíacos cáncer osteoporosis es muy baja y es la principal causa de muerte de la sociedad moderna ellos padecen muertes por infedcciones y leciones.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.363 seguidores

%d personas les gusta esto: