Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo > La geología diluviana y la escala geológica creacionista

La geología diluviana y la escala geológica creacionista

21 enero, 2013

diluvioAutor: Alaksandu (conocido anteriormente como Phosphoros)

Este manuscrito, intenta ser una versión integradora de los excelentes artículos Donald U. Wise (1998), Ken Harding (1999), Andrew McRae (1996-1997), Mark Isaak (1998) y otros, en el que se propone una visión introductoria para aquellos que se quieren iniciar en la batalla de la ciencia contra la creciente influencia en los EEUU, y en el resto del mundo, de la pseudociencia, que representa el movimiento creacionista internacional.

Introducción:

Los Creacionistas insisten, una y otra vez, que tienen un modelo científico que puede competir con el que sustenta a la geología moderna, la paleontología y la biología evolutiva. Un reclamo recurrente de los mismos es que la Naturaleza es la “evidencia” de la Creación Especial, y que la Teoría Evolutiva tiene acumulada tanta evidencia en contra (o según otros, carece de las mismas), razón por la cuál no debe enseñarse en los establecimientos educativos. Entonces, al refutarla o directamente prohibirla, se va a provocar una Ruptura de Paradigma llevando a que sea reemplazada por el Creacionismo Científico, el Diseño Inteligente y/o la Geología Diluvial.

Como ejemplo de esto, tenemos que, los de la página de Internet “Creacionismo.net” (2005) dicen:

El Naturalismo, en contra de las leyes científicas establecidas, afirma que el Universo la Vida y el Hombre llegaron a existir por causas naturales. El Naturalismo se expresa en teorías no observadas con el método científico (Big Bang, Abiogénesis, Macroevolución, etc ). (…) “El Creacionismo afirma que, según el principio de la causalidad toda creación es obra de un Creador. El creacionismo se apoya en leyes y principios observados científicamente (Termodinámica, Biogénesis, Mendel, etc)

.

Los Creacionistas insisten reiteradas veces –hasta la nausea- que tienen un Modelo Científico que puede competir con el que sustenta a la Biología Evolutiva y la Geología. Vamos a ver en este manuscrito, que tan Científico es lo que ellos llaman Modelo Científico de la Creación y del Diluvio Universal.

Conceptos previos:

Las Ciencias Naturales:

En ciencias puras y, en ciencias aplicadas, se denomina modelo al resultado del proceso de generar una representación abstracta, conceptual, grafica o visual (por ejemplo: mapa conceptual), física, matemática, de fenómenos, sistemas o procesos de un sector de la realidad, con el fin de analizar, describir, explicar, simular -explorar, controlar y predecir- esos fenómenos o procesos, y que no pretende reproducir exactamente todos sus accidentes pero sí aquellos que, por una razón u otra, son considerados relevantes. La creación de un modelo, que es una imagen deliberadamente empobrecida de la realidad, es una parte esencial de toda actividad científica. Un modelo es, en las ciencias formales, la interpretación de un sistema formal que hace verdadero a los axiomas.

Las Ciencias Naturales, que nos informan acerca de una realidad empírica, extra-lingüística o sensible, –hechos u objetos materiales-, se basan en el supuesto de que el mundo natural se comporta de un modo constante y predecible. Por ejemplo: un principio básico de la Biología es que los Seres Vivos obedecen a las mismas leyes físico-químicas que rigen a la materia inerte.

El objetivo de las ciencias naturales es descubrir los modelos subyacentes del mundo natural, y luego, en base a esto, hacer predicciones sobre lo que cabría (o no) esperar que ocurriese dados ciertos hechos y circunstancias. Entre estos objetivos, se encuentran, la explicación y la predicción:

1. Explicación Científica: razonamiento donde lo que se pretende explicar ocupa el lugar de la conclusión y reúne los requisitos de contrastabilidad y relevancia explicativa:

1. a. Pertinencia o Relevancia Explicativa: la información explicativa, que la explicación aducida nos proporciona, debe constituir una buena base para suponer que el fenómeno que se trata de explicar tuvo o tiene lugar.

1. b. Contrastabilidad: los enunciados que constituyen, o forman parte, de una explicación científica deben ser susceptibles de contrastación empírica, es decir, debe ser posible el ponerlos a prueba mediante su confrontación con la experiencia.

2. Predicción: razonamiento que infiere, en la conclusión, un enunciado acerca de un hecho aún no acaecido.

El desarrollo de los nuevos conocimientos científicos y nuevas tecnologías implican procesos lógicos, los cuales, son universalmente aceptados por la comunidad científica. Para entender como funciona el mundo natural, los científicos, recogen información a través de la observación y la medida. Estos datos sirven como punto de partida para el desarrollo de las teorías científicas.

Los Principios de las Ciencias Naturales:

La investigación científica esta basada en un conjunto pequeño de supuestos, los que nunca se los ha demostrado absolutamente, pero que, se los ha probado y validado de forma exhaustiva. Estos principios son: causalidad natural, uniformidad en el espacio y en el tiempo y percepción común.

La Causalidad Natural:

Una Causa es el antecedente necesario de un efecto, en mecánica newtoniana se admite que la causa precede siempre al efecto. Según la filosofía del Mecanicismo, el universo está gobernado por un conjunto de leyes naturales, las leyes de la física y de la química, y los fenómenos vitales se explican en función de los principios de la mecánica, que el ser humano ha llegado a comprender por medio del análisis experimental. Por lo tanto, todos los procesos tienen causas naturales que potencialmente somos capaces de comprender.

El causalismo, que forma parte de la filosofía mecanicista, niega todo conocimiento previo del estado final, la preordenación, los proyectos, las metas, los estados prefijados y el diseño, y sostiene, que los sucesos naturales se desarrollan, paso a paso, dependiendo cada uno de los pasos de los anteriores. Por lo tanto, los estados finales, son consecuencias, y, no conclusiones preestablecidas de los estados iniciales. Este principio tiene como corolario, el que, las pruebas que reunimos acerca de las causas de los fenómenos naturales no han sido deliberadamente distorsionadas para engañarnos y/o probar nuestra fe.
flood
Uniformidad en el tiempo y en el espacio:

Las leyes de la naturaleza, derivadas del estudio de la misma, son uniformes en el tiempo y en el espacio, y no cambian con el paso de los años, ni con la distancia. Por ejemplo: las leyes de la gravitación universal, el comportamiento onda-partícula de la luz y las interacciones atómicas, son las mismas en el presente cómo hace mil millones de años y en todo el universo observable.

a. Actualismo Geológico: admite, en líneas muy generales, que los fenómenos geológicos han ocurrido siempre de la misma forma que ocurren en la actualidad, introduciéndose en todos estos procesos un factor temporal, al que hay que darle su justo valor.
b. Actualismo Biológico o Paleontológico: establece que los organismos, cuyos restos encontramos fosilizados, se regían por las mismas leyes biológicas que los seres vivos en la actualidad; estos tenían las mismas necesidades fisiológicas, y que estaban organizados en forma análoga y equivalente. El actualismo supone la continuidad del proceso vital, a lo largo de las Eras Geológicas, sin interrupción para ningún Taxón desde su aparición hasta su extinción.

La Ley de la Biogénesis (Pasteur,1864), que demostró que la vida no se origina espontáneamente de cosas no-vivas presentes en el medio, que todas las células nuevas sólo pueden generarse por división de otras previamente existentes (Virchow, 1855-58), y que, las células que viven hoy proceden de antecesores que llegan hasta los primeros seres vivientes (Weismann, 1880), ha de cumplirse de forma que los organismos actuales, son los descendientes de los que han vivido en la Era Terciaria, éstos a su vez, lo fueron de los que vivieron en la Era Secundaria, y así sucesivamente.
Sin embargo, el actualismo debe ser relativizado, ya que es muy posible que en las épocas pretéritas de la historia terrestre hayan ocurrido ciertas cosas que no vuelvan a ocurrir, por el simple hecho de que no se repitan exactamente las mismas circunstancias que las condicionaron, o porque, se trate de procesos irreversibles y únicos, como acontecimientos catastróficos (impactos de meteoritos, terremotos, tsunamis o erupciones volcánicas), ligados a factores temporales, como las Extinciones Masivas que son fundamentales para la Evolución Biológica, los que puntúan este proceso gradual total. Por ejemplo: en el comienzo, los compuestos disimétricos nacieron de formas simples e inactivas, lo que puede ser posible porque en la temprana edad del mundo tiene que haber habido circunstancias que no volvieron, luego, a producirse y que precedieron a la biogénesis (Lecomte du Noüy, 1947).

Sin embargo, aún en estos casos extremos, las leyes biológicas y físico-químicas han permanecido iguales, y gracias a esto podemos investigar los procesos que se habrían realizado en el pasado de la Tierra.

Percepción Común:

Siendo la Percepción, una estructura integrada por sensaciones, imágenes, recuerdos, estados afectivos, etc…, que obedece a los estímulos cerebrales logrados a través de los 5 sentidos: vista, olfato, tacto, oido y gusto, que nos permiten tomar conciencia directa de los objetos como reales y externos, y, nos dan una realidad física del medio ambiente. La fiabilidad en las ciencias naturales está, en que, todos los seres humanos percibimos los fenómenos naturales de la misma manera, y estas percepciones, nos brindan información confiable acerca del universo circundante.

¿Cumple el Creacionismo los Principios de las Ciencias Naturales?:

El Vitalismo, o Neovitalismo –como el Diseño Inteligente-, que es la escuela filosófica que explica el funcionar orgánico por la acción del principio vital, es una doctrina de lo sobrenatural, ya que los sucesos naturales parecen estar planeados porque, en realidad, están planeados ya que toda la naturaleza está dirigida hacia una meta predeterminada, que es el cumplimiento del Plan Divino, y en consecuencia, nada ocurre al azar, sino que todos los fenómenos en el universo tiene lugar de acuerdo a ese plan de un Dios Personal.

Hasta la década de los 80’s, aproximadamente, los creacionistas argumentaban que los fósiles no son prueba de la Evolución Biológica, sino que Jehová –y/o Satanás- los colocaron en la Tierra para engañarnos y poner a prueba la fe de los creyentes. Razón por la cual, el creacionismo, no cumple con el principio de causalidad natural. Por definición, los creacionistas creen que cada uno de los diferentes tipos de organismos fueron creados individualmente, mediante una creación especial, hace 6.000-10.000 años –Creacionismo de Tierra Joven- por intervención directa de un ser sobrenatural, denominado Dios (Jehová), y que, éstos no cambiaron en el tiempo. Después de los 80’s se incorporaron algunos hechos dentro de la doctrina, y se formó, el creacionismo científico, que intenta combinar las explicaciones bíblicas con científicas, aseverando que la historia de la vida puede ser más larga de lo que la Biblia abarca –en el caso de los Creacionistas de Tierra Vieja-, pero que a partir de su creación especial, los seres vivos, sufrieron pocos cambios. Obviamente, el creacionismo se opone al principio de uniformidad en tiempo y espacio.

Del mismo modo, como el creacionismo, requiere necesariamente la creencia en una Divinidad y una Revelación Supernatural, la cual, le da ciertos “dones” al creyente, como por ejemplo: el hablar en lenguas, la inspiración del Espíritu Santo, etc…el creacionismo fracasa, estrepitosamente, en cumplir con el principio de percepción común.

En relación con el tema que nos toca, a diferencia de la escala de tiempo geológico de unos 4.500 millones de años de antigüedad, que ha sido desarrollada a través más de 200 años de investigación científica, la escala de tiempo geológico creacionista, acrecentada en 81años de planteos teológicos, comprime la historia del universo en aproximadamente 6.000-10.000 años, lo que requiere que la datación radiométrica sea desacreditada y que muchos de los pasos en la formación de la tierra se adelanten, de modo que millones de años de cambio geológico se lleven a cabo en unos pocos días o semanas. En este “modelo”, todo el registro fósil de la tierra se explicaría por haber sido depositado durante el 1 ½ año del diluvio de Noé hace 4.500 años.

Por si esto fuera poco, y como nota colorida para terminar esta introducción, ponemos el ejemplo de John E. Silvius, profesor emérito de Biología de la “Cedarville University” de Ohio (EEUU), en su libro “Biology: Principles and Perspectivas” (2001), propone que todas las cosas vivientes han sido creadas por procesos que ocurrieron independientemente de las leyes naturales que observamos en la actualidad, y que, el creacionismo de tierra joven está basado en una cosmovisión teísta que acepta el reclamo bíblico de que Dios creo la Tierra durante un corto período de tiempo a través de medios supernaturales. Denominando, a esta filosofía, como Supernaturalismo en contraposición del Naturalismo, profesado por una cosmovisión ateística.

Obviamente, no hay que ser muy inteligente, para darse cuenta que el Teísmo, que es la posición filosófico-teológica que admite la existencia de un Dios trascendente, autor del Universo, y también, el argumento de la Causa Primera o Creador Primario que es la única causa sin causa anterior, sosteniendo que, todo lo que existe tiene una causa que, a su vez, tiene otra causa, y así sucesivamente remontándose hasta llegar a la causa primigenia, o sea, Dios, violan flagrantemente los principios de causalidad y uniformismo natural. Lo que nos lleva, necesariamente, al Misticismo, que es el estado particular de la conciencia en el cual el sujeto se siente en comunicación con la divinidad por medio de la perfección espiritual o el amor, que se contradice con la percepción común. Razón por la cual, el creacionismo, queda excluido de las ciencias naturales.

  1. Herbert West
    21 enero, 2013 en 17:04

    Muy buen estreno Alaksandu.

    Una gran explicación de algunos de los principios básicos de la ciencia, aunque esperaba más leña a los creatas :D

    Bienvenido.

  2. Phosphoros
    21 enero, 2013 en 18:18

    Hola Reanimator
    Esta es sólo la introducción…después se pone peor.
    Saludos.

  3. Herbert West
    21 enero, 2013 en 20:33

    Ya decía yo…

  4. 21 enero, 2013 en 23:46

    Excelente entrada =)
    Muy buena la argumentación, clara y precisa. Ya espero ver la siguiente parte :D

  5. 22 enero, 2013 en 0:33

    Literalista bíblico mandándote al infierno en 5, 4, 3…

    Enhorabuena por el artículo The artist former known as Phosphoros, excelente esquematización. Me ha gustado mucho la elaboración de un preámbulo con la clarificación de una serie de conceptos previos. Podría ser que para ahorrar futuras aclaraciones tuviéramos que echar mano a un artículo exponiendo todos los conceptos previos necesarios como referencia para poder establecer una discusión relacionada con el ámbito científico, así no sería prácticamente obligado tener que explicar la diferencia entre conceptos tan básicos como hipótesis, ley y teoría.

    Entiendo que hacer esto se aproxima bastante a la experiencia de ejercer la docencia pero podría ahorrar mucho tiempo, esfuerzo y sobre todo frustración cuando los conceptos no llegan a calar porque no hay un terreno abonado preparado para asimilar lo que se discute.

    Una vez más mi enhorabuena Alaksandu,

    Sun salud☼.

  6. Alaksandu
    22 enero, 2013 en 3:29

    Muchas gracias.

  7. Juan de terzas
    22 enero, 2013 en 22:53

    genial…. espero que la continuación llegue cuanto antes.

  1. 21 enero, 2013 en 14:49
Los comentarios están cerrados.
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.527 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: