Archivo

Archivo para la Categoría "Biología sintética"

La magia (científica) de hacer desaparecer el cerebro

10 abril, 2014 2 comentarios

magia cienciaEl célebre escritor británico de ciencia ficción Arthur C. Clarke indicó en su tercera ley sobre el avance científico que “Toda tecnología lo suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”. Pues bien, uno de los más recientes avances en el estudio de la neurociencia es un ejemplo perfecto de la vigencia de dicha ley.

 

 

 

 

 

 

Leer más…

Separando la verdadera neurociencia de las neurochorradas

18 enero, 2014 10 comentarios

neuro-love-neurologia ciencia pseudocienciaLa Dra. Molly J. Crockett presenta en este video algunos ejemplos de evidentes tergiversaciones de estudios sobre neurociencia, con el objeto de extraer falsas a la vez que interesadas conclusiones de los mismos, por parte de diferentes medios de comunicación, empresas y clínicas. Leer más…

Minicerebros humanos artificiales pero orgánicos

3 septiembre, 2013 24 comentarios

minicerebro humano artificial organicoUn grupo de investigadores austriacos ha realizado un fascinante experimento en el que han sido capaces de reprogramar células de piel humana para obtener un neuroectodermo embrionario, que después de ser cultivado “in vitro” se ha autoorganizado en un “organoide” equivalente al cerebro de un feto humano de nueve semanas.

Leer más…

Segunda edición: “La vida surgió como resultado de una serie de eventos, muchos de ellos muy simples, y de hecho casi inevitables”

24 febrero, 2013 13 comentarios

El doctor Jack Szostak, premio Nobel de Medicina 2009, nos comenta en esta entrevista algunos aspectos del cáncer y la longevidad y el papel de las telomerasas. Posteriormente nos comenta sobre su tema actual de trabajo: el origen de la vida. Nos habla acerca de las primeras moléculas autorreplicativas y de cómo de lejos nos encontramos de sintetizar vida en el laboratorio.

Hoy La Ciencia y sus Demonios se viste de largo para recibir al premio Nobel de Medicina 2009, Jack W. Szostak, que recibió el galardón de la academia sueca junto con Elizabeth Blackburn y Carol Greider por sus estudios acerca del cáncer y del envejecimiento. El doctor Szostak es biólogo molecular y trabajó en los años 80 del pasado siglo en el estudio de las telomerasas. En la actualidad ha cambiado por completo su línea de investigación, y desde su laboratorio en la Universidad de Harvard estudia el origen de la vida, en concreto la formación de las primeras moléculas con capacidad de autorreplicarse.

1. Usted debe su Nobel a sus investigaciones realizadas sobre las telomerasas. ¿Podría contarnos que son exactamente estas fascinantes enzimas? ¿Qué conocimientos nos aportaron sus investigaciones?

La telomerasa es una enzima que añade ADN a los extremos de los cromosomas. El descubrimiento de esta enzima resolvió un misterio mantenido durante mucho tiempo: cómo se mantienen los extremos de las moléculas de ADN en la célula durante muchas generaciones (teniendo en cuenta que la maquinaria de replicación no puede copiar por completo los extremos de dichas moléculas de ADN). Trabajé en ello desde 1980 hasta 1989, y desde entonces he trabajado en otros temas. Para más información puedes leer la página web oficial de los premios Nobel
Leer más…

Señora bacteria ¿tiene usted hambre?

25 enero, 2013 8 comentarios

A lo cual, nuestra querida bacteria respondería rápidamente – “Pues mira sí, dame un poco de glucosa”. Así podremos empezar una divertida conversación con una bacteria o una levadura, si nos atenemos a los resultados obtenidos por el equipo valenciano que ha participado en el iGEM de 2012. Y es que estos chicos se han currado un proyecto muy ambicioso pero a la vez divertido y con diversas aplicaciones potenciales.
Pero empecemos por el principio, porque probablemente pocos sepan de qué puñetas estoy hablando…

Leer más…

Joe Thornton: el hombre que refutó el Diseño Inteligente

4 julio, 2012 14 comentarios

Joe Thornton es una de esas mentes lúcidas capaces de revolucionar el campo científico que toca. Antes de dedicarse a la academia combatió desde Greenpeace el uso de contaminantes, escribiendo uno de los libros que ha marcado época. Más adelante, como profesor en la universidad de Oregón, ha conseguido demostrar que se puede alcanzar complejidad sin necesidad de un diseñador, refutando de esta forma el Diseño Inteligente (DI).

Joe Thornton es el autor del libro “Pandora’s Poison”, una obra que Thornton escribió mientras realizaba su tesis doctoral en la universidad de Columbia. En “Pandora’s Poison” vuelve a su etapa pre-doctoral en la que, trabajando para Greenpeace, desarrolló una intensa actividad de crítica al uso de compuestos organoclorados por tener éstos consecuencias negativas sobre la salud humana. Su trabajo no cayó en saco roto, la Agencia del Medio Ambiente de EEUU tuvo en cuenta esas críticas y limitó el uso de los organoclorados a nivel industrial.

Tras dicha etapa de científico-activista inició una meteórica carrera en la biología molecular. Empieza a estudiar esta disciplina con 30 años, se doctora y consigue publicar su primer Science, al describir la presencia de receptores de hormonas esteroideas en una babosa, cuando hasta entonces se pensaba que ese tipo de receptores solo se encontraba en vertebrados. Realizando una búsqueda en los genomas secuenciados de todos los genes que podían codificar receptores de esteroides, llegó a la conclusión de que tuvo que existir un ancestro común para todos ellos hace unos 600-800 millones de años. Pero en vez de parar ahí, como muchos biólogos evolutivos hacen, él reconstruyó el gen y lo introdujo en células para probar la funcionalidad de esas proteínas ancestrales, abriendo así su exitosa línea de investigación: la “resucitación” de proteínas. De esta forma consiguió demostrar que los receptores ancestrales reconocían estrógenos, pero no a otras hormonas estructurales parecidas, lo que apoya la idea de que las familias de receptores evolucionan a partir de duplicación génica, y que cada uno de las copias se especializa hacia el reconocimiento de diferentes ligandos.
Leer más…

FlashBacter: construcción de memorias artificiales en sistemas biológicos

14 abril, 2011 10 comentarios


Un equipo de la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla va a presentar un proyecto de desarrollo de minimemorias biológicas (llamadas FlashBacter) en el marco del concurso iGEM de Biología sintética que tendrá lugar este verano en el MIT.

Desde el año 2004, el MIT (Instituto de Tecnología de Massachussets) organiza el concurso internacional iGEM (“International Genetically Engineered Machine”) con el objetivo de dar a conocer la Biología sintética. Esta competición está orientada a estudiantes universitarios, que han de trabajar durante todo el verano para desarrollar un proyecto en el que se utilicen técnicas de Biología sintética.

En el año 2010, el equipo UPO-Sevilla se convirtió en el primer equipo andaluz en formar parte de este concurso con su proyecto “Bacterial Crodwing”. El objetivo de ese proyecto fue explorar la posibilidad de dirigir una pequeña población de bacterias hacia una diana no difusible expuesta en una superficie biológica o abiótica para conseguir una interacción eficaz. El modelo experimental empleado fue Escherichia coli, la bacteria modelo por excelencia en Biología Molecular, como organismo transportador, y paredes celulares vegetales como diana. En un futuro se podría modificar el sistema para el reconocimiento de otro tipo de dianas (sustancias contaminantes, superficies de células cancerígenas, etc.). En esa primera toma de contacto se alcanzaron objetivos parciales, siendo éstos suficientes para llegar a ser presentados en el MIT. El equipo amplió el número de “biobricks” disponibles en el catálogo de partes biológicas y llegó a realizar construcciones genéticas con ellas, analizando el comportamiento quimiotáctico de las bacterias en estudio. Por otro lado, se implementó una simulación por ordenador de la evolución del sistema cuyos parámetros podían ser modificados por los usuarios para así acercarse más a las condiciones experimentales. Los modelos matemáticos que describían el proyecto fueron planteados y la mejor conclusión que se pudo sacar de ellos fue la robustez del sistema. El ocho de noviembre de 2010 en Boston, el equipo iGEM UPO-Sevilla recibió una medalla de bronce honorífica por este proyecto.
Leer más…

¿Quieres un tema de investigación en microbiología?: una sugerencia

15 marzo, 2011 5 comentarios


En un anterior artículo relaté la sensación de algunos estudiantes, los cuales al terminar la carrera no encuentran posibles temas en los que investigar. Aunque visto desde lejos esa situación parece absurda, ya que aún quedan enormes preguntas por contestar, es comprensible. Durante los años de la licenciatura los alumnos son bombardeados con una enorme cantidad de información cubriendo campos muy diversos y haciendo un barrido histórico, como si las grandes preguntas del pasado ya hubiesen sido contestadas. A eso se une el que algunos profesores transmiten la información como “casos cerrados”, sin indicar aquellas áreas en las que queda todavía mucho trabajo por hacer, sin plantear las grandes dudas que quedan pendientes y sin ayudar a los alumnos a pensar y a plantearse sus nuevos problemas que podrían desembocar en nuevas líneas de investigación.

Desde aquí, modestamente, voy a plantear una laguna de conocimientos en el campo de la microbiología, que atañe no sólo a este campo, sino también al de la biotecnología.
Leer más…

¿Vivo o muerto?

1 marzo, 2011 9 comentarios

Cuando uno se lanza a la exploración de otros mundos, tal y como nuestra civilización está empezando a hacer, debe de ampliar su forma de pensar. Uno de los conceptos que todo el mundo cree tener claro es la diferencia entre vivo y muerto. Pero, ¿es eso realmente así?, ¿Realmente seríamos capaces de distinguir formas de vida completamente diferentes a las que vemos en nuestro planeta? No parece tan sencillo, sobre todo si tenemos en cuenta que muchos biólogos no se han puesto de acuerdo sobre si un virus es un ente vivo, y muchos bioquímicos discrepan a la hora de imaginar el primer organismo que pobló la Tierra al cual llamar “ser vivo”. Sin ir más lejos, ¿está vivo el ente que recorre este laberinto?

Leer más…

La biodiversidad de un ombligo

28 febrero, 2011 2 comentarios

Esta imagen corresponde a la original forma que tuvo el Museo de Ciencia Naturales de Carolina del Norte de celebrar el cumpleaños de Darwin: organizaron un taller con público en el que una serie de voluntarios tomaron con un algodón estéril una muestra del fondo de su propio ombligo que posteriormente depositaron sobre una placa de Petri que contenía medio de cultivo estéril. Las placas se cultivaron a la temperatura adecuada y, cuando los diferentes microorganismos creciendo, se tomaron fotografías de las placas.

Este pequeño experimento permitió que el público fuera consciente de la microbiota que cada individuo alberga, bacterias y hongos invisibles a simple vista, que utilizan nuestro organismo como lugar donde vivir.
Leer más…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.127 seguidores

%d personas les gusta esto: