Archivo

Archive for the ‘Etología’ Category

Parásitos (5). ¿Zombies? Pues sí y medio podridos

26 diciembre, 2013 10 comentarios

.
In science we trust
.

Zombies, los muertos vivientes, cadáveres medio putrefactos que se alzan de nuevo a la vida para devorar a los vivos. Se han puesto de moda últimamente, originalmente un mito vudú haitiano en el que al personal se le lavaba el cerebro para trabajar como esclavos; la mitología zombie ha evolucionado hasta convertirlos en cadáveres que vuelven a la vida bien mediante magia negra o bien mediante alguna acción química o vírica (con poco fundamente científico, realmente). Pero aún así, por muy extraño que pudiese parecer, criaturas análogas a los muertos vivientes podrían darse en la naturaleza. Seres medio consumidos cuyo lavado cerebro solo existe para servir a su parásito.

.

En esta entrada veremos a los hongos del género Cordyceps, criaturas que en “La Ciencia y sus Demonios” ya han sido presentados en entradas anteriores (ver aquí y aquí); pero que tampoco podían faltar en esta serie. El nombre Cordyceps es una palabra compuesta derivada del griego y del latín. Bautizados de ese modo por el botánico sueco Elias Magnus Fries (1794 – 1878), dicho nombre deriva del término griego «cordyle» que significa algo así como ‘parecido a un garrote’; y también del término latino «ceps», derivado del latín «capitis» y que hace referencia a la cabeza. Por lo tanto, el nombre Cordyceps significaría literalmente ‘cabeza con aspecto de garrote’ y haría referencia al aspecto típico de este hongo: creciendo como un garrote desde los cadáveres de insectos (ref. 4 y 10)… Si bien habitualmente se observan creciendo sobre los cadáveres, en realidad sus gustos comienzan con algo más gore, los hongos Cordyceps atacan la carne fresca.

.

Cadáver de hormiga con el cuerpo fructífero de un hongo del género Cordyceps (alias Ophiocordyceps). Crédito: The Earthy Report

.

Leer más…

Origen y evolución de los insectos sociales. Avispas

21 noviembre, 2013 35 comentarios

.

In science we trust
.

Una enorme colmena de abejas, con su reina poniendo huevos e innumerables obreras trabajando sin descanso recolectando néctar y alimentando a las larvas, capaces de morir por defender a la colonia. Un hormiguero, hasta los topes de hormigas, con una única monarca y miles de miembros pertenecientes a las más diversas castas: recolectoras, soldados o matronas. Un avispero, con su gran reina y sus múltiples obreras, una organización terrorífica capaz de acribillarte si les molestas. Los insectos sociales, con su casta de serviciales obreras: trabajadoras, sacrificadas, estériles… son un quebradero de cabeza para la biología evolutiva, un reto para los entomólogos y una de las maravillas del mundo natural. En esta entrada nos adentraremos en su mundo, indagaremos sus orígenes y veremos que tiene que decir la biología evolutiva al respecto.

.

Existen muchos grupos de insectos sociales, entre los más famosos encontramos a las avispas, a las abejas y a las hormigas, todas ellas miembros de los himenópteros, aquellos insectos pertenecientes al orden Hymenoptera, un nombre que deriva de los términos griegos «hymen» que significa ‘membrana’  y «ptera»  que significa ‘alas’; por lo que cuando hablamos de himenópteros hablamos de ‘alas membranosas’. Estos insectos engloban aproximadamente unas 140.000 especies conocidas, alrededor del 10% de toda la biodiversidad planetaria, “un güevo” como dirían algunos. Sin embargo, de todas ellas solo un pequeño porcentaje son insectos sociales, aunque lamento no disponer de las cifras.

Y de todos los insectos sociales, esta entrada está centrada en las avispas. Se intentará vislumbrar como pudieron originarse esas famosas comunidades de insectos, formadas por miles de obreras estériles y una única reina, a partir de ancestros solitarios cuya vida se desenvuelve de forma autónoma. Dado que el comportamiento raramente fosiliza y el estudio genético del comportamiento es una ciencia todavía joven, nos centraremos en los casos transicionales que pueden observarse directamente en la naturaleza.

Tradicionalmente los insectos sociales han sido un reto para la biología evolutiva, sobre todo cuando los estudiosos del asunto dieron cuenta de que eso de ayudar «por bien de la especie» era una pendejada, algo no permitido por la selección natural.  De hecho, aplicando bien la selección natural surgía una paradoja: ¿cómo pueden evolucionar seres altruistas si el egoísmo es una estrategia evolutiva mucho más exitosa? Esta y otras preguntas es lo que veremos en esta entrada. Aunque también me veo obligado a dar un par de apuntes previos… Es una entrada extensa, por ello recomiendo una buena taza de té, un café bien calentito o un sabroso cola cao para leerla en paz y con detenimiento.

Una alternativa es leerla poco a poco cada día, por tal razón ha sido subdividida en once capítulos: los capítulos del I al IV son una introducción y una visión de los modelos que proponen los biólogos para explicar cómo pudo haberse originado una sociedad insectil; los capítulos del V al X son historia natural, un relato de cómo pudieron ir apareciendo sociedades cada vez más complejas, usando para ello ejemplos reales presentes en el mundo natural; podría considerarse un recopilatorio de útiles estrategias de vida que son al mismo tiempo una base para desarrollar estrategias más complejas. El último capítulo engloba unas breves conclusiones… Espero que disfrutéis con la lectura.

.

Nido de avispones (Vespa crabro Linnaeus, 1758), una avispa social presente en Europa y Asia, también es posible de encontrar en la Península Ibérica. Es un bicho grande, lo suficiente como para que morder a sus depredadores sea tan intimidatorio o más que picar. Crédito: Anallergo

Leer más…

Los niños aprenden a balbucear igual que los pájaros aprenden a cantar

4 junio, 2013 11 comentarios

Fuente: Roger Wright/Stone/Getty Images. Tomada de Nature

Fuente: Roger Wright/Stone/Getty Images. Tomada de Nature

Los niños aprenden a balbucear antes de empezar a hablar, primero repitiendo sílabas individuales (como ba-ba-ba), después encadenando varias sílabas juntas (como ba-da-gu). Los pájaros cantores muestran un patrón similar durante su aprendizaje del canto. Se piensa que la capacidad para establecer una secuencia silábica es innata y aparece de golpe, pero una publicación aparecida en el último número de la revista Nature pone en duda esta teoría.

En dicho trabajo se analiza como aprenden a emitir las primeras secuencias de sonidos tres especies: el diamante mandarín, el capuchino culiblanco y los humanos. Sus conclusiones muestran que el aprendizaje se da sílaba a sílaba, algo que difiere con la teoría del aprendizaje innato del lenguaje.
Leer más…

En defensa del matrimonio tradicional y natural

1 febrero, 2013 28 comentarios

Entre los muchos grupos de presión que existen en el mundo y que se creen con la facultad de decir a los demás cómo deben vivir y que ponen el grito en el cielo ante cualquier novedad se encuentran los representantes de Dios en la Tierra en la forma de diferentes tipos de sacerdotes de las más variopintas religiones. Uno de los temas de protesta favoritos de la variedad cristiana en sus distintas variedades es la defensa del “matrimonio tradicional” ante los cambios que vive nuestra sociedad y que permite familias tan “antinaturales” como las de personas del mismo sexo, divorciados, padres y madres solteros, etc. Ellos defienden el matrimonio “tradicional”, el de toda la vida, entre un hombre y una mujer que se dedican a tener sexo para procrear y punto. Una familia formada en torno a este tipo de matrimonio es la familia natural al ser humano y la que ha existido siempre hasta que vinieron los progres a destruirla. ¿O no?
¿Cómo son las familias fuera de nuestro entorno? ¿En otras culturas? ¿En otras épocas?
Leer más…

Las termitas suicidas

27 julio, 2012 12 comentarios

La táctica de autoinmolarse para causar daño al enemigo a costa de la propia vida no es una exclusiva de los kamikazes o de los terroristas suicidas. En el reino animal, y en un grupo tan alejado del nuestro como son las termitas, también se utiliza, según muestra un reciente estudio publicado en la revista Science.

Un grupo de investigadores Checos dirigidos por el Dr. Jan Šobotník han comprobado como algunas obreras de la especie de termitas Neocapritermes taracua, originaria de la Guayana francesa, portan dos curiosas manchas azules en la articulación entre el tórax y el abdomen (recordemos que un insecto agrupa sus segmentos en tres regiones: cabeza, tórax y abdomen). El tamaño de las manchas aumenta con la edad, siendo las obreras más viejas las que generalmente presentan mayor cantidad del componente azul. Junto a éstas “trabajadoras azules”, otras obreras no presentan manchas de ningún tipo.

Leer más…

La canción fósil de un grillo jurásico

10 febrero, 2012 7 comentarios

Reproducción de Archaboilus musicus, realizada por Lliliana Castaño y Fernando Montealegre.

Reproducción de Archaboilus musicus, realizada por Lliliana Castaño y Fernando Montealegre.

Un grupo de científicos reconstruye el sonido de un insecto que habitó los bosques de la actual Mongolia hace 165 millones de años.

El comportamiento representa un aspecto muy difícil de estudiar en las especies extintas, dado que únicamente pueden ser inferido a partir de rasgos morfológicos, rastros o cualquier otro tipo de evidencias indirectas.

En especial, el origen y evolución de la comunicación acústica es un campo muy complicado, al no quedar ningún registro fósil que pueda ser analizado. En el caso del ser humano, nuestro órgano fonador está constituido por la laringe, un órgano complejo que consta de varios cartílagos y un único hueso, el hioides, situado por debajo de la lengua y sobre el resto de componentes laríngeos.

Las estructuras directamente relacionadas con la emisión de la voz son las denominadas cuerdas vocales, un par de pliegues membranosos constituidos por un ligamento, musculatura y una capa de tejido epitelial. Lógicamente, ninguna de estas estructuras fosiliza fácilmente, dándose además la circustancia de que el hueso hioides, la única estructura laríngea que sí lo hace, no se encuentra articulado con ningún otro hueso, y al fosilizar puede aparecer en una situación desplazada que no corresponde con su ubicación original. Debido a todo esto, en los fósiles de homínidos no resulta posible conocer con seguridad la situación ni estructura de la larigne, lo cual dificulta enormemente el estudio de la evolución del lenguaje.

Leer más…

Imágenes de la Ciencia y de la Naturaleza: oliendo por las antenas

8 mayo, 2011 3 comentarios

Foto: Patrick Coin

Esta hermosa estructura simétrica no pertenece a un helecho, como podría parecer a simple vista, sino que corresponde a la antena de una polilla norteamericana: Actias luna. La familia de los satúrnidos, a los que pertenece esta mariposa, presentan generalmente unas espectaculares antenas plumosas sensibles a las feromonas emitidas por las hembras. Algunas especies llegan a detectar, gracias a estos extraordinarios sensores, una única molécula de feromona a más de 20 kilómetros de distancia de la hembra emisora.

Leer más…

¿La creencia en el libre albedrío nos hace mejores?

27 abril, 2011 29 comentarios

Me resulta tristemente familiar que cuando critico creencias irracionales en determinados ambientes, siempre surja el comentario condescendiente que me dice “mira que eres radical, si creer en eso no hace ningún daño“. Invariablemente, da lo mismo que estemos hablando de astrología, de ouija, de dios misericordioso, de reptilianos o del poder adivinatorio de Rapel.

Muchas personas que no creen en tales despropósitos suelen abrazar esta postura, y realmente te miran raro por pensar que la astrología hace daño. Vamos, ¡ni que los astrólogos llevaran pistolas para ejecutar las cartas astrales, exagerado!

Y discrepo. Discrepo y seguiré discrepando. Porque la astrología, el ouija, dios misericordioso, el gobierno reptiliano en la sombra y el poder adivinatorio de Rapel son supersticiones. Y la superstición es perniciosa. La superstición nos hace esclavos de un futuro escrito y de los designios de unas fuerzas que no controlamos. Nos hace rezar en lugar de actuar para mejorar nuestra situación y la de los demás. La superstición nos roba nuestra capacidad de decisión para cedérsela a una entidad caprichosa. La superstición nos arrebata la libertad. No me extiendo porque los habituales conocéis de sobra mi opinión sobre el tema, expresada en varios escritos.

Leer más…

El canto de la ballena jorobada

19 abril, 2011 22 comentarios

La transmisión cultural es un fenómeno que no se encuentra limtado al ser humano, a pesar de que éste sea el animal que más espectacularmente lo manifieste. Los etólogos nos muestran numerosos casos en los que se encuentra no sólo un acervo culturar en poblaciones de diversos grupos animales, sino una transmisión entre poblaciones y generaciones similar a la humana.

Primates que enseñan a otros grupos o a sus propios hijos diversas técnicas de recolección de alimentos;  estorninos que no sólo aprenden a abrir botellas de leche, sino que son capaces de transmitir ese conocimiento a las nuevas generaciones o aves que copian y alteran sus cantos oyendo a sus congéneres y formando variados dialectos. Todos ellos son solamente algunos ejemplos de lo que podríamos llamar culturas no humanas.

Leer más…

Doble moral

18 abril, 2011 39 comentarios

Estamos tristemente acostumbrados a cómo determinado tipo de gente posee una doble moral que les permite apedrear a un médico por practicar abortos y simultáneamente pagarle a su hija adolescente una interrupción de embarazo. También es indignantemente habitual el señor o la señora que combaten el reparto de anticonceptivos como prevención al SIDA, pero que después de treinta años de casados únicamente tienen dos churumbeles ya creciditos. Y que decir del impresentable que se rasga las vestiduras por ver a dos chicos besándose en público y acto seguido se va de putas…

El caso es que cualquiera podría decir que esto no son más que tópicos, reflejo de excepciones que no permiten extraer generalizaciones realistas. Por eso, y dado que este es un blog de divulgación científica y nos gusta afirmar sobre lo que tenemos datos, traemos un estudio que va más allá de la simple opinión o de la mera percepción subjetiva:

Según concluye un reciente informe del Guttmacher Institute, el empleo de anticonceptivos por parte de las mujeres estadounidenses es independiente de las creencias religiosas. El estudio, basado en una muestra de 7.536 mujeres, destruye el mito de que la religión es un obstáculo para los métodos de planificación familiar. ¿O será solo para la planificación familiar propia?

Los autores son más cautos, y se inclinan hacia una falta de sintonía entre la cabeza de la iglesia y sus bases, señalando que “la oposición a la contracepción por parte de la jerarquía católica y otras organizaciones socialmente conservadoras no se refleja en los comportamientos reales y en las necesidades de salud de las mujeres católicas o evangélicas“. Entre otros hallazgos, el estudio muestra que “Entre todas las mujeres que han practicado sexo, el 99% han usado métodos contraceptivos distintos de la planificación familiar natural” y que estos datos son virtualmente los mismos entre las mujeres católicas (98%).

En todo caso, a dios rogando, y con el mazo dando…

Visto en La revolución naturalista

Fuente: Countering Conventional Wisdom:New Evidence on Religion and Contraceptive Use

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.299 seguidores

%d personas les gusta esto: