Archivo

Posts Tagged ‘matemáticas’

Las matemáticas son difíciles para las mujeres y los negros

2 septiembre, 2014 90 comentarios

mujer-matematicasUno de las grandes estereotipos en ciencia ha sido la supuesta inferioridad intelectual de mujeres y negros a la hora de explicar por qué estos colectivos han estado prácticamente ausentes hasta hace pocas décadas del entorno investigador, y cómo hoy en día sigue siendo aún minoritaria su presencia en las actuales plantillas de las instituciones científicas.

Leer más…

¿Saben los matemáticos de qué hablan (y si lo que dicen es cierto)?

7 febrero, 2014 11 comentarios

Bertran Russell en 1936

Bertrand Russell en 1936

Entre la ingente cantidad de frases célebres que se atribuyen a Bertrand Russell, filósofo, matemático y uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX, hay una bastante curiosa que dice:

Las matemáticas podrían definirse como aquello en lo que nunca sabemos de lo que estamos hablando, ni si lo que decimos es verdad.

Como ocurre con la mayoría de las citas que encontramos por internet, se trata de una frase ingeniosa de esas que reservamos para hacernos como que sabemos de algo, aunque en realidad no comprendamos bien su significado. Tal y como está escrita podría parecer que Russell quería señalar lo inútil que es aprender matemáticas, pues ni los propios matemáticos saben de lo que hablan. A mí me recuerda a aquello que dijo un compañero de clase de “yo nunca he visto un logaritmo andando por el pasillo”, mirando a nuestra profesora  mientras dibujaba media sonrisa como si estuviera a punto de añadir “je je”. Aparte de que el argumento es absurdo (si fuera cierto no deberíamos estudiar gramática hasta no ver un complemento directo comprando el pan) la frase que nos ocupa no va por ahí. Leer más…

Las matemáticas como disputa


mates

Autor: Darío

Para la mayoría de las personas, las matemáticas fueron, y siguen siendo, un conocimiento árido, aburrido y doctrinario en donde las fórmulas (como proceso ya terminado), los métodos (como explicación nunca cabalmente entendida) y los resultados (como algo totalmente ajeno a la experiencia inmediata) daban pie a una sensación que oscilaba entre el fastidio y la incredulidad pasando por la perplejidad generada por algo que jamás se entendió para qué servía como no fuera para cumplir con los requisitos académicos de turno. Incluso cuando en algunas ocasiones se enfocaba el interés profesional al estudio de los trabajos que implican cierto conocimiento matemático (las ingenierías en sus diversas áreas, la economía, ciertas partes de las ciencias biomédicas y algunas de las ciencias sociales), dicho conocimiento no era (es) más que una aplicación muy secundaria, algo a lo que sí se puede se le da vuelta y si se evita pues mucho mejor. Difícilmente se remonta esta visión deficiente y parcializada del conocimiento matemático, y como bien sabemos las causas de la existencia de esta parcialización son muchas: desinterés social, malos métodos pedagógicos, incapacidad de los especialistas para motivar el estudio. En resumen, como en todo el conocimiento científico que merezca tal nombre, la descomposición social y el aumento del fanatismo va contra un conocimiento racional de lo que como humanos más nos interesa.
Leer más…

A vueltas con Euromillones

15 marzo, 2013 22 comentarios

Cada semana millones de ciudadanos europeos gastan millones de euros en participar en el sorteo conocido como “Euromillones” bajo el reclamo de las mareantes decenas de millones que puede llevarse la persona que acierte la combinación ganadora. Sin embargo, en medio de esta borrachera de millones tan atractiva nos olvidamos de que el dato que debería hacer que nos lo pensáramos mejor también se cuenta en millones: son las una entre ciento dieciséis millones quinientas treinta y un mil ochocientas probabilidades que tenemos de llevarnos el primer premio, apenas un 0,00000000858% (pueden ver cómo se calcula en esta entrada de Gaussianos).

Sin embargo casi todo el mundo sigue participando en este y otros sorteos, incluso yo mismo lo hago de vez en cuando (digo yo que habiendo médicos que fuman por qué no va a haber matemáticos que jueguen a la lotería). Pero, ¿por qué? Seguramente habrá muchos argumentos de tipo cultural, psicológico o social que podríamos esgrimir para tratar de explicarlo, sin embargo hay uno de carácter probabilístico que me llama especialmente la atención.

Estoy seguro que más de una vez han jugado a este o a cualquier otro sorteo y al revisar la combinación ganadora han dicho “vaya, tengo el 10, el 13 y el 33 y han salido el 11, el 13 y el 32, ¡por qué poco!”. Y también me atrevería a decir que a continuación les ha invadido una sensación de “a la próxima acierto” como si el número que fuera a salir dependiese de su puntería. Claro que la mayoría de nosotros comprendemos que rellenar un boleto de Euromillones tiene poco que ver con encestar un triple, pero esa experiencia queda ahí grabada y en mayor o menor medida nos anima a seguir jugando. ¿Ocurre esto por azar? Les explicaré por qué pienso que no. Leer más…

Los grupos, el elegido y la revolución de 1830

1 marzo, 2013 2 comentarios

galoisAutor: Darío

¿Què tienen en comùn estos temas?

Un nombre: Evariste Galois.

La historia de este gran matemático francés que murió en un duelo a los 20 años de edad es también la historia de un período de Francia en que la traición de los ideales republicanos por parte de la burguesía catapultó una rebelión de grandes proporciones en Francia, y de las cuales Evaristo Galois, fogoso joven de mente brillante no pudo sustraerse, mientras fracasaba en tratar de ingresar a una de las pocas escuelas en las que las élites dominantes de ese país, era despreciado por sus maestros y examinadores que no tenían ni por milagro divino la menor idea de quién era ese joven que los miraba con mirada retadora y desprecio contenido, soportando internamente su ira antes las trivialidades y las estupideces de personas que, habiendo recibido a su vez una educación rígida y pedante, transmitían a su vez la misma pedantería a sus alumnos mientras mataban cualquier belleza que la gran disciplina de las matemáticas pudiera tener. Al menos esta parte de la historia que nos cuenta Leopold Infeld en “El elegido de los dioses. La historia de Evariste Galois”.

Cuando uno termina de leer este libro no es posible, si se conocen, dejar de pensar en la historia personal de otros tantos científicos y pensadores cuando en su juventud sus contemporáneos no daban un quinto por su futuro intelectual y profesional, ni es posible dejar de recordar, también, el compromiso social de esos pensadores y su vinculación directa con el mundo que les tocó en suerte vivir. Galois hizo de la causa republicana en la Francia de Luis Felipe y la Restauración un norte en su vida tan fuerte como el que lo vinculó a las matemáticas, a las cuales desde su infancia entendió con una facilidad y un don que a los que no lo tenemos y pretendemos estar involucrados activamente en ellas envidiamos. Su oposición a la restauración monárquica que traicionaba todo lo que la Revolución Francesa de 1789 pretendió representar, su violencia verbal en contra de la burguesía que no dudó en aliarse con lo que quedaba de la aristocracia derrotada cincuenta años atrás, corría paralela al desprecio que sentía por los métodos (¿o deberíamos decir “los escleróticos métodos”?) que los profesores y examinadores de las matemáticas aplicaban para tener el control sobre el presente y el futuro de los estudiantes que pretendían estudiar esta disciplina y la ciencia en general.
Leer más…

El verdadero fin del mundo

17 diciembre, 2012 20 comentarios

Este es de verdad, y está llegando:

 

 

Lo he etiquetado como “humor”, porque eso quiero creer…

Categorías:Actualidad, Ciencia, Humor Etiquetas: ,

Demostración matemática de que Mariló Montero se equivoca

25 octubre, 2012 83 comentarios

Si ya lo sé, ya lo sé, no hay que atender a las tonterías que nuestros afamados seres mediáticos de televisión dicen. Pero es que en esta ocasión me ha hecho “gracia” y ha tenido repercusión sanitaria al afectar a algo tan vital como son los transplantes de órganos. La buena de Mariló nos dice que a ella esto de los transplantes le da un poco de cosa, ya que el alma del fallecido puede pasar al órgano y quién sabe la atrocidad que puede perpetrar el transplantado si el órgano procede de un asesino. Y acaba su discurso con “no se ha demostrado científicamente que el alma del fallecido no pase a otro individuo a través de sus órganos”.

Vamos a dejar de lado que esa frase incurre en la típica paradoja de la tetera de Russell, también vamos a obviar que nadie ha demostrado la existencia o no de un alma (que no es poco obviar), para explicar porqué carece de sentido pensar que en cada órgano transplantado hay un alma, dando por válida la hipótesis de la existencia de alma (que es mucho validar). Para ello emplearemos las matemáticas.
Leer más…

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 2.525 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: