Ooparts

23 julio, 2009

Y tras la tesis, me animo a escribir en este nuevo blog.

Hace unos días, enredando por la wikipedia, terminé dando con una página llamada “Oopart“. Esta palabra es el acrónimo en inglés de Out of Place Artifact, es decir, “artefacto fuera de lugar” en español, y hace referencia a un asunto que ha sido discutido en diversas ocasiones con diversos creacionistas en diferentes blogs.

Y es que se denomina Oopart a todos aquellos objetos arqueológicos o paleontológicos que han sido encontrados en determinados lugares que no coinciden con la época en la que cabría encontrarlos, debido a su tecnología, a referencias que lo sitúan en otra época, etc. Es por ello, que estos Ooparts han sido utilizados de dos modos por diferentes colectivos:

  • Por un lado, se encuentran aquellos que utilizan estos objetos para intentar desautorizar a diversas disciplinas científicas, argumentando que los métodos utlizados por los científicos no son de fiar.
  • Por otro lado, tenemos a aquellos utilizan estos objetos para dar rienda suelta a su imaginación y crear teorías conspiranoicas que den explicación a la aparición del susodicho oopart.

En el grupo de los primeros cabe incluir, entre otros, a los creacionistas, que enseguida están prestos a desmentir la edad de la Tierra o la evolución en base a estos ooparts. Pero no se quedan ahí, además pretenden que estos objetos, sea éste el que sea, son pruebas a favor del creacionismo.

En el grupo de los segundos se encuentran, entre otros, los amantes de los extraterrestres, los cuales rápidamente son capaces de describir con pelos y señales a los alienígenes que nos “crearon” hace millones de años, simplemente con una bujía encastrada en una arcilla de 500. 000 años de antigüedad.

Entre estos Ooparts se encuentran los siguientes (de los que obtendréis más información pinchando en el enlace):

Wolfsegg_iron

Coso_artifact

Ottosdal1

Y lo cierto es que muchos de estos ooparts no lo son tanto. Es decir, en muchos de estos casos, los científicos han encontrado una explicación perfectamente plausible que explica esa supuesta imposibilidad entre objeto y época, o bien han determinado que se estaban produciendo fenómenos como el palimpsesto, la pareidolia o la falsificación.

En cualquier caso, es sorprendente (o quizá ya no tanto…) como los amantes de la pseudociencia se aferran a los “huecos” de conocimiento que muestra la ciencia para dar pábulo a sus “teorías”, de un modo absurdo, ya que antes o después, esa misma ciencia los echará a patadas. Además, pretenden que estos hallazgos son prueba y explicación más que suficiente para sostener la “magufada” de turno. Sin embargo, la ciencia, gracias al sistema en el que se sustenta, se mostrará implacable ante todos estos “demonios” que la acechan.

Entradas relacionadas:


  1. 23 julio, 2009 en 4:11

    La verdad es que si hubo una “supercivilización superavanzada” antes de nosotros, debió de ser muy, muy cutre. Mira que dejarnos sólo una quincena de pequeños objetos en todo el mundo, y ni uno solo de ellos reconocido como tal por los especialistas. 😀

    En mi aldea la Cultura de las Cogotas al menos nos dejó murallas, esculturas, espadas, broches, esas pequeñas cosas… ¿Qué clase de civilización no deja ningún resto visible tras de sí? ¿la de los banqueros de las islas Caiman quizás? Lo dicho, muy, muy cutre.

    Y es curioso, porque a priori la existencia de auténticos ooparts no debería sorprendernos desde un punto de vista científico. Lo más lógico sería pensar que provienen de visitantes del futuro que se han dado un garbeo por otra época, cosa que al fin y al cabo podría entrar dentro de lo posible.

    El problema es que no hay un solo oopart que no sea discutido. Así que parece que ni siquiera eso. Pero bueno, en algo tienen que entretenerse los amigos… 😀

  2. J.M.Hernández
    23 julio, 2009 en 8:15

    Ya se que me repito más que un pepino mal cortado, pero ya lo dijo Sagan: “Hay más maravilla en la ciencia que en la pseudociencia”. Los Ooparts existen: todos los días caen miles de micrometeoritos sobre la Tierra; buscarlos y coleccionarlos es bastante más efectivo y reconfortante que intentan hallar estatuillas de raticulín:

    Cómo capturar micrometeoritos

  3. 23 julio, 2009 en 9:16

    Pues anda que los ooparts de huellas, también tienen su miga. ¿Se acuerdan de la del trilobite con huella de… sandalia?! 😀

    Ciertamente, les echan ganas e imaginación 🙂

  4. 23 julio, 2009 en 16:40

    Ciertamente un tema interesante este de los “Ooparts”, son como el “Gran Prix” de la arqueología: pruebas a menudo absurdas que hay que superar por muy sencillas que parezcan 😆

  5. 23 julio, 2009 en 21:16

    detras de la mayoria de estos objetos hay IDiots, el resto listos que se quieren hacer famosos o ricos.

  6. Darío
    25 julio, 2009 en 0:52

    Ya sé que le voy a decir a mis amiguitos cuando empiecen con sus memeces esotérico-académicos: “Son unos Ooparts-H”

    Seguro que se sentirán importantes e identificados :mrgreen:

    Saludos.

  7. Manuel Abeledo
    25 julio, 2009 en 10:59

    A mí esto de los OOparts me mata, porque quienes los presentan son demasiado etnocéntricos incluso para no parecer una broma. ¿Que has encontrado un mecanismo datado hace 6.000 años? Eso significa que alguien en aquella época conocía las ruedas dentadas. Vaya, que sorpresón.

    Los falsificadores sin embargo no merecen ni un miserable apunte.

  8. AvA
    25 julio, 2009 en 19:56

    Yo leí un libro de “misterios” en el que había incluido un capítulo sobre los “ooparts” como Las Piedras de Ica (esto sí que nunca me lo creí xD); una teórica maqueta de un avión del Egipto de los faraones; la “pila” de bagdad, la calavera de los mayas en la que Spielberg se basó para otra aventura de Indiana Jones (me dicen que el final es irrisorio xD)y varias cosas más. Claro, en el momento lo leí interesado. Cómo el escritor (no digo nombres porque seguro lo pondréis a parir, y yo lo respeto) te sumergía en la lectura y tal.

    Curiosamente, porteriormente a ésto, un compañero de clase hablaba sobre los ooparts, convencido de que hay arqueólogos que están ignorados por la comunidad internacional y por los científicos que dan la noticia oficial. Por ejemplo, que las pirámides de Egipto en realidad se datan de hace 12.000 años, seguramente construidas por una civilazación tecnológicamente superior (incluso a la actual), pues ni siquiera hoy en día se sabe como se pudo erigir tales maravillas de la arquitectónica. Y, apuntaba él, ni siquiera hoy en día se podría construir algo así.

    Por supuesto, un punto de vista discutible (amablemente). Mi compañero es una persona culta (a mi parecer) ya que está muy informado de todo lo que le rodea y es muy crítico con la situación actual politica, economica y culturalmente. vamos, una persona que le gusta exponer su punto de vista y quejarse ante las injusticias que vea.

    Bien, me parece que me enrollé un poco xD

    Mi opinión: no creo en los ooparts pero hay cosas que aún el hombre no puede entender. En un futuro, seguramente 😉

    P.D.: soy ateo y escéptico de todo, por si la última frase confunde a alguien 😀

    Saludos

  9. 20 marzo, 2012 en 1:41

    Da gusto encontrarse un blog como el tuyo, estoy cansado de tanto cantamañanas que se vale de la pseudociencia para desacreditar a los científicos y crear absurdas hipótesis.

  10. Miguel
    19 agosto, 2013 en 1:52

    El mecanismo de anticitera es un oopart en toda regla sin discusión actualmente en la comunidad científica, teniendo en principio más de 2000 años, cuenta con algunos avances técnicos que no tuvieron lugar hasta el siglo XIX . Existen ooparts comprometidos, ooparts que realmente no lo son, y otros falsos, pero existe un pequeño grupo de ellos cuya veracidad es difícilmente discutible.

  11. kaope
    19 agosto, 2013 en 7:56

  12. Herbert West
    19 agosto, 2013 en 15:38

    ¡Zas! En toda la boca…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: