Inicio > Actualidad, Ciencia, Física > En entredicho el uso de la resonancia para estudiar emociones

En entredicho el uso de la resonancia para estudiar emociones

1 octubre, 2009

El escáner del salmón obtenido por Bennett. - C. B.

El escáner del salmón obtenido por Bennett. - C. B.

Público

La resonancia magnética funcional (fMRI, por sus siglas en inglés) es una herramienta hoy ampliamente utilizada en estudios sobre los procesos cerebrales, pero numerosos expertos han alertado de la ligereza con la que se emplea este instrumento para extraer conclusiones sobre la función neurofisiológica que, a menudo, no están suficientemente contrastadas.

Para poner en evidencia este problema, el investigador del departamento de Psicología de la Universidad de California en Santa Bárbara (EEUU), Craig Bennett, ha recurrido a un caso ridículo: según sus resultados del escáner fMRI, un salmón muerto responde a imágenes de personas en distintas situaciones emocionales.

Bennett compró un salmón en el mercado y lo conectó a la máquina. A continuación le mostró imágenes de personas, preguntando al pez en cada caso que determinase “qué emoción debía estar experimentando el individuo de la fotografía”. Finalmente, volcó los resultados en el tipo de software de análisis estadístico empleado para estudios de fMRI y obtuvo, como esperaba, falsos positivos, en los que el ruido del aparato cuadraba obviamente, por puro azar con el estímulo experimental.

El investigador está en proceso de publicar sus resultados como crítica a otros estudios de fMRI.

.

Entradas relacionadas:


  1. KC
    1 octubre, 2009 de 11:35

    Yo conozco a algun@s que tienen las emociones de un salmón… así que tan, tan despistada igual no está la máquina… 🙂

    Saludos.

  2. Renton
    1 octubre, 2009 de 12:43

    Esto refuta la creencia de que nuestras emociones son fruto de la química?
    (Gracias Manuel!)

    :]

  3. Manuel Abeledo
    1 octubre, 2009 de 14:33

    La cuestión será afinar el método. Mientras tanto siempre se puede confiar en otros, como siempre.

  4. Phosphoros
    1 octubre, 2009 de 14:51

    No, sólo cuestiona el uso e interpretación de la Resonancia para estudiar emociones…

  5. 1 octubre, 2009 de 17:48

    Parece que será más complicado de lo que se pensaba, eso de “leernos el pensamiento”. Pero lo extraño seria, creo yo, que fuese un proceso sencillo y linear, no?

  6. Manuel Abeledo
    1 octubre, 2009 de 20:21

    Bueno, se han dado varios pasos en ese sentido, desde identificar figuras que “ve” el cerebro hasta saber si mentimos o decimos la verdad. El proceso genérico es relativamente simple, ya que lo que se hace es identificar patrones.

    Lo complicado es saber cómo funciona todo eso, cómo se interconecta, digamos el “bajo nivel” del cerebro.

  7. 1 octubre, 2009 de 20:42

    Esto pasa mucho cuando sale una nueva técnica, se extiende su uso hasta para analizar galletas de chocolate, y hay mucho exceso. Sin embargo, como dice Abeledo, si tiene posibilidades, con el tiempo suele refinarse el método y moderarse su utilización.

  8. Darío
    1 octubre, 2009 de 21:00

    Y los procesos mentales como el pensamiento siguen siendo procesos químicos, le duela a quien le duela.

  9. Aficionado
    2 octubre, 2009 de 0:51

    Interesante, otro golpe al empirismo.

    Por otro lado, también es falso que los procesos mentales sean procesos químicos porque todos los procesos mentales son procesos del cerebro de algún organismo; es decir, los procesos mentales son procesos biológicos, no químicos. Aún más, son un tipo especial de procesos biológicos ya que los procesos mentales son procesos emergentes de los componentes celulares del cerebro.

    Saludos.

  10. 2 octubre, 2009 de 5:43

    ¿Los procesos biológicos no son químicos? O_o

  11. Darío
    2 octubre, 2009 de 7:12

    ¿Los procesos biológicos no son químicos? O_o

    Jo!

  12. Aficionado
    2 octubre, 2009 de 8:27

    Los estados, eventos y procesos biológicos son estados, eventos y procesos químicos, pero no son sólo químicos, así como los estados, eventos y procesos químicos son estados, eventos y procesos físicos, pero no son sólo físicos. Si no asumimos una ontología emergentista, reduciríamos todos los sistemas a sistemas físicos y todas las ciencias a la física. Si los estados, eventos y procesos de los sistemas biológicos son sólo químicos no habría necesidad de biólogos, siendo los químicos suficientes para tratarlos. Análogamente, la sociobiología yerra al considerar que todos los sistemas sociales son sólo sistemas biológicos, reduciendo las ciencias sociales a la biología (ignorando las relaciones económicas, políticas y culturales de los sistemas sociales).

    Saludos.

  13. Manuel Abeledo
    2 octubre, 2009 de 11:45

    Interesante, otro golpe al empirismo.

    Más bien todo lo contrario. Los resultados son resultados, sean positivos o negativos.

    Sobre tu otra afirmación, no cabe duda que es muy difícil estudiar ciertos fenómenos atendiendo sólo a sus componentes básico y es necesario echar mano de la abstracción, lo cual no quita que los procesos biológicos se puedan reducir en última instancia a procesos químicos.

  14. Aficionado
    2 octubre, 2009 de 17:52

    Jejeje. Que conste Abeledo que dije “empirismo”, no “investigación empírica”, “datos empíricos” o “experiencia”, que no son lo mismo. La ciencia no es empirista, sino recioempirista o realista (aunque algunos científicos aún sostengan que es empirista). El realismo, a diferencia del empirismo, plantea que los datos empíricos son tan falibles como las hipótesis (al igual que la observación, la medición y la experimentación), por lo que son indispensables la teorización, la matematización y el análisis conceptual. Aún más, el realismo plantea que las hipótesis no se contrastan directamente con los datos empíricos, sino con los indicadores (especialmente cuando se estudian cosas intangibles), las deducciones a partir de las hipótesis y las consecuencias de las hipótesis (particularmente las predicciones). Ya alguien ha señalado que el primer golpe al empirismo lo constituyó la sustitución de la teoría geocéntrica por la heliocéntrica en el siglo XVI.

    Saludos.

  15. 2 octubre, 2009 de 19:54

    Bueno, un artículo muy interesante…
    Ahora bien, me sentaré a esperar que sale con esta crítica. Supongo que unos resultados así en una técnica tan usada, en no mucho tiempo espero que salgan unas cuantas publicaciones a favor y en contra.

    Porque no es por nada… ¡Hasta el que ha hecho este experimento puede estar equivocado! Que puede pasar 😉

    Por otro lado, Renton:

    Esto refuta la creencia de que nuestras emociones son fruto de la química?

    Nop. Más bien es un posible artículo que, de no estar equivocado, va a poner en cuarentena a una técnica “estrella” hasta ahora empleada para el estudio del cerebro; por otro lado, que nuestras emociones son fruto de la química es algo sostenido por tantas observaciones y técnicas de estudio que, bueno, no puede refutarse por un experimento como este.

    Veremos a ver que sale en los próximos meses.

    Por otro lado. De todas maneras Aficionado, no se, yo prefiriría llamarlos ni estrictamente biológicos, ni estrictamente químicos… sino bioquímicos. Desde mi punto de vista, la vida podría ser vista a nivel celular como una química muy especial; es más, no podrías estudiar o endender el funcionamiento y limitaciones de una célula, o incluso un tejido o un órgano, si no es comprendiendo su bioquímica.

    Saludos!

  16. Aficionado
    3 octubre, 2009 de 3:39

    Ya que todos los estados, eventos y procesos bioquímicos son estados, eventos y procesos químicos (en tanto que son estados, eventos y procesos de sistemas químicos: las moléculas que componen los seres vivos); y ya que los estados, eventos y procesos biológicos también son estados, eventos y procesos químicos, pero no sólo químicos, entonces es correcto afirmar que los estados, eventos y procesos mentales son estados, eventos y procesos biológicos.

    Saludos.

  17. Aficionado
    3 octubre, 2009 de 4:01

    Aclaración de conceptos usados:

    Nota: El símbolo “^” debe leerse “sub”, no “súper”.

    Represente s el estado de una cosa y p una propiedad de una cosa, entonces s=f(p^1, p^2, …, p^n), pudiéndose representar s como un punto en un espacio n-dimensional. Represente e un evento, entonces e=<s^i, s^f>. Represente p un proceso, entonces p=<s^1, s^2, …, s^n>. Además, una cosa puede ser simple, como un fotón o un quark, o compleja, como un protón, una célula o colegio. Una cosa compleja [cuyos componentes estén relacionados] es un sistema.

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: