Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo > Creacionismo: ¿religión, ciencia o política?

Creacionismo: ¿religión, ciencia o política?

19 octubre, 2009

Darío nos envió el otro día un texto de Antonio Lazcano titulado Darwin y la educación pública en México. De su lectura hay un párrafo que me ha llamado la atención (y que muestro a continuación). Me llama la atención porque no conozco de nada al señor Lazcano, y por tanto puedo afirmar que he llegado de forma independiente a la misma conclusión.

Aunque el creacionismo se presenta como una cuestión religiosa o un debate científico, en realidad es un anacronismo grotesco que responde a intereses políticos de sectores muy reaccionarios de la sociedad estadounidense, y se ha extendido con rapidez en varias partes de nuestro país. Al igual que ocurre entre los católicos, existen iglesias protestantes, como la anglicana, que poseen una rica tradición intelectual. Pero el éxito de los evangélicos no se basa en la reflexión teológica, sino en la mercadotecnia y en su alianza con el capitalismo de empresa. Existen más de 140 mil misioneros estadounidenses en todo el mundo, y su penetración en Latinoamérica es apabullante, entre otras razones porque no llegan armados de la tolerancia que caracteriza a muchas iglesias protestantes, sino de una ceguera religiosa que les hace seguir a pie juntillas el Antiguo Testamento negando la evolución.

Un día de estos publicaremos el texto completo enviado por Darío, merece una lectura reposada y un debate posterior.

Entradas relacionadas:


  1. 19 octubre, 2009 en 15:38

    Todo imperio nesecita de una religión propia (de su país); de ahí los cismas.
    Religión=herramienta política de penetración y dominación

  2. jose
  3. Darío
    19 octubre, 2009 en 16:38

    y los mexicanos no eran católicos?

    La mayor parte los iguen siendo, pero:

    i) Desde hace un buen tiempo existe una comunidad protestante y digamos, progresista, que uanque minoritaria, ha jugado un papel ciertamente importante en el país. A esta se refiere Lozano con lo de la tradición intelectual, ya que incluso reivindica el laicismo en al educación pública.

    ii) Desde el mediados del siglo XX a la fecha se ha dado una introducción de protestantismo conservador que ha ido desplazando al catolicismo, tanto en comunidades indígenas (el trabajo del Instituto Lingüístico de Verano desde principios de los años cincuenta hasta los años ochenta en que fue expulsado por el gobierno) como en las zonas urbanas y rurales pobres. En todos estos casos también el protestantismo conservador ha sido utlizado por los dueños del país para enfrentar a sectores de la Iglesia Católica que habían elegido la Opción de los Pobres (Teología de la Liberación: Samuel Ruiz en Chiapas, Sergio Méndez Arceo en Morelos, A. Lona en Chihuahua). A estos también se refiere el Dr. Lozano: son los del literalismo biblico de enajeción mental estilo Logos y compañía.

    Saludos.

  4. Rawandi
    19 octubre, 2009 en 17:00

    Aunque el creacionismo se presenta como una cuestión religiosa o un debate científico, en realidad es un anacronismo grotesco que responde a intereses políticos de sectores muy reaccionarios

    No nos engañemos negando al creacionismo su carácter religioso. La religión siempre ha sido una superstición grotesca al servicio de sectores reaccionarios.

  5. 19 octubre, 2009 en 18:11

    Y la religión, bueno, al menos la tradición cristiana… siempre ha estado arrimada a la política. El interés común de esquilar al rebaño.

  6. 20 octubre, 2009 en 1:52

    Considerando el título de esta entrada, supongo que esta noticia va bien aquí.

    Imagino que esto ya los saben, ¿no? Se trata de la quema de libros de ciencias de educación secundaria que se llevó a cabo en el mocho-estado de Guanajuato: http://www.jornada.unam.mx/2009/10/09/index.php?section=politica&article=020a2pol

    Y he aquí la imagen de las bellas damas quemando esos libros que son mala y pecaminosa influencia de Satanás:

    Así que como ven, no solo el creacionismo, también los tintes inquisitorios viene de regreso a todo lo que da.

    Para asquearse.

    Cómo me duele mi país 😦

    Saludos renegados.

  7. Rawandi
    20 octubre, 2009 en 16:28

    El cristianismo es malo, Cnidus, pero el islam es todavía peor, porque cuenta con dos “revelaciones infalibles”: por un lado está el Corán (que propugna la teocracia pero no especifica suficientemente los rasgos de dicho régimen) y por otro la Sunna o Hadith (la “Tradición” que a partir de recopilaciones tardías de los dichos y hechos ejemplares de Mahoma completa todo aquello que hace falta para instaurar una teocracia). Se puede decir que la Sunna remacha el mensaje retrógrado del Corán, impidiendo así toda innovación. Y por eso el mundo musulmán está tan atrasado.

  8. KC
    20 octubre, 2009 en 17:30

    Y es que el Quijote nunca pasará de moda… Qué grande Cervantes…

    Saludos.

  9. KC
    20 octubre, 2009 en 17:31

    Ahora añádele concentraciones de poder a los que no le interesa que haya progreso. Y no les interesa porque así están muy bien. Y muy cómodos. Tipo Mohammed VI.

    Saludos.

  10. Darío
    20 octubre, 2009 en 18:00

    Estás llevando tu guerra muy lejos, Rawandi: como ateo y comunista que me considero, me veo obligado a discrepar de tu posición en general..

    Bien sabes por qué lo has visto aquí, mi pelea contra los esotéricos de todo tipo y los religiosos estilo Logos a quien detesto activamente, pero de ahí a avalar una cruzada inversa como la que pones, me parece que hay un gran camino de distancia. Ninguna religión por si misma es “peor que otra”, y si hay grandes diferencias entre el integrismo cristiano y el fundamentalismo islámico, y en la forma en que las clases dominantes lo utilizan. No puedes dejar de lado el hecho de la existencia, también, de la Teología de la Liberación católiica y su opción preferencial por los pobres (Noam Chomsky dice que por esta las guerras en los años ochenta en Centroamérica empezaron por el asesinato de un arzobispo y terminaron con el asesinato de unos sacerdotes), el anglicismo protestante que avala la educación laica (en México, el protestantismo fue de gran ayuda a Juárez durante la intervención francesa), o la forma en que hace equilibrios la teocracia iraní que por un lado maneja cierto fundamentalismo religioso, con el hecho de que apoya (por las razones que sean, no es esta la discusión aquí) la investigación de al menos ciertas áreas de la ciencia y el hecho de que existan mujeres con estudios superiores. Las cosas son más complejas de lo que parecen, y hay gente (conozco dos) que se burlan con las mismas ganas de las teorías de Darwin y de la existencia de algún dios.

    El “mundo musulmán” implica demasiadas cosas: no puedes poner en el mismo costal de gatos a Irán, irak, Indonesia y Egipto, por ejemplo. Antes de las sanciones de 1991 y la invasión de 2003, Irak, parte del mundo musulmán era una sociedad qué, a pesar de la dictadura, tenía un buen nivel de vida, mujeres con plenos derechos, investigación científica de avanzada (¿por qué crees que Israel bombardeó ciertos reactores iraquíes?). Y buena parte de las razones de por qué el mundo musulmán está en las condiciones que sabemos, se la debemos a los amigos que ya conocemos…

    Saludos.

  11. KC
    21 octubre, 2009 en 1:25

    Darío, la dictadura de Sadam no se puede justificar desde ningún tipo de posición. Una dictadura es una libertad ficticia, un mero espejismo que dura lo que duran las palabras: NADA. La cuestión es que el fundamentalismo, en cualquiera de sus vertientes, no lleva a ningún lado, es perder el tiempo, uno que por cierto no es ilimitado.

    Tienes razón en que el “mundo musulmán” no son sólo bombas, Sharias y gente rezando dos veces a la Meca, y que han sido condicionados por quienes ya sabemos, pero una sociedad que se base en un libro como el Corán no podrá ser paradigma de progreso. Al menos desde un punto de vista Occidental. Tampoco será un paradigma de Justicia, por muchas razones.

    Saludos.

  12. Darío
    21 octubre, 2009 en 6:30

    KC:

    Como alguna vez escribió J. P. Sartre: explicar no es justificar.

    La dictadura de Saddam no se justifica, pero tampoco olvidemos que hasta su error de 1991, era el amigo de los dueños del planeta, el ariete que se utilizó contra Irán, el factor de control en Medio Oriente y que sus atrocidades eran entusiastamente apoyadas, o al menos encubiertas por los grandes medios de occidente. Y todo esto se encuentra plenamente documentado.

    De la misma manera se encuentra documentado el hecho de que hasta 1991 era una sociedad altamente avanzada hasta las sanciones y la guerra.

    Y su error de Saddam fue creer que podía hacer en Kuwait lo que el pandillero mayor había realizado impunemente en Panamá pocos meses antes, otro ejemplo de como le fue a un matarife menor cuando se atrevió a tener iniciativa propia, independientemente de lo que el carnicero mayor estadounidense quería. Y de esto también hay literatura disponible.

    Venir ahora con lo que es la justicia “desde un punto de vista occidental” olvidando todo lo anterior, suena a justificación de la carnicería: la anterior y las que corren actualmente.

    ¿Es peor el Corán que la Biblia? No creo. La diferencia para mi estriba en la forma de las interpretaciones. Mientras el primero pasa por el ministerio del Ulema en turno, la última se interpreta con base en lo que dice la institución reinante de El Vaticano. Y ambos pueden ser tan retrógrados o progresistas como sus intereses lo dicten y lo dicten sus condiciones históricas. No hay guerras religiosas: hay intereses que utilizan la religión para que otros peleen por esos intereses.

    Saludos.

  13. KC
    21 octubre, 2009 en 16:47

    Darío, te hice el comentario porque desde que ocurrió aquello, observé que algunos justificaban -aparte de explicar- lo bien que se vivía en Irak con Saddam, cuando no es más que un espejismo. La única libertad real, y ni si quiera eso, la tenía Saddam y su familia. No creo que ese sea el mejor sistema político para los ciudadanos de un país. Pregúntale a los marroquíes más intelectuales que les parece Mohammed VI y lee algunas de sus artimañas para seguir haciendo de Marruecos su propio paraíso… El “truco” perfecto para un gobernante es ser tomado como un Dios, aunque sea un perfecto imbécil. Y si puede mantener a la masa iletrada durante muchos años, pues mucho mejor, aun cuando este tipo de personas viva en palacios en los que los pomos de las puertas son de oro macizo… ¿ese es un sistema político real? Eso es una patraña que viene de generaciones anteriores y que por circunstancias históricas y por el propio interés de la cúpula que pulula alrededor del cabecilla de turno -generalmente militar-, no ha interesado modificar . ¿O es que crees que hay muchos Cincinatos?

    Que ésto haya servido para que los que ya sabemos pudieran llenarse la boca utilizando conceptos como “libertad” y “democracia” cuando su conducta real, subrepticia y engañosa era la que todos sabemos, es otra cosa. Pero una no quita a la otra.

    Para mí Corán y Biblia son lo mismo, lo único en que se diferencia es en el tiempo y en el espacio, aunque la evolución haya sido diversa.

    Saludos.

  14. Rawandi
    21 octubre, 2009 en 17:05

    Darío, la teología de la liberación ha sido condenada por la Santa Sede.

    Te dejo dos frases para la reflexión:

    “Luchad contra ellos hasta que cese la discordia y la religión sea toda de Alá”
    Corán 2,193

    “La razón profunda de una guerra de religión no es el territorio, ni el dinero, ni la forma de poder. Es la religión.”
    Élie Barnavi, ‘Las religiones asesinas’

  15. Darío
    21 octubre, 2009 en 17:34

    No entiendo con qué te estás peleando, pero creo que no es parte de la discusión. Aunque no estoy seguro.

    Saludos.

  16. Darío
    21 octubre, 2009 en 17:45

    Me parece que Barnavi alucina…

    ¿Con la cita del corán pretendes que recuerde a Logos? 😛

  17. 21 octubre, 2009 en 18:15

    Allá donde se queman libros, pronto se quemarán personas” Heine

    👿

  18. 23 octubre, 2009 en 18:44

    Napoleón, por ejemplo, despreciaba a la Iglesia Católica, pero reconocía su utilidad en política para mantener amedrentados a los menos favorecidos y evitar que estos se revolcaran contra el régimen. En sus propias palabras, “la religión evita que los pobres maten a los ricos”.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: