Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo > Darwin y la libertad de pensamiento

Darwin y la libertad de pensamiento

6 noviembre, 2009

darwin
Leo en el blog de Eduardo Punset unas reflexiones sobre ciencia, religión y la libertad de pensamiento. Me ha parecido interesante, y digno de reflexíón una carta escrita por Charles Darwin donde expone estos temas. La comparto con todos nuestros lectores:

Aunque soy un fuerte defensor de la libertad de pensamiento en todos los ámbitos, soy de la opinión, sin embargo —equivocadamente o no—, que los argumentos esgrimidos directamente contra el cristianismo y la existencia de Dios apenas tienen impacto en la gente; es mejor promover la libertad de pensamiento mediante la iluminación paulatina de la mentalidad popular que se desprende de los adelantos científicos. Es por ello que siempre me he fijado como objetivo evitar escribir sobre la religión limitándome a la ciencia.

Entradas relacionadas:


  1. 6 noviembre, 2009 de 10:34

    me parece interesante, y tiene mucha razón, en lugar de buscar el conflicto para hacer que el otro cambien de opinión, es mejor demostrar la verdad de los fenómenos que acontecen en la vida, con bases irrefutables, o al menos solidas… De hecho, y con el perdón de cualquiera a quien pudiera ofender, me parece que obligar a otros a cambiar su opinión de forma intransigente, es muy típico de los cristianos…

    A propósito, me encanta tu blog!, lo descubrí recientemente, y bueno, ya tienes a una lectora más XD

  2. jose
    6 noviembre, 2009 de 14:55

    Lo malo es que la otra parte nunca es tan educadita y respetuosa, y si no haces algo, te come sin reparo.

    Y un contraejemplo.

  3. 6 noviembre, 2009 de 15:45

    Hola cereza-chan, bienvenida por estos lares 😉

    Respecto a Darwin, pues no se…

    El problema, es que esta misma gente tampoco va a aceptar nada, absolutamente NADA, sean evidencias, sean argumentos, sean hipótesis, teorías, leyes o hechos, que por alguna casualidad, ellos ya hayan endemoniado previamente.

    Así que da igual que hables de ciencia o de religión, ni te van a escuchar, ni te van a leer y van ellos a divulgar “lo que les venga e gana y como les venga en gana” y de paso, te van a poner a parir. Con magufos, charlatanes y pastores varios junto a su rebaño de borrigreses, poco hay que hacer… Como dice jose, no es nuestra culpa.

    Es más, creo que el movimiento (por llamarlo de alguna manera) ateo tan reciente que estamos viendo es sobre todo una reacción a las agresivas posiciones y campañas publicitarias de desinformación de toda esta gentuza… Y en definitiva, ¿Quien te escucha? Pues al fin y al cabo, los mismos que también están dispuestos a discutir de religión sin ofenderse ellos y sin ellos querer ofender o convertir a los demás, sean creyentes o no.

    Darwin tiene razón a muy largo plazo. Cuando los avances (ahora lejanos en el tiempo) consiguen sedimentar en la sociedad. Tal vez hagan falta otros tres siglos para que en el amplio mundo la Biología Evolutiva sea tan aceptada como el Heliocentrismo… Si el oscurantismo no vuelve de nuevo, claro. Sino, vete tu saber.

  4. Uranus
    6 noviembre, 2009 de 16:12

    Excelente la reflexión de Darwin, como siempre un adelantado a su época.

  5. 7 noviembre, 2009 de 21:00

    Triste pensar que todo el tiempo que pasa Dawkins en sus campañas es tiempo perdido.

  6. Rawandi
    8 noviembre, 2009 de 17:42

    No, Evolutionibus, las valientes campañas de Dawkins contribuyen al progreso de la civilización. Cuanto antes acabemos con la cobarde e hipócrita tradición de “deferencia hacia la fe”, peor les irá a los integristas religiosos empeñados en convertir la democracia en una teocracia. No se trata de “obligar a nadie a cambiar de opinión”, como cree Cereza, sino simplemente de que se reconozca el derecho de los descreídos a manifestar nuestro punto de vista basado en la lógica y la observación.

    La incredulidad religiosa de Darwin no siempre se manifestaba de forma coherente. A veces, como en la carta citada por Manuel, mostraba una actitud “gouldiana” de armonioso buen rollito, mientras que en otros escritos, como por ejemplo en su autobiografía, tiene pasajes antibíblicos que son totalmente “dawkinsianos” (casi todos estos pasajes irreligiosos fueron suprimidos por la devota Emma, pero los podéis leer en la reciente publicación “sin cortes” de la editorial Laetoli).

  7. 9 noviembre, 2009 de 14:46

    Con el “pack” completo, Uranus.., hay que quedarse con el “pack” completo. El “chatarrerismo ideológico” no es aconsejable, te deja en unas posiciones retóricas demasiado expuestas.

    Saludos,

  8. 12 noviembre, 2009 de 1:18

    Buen Dia
    La libertad de pensamiento no nacio de Darwin sino de Martin Lutero, sea con el renacimiento o con la Reforma protestante, ahi nacio la libertad de pensamiento.
    Darwin se baso en observaciones y no hizo ningun analisis genetico ni cientifico, y esas teorias ahora son los dogmas de muchos ateos evolucionistas, que sus teorias son sus mismos dogmas cientificos.
    Por ell, hay un numero de cientificos no evolucionistas que ya consideran a la evolucion una religion, ya que tienen dogmas que solo los locos pueden creer. Es decir, el fundador de la pseudo ciencia nacio con Darwin.

    La lista genocida de Hitler.
    Un vistazo a la evolución y al fanatismo que ha causado
    Autor: Lic. Dawlin A. Ureña

    http://www.com/hitler.htm

    Mares salados: evidencia de una Tierra joven
    Autor: Jonathan Sarfati
    (Answers In Genesis)

    http://www.com/tierrajoven2.html

  9. KC
    12 noviembre, 2009 de 1:54

    Perdone, Jazed, ¿me puede explicar por qué Dios, en su infinita bondad, decidió crear a Satanás y el Infierno? Es que no acabo de entender el sentido del humor de Dios.

    Gracias y un saludo.

  10. KC
    12 noviembre, 2009 de 2:25

    Darwin fue el artífice de esa “evidencia científica” la cual proporcionó el impulso final que Hitler necesitaba para hacer que su pueblo (la raza superior, la raza Aria, los Alemanes) decidieran apoyarlo en una carrera armamentística que terminaría con la aniquilación de más de 6 millones de judíos y millones de otros seres humanos (suizos, suecos, eslavos, rusos, polacos, negros, etc.) con la excusa que la Evolución le había finalmente proporcionado.

    Darwin no fue artífice de nada más que lo que se limitó a describir. Que otros usaran e interpretaran sus descripciones para su propio interés es diferente y tiene un nombre, mejor dicho un adjetivo.

    Saludos.

  11. 12 noviembre, 2009 de 7:50

    Jesed, ¿sabes pensar por tí mismo?

    Te he puesto tu mamotreto en un enlace, así limpiamos un poco. Y visto eso, ¿te has dado cuenta que entre otras cosas la sal precipita y los océanos subducen en las placas tectónicas?…

    En fin. La próxima vez intenta poner un escrito de tu misma mano. No un burdo copy-paste.

  12. 12 noviembre, 2009 de 7:54

    ¿Sabes que utilizar como fuente a Dawlin A. Ureña es una pérdida casi irreparable de prestigio?

    Curioso su cuento del mono-hombre… Normal que se le tome a cachondeo 😀

  13. 12 noviembre, 2009 de 10:13

    Jesed, ¿en tu escuela empezaron a enseñar historia en el siglo XV?. Eso que dices de la libertad de pensamiento es de una cortedad de miras…. Lee algo sobre la Grecia clásica, o algo de antropología. En fin….
    ¿Tienes alguna formación científica o lo que dices sobre la evolución son cosas copiadas al dictado de páginas creacionistas?. Desde luego con Ureña tomas un mal modelo. Sus escritos son más antiguos que el caballo de Alejandro Magno. Han sido refutado hace más de 20 años.
    Aparte de las clásicas generalidades que estamos ya un pelín cansados de leer, por parte de gente que no sabe qué es la ciencia. Dame una razón CIENTÏFICA para decir que la Tierra tiene 6.000 años, por ejemplo.

    ¿Me estoy pasando contigo? Contigo no, pero con los razonamientos que estás empleando sí.
    Te pongo un ejemplo, dices Darwin se baso en observaciones y no hizo ningun analisis genetico ni cientifico

    Quien escribió eso no sabe lo que es la ciencia. Darwin recopiló gran cantidad de muestras biológicas y geológicas, las dio a analizar a botánicos y zoólogos, se pasó la vida investigando y escribió más de 30 obras. Algunas de sus obras de descripción geológica, botánica y zoológica aún se usa hoy.
    Y dices que no hizo análisis genético. Vale, eso es como acusar a Newton de no salir al espacio en un cohete para verificar su teoría. 😀

  14. Manuel Abeledo
    12 noviembre, 2009 de 11:08

    Es curioso, Jesed, que menciones a Lutero como librepensador (algo que es falso) y relaciones a Hitler con Darwin, cuando cualquiera con unos conocimientos muy básicos de Historia de la edad Moderna sabe que uno de los panfletos del reformista se llamaba “Sobre los judíos y sus mentiras”.

    Panfleto que fue utilizado por los artífices del mito de los Protocolos de los Sabios de Sión y por el mismo Hitler, para justificar la persecución a los judíos.

    Por otra parte, ¿tenían aquellos acusados de brujería en América y Centroeuropa, y juzgados por tribunales protestantes, “libertad de expresión”?

    No intentes hacernos comulgar con ruedas de molino…

  15. 12 noviembre, 2009 de 16:18

    Subdu… qué?… No, ese palabro no viene en la biblia. Debe ser satánico o algo así 😆

    Hombre, lo del datar la edad de la tierra por medio de la salinidad fue una idea brillante… para la Ciencia del siglo XVIII (!!).

    El problema es que el mundo ha avanzado bastante desde el siglo XVIII, aunque algunos no se hayan enterado todavía. Hoy hay técnicas de datación mil veces más precisas y que se avalan todas ellas entre sí.

    En cambio, con la salinidad… el problema es que los nuevos aportes de sal que llegan desde los continentes a los océanos se equilibran con la sal que se pierde por decantación y subducción (la que cae al suelo oceánico y se acumula en los sedimentos antes de desaparecer cuando una placa oceánica choca con otra y acaba deslizándose por debajo). El resultado es que el nivel de la salinidad en los Océanos NO ha crecido en los ultimos millones de años a nivel global (aunque pueda haber incrementos de salinidad locales en algunas zonas y pérdida en otras).

    Es fácil deducir entonces que como método de datación es absurdo. ¿Debemos entonces defender una mentira evidente con tal de que eso apoye a nuestra religión? Para algunos sinvergüenzas, sí.

    No hay más que ver el enlace de Answers in Genesis para ver cómo después de la larga parrafada sobre la salinidad, de repente los 80 millones de años de antigüedad obtenidos con ese método se convierten en 6.000 “porque yo lo valgo”. Pues para eso no hace falta argumentar nada, podrían haberse ahorrado la parrafada que acaba en un dato que les contradice y decir directamente “por que yo lo digo y me importan un pimiento los datos!”.

    Habéis hecho bien en editar el enlace. El que quiera argumentar algo sobre Ciencia, que lo haga a partir de datos, no sobre delirios. O eso o que se sinceren y digan “mira, no tengo ni idea de Ciencias, pero es que mi religión me dice que crea eso aunque choque con la realidad”.

    Seguiremos esperando esa mínima coherencia. Saludos.

  16. jose
    12 noviembre, 2009 de 16:25

    “Darwin fue el artífice de esa “evidencia científica” la cual proporcionó el impulso final que Hitler necesitaba … con la excusa que la Evolución le había finalmente proporcionado.”

    Claro, porque antes de Newton la crianza de animales no existía. Antes de Darwin las razas de perros no existían, ni las de palomas, ni de vacas, y por supuesto la agricultura no existía. ¡Nadie sabía lo que había que hacer para criar distintas razas!

    Eso de que Hitler se fijó en Darwin es un argumento idiota. Todo el mundo sabía criar razas con determinadas características desde mucho antes de que Darwin naciera, y todo el mundo sabe que Darwin aprendió mucho de los criadores de palomas. Lo que hizo Darwin es explicar por qué funciona y luego ampliar ese principio a la historia natural, pero la mecánica era saber popular desde hacía siglos y siglos.

  17. Manuel Abeledo
    12 noviembre, 2009 de 16:29

    Además Hitler no se fijó en Darwin sino en Herbert Spencer. Darwin era, de hecho, un tipo bastante progresista para su época.

  18. 12 noviembre, 2009 de 16:30

    Rano dices: No hay más que ver el enlace de Answers in Genesis para ver cómo después de la larga parrafada sobre la salinidad, de repente los 80 millones de años de antigüedad obtenidos con ese método se convierten en 6.000 “porque yo lo valgo”. Pues para eso no hace falta argumentar nada, podrían haberse ahorrado la parrafada que acaba en un dato que les contradice y decir directamente “por que yo lo digo y me importan un pimiento los datos!”.

    Bingo!. La de bites que he gastado para decir eso mismo. Basta con decir, es un milagro de Dios y punto. Indiscutible e imposible de demostrar científicamente lo contrario. Pero claro entrar con eso a la carga (como el general Custer) en clase de ciencia….. Para eso requiere disfrazarlo con una bata blanca 😉

  19. KC
    12 noviembre, 2009 de 16:42

    Seguro que Von Schönerer también tuvo algo que ver… Pero no, Darwin fue la causa de todo…

    Por cierto, ¿ya hemos caído en la mítica Ley de Godwin? Como les gusta a algunos esa Ley… 😀

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: