Inicio > Actualidad, Ciencia > “Queremos una ciencia católica”

“Queremos una ciencia católica”

25 noviembre, 2009

José Ibáñez Martín, primer presidente del CSIC, entregando un premio al Doctor Fleming en 1948

«Queremos una ciencia católica». Así de tajante se mostraba ante la prensa el fundador y primer presidente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), José Ibáñez Martín. Aquella frase pronunciada en 1939 encerraba la filosofía de la institución científica española que hoy cumple 70 años.

El espíritu con el que Franco creó el CSIC, recién finalizada la Guerra Civil, le obligó a suprimir la prestigiosa Junta de Ampliación de Estudios (JAE). Aquella institución precedente, vigente entre 1907 y 1939, fue presidida por Ramón y Cajal y dio lugar a lo que se ha llamado la «edad de plata» de la ciencia española, con científicos de la talla de Blas Cabrera, Miguel Catalán, Rey Pastor y Echegaray, todos ellos exiliados tras la contienda.Muchos investigadores aún sostienen que aquel discurso de Ibáñez Martín, que fue también ministro de Educación Nacional entre 1939 y 1951, es responsable del actual retraso científico de España.

El primer presidente del CSIC creía que era hora de liquidar «todas las herejías científicas que secaron y agostaron los cauces de nuestra genialidad nacional y nos sumieron en la atonía y la decadencia». «Nuestra ciencia actual, en conexión con la que en los siglos pasados nos definió como nación y como imperio –añadía en 1939–, quiere ser ante todo católica». Seguir leyendo AQUÍ

Entradas relacionadas:


  1. 25 noviembre, 2009 a las 16:42

    Quizas una buena oportunidad perdida para haber guardado silencio…

    Me gusta

  2. 25 noviembre, 2009 a las 18:18

    ¿Se sabe qué consideración tenía el Dr. Fleming de la ciencia en España?Por lo que he observado en algunas fotos y crónicas, estuvo varias veces en nuestro país.

    Me gusta

  3. 25 noviembre, 2009 a las 19:47

    Fue lamentable, en verdad. España vivió su propio medioevo en pleno siglo XX. Da gusto saber, sin embargo, que no sólo en este, sino en otros ámbitos también, conserva la memoria histórica y desea remediarla.

    Refiriéndome al «discurso», el constructo «herejía científica» es… bueno, se me ocurren tantos calificativos ahora…

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: