Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Física > Ola de frío en el hemisferio Norte, “calor” en el Ártico y cambio climático

Ola de frío en el hemisferio Norte, “calor” en el Ártico y cambio climático

14 enero, 2010

Definitivamente al clima no hay quién lo entienda y si no atentos a esta noticia publicada hoy en El País:

En las últimas semanas ha nevado en Sevilla y en Florida. Todo el hemisferio norte está sumido en un frío extremo acompañado de lluvias abundantes. ¿Todo? No. Mientras las agencias de meteorología de Occidente bucean en sus archivos en busca de precedentes tan fríos, Groenlandia y Alaska pasan un invierno extremadamente suave -para la latitud y esa temporada, claro-. El sistema de anticiclones y borrascas conocido como la Oscilación Ártica, que hace que normalmente los vientos árticos se mantengan en latitudes razonables, se ha invertido esta temporada y el fenómeno es el responsable de que la meseta parezca Siberia (….)

Las anomalías de temperatura en diciembre medidas de forma recreada por la NASA muestran cómo Groenlandia o Alaska tienen hasta 10 grados por encima de lo que sería normal en esta época mientras que América del Norte y Europa sufren hasta 10 grados menos. Es como si el aire ártico hubiera bajado por dos ramales envolviendo el hemisferio. Por supuesto que esto había ocurrido antes y se alterna durante semanas o meses. Lo que es inusual es la fuerza y la duración de la fase fría, ya que el índice que mide la oscilación ártica no daba un periodo tan negativo desde 1950.(…)

El catedrático de Física de la Tierra de la Universidad de Castilla-La Mancha, Manuel de Castro señala que el origen de este tipo de comportamiento está relacionado con complejas interacciones entre la atmósfera, el océano y los hielos polares que aún no se comprenden muy bien” y que por eso son situaciones muy difíciles de predecir con antelación(…)

.

Los escépticos del calentamiento global a menudo denuncian que si el aeropuerto de Barajas cierra por la nieve, como ha ocurrido este año, eso implica que no hay cambio climático. Jaime Ribalaygua, presidente de la Fundación para la Investigación del Clima, insiste en que una cosa es la variabilidad natural y otra el calentamiento a largo plazo por la acumulación de gases de efecto invernadero. Del mismo modo, cada ola de calor no puede atribuirse al cambio climático. De Castro explica que “si estos fenómenos serán más o menos frecuentes y virulentos en el futuro es todavía objeto de estudio por los investigadores del clima”.

.
Leer el artículo completo AQUÍ

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Carlos Duarte. El “Climagate” ha sido un “reality show” para la galería manejado como una operación de desprestigio

  1. tortuga
    14 enero, 2010 en 16:36

    “Del mismo modo, cada ola de calor no puede atribuirse al cambio climático”. Entonces, ¿en qué quedamos? Si se atiende a la explicación de Ruiz de Elvira http://www.elmundo.es/elmundo/2010/01/04/clima/1262603349.html diciendo que en el Círculo Polar Ártico están en bermudas y tomando un daikiri y que el frío se ha desplazado a nuestras latitudes, parece que sí que estamos en el golbal warming. Yo creo, sinceramente, que esto es una tomadura de pelo casi, casi igual a la de la gripe porcina (es que así suena más grunge).

  2. 14 enero, 2010 en 16:53

    ¿Quien decide qué fenómenos se atribuyen a qué cosas?

    Porque por ahora… los gurús del clima están tan acertados como los gurús de las finanzas xD

  3. 14 enero, 2010 en 17:00

    Pues hombre, variabilidad climática debe haber, pero me gustaría saber que van a hacer en el IPCC para incluir estos datos en sus próximas “estadísticas” amañadas.
    Desde luego el clima está bastante loco, pero todavía no tengo claro si es que siempre lo ha estado (y los cambios son fluctuaciones naturales), o que realmente existe el calientamiento global provocado por la elevada concentración de CO2 derivada de la actividad humana.
    Faltan datos para poder deducirlo racionalmente, porque no tenemos datos fiables con unas decenas o centenas de millares de años (y para el clima global creo que nos harían falta), y encima los pocos que conocemos nos los han ido dando falseados. Pero bueno, por ahora me quedo con la teoría de que estamos en una pre-glaciación (que según algunos estudios que he leído conlleva un calentamiento anormal de la Tierra, y como siempre en estas cosas, no hablamos de fases de meses ni de años, sino más bien de décadas o de siglos, si no fuera más), luego debemos contaminar menos por nuestro (de nuestra especie) propio bien, sin duda, pero no porque eso afecte perceptiblemente al clima.

  4. 14 enero, 2010 en 19:30

    Totalmente de acuerdo con Aureus: no creo que tengamos los datos suficientes como para componer modelos que puedan asegurar al 100% un cambio climático inminente, ni al contrario. Sin embargo, y ante la duda, ¿no sería más adecuado limitar las emisiones e intentar ser menos agresivos con el planeta? Mas que nada, porque como decía antes no estamos seguros de hacia donde vamos.

    Creo, además, que es una cuestión independiente de si el cambio climático es inminente o no: estamos ensuciando nuestra casa como cerdos. Y es la única que tenemos por ahora. Cambiar nuestras concepciones desde la explotación salvaje al desarrollo de técnicas que permitan una gestión sostenible de los recursos no creo que vaya a representar precisamente una desgracia.

    Saludos.

  5. 14 enero, 2010 en 20:31

    Independientemente que por supuesto esté de acuerdo con los anteriores comentarios.., me gustaría indicir en lo alerta que debemos estar, ahora y en el futuro.., en comportamientos pseudoecológicos – Un ejemplo sangrante es la roturación del Amazonas para conseguir biocombustibles – que utilizan la sensibilidad creada para aumentar las cuentas de beneficios de sus empresas exigiendo subvenciones ó predisponiendo al consumidor a futuras restricciones e incremento de precios en el agua potable, alimentos ó sobre la energía. (Cosa que ya se está percibiendo, por determinados movimientos.., en los diferentes mercados especulativos y mayoristas)

    Saludos,

  6. 14 enero, 2010 en 21:37

    No puedo estar más de acuerdo con J.M. y con lampuzo. Soy algo escéptico del cambio climático, lo que no significa (como a veces pretenden hacer creer) que piense que son tonterías eso del desarrollo sostenible y las renovables. Pero lo cierto es que es muy, muy difícil determinar si se está produciendo un aumento de temperaturas que no sea una simple fluctuación o no. Haciendo un poco de autopromoción, si los admin. me lo permiten, hablé de los problemas para medir esos cambios de la temperatura media de la Tierra en mi blog

    http://gdegalleta.blogspot.com/2009/12/re-estructuremos-la-contaminacion-i.html

    Otro asunto importante (y triste) es que las energías renovables se han convertido en un negocio más, lo que en principio no es malo. Salvo por el pequeño detalle de que no resultan tan limpias como se piensa, ni tan rentables como pretenden hacernos creer. Pero ya se sabe, si uno dice RENOVABLES, en seguida recibe una subvención y un par de palmaditas en la espalda. Así cualquiera es ecologista. Pero hay que saber de qué estamos hablando.

    Un saludo!

  7. 14 enero, 2010 en 21:39

    Es curioso cómo se usa (en especial los medios de comunicación) una fuerte nevada o un mínimo o máximo histórico de temperaturas, o cualquier otro fenómoneo atmosférico que no sucede hace muchos años, como un signo de que el tiempo se “está volviendo loco” (y a veces con ánimo de incluir algún otro significado subliminal pseudo-calentamiento-globalístico)

    Y es precismante lo contrario: cuanto más tiempo haga que “no pasaba algo como esto” menos significativo es. Lo raro sería que empezara a ocurrir cada dos por tres, lo que no es precisamente raro es que un fenómeno anormal se produzca cada mucho tiempo (pues precisamente es eso lo que significa)

  8. tortuga
    14 enero, 2010 en 22:12

    Nadie está hablando de desconectar las depuradoras y rescatar el Seat 1430, por Dios. De lo que se trata es que con una campaña mediática sin precedentes nos han intentado convencer que “ahora o nunca” basándose en datos amañados, ocultando otros y en pocas palabras, mintiendo. Según estos lumbreras, éste iba a ser un inverno suave tirando a cálido. La pregunta es: ¿si no son capaces de predecir el tiempo a dos meses vista, qué nos van a contar acerca de lo que ocurrirá dentro de diez, veinte o treinta años? En el trayecto, han trincado y seguirán trincando. Ocultan periodos bien documentados como el Óptimo Climático Medieval en el que la temperatura fue superior a la actual y que permitió la colonización vikinga de Groenlandia (entonces era verde, de ahí el nombre) o la Pequeña Edad de Hielo que vino a continuación. Curiosamente, la escasa población humana apenas emitía anhidrido carbónico y algo de metano inevitablemente. Después de la 2ª Guerra Mundial en la que se quemó lo que no se puede contar, bajó la temperatura. Pero, claro, resulta que somos determinantes. Deberían de reconocer sus errores, ya que la mayoría actua de buena fe y dejar ese fanatismo en el que cualquier disidente (negacionista) es un enemigo a batir. Y olvidar consensos científicos, pues la época en la que hacían callar a Galileo pasó tiempo ha.

  9. 14 enero, 2010 en 22:17

    Tortuga dice rescatar el Seat 1430

    No por favor, que al precio que está la gasolina hoy con esa esponja nos arruinamos 😀

  10. Manuel Abeledo
    14 enero, 2010 en 22:41

    Tortuga, lo siento pero esos datos sí se tienen en cuenta.

    Hay muchos mitos acerca del cambio climático y la inmensa mayoría parten de las filas negacionistas. Uno de ellos, quizá el más curioso, es que hay una “industria” tras el cambio climático que manipula los datos. Teniendo en cuenta que no hay ninguna empresa “ecológica” entre las mayores corporaciones del mundo, que los inversores más poderosos están asociados a la energía tradicional basada en combustibles fósiles y que los medios donde se pueden leer y escuchar estos mitos son de corte ultraderechista (Fox News es quizá el mayor exponente), el problema no es científico, es político y mediático. A la inmensa mayoría de los climatólogos les importa poco.

  11. Manuel Abeledo
    14 enero, 2010 en 22:49

    Por cierto, que haya fenómenos locales como los que estamos padeciendo en Europa no significa que a nivel global haya un enfriamiento. La falacia asociada a esto es muy similar a la del artículo “Pues a mí me funciona”, donde un hecho individual se generaliza erróneamente.

  12. 15 enero, 2010 en 0:46

    Pues va a ser que no, Manuel Abeledo, que en los datos de IPCC no se tuvo en cuenta. Y se falsearon temperaturas. Y se corrigieron otras y después (?) desaparecieron las mediciones originales. Y que el monstruoso escándalo (totalmente aplastado por la comunicación social) de los mails dejaba claro todo esto, el método de trabajo de esta gente. Y que no necesitan a nadie más, lo que se trata es de salvar su prestigio, y el de muchos (muchos de ellos gobiernos) que habian ya apostado por ello y no están dispuestos a echarse atrás.
    Una cosa, como he dicho antes, es que nuestra guarreria y desperdicio esté enguarrando el planeta, sobre eso no tengo dudas. Otra es que además lo esté calentando, y esto por ahora me parece más una “declaración de intenciones” que una seria investigación científica. Repito, por ahora.

  13. Manuel Abeledo
    15 enero, 2010 en 0:51

    El gráfico está ahí, no me he inventado nada.

    Por otra parte, el famoso “escándalo” no fue tanto si se leen los correos en su contexto. En muchas páginas web se ponían extractos de los correos robados que eran verdaderamente vergonzantes… pero cuando se leía lo que venía antes y después el efecto quedaba muy mitigado.

    Como ya he dicho, la “disidencia” es casi puramente política, con una representación científica testimonial estadísticamente hablando.

  14. 15 enero, 2010 en 1:28

    Bueno, el IPCC sí que lo ha tenido en cuenta. Ya habían calculado varias veces los científicos estas variaciones de temperaturas, sí, pero… el IPCC las ha tenido muy en cuenta, para corregir datos, redondear máximos (a la baja), y finalmente menospreciar los resultados obtenidos. Porque como ya se conocían, no podían tirarse al cubo de la basura sin antes infravalorarlas.

    No consigo mitigar el efecto, incluso habiendo leído bastantes de ellos en el original. Alterar datos científicos deliberadamente y comentándolo (o solicitándolo) a los colegas no es muy mitigable, independientemente del contexto. Y teniendo un grupo de científicos de primera línea apoyados por muchos gobiernos que impiden la aparición de textos en las publicaciones de primera línea de cualquier científico que haya presentado datos que vayan en contra de su teoria… vaya, no sé cómo van los juicios contra estos sujetos (o si al final los ha habido, porque parecía que tenían las espaldas bien guardadas), pero claramente demuestran que los científicos son personas, y por lo tanto pueden ser mentirosos, corrompibles y hasta pueden matar a su madre si con ello obtienen provecho. Demuestran que en la ciencia como en botica, hay de todo.
    Y claro, evidentemente, la disidencia es testimonial, porque cualquier científico mínimamente serio que estuviera es desacuerdo con el calentamiento global (que ya no serian muchos, lo admito) tampoco se atreve a publicar nada por lo que ya he expuesto y porque la prensa lo tacharía inmediatamente de “antisocial” y “vendido a intereses de las petroleras”, por lo menos. Repito, si consiguiese publicarlo siquiera.
    Y que conste, me repito, yo no digo que no haya calentamiento global. Tal vez lo haya. Hasta me parece probable. Pero me gustaría que hubiera algún estudio medianamente científico y medianamente serio que nos ayudara a todos a solucionar el tema, y eso no lo ha habido.

  15. 15 enero, 2010 en 12:39

    Rober :
    Es curioso cómo se usa (en especial los medios de comunicación) una fuerte nevada o un mínimo o máximo histórico de temperaturas, o cualquier otro fenómoneo atmosférico que no sucede hace muchos años, como un signo de que el tiempo se “está volviendo loco” (y a veces con ánimo de incluir algún otro significado subliminal pseudo-calentamiento-globalístico)

    Rober, esto que comentas pasa en general: cualquier dato estadístico susceptible de ser sacado de contexto y malinterpretado parece com un caramelo para muchos periodistas (ojo, digo muchos, no todos). Por ejemplo, el tan cacareado dato del descenso de muertes por violencia de sexo el año pasado, que no es tan importante si se compara con el del anterior, o una noticia que he oído esta mañana en la radio que decía “En Cádiz un hombre gana 6000 euros más al año que una mujer” (creo que era en Cádiz, no me hagáis mucho caso).
    Vamos a ver, está claro que hay un problema de diferencia de sueldos entre hombres y mujeres, pero ¿se han tenido en cuenta todos los hombres y mujeres de Cádiz o sólo los que trabajan? ¿Se han considerado hombre y mujeres con la misma categoría profesional?¿Se referíría quizá a un señor que vive en San Fernando y que gana 6000 euros más al año que una señora que trabaja en Algeciras?
    Con este tipo de titulares se desvirtúan problemas que realmente existen, y tienen importancia, pero que tratados con un enfoque tan parcial no hacen más facilitar el trabajo a quien quiera negarlos o desvirtuarlos.
    Por cierto, leí en el blog de Jose Antonio Maldonado (bastante bueno, por cierto) que en Sevilla nevó en 1954 y en febrero y en marzo de 1905, en plena Semana Santa, lo que confirma lo que tú dices: por ahora, no es más que un fenómeno extraño. Otra cosa es lo que dicen otros compañeros aquí: lo que hay que hacer es dejar de ensuciar nuestra casa de una vez.

    Por cierto, se me ocurre un titular anumérico al caso: “En Sevilla nieva cada 50 años” 😀

    Saludos

  16. 15 enero, 2010 en 13:46

    Sinceramente hay que tener mucho cuidado con los mensajes que se dán. Constantemente se facilitan datos de records en la generación del parque eólico y su constante aumento en las unidades de generación instaladas. Es de reseñar que en 2007, el factor de eficacia/año (Kw instalado/ Kw generado) en España de la eólica era del 23% en comparación con otras fuentes de energía como la hidroeléctrica que aún considerandola como de generación anual constante, era de un 16%. Si ha esto unimos una segunda eficacia a la hora de incorporar esas producciones a la red de distribución por “picos” no utilizables, tenemos una relación Kw generado/ Kw consumido de un 15%, frente a un 83% de la energía hidroeléctrica.

    Por otro lado lo que se subvenciona, curiosamente.., es el Kw generado, por lo que independientemente de su valor útil, el beneficio es seguro tanto para las eléctricas, como para los poseedores de tierras donde se ubican pués existe una subvención por unidad instalada y que choca con una planificación coherente de un sistema que evidentemente está poco evolucionado y que tiene pocos visos de mejora por sus especiales características. Pero..

  17. tortuga
    15 enero, 2010 en 22:48

    Manuel Abeledo :Por cierto, que haya fenómenos locales como los que estamos padeciendo en Europa no significa que a nivel global haya un enfriamiento. La falacia asociada a esto es muy similar a la del artículo “Pues a mí me funciona”, donde un hecho individual se generaliza erróneamente.

    Fíjate si se ocultan los datos que yo me enteré hace tres meses y de casualidad del referido Óptico Climático Medieval, cuyo enlace adjunto en español http://es.wikipedia.org/wiki/%C3%93ptimo_clim%C3%A1tico y fue leyendo el libro de Jared Diamond, Colapso. De la época de la Pequeña Edad de Hielo tenía alguna referencia por los libros de historia, debido a las hambrunas que tuvieron lugar durante los periodos más agudos. Que se ha ocultado es un hecho. Sobre todo si se parte de la premisa de que nunca, repito, nunca ha habido Cambio Climático (con mayúsculas) cuando es del todo falso. El clima está sujeto a muchas variables y no sólo al impacto del ser humano (un error de la naturaleza, según Greenpeace, esos humanistas). Imagina que consiguen su propósito, nos retrotraen a la Edad Media y de pronto no sale un Pinatubo http://es.wikipedia.org/wiki/Monte_Pinatubo , nos baja la temperatura unos grados y nos morimos todos de hambre. O el sol se pone farruco y disminuye su intensidad…
    Gráficas hay para todos los gustos. Yo he estado mirando el Wheather Channel http://espanol.weather.com/global estos días y da otros resultados.
    Cuando yo me refería a trincar pasta estaba hablando de estos científicos consensuados, a los que se les acaba el chollo si alguien duda de sus conclusiones. Lo otro, la eólica y lo sostenible también nos va a costar una pasta €sin saber muy bien los resultados.
    A todo esto, los ecologistas con Greenpeace a la cabeza sólo insisten en el anhidrido carbónico o CO2 pues ya está en marcha el mercado. Ni una palabra sobre energía nuclear que ahorraría muchos gases. Tampoco se menciona otro método para reducir el CO2, tal como la fotosíntesis. No se ven a muchos ecologistas plantando arbolicos, no. Están mas ocupados empreñando, que es más rentable.
    Y lo de que a mí me funciona, pues que te voy a decir… Yo no he notado en todo lo que llevo vivido un “cambio climático”. Ha habido temporadas más calientes y temporadas más frías. Hemos tenido nuestra gota fría y se fue. He pasado una Nochevieja en Granada a 25 grados… El mar Mediterráneo está donde siempre… Cuando los apocalípticos quieren reflejar los efectos siempre se refieren a sitios remotos, como el Monte Hood o el glaciar Upsala en fotos (presuntamente) amañadas pues cuando se googlea no se encuentran iguales.
    Y sobre el “consenso científico”, sería bueno recordar que es una contradicción en sí misma. Hay muchos ejemplos como el helicobacter pylori o, llegando al extremo, el caso de Galileo. Si un científico descubre algo que va en contra de la mayoría y puede demostrarlo, da igual que esté solo. Es que tiene razón.

  18. Manuel Abeledo
    15 enero, 2010 en 23:12

    Fíjate si se ocultan los datos que yo me enteré hace tres meses y de casualidad del referido Óptico Climático Medieval…

    Como ya he dicho antes, ése es un mito muy extendido que no tiene base alguna. Por desgracia las campañas de publicidad son bastante efectivas, no tanto los documentos científicos. Puedes buscar “climate change myths” y verás que las afirmaciones recurrentes entre los negacionistas son refutadas bastante bien.

    Acerca del consenso te diré que es una cuestión de confianza. El consenso general existe entre los que se dedican a estudiar el clima. A mí, y supongo que a ti, me da más confianza la opinión de la mayoría de los expertos en una materia que la de periodistas, políticos y empresarios, que son los que forman el núcleo duro de los negacionistas, y quienes invierten más tiempo, dinero y esfuerzos en difundir los mitos sobre el cambio climático.

  19. tortuga
    16 enero, 2010 en 1:19

    Si lees el libro de Jared Diamond que cito, no es un mito. Si en Groenlandia se pudo practicar la ganadería y algo de agricultura durante ese tiempo, unos grados más debía hacer, digo yo. Y te recuerdo que Diamond no está en la peste negacionista sino más bien todo lo contrario. La mayoría no tiene por qué tener razón. Me refiero a la dichosa bacteria porque algunos la hemos sufrido. Pues bien, a sus descubridores http://es.wikipedia.org/wiki/Helicobacter_pylori#Historia se les reían en la cara porque había un CONSENSO cinéntifico que afirmaba que era una úlcera y nada más. Cuando demostraron que todos esos síntomas eran debidos a la helicobacter pylori tuvieron que agachar la cabeza. Consenso. Podría referirme al consenso que hubo durante siglos que afirmaba que la mayoría de males se curaban con una sangría (sacando sangre entiéndeme). Y volviendo a Galileo y la leyenda, parece que falsa, que masculló entre dientes: y sin embargo, se mueve, me parece que tendremos que hacer lo mismo. Sin que nadie nos oiga, susurrar: coño, es que hace frío.

  20. Manuel Abeledo
    16 enero, 2010 en 13:05

    Lo que es un mito es la no inclusión del fenómeno entre los datos.

    Sobre lo de las sangrías y Galileo, sólo decirte que la ciencia y la sociedad han cambiado un poquito desde hace, no sé, ¿dos siglos, tres? A Galileo no lo juzgaron científicos, lo juzgó la iglesia católica. Las sangrías se realizaban cuando la medicina todavía se movía entre la ciencia y la pseudociencia.

    Sin acritud, pero hubiese sido igual de ilustrativo un ejemplo con Newton y los alquimistas.

  21. 16 enero, 2010 en 14:55

    Manuel Abeledo, sin acritud, creo que el IPCC ha demostrado lo que algunos intentan no ver: Los científicos son un grupo heterogéneo de personas, y por lo tanto hay de todo. Este grupo es corrupto hasta la médula, me parece claro. Y hay todo un grupo de políticos por detrás que se han sumado al carro y ahora se juegan su prestigio. Y los periodistas, después de la (ninguna) publicidad que han dado (casi) todos los grandes medios a este (gran) escándalo, lo que se ve es que, o no quieren decir que metieron la pata al confiar en estos tipos, o están (más probable) presionados también por estos políticos. Porque en este momento cualquiera que hable “contra” el cambio climático si es político hace el ridículo, si es periodista le van a acusar de muchas cosas, y se es científico se va a ver abocado al mayor ostracismo, se juega toda su carrera (y ya va algún caso así). Y sobre todo esta última situación se puede leer, con todas las letras, con y sin contexto, en los tales mails. Como el desaparecimiento de datos reales, su no revelación, lo que, al haber sido financiada la investigación con fondos públicos, en Inglaterra es ilegal. Pero cómo es posible que haya sucedido? Sin querer? 😄
    Y todo esto, sin entrar en el tema de si tienen razón o no, si hay calentamiento global o no.
    Simplemente, no podemos confiar en que todos los científicos son honestos, porque son personas, y por lo tanto hay de todo (incluyendo, algunas veces, lobbys como este). Y en cualquier actividad, una de las peores cosas que puede haber es el corporativismo exagerado y mal entendido. Siempre me ha parecido que para mantener limpia la imagen de una profesión, los de la misma no deben ocultar sus “suciedades” para que no se vean, sino airearlas para que lo que quede, quede limpio.
    Una última cosa: La ciencia ha cambiado en cantidad de conocimientos, y la sociedad ha cambiado sobre todo en que no se pueden hacer según que cosas “a las claras”. Pero Manuel, de verdad crees que las personas y sus ambiciones han cambiado siquiera un ápice? Existe ahora un porcentaje inferior de personas, científicos o no, políticos o no, periodistas o no, corrompibles? o incorrompibles? o corruptas? o honestas? Eso no cambia, Manuel, está en nuestra naturaleza. Podemos ser más o menos descarados, más o menos encubiertos, pero nada más.
    El peor favor que se le puede hacer a la ciencia es dogmatizarla.

  22. Manuel Abeledo
    16 enero, 2010 en 15:13

    Yo no digo que no se puedan equivocar ni que no sean unos hijos de puta redomados, de todo hay en este mundo. Lo que digo es que los medios en los que han aparecido los correos robados han citado las frases más “convenientes”, y que la inmensa mayoría de las ocasiones están sacadas de contexto.

    Recuerdo una discusión en la que uno sacó a colación los famosos correos y puso un enlace a una web negacionista. La cita venía a decir que se estaban “censurando” las posturas contrarias y que no estaban dispuestos a aportar las fuentes de sus datos. Cuando se leían tres o cuatro correos sobre el tema te dabas cuenta de que no era así.

    Lo que decían era que un artículo que se había publicado en un medio negacionista había intentado pasar tres o cuatro veces por la revisión sin corregir los defectos que tenía. Por otra parte, las críticas sobre la “falta de fuentes” se referían a que era imposible aportar referencias a todas las disponibles y que todos los datos estaban disponibles públicamente en un repositorio.

    Con esto lo que digo es que me ofrecen más confianza los climatólogos que los que intentan por todos los medios (y digo todos los medios) desacreditarlos. Como nota curiosa, los negacionistas aprendieron de los creacionistas: cuando vieron que sus artículos eran vetados en Science o en la publicación del IPCC, se montaron su propio “instituto investigador”.

  23. tortuga
    18 enero, 2010 en 0:24

    Acabaramos… Ya hemos juntado negacionista con creacionista. ¿Qué será lo próximo? ¿La hoguera? Eludes las cuestiones planteadas y te vas al Climagate que no es sólo el amaño de pruebas, sino la creación de un corporativismo excluyente. Algo así como el Ministerio de la Verdad. Ampararse en lo que a tí te ha llegado suena a actitud de avestruz. Además como dijo el camarada Vladimir Illich, los hechos son bien tozudos. Por mucho que se empeñen en machacar “su” verdad, no existe ningún cambio climático. A mí, me recuerda a la frase atribuída al ese gran hijoputa llamado William Randolph Hearst: que la verdad no te arruíne una buena noticia. Pues eso.

  24. Fran
    18 enero, 2010 en 1:04

    LAMPUZO

    No me hables de energía eólica por favor…., que es oirla y ponerme a temblar

    CASO EOLO (canarias)

    viernes, 10 de febrero de 2006
    Siete detenidos por una trama de información privilegiada en la adjudicación de parques eólicos
    CADENA SER.
    Los hechos investigados ocurrieron durante la etapa en la que el PP gobernaba en las islas

    Según ha podido saber la Cadena SER de fuentes policiales y judiciales cercanas al caso, se ha procedido a la detención de siete personas por su presunta implicación en la trama de corrupción denunciada en torno a la convocatoria de adjudicación de potencia eólica en Canarias en la etapa en la que Luis Soria, del Partido Popular, era consejero de Industria en el Ejecutivo de las islas.
    Entre las detenciones ordenadas por el juez de instrucción número 7 de Las Palmas de Gran Canaria, Miguel Ángel Parragón, se encuentra el ex director general de industria Celso Perdomo, un funcionario de la comunidad autónoma bajo orden de este otro dirigente del PP, dos empresarios y un socio de uno de ellos.

    La policía les arresta como presuntos receptores de la información privilegiada que, según la denuncia, salía desde la consejería dirigida por el PP hacia estos empresarios cuatro meses antes de que se publicaran las bases del concurso eólico en el Boletín Oficial de Canarias.

    El ‘caso eólico’ comenzó con la denuncia del empresario Alberto Santana sobre presunto tráfico de información privilegiada en el seno de la consejería de Industria en la etapa del PP. Esta denuncia derivó en unos pinchazos telefónicos que provocaron que se abriera otro procedimiento en el que se suspendió al presidente de la Audiencia Provincial de Las Palmas, José Antonio Martín y Martín.

    En Aragon

    http://www.mitosyfraudes.org/Nuke/EscandaloSolar.html

    y creo que hay etc etc etc

    saludos

  25. Manuel Abeledo
    18 enero, 2010 en 10:46

    Ya hemos juntado negacionista con creacionista. ¿Qué será lo próximo? ¿La hoguera?

    He puesto mi argumento. Tú, la pataleta, los tópicos, el victimismo.

    No me he centrado en el “climategate”. Tú has echado mano de una supuesta ocultación de datos, sobre todo de dos fenómenos ocurridos en la Edad Media, y yo he argumentado que no es así y he pedido que se busque en Google. No vale de nada centrarse en lo que dicen los negacionistas si luego resulta que todo son mitos.

    Y ya que acudimos a la Historia, un tipo llamado Goebbels dijo una vez que “una mentira repetida mil veces se convierte en realidad”. Eso, si uno se documenta, es precisamente lo que hacen los negacionistas y otro de los motivos por los que los comparo con creacionistas: tienen una serie de mitos, como la actividad solar (que, por cierto, resultó estar en mínimos este año mientras todo el hemisferio sur se calentaba), los mencionados periodos medievales o el famoso “¿calentamiento?, ¡sal a la calle que hace un frío que pela!”, y los repiten una y otra vez. De eso va el asunto, unos publican en revistas científicas y otros utilizan medios conservadores y de derechas.

    Y quien quiera ver la diferencia que la vea.

  26. 18 enero, 2010 en 21:42

    Tortuga, léete éste segundo artículo sobre el tema, aunque redunda en los expuesto.., y seguimos hablando.

    http://www.terceracultura.net/tc/?p=1469

    Una cosa es la alta probabilidad del efecto antropogénico en determinadas “sintomatológicas” de cambio en el clima y otras, la que yo denuncio.., las políticas y financieras, que se benefician de una positiva concienciación ciudadana.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: