Inicio > Biología de la conservación, Biología evolutiva > Especiación en ranas (4): …¡Y la especie se hizo!

Especiación en ranas (4): …¡Y la especie se hizo!

27 enero, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Convertir en PDF Imprimir

La ininterrumpidamente verde selva amazónica es sin ninguna duda uno de los lugares con mayor riqueza de especies de todo el planeta, una riqueza de fauna y flora que se extiende desde el suelo permanentemente sumido en la oscuridad hasta las más altas copas de los árboles inundadas por la radiación solar. Mas si podemos afirmar que la pluviselva es importante, existe un reino aún más ardiente de biodiversidad extendiéndose frente la cordillera de los Andes. Se trata de la franja de transición entre las regiones de alta montaña de la cordilllera andina y las tierras bajas de la Amazonia (Ref. 2 y 3).

De hecho el bosque tropical se extiende como una marea desde las tierras bajas hasta los 1.000 metros de altitud, sin embargo, es a lo largo de esta transición donde hallamos una explosión de endemismos sin parangón, sean aves, pequeños mamíferos, insectos o plantas. Incluso anfibios, estas regiones de alta montaña abarcan aproximadamente el 15.3% del área de Sudamérica; sin embargo, engloban la mitad de todas las especies de anfibios del continente, de las cuales, el 90% son endémicas (Ref. 2). Visto todo esto, no es raro que los científicos se preguntaran… ¿Por qué? ¿Qué es lo que tienen estas tierras para cobijar tamaña biodiversidad?.

Hermosa “ranita flecha envenenada”, Epipedobates hahneli (Boulenger, 1884), de la Amazonia. Crédito: Mongabay

En una entrada anterior presentamos a Dendrobates pumilio, una simpática ranita que nos mostró que el mecanismo de especiación propuesto originalmente por el biólogo Ernst Walter Mayr, la especiación alopátrica, podía ser viable a medio plazo. Generando lo que podrían ser poblaciones de organismos que se encuentran en el camino de convertirse en especies independientes. En esta entrada veremos si este modelo realmente puede desembocar en la génesis de nuevas especies, intentaremos conocer el secreto de la franja amazónico-andina para generar tamaña biodiversidad y además, introduciremos un nuevo modelo de especiación. Todo sin salirnos de las ranitas flecha envenenadas. Esta vez, conoceremos al precioso género Epipedobates.

Juvenil de Epipedobates bassleri (Melin, 1941). Crédito: JL – Exotics

Al igual que en el artículo precedente, consideramos a una población como un conjunto de individuos de la misma especie que comparte un mismo territorrio. Según el modelo de especiación alopátrica, cuando una población original se escinde en dos o más poblaciones aisladas, cada una de estas nuevas poblaciones acumulará sus propios cambios a lo largo del tiempo, de modo que evolucionarán de forma independiente. De modo que como vimos en el caso de Dendrobates pumilio, las poblaciones aisladas paulatinamente adquieren características propias que las distinguen de sus poblaciones hermanas.

No es el único caso. Otro ejemplo extremo de divergencia en los patrones de coloración lo encontramos en otro dendrobátido, la ranita Epipedobates bassleri (Melin, 1941). Estas ranitas habitan en los bosques húmedos de alta montaña que aparecen a lo largo de un área candente para la biodiversidad: la franja transicional que existe al norte de Perú, entre la cordillera de los Andes y los bosques amazónicos situados en las tierras bajas. En este territorrio, los bosques húmedos de alta montaña aparecen intercalados con zonas de valle donde las lluvias escasean hasta el punto de que han sido colonizados por otro tipo de flora, el “bosque seco”; un hábitat poco hospitalario para estas ranitas (Ref. 3).

Con lo cual, tenemos una situación en la que las manchas de bosque húmedo están separadas y aisladas entre sí por franjas de valle de bosque seco. Por ello, los biólogos llaman a estas manchas de bosque húmedo “islas” o “penínsulas del cielo”, según su nivel de aislamiento. Y como ya vimos, en animales tan poco móviles como los anfibios, las islas suponen un efectivo medio de aislamiento para sus poblaciones. Si nuestros modelos no fallan, en esta situación tendremos poblaciones de anfibios que debieran de haber evolucionado de forma independiente a lo largo del tiempo (Ref. 3).

Selva Central de Tarapoto, uno de los hábitats naturales de Epipedobates bassleri (Melin, 1941). Crédito: Skyscrapercity.com

Este modelo fue de hecho la hipótesis de partida para el equipo de Kyle Summers, Biólogo Evolutivo de la East Caroline University, Estados Unidos; un especialista en la biología y evolución de las “ranitas flechas envenadas”. Recientemente su equipo publicó un trabajo donde las especies elegidas fueron Epipedobates bassleri (Melin, 1941) y Epipedobates hahneli (Boulenger 1884), cuyas poblaciones y patrones de coloración habían sido previamente identificadas por Rainer Schulte, herpetólogo alemán residente en Perú durante más de 30 años, que ha dedicado su vida al estudio de estos simpáticos batracios. Los biólogos tomaron muestras de cada una de las poblaciones localizadas de estos animales, una vez en el laboratorio, extrajeron su material genético y se centraron un solo gen, el gen mitocondrial del citocromo b(Ref. 3).

El gen mitocondrial del citocromo b es muy interesante desde un punto de vista genético, debido a múltiples razones: (i) dado que reside en las mitocondrias, solo se hereda por vía materna, pasando directamente desde la madre a los hijos; (ii) para él los fenómenos de recombinación genética son raros, de modo que no sufre los artificios genéticos que observamos durante la meiosis y (iii) si a esto le sumamos que tiene cierta tolerancia para acumular mutaciones, contamos con un gen ideal para observar cambios acumulativos a lo largo de la genealogía.

Así, si un linaje se escinde en dos, utilizando un gen como el del citocromo b, nosotros veremos su relación de parentesco marcada en los patrones genéticos que sean comunes a ambos linajes. Así mismo, el tiempo desde que se separaron, su nivel de divergencia, quedará marcado en las mutaciones exclusivas que vayan apareciendo y acumulándose en el citocromo b de cada linaje después de su separación. En este último caso, cada mutación será única y característica de cada linaje, como un código de barras.

Esquema sobre la evolución de un marcador molecular como citocromo b. En (b) tendríamos nuestras secuencias, hoy. En (c) el arbol filogenético que reconstruiríamos a partir de las semejanzas/diferencias de (b). En (a) vemos la posible evolución de tales secuencias.

Dadas estas ventajas, no es extraño que los genéticos lo encuentren muy atractivo para establecer linajes entre distintos taxones, entre diferentes grupos de organismos. Por ello, el equipo de Kyle Summers, de cada muestra secuenció este gen y posteriormente comparó las distintas secuencias resultantes (si alguien siente curiosidad, puede ver tales secuencias génicas aquí). Los frutos de este trabajo no se hicieron esperar:

(a) Filogenia y distribución de Epipedobates bassleri (Melin, 1941). (b) Patrones de coloración de esta ranita. (c) Áreas de distribución de estos patrones de coloración. Crédito: (ref. 3)

Epipedobates bassleri es un grupo monofilético, es decir, son un linaje único y coherente de ranitas. Las ranitas de la población de Sauce eran las más antiguas y basales, seguramente, las más próximas a las poblaciones originales de esta especie. También verificaron, como era de esperar, que cuanto más cercanas eran dos poblaciones, mayor semejanza genética guardaban. No solo eso, sino que existía una fuerte correlación entre la distancia geográfica y la distancia genética, en otras palabras, cuanto más distantes geográficamente eran dos poblaciones, también eran más distantes genéticamente; tal y como esperaríamos si el aislamiento realmente promoviera el distanciamiento genético (Ref. 3).

Otro dato interesante fue la cercanía genética de Epipedobates hahneli; según los autores, esto probablemente se debe a que E. bassleri es una especie que desciende de antiguas poblaciones de E. hahneli que quedaron aisladas en las cordilleras norteñas centrales (Ref. 3).

Epipedobates bassleri (Melin, 1941) (a) Distancia genética frente distancia geográfica directa (b) Distancia genética frente distancia geográfica siguiendo el contorno de una misma curva de nivel. Crédito: (ref. 3)

Así que estamos como en el caso anterior. Con el aislamiento y distanciamiento geográfico como motor de la divergencia genética. Es hora de ir un poco más lejos. La franja de transición que existe entre las tierras bajas de la Amazonia y la cordillera de los Andes puede tener una extensión que ronda entre los 50 y los 250 Km, entre los cuales se intercalan series de elevaciones montañosas y pequeñas cordilleras, generando una gran heterogeneidad de hábitats (Ref. 2). Ahora bien, si en un área dónde predomina el aislamiento geográfico y la heterogeneidad ambiental contamos con poblaciones de la misma especie divergentes entre sí; siguiendo una lógica similar, es de esperar que si aumentamos las distancias geográficas, también incrementamos las distancias genéticas. Ya no solo tendremos poblaciones de la misma especie con diferencias entre sí, sino especies distintas pero muy emparentadas.

Algo así es lo que se refleja en el género Epipedobates. Este es un género de ranas muy rico en especies, que se extiende desde el oeste de Ecuador hasta el sur de Perú y Bolivia, cruzando la cuenca Amazónica hasta el este de Brasil y la Guayana Francesa. De este género se han reconocido al menos 32 especies, de las cuáles, el 60% se localizan justamente en la franja transicional entre la cordillera de los Andes y las tierras bajas de la Amazonia (Ref. 2). Sin embargo, ¿es el aislamiento geográfico el único responsable de tal diversidad?. Ahora debemos introducir un nuevo concepto, el de la especiación parapátrica.

Distintos modelos de especiación. Crédito: Wikipedia Commons

Algunos autores se refieren al estudio de la especiación como una ciencia ad hoc, en el sentido, de que no hemos podido observar directamente un proceso de especiación desde el principio hasta su final en la naturaleza (Ref. 1).

Aunque tal afirmación es hoy día discutible (ver aquí, por ejemplo), si que es cierto que el estudio de la especiación es el estudio de la genética y de los mecanismos de aislamiento reproductor. Lo cual solo puede hacerse la mayoría de las ocasiones, mediante el estudio y la comparación de las distintas poblaciones de organismos que observamos hoy día en plena naturaleza (Ref. 1). Este es un problema muy similar al que se enfrenta la Astrofísica cuando pretende comprender la vida privada de las estrellas.

Michael J. D. White (1910 – 1983). Crédito: University of Melbourne

Uno de esos biólogos que dedicaron tiempo y esfuerzo en intentar comprender el origen de las especies, la llamada la especiación, fue Michael James Denham White (1910 – 1983), citólogo nacido en Londres que trabajó como Profesor de Zoología (1958 – 1964) y posteriormente como Profesor de Genética (1964 – 1975) en la University of Melbourne, Australia. Estudió afanosamente la naturaleza de los cromosomas, su participación en la reproducción, las modificaciones que podían sufrir y su participación en el fenómeno evolutivo. Y propuso un nuevo mecanismo que también podría participar en la génesis de nuevas especies. Bautizó a este modelo como especiación estasipátrica, que consistiría en un fenómeno de rápida especiación en el que, mediante macro-mutación cromosómica, originaría nuevas especies a partir de poblaciones parcialmente aisladas (ecológica o espacialmente).

El modelo de la especiación estasipátrica no tardó en ser revisado y evaluado por diversos autores durante varios años. Desde luego, fue criticado, reescrito y comparado con el conocimiento vigente del medio natural.

.

Finalmente, terminó por ser redefinido como especiación parapátrica. Durante su evolución, el tema de las macro-mutaciones fue dejado de lado e incluso podríamos decir, olvidado. En virtud del doble aislamiento mencionado por Michael J. D. White: el aislamiento geográfico y ecológico. Este modelo es diferente de la especiación alopátrica porque no requiere que las poblaciones se encuentren total y completamente aisladas, sino que basta con que estén parcialmente incomunicadas con el resto de poblaciones, manteniendo un flujo génico reducido entre ellas. También difiere del modelo de especiación simpátrica, porque entre otras cosas, este proceso de especiación no se sucede en el seno de una población, sino parcialmente distante de ella (Ref. 4).

Ronald Aylmer Fisher (1890 – 1962). Crédito: NNDB

¿En qué consiste la especiación parapátrica? Hagamos un poco de memoria. Una población es un conjunto de individuos de la misma especie que comparte el mismo territorio. En ocasiones, debido a múltiples causas (desde la aparición de una barrera geográfica hasta un evento de migración), una población puede escindirse en dos o más poblaciones diferentes. A diferencia del modelo de especiación alopátrica, en este caso las poblaciones resultantes de tal escisión no están completamente aisladas, sino parcialmente. Aún permanece un pequeño flujo génico, una migración recíproca de individuos, que comunica ambas poblaciones. Ahora bien, si están comunicadas (aunque poco), ¿qué es lo que incita la divergencia, la diferenciación de ambos grupos de organismos?. Bueno, es que en este caso la nueva población ha conquistado un nuevo tipo de hábitat, que requiere de adaptaciones nuevas y específicas. Por ello, aún a pesar del reducido pero presente flujo génico, la tendencia de esta nueva población será a adaptarse al nuevo entorno, diferenciándose así de la población original.

Este modelo de especiación fué discutido en términos genéticos por el biólogo evolutivo, genetista y matemático británico Ronald Aylmer Fisher (1890 – 1962). Fisher postuló que en las mencionadas condiciones, donde una población estaba sujeta a diferentes presiones de selección en localizaciones distintas, la Selección Natural induciría la aparición de barreras biológicas que impedirían el flujo genético entre estas poblaciones. Esto tiene su lógica. Si tenemos una población donde parte de ella está adaptada a un medio y la otra parte está adaptada a un medio diferente… los híbridos resultantes, al poseer carácteres intermedios, no estarán tan bien adaptados a ninguno de ambos medios. Por ello, aparecerían mecanismos biológicos para evitar los eventos de hibridación. Este fenómeno ha sido bautizado como Efecto Wallace y es muy importante para la especiación simpátrica y parapátrica (Ref. 4). Este fenómeno, además se vería facilitado si partimos de un flujo génico reducido.


En el caso de nuestras ranitas, Kyle Summers también apuesta por la especiación parapátrica como otro mecanismo interventor en la génesis de su extraordinaria diversidad. Su hipótesis de partida mantenía que las especies endémicas de Epipedobates de la franja de transición se habían originado gracias a la colonización de estos nuevos ambientes por poblaciones de las tierras bajas. De modo que el aislamiento total o parcial de estas poblaciones induciría fenómenos de especiación que se verían acelerados por la adaptación de estas ranas a los nuevos ambientes. Para realizar este trabajo, también se basaron en la secuenciación y comparación del gen mitocondrial del citocromo b de distintas especies del género Epipedobates. (Ref. 2).

Los resultados revelaron que la especie Epipedobates hahneli, considerada hasta entonces como una única especie, en realidad podría considerarse como varias especies diferentes. Era un grupo parafilético, es decir, varios linajes diferentes de ranitas habían sido catalogados, por error (los taxónomos también se equivocan), como un solo y único linaje. Los autores reconocen que esta equivocación, en parte, puede haberse debido a que ambos linajes de ranas han retenido su morfología ancestral, de forma que sus características distintivas no fueron captadas por los estudios previos (Ref. 2).

Filogenia del género Epipedobates según los estudios de genética mitocondrial (pulsar para ampliar). Crédito: (ref. 2)

Uno de los objetivos de este estudio era dilucidar si el origen de estas ranitas podía explicarse mediante un fenómeno de repetidas tandas colonización a largo del gradiente ecológico, o bien, mediante un único evento de colonización de la franja de transición y posterior dispersión de las poblaciones recién adaptadas a este nuevo medio. Los resultados apuntan a esta última opción (Ref. 2).

Así, el modelo más explicativo hace referencia a un único evento de colonización acontecido en la región norte de Perú, donde los ancestros de estas ranas invadieron por primera vez la zona de transición. Una vez estas ranitas se adaptaron a este nuevo medio, se dispersaron a lo largo de la mencionada franja de transición originando distintas poblaciones que serían el gérmen de la biodiversidad que vemos hoy. Algunos casos, como el de las especies E. smaragdinus y E. cainarachi, podían resolverse como el resultado final de un proceso de especiación alopátrica. Mientras que otros, como el de E. pongoensis y E. bassleri, podían explicarse como el fruto parcial de especiación simpátrica / parapátrica (Ref. 2).

Mapa de distribución ancestral del género Epipedobates. Las áreas claras representan las mayores elevaciones. Las letras (desde a. hasta f.) se corresponden con secciones del árbol filogenético superior. Las flechas representan los patrones de dispersión de cada linaje de organismos (pulsar para ampliar). Crédito: (ref. 2)

Mas en realidad, no estaba claro cuál de ambos modelos de especiación era el más común en estas ranas, básicamente, los dos eran  igual de explicativos. Si bien, para los autores, un estudio más detallado a nivel de especie sugiere que el aislamiento geográfico podría considerarse como el mecanismo de especiación y diversificación más importante en este grupo de anfibios (Ref. 2).

Así pues, en virtud de estos datos podríamos afirmar que el mecanismo de especiación propuesto originalmente por el biólogo Ernst Walter Mayr, la especiación alopátrica, también puede ser viable a largo plazo, siendo capaz de originar nuevas especies. Sin embargo, no es el único mecanismo que puede ser partícipe en la génesis de nuevas especies, encontramos la especiación parapátrica, donde ante un flujo génico reducido, nuevas especies pueden nacer ante condiciones de parcial aislamiento geográfico y adaptación a un nuevo tipo de ambiente. Ambos fenómenos son comunes en la franja amazónico-andina, donde gracias a su heterogeneidad ambiental, es una fábrica natural de verdes “islas” que promueven el nacimiento de especies endémicas, exclusivas de estas regiones, lo cuál es la razón de ser de su extraordinaria biodiversidad. En cualquier caso, son requeridos más estudios.

[continuará…]

.

Entradas relacionadas:

.

BONUS TRACK. Para terminar, un simpático vídeo con una Epipedobates tricolor (Boulenger, 1899), llamada «Phantasmal Poison Frog» (o “ranita venenosa fantasmal“). La encontramos cazando diminutos colémbolos, un estrafalario y primitivo grupo de insectos. Esta ranita habita en el espeso bosque que ocupa las laderas de los Alpes en la provincia de Bolívar, Ecuador. Lamentablemente, se encuentra en vías de extinción.

«Nota: Esta ranita secreta una toxina, la epibatidina, que ha demostrado ser un eficaz antinociceptivo, es decir, un potente inhibidor del dolor. Es hasta 200 veces más potente que la morfina. Para ampliar, aquí»

REFERENCIAS


  1. 27 enero, 2010 en 17:47

    Por si acaso la primera referencia es 339 no 39.

  2. 27 enero, 2010 en 18:40

    Bravo! Menudo despliegue de mecanismos de especiación. Cómo enganchan estos posts de ranas tan currados, Cnidus! 😀

    Y es curioso lo que les gusta a las ranas “formar” taxones parafiléticos. A los humanos nos encanta el orden, y por tanto que cada taxón incluya a todos los individuos de un grupo con un antepasado común sin excluir ningún descendendiente de ese antepasado (especialmente cuando hablamos de especies). Pero las ranas al parecer piensan de otra manera, son mucho más cachondas. 😀

    En este caso aparentemente sería fácil reagrupar los taxones en grupos monofiléticos. Bastaría con reclasificar esos hahneli que aparecen en 2 puntos diferentes del árbol evolutivo como 2 especies distintas. Vale, típico error humano (explicable dado que eran clasificaciones basadas en la morfología). Pero ojo, porque estamos hablando de cladogramas basados en ADN mitocondrial. Me jugaría el cuello que al analizar el ADN nuclear aparecerían los típicos intercambios de genes por hibridación que harían mucho más complicada esa hipotética reagrupación.

    De hecho, yo no apostaría ni un duro todavía por el presunto monofiletismo de las bassleri. 😛 Como siempre sueles decir, hacen falta más estudios (y sobre todo dinero y becas para poder realizarlos…)

    PD: los mapas son muy significativos. Joer, los 2 grupos de hahneli parece que ni siquiera tienen el mismo origen geográfico (áreas A y K), aunque la posición de los grupos B1 y B3 de hahneli no la encuentro en el árbol. Jo, lo que daría por poder ver y estudiar a estas ranitas en su hábitat 🙂

  3. 27 enero, 2010 en 23:21

    Gracias flex, corregido.

    Rano,

    Y es curioso lo que les gusta a las ranas “formar” taxones parafiléticos. A los humanos nos encanta el orden, y por tanto que cada taxón incluya a todos los individuos de un grupo con un antepasado común sin excluir ningún descendendiente de ese antepasado (especialmente cuando hablamos de especies). Pero las ranas al parecer piensan de otra manera, son mucho más cachondas. 😀

    Hombre Rano, los taxones los hacemos nosotros, son nuestro artificio para representar la biodiversidad del planeta. Ahora bien, otra cosa es que nuestra representación esté bien realizada y que lo pensamos que es un linaje de bichos, sea solo un linaje, no que hayamos mezclamos dos linajes de bichos por error, a veces dos grupos se parecen demasiado, malditas… 😉

    En cuanto a bassleri, personalmente, más que pensar que podrían ser un taxón parafilético, yo apostaría más en separarlas como subespecies. Es que me parece un taxón con demasiado sentido desde un punto de vista biogeográfico. Pero bueno 😉

    pD. De hecho, es que no tienen el mismo origen geográfico. A menos a medio plazo. Los nodos que unen ambos linajes de hahneli están fuera del mapa. De todas maneras, para mayor claridad, las referencias 2 y 3 son de acceso gratuito, por si apetece ampliar 🙄

  4. Carl Cox
    28 enero, 2010 en 1:04

    Maravillosa la serie de artículos de especiación en ranas Cnidus. Ahora mismo me voy a repasar todos los post desde el primero, poco a poco, para sacarles todo el jugo.
    Enhorabuena! Fascinante!

  5. 28 enero, 2010 en 17:29

    Y yo ya me estaba preguntando si Cnidus se había ido de vacaciones o algo… Y míralo aquí nos enseña que hay un mogollón de especiaciones super pátricas todas. No sé donde te metes para averiguar todas estas cosas tan específicas, y nunca mejor dicho, de las ranitas estas. Admiro el trabajo que tienen estos artículos tuyos. Voy a leerlo otra vez.

  6. 28 enero, 2010 en 21:56

    Graxias! 😀

  7. Ruben Fernandez
    13 febrero, 2010 en 21:54

    Lamento no haberme dado cuenta que este era un blog corrido por 5 personas, no es mi intención de molestar u ofender de modo alguno a los miembros del grupo, realmente no repare en que era un blog compartido, pense que era el blog de Manuel, con Manuel tuve personalmente una situación desagradable, no buscada, dado que me confundió con un grupo creacionista, claro que los numeros IP son similares, estamos escribiende desde mi casa, no me motiva que usted pueda hacer “algo”, me motiva poder haber molestado u ofender a los 4 miembros restantes, por favor transmitales mis disculpas, solo intenté mostrarle a Manuel que el podia cometer errores dado que el se toma libertades no bienvenidas en mi blog. Mis mas sentidas disculpas a los otros 4 miembros restantes por la atmosfera creada, aunque hasta el nombre del autor estaba inapropiado. Sinceramente, Ruben

  8. 13 febrero, 2010 en 22:12

    Rubén Te lo dije una vez y te lo vuelvo a repetir. Yo no te he llamado creacionista. Dime en cuál de los comentarios que he cruzado contigo te lo he llamado. Dímelo. Ya te lo pedí una vez y tu única respuesta fue. “fue un error, olvídalo”. ¿Lo recuerdas o dices un día una cosa y al día siguiente haces otra? Sin embargo otros te lo llaman sin problema y parece no importante: http://lasteologias.wordpress.com/2010/01/17/neuvo-blog-cambrico-info/

    Creo recordar, y refutame si crees que no así, que hablamos acerca de simbiogénesis y selección natural sin ningún tipo de problemas. O al menos yo no lo percibí. Por eso al indicarte la errata que me pareció detectar en el título de uno de tus artículo te lo señalé, como hago a cualquier otro colega, o como hacen conmigo continuamente cuando la ven. Tu reacción no la entendí porque, primero no me dijiste cuál era el problema y segundo pusiste en mí dedos palabras que nunca te he dedicado. Así que insisto, si tienes algún comentario donde te haya llamado creacionista o antí-darwinista o algo parecido dímelo, o sino olvídate de mí.
    Si no quieres contestar en publico puedes hacerlo a “lacienciaysusdemonios@gmail.com”

  9. Ruben Fernandez
    13 febrero, 2010 en 22:41

    Desconocia que mi blog fuera promocionado de ese modo en ese sitio,no soy ateo, pero creo que hay una gran confusión, contactaré a ese sitio para que cambien ciertas cosas que no me hacen justicia, en mi cosmovision la ciencia y la religion pueden coexistir cada uno en su dominio, en definitiva vamos a la fe por unas razones y a la ciencia por otras, inclusive no acepto la interpresentacion literal de la biblia y presente la entrevista de Ayala que habla al respecto . Ahora voy entendiendo algunas cosas raras , no relacionadas contigo, que han ocurrido en las ultimas semanas. Haz leido algo en mi blog? Es en torno a ciencia fundamentalmente. Presento instancias de intolerancia asombrosa, pero mi blog no es religioso ni de diseño inteligente. Tengo dudas en torno a que mecanismo explica la macroevolución, no creo que sea la seleccion natural en el tiempo y si creo que hay alguna clase de complejos irreducibles.Pedro fui yo mismo, quizas todo esto ha sido una gran confusion,mezclada con ira por mi parte

    ” Pedro, te estoy juntando varios mensajes telegráficos que envias. No hagas SPAM por favor ” Dile a tu amigo que no hago SPAM, que no puedo aceptar eso, dile que ya me disculpé .Dile por favor a CNidus que yo no he hecho SPAM de ninguna clase, que pedi disculpas, pero no puedo aceptar algo como eso,

    Quizas todo esto es una enorme confusión, me he sentido agredido no solo por ti,por otras gentes, de todos modos, vere si estas personas, cambian ese infomercial en torno a mi,creo que voy entendiendo, sino…….

    No molesto mas

  10. Fran
    13 febrero, 2010 en 22:55

    Rubén, creo sinceramente que ha sido usted utilizado de forma deshonesta, y que debería comprobarlo usted mismo.

    Una vez que haya verificado todo lo que ha ocurrido y que haya pasado un tiempo para meditar, creo que lo justo, es que incluyera un post con las conclusiones a la que ha llegado en el hilo donde se ha formado el jaleo.

    Saludos cordiales

  11. 13 febrero, 2010 en 22:56

    Rubén acepto tus palabras, y sí creo que ha habido una enorme confusión. Nunca he considerado tu blog una plataforma del creacionismo. No me suelo callar, y cuando veo una que sí lo es lo digo sin problemas. También he dicho muchas veces que no me importa debatir con alguien que defienda el diseño inteligente o afirme que la selección natural no es un motor evolutivo, pero con dos condiciones. (i) no debe anteponer lo que dice la Biblia a las evidencias experimentales y (ii) debe tener formación científica para mantener el debate dentro del campo de la ciencia y no en el de la filosofía o teología. Los artículos que publicas en tu blog, junto con tu formación que describes en el perfil me hicieron pensar que podía ser interesante charlar contigo en torno a algunos aspecto de evolución. Si miras los pocos comentarios que intercambiamos verás que jamás te asocié a ningún movimiento, de ahí mi sorpresa ante mi reacción. Si alguien te ha asociado de esa forma creo que debes buscar en otro sitio.

    saludos

  12. 13 febrero, 2010 en 23:06

    Fran yo no tengo pruebas para afirmar que Rubén ha sido utilizado como tú dices, eso lo debe de averiguar él y luego si quiere nos lo comentará. Pero desde luego el movimiento creacionista se aprovecha de todo aquel que critica la evolución, el ancestro común o la selección natural, a ellos les da igual, en realidad la mayoría de ellos no conocen realmente la diferencia entre esos tres vocablos. Hay que recordar que grandes biólogos evolutivos como Gould o Margulis han sido utilizados por los creacionistas con textos como “la evolución no puede existir, ya Gould afirma que una especie no se puede formar por acúmulo de mutaciones”., cosa nunca dicha por él. Algunos de los textos más bellos de homenaje a Darwin han sido escritos por Gould, pero a pesar de ello lo utilizan, Margulis habla de “papá Darwin” para que veas el cariño que tiene por ese naturalista, aunque critique alguna de sus conclusiones. Y es que en ciencia disentir, enfocar los problemas de otra forma, tener otras hipótesis de trabajo es lo más normal del mundo. Eso es lo que los creacionistas emplean para decir que no existe evolución, que los biólogos estamos confundidos y que la única verdad no está en la ciencia. Pero es que a ellos la ciencia les importa muy poco. Ellos sólo tienen un libro. Y ese libro seguro que es muy importante para los cristianos, pero no es un libro de ciencias.

  13. Fran
    13 febrero, 2010 en 23:46

    Totalmente de acuerdo Manuel, he estado ojeando varios blogs, aparte del de Ruben (que ya he guardado en la pestaña de mis favoritos) y no tengo pruebas para mi afirmación son solo conjeturas, nada que se pueda demostrar con datos, son sólo hipótesis y elucubraciones mías…

    Estoy dedicando parte de mi tiempo a comentar en tu co-blog y en otros, porque el movimiento creacionista es cada vez más fuerte, y en mi opinión creo que intentan reforzar pensamientos y prácticas que se basen en cualquier tipo de fe o creencia,
    (siempre que no les quiten acolitos y sean compatibles con sus dogmas)

    Para ello no dudan en usar todo lo que está a su alcance… son muchos siglos de experiencia.

    “Y es que en ciencia disentir, enfocar los problemas de otra forma, tener otras hipótesis de trabajo es lo más normal del mundo. Eso es lo que los creacionistas emplean para decir que no existe evolución, que los biólogos estamos confundidos y que la única verdad no está en la ciencia.”

    Tienes todas la razón, pero en mi caso recuerda que soy de “ciencias aplicadas” como tu amablemente me definiste, por lo que asisto anodado a la divulagacion que ustedes y otras personas hacen de las ciencias biológicas…

    por poner un ejemplo, en mi caso, lo del arca de Noe, no me lo cuelan, pero a uno que crea que un annunki quiere gobernarlo, igual sí pueden colarselo.

    Saludos y espero que lo tuyo y lo de Ruben se arregle, porque creo que sería bueno para todos leer sus conversaciones, cada uno con su punto de vista y conocimientos,
    dejando para otros la fe y las creencias…

  14. 14 febrero, 2010 en 1:06

    Este es un hilo de ranas. No creo que sea el lugar más adecuado para tener esta conversación. Y no quiero que se desvíe más el tema. Si hay algo interesante más que aportar sobre la aparición de nuevas especies mediante los mecanismos expuestos, adelante.

    ¿Problemas personales? Tenemos correo. ¿Alguna queja? Si no es de ranas este no es el lugar. ¿Alguna réplica? Idem. Y si alguien me va a negar la mal llamada “macroevolución”, término inventado para poder incluir a las deidades de por medio, pues que lo haga desde la Ciencia. Sino, este no es el lugar y las creencias personales de cada uno en casita o en hilos que traten de creencias personales.

    Ale. Y no desvirtuemos más el hilo.

    Y sí, disculpate todo lo que quieras, pero no me ha gustado nada que utilices este hilo y no el que anteriormente ya habías inundado de comentarios para seguir con la riña. Y me dices:

    ” Pedro, te estoy juntando varios mensajes telegráficos que envias. No hagas SPAM por favor ” Dile a tu amigo que no hago SPAM, que no puedo aceptar eso, dile que ya me disculpé .Dile por favor a CNidus que yo no he hecho SPAM de ninguna clase, que pedi disculpas, pero no puedo aceptar algo como eso,

    Pues si con tu otro yo (trolleo) envías mensajes cortos seguidos que no aportan nada al debate y en amplia cantidad, se satura la línea de comentarios y eso yo lo llamo SPAM. Te aguantas. Piensa antes de actuar, medita antes de escribir y aquí borraré todo comentario (sea de quien sea) que se desvirtue más todavía respecto a lo de las ranas, ¿entendido?. Bien…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: