Inicio > Actualidad, Ciencia, Científicos invitados > FJI (Precarios): “El gobierno no debe perder la nueva oportunidad para acabar de una vez por todas con la aplicación de becas fraudulentas en la investigación”

FJI (Precarios): “El gobierno no debe perder la nueva oportunidad para acabar de una vez por todas con la aplicación de becas fraudulentas en la investigación”

4 marzo, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

El próximo sábado 6 de marzo los científicos españoles saldrán a la calle a mostrar su descontento al gobierno. Hoy pulsamos la opinión de la Federación de Jóvenes Investigadores (Precarios) sobre el momento actual de la ciencia. En esta entrevista nos muestran sus inquietudes y observan que la nueva Ley de la Ciencia deja una puerta abierta a la precariedad laboral.

Muchos son los problemas de los jóvenes investigadores en España, y esto se está traduciendo en que cada vez menos estudiantes quieren incorporarse al sistema investigador una vez acaban su licenciatura. Además las empresas españolas tampoco apuestan por la investigación y desarrollo. Escaso bagaje para un país que se quiere codear con las principales económicas del planeta. De todo ello, junto con los motivos que llevan a los investigadores a convocar una nueva manifestación en las calles de Madrid, hablamos con los representantes de la Federación de Jóvenes Investigadores:

El nombre oficial de la organización es Federación de Jóvenes Investigadores, sin embargo el nombre “de guerra” es Precarios. ¿Sigue con total vigencia ese nombre o ya no se puede hablar de precarios en la investigación?

Sigue siendo totalmente vigente. El borrador del Anteproyecto de Ley de la Ciencia al que hemos tenido acceso aunque propone figuras contractuales específicas para los investigadores, no prohíbe totalmente las becas, lo que desgraciadamente favorecerá que continúe habiendo jóvenes investigadores que trabajen en condiciones precarias sin que se les reconozca ni la labor que realizan ni sus derechos laborales.

¿Cuál es la labor de la FJI y cuáles han sido los principales logros que habéis obtenido en el tiempo que esta asociación existe?

En los diez años que lleva existiendo la FJI, la situación de los jóvenes investigadores ha mejorado bastante, aunque todavía queda mucho camino por recorrer. Entre los logros obtenidos destacamos la aprobación del Estatuto del Personal Investigador en Formación, que estableció el modelo de 2+2 (dos años de beca más dos años de contrato) para las ayudas predoctorales, además del reconocimiento de otros derechos, y la visibilidad del colectivo. En la actualidad, se nos consulta nuestra opinión acerca de borradores como el de la futura Ley de la Ciencia, algo que hace apenas unos años resultaba impensable, y que nos hemos ganado a base de movernos, echarle ganas y esfuerzo, y no perder nunca el espíritu combativo y reivindicativo, combinado con la propuesta de mejoras constructivas para el colectivo investigador en todas las etapas de la carrera científica.

La camiseta naranja y el exprimidor transmiten claramente el mensaje de que hay investigadores que están viendo menoscabados sus derechos laborales. ¿Siguen existiendo investigadores trabajando sin salario o en condiciones manifiestamente denunciable, o poco a poco están situaciones han empezado a desaparecer?

Lamentablemente, siguen dándose ese tipo de situaciones, y no son en absoluto residuales. No hace mucho, la Campaña No+BecasxTrabajo, puesta en marcha por la FJI, destapó un fraude millonario a la Seguridad Social de diversas entidades que habían utilizado becas para enmascarar puestos de trabajo, con la consiguiente pérdida de derechos para los afectados. Y eso es tan sólo una pequeña parte que por el momento hemos conseguido sacar a la luz, seguimos en la brecha destapando nuevos casos.
Sin embargo, tener que ir denunciando estos casos uno por uno es muy difícil. Por eso creemos que el gobierno no debe perder la nueva oportunidad que representa la nueva Ley para acabar de una vez por todas con la aplicación de becas fraudulentas en la investigación.

Mientras que en los países del entorno se está haciendo una seria apuesta por la investigación en estos tiempo de crisis, en España los presupuestos en I+D se ven recortados. ¿Creéis que hay poca visión de futuro en la clase política española por la ciencia?

Sí, definitivamente. Resulta completamente incomprensible, para la FJI, y probablemente también para el resto de la sociedad, que mientras que los políticos no paran de hablar de un cambio de modelo basado en la investigación y en el conocimiento como garantía de futuro, las acciones del Gobierno y de las Comunidades Autónomas van en la dirección opuesta, perpetuando el modelo anterior. Lo cual nos perjudica a todos y no sólo a los investigadores.

El día 6 de marzo está convocada una manifestación por la Ciencia en Madrid. ¿Qué motivos llevan a vuestra organización a apoyar en esta ocasión la movilización?

La falta de una apuesta decidida por la investigación por parte del Gobierno central y de las respectivas Comunidades Autónomas, y el aplazamiento de las medidas que podrían mejorar y optimizar el sistema científico del país, y garantizar de una vez por todas la estabilidad de los investigadores. Creemos, además, que estas iniciativas beneficiarían al país, y nos ayudarían a salir de la crisis económica. Y no sólo eso, sino que también prevendrían crisis futuras.

En los últimos días hemos tenido oportunidad de poder leer el borrador de la nueva ley de Ciencia. Supongo que vuestra federación ya lo ha analizado. ¿Qué aspectos positivos habéis encontrado?, ¿qué aspectos criticables os gustaría resaltar?

Nos parece positiva la creación de una Agencia Estatal de Investigación, pero nos preocupa que, según parece, ésta y otras medidas no se van a acompañar de una financiación adecuada. Sin la inversión correspondiente no se puede poner en marcha una Agencia de estas características, no si verdaderamente la intención es que funcione.

Algo que nos parece muy grave es que, aunque se haya dicho por activa y por pasiva que los jóvenes investigadores podrán estar contratados desde el inicio de la etapa predoctoral, esto no es así. Esta contratación sólo se va a imponer en las convocatorias públicas a nivel estatal, pero se deja la puerta abierta para que Comunidades Autónomas y fundaciones privadas sigan convocando becas, perpetuando la precariedad. Y creando con ello investigadores de primera y de segunda clase a los que, realizando las mismas tareas, se les reconocerán o no sus derechos laborales en función de si cuentan con una beca o un contrato. Investigar es trabajar, éste es uno de los lemas y reivindicaciones fundamentales de la FJI, y vamos a tener que seguir repitiéndolo.

¿Percibís que existe en estos momentos un menor interés por parte de los recién licenciados en incorporarse al sistema investigador nacional?, ¿cuáles creéis que pueden ser las causas?

Sí, parece haber un menor interés por parte de los licenciados en dedicarse a la investigación. Al menos, ésa es nuestra impresión. No resulta complicado imaginar las causas. Los jóvenes cada vez son más conscientes de que si optan por la investigación les espera un largo camino hasta llegar a la estabilidad en forma de contrato indefinido que, de media, un trabajador de otros ámbitos tarda muchos menos tiempo en alcanzar. En la actualidad, dedicarse a la investigación supone muchos sacrificios, y renunciar a muchas cosas, quizás trasladarse de forma indefinida a un país extranjero, aplazar el hecho de tener hijos, y no saber con seguridad cuál es tu futuro, o si tienen un futuro en la investigación. Con este panorama, no es de extrañar que incluso gente con mucha vocación se lo piense dos veces antes de aventurarse.

Una de la mayores críticas hacia los responsables políticos es que no han sabido diseñar una carrera científica coherente. ¿Qué aspectos, a vuestro entender, deberían ponerse en marcha para que nuestro país tenga una carrera científica acorde a nuestro potencial económico?

Es necesario y urgente que se diseñe una carrera profesional más estable y con etapas adecuadamente diseñadas, en la cual exista un calendario de convocatorias bien articulado, en el que no se produzcan retrasos que impliquen que los investigadores que estén entre dos contratos se vean obligados a abandonar temporalmente sus carreras. Y que tampoco permita que los investigadores en la cumbre de su carrera vean peligrar la continuidad de su trabajo. Además, debería aumentar la financiación y el número de plazas de forma racional para cada etapa con el fin de acabar de una vez con el embudo que supone nuestro sistema. Un sistema en el cual entran muchos jóvenes predoctorales que, una vez ya doctores, no encuentran su sitio, lo que supone que todo el dinero que se ha invertido en ellos se pierde, y no repercute en beneficios para la sociedad, como hubiera sucedido si hubiesen podido continuar investigando.

¿Qué papel deberían jugar las empresas en el desarrollo del sistema I+D?, ¿por qué esto no es así?

Debería tener un papel mucho más activo, un sistema en el cual la inversión en I+D proviene en un alto porcentaje de fondos públicos no es un sistema equilibrado. Esto se debe tanto a la falta de visión de futuro en las empresas, que de apostar por la investigación en un medio-largo plazo verían una mejora considerable en sus resultados, como a que el propio sistema no es lo suficientemente flexible para asumir un mayor protagonismo de las empresas y favorecer la transferencia de conocimientos desde la investigación básica, para que las empresas puedan desarrollar productos tecnológicamente más avanzados y, por supuesto, más rentables.

Diferentes estudios demuestran la existencia de endogamia en los sistemas de incorporación de científicos. ¿Cómo veis esta situación, sigue siendo manifiestamente denunciable o ha mejorado algo en los últimos años?

La endogamia es un problema endémico en nuestro país, y lo peor de todo es que está completamente asumida. Los intentos por cambiar la situación se perciben como una amenaza, y no como una oportunidad de crear un sistema justo, basado en el mérito y en evaluaciones externas que repercutan en la calidad de las investigaciones que se emprenden.

Por último, ¿qué le diríais a un ciudadano de este país para convencerle de que su presencia en la manifestación del 6 de marzo es importante?

Que investigar es invertir en futuro, en un futuro para todos.

.
Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Michael Behe. “Pienso que los procesos Darwinianos pueden explicar la diversidad de especies / I think Darwinian processes can explain diversity of species
  • Entrevista. K. Miller. “El Diseño Inteligente enseña a los estudiantes a no ser curiosos/ Intelligent Design teaches the students to not be curious

  1. 4 marzo, 2010 de 22:23

    Bueno, pues se les hará fuercita desde acá… 😀

  2. Fran
    5 marzo, 2010 de 1:42

    Manuel, el domingo salieron “articulos” en periodicos locales hablando muy bien del borrador de la ley, vamos que solo faltaron los aplausos, eran comentarios hechos desde la universidad por gente que estaba con becas de investigación….

    ¿Realmente el borrador de la ley cumple lo que ustedes piden?

    voy a ver si encuentro la información en la red, que los “infocomerciales” los lei en soporte papel…

  3. 5 marzo, 2010 de 9:00

    Fran dices ¿Realmente el borrador de la ley cumple lo que ustedes piden?

    Estamos ante un borrador de ley, que puede variar, pero después de varios análisis por bastante gente curtida en esto te cito algunas deficiencias que han identificado:

    (i) No llega partida económica asociada. ¿Se pretende implementar una nueva ley a coste cero?
    (ii) No acaba con la figura del becario. Deja a las CCAA la potestad de montarse el sistema de recursos humanos como mejor consideren oportuno.
    (iii) No hay acuerdo con inmigración con lo que la contratación de personal extracomunitario sigue siendo difícil.
    (iv) No hay acuerdo con el Ministerio de Administraciones Públicas con lo que las pretendidas reformas laborales que parece introducir puede quedar en papel mojado.

    Y sí, los medios han ofrecidos buenos sports publicitarios, en parte porque se limitaban a publicar las notas que el ministerio iba liberando. Pero el tiempo pone a cada uno en su sitio, y cuando empiece el trámite parlamentario se empezará a ver de qué va esto.

  4. Fran
    5 marzo, 2010 de 10:47

    En fin nada nuevo bajo el sol, en el ambito parlamentario…
    propaganda voraz y soluciones, ninguna,

    Ánimo en la toma de las calles, es la única manera de que oigan lo que ustedes dicen…

  5. Sin futuro
    11 julio, 2012 de 21:06

    La investigación es divertida pero en una empresa no africana (norte de los Pirineos) os pagan por estudiar, os pagan por investigar, os pagan por bien por trabajar e investigar a la vez.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: