Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo, Humor, Magufadas > La curiosa historia de un espagueti volador

La curiosa historia de un espagueti volador

20 abril, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

El mostruo del espagueti volador (MEV) es un simpático icono de culto por parte de aquellos que se hacen llamar pastafaris. Éstos a menudo son considerados frikis , y muchos consideran al MEV como un objeto con el cual ironizar acerca de la influencia social de las religiones. Lo que muchos no conocen es que el MEV nació como una defensa de la enseñanza de ciencias en las aulas públicas de EEUU. Esta es la historia de este amable personaje.

Estados Unidos es un país lleno de contradicciones, es el resultado del trabajo de sus padres fundadores con la amalgama de las personas de todo el mundo que tomaron posteriormente ese país como tierra de provisión. Durante muchos años EEUU fue un país de colonos, abierto a aventureros de medio mundo y a perseguidos de todo tipo que encontraron una tierra donde prosperar si se tenia ganas de trabajar.

La Constitución de los EEUU fue redactada por una minoría intelectual heredera del espíritu de la Ilustración y muy influida por grandes intelectuales europeos. Este documento fue diseñado de tal forma que separaba perfectamente el poder legislativo del ejecutivo, y además le daba carácter laico al estado, ninguna religión se debía de imponer sobre el poder ejecutivo ni sobre el resto de creencias. Los padres de la patria reflejaban por escrito que no querían dejar a la justicia en manos de los gobernantes de turno ni al estado a merced de fundamentalistas religiosos. Y es que conocían bien a esos fundamentalistas ya que muchos de los primeros pobladores de EEUU eran puritanos, un grupo protestante perseguido en Inglaterra, país que vio con buenos ojos su destierro al otro lado del océano.

Uno de los artículos de la Constitución de los EEUU separa claramente la iglesia del estado y en virtud de él en las escuelas públicas de los EEUU no se puede enseñar religión. Ese artículo es el que evita que ideas religiosas como el creacionismo, que está basado en una interpretación literal de la Biblia, sea enseñado en las escuelas públicas. Sin embargo si tienen algo los creacionistas es perseverancia, y no han dejado de mover cielo (nunca mejor dicho) y tierra para imponer sus criterios. En un principio contraatacaron en tres frentes: (i) intentaron que la evolución fuera considerada una idea, no científica, sino religiosa, (ii) diseñaron una asignatura llamada “ciencias de la creación” que según ellos cumplía los requisitos para ser ciencia y (iii) cuando quedó claro que las “ciencias de la creación” era religión se alinearon con el concepto del “diseño inteligente” para introducir su creencia en la creación según el Génesis dentro de un movimiento que no aludía a ninguna religión en particular. Y esta estrategia tuvo su premio, al menos en algunos distritos educativos. Así en 2004, el consejo de educación de Kansas obligó a que se enseñaran tantas horas de evolución como de diseño inteligente (DI), ya que ambas (según ellos) tenían validez científica.

El origen del MEV está relacionado con este acontecimiento. En el 2005 el físico estadounidense Bobby Henderson envió una carta abierta al consejo educativo de Kansas protestando por la inclusión del DI, al entender que éste no era más que creacionismo disfrazado. Y entonces es cuando introdujo una pequeña jugarreta que se ha hecho célebre: afirmó que dado que el diseño inteligente podía ser enseñado como origen de las especies en el planeta, se incluyera al “pastafarismo” como teoría alternativa a la evolución. Esta teoría está basada en que un par de bolas de albóndigas voladoras rodeadas de una masa de espagueti (el llamado monstruo del espagueti volador) creó el mundo y todos los seres vivos. En esa carta se exigía que se le dedicara el mismo tiempo a las tres teorías.

Creo que todos podemos esperar con entusiasmo el momento en que estas tres teorías reciban el mismo tiempo en nuestras clases de ciencia por todo el país, y finalmente el mundo; un tercio del tiempo para el Diseño Inteligente, un tercio para el Monstruo de Espagueti Volador, y un tercio para las conjeturas lógicas basadas en una abrumadora cantidad de pruebas observables.

Henderson avisó de que tomaría acciones legales en el caso de que no hicieran caso a su petición. Internet se encargó de empezar el efecto “bola de nieve”. El número de simpatizantes creció exponencialmente y la prensa empezó a hacerse eco de esa iniciativa. Al poco tiempo el Monstruo de Espagueti Volador se convirtió en un símbolo de la lucha contra la enseñanza del diseño inteligente en los colegios públicos. El propio Henderson se mostró sorprendido de la repercusión de su “broma”, pero dejo bien claro en algunos medios de comunicación su postura:

No tengo problemas con la religión. Con lo que tengo problemas es con la religión que pretende hacerse pasar por ciencia. Si existe un Dios y es inteligente, creo que tendría mucho sentido del humor.

Finalmente el DI dejó de ser enseñado en diversas escuelas estatales por orden del Tribunal Supremo de los EEUU y gracias al trabajo de la National Center for Science Education (ver entrevista con Eugene Scott, a los científicos que actuaron como especialistas y a los demandantes. El MEV ya había echado a volar y su movimiento ha cobrado una enorme popularidad internacional como culto religioso: se organizan congresos, se le dedican cientos de fotos, se le escriben versos, se abren páginas web dedicadas a él, en resumen se le trata como una deidad. Y la estretagia que Henderson empleó para poner en evidencia al DI es utilizada empleando al MEV para parodiar los argumentos pseudocientíficos que a menudo utilizan los magufos. Así que ¡larga vida al Monstruo del Espagueti Volador!

Estructura tridimensional de una proteína (izquierda) que se manifiesta como aparición del MEV (derecha). Fuente: Un planeta con canas

.

Entradas relacionadas:

.

Referencias:


  1. 20 abril, 2010 de 7:40

    Ramen hermano!!! :mrgreen:

  2. Battosay
    20 abril, 2010 de 9:15

    ¡Ramén!

  3. Lucien
    20 abril, 2010 de 14:27

    ¡Ramen!

  4. 20 abril, 2010 de 15:03

    Si se celebraran algo así como misas de MEV, en vez de ostias, se podrían sevir spaghettis acompañados de una taza de té de la tetera de Russell. 😉

  5. Cronopio
    20 abril, 2010 de 15:09

    ¡Ramén!

    LA proteína es una albondigulina o una tallarin-sintetasa?

  6. 20 abril, 2010 de 15:25

    jejejeje ¡Qué bueno! Muy curioso esto de la ragù con spaghetti!! jejej

  7. sbach2k
    20 abril, 2010 de 16:28

    Oremos hermanos a su Santísima Tallarinidad:

    Espagueti de mi vida, Eres rico y expreso…
    Por eso te como tanto, Y te rehogo con queso.
    Tomalo, tomalo… Pasta es, hecha en pro.

    RAmén.

    Dios te salve, albóndiga,
    llena eres de grasa,
    las proteínas estan contigo.
    Bendita tu eres entre todas las carnes,
    y bendito es el furto de tu vientre:el espagguetti;
    Santa Albóndiga, madre de las carnes,
    ruega por nosotros, los consumidores;
    ahora, y en la hora de la cena.

    RAmén.

    Espagueti pastoso, de Italia llegaste.
    Y a mí me revolucionaste.
    Ay de mí, que sería el todo sin ti.
    No te me vayas, que me haré pipí.
    Sólo te pido pasta y albóndigas hasta el último grito.
    Eso sí, no sin tomate frito.

    RAmén

  8. sbach2k
    20 abril, 2010 de 16:46

    Dios mío, creo en Ti.

    Dios mío, quiero de ti llenarme,
    te amo sobre todas las pastas
    con toda mi boca,
    con todo mi hambre,
    con todas mis ansias,
    te lamo porque eres infinitamente rebueno,
    y porque eres digno de ser comido;
    y porque te engullo, me pesa de todo corazón haberte comido:
    ten misericordia de mí, pecador hambriento.

    RAmén.

  9. sbach2k
    20 abril, 2010 de 16:56

    Es una confesión muy interesante que hasta se ha presentado argumentos ontológicos y cosmológicos acerca de la existencia éste ser superior.

  10. 20 abril, 2010 de 18:27

    Ramén, piratillas. Que el aldentísimo Monesvol nos acoja en su plato.

  11. 20 abril, 2010 de 19:11

    Uf, esto empieza a ser proselitismo pastafari 😆 😆

  12. Darío
    20 abril, 2010 de 20:09

    Es la única verdad revelada que vale la pena :mrgreen:

  13. sbach2k
    20 abril, 2010 de 20:23

    ¿Si doctrinas heréticas como el cristianismo hacen su proselitismo en este blog, porqué no nosotros? 😉

  14. 20 abril, 2010 de 22:11

    Panda frikis…

    Ramén!

  15. Cronopio
    20 abril, 2010 de 23:39

    Hermanos en Monesvol. ¿Y si estuvieramos equivocados y el pastafarismo no fuera la única religión verdadera?

    ¿alguien le ha echado un ojo al Discordianismo?

    http://es.wikipedia.org/wiki/Discordianismo

    Uy, perdón que este es un blog de ciencia….¿Que tal un poco de gravedad inteligente?

    http://www.theonion.com/articles/evangelical-scientists-refute-gravity-with-new-int,1778/

    Ramen!

  16. Darío
    21 abril, 2010 de 0:10

    Esta la del Discordianismo es una religión zen-sata:

    La ley de los cincos [editar]

    Escrita en la página 00016 del principia discordia, quizás sea de donde sale uno de los símbolos más conocidos del folclore hacker, el 23 (2+3=5).

    «Todas las cosas pasan en día 5 o son divisibles o múltiples de 5, o son de alguna manera directa o indirectamente, relacionados con el 5. La ley de los cincos nunca falla».

    Si el suceso cae en día 6, está relacionado con el 5 al estar al lado en el calendario, si cae en día uno : «1» es igual a 5 dividido entre 5. Como se puede ver esta sagrada ley nunca falla, solo es cuestión de tiempo encontrar la relación, por malo que se sea con las matemáticas, sino siempre se puede recurrir a algún/a amigo/a.

    :mrgreen:

    Ramén!!!!

  17. 21 abril, 2010 de 0:59

    tambien podriamos crear la religion dedicada a sheldon cooper se llamaria “shelderismo” el murio por nuestras teorias.

    basinga :mrgreen:

  18. 21 abril, 2010 de 3:22

    soy un fundamentalista pastafari, y exigo el respeto a mis creencias, o de lo contrario serán castigados con toda la fuerza del apendice tallarinesco
    ramén

  19. 21 abril, 2010 de 5:39

    Que sus tallarinescos brazos nos protejan con la fuerza de su harina.

    ¡Ramén!

    Y no olviden que nos espera un más allá de cervezas y estripers…

  20. Rigger
    21 abril, 2010 de 7:03

    Temblad, arrodillaos y rezad… porque está por llegar el fín de los tiempos y con el el ANTIPASTO…

  21. 21 abril, 2010 de 7:32

    Zenon :

    Y no olviden que nos espera un más allá de cervezas y estripers…

    😯 😯 😯 😯 😯 😯 😯

    ¿72 stripers?

  22. Lucien
    21 abril, 2010 de 10:38

    No, un volcán de cerveza y una fábrica de strippers entera. Pero cuidado, si pecais ireis al infierno la cerveza estará rancia y las strippers contagian venereas

  23. 21 abril, 2010 de 15:56

    Como miembro activo de la Iglesia del Spaguetti Volador (rama disidente Boloñesa) les quiero hacer una advertencia: Primero desaparecieron los piratas, ahora EL ha conseguido eliminar los aviones de toda Europa. ¿A qué esperáis para postraros ante su apetitosa presencia? El Antipasto está al llegaaaarrrlll

  24. yie
    23 abril, 2010 de 2:51

    jakjajaaj genial ! interesante

  25. 25 abril, 2010 de 13:00

    Jejeje! Po’s de lo mejorcico que tiene su Tallarinesca Santidad son los Ocho Realmente Preferiría que No (alias los Ocho Condimentos) 😛 No tiene precio.

  26. Rawandi
    26 abril, 2010 de 16:00

    Uno de los artículos de la Constitución de los EEUU separa claramente la iglesia del estado y en virtud de él en las escuelas públicas de los EEUU no se puede enseñar religión.

    Esa afirmación requiere varias precisiones históricas importantes para que nadie se lleve a engaño. Los padres de la república estadounidense más progresistas, como Jefferson y Madison, sí eran partidarios de “separar claramente” la religión y las instituciones públicas, pero otros se oponían a ello. En consecuencia, lo mejor que Jefferson, Madison y compañía pudieron lograr a finales del siglo XVIII fue la aprobación de la “Primera Enmienda”, que prohibía el establecimiento de una religión oficial ‘por parte del Estado federal’, pero que sin embargo permitía que cada estado mantuviera una religión oficial.

    Aunque a mediados del siglo XIX ningún estado de EEUU tenía ya religión oficial, todos seguían proporcionando apoyo oficial a la religión. De hecho, las escuelas públicas estadounidenses fueron confesionalmente protestantes de facto hasta mediados del siglo XX (!), época en la que el Tribunal Supremo decidió, por motivos de coherencia lógica, que el alcance de la Primera Enmienda no podía reducirse al Estado federal sino que tenía que regir también sobre los estados.

    Todo esto lo cuenta la filósofa Martha C. Nussbaum en su libro ‘Libertad de conciencia’.

  27. 26 abril, 2010 de 16:31

    Si Rawandi, aunque la Primera Enmienda está ahí a más de uno le gustaría verla derogada (difícil) o al menos ignorada (mucho más fácil). De hecho en los años 50 el presidente “Ike” introdujo una frasecita en el homenaje a la patria que se lee antes de empezar las clases. Esa frase hace referencia a Dios y a su bendición, etc. A pesar de que las organizaciones de derechos civiles han intentado mantenarla lejos de los centros públicos creo que no ha prosperado.

  28. 13 julio, 2011 de 13:56

    Los pastafari empiezan a ver reconocidos sus derechos: http://www.elmundo.es/elmundo/2011/07/13/internacional/1310554438.html

  29. 13 julio, 2011 de 15:20

    Y la Iglesia Pastafari ya está en su segunda intentona de registrarse como religión en España o:

    http://iglesiapastafari.wordpress.com/

  30. miguel
    13 julio, 2011 de 18:50
  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: