Inicio > Actualidad, Crítica literaria, Escepticismo > Sant Jordi es el día del libro y el día de las dos mentiras

Sant Jordi es el día del libro y el día de las dos mentiras

22 abril, 2010

El día de San Jorge es el día del libro. Se ha elegido esta fecha para honrar el libro por ser la fecha en que murieron Cervantes y Shakespeare. Pero siendo precisos, dar esas razones para celebrar el día del libro en esa fecha lo convierte en el día de las dos mentiras. En realidad Miguel de Cervantes falleció el 22 de abril de 1616, y en el 23 fue su entierro. Y el 23 de abril de 1616 murió William Shakespeare sí, pero según el calendario juliano que aún imperaba en Inglaterra, según el calendario gregoriano (el actual), el genial escritor inglés falleció el 3 de mayo de 1616, sólo unos días después que Cervantes.

Todo el mundo sabe lo que es un libro, seguro que ha tenido uno en sus manos, e incluso muchos se han atrevido a leer su contenido. Según la wikipedia un libro es una obra impresa, manuscrita o pintada en una serie de hojas de papel, pergamino, vitela u otro material, unidas por un lado (es decir, encuadernadas) y protegidas con tapas, también llamadas cubiertas. Esta es una definición clásica a la que pronto se unirá el “e-book”, la versión electrónica del libro. Los que pertenecemos a una generación en la aprendimos en la escuela sin ordenadores sentimos un gusto especial por el tacto del libro, por su olor, por el paso de sus hojas y por las señales que colocamos entre sus páginas para indicar el lugar donde nos vimos forzados a abandonar su lectura. Ojo, que no digo que esas sensaciones no sean compartidas por los jóvenes, pero muchos prefieren las pantallas de ordenador para realizar sus lecturas. Algo a lo que aún no he llegado a acostumbrarme, requiriendo en muchas ocasiones la impresión de los documentos para poder leerlos con comodidad, para desgracia de los bosques que nos rodean.

Para mí el formato es importante, disfruto en las librerías, especialmente en las librerías de viejo, donde encontrar joyas abandonadas. Uno se siente allí como el personaje de “La sombra del viento” dentro del “cementerio de libros olvidados”. Pero más allá del formato entiendo que lo importante es el contenido. Y la gran cantidad de contenidos existentes hoy en día hace complicado entender que una persona no sea capaz de encontrar una obra que le motive o le emocione. De ahí que en un día como el de Sant Jordi, y desde un blog como este que promociona el conocimiento, os animemos a la lectura, a pensar, a razonar y tener espíritu crítico. Y la mejor forma de iniciarse a la lectura es desde pequeño. Hay que motivar a los niños para aparquen la televisión, la Nintendo y los ordenadores y se acerquen a los libros. Que potencien su imaginación siendo cómplice de las historias que en ellos se cuentan. Y con esa idea en mente comparto con vosotros esta viñeta de Faro cargada con toda la intención del mundo. ¡Feliz día del libro!

Aquí os dejo de regalo unas recomendaciones de libros de ciencias para un día como el de hoy: pinchar aquí y aquí

.

Entradas relacionadas:


  1. josemi
    22 abril, 2010 de 13:46

    Hombre, no ha salido el post demasiado pronto??

    Por cierto, de lo de Cervantes y Chekaspeare me di cuanta yo solito de pequeño.

  2. remem0rama
    22 abril, 2010 de 13:47

    Pues alguno de esos libros que has puesto me tengo que pillar. Gracias por las recomendaciones

  3. 22 abril, 2010 de 13:54

    ¿no ha salido el post demasiado pronto?? Es que en Australia ya debe de ser 23 de abril 😀

    Así os da tiempo de mirar las recomendaciones, por si queréis regalar alguno de los recomendados. Y mañana habrá alguna más por parte de otro(s) administrador(es) del blog. Repartiendo no saturamos 😉

  4. jc
    22 abril, 2010 de 16:55

    Pues la verdad es que el primer libro de la lista, Una breve historia de casi todo de Bill Bryson, es el libro e divulgación que mas me ha gustado de todos los que me he leido. Una forma clara, sencilla y apasionante de mostrar como los distintos campos de la ciencia avanzan y se apoyan unos en otros. Siempre que puedo lo recomiendo. Además he visto hace un año una versión para niños de unos 10 años con el mismo titulo. Genial para regalar a los sobrinos antes de que se nos hagan magufos

    JC

  5. AvA
    22 abril, 2010 de 17:09

    Pues yo sigo prefiriendo leer un libro libro :p Los e-books se me hacen sosos.

    Feliz Día del Libro (para mañana) y Feliz Día de la Tierra (hoy) 😉

    P.D: Ojalá pueda pillar algún libro que recomendáis. Tomo nota.

  6. 22 abril, 2010 de 17:10

    Jc estoy completamente de acuerdo con tu comentario. He visto la versión infantil del libro, y una mini-enciclopedia de ciencias para niños que el alimento para la curiosidad. Eso sí que abre la mente y no las magufadas que algunos perpertran por aquí.

  7. sbach2k
    22 abril, 2010 de 17:23

    Hace poco se abrió un debate en un blog sobre tecnologías sobre si los e-books reemplazarían definitivamente a los libros tradicionales, los que defendían esta postura seguramente nunca abrieron un libro, nunca tuvieron esa sensación que es el aroma a tinta recién impresa o a hoja añeja, pero por otro lado esta el medio ambiente, la tala de arboles para la fabricación de papel, costo que se paga por un buen libro, los e-books están bien, pero no creo que lleguen a sustituir a un buen libro. Yo prefiero imprimirlos y empastarlos que leerlos directamente.

  8. sbach2k
    22 abril, 2010 de 17:29

    Ya que no seria justo(!) enviarles direcciones para bajarse libros, si podría darles con que buscarlos.

    http://www.libro-s.com/
    http://www.toodoc.com/
    http://pdfdatabase.com/
    http://www.pdf-search-online.com/
    http://www.goodreads.com/

  9. 22 abril, 2010 de 19:22

    ¿Me permiten hacer una recomendación aquí? Imposturas Intelectuales, de Alan Sokal y Jean Bricmont. Un señor libro dedicado a demoler el relativismo epistémico y el posmodernismo en la ciencia social que abusa de los conceptos matemáticos o físicos utilizados fuera de contexto. Nos delata a los charlatanes de verbo florido. Y es un grandísimo libro, sobre todo para el estudiante de ciencias sociales. Es muy útil para volver a plantearse la ciencia social, para hacer borrón y cuenta nueva (afortunadamente, estamos superando ya el posmodernismo aunque haya “científicos sociales” que sigan en sus trece).

  10. Darío
    22 abril, 2010 de 20:39

    McManus :¿Me permiten hacer una recomendación aquí? Imposturas Intelectuales, de Alan Sokal y Jean Bricmont.).

    Excelente recomendaciòn, McManus, de hecho voy a poner una reseña de èl en este blog, para gusto de los esotèricos de izquierda y personal que los acompañan. Va a estar bueno. :ugeek:

  11. Picapoyos
    22 abril, 2010 de 23:17

    … y un especial homenaje a quienes escriben por el simple de escribir y a quienes leen por el simple placer de leer. Saludos.

    […] Entonces le digo a mi abuela: “Abuela, me voy a dar una vuelta por ahí”. Ella responde: “Vete, vete”, pero no me recomienda que tenga cuidado, en ese tiempo los adultos tenían más confianza en los pequeños a quienes educaban. Meto un trozo de pan de maíz y un puñado de aceitunas e higos secos en la alforja, elijo un palo por si se diera el caso de tener que defenderme de un mal encuentro canino, y salgo al campo. No tengo mucho donde elegir: o el río, y la casi inextricable vegetación que le cubre y protege las márgenes, o los olivares y los duros rastrojos del trigo ya segado, o la densa mata de rosáceas, hayas, fresnos y chopos que bordean el Tajo, después del punto de confluencia con el Almonda, o, por último, hacia el norte, a unos cinco o seis kilómetros de la aldea, el Paular del Boquilobo, un lago, un estanque, una alberca que al creador de los paisajes se le olvidó llevarse al paraíso. No había mucho donde elegir, es cierto, pero, para el niño melancólico, para el adolescente contemplativo y tan frecuentemente triste, éstas eran las cuatro partes en que se dividía el universo, de no ser cada una de ellas el universo entero. Podía la aventura alargarse horas, pero nunca acabaría antes de que su propósito hubiese sido alcanzado. Atravesar solo las ardientes extensiones de los olivares, abrir un arduo camino entre los arbustos, los troncos, las zarzas, las plantas trepadoras que levantaban murallas casi compactas en las orillas de los dos ríos, escuchar sentado en un claro sombreado el silencio del bosque solamente quebrado por el piar de los pájaros y por el crujir de la enramada al impulso del viento, moverse sobre el paular, pasando de rama en rama a lo largo y ancho de la extensión poblada de sauces llorones que crecían dentro del agua, no son , se diría, proezas que justifiquen mención especial en una época como la nuestra, en que, a los cinco o seis años, cualquier niño del mundo civilizado, incluso sedentario e indolente, ya ha viajado a Marte para pulverizar a cuantos hombrecitos verdes le salieran al paso, ya ha diezmado al terrible ejército de dragones mecánicos que guardaba el oro del Fuerte Knox, ya ha hecho saltar en pedazos al rey de los tiranosaurios, ya ha bajado sin escafandra ni batiscafo a las fosas submarinas más profundas, ya ha salvado a la humanidad del aerolito monstruoso que iba a destruir la Tierra. Al lado de tan superiores hazañas, el muchachito de Azinhaga sólo podría presentar su ascensión a la punta extrema del fresno de veinte metros, o si quieren, modestamente, aunque con mayor provecho para el paladar, sus subidas a la higuera del huerto, por la mañana temprano, para alcanzar los frutos todavía húmedos por el rocío nocturno y sorber, como un pájaro goloso, la gota de miel que de ellos brotaba. Poca cosa, es verdad, pero me parece más que probable que el heroico vencedor del tiranosaurio ni siquiera sería capaz de atrapar una lagartija con la mano.

    Las pequeñas memorias
    José Saramago
    Alfaguara (Pgs. 20 – 22)

  12. Picapoyos
    22 abril, 2010 de 23:33

    sbach2k :Hace poco se abrió un debate en un blog sobre tecnologías sobre si los e-books reemplazarían definitivamente a los libros tradicionales, los que defendían esta postura seguramente nunca abrieron un libro, nunca tuvieron esa sensación que es el aroma a tinta recién impresa o a hoja añeja, pero por otro lado esta el medio ambiente, la tala de arboles para la fabricación de papel, costo que se paga por un buen libro, los e-books están bien, pero no creo que lleguen a sustituir a un buen libro. Yo prefiero imprimirlos y empastarlos que leerlos directamente.

    ¿Estás seguro? Hace unos veinticinco años oí esto mismo sobre las películas en celuloide cuando empezó el video a ganar terreno. No lo ha suplantado del todo pero el celuloide se puede considerar prehistoria.
    Hace unos días vi un documental sobre la biblioteca nacional. Pensar que mensualmente entrar diez toneladas de papel me ha fortalecido en mi ratificación del e-book.
    Desde que tengo uso de razón he ido adquiriendo libros de los que unos he podido leer y otros han pasado a ser parte del decorado directamente. Necesito una habitación amplia expresamente para ellos. Por otro lado, tengo mi nuevo flamante portátil de 10″ que ha sustituido a mi anterior de 15″ y, aparte de llevar siempre conmigo unos 650 discos de música de lo más variada, siempre me acompañan desde toda la literatura grecorromana hasta títulos más recientes; unos 43.000 ejemplares. Ya no me preocupo de donde los voy a poner, los grabo en dos dvds y siempre están actualiazdos para cualquier emergencia. Lo malo es que no me resigno a no tener suficiente vida para disfrutarlos todos. No se puede tener todo, digo yo.

  13. 23 abril, 2010 de 11:02

    Si no habéis visto este vídeo os lo recomiendo. Para los nostálgicos del papel.

  14. sbach2k
    23 abril, 2010 de 15:02

    Así es Picapoyos, creo que pasará mucho para que pueda desaparecer los libros ‘analógicos’, no cabe duda que es un beneficio para la tierra y para nosotros también tener toda una biblioteca en formato digital, esta claro que tiene ciertas ventajas pero qué podemos hacer a los que nos resulta perjudicial a nuestros ojos las pantallas lcd. ¿43 mil ejemplares?!! te faltará mas de una vida para leerlos y yo que me jactaba de mis 5 mil ejemplares…. ¿y los derechos de autor?… a propósito de derechos de autor:

    Buen video SISOR especialmente ideal para los niños de un futuro lejano y creo que muchos más para algunos magufos.

  15. Darío
    23 abril, 2010 de 15:05

    A mi no me genera pleito alguno la presentación del libro: leo mucho en papel y en pdf. Claro, evito tener internet en mi cuarto para que no tenga que distraerme de las lecturas del material.

  16. Cronopio
    23 abril, 2010 de 15:56

    El video de Sisor me recuerda mucho a un cuento corto del maestro Asimov. (lo siento, no recuerdo el nombre, ni la recopilación de relatos donde se puede encontrar. el relato de Asimov tenía ( entre otras) una característica especial. Era autoreferente.
    Aunque me tachéis de antiguo, de buen nacido es ser agradecido. Y no puedo dejar de recomendar alguna obra de quien me hizo disfrutar tanto de la lectura en mi juventud.
    De ficción: Los propios Dioses…
    De divulgación: Cualquiera. Por ejemplo: Enciclopedia Biografica De Ciencia Y Tecnologia.

    Puede que a algunos de vosotros os parezcan demasiado simples, o simplemetne antiguos…Pero creo que siguen siendo una buena opción para regalar a los que empiezan a tener contacto con la ciencia, la historia o la lectura de ciencia ficción.

  17. 23 abril, 2010 de 16:07

    Mirando las recomendaciones de Manuel de hace un año observo que Manuel Abeledo preguntaba qué tal está Cómo funciona la mente, de Steven Pinker. Pues le contesto con un año de retraso: si aún no lo has leído por mi parte no lo dudes, es el último libro que me he leído y es tan profundo en su análisis como ameno en su lectura. Para mí es uno de esos libros de divulgación que merecen sobresalir de la media por méritos propios.

    Saludos.

  18. 24 abril, 2010 de 1:58

    Cronopio Precisamente de ese cuento de Asimov hemos hablado un amigo y yo cuando le he mostrado el vídeo. Y no hemos sido capaces de recordar el nombre del cuento. Recordamos que hablaba de un instrumento del futuro donde no harían falta controles para manejarlo, entre otras cosas. Y al final termina diciendo que dicho instrumento ya existe… Sería interesante conseguir averiguar el título del cuento.

    Asimov es un genio, pero también recomiendo a uno de mis autores preferidos de ciencia ficción: Philip K. Dick. En especial sus cuentos. Creo que tratan de una ciencia ficción diferente, mucho más cercana. Aunque los cuentos completos de Asimov son imprescindibles.

    Saludos.

  19. Picapoyos
    24 abril, 2010 de 12:37

    sbach2k,
    Hombre, yo creo que podría (o debería) haber un encuentro entre los dos formatos. Las bibliotecas públicas, obligadas a ofrecer un amplio abanico de temas, se gestionarían mejor y con menos recursos si usasen el formato digital; de hecho, ya digitalizan sus obras más importantes. Otra cosa es el material que debas usar como medio de trabajo o de estudio que, quizás, estaría mejor manipulado con el formato analógico.
    No cabe duda que ambos formatos tienen sus pros y sus contras, pero si incluimos una política medioambiental ya no podemos hacer nada por el analógico, me temo.
    En cuanto al daño que recibirán nuestros ojos está en tu mano decidir qué prefieres si contribuir en legar a tus descendientes un medio menos dañado o perder un poco de visión un par de años antes de lo habitual si es que fuese realmente así (no tengo idea).
    En mi particular caso tengo que decir que, a mis casi cincuenta añitos, vengo usando gafas para leer desde hace unos tres o cuatro años (suerte que he tenido) y son un auténtico coñazo. Es como si te tuvieras que llevar en el bolsillo un par de ojos para poder leer, si te olvidas no tienes nada que hacer. Sin embargo, leer con el ordenador es una gozada. Con una iluminación correcta y con cierta comodidad no tienes más que adaptar el tamaño de la letra a tu gusto y adiós a las dichosas gafas (que cuando no te olvidas, las tienes sucias, etc.).
    Por último, y perdona si me extiendo, los derechos de autor son el talón de Aquiles de cualquier internetnauta, lo sabes. No cabe duda que su concepción goza de todas las bendiciones pero el actual canon es un medio de especulación más del cual participa ampliamente y con buenos intereses la mismísima SGAE. ¡Qué bien el día que consigas pagar directamente al autor por su trabajo! (a los demás: que les den; lo siento, no lo puedo ver de otra forma) Ese día sólo llegará de la mano de la era digital y ocurrirán una de dos: o los libros bajan de precio o el autor cobrará más; cualquiera de ellas será una bendición.
    No sé donde vives pero si lo haces en una ciudad grande tienes que pensar en una cosa muy importante: si vives en un pueblo tienes muchos problemas a la hora de acceder a la cultura. Si yo, que vivo en un pueblo-ciudad de 70000 almas (de las que sólo lee el 5%) voy a un librero con la lista de libros que recomendó Manuel se parte de risa así que o los pido en una biblioteca, que no los suelen tener, o los bajo como puedo (hay poca diferencia para el autor) y si resulta interesante lo compro (casi siempre en papel porque no suele haber otra).
    Así tengo mi flamante biblioteca de los que unos pocos 200 o 300 estarán sujetos a canon. Tal y como te comenté, no los he leído y me temo que no los leeré pero siempre están ahí por si hay alguna consulta. Si me gustan, ya veremos…
    Saludos, siempre me agrada contactar contigo.

  20. Cronopio
    24 abril, 2010 de 16:02

    “No cabe duda que ambos formatos tienen sus pros y sus contras, pero si incluimos una política medioambiental ya no podemos hacer nada por el analógico, me temo.”

    No estoy tan seguro de eso, Picapoyos. Que coste ecológico tiene producir un reproductor? reciclarlo? cual será su vida media? y su periodo de obsolescencia? ¿Cada cuantos meses los usuarios tiraran el viejo para comprarse el último modelo?
    El libro es papel. Es reciclable, biodegradable. Es un sumidero de CO2. Es de larga duración y para obtenerlo se plantan árboles. Hay líneas de investigación en tinta electrónica borrable…..
    Sobre la vista: cuando fui a hacerme mis primeras gafas “de cerca” le dije al oftalmólogo que a lo mejor era porque por mi trabajo usaba mucho el ordenador. Me pregunta: Cuantos años tienes? 43, respondí. Y va y me suelta: Entonces no le eches la culpa al ordenador. (Era la primera vez que alguien me decía que me estaba haciendo viejo….El muy cabrito. Y le quito años). Ahora, pasados unos años ya no tengo que preocuparme de buscar las gafas para leer, gracias a la hipermetropía la presbicia y el astigmatismo, llevo unas progresivas todo el día.
    Sobre los derechos de autor: Los considero auténticamente mafiosos. Ni recompensan adecuadamente a los autores, ni son justos con los consumidores que los pagamos incluso por comprar soportes en blanco. No se si somos conscientes de que cuando reproducimos la portada de un libro en un blog como éste, o cuando citamos textualmente un párrafo, estamos incurriendo en “delito” salvo que tengamos autorización ESCRITA de los propietarios de los derechos ( no del autor). Que el préstamo está prohibido y que las bibliotecas públicas están obligadas a pagar un canon por cada libro que prestan. que exigen canon a las peluquerías por poner la radio ( que ya paga canon por emitir la música). Es como si tuviera que pagar un canon al carpintero por cada culo que se sienta en una de las sillas de mi casa. Un robo total y descarado. ¿Mi actitud personal ante esto? Quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón. No lo toméis como una incitación al pirateo de un pastafarista convencido….o si.

    Saludos,

  21. sbach2k
    25 abril, 2010 de 17:33

    Si es cierto, Picapoyos, ambos tienen sus pro y sus contras, pero si se trata de salvar la tierra habrá que sacrificar el formato analógico, pero al menos nosotros, en nuestra ciudad, nos sentimos menos culpables porque alcanzamos nuestra meta de sembrar mas de 2 millones de plantones. 😉

    Sobre los derechos de autor, son asuntos muy discutibles, como bien dijo Cronopio ¿deberíamos pagar un canon al carpintero por cada culo que se sienta en una silla?, en todo caso, ¿deberíamos pagarle a X (dios, naturaleza, etc) por cada hijo que tenemos? por cada objeto, sistema que copiamos de X? hmmm… muy discutible. En el caso de los artistas, mas concretamente los músicos, algunos de ellos están de acuerdo que sus creaciones sean bajados de internet, les conviene, quien sino nosotros los que ‘consumimos’ sus creaciones? somos nosotros los que las popularizamos, los hacemos un hit o por el contrario los sepultamos. Los artistas obtienen mayores beneficios en sus conciertos.

    Por estos lares es una inmensa pena que en las librerías y ferias del libro se vendan mas sobre temas esotéricos, muchas veces he salido desilusionado de estas ferias porque encontraba pocos o casi nada de libros de divulgación, así estamos.

    Saludos. Idem, Picapoyos.

  22. picapoyos
    26 abril, 2010 de 13:26

    Cronopio,

    Completamente de acuerdo con lo que expones pero permíteme un inciso: en la política medioambiental tal vez sea más perjudicial crear, mantener y reciclar los cacharros electrónicos (olvidaste el tema de las baterías, yo llevo varios años guardando las usadas en botes de plástico por no tirarlas a la basura. En este último año parece que, por fin, comienzan a funcionar los puntos limpios para este tema) que talar y transformar un árbol que, dicho sea de paso, no es nada ecológico, pero el tema está tan manipulado que llevar un chisme en el bolsillo mola y talar un árbol se ha convertido en algo menos que un inconfesable pecado por muchos otros que plantes en su lugar. De todas formas, no creo que alcancemos a ver el fin del papel; antes se acaba el petróleo para transformarlo, no lo dudes.
    En cuanto a los derechos de autor esto es un tema de cachondeo generalizado. Se podría hablar indefinidamente pero la conclusión sólo puede ser una: que el autor cobre por su trabajo y que el usuario tenga pleno acceso al mínimo precio, entiéndase, al justo precio.
    Como comentario al tema te diré que, al igual que pasó con un IES que tuvo problemas para representar Yerma, de Lorca, en una actuación escolar, el IES donde estudia una de mis hijas no pudo representar un famoso musical juvenil americano por el dichoso canon que habría que pagar. No se hasta donde puede llegar esto pero lo que me pregunto es si se hubiese pagado ¿hubiesen recibido algo los americanos que lo idearon? Por cierto, tengo entendido que los derechos de autor de Yerma los tiene el Ministerio de Cultura… ¡Cómo está el patrio! Digo, patio, bueno, es igual…

  23. picapoyos
    26 abril, 2010 de 13:28

    sbach2k

    Me temo que el tema de la venta de libros esotéricos no responde a la política del canon de la SGAE sino a la mala cultura o la comodidad de nuestros semejantes. La última feria que visité por aquí fue hace un par de años salí con el síndrome de Dawn Brawn.
    Ya no voy más: el que no vende Harry Potter o el Código Davinci vende enciclopedias y, si son muchos tomos, te regalan una batería de cocina.
    Interesante la iniciativa de plantar arbolitos. Seguro que tú no plantaste ninguno… Ejem, bueno, no olviden que hay que regarlos de cuando en cuando…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: