Inicio > Actualidad, Ciencia, Científicos invitados > “El científico tiene la obligación de salir de su laboratorio y de las bibliotecas. Tiene que entrar en la Sociedad.”

“El científico tiene la obligación de salir de su laboratorio y de las bibliotecas. Tiene que entrar en la Sociedad.”

26 abril, 2010

Comparte este artículo:
meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Convertir en PDF Imprimir

Entrevista con el biólogo molecular Antonio Tormo, Decano de la Facultad de Biología de la Universidad Complutense de Madrid. En esta entrevista, el Dr. Tormo nos habla sobre la polémica adaptación de los estudios de Biología al Plan Bolonia y de la divulgación de la Ciencia en la Sociedad.

Antonio Tormo es profesor titular del Departamento de Bioquímica y Biología Molecular I de la Universidad Complutense de Madrid. Especializado en Biología Molecular Procariota, ha trabajado en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas y en la prestigiosa Universidad de Harvard. En la actualidad, es Decano de la Facultad de Biología de la UCM, desde donde ha abordado uno de los procesos más decisivos para la educación universitaria en los últimos años: la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior o “Plan Bolonia”. De todo ello, de la importancia de la divulgación científica a la sociedad y del estado actual de la enseñanza de biología en España, nos habla en exclusiva para «La Ciencia y sus Demonios»

1.- Como Decano, está usted dirigiendo uno de los procesos más innovadores en la docencia universitaria de las últimas décadas: la adaptación al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), conocido como «Plan Bolonia». ¿Qué consecuencias traerá este nuevo marco de enseñanza a nuestras universidades y a nuestros futuros licenciados?

¿Consecuencias? El comienzo de una nueva universidad. Seguramente mejor. Europea. Posiblemente con mejores índices de éxito como consecuencia de una reducción en el nº de años de las titulaciones y de las nuevas metodologías docentes. Frente a un escepticismo algo generalizado, somos también bastantes los que tenemos fe en las bondades del espacio Europeo de Educación Superior (EEES), lo que vulgarmente se conoce como Bolonia.

Básicamente la reforma EEES implicaba exclusivamente una reorganización de nuestros estudios universitarios en tres ciclos: grado, master y doctorado y la implantación del llamado crédito ECTS (European Credit Transfer System). Ventajas, una misma estructura europea de los estudios unida al reconocimiento de éstos en toda Europa con lo que se favorecerá la movilidad de estudiantes, profesores y profesionales. Sin embargo España ha optado por seguir una senda diferente. Los estudios de grado en prácticamente toda Europa son de tres años y dos los de master. España no. En España el grado es de cuatro años y el master de uno a dos. Y esto ha supuesto, y supone, una fuente de problemas. Los licenciados resienten que su título de 5 años se equipare a uno de cuatro. Seguramente se les debía haber reconocido un nivel equivalente a grado y master. Además, la elaboración de los planes de estudio no hubiera sido tan traumática ya que teníamos una estructura similar con dos ciclos, siendo el primero de tres años (que podría haber sido equivalente al grado) y el segundo de dos (que hubiera equivalido al master). Un ciclo corto de tres años hubiera reducido el fracaso universitario ya que el número de alumnos que decidieran abandonar sus estudios de ciclo corto sería probablemente menor que el número de aquellos que realizaran un ciclo largo. Otra gran equivocación ha sido la creación del Registro de Títulos con la desaparición del Catálogo de Títulos que teníamos. Esto básicamente quiere decir que las Universidades son autónomas en la organización de los contenidos de sus estudios. Por ello, por ejemplo, el grado de Biología de una Universidad podría tener unos contenidos muy distintos a los de otra ya que desaparecen las asignaturas troncales (asignaturas obligatorias en una determinada titulación en todas las Universidades). Y sin embargo tendrían las mismas competencias profesionales. El registro además ha ocasionado la proliferación de muchas titulaciones que nacen desgajadas de otras anteriores. Así por ejemplo la Biología ha dado lugar a grados como la Biotecnología, Zoología, Microbiología, Genética, etc.

Un gran acierto es el crédito ECTS que valora el trabajo del alumno frente al crédito actual que valora el número de horas de clase. Un crédito ECTS es un período comprendido entre 25 y 30 horas de trabajo del alumno (que incluye asistencia a clase, laboratorios, salidas al campo, seminarios, tutorías, presentaciones, trabajo y estudio personal, etc). Para superar una asignatura de 6 créditos, un estudiante promedio tendría que invertir 150 horas de trabajo. De esta manera desaparecen (deberían desaparecer) las asignaturas fáciles o difíciles y quedar convertidas en asignaturas de menor o mayor número de créditos en función del esfuerzo que tenga que invertir los estudiantes para su superación. Los estudiantes universitarios europeos tendrán que estudiar 8 h diarias,  cinco días a la semana durante un curso lectivo para superar los 60 créditos anuales que es la medida del esfuerzo anual de todos los estudiantes de todas las titulaciones. La práctica totalidad de los grados (con la excepción de Medicina, Farmacia, Veterinaria y Odontología) tendrán una duración de cuatro años (240 créditos ECTS). Los estudiantes, tras la implantación del crédito ECTS, se convierten en trabajadores del aprendizaje.

Con la necesaria adaptación de nuestros estudios universitarios al EEES, el Ministerio ha optado por una reestructuración en profundidad de los estudios universitarios que deben basarse en la adquisición de competencias mediante nuevas metodologías que implican una decisiva participación del alumno en el proceso de aprendizaje. Desaparecen (deberían desaparecer o reducirse sustancialmente) las clases magistrales como base de las metodologías docentes para dar paso a una serie de actividades que den lugar a una evaluación continua y que consigan que el estudiante se convierta en el protagonista de su proceso de aprendizaje quedando la figura del profesor en un papel conductor de dicho proceso.

2.- La mayor parte de las críticas a Bolonia desde el movimiento estudiantil se articulan en torno al peligro de privatización de la universidad pública, el posible aumento de tasas académicas y la influencia de la empresa privada en la creación y desarrollo de los planes de estudio. ¿Qué hay de cierto y de falso en estos temores?

Se confunde el EEES con otros ámbitos políticos que no tienen que ver con el proceso de Bolonia. Las tasas académicas dependen de las comunidades. El aumento o no de las tasas afectaría tanto a los grados como a las licenciaturas. En particular, en la UCM, en el presente curso académico 2009-2010, el precio del crédito es igual en grado que en licenciatura. Y la subida ha sido mínima, de hecho inferior a la de otros años.

¿Influencia de la empresa privada en la creación y desarrollo en los planes de estudio? En absoluto. La organización del grado de Biología y de los distintos masteres que ha desarrollado la facultad de Ciencias Biológicas no ha sufrido influencia, ni intromisión ni siquiera indicaciones o sugerencias por parte de empresa o institución alguna excepto las recomendaciones emanadas de la Conferencia Española de Decanos de Biología y de las directrices de la Universidad Complutense de Madrid.

¿Privatización de la Universidad Pública? De nuevo en absoluto y en cualquier caso esa teórica privatización no sería fruto de Bolonia sino de las decisiones de nuestros gobiernos comunitarios democráticamente elegidos.

3.- Las críticas también aluden a los recortes sufridos en el tiempo disponible para la docencia, la reducción del temario de asignaturas básicas, así como la eliminación de diversas asignaturas, ¿cree que esto supone una reducción real de la calidad de las licenciaturas impartidas en España, sobre todo si consideramos el abordaje de un plan de tal envergadura a costo cero, sin emplear nuevo personal y realizado en tan corto lapso de tiempo?. En este sentido, ¿no existe el riesgo de que el posgrado se convierta en un curso más, solo que más caro y con menos carga docente?

Algunas de estas críticas son acertadas. Otras no. Me referiré al grado en Biología de la Universidad Complutense de Madrid.

Reducción del temario de asignaturas básicas. Falso. Nuestras asignaturas fundamentales y obligatorias (todas aquellas sugeridas por la CEDB) han aumentado su creditaje, pasando de 10,5 créditos a 12.

Eliminación de asignaturas. Cierto, con reparos. Al reducirse la duración en un año se ha producido un importante recorte en la oferta de optatividad. Pero, por el contrario, se han desarrollado nuevas asignaturas mucho más en consonancia con los aspectos profesionales de la titulación. Cierto es, por ejemplo, que un licenciado en Biología podría haberse especializado en Zoología y que ahora un graduado no. Lo que el EEES pretende es una formación muy generalista y profesionalizante (grado) que continúe con una formación mucho más específica y con un carácter o académico-investigador o profesional (master). En mi opinión es mucho más interesante y productivo invertir los clásicos 5 años de formación universitaria en un grado (4 años) y en un master (1 año) que en una licenciatura (5 años). Además, lo que el EEES desea es la formación continua a lo largo de toda la vida. Así, un graduado podrá realizar tantos masteres como desee, invirtiendo en cada uno de ellos un año. Esto antes no era posible o al menos muy difícil y caro. El master no es un curso más. El master es un curso de especialización para el que lo requiera, le sea conveniente o le interese. Las competencias profesionales de los antiguos licenciados se adquieren en el grado. No en el master.

Coste 0. ¡Ni eso! ¡Bajo cero! Las facultades estamos sufriendo un recorte en nuestros presupuestos y una congelación, si no disminución, de nuestros activos docentes. Y las nuevas metodologías docentes universitarias requieren una mayor dedicación. La ecuación solamente tiene una solución: mayor dedicación docente del profesorado. Y como consecuencia menor tiempo para dedicarlo a la investigación. Conclusión: la investigación se resentirá mientras dure el coste bajo cero. Pero además, las facultades tenemos que rehacer nuestras aulas para adaptarla a las nuevas metodologías. Hay que aumentar su número con una reducción de su tamaño. Y reformar y adaptar los laboratorios. Y crear espacios wifi. Etc. Y en la actual situación de crisis económica no habrá financiación para estos menesteres. Se saldrá adelante con el sacrifico y el voluntarismo del profesorado y del personal de administración y servicios.

4.- Otra crítica muy escuchada en el entorno docente es la cada vez peor preparación con la que llegan los estudiantes al primer curso de carrera. ¿No sería necesario abordar también una reforma de los niveles previos a la universidad, fundamentalmente del bachillerato y la enseñanza secundaria? ¿Cree que están disminuyendo las vocaciones científicas en las jóvenes generaciones?

Siempre he pensado en la necesidad de abordar la reforma de todos los niveles de educación. El EEES debería permear los niveles de enseñanza previos a la universidad. No es posible afrontar nuevas metodologías docentes en la universidad si éstas no se han desarrollado previamente en los colegios e institutos.

Lo que es triste, y peor que triste, muy grave es el que la educación sea objeto de cambios, reformas y contrarreformas según el partido político que gobierne o incluso, como ha ocurrido con la reforma de los estudios universitarios, por el ministro específico que ocupe la cartera de educación. La educación debe surgir de un pacto de estado. Fruto del diálogo y del consenso de todos los agentes políticos y educativos. Y que perdure en su organización durante dilatados períodos de tiempo. ¿Cuántos bachilleratos hemos tenido en los últimos 50 años? ¿Cuantos cambios se han producido en la organización de los estudios no universitarios desde la restauración de la democracia? Así no es posible el funcionamiento de sistema educativo alguno. Y de ahí el fracaso que observamos.

5.- Salgamos ahora de la Universidad. Todos los indicadores sociológicos apuntan a la baja educación científica de la población española, coincidente con un interés no demasiado elevado en temas científicos. ¿a que cree usted que se debe esa baja estima y comprensión que tiene la ciencia en la sociedad?

A la falta de educación que tiene esta sociedad. Donde lo que prima no es el conocimiento. ¿Cuál es la relación en la TV entre programas culturales y programas basura? Tengo la sensación de que a la mayoría de la población le interesa mucho, muchísimo más quien se tiro de los pelos con quien en la discoteca de moda que una exposición de los impresionistas. Que interesa más una revista del corazón que un buen libro. Que es más apetecible un botellón nocturno que una salida a disfrutar el románico palentino. Los educadores no hemos sabido hacer disfrutar a la sociedad con la cultura. Y por ello la ciencia no tiene más interés que lo anecdótico o lo conflictivo. Y desgraciadamente pienso que cada vez va a peor.

5.- Quizá la siguiente sea una pregunta demasiado obvia proviniendo de un blog de divulgación científica, pero no tenemos más remedio que formulársela: muchas veces en el mundo académico la difusión de los resultados y conocimientos científicos a la sociedad es un tema que se «olvida», llegando incluso a no estar demasiado bien visto en algunos círculos. ¿Qué opina usted sobre el papel de los científicos en la divulgación de la ciencia y sobre la importancia de ésta para sociedad en general?

El científico tiene la obligación de salir de su laboratorio y de las bibliotecas. Tiene que entrar en la Sociedad. Somos responsables de la divulgación de los conocimientos científicos. La Sociedad tiene que ser consciente de los adelantos científicos porque muchas veces entrañan (y cada vez más) problemáticas ajenas a la ciencia. La energía nuclear, la transgénesis, etc. La polémica sobre la utilización de la energía nuclear no es un asunto trivial en absoluto. Y sin embargo la opinión pública se encuentra manipulada por los intereses e ideologías de unos y otros. Las plantas transgénicas es otro ejemplo. Importantes defensores y opositores. Y entre medias la sociedad que difícilmente puede entender los conceptos científicos que se barajan en estas polémicas. Por todo ello, la divulgación es una de las más importantes obligaciones del investigador.

6.- Sin duda Internet ha sido una verdadera revolución en cuanto a la difusión de información, pero sin ningún tipo de discriminación. Podemos encontrar excelentes páginas divulgativas junto con otras dedicadas a la pseudociencia más delirante, donde se afirma la existencia de extraterrestres disfrazados en el gobierno o la posibilidad de curar el cáncer con un par de imanes. ¿Que aspectos positivos y negativos ve en la posibilidad de publicar cualquier tipo de información? ¿Establecería algún tipo de control de contenidos o cree que éste sería contraproducente?

No soy partidario de la censura, pero sí la de restringir contenidos que atenten contra los derechos de las persona. Impediría la publicidad, a través de Internet o de cualquier otro medio de difusión, de páginas que enaltezcan el racismo, la opresión, las desigualdades. Que inciten a la violencia o al terrorismo. Dicho esto, creo que Internet debe ser un foro libre y sin censura alguna. Paralelamente los educadores tienen la obligación de enseñar a ser críticos y a discernir las lecturas reales o virtuales. No por estar volcado en Internet se adquiere marchamo de calidad o veracidad. Tenemos que desarrollar nuestro sentido crítico. Creo que la restricción de contenidos limitaría el desarrollo, hasta ahora, imparable. Internet es el Mundo al alcance de una pulsación. Si no está en Internet es que no existe.

7.- Remitiéndonos ya al campo concreto de la enseñanza de la Biología, otros países como Estados Unidos están sufriendo un verdadero ataque por parte de distintos grupos de influencia para que se incluya en el curriculum de ciencias la enseñanza del creacionismo o diseño inteligente como alternativa a la evolución. ¿Ha detectado presiones de este tipo en nuestro país? ¿Que opina sobre esta demanda? ¿Cree que está justificado enseñar el creacionismo como alternativa a la evolución en las clases de biología?

Durante mi actuación como Vicedecano de investigación y como Decano de la facultad de Ciencias Biológicas no he tenido contacto alguno con grupos creacionistas. Exclusivamente he recibido un libro defensor de esta ideología. El creacionismo está absolutamente desprestigiado si es que alguna vez ha tenido, como teoría científica, algún prestigio. La comunidad científica internacional apoya sin fisura alguna la teoría de la evolución y no sustenta en modo alguno las teorías del Diseño Inteligente que no son, en mi opinión, más que pseudociencia y, por tanto, no está justificado su enseñanza como alternativa a las teorías evolutivas. En cualquier caso quiero manifestar mi total respeto por las creencias religiosas o ateas de cualquier persona siempre que la ideología no enturbie ni interfiera con desarrollo científico.

8.- Para terminar, Dr. Tormo, como investigador y como docente, ¿que le diría usted a un estudiante de bachillerato que está pensando en dedicarse a la biología?

Nuestra vida laboral va a ser muy larga y ocupará un tercio de nuestra vida. Hay que disfrutarla. Por ello hay que dedicarse a aquello que nos guste y que nos llene. Lo que sea. Pero que nos satisfaga. La dedicación a la biología es vocacional. Los biólogos disfrutan, y mucho, con su trabajo. Y, además y muy importantemente, encuentran trabajo. Las encuestas de inserción laboral muestran que un 85% de los titulados en Biología encuentran trabajo antes del año. Cierto es que con la profesión de biólogo difícilmente se hará uno millonario en euros pero sí en disfrute vital y laboral. Yo le animaría a seguir con lo que su mente le pide.

Nota final: Esta entrevista es original y ha sido realizada por el equipo de La Ciencia y sus Demonios al Dr. Tormo

.
Entradas relacionadas:


  1. 26 abril, 2010 en 8:06

    Muy interesante la entrevista J.M. Y gracias al Dr. Tormo por detallar tanto las respuestas.

  2. jc
    26 abril, 2010 en 9:56

    Cierto,muy intersante. Hay que destacar, y agradecer, que se ha estirado en las respuestas por encima de la media del resto de entrevistas.

  3. 26 abril, 2010 en 15:00

    Interesantísimo, muy buena entrevista. Da gusto leer a alguien con la cabeza bien amueblada. Aunque tengo algunas cuestiones a destacar sobre las que no estoy de acuerdo…

    Así, un graduado podrá realizar tantos masteres como desee, invirtiendo en cada uno de ellos un año. Esto antes no era posible o al menos muy difícil y caro.

    Ahora sigue siendo más difícil, y más caro. Y si eres becario… da gracias al Monstruo de Spaguetti si tu sueldo te da para comprarte un paquete pipas el fin de semana… eso si cobras, sino, ale, a pagar por trabajar.

    Coste 0. ¡Ni eso! ¡Bajo cero! […]. Se saldrá adelante con el sacrifico y el voluntarismo del profesorado y del personal de administración y servicios.

    Mal ¡Muy mal! Totalmente contraproducente. Así el Gobierno sabe que somos amiguitas de la caridad y que incluso podrán permitirse recortar más personal y presupuesto, porque junto al Medio Ambiente, en este país la Educación es lo que menos importa.

    Todavía no me explico como los jefazos de la Universidad no le han dicho a sus respectivas Administraciones que “o aumenta el presupuesto y el personal o se va a meter el Plan Bolonia por el ojal y sin vaselina“… Hemos perdido una oportunidad maravillosa de presionar al Gobierno de los Mundos de Piruleta que nos aplasta a su gusto y antojo (y por si acaso, la “Ovoposición” no me parece mejor)…

    Y los Sindicatos sin mover un dedo… Ay que joderse!!! Luego se sorprenderán por las migraciones masivas de cerebros.

  4. 27 abril, 2010 en 12:26

    Pues creo que yo soy de las “escepticas generalizadas”. Durante los últimos 15 años han pasado infinidad de becarios por mi departamento (ya sabemos que con el cuento de las becas de prácticas, las empresas se ahorran mucho dinero). Mi experiencia es que, por desgracia, el nivel de formación de los nuevos licenciados ha ido cayendo año a año. Sus conocimientos son menores (y me refiero a conocimientos generales, a los que corresponden a esa “formación general” de la que se habala, los específicos están a punto de desaparecer) y su capacidad de adaptación no existe ya que desconocen todo aquello a lo que se han de adaptar. Lo peor es que, además, esos becarios siempre han sido los buenos expedientes. Me da miedo pensar lo que me encontraré cuando empiecen a llegar los “bolonios”. Suena muy mal ¿no? Una única experiencia no es extrapolable, pero mis conocidos en otras empresas tienen las mismas sensaciones.

    Tampoco entiendo lo de corregir el fracaso, eso suena a pan para todos.

    “Las competencias profesionales de los antiguos licenciados se adquieren en el grado. No en el master.” Eso es una “boutade” que no se la cree aunque la repita mil veces.

    “Lo que el EEES pretende es una formación muy generalista y profesionalizante (grado)”. Hace poco leí algo (no recuerdo donde) sobre la situación en Alemania donde al parecer ya empezaba a haber graduados de tres años en el mercado laboral. Se decía, hablo de memoria y podría no ser exacta pero sí la idea general, que estos graduados no encontraban trabajo porque en Alemania nadie los quería dada su pobre formación. Si eso es verdad, eso de la “formación profesionalizante” es palabrería.

    Sí, creo que soy una “esceptica generalizada”.

  5. 30 abril, 2010 en 18:07

    Aquí en Alemania no he escuchado por parte de un sólo estudiante algo positivo sobre Bolonia. Las dos opiniones más comunes son:

    – Los estudiantes ahora están con aún más estrés.
    – Y los alemanes aman su título Diplom, que es equivalente al Master, porque tenía mucho prestigio en el exranjero. Ahora se tienen que conformar con tener un tßitulo “que todo muno tiene”.

    Sobre “El científico tiene la obligación de salir de su laboratorio y de las bibliotecas. Tiene que entrar en la Sociedad.” estoy completamente de acuerdo. RNAbiology ahora requiere de los científicos que publiquen en su revista, que también escriban en Wikipedia un resumen de su trabajo (fuente Enkapsis). A mí me parece una excelente idea y un ejemplo que más y más journals deberían seguir. Esto aseguraría que al menos una de las fuentes más populares de información en internet tenga información científica correcta y actualizada.

    En la nota final de Structure Formation in Astrophysics, E. E. Salpeter exhorta a los científicos a hacer más que sólo ciencia y crear una Unión de Científicos Preocupados en Europa. Qué universidad o concejo científico se atreverá a dar el primer paso?

  6. 10 mayo, 2010 en 7:28

    Una interesante entrevista con el filósofo José Luis Pardo.
    http://www.lne.es/siglo-xxi/2010/05/09/hay-desmantelamiento-universidad-disfrazado-revolucion-pedagogica/912827.html

    “Lo que se exige a la Universidad es la descualificación del conocimiento, algo que ya se está logrando con los nuevos grados.”

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: