Inicio > Escepticismo, Magufadas > 10 razones para dudar de «El Mal de Ojo»

10 razones para dudar de «El Mal de Ojo»

24 mayo, 2010

El «Mal de Ojo» es una creencia popular bastante viva hoy día, aunque no lo parezca. De forma resumida puede describirse como: “Una asimilación de energía dañina trasmitida por otra persona, ya sea provocado voluntaria o involuntariamente. Puede ocurrir que el provocador desconozca su propio poder y lo mas seguro es no sea consciente de sus propios deseos o envidias ajenas, pero eso no quiere decir que igualmente no sea el causante“, lo cual sucede debido a que “el  ojo desde tiempos inmemoriales haya sido considerado como el principal transmisor de energías ya sean positivas o negativas del alma humana“.

.

O en otras palabras:

El Mal de ojo existe, es real y debemos prestarle la atención que merece. Todos tenemos alguien que no nos “mira bien” de ahí el término Mal de Ojo. Que no te miren bien significa que te miran mal, deseándote malas cosas, y siempre nace de un sentimiento de envidia y celos.

Es una cuestión de energía y de poder mental. Todos tenemos un enorme poder mental, para el bien y para el mal. Y si alguien proyecta mucha energía, muchos malos pensamientos, muchos malos deseos con mucha intensidad acabará llegándonos, en forma de mal de ojo.

.

Sus consecuencias pueden resumirse en: Insomnio, pesadillas y sueños negativos repetitivos, sobresaltos durante el sueño, pesadez y opresión en el pecho ya sea dormido o despierto, presión en la garganta o sobresalto al despertar, tensión nerviosa, falta de energía, depresión, mareos, confusión, náusas y vómitos e incluso ¡inapetencia sexual!. Afortunadamente para su cura existen varios remedios caseros, pero si no funcionan, algunas páginas güebs dicen que “te recomendamos que si lo que aquí te facilitamos no te da resultados, no intentes nada más y acude a un especialista“, son tan buenos que incluso facilitan el número de teléfono. Para ampliar información, se puede acudir a la Wikipedia o a esta página, por ejemplo.

Desde aquí animamos a nuestros lectores a exponer al menos, tres razones cada uno, a favor o en contra, de «El Mal de Ojo». Al cabo de una semana, se expondrán las 10 razones que hayan resultado más convincentes. ¡Adelante! ¡Y sin compasión!

.

.

Entradas relacionadas:


  1. 24 mayo, 2010 en 8:48

    La causa efecto “a posteriori” ha de ser identificada, es decir, si los sintomas aparecieron antes que el “aojador”, el “aojamiento” no puede ser verdadero, aunque en ningún caso lo sea si no es en la psicología de la “victima”.

    Si el “Aojador” pasivo que descrives (el,que no sabe nada de su “efecto”) existe, por fuerza ha de existir el “ahojado pasivo” (que no sabe la procedencia de su mal), con lo cual de “un plumazo” explicamos todos los males que aquejan a todas las personas del mundo.

    Si una pleyade de “aojadores” activos pueden realizar este prodigio, Georges W. Bush estaría ya en la tumba.

  2. albireo beta cygni
    24 mayo, 2010 en 9:25

    Porque su curación no es gratis. Como siempre, se necesita de algún “sanador” altruista que te cobra “un ojo de la cara”.

    Los síntomas del mal de ojo son inespecíficos: toda la gente padecemos en algún momento de nuestra vida temporadas de trastornos del sueño, tensión nerviosa, etc, sin que por ello tengamos que ser víctimas de ningún “influjo” extraño (recordad la navaja de Occam).

    Jamás nadie ha podido demostrar la existencia ni medir la “energía” que supuestamente transmite mediante su mirada el perverso envidioso (ni que fuera el Cíclope de x-men).

  3. 24 mayo, 2010 en 12:29

    La principal prueba de que ni el “Mal de ojos” ni el “Bien de ojos” funciona es que hay terribles dictadores campando por el mundo, si el mal de ojos diera resultados, la sumatoria de tanta gente desenado que desaparezca hubiesen hecho desintegrarse a todos y cada uno, pero ahi siguen, es mas, ¡¡suelen ser muy longevos!! 😛

  4. mataoclimber
    24 mayo, 2010 en 13:19

    Enhorabuena por el interesantísimo blog. Tenéis un lector más 😉

    A ver qué os parece lo siguiente:

    1.- Los pocos conocimientos de biología que tengo incluyen que el ojo es un órgano receptor de la luz, no emite nada (salvo superman, que por lo visto podía emitir haces coherentes de unos 700 nm de longitud de onda), ¿no sería como decir que uno habla con los oídos o que salen imágenes por el teclado?

    2.- Suponiendo que se emitiera algo por el ojo, y que dicha emisión pudiera interaccionar con la víctima de alguna manera, seríamos capaces de detectarlo y/o medirlo, especialmente si se trata de energía como parece que dicen los que creen en ello. Si se han conseguido detectar neutrinos, cuya interacción con la materia es mucho más débil de lo que supuestamente es la de la aparente energía causa del mal de ojo, seríamos capaces de detectarlo. Ahora sólo faltaría poner a alguien echando miradas asesinas a un tubo fotomultiplicador a ver qué ocurre.
    También podríamos deducir las ecuaciones que rigen esa emisión energética (el pobre Maxwell estará revolviéndose en su tumba) y utilizarla, por ejemplo, como plaguicida. Si resulta que solamente funciona en las personas porque una langosta no puede deprimirse, las conclusiones podrían utilizarse para conocer mejor determinados mecanismos del cerebro. ¡Visto así la bruja Lola tiene el premio Nobel de medicina al alcance de su mano!

    3.- Parece más bien un caso de que se busca una causa en algo temporalmente cercano pero no relacionado, o más bien algo parecido a una profecía autocumplida, en esta situación (como es habitual) con un componente destinado a tranquilizar a la persona (no soy yo que no me esfuerzo/actúo correctamente en mi vida, es que me han echado una maldición) o por lo menos a dar una respuesta sencilla.

    Un saludo

  5. 24 mayo, 2010 en 15:17

    1.- No hay una secuencia lógica descrita de sintomas, son tantos y tan variables los que se le achacan entre los que “lo padecen” que harian palidecer a cualquier sindrome.Pueden variar desde dolor de cabeza, perdida de peso hasta ponerse en riesgo la vida, por lo que culaquier cefalea comun, subida o baja de T/A o glucosa puede corresponder a los síntomas.
    2.- No existe ninguna prueba acerca de emisiones del ojo, no se ha dicho en que parte del ojo reside o genera este poder o que si alguien tiene ojos de color verde hace mas daño que los de color café.
    3.- Lo que ya dijeron anteriormente si “mirar feo” bastara para hacer daño, ya hace tiempo que no habría políticos.
    4.- Se basa en el concepto de que el ojo emite las energias del alma humana, alma que por supuesto aun no se define donde esta, que forma tiene etc, etc, etc…

    Genial el suicide rabbit sobre el ojo de Sauron. :mrgreen:

  6. 24 mayo, 2010 en 16:13

    1.- Existiría igualmente el mal de ojo de perro, de gato, de serpiente u otros animales…Y no se ha descrito tal fenómeno.

    2.- Si el provocador conoce su poder:
    a) no usaría energía eléctrica en su casa.
    b) no usaría puntero láser en sus presentaciones en TED
    c) cuando se mirara en el espejo se desintegraría
    Si el provocador desconoce su poder:
    a) no tendría amigos ni familia ni vecinos
    b) no tendría rivales que jugaran con su equipo favorito
    c) sería trabajador del régimen general autónomo, por cojones.

    3.- Los invidentes serían los únicos habitantes de este planeta

    Saludos

  7. 24 mayo, 2010 en 18:36

    A ver, ahí van tres motivos al menos para dudar:

    1. Estadístico: difícil es que no le caigamos mal a alguien. Rara vez una persona solamente tiene gente que la estima, aunque solo sea por envidia. Por lo tanto, prácticamente la totalidad de la población debería manifestar los síntomas definidos.

    2. Práctico: No existe ningún indicio en ninguna de las ciencias conocidas que pueda ni siquiera hacer sospechar que “mirar mal” tenga efectos fisiológicos a distancia.

    3. Como siempre, les funciona a todos menos a mí: sufro los síntomas achacables al mal de ojo a menudo, pero por mucho que le odie, le mire torcido y jure en arameo, el jodío de mi jefe sigue durmiendo como un bendito y cada vez está más saludable y con mejor aspecto.

    Saludos.

  8. 24 mayo, 2010 en 19:03

    como siempre me divierto más con apoyando las “teorías” que rechazándolas, vamos con los tres puntos:
    1 efecto nocebo, como el efecto placebo pero con un veneno, si piensas que alguien te está haciendo algo malo puedes generar una respuesta psicosomática que incluso puede terminar con cuadros de mediana gravedad.
    2 estrés social: que una persona nos desee el mal puede trasmitirse a los músculos de su cara a su vez la persona puede interpretar esos gestos consiente o inconscientemente, esto terminaría generando estrés, el cual puede alcanzar en personas sensibles el nivel necesario como para producir los síntomas.
    3 convergencia: un estresante, ej un jefe hijo de puta genera estrés en el grupo el cual está más propenso al mal rollo, en ese caso el cuadro de síntomas no sería consecuencia del “mal de ojo ” sino que el propio mal de ojo sería un síntoma

  9. 24 mayo, 2010 en 19:18

    Jejeje, raztez, con apoyos así quien quiere enemigos. Con esos argumentos destrozas el negocio a los magufos y descalabras las justificaciones de los que venden el “Mal de Ojo” XoDDD

    Está dando de sí el tema, gracias a todos, que no decaiga!!! 😛

  10. Virginia
    26 mayo, 2010 en 10:41

    El mal de ojo es bueno por 3 motivos:

    1- Levanta la economía. La búsqueda de talismanes, amuletos y cachivaches para la prevención, protección y cura del mal de ojo da trabajo a mucha gente: a quienes lo diagnostican, a los ingenieros que diseñan esos sofisticados remedios, a las personas que los fabrican y a las personas que los venden. Cada vez que una persona tiene mal de ojo, está dando de comer a numerosas familias.

    2- Contribuye al arte. Y es que el diseño y la moda son artes. Gracias a que hay personas con mal de ojo, han de crearse los protectores y curas que he mencionado anteriormente con, además, un gusto estético determinado (y exquisito) que enriquece la moda a todos los niveles y estratos sociales. Uno de mis favoritos es la pulsera de ojos.

    3- Es la respuesta. Sí, es la respuesta a todo lo malo. Si tienes un catarro, es mal de ojo. Si metes la mano en la freidora, es mal de ojo. Si suspendes los exámenes, es mal de ojo. Para todos los males una única respuesta, y por lo tanto unos remedios específicos rápidos y conocidos.

    (espero que no sea necesario especificar “IRONIC MODE=ON”)

  11. 26 mayo, 2010 en 16:30

    Virginia :(espero que no sea necesario especificar “IRONIC MODE=ON”)

    Pues no muy lejos de la realidad, habrias de ver cada comentario que defendía las pulseritas o el bioestafismo que da miedo lo que se parece a tu comentario 😦
    Saludos

  12. javi
    28 mayo, 2010 en 6:43

    también estoy con que el efecto “mal de ojo” podría tiener mucho que ver con nuestras relaciones sociales y la comunicación inconsciente o no verbal, en el sentido de que inconscientemente podemos captar muchas más señales de las que en principio intelectualizamos (raciocinio vs instinto), señales que pueden generar ansiedad, con todas sus manifestaciones. De ahí a ver una relación de hechicería solo hay un paso: el pensamiento mágico.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: