Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina > Terapias de vidas pasadas: o pasándose de vivos trasquilando al necesitado

Terapias de vidas pasadas: o pasándose de vivos trasquilando al necesitado

1 junio, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

Autor: Darío

.

Oiga doctor, devuélvame mi depresión,
no ve que los amigos se apartan de mí
dicen que no se puede consentir esa
sonrisa idiota. (…)

Oiga doctor, esta vez le falló la (regresión)
acaso no le pago las facturas,
déjeme como estaba, por favor
oiga doctor, a ver si tengo cura,
solo quiero ser yo
y ahora parezco mi caricatura.

Joaquín Sabina

.
Independientemente de lo que los lectores habituales y los administradores de La Ciencia y sus Demonios pensemos o creamos de la Psicología en su conjunto, sobre si esta disciplina es una ciencia o no a la manera en que aquí, en este blog, se considera la palabra ciencia , hay ciertas áreas, vamos a llamarles así momentáneamente, de la psicología, que francamente bordean o penetran en la vil charlatanería y el fraude, independientemente de si estás áreas tienen algún valor terapéutico o no. Y decimos que penetran en la charlatanería y el fraude porque las bases en que sus representantes quieren que aquellas áreas sean aceptadas son francamente cuestionables, cuando no risibles. Esta situación de hacer uso por parte de los creadores y/o defensores de ciertas “teorías” de conocimientos de las ciencias sociales y de las humanidades, de la física, la química, la biología, las matemáticas y demás ciencias serias, en términos generales ya la hemos descrito en la reseña del libro Imposturas Intelectuales cuya (re)lectura sugerimos ampliamente, por lo que aquí nos concretaremos a un asunto que nació del post en el que se hablaba de que se autorizó “oficialmente” a médicos el ejercer “terapias regresivas” y que después, ante el escándalo levantado, se adujo “errores administrativos” para deshacer el entuerto.

.

Y bien: ¿qué cosa es una Terapia regresiva?

Una de las primeras reglas de una discusión sensata es la de ponerse de acuerdo en algunos términos básicos de tal manera que los involucrados en aquella tengan un mínimo lenguaje común. Pues bien, después de una revisión de la literatura disponible tanto en Internet como del libro del que es considerado por los defensores de esta terapia como padre de la misma, Brian L. Weiss, encontramos una imposibilidad (quizás debida a nuestra formación limitada, vayan ustedes a saber) de decir que cosa es una terapia regresiva en la que todos sus defensores estuvieran de acuerdo. Es más, en algunos casos consultados ni siquiera se dice claramente que es, como en el folleto que proporciona el español Centro de Estudios Superiores de Terapia Regresiva, que sin embargo promueve un amplio “programa de estudios” con venta de material incluido. Esto significa un primer problema de convencimiento, y no nos digan que no los defensores, contra los que creemos y sostenemos que esta terapia no es más que un fraude patético. Posteriormente hablaremos de por qué vemos como problema esto.

Entonces, regresando al problema de la falta de definiciones, tendremos que recurrir al padre del asunto este para ver si a partir de ahí tenemos una punta de la madeja que permitirá deshacer la bola de la ignorancia. En una entrevista realizada por la revista “Mente Sana”, que nos fue proporcionada sin fecha, el Dr. Weiss da lo que parece ser una especie de definición: a la pregunta de ¿Qué son las regresiones?, el doctor contesta: “Regresión significa ir atrás en el tiempo. Cuando una persona está en un estado de relajación profunda o hipnosis, es más fácil llegar a la raíz, a la causa que origina el síntoma, independientemente de que el trauma se haya producido en la infancia, en el útero materno o en vidas pasadas.”

Dejemos de momento esta respuesta como la proporciona el padre de la terapia regresiva y los posibles problemas que pueda significar con, por ejemplo, la ortodoxia psicoanalítica fundada en Freud, y veamos la siguiente respuesta proporcionada por Weiss a la revista Psychologies del 7 de octubre de 2005, a la pregunta “¿Puede explicarnos qué es y en que consiste la terapia regresiva?” en la cual el Dr. Weiss contesta lo siguiente:

La terapia regresiva es un tratamiento que valiéndose de distintas herramientas como puede ser la hipnosis, la relajación y la visualización, ayuda al paciente a rastrear en su inconsciente el origen de sus problemas y su manera de resolverlos. Y muchas veces esa raíz se encuentra en existencias anteriores cuyos avatares coinciden con las síntomas que presentan en sus vidas actuales.

.

Vamos a dejar estos intentos de definición y a suponer que fueron realizados por el Padre de la terapia sin ánimo de bolsear al respetable, a menos que se desee acudir a definiciones como la obtenida de la página “En buenas manos”, ejemplo si los hay de lo que es el alucine barato o las ganas de burlarse de la gente, o ambas cosas:

  • ¿Qué es la terapia regresiva? La terapia regresiva es una técnica de acceso al inconsciente utilizada desde hace más de 3000 años por muchas culturas”. Ya estoy informado, gracias, pero lo que viene a continuación no tiene precio:
  • ¿En qué se basa la terapia regresiva? En el intento de profundizar y escuchar los trasfondos de la mente desde una actitud abierta con tolerancia y predisposición para observar al ser humano desde otro ángulo de conciencia. Para ello se utiliza como herramienta de trabajo una profunda relajación que permite entrar en un nivel de ondas cerebrales en el que se produce un estado alterado de conciencia idóneo para provocar la libre asociación del inconsciente. Para realizar una REGRESION se necesita que la persona se encuentre en un nivel mental Alfa-Zeta cercano al sueño pero sin entrar en él, al cual se llega mediante una profunda relajación física dirigida por el terapeuta. Sin embargo una vez alcanzado este nivel la persona no pierde en ningún momento su conciencia, por lo que es absolutamente libre de marcharse, no hacer el trabajo e incluso razonar lo que esta sucediendo.” Mejor lo dejamos así.

Pero incluso si aceptemos transitoriamente, nosotros, críticos de esta terapia, y supongamos que en términos generales sus seguidores lo hacen, las definiciones que proporciona el Dr. Weiss de su terapia y de la forma en que esta opera, hay cosas que sencillamente no van. La dificultad para comprender científicamente el comportamiento humano: la existencia de múltiples escuelas de psicología y psiquiatría ponen de manifiesto aquella dificultad. Y por lo mismo, los métodos pueden estar difícilmente estandarizados. La hipnosis es utilizada por muchas de estas escuelas y un estudio sobre las causas y consecuencias fisiológicas de su aplicación puede encontrarse en The truth and the hype of Hipnosis, Michael R. Nash, Scientific American, Volume 285, No. 1, julio de 2001, pp. 33-40. La relajación es también usada por distintas escuelas psicológicas, tratando de crear un medio adecuado y no hostil al paciente para que este “saque” el problema motivo de su consulta. Pero el resto es vil charlatanería y estupidez, como pasaremos a ver inmediatamente.

El Dr. Weiss era muy consciente de las inmensas dificultades que tendría que enfrentar cuando empezara a pregonar la buena nueva de su “increíble método”. En su libro “Muchas vidas. Muchos maestros”, en donde narra sus sesiones con la mujer que le cambió su visión del mundo, encontramos las siguientes reflexiones que, según él, se dieron después de la primera sesión:

“Cuando Catherine se hubo ido, y durante varios días más, reflexioné mucho en los detalles de la regresión hipnótica. Reflexionar es natural en mí. Muy pocos de los detalles que emergieran de una hora de terapia, incluso de las “normales”, escapaban a mi obsesivo análisis mental, y esa sesión difícilmente podía considerarse “normal”. Por añadidura, era muy escéptico con respecto a la vida después de la muerte, la reencarnación, las experiencias de abandono del cuerpo y los fenómenos de ese tipo. Después de todo, según pensaba la parte lógica de mi persona, eso podía ser fantasía de Catherine. En realidad, me sería imposible demostrar la veracidad de sus aseveraciones o visualizaciones. Pero yo también tenía conciencia, aunque mucho más difusa, de un pensamiento menos emocional. Mantén la mente abierta —me decía ese pensamiento—, la verdadera ciencia comienza por la observación. Sus “recuerdos” podían no ser fantasías ni imaginación. Podía haber algo más de lo que estaba a la vista… o al alcance de cualquier otro sentido. “Mantén la mente abierta. Consigue más datos.” Otro pensamiento me importunaba. Catherine, tan propensa a temores y ansiedades desde siempre, ¿no tendría demasiado miedo de volver a someterse a la hipnosis? Resolví no llamarla.

Que ella también digiriera la experiencia. Esperaría a la semana siguiente.”

(página 9)

.

“Mantén la mente abierta … la verdadera ciencia comienza por la observación” ¿De verdad, Dr. Weiss, no quiere ver la cara de tarados? ¿Y cuál es el método científicamente válido que aplica en sus “observaciones”, por ejemplo? Podemos leer todo este libro y no encontramos una sola explicación de método alguno, sino puras reflexiones y descripciones de las “sesiones”.

Pero como el Dr. Weiss era muy claro de que no había ciencia alguna de entrada en lo que nos está describiendo, se dio cuenta de que era necesario echar mano de otra clase de conocimientos:

Durante esa semana, yo había repasado el libro de texto de un curso de religiones comparadas que había seguido en mi primer año en la Universidad de Columbia. Había, ciertamente, referencias a la reencarnación en el Antiguo y en el Nuevo Testamento. En el año 325 d. de C., el emperador romano Constantino el Grande, junto con Helena, su madre, había eliminado las referencias a la reencarnación contenidas en el Nuevo Testamento. El segundo Concilio de Constantinopla, reunido en el 553, confirmó ese acto y declaró herética la idea de la reencarnación. Al parecer, consideraban que esta idea debilitaría el creciente poder de la Iglesia, al conceder a los seres humanos demasiado tiempo para buscar la salvación. Sin embargo, las referencias originarias habían existido; los primeros padres de la Iglesia aceptaban el concepto de la reencarnación. Los primitivos gnósticos —Clemente de Alejandría, Orígenes, san Jerónimo y muchos otros— estaban convencidos de haber vivido anteriormente y de que volverían a hacerlo. Pero yo no había creído nunca en la reencarnación. Ni siquiera había pensado mucho en el tema. Aunque mi temprana educación religiosa hablaba de una vaga existencia del «alma» después de la muerte, la idea no me convencía.

(página 10)

.

Si Weiss se hubiera concretado a este apoyo de su conocimiento, sus doctrinas no pasarían de ser, en el mejor de los casos, opiniones personales de un psiquiatra que no tiene explicación sensata para el fenómeno que está observando. No sería el primero que pasaría por una situación de fracaso ni ciertamente el último, o, en el mejor de los casos, la recuperación de su paciente sería uno de los tantos “milagros” a los que se enfrentan los especialistas que ignoran por qué de pronto la enfermedad de un paciente remite, pero Weiss no podía dejar la cosa así, y la necesidad de explicaciones “a modo” lo impulsaron a buscar “respuestas científicas” que pronto lo llevarían a ser el famoso y rico doctor que ahora es:

Revolví las bibliotecas de medicina, con un apetito nuevo e insaciable por cualquier artículo científico que se hubiera publicado sobre la reencarnación. Estudié las obras del doctor Ian Stevenson, respetado profesor de psiquiatría en la Universidad de Virginia, quien ha publicado una extensa bibliografía psiquiátrica. El doctor Stevenson ha reunido más de dos mil ejemplos de niños con recuerdos y experiencias del tipo de la reencarnación. Muchos presentaban xenoglosia, la capacidad de hablar un idioma extranjero al que nunca habían estado expuestos. Estas historias clínicas están completas, cuidadosamente investigadas; son en verdad notables.

Leí un excelente panorama científico de Edgar Mitchell. Con gran interés, examiné los datos de percepciones extrasensoriales reunidos por la Universidad de Duke, y los escritos del profesor C. J. Ducasse de la Universidad de Brown; también analicé con atención los estudios de los doctores Martin Ebon, Helen Wambach, Gertrude Schmeidler, Frederick Lenz y Edith Fiore. Cuanto más leía, más quería leer. Comencé a comprender que, si bien me tenía por profesional bien informado con respecto a todas las dimensiones de la mente, mi instrucción era muy limitada. Hay bibliotecas enteras llenas de este tipo de investigación y bibliografía, pero son muy pocos los que las conocen.

Una gran parte de esta investigación fue realizada, verificada y reproducida por respetables médicos y científicos. ¿Es posible que todos estuvieran equivocados, que se engañaran? Las pruebas parecían abrumadoramente positivas, pero yo aún dudaba. Abrumadoras o no, me costaba creer en ellas. Tanto Catherine como yo, cada uno a su modo, habíamos quedado profundamente afectados por la experiencia. Catherine mejoraba en el plano emocional; yo ensanchaba los horizontes de mi mente. Ella, atormentada por sus miedos durante muchos años, empezaba a hallar algún alivio. Ya fuera por medio de recuerdos verdaderos, o por medio de vívidas fantasías, yo había hallado el modo de ayudarla y no pensaba detenerme.

(página 12).

.

Y efectivamente: no se detuvo ni se ha detenido hasta el momento. Especialistas consultados por quien esto escribe me han dicho que varios de los citados por el Dr. Weiss ya habían tenido cuestionamientos por esta clase de estudios que bajo un patrón serio y riguroso de investigación médica no podían ser tomados en serio, y esto debía saberlo el Dr. Weiss: no solamente la Iglesia Católica, la protestante en sus diferentes denominaciones y el judaísmo consideran a la reencarnación como herejía, brujería o mera superstición idiota, al menos la mayor parte del tiempo y por los poderes reconocidos oficialmente. Tampoco podían pasar, y el Dr. Weiss lo sabe muy bien, como algo serio en la investigación médica y psicoanalítica. Y una cosa es engañar a gente que necesita creer en lo que sea, y otra muy diferente venderle la moto a especialistas preparados (aunque de todos modos no faltan de estos quienes le compran el engaño, quien este escribe conoce a algunos). Y tan bien lo sabe Weiss que ha tenido que declarar que la gente que se somete a sus fantasías no necesita creer en la reencarnación: no se vaya a poner encima la pesada bota de El Vaticano o de algunos de los talibanes creacionistas como los que a veces organizan incursiones en La Ciencia y sus Demonios, y el negocio se venga abajo.

Para justificar sus desvaríos, Weiss ha tenido que recurrir a fuentes de dudoso valor científico y a retorcer la idea de ciencia, como hemos podido ver en las citas anteriores, aunque hemos de reconocerle que tiene la honestidad de reconocer esto último, algo de lo que carecen sus fanáticos seguidores. Al hablar de otra de sus pacientes, el Dr. Weiss escribe lo siguiente:

En otra vida, Iris vio a Catherine como hombre de uniforme rojo, trabajando con caballos y soldados. El uniforme, rojo y dorado, parecía ruso. Pasó otra existencia como esclava nubia en el antiguo Egipto. En algún momento la capturaron y la arrojaron a la cárcel. También fue un japonés, dedicado a libros y a la enseñanza, muy erudito. Trabajaba en varias escuelas y vivió hasta edad muy avanzada.

Por fin había una vida más reciente: como soldado alemán muerto en combate.

Me fascinó la detallada exactitud de esos acontecimientos pasados descritos por Iris. Era asombroso el modo en que se correspondían con los recuerdos de la propia Catherine bajo regresión hipnótica: la herida en la mano sufrida por Christian en la batalla naval y la descripción de sus ropas; Luisa, la prostituta española; Aronda y los entierros egipcios; Johan, el joven invasor degollado por una antigua encarnación de Stuart mientras ardía la aldea de éste; Eric, el malhadado piloto alemán, etcétera.

También había coincidencias con la vida actual de Catherine. Por ejemplo: a ella le encantaban las joyas de piedras azules, sobre todo el lapislázuli. Sin embargo, no se había puesto ninguna para asistir a la entrevista con Iris. Siempre le habían gustado los animales, sobre todo los caballos y los gatos; se sentía más a salvo con ellos que con la gente. Y si hubiera podido elegir una ciudad en el mundo entero, habría elegido Florencia.

Bajo ningún concepto diría yo que esta experiencia es un experimento científico válido. No habría modo de controlar las variables. Pero ocurrió y creo que es importante relatarlo aquí.

.

Pero como no se trata de dejar que el negocio en ciernes se pierda, Weiss inmediatamente agrega:

No tengo certeza de lo que pueda haber ocurrido ese día. Tal vez Iris utilizó inconscientemente la telepatía para “leer” la mente de Catherine, puesto que las vidas pasadas ya estaban en su subconsciente. O tal vez era, verdaderamente, capaz de percibir información de vidas pasadas mediante el uso de sus poderes psíquicos. De un modo u otro, las dos obtuvieron la misma información por medios diferentes. Lo que Catherine supo por regresión hipnótica, Iris lo alcanzó por medio de canales psíquicos.

(páginas 72-73)

.

Como si no fuera suficiente la reencarnación (a la que por el otro lado Weiss la esconde bajo el tapete como a la puta incómoda de la familia cuando esta puede generar escándalo -véase la agresiva y breve entrevista en La Contra, sección del periódico español La Vanguardia, del 21 de octubre de 2005, pulsar aquí para ver) agrega las siguientes tarugadas esotéricas: canales psíquicos y telepatía. Este lenguaje deliciosamente obscuro que es muy del gusto de los chalados que tienen necesidad de “cosas extraordinarias” que se opongan a la “ciencia oficial” (signifique esto lo que sus majestades gusten) difícilmente podría ser aceptado por un especialista médico o de otras especialidades que tenga un mínimo de ética y respeto por su trabajo. ¿Qué hacer entonces?

Era necesario agregar otra cosa que le diera sustento a su discurso, y recurrió a lo que cualquier charlatán y magufo que se precie no podía dejar escapar: la Física Cuantica, faltaba más, hágame usted el bendito favor de rescatarme.

Veamos la joya que encontramos en una entrevista realizada por la mandamás del Instituto Español de Terapia Regresiva, Cristina San Miguel, apenas el año pasado:

La física cuántica nos habla de universos múltiples, de vidas paralelas ¿Qué opina sobre la posibilidad de estar viviendo otras vidas paralelas a esta?

Creo que sí vivimos vidas paralelas. Los físicos hablan de infinidad de futuros y universos con muchas dimensiones. Hablan de 10 o 12, no sólo de 3 dimensiones. En cosmología esto está prácticamente aceptado.

Probablemente todas las vidas se vivan simultáneamente porque el tiempo no existe; pero en este mundo físico lo vivimos literalmente en pasado, presente y futuro. Cada vez que tomamos una decisión importante escogemos un camino, un futuro; pero puede que mi otro yo escoja otro futuro y otro yo, escoja otro distinto. Todos esos futuros están interactuando unos con otros y el baile se vuelve muy complejo. Pero nada ocurre por casualidad ni es accidental. En este mundo físico hablamos de pasado, presente y futuro, pero en realidad todo puede suceder en paralelo. Así que podemos saltar de una vida a otra, conocer esas otras vidas y conectar con los futuros que más nos beneficiarán.

.

La cantidad de desatinos y extrapolaciones absurdas con las que se despacha Weiss en estas frases darían pauta a un artículo cómico tan grande como el presente. Empezando por el simple hecho de que los físicos y cosmólogos plantean que la existencia de esos universos paralelos, en caso de existir, tendrían leyes naturales físicas y químicas con leyes muy diferentes a las que conocemos aquí y que esto, en cierta forma, garantiza la existencia de nuestro universo. Podemos continuar con la confusión del doctor sobre nuestra existencia finita y limitada a este universo y la existencia de otras dimensiones y lo que eso verdaderamente significa. No puede dejar de preguntarse quien esto escribe como podría conjuntar el doctor sus alucinantes teorías y justificaciones si hubiera tenido la oportunidad de saber, ya ni siquiera pensemos en leer, que a lo mejor él y todos no somos más que un holograma de acuerdo a Information in a Holographic Universe. Theoretical results about black hole suggest that the Universe could be like a gigantic hologram. Jacob D. Bekenstein. Scientific American, Volume 289, No. 2, agosto 2003, pp. 58-65. Podemos especular un poco: seguramente Weiss se brincaría olímpicamente Theoretical results …, no vería Information y diría que no somos existencia material, lo que, ¡Oh my God!, justificaría la telepatía y la reencarnación. Casi estamos seguros.

Este uso ladrón del conocimiento científico reciente (este es un ejemplo de lo que abunda en los libros consultados y entrevistas) ya lo hemos encontrado en Lacan, Debray, Deleuze y otros que son reseñados en Imposturas Intelectuales. La lógica es la misma: uso grosero de conocimientos que en el mejor de los casos se conoce de segunda referencias, extrapolaciones injustificables de la física al comportamiento humano, y uso de un lenguaje que no tiene más función que asombrar al lector-víctima que tiene la mala suerte de encontrarse con las alucinaciones de Weiss y que tiene la peor ocurrencia de defenderlas a ultranza, urgida como se encuentra ésta víctima de creer en algo trascendental y absoluto. Una religión nueva, la de la Terapia Regresiva, ha nacido. Weiss es el Gran Sacerdote, gente como Cristina San Juan, sacerdotes del círculo inmediato o los acólitos, y los que se han tragado completa la píldora, la feligresía que gasta su dinero y su tiempo en esta basura que no tiene fundamentos médicos, psicológicos, físicos, biológicos, ni químicos serios, y de paso se cargan a la psiquiatría. Nadie ha demostrado que somos una acumulación de vidas pasadas, y el asunto de la reencarnación es metido, como la puta respetuosa que no es, de trasmano para después negarla, en una copia barata y absurda de creencias espirituales y religiosas de oriente, que de paso también se cargan en la contabilidad de esta tontería. Todo para que “aprendamos lo que necesitamos”, y de paso, que el negocio siga.

Y como si no fuera suficiente esta invocación del pasado ahora podemos hablar del futuro. Como en una cinta sinfin de una fábrica taylorista de ideas magufas, lo que funciona en un sentido, claro que puede funcionar en el otro: en un recuadro de la entrevista que la revista Psychologies le hace a Weiss, encontramos la siguiente perla:

Viajes al futuro. Tras tres años de investigación (¿a qué a más de uno de nosotros nos encantaría ver sus procedimientos, estudios de campo, etc.? Pues no se nos va a hacer, ni modo) Brian Weiss ha adoptado la progresión (viajes al futuro) (si no me dicen, no me entero, gracias) como una herramienta que contribuye, junto con la regresión, a la completa sanación del paciente.

¡PUF!

Como si no tuviera suficiente con saber si los problemas que tuve con mi madre son por qué nunca dejé de ser Edipo-Matrix-Reloaded, ¿¿¿¿ahora tengo que preocuparme por que mis problemas actuales están vinculados a lo que viviré dentro de, mil años, por poner el caso???? “El doctor Brian Weiss -continúa el enrevesado cotorreo de la revista- prefiere hacer la progresión a vidas futuras, por qué la progresión a la misma vida puede condicionar enormemente, a no ser que la persona tenga la madurez suficiente para entenderla como una metáfora”. Anda ya, que si no estoy “suficientemente maduro”, ¿esto no es una metáfora? … ¿Alguien entre la concurrencia tiene un Prozac o un vaso de vodka?

.

Terminemos

Religión cuya única y “verificable” base es las ganas de creer por parte de quienes la sostienen y en donde conceptos como alma única e inmortal son, junto con la puta de la reencarnación, la base del discurso, incluso en algún momento debe esta religión de la Terapia Regresiva, como todo buen negocio religioso, tener algunos límites claros sobre quienes pueden ejercer misa y quienes nada más deben callar, obedecer y pagar.

Pretendiendo ser una terapia seria como las que se estudian en las universidades con reconocimiento oficial, la ya mencionada revista Psychologies nos proporciona algunas “claves” de lo que es considerado una auténtica terapia de regresiones:

Claves de la terapia regresiva

  • Indicada para: Bloqueos emocionales, sexuales, depresiones, fobias, dolores físicos inexplicables, enfermedades que afectan al sistema inmunológico y con un comportamiento psicosomático.
  • El terapeuta: Debe ser un psicoterapeuta, psicólogo o psiquiatra, formado en estas técnicas y acreditado.
  • Peligros: Al trabajar con el inconsciente, pueden abrirse puertas que estaban cerradas. Por eso debe hacerse en el marco de una terapia, para que el paciente reciba la ayuda necesaria.
  • Contraindicaciones: Está absolutamente contraindicado en casos de psicosis, esquizofrenia y epilepsia.

.

No se ve mal esto, ¿verdad? Cualquiera que pretenda trabajar con las emociones de las personas tiene que estar mínimamente preparado y acreditado para hacerlo aunque uno no deja de percibir que esto es muy genérico. Y aún así, no hay acuerdo entre los charlatanes, como puede verse en esta información proporcionada por la página “MundoRegresiones”:

Las regresiones están contraindicadas en psicosis, esquizofrenia y psicopatía

No es cierto. Se puede trabajar con personas que tengan estos cuadros clínicos, lo único que aconsejamos es que si eres un terapeuta que está empezando a utilizar estas técnicas, lo mejor que puedes hacer es derivárselo a otro compañero más experimentado y tu iniciarte con otro tipo de paciente. También es muy importante que en estos casos, los profesionales sean médicos (preferentemente psiquiatras) o psicólogos clínicos con una dilatada experiencia profesional. En todos los casos, se deberán siempre respetar los dictámenes médicos, no haciendo intromisión de los mismos y teniendo siempre presente que el trabajo de regresiones es una vía de apoyo y no una terapia sustitutiva. Trabaja como apoyo al psiquiatra que este llevando el caso y comentarle tus puntos de vista. Cuanta mas comunicación exista entre vosotros, mejor para vuestro paciente.

.
Pero, bueno, ahora no perdamos de vista esto:

”El terapeuta”: Debe ser un psicoterapeuta, psicólogo o psiquiatra, formado en estas técnicas y acreditado.”

Habíamos hablado anteriormente del problema que significa el no tener una definición mínima con la que se pudiera trabajar. Y el problema estriba en lo siguiente: al carecer de una metodología propia de trabajo, aunque sea muy limitada (ya hemos visto algo de las diferencias para entender que es una regresión).

.
¿Será por esto qué en ninguna de “las escuelas” que forman a estos “terapeutas” plantean requisitos mínimos de admisión, como el título obtenido en alguna universidad reconocida, aunque por el otro lado se apela a la “profesionalidad” de los que aplican estas terapias?

¿Por qué en algunas páginas como “MundoRegresiones” plantea que su apoyo y reconocimiento se le otorga la fraudulenta B.I.U., o sea la Bircham International University? (ver Universidades Fraudulentas y Títulos sin valor académico -comprados- ).

MundoRegresiones” presume en su página de Internet un acuerdo con la Secretaría del Trabajo y Previsión social de la República Mexicana, sin embargo, al buscar con las claves proporcionadas en la páginas ese acuerdo, solamente se encuentra que una asociación argentina con sede en Buenos Aires llamada FERSiC, dedicada integramente al “Test de Rorschach Sistema Comprehensivo”, tiene ese acuerdo. Una búsqueda por la página de la Secretaría no reveló algo del mismo.

Las Terapias Regresivas son todo lo que se quiera menos ciencia ni conocimiento objetivo. Tienen todo el esquema de una religión o secta, de la charlatanería que sirve absolutamente para nada por qué pretende curar absolutamente todo. Justifica, dependiendo de quienes lo promuevan, si la hipnosis será usada o no, si los pacientes con trastornos graves pueden recibirla o no, si la relajación será necesaria o no. Encontramos en la página “Regresiones” del Instituto Español de Terapia Regresiva:

¿Siempre hay que hacer una relajación previa para entrar en regresión? No necesariamente. El método propuesto por Netherton implica establecer un diálogo con el paciente que le permita focalizar e intensificar el síntoma, y a través de un proceso asociativo muy espontáneo de su mente, entrar directamente en regresión sin ningún tipo de técnica hipnótica o relajación previa.

.

Tiene también todos los elementos de una charlatanería que necesita del lenguaje de la ciencia (que no entiende y no le interesa entender) para justificar un discurso que de otra forma evidenciaría su pobreza teórica y el engaño a que gente necesitada de verdadero apoyo psicológico, es sometida.

Al final de cuentas, lo único cierto en lo que posiblemente detractores y defensores de esta charlatanería podemos estar de acuerdo es en lo siguiente:

El Dr. Juan José López, al que las autoridades de Murcia dieron su aval oficial para ejercer “terapias regresivas”, mismas que después se lo quitaron aduciendo errores administrativos, dijo a la revista “Interviú” (22 de junio de 2009, pp 38-41, pulsar aquí para ver) lo siguiente:

En el caso de que todo esto no fuera verdad (la Terapia Regresiva, que es el caso), si por todo lo que he observado la gran mayoría de los pacientes viviendo esta fantasía solucionan su problema, a mi terapéuticamente ya me vale

Ciertamente, Dr. López: todo esto es una fantasía sin sustento alguno que por alguna razón desconocida le funciona a algunas personas, pero que no tiene más sustento que el de una secta más o menos organizada. Y si a usted terapéuticamente le vale, a nosotros, que no creemos que esta charlatanería sea ciencia y quien sabe si es nada más filosofía barata o algo peor, también nos vale. Diga a los defensores de esta basura su verdad a los cuatro vientos y haga un favor al conocimiento real.

Referencias

  • Brian L. Weiss. Muchas vidas, Muchos maestros. Ediciones B, España, 2004.

Las páginas consultadas de Internet, integradas para la elaboración de este post por los administradores de La Ciencia y sus Demonios, hasta el 30 de mayo de 2010, fueron:

  • enbuenasmanos.com
  • mundoregresiones.com
  • regresiones.com
  • terapiaregresiva.com
  • todoterapias.com
  • DeSalud

Las revistas y folletos citados se encuentran en estas páginas, y la entrevista de “La Contra”, del diario español La Vanguardia, y la cita tomada de la revista “Interviú”, la única superviviente del destape español de los setenta, fue integrada, también, por los administradores del blog.

.

Entradas relacionadas:


  1. 1 junio, 2010 de 7:07

    Lo de las terapias regresivas se ve venir de lejos que es una chifladura, como ha explicado Manuel en este excelente articulo, que me ha sorprendido por el rigor…y la extensión.

    Ahora bien, creía yo que la psicología en general tenía a estas alturas una aproximación mayor al método científico (a través de los modelos psicológicos) de lo que parece que se intuye en el artículo. Creía yo…Soy un ignorante de la psicología, pero daba por hecho la absoluta seriedad de la misma….No sé, creo que tendré que leer el libro “Imposturas Intelectuales”.

    Gracias Manuel por sembrar la duda…..

  2. 1 junio, 2010 de 8:33

    El autor del artículo es Darío 😉
    Y estoy de acuerdo, chapeau! excelente artículo 😀

  3. 1 junio, 2010 de 8:41

    Dani, gracias por tu comentario. Yo también aplaudo este magnífico articulo escrito por Darío. Para él los aplausos.
    😉

  4. NewZealander
    1 junio, 2010 de 9:58

    Aparte de ser una magufada y de que como todo acto de fe la regresión no necesita demostración, el problema real viene cuando el político iluminado de turno (o sea la Sara Palin de la regresión) se empeñe en dar oficialidad al tema y querer metérselo a todo el mundo a al fuerza.
    Excelente articulo.
    Un saludo

  5. 1 junio, 2010 de 11:51

    Excelente articulo, y es que “desde que el hombre no cree en Dios, no es que no crea en nada, es que cree en todo”, no se de quien es esta frase, pero debería estar presente en todas las universidades, como aviso para navegantes, parece que casi cualquier disciplina es susceptible de tener su propia charlataneria adosada, curiosamente siempre con fines lucrativos o de “poder” sobre las personas.
    Personalmente se me encienden todas las alarmas cuando alguien me dice que ha encontrado algo INOCUO que cura CASI TODO.

  6. 1 junio, 2010 de 14:32

    Perdón Darío, madrugar me ha confundido. Insisto, gran artículo que me va a hacer profundizar más aún en “ciertas medodologías” y custionarme algunas cosas…antes de conocer vuestra web/blog creía que había leído bastante sobre estos temas y he descubierto que soy un ignorante de primera. No me queda ná!

  7. Diego
    1 junio, 2010 de 15:32

    Me gusta el artículo y me parece muy preocupante la proliferación de ‘terapias psicológicas’ que son un auténtico fraude. Pero sería injusto confundir a la Psicología en general con esta charlatanería, ya que en ningún caso la Psicología científica es la base de ninguna de estas ‘técnicas’.

  8. Darío
    1 junio, 2010 de 15:40

    Estamos de acuerdo, Diego: el cuestionamiento va contra este fraude en específico y no contra la Psicología en su conjunto.

  9. 1 junio, 2010 de 16:18

    De cuando en cuando me llegan a la consulta personas con la pregunta, “¿oiga, y usted me puede hacer una regresión?” para lo cual se le explica que eso es una vil tomada de pelo, y por supuesto, esta persona no regresará, porque hay que ver la cantidad de gente que disfruta que le tomen el pelo.

    Eso es algo que este artículo pasa por alto. Si esta cosa existe (que no puedo llamarla “terapia”) es porque cubre una demanda existente: esa gente que se niega a aceptar que su conciencia es efecto de una necesidad biológica de supervivencia, y no por obra y gracia de un “alma” eterna que transmuta y atraviesa el tiempo y el espacio.

    A estas personas les resulta muy duro aceptar que la basura de vida que llevan es su sola responsabilidad, ¿no es más cómodo echar mano de una fantasía y asumirse que en la otra vida fuimos Nazis mata-judíos y por eso en esta vida estamos pagando nuestros crímenes? Otras tantas personas no pueden aceptar que valen un cero a la izquierda para la humanidad, y prefieren refugiarse con estos charlatanes que les aseguran que en sus otras vidas fueron Cleopatra, Napoleón, un Conquistador de tierras ignotas y por ello esta vida les resulta tan vacía, porque “están en una vida de descanso” y “todavía no llega su séptima vida donde nuevamente serán los protagonistas de su época”.

    Sólo como acotación final, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social de México, es una entidad de registro de cursos, es decir, sólo asigna un número para que un trabajador pueda acreditar educación continua en su campo, pero no es una entidad que valide el contenido de dichos cursos. Yo bien puedo registrar un curso de cómo acicalar ornitorrincos para curar el asma, y no pasa nada, porque avalar el contenido queda fuera de su competencia.

    Excelente artículo. Saludos,
    C.M.

  10. 1 junio, 2010 de 16:57

    No se qué hace Darío que no es ya un autor titular del blog.

  11. 1 junio, 2010 de 17:40

    Es autor titular, lo que pasa es que no se porqué problemas técnicos no puede publicar directamente el pobre…

  12. 1 junio, 2010 de 17:46

    Podríais pues, crear una cuenta wordpress a su nombre, y publicar con ella lo él os pida. 🙂

  13. 1 junio, 2010 de 17:53

    Pues ahora que lo dices, también es verdad…

  14. dasangon
    1 junio, 2010 de 18:05

    Dentro de la psicología hay diversas corrientes que podríamos denominar históricas. De algunas de ellas en mi opinión se puede decir claramente que son pseudocientíficas y un problema grave y constante (como el psicoanálisis) para la psicología. De todas maneras la licenciatura de psicología ha ido abandonando este tipo de enseñanzas.

    Y después hay cosas alternativas como esto de la terapia regresiva, que están completamente fuera de la disciplina, independientemente de si la ejercen psicólogos o no. También hay algunos médicos que les ha dado por hacerse homeópatas… Tener una carrera no garantiza sensatez alguna y desde luego por lo que he visto al menos algunos colegios oficiales no hacen nada excepto asegurarse que tengas el título y pagues religiosamente la cuota cada año, si vas por ahí diciendo que la esquizofrenia se cura haciendo el pino y tocándose la nariz no les importa.

  15. jc
    1 junio, 2010 de 18:33

    Me ha gustado mucho.

    Algn enlace relacionado, no con la maguferia, sino con alguna explicación a lo que pasa en esas mentes esta aqui
    http://blogs.elcorreo.com/magonia/2007/12/12/recuerdos-retocados y aqui http://blogs.elcorreo.com/magonia/2006/1/8/abducidos

    pero lo que el artículo me ha recordado ensegida es a una historia real de Elizabeth Loftus,http://faculty.washington.edu/eloftus/ . Esa historia la teneis resumida en el primer y último párrafo de este enlace http://www.elcorreo.com/vizcaya/20080819/sociedad/victimas-divan-20080819.html

    leeroslo que no tiene desperdicio y es muy aclaratorio.

  16. 1 junio, 2010 de 20:31

    jc :Me ha gustado mucho.
    Algn enlace relacionado, no con la maguferia, sino con alguna explicación a lo que pasa en esas mentes esta aquihttp://blogs.elcorreo.com/magonia/2007/12/12/recuerdos-retocados y aqui http://blogs.elcorreo.com/magonia/2006/1/8/abducidos
    pero lo que el artículo me ha recordado ensegida es a una historia real de Elizabeth Loftus,http://faculty.washington.edu/eloftus/ . Esa historia la teneis resumida en el primer y último párrafo de este enlace http://www.elcorreo.com/vizcaya/20080819/sociedad/victimas-divan-20080819.html
    leeroslo que no tiene desperdicio y es muy aclaratorio.

    El caso Loftus que citas es otra cosa muy distinta. Se trata de error terapéutico denominado “síndorme del falso recuerdo”, que consiste justamente en que un cuasi-terapeuta convence a su pobre paciente de eventos que nunca ocurrieron.
    Ahora bien, el punto que tocas es muy cierto: la memoria no es de fiar. Eso es algo que hasta el mismo Freud recalcó en sus primeros escritos con su frase “mis pacientes me mienten”. Centrar todo el proceso terapéutico en algo tan falible como el recuerdo es tanto o más ingenuo que pronosticar un sismo con el canto de las ranas.

  17. jc
    2 junio, 2010 de 16:53

    Pues Cesar Andrés, yo no veo mucha diferencia,

    Mtro. Cesar Andres Monroy Fonseca :

    jc :Me ha gustado mucho.
    Algn enlace relacionado, no con la maguferia, sino con alguna explicación a lo que pasa en esas mentes esta aquihttp://blogs.elcorreo.com/magonia/2007/12/12/recuerdos-retocados y aqui http://blogs.elcorreo.com/magonia/2006/1/8/abducidos
    pero lo que el artículo me ha recordado ensegida es a una historia real de Elizabeth Loftus,http://faculty.washington.edu/eloftus/ . Esa historia la teneis resumida en el primer y último párrafo de este enlace http://www.elcorreo.com/vizcaya/20080819/sociedad/victimas-divan-20080819.html
    leeroslo que no tiene desperdicio y es muy aclaratorio.

    El caso Loftus que citas es otra cosa muy distinta. Se trata de error terapéutico denominado “síndorme del falso recuerdo”, que consiste justamente en que un cuasi-terapeuta convence a su pobre paciente de eventos que nunca ocurrieron.
    Ahora bien, el punto que tocas es muy cierto: la memoria no es de fiar. Eso es algo que hasta el mismo Freud recalcó en sus primeros escritos con su frase “mis pacientes me mienten”. Centrar todo el proceso terapéutico en algo tan falible como el recuerdo es tanto o más ingenuo que pronosticar un sismo con el canto de las ranas.

    un sindrome de falso recuerdo puede ser perfectamente lo que se consigue en una sesion de terapias de vidas pasadas, cuando un cuasi-terapeuta empieza a decirte cosas como “piensa en cuando estabas en el utero materno (……….) retrocede más todavía, a tu vida antes de esta vida (……) antes de tu existencia actual (…….)” y entonces te vienen a la memoria retazos de los libros que has leido, las películas que has visto y las hisstorias escuchadas en cuentos. Y ala, ya tienes una cadena con varias resurecciones por el morro.

  18. 2 junio, 2010 de 18:29

    No lo había visto desde ese modo. Quizá como bien comentas jc, el mecanismo es similar en tanto inducir ideas, imágenes y sentimientos. El problema fundamental es que el síndrome del falso recuerdo es un error terapéutico, mientras que las vidas pasadas estas son el objetivo mismo de esta magufada (me ha encantado esta palabra). Aquel que va ex profeso a que le inventen recuerdos falsos, le deseamos suerte. Pero a un paciente que por impericia del terapeuta, o pseudopsicólogo que está empeñado en encontrar recuerdos relacionados con su enfermedad, cae en la formación del falso recuerdo, merece más que un proceso legal. Muchas familias han sido arruinadas por gente que leyó “Cómo ser terapeuta en 5 fáciles lecciones” que por desgracia, abundan y son bien buenas para aparentar conocimiento.
    Saludos,
    C.M.

  19. José Rinaldi
    14 junio, 2010 de 23:25

    Usted argumenta muy bien. Ahora le pregunto: “¿Cuantas veces participó en tales sesiones de Terapias de Vidas Pasadas realizadas por verdaderos profesionales, médicos y psicoanalistas de prestigio? ¿Cuántas veces se hizo realizar la propia regresión de memoria?” Si como yo participó de más de 100 Regresiones hechas a otras personas y luego seguir constatando la progresiva mejoría, en mi caso jamás podría escribir algo así, y menos luego de tener la maravillosa experiencia de mi propia Regresión de Memoria, la primera a los 17 años (época que nadie hablaba de este tema, año 1949) luego la volví a experimentar (6 sesiones) en el año 2000 con el prestigioso médico argentino Dr. José Luis Cabouli y en el 2005 con el Psico-terapeuta Armando M. Scharovsky., ambos tienen páginas en Internet y con ambos hice valiosas experiencias hasta con curas.
    Usted hace como aquellos científicos de la Academia de Ciencia francesa que sostenían que algo más pesado que el aire jamás podrá volar.

  20. 14 junio, 2010 de 23:41

    José Rinaldi, se lo recomiendo

    Aquí nos han venido evangélicos hablando de salvación y milagros, vendedores de Power Balance, magufos de la Energía Piramidal, defensores de la homeopatía, de los platillos volantes, de Starcutre Team, etc. etc. etc. justo con la misma historia que usted. Así que… va a ser que no cuela, estamos curados de espanto.

    Usted hace como aquellos científicos de la Academia de Ciencia francesa que sostenían que algo más pesado que el aire jamás podrá volar.

    Oh, pero me parece a mí que TODO EL MUNDO puede ver un artefacto más pesado que el aire… volar. Si no fuera un timo, hace tiempo que tendríais el Nóbel por derribar cualquier concepción de la vida, la muerte y las neurociencias. Pero va a ser que no. Y respecto a que “ambos tienen páginas en Internet“, hasta las mayores atrocidades para una mente sana se encuentran en internet, así que eso no es mérito. Lástima que con la primera frase ya rechazaste la argumentación, se nota por donde van los tiros. Taluego! ^_^

  21. 15 junio, 2010 de 0:42

    José Rinaldi :

    Usted argumenta muy bien. Ahora le pregunto: “¿Cuantas veces participó en tales sesiones de Terapias de Vidas Pasadas realizadas por verdaderos profesionales, médicos y psicoanalistas de prestigio?

    ¿Que pensaría si yo le dijera que si se dispara con una pistola en la sien mientras mantiene cruzados los desdos índice y anular de la mano izquierda, no solo no morirá, sino que ni siquiera sufrirá heridas graves?.

    ¿No se lo creería? Sin embargo, ¿cuantas veces se ha disparado con una pistola en la sien con los dedos cruzados? ¿cuantas veces ha asistido a sesiones de ruleta rusa con profesionales del cruzamiento de dedos? Yo podría asegurarle que me he hecho de oro en los círculos clandestinos de ruleta rusa gracias a este método, incluso podría presentarle una página web donde reflejara mi experiencia.

    Comprenderá que esto no es argumento alguno. No podemos “creer” en base a simples testimonios que no han sido jamás comprobados ni utilizados de una forma controlada y repetible. Necesitamos pruebas, necesitamos entender -o al menos ver- algo más pesado que el aire elevándose en el cielo. Si no fuera así, “creer” en los aviones o en los fantasmas sería lo mismo…

    Y es que, lo que hacían aquellos científicos de la Academia Francesa era dudar, algo bastante saludable.

  22. Darío
    15 junio, 2010 de 1:03

    Señor Rinaldi:

    Cnidus y JM le han contestado ya mucho de lo que yo tendría que decir. Este escrito, agrego yo, cuestiona las supuestas bases científicas (médicas y psicológicas) de algo que bien visto no es más que un fraude con todas sus palabras, le guste a usted o no. Sus pretendidas bases estarán en el mito y en la fantasía de quienes las sustentan, esto muy independientemente del valor terapeútico que pueda tener para quienes se sometan a ella.

    Venir a sacar lo de la Academia es algo que indica por dónde van sus tiros, señor Rinaldi.

    Que esté bien.

  23. 15 junio, 2010 de 8:49

    ambos tienen páginas en Internet

    Espero que esto esté puesto como sistema de publicidad encubierta, porque si es como mérito…. ¡Hasta nosotros tenemos página en Internet! 😀

  24. NEUTRINO
    8 enero, 2012 de 1:22

    Señor Rinaldi, mi cuñado médico ha asistido curiosamente a sesiones con el “eminente doctor Cabouli” doctor en cirugia pero no en psiquiatria ni en psicologia y tambien fue alumno aventajado del eminente psiquiatra Armando M. Scharovsky.En las sesiones con el doctor Cabouli donde no se hacen hipnosis( algo que recalca en internet ???)el doctor Cabouli le encontró su alma gemela que a su vez le hizo “constelaciones familiares” . El resultado: un hombre distinto. con rasgos psicòticos, agresivo , que se ha discutido con toda su familia de la que dice saber todo su pasado. Duerme mal porque lucha con los muertos por la noche. Quiere separarse de su mujer y sus hijas y maltrata a mi hermana psicológicamente. Poca broma!
    Del otro psiquiatra y su hipnosis para no comer : mi cuñado sólo come compulsivamente kilos de aceitunas y tabletas de chocolate para después ir al baño y vomitar.
    Antes de encontrarse estos señores la vida de esta persona era feliz. ahora és un martirio para el y para los que le rodean.
    Doctores como estos hacen que la fama de falsos psicólogos y pésimos psiquiatras argentinos crezca aún más como charlatanes , melanómagos y estafadores y lo digo por los profesionales argentinos serios ,con códigos éticos y responsables en su profesión.

  25. 8 enero, 2012 de 12:01

    Ostras, Neutrino, y tu hermana ¿cómo es que no denuncia este caso ante las autoridades?

  26. Uri
    8 enero, 2012 de 15:37

    Pregunta: ¿La regresion (no de vidas pasadas, sino de la vida real) existe?
    Yo tenia entendido que si existia una tecnica para poder recordar sucesos lejanos en nuestra vida, por ejemplo, cuando uno tenia 5 o 6 años.

    Si parece muy evidente el papel del “falso recuerdo” ya que, ¿No hay nadie que en su vida pasada haya sido un vulgar labriego que murio en la cama de viejo?
    Resulta que todos en sus vidad pasadas fueron alguien importante o interesante: Soldados nazis, Faraones, Espias, Guerreros, Asesinos…
    Vamos que no me cuadran las cifras porque en el pasado (igual que en el presente) la mayoria de personas eran anodinas y grises, sin embargo en el presente resulta que todos han tenido vidad pasadas que se parecen mucho a personajes que encontramos en peliculas o libros. Nadie en su vida pasada fue barrendero, mamporrero o limpiaba letrinas…

    Digamos que el “glamour” tiene una parte muy importante.

  27. Nu
    9 enero, 2012 de 1:00

    Uri :
    Pregunta: ¿La regresion (no de vidas pasadas, sino de la vida real) existe?
    Yo tenia entendido que si existia una tecnica para poder recordar sucesos lejanos en nuestra vida, por ejemplo, cuando uno tenia 5 o 6 años.

    Uri, mmm ¿recuerdos postraumáticos?
    Todavía no me he metido a fondo con los temas clínicos y si hay alguna técnica en concreto así que pecaría un poco de ignorancia, pero si te refieres a rescatar recuerdos del tipo: vamos a ver si abusaron de tí tus padres y estuviste en una orgía satánica, eso son episodios que pasaron de verdad, por acudir a terapias de psicoanalistas se implantaron a personas “recuerdos” , llamado falsos recuerdos (no el que describes, ver vídeo que dejo 😉 Loftus es una experta en el tema), que es implantar recuerdos que nunca estuvieron. http://charlatanes.blogspot.com/2004/10/falsas-memorias-falsas-percepciones.html

    Lo que sí, hay disparadores, por ejemplo un olor hace que derepente nos aparezca un recuerdo de cuando eramos pequeños, seguro que a más de uno le ha pasado algo así ;).
    Recuperar recuerdos es en cierta manera peliagudo, la memoria es reconstructiva siempre que recuperamos estamos modificando el recuerdo, así que a lo mejor lo que viviste de pequeño no sea exactamente tal cual.

    Juegos Mentales -Buena Memoria (te gustará el vídeo, y ¡no hagas trampas! en los juegos xD)

    Espero haberte ayudado un poco 😉

  28. Nu
    9 enero, 2012 de 1:05

    Por cierto, me olvide la psicología (científica) no tiene nada que ver con los magufos new age y terapias regresivas y de malos psicólogos (como médicos homeópatas) que se sacan la carrera pero como si les entrará por un oído y les saliera por otro (lo veo entre mis compañeros y les doy caña), así que estos tipos sacando los cuartos abusando de la psicología ¬¬ y así no hay quien sepa diferenciar lo que hace la psicología como rama científica de las magufas.

  29. Nu
    9 enero, 2012 de 1:07

    Perdón por el triple posteo, XD es que no sale el anterior comentario, Uri en el anterior comentario cuando salga te he contestado 😉

  30. Katxu
    9 enero, 2012 de 10:58

    Yo, de antemano, desaconsejaría cualquier intervención psicológica donde el psicólogo pusiera demasiado énfasis en el pasado del paciente o en buscar el “origen” del problema. La intervención eficaz debe ir orientada en el “aquí y ahora” porque es aquí y ahora donde la persona que tenemos delante está sufriendo y necesita ayuda.

    Los modelos explicativos de un determinado problema psicológico basados en la búsqueda del trauma o de los mecanísmos subconscientes responsables del trastorno latente, están lejos de usar una metodología científica: son difícilmente falsables, difícilmente llevados a experimentación, aunque paradójicamente son los más sonados y atractivos, los más mediáticos y comerciales.

    Una aproximación científica al recuerdo traumático viene de la mano de una técnica llamada “Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares” (http://bit.ly/ckp7w7) que consiste en que el paciente evoque el recuerdo traumático (accidente, abuso sexual, agresión…) a la vez que está siendo sometido a estimulación bilateral (visual, auditiva o kinestésica). Según las investigaciones llevadas a cabo por Francine Shapiro en 1987, la estimulación bilateral mientras se evoca el recuerdo traumático logrará la conexión entre los dos hemisferios cerebrales logrando el procesamiento de la información y disminuyendo la carga emocional. Al disminuir la carga emocional disminuye consecuentemente el estrés asociado al suceso traumático y por tanto el conocido “estrés postraumático”.

    Tumbarte en un diván a hablar laaaargo y tendido con un psicoanalista, para al cabo de muuuuuchos años te acabe diciendo que reprimiste algo en tu infancia que aflora ahora a modo de desorden psicopatológico me parece, a día de hoy, una tomadura de pelo, pasarse por el forro el principio de parsimonia y tirar a la basura la navaja de Ockham. Pero ojo, ¡hay a quién le funciona!, ya sabéis.

    Saludos.

  31. 9 enero, 2012 de 11:23

    Mira, ayer precisamente, estuve viendo la repetición de “La Noche Temática” en La 2, e iba sobre Marilyn Monroe. Era adicta al psicoanálisis, y estoy convencido de que si en lugar de visitar durante años a un psicoanalista, se hubiera puesto en manos de psiquiatras, no habría muerto con 36 años, y habría sido mucho más feliz en su vida. De hecho, una vez ella misma se ingresó en un hospital, y en sólo diez días mostró más mejoría internada en un psiquiátrico que tras años de terapia de psicoanálisis. Por algo sería, digo yo…

  32. Katxu
    9 enero, 2012 de 11:28

    Rhay, o haberse puesto en manos de psicólogos no psicoanalistas.

  33. Nu
    9 enero, 2012 de 12:54

    katxu salvando la situación 😉 por cierto, en “La Noche Temática” (también) hablan sobre la técnica “Desensibilización y Reprocesamiento por los Movimientos Oculares” para que lo vean en acción, se tarda más en las sesiones pero es una opción.

    El arte de olvidar.
    http://www.youtube.com/watch?v=79BJysyaR1o (Esta dividido en cuatro partes), recomendado.

    Rhay, el psicoanálisis es a la psicología, como la homepatia es a la medicina, una basura. El psicoanálisis llega a resultar peor que el placebo, así que te puedes imaginar.

  34. 9 enero, 2012 de 18:11

    Katxu :
    Rhay, o haberse puesto en manos de psicólogos no psicoanalistas.

    También…

  35. sofía
    12 julio, 2012 de 3:26

    Buen artículo; aunque no comparto tu opinión, (así como cada quien tiene la suya), yo por ejemplo creo en la reencarnación, y no precisamente por Brian weiss, sino por unas experiencias que tuvimos mi familia y yo con un hermano pequeño que hablada de cosas que no comprendiamos, que decía que el había sido otra persona, e incluso daba detalles de su otra existencia, ahora bien cada loco con su tema, yo por ejemplo detesto a los cristianos porque la mayoría que he tenido la desgracia de conocer son unos falsos que predican pero no practican, yo si creo en la reencarnación, más pongo en tela de duda algunas cosas que expone Weiss, toma en cuenta que el fraude siempre a lo largo de la historia de la humanidad ha existido la mejor prueba de ello “las religiones”, que lejos de unir dividieron más a las personas, y la palabra de un hombre no cambiará al mundo, aunque una cosa es cierta: LO BUENO ES BUENO VENGA DE DONDE VENGA SIEMPRE Y CUANDO SEA BUENO. Saludos

  36. 12 julio, 2012 de 7:57

    Sofia, ¿puede Napoléon reencarnarse en cientos de personas?. Lo digo porque en los centros psiquiátricos hay muchas personas que aseguran que fueron XXXX (poner aquí el nombre de algún personaje histórico) en vidas pasadas.¡Y algunos repiten personaje! No digo con esto que tu hermano tenga un problema mental, sólo aviso de que cuando se presenta un fenómeno extraño, antes de pensar de posibilidades rocambolesca, más vale descartar las causas más comunes.

    LO BUENO ES BUENO VENGA DE DONDE VENGA SIEMPRE Y CUANDO SEA BUENO.

    Es problema reside precisamente en saber si es realmente bueno o es otro camelo más.

  37. Darìo
    16 julio, 2012 de 7:02

    O BUENO ES BUENO VENGA DE DONDE VENGA SIEMPRE Y CUANDO SEA BUENO.

    ¿Buen artìculo pero crees en la reencarnaciòn? Y terminas con esto … ya te jode, querida.

  38. este8an
    16 julio, 2012 de 11:06

    sofía :
    Buen artículo; aunque no comparto tu opinión, (así como cada quien tiene la suya), yo por ejemplo creo en la reencarnación, y no precisamente por Brian weiss, sino por unas
    experiencias que tuvimos mi familia y yo con un hermano pequeño que hablada de cosas que no comprendiamos, que decía que el había sido otra persona, e incluso daba detalles de su otra existencia, ahora bien cada loco con su tema, yo por ejemplo detesto a los cristianos porque la mayoría que he tenido la desgracia de conocer son unos falsos que predican pero no practican, yo si creo en la reencarnación, más pongo en tela de duda algunas cosas que expone Weiss, toma en cuenta que el fraude siempre a lo largo de la historia de la humanidad ha existido la mejor prueba de ello “las religiones”, que lejos de unir dividieron más a las personas, y la palabra de un hombre no cambiará al mundo, aunque una cosa es cierta: LO BUENO ES BUENO VENGA DE DONDE VENGA SIEMPRE Y CUANDO SEA BUENO. Saludos

    Lo curioso de todo esto, es que este aumento de reencarnaciones, viene de la mano de anuncios de television.
    Ademas de significativo que tal como sale en el anuncion, nadie ha sido en su vida anterior un desgraciado, o una cucaracha, ni mucho menos un animal. ¿que nos dice todo esto?.
    Todos han tenido vidas anteriores estupendas chachis pirulis. ¿que raro verdad?.
    En fin el subconciente tomando el control del conciente.

    saludos.

  39. Anónimo
    19 agosto, 2012 de 20:19

    Hoy me he pegado el susto de mi madre:Para empezar me han hecho de nuevo la imnosis de mis vidas pasadas y resulta que cada bez que muero mi alma se encuentra siempre dentro de un ovni sobre una mesa como si cada bez que muriera estos cambiaran de alguna manera mi cuerpo y mi ADN basura de un conejo.Mi primer contacto extraterrestre fue en el 825 a.d.C.yo era un equino de 33 codones basura del conejo el cual los sigo teniendo pero tubo un problema con los grises de Orion que me abdujeron en el 1º encuentro extraterrestre fue que me tropece con uno de ellos y yo que estaba sufriendo frente a una sucursal fuy sacrificada de un tiro en la bariga todabia tengo esa marca.Pero resulta que antes de nacer en el año 1982 tube mi 2º contacto extraterrestre la 2º abducion y en estos momento mi ADN y mi cuerpo han sido cambiados de nuebo manteniendo el paschbock la almacenacion de mis 33 codones basura del conejo.Lo mas mal me cae de todo esto esque no soy capaz de salir del ADN basura de un simple conejo.
    fuy un caballo guerrero con la marca del fuego numero 144 en la 1º abducion pero me predestinaron en la 2º abducion a un caballo mercenario con la marca de un valazo y me desangre.Y en la 2º abducion del 2º tipo de encuentro extraterrestre me han cambiado el ADN y mi cuerpo de ahora a un porcino y cuando muera bolbere a esa nave que me pone los pelos de punta para bolber a ser manipulada por esos grises de Orion.Ya he contado a mucha gente que n o se que sera despues talbez me agan reencarnar en un ADN basura de caprino,porcino..ect no se y no comprendo porque tengo que bolber a subir a esa nabe.No se que ba a ser de mi alma.Yo solo quiero una salbacion y dios no se be muy de mi parte en estos momentos porque e recibido elsacramento de una enfermedad y no puedo cumplir con el sacramento de matrimonio porque seria saltarse las reglas de dios.Y dios me pone la zancadilla y no me escucha.Y me e enterado que algunos reptiles de satanas estan andando al rededor del reino de dios y no lo beo justo porque tengo que subir a esa nabe si soy santa?
    ESTOY MUY ASUSTADA.

  40. 19 agosto, 2012 de 20:54

    Anónimo. Le doy mi enhorabuena. Acaba de entrar en los anales del Profeta Aneuronado ¡Y mira que es difícil! 😀 Lo cuál debe ser más que suficiente para que se le quite el susto del cuerpo 😉

  41. Darío
    19 agosto, 2012 de 21:05

    🙄 hay cada enfermo … que bien merece un Profeta 🙂

  42. Cronopio
    20 agosto, 2012 de 21:34

    Ni se os ocurra subir un troll que se inventa las faltas de ortografía a los altares del Profeta…..

    Mierda. llegué tarde. Aneuronado es. Pero no Profeta.

  43. Pablo
    20 agosto, 2012 de 22:10

    lo de “imnosis” pase, pero lo de “ben” y “ba”, este es un trolecillo del tres al cuarto.

  44. 21 agosto, 2012 de 16:56

    ¿Pero de donde habeis sacado a este? Creo que tengo un trauma ortográfico en diez de mis doce últimas vidas pasadas XDDD

  45. 21 agosto, 2012 de 17:40

    Excelente artículo. Hace años escribí uno sobre Brian Weiss , cuando lo conocí en un congreso en Argentina, refutando y enseñando el enorme fraude que era. La mayoría de los comentarios que tuve, más de 100, acabaron por atacar mi breve crítica, no sólo de las mentiras de Weiss, sino del fraude mismo de la reencarnación.

    Uno hubiera pensado que todo estaba dicho cuando el propio Weiss dijo sobre su misteriosa paciente:

    “En realidad, me sería imposible demostrar la veracidad de sus aseveraciones o visualizaciones.”

    Si es imposible, ¿a qué vino su empeño por demostrar en sus conferencias y libros, a su modo, que la reencarnación era algo auténtico?

    Por otro lado, conocí a Dr Cabouli, otro engatusador como Weiss. Hice la famosa regresión, lo que no es otra cosa que un quita-dinero-inmediato que me costó carísimo!!.

    Leí los libros de Cabouli y los crítiqué uno a uno sus absurdos (cree este “médico” que todos estamos poseídos por espiritus a cada momento, y si trabajamos en hospitales más aún, nos llenamos de espiritus diabólicos, según Cabouli).

    En fin, como no encontré en Internet ningún artículo criticando a Weiss, hasta ahora, y cómo los tengo añadidos a mi website hace tiempo, me tomo el atrevimiento de incluir mis experiencias con estos farsantes, para que los lectores también tengan los otros puntos de vista que he escrito.

    http://www.sjarre.com.ar/2009/04/brian-weiss-y-el-fraude-detras.html

    http://www.sjarre.com.ar/2012/02/las-criticas-brian-weiss-y-la-defensa.html

    http://www.sjarre.com.ar/2009/04/mi-propia-regresion.html

    http://www.sjarre.com.ar/2012/05/la-reencarnacion.html

    http://www.sjarre.com.ar/2009/06/terapia-de-la-posesion-espiritual-mas.html

    El fraude y las amenazas metafísicas que hacen los cultores de esta disciplina New Age son enormes. Y ese es un peligro, de los muchos, que tiene creer en algo sin evidencias y que encima que le resta valor a la vida: el fanatismo.

    Gracias por el aporte Darío.

  46. Darío
    22 agosto, 2012 de 4:57

    Me alegra que el artículo te guste y úsalo para lo que creas conveniente, Sebastián, que desenmascarar a ese farsante es algo que no debemos dejar de lado.

    Un abrazo

  47. 22 agosto, 2012 de 13:01

    Una vez más, sinceramente gracias Darío!
    Abrazo!

  48. Juan de terzas
    23 septiembre, 2012 de 23:44

    Si alguien lo sabe, por favor, que me lo diga: ¿este “anónimo” del comentario #39 es la misma “anónimo” que se declara “neuropsicóloga” en una entrada de hace unos pocos días?… a mi me parece que sí. ¿hay algún psiquiatra bueno entre los lectores que quiera altruístamente hacerse cargo de “anónimo”?… es que la veo muy mal.

  49. 28 julio, 2013 de 14:49

    Pues anterior a lo que han comentado, también hay otra /hubo otra chiflada como “Edith Fiore” quien escribió sobre abducciones alienígenas y personas poseídas por espiritus parasitos además de la terapia de vidas pasadas.
    Excelente artículo, me gustó mucho la forma de expresarse del autor, enhorabuena

  50. Mata Hari
    5 octubre, 2013 de 19:50

    Por qué, pregunta. Porque, responde. El post es muy bueno, y estoy de acuerdo, pero hay que cuidar el lenguaje para poderlo leer con claridad.

  51. Christian
    13 noviembre, 2013 de 16:49

    No logro ver en ninguna parte del articulo, ni tampoco en los comentarios de apoyo, algun material , investigacion, prueba, etc. de que las regresiones sean falsas. Por lo cual, podria pensar tambien que los que publican este articulo son unos meros charlatanes con el unico animo de desprestigiar a las personas que citan como ejemplo. No voy a decir si creo o no en las regresiones, no es el punto que quiero poner en el tapete…Solo quiero hacer ver, que es muy facil inventar o desprestigiar con el simple don de la palabra, como la que utiliza este señor del articulo.

  52. 13 noviembre, 2013 de 17:15

    Christian, te voy a contar algo que igual te sorprende: quien postula algo como cierto debe demostrar que es cierto. No debes pedir a los demás que demuestren las ocurrencias que campan por el planeta, debe ser el que lo postula el que lo demuestre. Si yo te digo que la Tierra tiene un agujero en el polo Norte, que puedo hablar con los muertos, que tengo poderes para adivinar tu futuro o que curo cualquier enfermedad con solo poner mis manos sobre tí, ¿crees que sería justo que además te pidiera que tú demostraras que lo que digo es falso? Creo que en estos casos (y en la terapia de vidas pasadas) pedir alguna evidencia verificable está más que justificado.

  53. 13 noviembre, 2013 de 19:46

    Manuel! tienes que demostrar con pruebas, de que no hay pruebas !! XDDD

    P.D: el comentario #39 es profeta aneuronado 100%

  54. 13 noviembre, 2013 de 19:47

    1vin :
    Manuel! tienes que demostrar con pruebas, de que no hay pruebas !! XDDD
    P.D: el comentario #39 es profeta aneuronado 100%

    “de que” ese “de” sobra (antes de que salte alguien)…

  55. 13 noviembre, 2013 de 19:56

    1vin, el comentario #39 ya nos dió ese susto, es el número 70:

    https://lacienciaysusdemonios.com/el-profeta-aneuronado-15/el-profeta-aneuronado-14/

    xDDDDDDDD

  56. 13 noviembre, 2013 de 21:42

    Ajajjaja ya decía yo, es demasiado… Quiero pensar (para mi ser) que no lo decía en serio…

  1. 14 diciembre, 2011 de 8:47
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: