Inicio > Blogueros invitados, Ciencia, Científicos invitados, Escepticismo, Magufadas > “Es deber de quien hace una afirmación demostrarla, es deber de quien escucha una tontería hacerlo notar”

“Es deber de quien hace una afirmación demostrarla, es deber de quien escucha una tontería hacerlo notar”

2 junio, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

Hoy contamos como invitado en La Ciencia y sus Demonios con Javier Armentia, astrofísico y divulgador científico. Fue investigador y profesor en la Universidad Complutense de Madrid entre 1984 y 1990 y en la actualidad dirige el Planetario de Pamplona desde 1993. También es administrador de una interesante página de blog llamada “Por la boca muere el pez” donde de tanto en tanto nos cuenta sus inquietudes.

1. Fuiste profesor de astrofísica y ahora estás al frente del planetario de Pamplona. ¿Por qué dejaste la docencia y orientaste tus pasos hacia la divulgación científica?

El cambio fue más drástico en lo de abandonar la vida académica e investigadora en la universidad y lanzarme a la aventura de dirigir una empresa pública que debería gestionar un planetario que aún estaba sin hacer. Un salto un poco sin red, pero terriblemente apetecible. Se trataba de poder crear un centro de cultura en donde la ciencia, y en concreto la astronomía, se convirtieran en protagonistas de una oferta para un público muy amplio. A comienzos de los 90 se gestaban varios proyectos, nacidos del empuje de la Casa de las Ciencias de A Coruña y del equipo de su director, Moncho Núñez. La idea de emplear propuestas llamativas, provocadoras, para hablar de ciencia, del Universo, intentar documentar una realidad compleja en la que todas las miradas son necesarias, era un reto apasionante. Y en él seguimos desde hace 20 años.

2. ¿Cuáles piensas que son los retos de la astrofísica para esta década que acabamos de inaugurar?

Como siempre, convendría despiezar esos retos, porque abarcan todas las escalas. Tenemos los de las grandes preguntas del quiénes somos, de dónde venimos y adónde vamos: la astrobiología, la cosmología, son ciencias en las que están pendientes muchas preguntas. No conocemos aún otro planeta similar a la Tierra, ni sabemos si la vida es un fenómeno que se da fuera de nuestro planeta. En la escala cósmica seguimos sin entender por qué el 97% de la masa y la energía del Universo son diferentes del 3%, en el que nos incluimos nosotros y todo lo “convencional”: estrellas, nebulosas, materia y luz… Pero en la escala local seguimos necesitando entender mejor cómo funcionan las estrellas, o cómo se formó y de qué manera evolucionará el sistema solar. Vamos cerrando incógnitas, entendiendo los procesos constructivos del Universo, pero aún queda mucho por detallar, y sin duda, en el tintero de lo ignoto habrá numerosas sorpresas que ni siquiera podemos aún imaginar.

Por supuesto, en ese reto se incluye también el desarrollo de nuevas tecnologías: esos grandísimos telescopios que llegarán al final del segundo decenio, la interferometría óptica de larga base, nuevos telescopios espaciales… y nuevos tipos de detector que permitirán aún más eficiencia en la recolección de la información que nos llega del Universo en forma de luz.

3. ¿Qué puede aportar un blog “colgado” en Internet que no haga un libro o una publicación científica?

Por un lado la inmediatez: un libro exige un tiempo exageradamente largo desde que se comienza a pensar en el proyecto hasta que sale a las librerías. Y luego en un par de semanas desaparecerá y nadie sabe nada. La información digital fluye más liviana, y permanece más (gracias a los buscadores, evidentemente). El problema es que a veces olvidamos que tiene que existir también un proyecto detrás, una idea, una búsqueda. Personalmente opino que esto se descuida porque se cae fácilmente en la ilusión de que consiguiendo una posición centrada en la red social, adquiriendo el privilegio de ser visitado, citado (también “meneado”) ya se tiene todo. Ojalá fuera así de sencillo.

A ello añadiría un criterio personal, o de personalidad: me gustan los blogs con nombre propio, con voz definida, que toman partido. Las publicaciones deben mantener un criterio más periodístico o informativo. Los blogs permiten, por el contrario, que la opinión sea parte esencial. Y a mí me encanta hablar con (o leer a) gente que tiene criterio y opinión.

4. Generalmente, el trabajo de divulgación científica está poco reconocido, cuando no desacreditado. Es difícil, no ya ganarse la vida, sino simplemente poder mantener la propia actividad divulgativa. Sólo algunos elegidos consiguen convertir la divulgación en su trabajo. Con tan pocas expectativas, ¿que crees que impulsa a un divulgador a seguir trabajando en la difusión de la ciencia?

Es un reto y una búsqueda personal. Si no estás convencido de que tú puedes hacer algo independientemente de lo mal que va el mundo apaga y vámonos. Desde luego, sería mucho mejor que la labor de comunicación científica se tuviera en cuenta como parte del trabajo de los científicos, que contar a la gente lo que se va aprendiendo del mundo fuera algo que nadie duraría en considerar parte de su trabajo. Me da la sensación de que poco a poco se va consiguiendo algo de esto, y a ello no es ajeno el que la publicación de la información en Internet es mucho más sencilla que el mucho más lento proceso de la información de la ciencia.

5. El argumento de la mayor parte de medios de comunicación masiva con respecto a la programación de espacios-basura, se basa en que hay que dar al público lo que éste quiere ver, y la gente quiere prensa rosa, ¿qué opinas de esta justificación?

Es mentira. Es una profecía autocumplida, en el que las audiencias son simplemente la excusa para corroborar una política que viene de los programadores y de los intereses empresariales de los medios. Y la prensa está cayendo más o menos en lo mismo con la tiranía de la portada digital y de la cita o los impactos. Por supuesto, podemos creernos que esto es una especie de democracia audiovisual, pero en tanto en cuanto no se ofrecen contenidos variados en igualdad de condiciones, lo que tenemos es justo lo contrario, la tiranía de eso que llamaban “entetanimiento” (tittytainment): basura de fácil consumo emotivo que nos aparta, y ese es el peligro de fondo, de un uso crítico de los media.

6. Fantasmas, OVNIs, apocalipsis el año 2012, chemtrails…, la pseudociencia con todas sus variantes ¿Por qué crees que la gente cree en cosas raras?

Primero porque somos crédulos realmente, o suspendemos el juicio fácilmente ante temas que nos parecen llamativos, o simpáticos, o esperanzadores.

Ser crítico implica además más trabajo (no simplemente negar algo, sino convencerse de que algo es de una manera diferente a la que nos cuentan, exige mirar fuentes, aplicar criterios, razonar… eso cansa).

Apuntaría otra tercera razón: vivimos en la falacia de que es de buen rollo que cualquiera pueda decir cualquier cosa impunemente, y que es de mal rollo meterse con lo que alguien dice. Y no es así: es deber de quien hace una afirmación demostrarla, es deber de quien escucha una tontería hacerlo notar.

7. ¿Por que crees necesario el pensamiento escéptico para enfocar el día el día?, ¿crees que está suficiente valorado y que es algo que se transmite de forma adecuada en la escuela?

Todo lo contrario. Pero es en cierto modo esperable, porque al “sistema” (a todos los sistemas de poder) le vienen mejor masas indiferenciadas de ciudadanos poco exigentes y poco críticos. Mejor rebaños, que es algo que la Iglesia lo tenía clarísimo desde siempre.

En la escuela, pero sobre todo en las casas, falta estimular la curiosidad que tenemos, conducirla a la pesquisa sobre un mundo sorprendente. Lo paradójico es que tenemos más oportunidades que nunca hayan tenido los humanos para saber mucho del mundo, apasionarnos con sus sorpresas, incluso avanzar en su manipulación. Pero las dejamos porque al final lo que manda es la tontería de Belén Esteban.

8. ¿Cuáles son los principales escollos que encuentra hoy día la divulgación científica en nuestro país?

Aunque la situación ha ido mejorando, especialmente en los últimos 6 años con una clara apuesta desde el gobierno, seguimos un poco como siempre: mucho voluntarismo y posibilismo, pero poco dinero. A la escasez de recursos y al hecho de que los empujes sean siempre demasiado pacatos, sin atreverse a provocar verdaderas revoluciones, se une una cierta hostilidad por parte del mundo de la comunicación general, que va hacia coordenadas de éxito inmediato, y a una general hostilidad por parte del mundo de la cultura, de la política. Me atrevo a decir que más que el analfabetismo científico de una sociedad “de letras” hay factores de clara hostilidad en los creadores de opinión: como ellos piensan que las cosas “de ciencias” son aburridas, frikis o poco recomendables en general, siguen transmitiendo sus estereotipos y ridiculizaciones sobre la ciencia. ¿Cuánta gente de la que aparece valorada en las encuestas como gente principal, inteligente o destacada, resulta ser cienciófoba? Me da que una gran parte.

9. Todos conocimos el triste episodio de tu breve paso por la cadena COPE. Muchos lectores opinaron que hay medios donde no se puede entrar, bajo riesgo de que ocurran estas cosas. ¿Crees que la divulgación debe limitarse a medios abiertos al pensamiento crítico -e incluso autocrítico-?

Me apena mucho que estemos permitiendo el control ideológico (o teológico, en algunos casos… es broma) en la labor de un comunicador como si eso fuera natural. Con los responsables que me contrataron como colaborador había hablado de que a veces algunos temas de la sección de ciencia podrían ser conflictivos porque la postura de los dueños de la cadena no era científica. No se vio especial problema. Pero no llegó a darse el caso: mi salida fue motivada por la acción sistemática de unos fundamentalistas católicos que amparados en el anonimato de la Red me convirtieron en una de las armas de la lucha del sector cristofascista contra los cambios en la nueva temporada de la Cope. A mí no me habían contratado para opinar (que puedo hacerlo, que lo hago) sobre las estupideces que diga Rouco Varela, sino para hacer un espacio de ciencia para el gran público en un magacín de mañana radiofónico. Y largarme porque tengo un criterio religioso sin más es discriminación. Pero en este país eso se ve sin problema, mientras que hacer una parodia de una iglesia casposa te puede llevar a tener que pagar casi 200.000 euros, como en el caso de Javier Krahe.

Nota final: Esta entrevista es original y ha sido realizada por el equipo de La Ciencia y sus Demonios al Dr.Javier Armentia

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Carlos Elías. “Nunca como ahora ha habido tanta divulgación científica y, a la vez, tanto desinterés por la ciencia

  1. Luis
    2 junio, 2010 en 8:22

    WO! Adoro a este hombre desde este mismo momento.

  2. corazondepatata
    2 junio, 2010 en 10:23

    “largarme porque tengo un criterio religioso sin más es discriminación. Pero en este país eso se ve sin problema”
    Siempre que el discriminado sea ateo; si se tratase de un creyente, de la religión que fuera, el rasgar de vestiduras llegaría a todos los rincones del planeta.

  3. Rhay
    2 junio, 2010 en 13:45

    Sí, la verdad es que este hombre es digno de ser admirado, primero por la discriminación que sufrió, y segundo por la buena fe de pensar que en una cadena de radio propiedad de la Conferencia Episcopal Española, una de las curias católicas más carcas y casposas del planeta, le iban a dejar difundir ciencia. Angelico…

  4. jc
    2 junio, 2010 en 16:45

    a mi lo que me encanta es su blog. Lo descubri porque en las temporadas que paso por Pamplona a ver a la familia politica de vez en cuando coincidia que leia algun artículo suyo en la prensa local (tiene una columna fija) y la verdad es que generalmente me gustaba mucho lo que escribia. Buscando información me encontre el blog hace unos años.

    Javier, eres un crack.

  5. 2 junio, 2010 en 18:16

    Excelente entrevista. Realmente es de coña que a Armentia lo echen de la COPE, mientras que se le da pábulo al médico este, cuyo nombre no recuerdo, perteneciente a la sociedad de médicos que promueve el diseño inteligente.
    Pero es lo que hay… lamentablemente.

  6. anilloselficos
    3 junio, 2010 en 18:46

    Acerca de hacer notar tonterías, no había visto un sitio que en nombre de la divulgación científica y las tendencias en la ciencia este tan plagada de pseudociencia y acomodacionismo (la actitud acrítica de parte de la ciencia con respecto a la religión).
    Dicho sitio es tendencias21.

  7. Francisco
    4 junio, 2010 en 19:00

    Cuantos problemas se evitarían si nuestra sociedad estuviera cimentada sobre una educación secular escéptica, científica, racionalista y humanista.

  8. Rhay
    4 junio, 2010 en 20:12

    Pues sí, Francisco, pues sí. Y crítica, sobre todo crítica.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: