Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo > Una invasión de magisterios

Una invasión de magisterios

7 junio, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

Stephen Jay Gould en su obra “Ciencia versus religión, un falso conflicto” defiende que la ciencia y la religión son dos magisterios diferentes. De esa forma ambos no podrían unificarse ni sintetizarse bajo un plan común de explicación o análisis. Y a pesar de ello, esgrime Gould, son dos empresas que no tienen por qué experimentar conflicto alguno. Bajo ese prisma, el conflicto surge cuando una de las áreas invade a la otra. Y eso es justo lo que ocurre, por ejemplo cuando se emplea un libro religioso para argumentar sobre el origen del universo, el origen de la biodiversidad de nuestro planeta o los fenómenos geológicos de planeta.

El día 19 de agosto de 1986 el diario The New York Times , publicó un manifiesto firmado por 72 premios Nobel reclamando a la Corte que elimine las leyes creacionistas, en referencia a las pretensiones de Louisiana de enseñar creacionismo en las escuela. En ese manifiesto los firmantes afirman claramente: el creacionismo no tiene ningún fundamento dentro de la ciencia legítima.

Una de las reacciones de los creacionistas de base fue enviar cartas a estos premios Nobel “recondándoles” qué significaba su actitud. Murria Gell-Man (premio Nobel de física en 1969) relató el contenido de una de esa carta a Michael Shermer, el cual publicó en su obra “Por qué creemos en cosas raras”. La carta dice lo siguiente:

La sangre de Jesucristo nos lava de todo pecado. Aquel cuyo nombre no esté escrito en el libro de la vida será arrojado al lago de fuego. El pecado se paga con la muerte, pero el don de Dios es la vida eterna por medio de Jesucristo, Nuestro Señor. ¡Pide a Nuestro Señor Jesucristo que te salve ahora!. La segunda ley de la termodinámica demuestra que la evolución es imposible. ¿Por qué temes tanto a la verdad de la ciencia de la creación?

Patética carta que Gould podía haber usado en su obra como corolario de su obra.

.

Entradas relacionadas:


  1. corazondepatata
    7 junio, 2010 de 12:22

    La idea de Gould, pese a ser atractiva de entrada, me parece errónea en su misma base: exige una religión irreal, que no abarque todos los aspectos de la vida, como en realidad si que abarca la religión. Hay científicos que desbordan su propio campo implicándose sin datos en afirmaciones demasiado aventuradas como para calificarlas de ciencia, y pese a ello así las llaman, sin duda: Pero eso es mala ciencia. La religión, en cambio, se inmiscuye continuamente en la descripción del universo, si no de manera tan descarada como en el creacionismo incluso en las formas más abstractas en las que se habla de un Dios demasiado vago, al postularlo como creador del universo y gestor de su destino.
    Para colmo, esas formas que se podrían entender como aceptables para alguien con una mentalidad más racional son en realidad claramente minoritarias: La inmensa mayoría de creyentes sostienen una fe que es incompatible con la ciencia, solo que no lo saben. Si la ciencia tuviera amplia difusión poco podrían hacer las religiones organizadas al quedarse sin base, y lo saben. Y por eso miran con desconfianza a cualquier iniciativa en ese sentido.

  2. josemi
    7 junio, 2010 de 12:34

    Es que lo de los magisterios separados es una chorrada descomunal, el mayor error de Gould.

    Quizas sea posible en su propia religion, que creo que era un judaismo muy moderado de estos tipo Woody Allen. Quizas sea posible en un protestantismo muy moderado o en un catolicismo al limite de la herejia.

    Pero en cuanto levantas un poco la cabeza, ves que las religiones que cortan el bacalao hacen afirmacines constantemente sobre el campo de la fisica y demas ciencias, y que entran en conflicto muy a menudo con las realidades del mundo tal y como se han descrito desde la ciencia.

    Es mas, las religiones camino de la moderacion que eran la tendencia en su epoca estan en franca retirada. No solo en el mundo musulman, que es evidente, sino que los protestantes cada vez son mas los born again y similares y el propio Israel cada vez esta mas en manos de sus propios integristas. Cada vez estamos mas lejos de que las religiones admitan que hay otro magisterio en el que no pueden entrar.

    Y por ultimo, es tambien evidente que el magisterio que Gould dejaba para las religiones, el de la moral y similares, es precisamente algo que no puede estar en manos de las religiones.

  3. corazondepatata
    7 junio, 2010 de 12:44

    Esa es otra: Que las religiones, basándose en creencias absurdas, puedan decidir NADA sobre ética es más peligroso que un mono con una pistola…

  4. lucien
    7 junio, 2010 de 12:47

    Dejar la moral en manos de la religión es dejarlo en manos de la irracionalidad y la superstición. De ahi solo puede salir algo catastrófico… y no hay más que repasar la historia de la humanidad para ver que es cierto.
    Estrictamente hablando la religión no vale para nada.

  5. 7 junio, 2010 de 13:40

    Hombre, vale para ganar dinero y mantener el poder. Para eso va bastante bien.

  6. 7 junio, 2010 de 13:56

    Básicamente de acuerdo. Quizás un deismo muy especial, que postule una deidad que pase de largo de nuestra realidad cotidiana, que no se inmiscuya en nada de nuestra existencia, o que haya creado un Universo tipo Matrix y lo único que haga es ver que sucede, quizás, tendríamos una creencia que cumpla con los magisterios.

    Lamentablemente, ninguna de las religiones mayoritarias (judaísmo, cristianismo e islamismo, otro tanto para muchas orientales) cumple estos requisitos y muchos de sus creyentes o promotores se los saltan alegremente y por toda la cara. La proposición de Gould de buen rollito y paz y armonía, sin ánimo de ridiculizarla (en serio), está muy bien, en teoría (sentido popular del término, ojo) está muy bien. Pero en el mundo real, yo pienso que esto lo cumplen creencias minoritarias. Otro tanto de creyentes que tienen esas creencias que entran en conflicto con la ciencia, opta por pasar del tema, puede que ni siquiera sean conscientes de ello, pero lo hacen (a mí no me importa…)

    Más que “magisterios no superpuestos”… las palabras clave son “tolerancia” y “duda”. La mentalidad científica ya alberga esto, ahora bien, la mayoría de las religioses tienen arraigadas las tendencias contrarias, así que estamos jodios.

    Esa es otra: Que las religiones, basándose en creencias absurdas, puedan decidir NADA sobre ética es más peligroso que un mono con una pistola…

    Muy cierto… más que nada porque es aceptar una moral y una ética de forma acrítica… 😦

  7. 7 junio, 2010 de 14:54

    ¿1986?, yo creo que esas cartas son las de Torquemada hacia el pueblo pecador de la pradera…

    Increíble!

  8. 7 junio, 2010 de 14:56

  9. jose
    7 junio, 2010 de 15:41

    Gente como Ayala dice que la religión debería quedarse en lo suyo, y para ellos lo suyo es los valores y la moral:

    “Religion concerns the meaning and purpose of the world and human life, the proper relation of people to their Creator and to each other, the moral values that inspire and govern their lives.”

    Pero igual que no tiene por qué meterse en la ciencia, ¿qué motivo hay para que la religión se meta en los valores morales? ¿Qué tiene que ver creer que Dios existe con los valores morales que se tengan? ¿Cómo sabes qué valores son los buenos, si los libros sagrados están llenos de genocidio y demás burradas, y además los valores religiosos han ido cambiando con el tiempo, adaptándose a la sociedad para sobrevivir? Por qué son mejores los valores morales de la religión de Fulano respecto a la de Mengano?

    Y ya que estamos, por qué se tiene que meter también, cada vez que puede, en la política? Y en el derecho? (Hace poco leíamos a Rhay hablando del “derecho canónico”.) Alguien tiene alguna duda de si las creencias religiosas han impedido, por ejemplo, la legalización del matrimonio gay en muchos países?

    Yo creo que la religión se mete en todo lo que la dejan, y siempre que puede dice lo mismo: esto es así porque es la ley y la palabra de dios, ya sea una ley física o una ley jurídica o un conjunto de valores morales.

  10. Darío
    7 junio, 2010 de 16:24

    ¿De esa carta a Gould nació el uso faccioso de la termodinámica?

    Quizás a algunos tarados de la “izquierda radical” les agrade saber esto.

    (Cómo cambia el significado la falta de una letra :mrgreen: )

  11. 7 junio, 2010 de 16:36

    Tengo una duda,
    ¿Este debate creacionista vs. evolucionista es tan aguerrido en otras latitudes fuera de los E.E.U.U? Porque vaya, todos sabemos que el ciudadano estadounidense promedio carece de la facultad para comprender las cosas en sentido figurado. Hay que ver cómo los cartones de leche tienen la leyenda “bébase sólo el contenido”.
    Acá en México, este debate nunca ha hecho demasiado ruido. Un cristianismo mediocre y un sistema educativo todavía más, hacen que en las escuelas se enseñe evolución sin el más mínimo recelo del episcopado mexicano. Igualmente, no tenemos ese debate legislativo sobre si la evolución es real o falsa. Nuestros gobernantes apenas están discutiendo si a los niños hay que darles de comer patatas fritas o verduras a la hora del recreo.
    ¿Cómo es en otros lados esta situación?
    Saludos,
    C.M.

  12. 7 junio, 2010 de 16:44

    César hay muchas información en la red para contestar esa pregunta. Te dejo el PDF de un resumen bastante interesante: http://bip.cnrs-mrs.fr/bip10/sebbm.pdf

  13. 7 junio, 2010 de 17:17

    Muchas gracias por este documento, Manuel. En verdad muy bueno. Tal como lo pensé, este debate todavía no llega al cono sur del nuevo continente. Pero por lo visto, es una idea que se propaga peligrosamente, ¡incluso en Alemania!, la cuna del pensamiento del siglo XX… Empieza a darme más miedo que risa el asunto.
    Saludos,
    C.M.

  14. Cronopio
    8 junio, 2010 de 1:00

    Como dijo el más prolífico autor de todos los tiempos:

    Un hombre sin religión es como un pez sin bicicleta.

    El problema no es que la religión no sirva para explicar la realidad, construir ciencia, poner bases éticas…….(cualquier cosa que se os pueda ocurrir). El problema es que representa un obstáculo para cualquier tipo de actividad racional. Lo que es más grave, es que ese freno no depende de tus creencias ( o la falta de ellas). Depende de las creencias de los demás.

    Realmente la frase inicial sería mas cierta así:

    Un hombre sin religión es como un pez sin anisakis

  15. josemi
    8 junio, 2010 de 9:39

    Cronopio :
    Como dijo el más prolífico autor de todos los tiempos:
    Un hombre sin religión es como un pez sin bicicleta.

    ¿Cesar Vidal ha dicho eso?

  16. Cronopio
    9 junio, 2010 de 3:07

    josemi :

    Cronopio :
    Como dijo el más prolífico autor de todos los tiempos:
    Un hombre sin religión es como un pez sin bicicleta.

    ¿Cesar Vidal ha dicho eso?

    A mi me parece una frase ingeniosa, acertada y brillante. Por lo que Cesar Vidal está libre de toda sospecha de autoría.
    Yo me refería a este:
    http://inciclopedia.wikia.com/wiki/An%C3%B3nimo

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: