Inicio > Ciencia, Medicina, Microbiología > La erradicación de la viruela como paradigma del éxito de la vacunación

La erradicación de la viruela como paradigma del éxito de la vacunación

18 junio, 2010

Comparte este artículo:

meneame enchilame bitacoras facebook twitter delicious technorati Enviar por correo electrónico Imprimir

El éxito de la vacunación como medida de prevención para determinadas enfermedades infecciosas está más allá de toda duda. Sin embargo existen determinados foros en los que se asegura que las vacunas son ineficaces, tóxicas e innecesarias. Los tres calificativos son muy dispares entre sí, pero es que hay gran diversidad de críticas. Hemos tratado varias veces el tema de vacunas en este medio. Más allá de entrar en polémica sobre si para determinadas enfermedades leves es conveniente vacunarse o no voy a exponer un claro ejemplo de la efectividad de la vacuna como principio de prevención de enfermedades.

El caso paradigmático ha sido la vacunación contra la viruela, una enfermedad en otra época muy grave y en la actualidad erradicada por completo. La viruela está provocada por un virus que se transmite por contagio de un individuo a otro a través de gotitas de saliva o de excreción nasal. El tiempo de incubación oscila entre 10 a 12 días, momento en el que empieza un malestar general con una fuerte subida de la fiebre. A los 2-4 días aparece una erupción cutánea principalmente en la cara, brazos y piernas. El curso de la enfermedad evoluciona con un agravamiento pudiéndose llegar a una mortalidad de entre el 20-40% de los afectados. Una vez contraída la viruela no existe tratamiento eficaz contra la misma.

Es muy difícil estimar el número de muertes causadas por esta enfermedad, pero se estima en que fueron millones. Hay que tener en cuenta que la enfermedad ha acompañado a la humanidad desde sus orígenes. Se han encontrado sus rastros en momias egipcias, y escrito chinos y textos sáncritos de 1000 años antes de Cristo testifican el paso de la enfermedad. Se estima que la cifra de muertes por esta enfermedad podría haber sido de cientos de millones de personas. En México, por ejemplo, se calcula que 3,5 millones de indígenas murieron por esta enfermedad desde la llegada de los europeos. La OMS apunta que en el siglo XX murieron entre 300 a 500 millones. Sólo en año 1967 se produjeron 15 millones de casos con 2 millones de fallecimiento.

Virus de la viruela observado al microscopio electrónico

La victoria sobre esta enfermedad se consiguió gracias a la vacunación. La vacuna fue descubierta por Edward Jenner en 1796 a partir de cepas atenuadas del virus que infectaban el ganado vacuno. Estas cepas producían una variedad leve en humanos, y a la vez inmunizaba a éstos contra la variedad más virulenta del virus. La vacuna se extendió rápidamente en Europa y Asia, pero no con pocos problemas, tanto de preservación de la misma como de inoculación. No es mi objetivo extenderme en este aspecto, quien quiera conocer más detalles acerca del virus y la vacuna puede consultar este enlace

Lo que aquí me gustaría destacar es el esfuerzo de la OMS y de sociedades médicas internacionales con importante participación de médicos estadounidenses y rusos para erradicar esta enfermedad de la faz de la Tierra mediante la vacunación. El programa de eliminación de la viruela se inició en 1967, momento en que en 30 países la enfermedad era endémica. La campaña había de acabar en 1976. Poco a poco la enfermedad empezó a remitir en diversos países quedando confinada a zonas de África occidental y central, Brasil, Indonesia, Sudáfrica, Pakistan, India y Bangladesh. A pesar de los tremendos problemas encontrados, núcleos de población aislados, poblaciones nómadas, pequeños brotes no controlados, etc,, el 16 de octubre de 1975, se anotaba lo que sería el último caso de Bangladesh. La paciente llamada Rahuna Banu, de 3 años de edad, se ha convertido en la última humana que padecido la forma más virulenta de la viruela. Desde entonces no se ha identificado ni un sólo caso y se da la enfermedad por erradicada. El coste total fue de 83 millones de dólares, una cifra ridícula comparada con el gasto de asistencia sanitaria que esa enfermedad acarrea.

Mapa que muestra el retroceso de la viruela tras el inicio de la campaña de vacunación masiva. En morado aparecen los países con casos detectados de la enfermedad

Hoy la OMS pretende erradicar otra enfermedad de la Tierra, la poliomielitis, mal de origen vírico que provoca tanto una elevada mortalidad como unas graves secuelas. El virus infecta el sistema nervioso, destruyendo neuronas, tanto a nivel del sistema nervioso central como del periférico, con lo que muchos afectados pierden movilidad y sufren atrofia de las extremidades. Confiemos que la campaña tenga tanto éxito como tuvo en el pasado contra la viruela y borre esta terrible enfermedad de la Tierra. Y que aquellos que piensan que estas vacunas son ineficaces sólo desearles que nunca se vean afectado por uno de esos virus que podían haber evitado con una simple vacuna.

.

Fuentes:

  • Wikipedia
  • D. A. Henderson La erradicación de la viruela. Investigación y Ciencia (1976).

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Manuel E. Patarroyo. “No existe conciencia de la importancia de la ciencia en el desarrollo de los países

  1. mikemarlowe
    18 junio, 2010 de 14:26

    Buenas.

    luego dirán que las vacunas no valen para nada. Tomad hechos.

  2. Darío
    18 junio, 2010 de 16:46

    mikemarlowe:

    A los alucinados antivacunas, los hechos les son transparentes.

    como bien dice Manuel: Lo mejor es desearles que nunca se enfrenten a una enfermedad de estas, en donde su necedad los pueda poner.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: