Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > Los “dinos” también se apuntan al día del «Orgullo Gay»

Los “dinos” también se apuntan al día del «Orgullo Gay»

3 julio, 2010

Hoy es un día especial. Se celebra la justa manifestación estatal del orgullo gay, lésbico, transexual y bisexual de este año, la cual lleva el lema “Por la igualdad Trans, e insiste en la necesidad de equiparar los derechos de las personas transexuales, transgéneros e intersexuales. Esta marcha por la igualdad de derechos se está convirtiendo en un movimiento reivindicativo que difiere considerablemente de las “manifas” habituales. Rodeada de un ambiente marcadamente festivo, suele venir acompañada de música, jolgorio, color y mucha, mucha, pluma ;o)

.

Lucir las plumas no es algo nuevo. Los primeros en hacerlo fueron los dinosaurios, hace un disparate de tiempo. Así, muchos de ellos no eran los monstruosos seres escamosos sedientos de sangre de las películas de Spielberg, sino elegantes arcosaurios provistos de un plumaje de lo más simpático. Y como lucir tus mejores galas no es un derecho exclusivo del Homo sapiens sapiens, hoy presentamos a las reinas plumíferas del registro fósil:

.

Precioso fósil de Sinosauropteryx prima. Está preservado en el Inner Mongolia Museum. Abajo, detalle de la parte anterior del cuerpo y ¡mira como bailan! Crédito: Wikipedia

.

Reconstrucción de Sinosauropteryx prima. Por Michael W. Skrepnick. Crédito: ref. 3

5º Puesto. Sinosauropteryx prima (Ji Qiang and Ji Shuan, 1996). Este bellezón fue presentado a la comunidad científica en el año 1997 por los paleontólogos chinos Qiang Ji y Shu’an Ji. Los fósiles fueron descubiertos en estratos del Jurásico Superior – Cretácico Inferior, en un inigualable yacimiento conocido como Formación de Yixian (provincia de Liaoning, China) (ref. 1).

El nombre de la criatura deriva de los términos «Sino-», referencia a China; «-sauro-» del griego “lagarto” y «-pteryx», del griego “pluma”; finalmente el nombre específico «prima», significa primero. Aún teniendo al “primer lagarto chino emplumado”, los autores lo interpretaron originalmente como la más primitiva ave descubierta (ref. 1). Normal, no es tan fácil distinguir aves antiguas de dinosaurios terópodos. Hoy, con estudios más completos, los paleontólogos lo incluyen como un bicho basal del grupo de los Coelurosauria (un grupo muy amplio de dinosaurios que incluye a “raptores”, ovirraptóridos, tiranosáuridos y un largo etcétera) (ref. 2 y 3).

Estos geniales estratos del Cretácico Inferior (145 – 97.5 millones de años) revelan una rica fauna continental formada por plantas, insectos, peces, lagartos, tortugas, pterosaurios, dinosaurios, mamíferos y, quizás lo más importante, aves con un plumaje intacto. Incluso se descubrieron fósiles de Sinosauropteryx con el contenido visceral, e incluso estomacal, en muy buen estado, gracias a lo cual se confirma que era un pequeño predador poco mayor de 1 metro de largo que comía incluso pequeños mamíferos. Y lo mejor, el fósil se presenta cubierto de un halo de sinuosos filamentos de hasta 40 mm de largo, como una densa cubierta de pelos envolviendo el cuerpo. Muchos autores ven en este animal, aunque se trate de un bicho “moderno”, a un portador de lo que debieron ser los primeros estadios evolutivos de las plumas (ref. 2 y 3).

.

El fósil excelentemente conservado de Beipiaosaurus inexpectus. Está guardado en el Institute of Vertebrate Paleontology & Paleoanthropology. Crédito: idem

.

Representación de Beipiaosaurus inexpectus. ¡Esas garras! Crédito: Wikipedia

En el 4º puesto tenemos a Beipiaosaurus inexpectus (Xu, Tang & Wang, 1999). Como la bicha anterior, fue descubierto en la Formación de Yixian, en estratos datados en el Cretácico Temprano, por los paleontólogos chinos Xing Xu, Zhi-Lu Tang y Xiao-Lin Wang (ref. 4). Actualmente su holotipo se conserva con la denominación IVPP V11559 en el Institute of Vertebrate Paleontology & Paleoanthropology (Beijing, China).

Su nombre significa “lagarto inesperado de Beipiao”, derivado de «Beipiao-», ciudad de China cercana a la Formación de Yixian; «-saurus», del griego “lagarto” e «inexpectus», una palabra latina con la que hablar de lo “inesperado”; un nombre que no es casual, ya que sus descubridores no esperaban las curiosas plumas que desenterraron (ref. 4).

Este bicho pertenece al infraorden Therizinosauria, un grupo de terópodos herbívoros caracterizado por poseer unas garras que harían mojar los pañales a Freddy Krueger. Con 2.2 metros de longitud, es el dinosaurio más grande descubierto en la Formación de Yixian (ref. 4). Lo más llamativo de este animal son las plumas que recubren su cráneo, cuello, tronco y extremidades anteriores; tales plumas consisten en sencillos filamentos carentes de ramificaciones, de 100-150 mm de largo, que parten del cuerpo del animal. Son diferentes de las plumas encontradas en otros dinosaurios no avianos, las cuales no están formadas por un único filamento, sino por múltiples filamentos secundarios que parten de un filamento central (ref. 5).

Para los autores, tales plumas concuerdan perfectamente con el que primer estadio evolutivo de las plumas, cuya estructura había sido predicha con anterioridad por modelos del desarrollo. Por otro lado, gracias a este fósil es posible inferir que la pluma debía ser algo muy extendido en el “mundo perdido” mucho antes de la aparición de las aves y la evolución del vuelo (ref. 5).

.

El magnífico holotipo de Caudipteryx zoui, preservado en el National Geological Museum of China. Nótese las estructuras presentes en la cola y las extremidades anteriores. Abajo, detalle de las plumas de las extremidades anteriores. Para mejor calidad, pulsar en la imagen. Crédito: ref. 6

.

Representación de Caudipteryx zoui. ¡Esas manitas! Crédito: Australian Museum

3º Puesto. La medalla de bronce se la dedicamos a un ser que es muy poca cosa, pero que se encuentra preciosamente conservado. Se trata de Caudipteryx zoui (Ji, Currie, Norell & Ji. 1998). También hallado en China, en los estratos del Jurásico Tardío – Cretácico Temprano (130 – 125 millones de años) de la Formación de Yixian. El holotipo se haya preservado bajo el nombre de NGMC 97-4-A en el National Geological Museum of China (ref. 6).

El nombre de la criatura, «Caudipteryx», deriva del griego y significa “cola emplumada”, por su parte, el nombre específico, «zoui», fue puesto en honor de Zou Jiahua, vicepresidente de China en aquel entonces y un ávido partidario del trabajo realizado por la comunidad científica en Liaoning. El fósil presenta al menos 40 remiges (plumas presentes en las alas y hoy relacionadas con el vuelo) en las extremidades anteriores y al menos 10 rectrices (plumas de cola) completas en el ápice de su humilde cola (ref. 6).

Poco más que añadir, se trata de una cosa canija de apenas un metro de largo y provista de un pico carente de dientes. Recientemente ha terminado por ser clasificado junto a los ovirraptóridos (ref. 7), un grupo de dinosaurios que incluye al famoso Oviraptor, una criatura también desprovista de dientes que antaño fue acusada de expoliar nidos, de robar huevos y de devorarlos sin compasión… y sin embargo, hoy es considerado un encantador ejemplo de madre modelo. Cosas de la paleontología.

.

Fósiles de Sinornithosaurus millenii. La imagen grande se corresponde con el fósil expuesto en el Hong Kong Science Museum. La pequeña, con el holotipo cuando fue expuesto en el American Museum of Natural History de New York. Crédito: Wikipedia

.

Representación de Sinornithosaurus millenii. Pretendiendo ser amenazante. Crédito: raresource.com

Con el 2º puesto, la medalla de la plata recae sobre un “lagarto terrible” lleno de dientes. Este sí que sí, es un verdadero dromaeosáurido, un miembro de la familia que incluye a bichos tales como el Velociraptor y el Deinonychus, son los asesinos de terribles garras, los “raptores”. Solo que viéndolos llenos de plumas, dan un poco de menos miedo. Igual sabían a pollo.

Descubierto también por Xing Xu y su equipo, los mismos que desenterraron a Beipiaosaurus, esta criatura fue bautizada como Sinornithosaurus millenii (Xu, Wang & Wu, 1999), que deriva de «Sino-», haciendo referencia a China; «-ornitho-», del griego “ave” y «-saurus», del griego “lagarto”; finalmente el nombre específico «millenii», era una referencia al nuevo milenio que estaba a punto de llegar (hemos de recordar que el fósil fue descubierto en 1999); luego aquí tenemos al “lagarto chino del nuevo milenio parecido a un ave”. Para variar fue desenterrado en la Formación de Yixian, en estratos de finales del Jurásico Tardío e inicios del Cretácico Temprano. El holotipo (IVPP V12811) se conserva en el Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology de China.  (ref. 8).

Este simpático dromaeosáurido presenta una serie de estructuras epidérmicas con un parecido extraordinario a las “plumas”. No pareciéndose en nada a “fibras de colágeno”, denominación con la que han sido acusadas, por parte de los escépticos del origen “dinosauresco” de las aves, la mayor parte de las estructuras filamentosas que se han descubierto en otros dinosaurios. Las estructuras de Sinornithosaurus, como las “plumas” de las aves, están provistas de un filamento central (raquis) del que parten filamentos secundarios (barbas); aunque carecen de un elemento fundamental: las bárbulas, los filamentos que parten a su vez de las barbas. Los autores interpretan esta estructura como una “pluma primitiva” (ref. 9). Pulsando aquí, veréis otro magnífico fósil de esta especie, emplumado hasta las orejas, si las tuviera, claro.

Rizando el rizo, en enero de este mismo año un equipo de paleontólogos ha publicado un interesantísimo documento basado en el estudio de la dentición de este animal. Según este equipo, se trataba de un depredador con un cierto grado de especialización, como se infiere de la extravagante longitud de los maxilares (lo cual reduce la fuerza de mordida) y de la naturaleza heteroconta (variada) de sus dientes; tal es así, que según los autores es un animal que podría tener problemas si basara su caza en morder con fuerza a sus presas. A estos datos añaden la compleja estructura que aparece en los laterales de los maxilares, una estructura llamada fosa subfenestral, que se abre y conecta con un canal que recorre el diente. Así no solo tendríamos un depredador especializado, sino que esta especialización podría corresponderse con la de un animal venenoso, cuya glándula de veneno estaría situada en la fosa subfenestral, desde la cual vertería a través de canales situados en los dientes, tal y como sucede con muchas serpientes modernas… Curioso cuanto menos, ¿no? (ref. 10).

Esquema del cráneo de Sinornithosaurus millenii. vg, canal venenoso; mxf, diente submaxilar; sff, fosa subfenestral; fc, canal de la fosa. Crédito: ref. 10

.

El magnífico fósil de Microraptor gui. Abajo izquierda, detalle de las extremidades anteriores; abajo derecha, detalle de las extremidades posteriores; nótese las marcas de las plumas. La fotografía corresponde a una exposición realizada en el American Museum of Natural History de New York. Crédito: Wikipedia.

.

Representación de Microraptor gui. Crédito: prehistoria.foroactivo.net

Insuperable. Fantástico. Maravilloso. El aúreo oro dorado del primerísimo premio se lo lleva sin ninguna duda la hermosura de Microraptor gui (Xu et al 2003). El fósil, con un nivel de conservación tan excelente que incluso es posible observar el detalle de las plumas, es quizás la mejor joya emplumada que nos ha podido regalar China. El animal fue encontrado en un yacimiento del Cretácico Temprano de la Formación de Jiufotang, en el distrito chino de Chaoyang, al oeste Liaoning; 6 ejemplares fueron desenterrados por el equipo de Xing Xu en el año 2003 (ref. 11).

El género «Microraptor» significa “pequeña garra”, mientras que «gui» es un término honorífico a Gu Zhiwei, un importante paleontólogo chino. Los ejemplares, denominados IVPP V13352 (holotipo) y  IVPP V13320, se conservan en el Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology de China (echadle un vistazo al enlace, merece la pena) (ref. 11).

Esta criatura es un “animalico” que a grandes rasgos recuerda bastante a un Velociraptor y a Sinornithosaurus. Normal, después de todo pertenecen a la misma familia. Y sí, también tiene la garra. Los “raptores” no son generalmente grandes saurios, pero este es especialmente chiquitín. El holotipo tiene una longitud total de 77 cm de largo, donde más de la mitad pertenecen a la cola. Sin embargo, lo mejor de este bicho es: (i) lo bien que se ha conservado el recubrimiento de su cuerpo, un plumaje bastante envidiable… y (ii) ¡la presencia de 4 alas! (ref. 11).

Las glamourosas plumas de Microraptor gui. Crédito: Xu, X. et al 2003 (ref. 11)

Como en las aves modernas, todo el cuerpo de M. gui se halla recubierto por dos tipos de plumas: el plumón que aparece en aves adultas para mantener el calor; y plumas “pennáceas”, esas tan bellas que forman el contorno del cuerpo y se encargan del vuelo. Microraptor tiene ambas, incluyendo unas plumas de vuelo que son muy parecidas a las de las aves modernas, ya que son  asimétricas.

Tales plumas de vuelo, llamadas remeras (r-e-m-e-r-a-s, no rameras), recubren tanto las extremidades anteriores como las posteriores, asumiendo un tamaño importante: las de las extremidades anteriores son 2.7 veces más grandes que el húmero, y las de las extremidades posteriores son 2.3 veces más grandes que el fémur. Aún así… ¿Volaba? No probablemente, sus huesos no parecen ser capaces de soportar una musculatura lo suficientemente fuerte para el vuelo… aún así, debía de ser un excelente planeador. Y de hecho posee todas las pre-adaptaciones necesarias para un futuro estilo de vida volador (ref. 11).

Sin ir más lejos, según los autores del hallazgo:

La asimetría no solo está presente en las plumas de las extremidades anteriores y la cola, sino también en las extremidades posteriores de los dromaeosaurios basales (Fig. 3c–f). Las plumas de las extremidades anteriores y posteriores podrían formar juntas una perfecta superficie de sustentación, análoga al patagio de los murciélagos o animales planeadores. Estas características juntas sugieren que los dromaeosaurios basales probablemente podían planear, representando un estadio intermedio entre los terópodos no avianos incapaces de volar y las aves voladoras. Aparentemente en algunos terópodos no avianos evolucionaron largas y altamente especializadas plumas “pennáceas” en las extremidades posteriores para una función aerodinámica; estas características fueron después reducidas y perdidas en las aves, que dependen completamente de las alas para el vuelo

Xu, X. et al 2003 (ref. 11)

.

Y como era de esperar, la criatura ha causado más de un revuelo en el mundo de la paleontología. ¿Cómo planeaba? ¿De qué le servían esas cuatro “alas”? Lo que parece muy probable, es que Microraptor se trataba de un bicho arborícola y era un buen planeador. Xing Xu y su equipo propusieron originalmente que el bicho volaba despatarrado en el aire, cubriendo la máxima extensión de aire con sus plumas, al igual que mamíferos planeadores como los colugos o las ardillas voladoras con su membrana de piel. Otros autores no están de acuerdo, ven una postura anormal para un dromaeosaurio, por ello, proponen que quizás replegaba sus patas (en la posición normal de los dromaeosaurios) y la disposición de las plumas le convertirían en un humilde biplano (ref. 11 y 12).

Los dos modelos de planeo de Microraptor gui. A, biplano; B, despatarrado. Crédito: ref. 11 y ref. 12

.

Por otro lado, ¿eran así los antepasados de las aves, seres tetrápteros? ¿O más bien este animal representa una rama lateral de origen evolutivo paralelo? ¿Es otra opción evolutiva para el planeo? Según los autores del hallazgo, Microraptor representa la forma basal de aves y dromaeosaurios, un animal que sería semejante al ancestro común más cercano de ambos grupos. Otros aventuran que tan solo se trata de una adaptación única de los dromaeosaurios y que solo surgió después de que este grupo se hubiera originado (ref. 13).  En cualquier caso, la controversia continua.

La filogenia de los dinosaurios emplumados. En rojo, la evidencia directa. En azul, las predicciones (que después se corroboraron). Crédito: Tetrapod Zoology (un Blog de visita imprescindible, pulsar para ir)

.

Y aquí lo dejamos. Nos dejamos cosas en el tintero, por supuesto, pero al menos espero haber demostrado que los dinosaurios eran bichos realmente glamorosos. Y desde luego, ¡son necesarios más estudios! China aún debe deparar muchas más sorpresas.

Para terminar… la reina de la fiesta, el “manakin cola de alambre” (Pipra filicauda)  😉

.

Entradas relacionadas:

.

BONUS TRACK

Magnífico fósil del holotipo de Epidexipteryx hui (IVPP V15471), conservado en el Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology. Crédito: Zhang, F. et al (2008) Ref. 14

.

Representación de Epidexipteryx hui en plan "T. rex". Crédito: noticiasciencias.com

Al final no  he podido resistir la tentación. Lectores, Epidexipteryx hui; Epidexipteryx hui, lectores. Si no me equivoco, debe de ser el más reciente descubrimiento lleno de glamour de China. Presentado a la comunidad científica en el año 2008, fue desenterrado por un equipo de paleontólogos chinos en el que también se encontraba Xing Xu. El hallazgo se hizo en Daohugou, un yacimiento con estratos de mediados del Jurásico (152 – 168 millones de años) situado al norte de China, en la Mongolia interior. Si no ando mal de traducciones, su nombre deriva de «epidexi-» del griego “pantalla” y «-pterix», del griego “pluma”; finalmente el nombre específico «hui» es honorífico al paleontólogo chino Yaoming Hu, fallecido ese mismo año. El fósil se encuentra conservado en el Institute of Vertebrate Paleontology and Paleoanthropology de China con la clave de identificación IVPP V15471  (ref. 14).

La primera palabra que utilizan los autores para describirlo es “bizarro”. PaleoFreak ya hace una excelente presentación de este bichejo, para qué nos vamos a engañar (por lo que recomiendo ir al enlace). El cráneo de este animal es alto como en los ovirraptóridos; sus dientes están postrados como en Masiakasaurus; los dientes anteriores son muy largos en comparación con el resto, como sucede en oviraptorosaurios basales, en therizinosaurios basales y probablemente en Epidendrosaurus; el esternón tiene la apariencia de estar formado por dos placas incompletamente fusionadas, como en la primitiva ave Jeholornis; la pelvis parece una combinación de muchos terópodos, etc. En definitiva, ¡ni que fuera un ornitorrinco versión “dinosaurio”! (ref. 14).

Para rizar el rizo, su cuerpo está recubierto por filamentos que parecen proto-plumas (como las vistas en otros dinosaurios), sin embargo, vistas más de cerca parecen una “membrana”, como una ristra de filamentos fusionados; estas estructuras nunca antes habían sido descritas. Además, tiene una cola muy cortita (que recuerda al pigostilo de las aves modernas) de la que parten cuatro largas plumas acintadas, como en un pavo real, idénticas a algunas plumas presentes en aves “primitivas”, y que posiblemente habrían servido para el cortejo. Definitivamente es un bicho que desespera a cualquiera. Por ahora está clasificado junto al arborícola Epidendrosaurus en la familia Scansoriopterygidae (ref. 14).

Es tod@ un figura :mrgreen:

.

REFERENCIAS.


  1. AvA
    3 julio, 2010 de 16:35

    Sin duda cualquier excusa es buena para adentrarse en el mundo de estas maravillosas criaturas 😉 Muy bien hecho el artículo. Un abrazo.

  2. Bernita
    3 julio, 2010 de 17:41

    Donde hay pluma hay alegía!!! xD

  3. Rhay
    3 julio, 2010 de 18:35

    Hala, ahora que vengan los creacionistas a decirnos que la evolución no existe. En fin…

    Magnífico artículo. Enhorabuena.

  4. josemi
    3 julio, 2010 de 23:04

    Un post a la altura altisima del blog.

    Incluso he oido que es posible que el mitico tiranosaurio tuviera algunas plumas. Aunque es un bicho muy grande y tendria la piel desnuda para poder refrigerarse, es posible que conservara algunas plumas del mismo modo que los elefantes conservan algunos pelos.

  5. 4 julio, 2010 de 15:23

    Es que estos bichos son una pasada.

    Cierto josemi, es posible que el gran T. rex tuviera alguna plumilla en algún lado, sobre todo después del hallazgo de Dilong. De adulto, quizás no anduviera luciendo mucha pluma, pero igual los polluelos sí que podrían estar envueltos en plumón, como muchas aves modernas.

    Serían tan monos! 😀

  6. Rhay
    4 julio, 2010 de 18:51

    ¡Ah, claro, que el T. Rex es un terópodo!… Joer… ¿Os imagináis a un pollo de su tamaño? …

  7. Uno
    4 julio, 2010 de 19:49

    Hace un mes vi el Archaeopteryx de Berlín. Qué belleza!

  8. 4 julio, 2010 de 23:48

    Rhay :

    ¡Ah, claro, que el T. Rex es un terópodo!… Joer… ¿Os imagináis a un pollo de su tamaño? …

    ¿Y con esos dientes? 😀

  9. jose
    14 octubre, 2010 de 23:20

    “Apoyamos expresar con legislación la voluntad del pueblo de Montana de que los actos homosexuales sean ilegales.”

    No el matrimonio ni la adopción ni nada. Simplemente SERLO.

    Partido republicano, 2010.

  10. ARC
    14 octubre, 2010 de 23:42

    jose :
    “Apoyamos expresar con legislación la voluntad del pueblo de Montana de que los actos homosexuales sean ilegales.”
    No el matrimonio ni la adopción ni nada. Simplemente SERLO.
    Partido republicano, 2010.

    ¿La voluntad del pueblo de Montana? Que gracia cuando saltan con el recurso “es que la gente quiere hacerlo ilegal y estamos en democracia”. Por esa regla de tres, si la gente quisiese legalizar la esclavitud de los negros y la sumisión de la mujer se tendría que hacer, porque estamos en democracia.

    Y después dicen que los enfermos son los homosexuales…

  11. 14 octubre, 2010 de 23:59

    Dales tiempo…

  12. Rhay
    15 octubre, 2010 de 0:15

    En fin… y digo yo una cosa, ¿Gliese 581 g no está disponible para ser habitado? Porque de verdad que me piro a vivir allí y les dejo la Tierra a esta gentuza, que hagan lo que quieran con ella. Al fin y al cabo dentro de 200 años, cuando hayan vuelto a la Edad Media, podremos volver a colonizar la Tierra… ¡Qué mundo, dioses!

  13. jose
    15 octubre, 2010 de 1:32

    DeMint dijo que si alguien es abiertamente gay, no debería estar enseñando en una clase y opina lo mismo de una mujer que duerma con un hombre sin esta casada: no debería estar en una clase.

    Jim DeMint es un senador republicano.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: