Inicio > Ciencia, Escepticismo > ¿Y si Darwin no hubiese escrito El origen del hombre?

¿Y si Darwin no hubiese escrito El origen del hombre?

6 julio, 2010

El eminente genetista François Jacob contestó rotundamente a la pregunta: si tuviese que elegir entre prescindir de un científico o de un artista, ¿de quién prescindiría? Su respuesta fue concisa: del científico. Y explicó claramente el por qué.

Lo que un artista aporta a la humanidad es único, cada artista tiene una visión de mundo muy particular, y si su obra desapareciese, se borraría algo posiblemente irrepetible. Sin embargo la naturaleza está regida por una serie de leyes, un conjunto de reacciones fisico-químicas que lo único que esperan es que sean descubiertas por algún humano. Si Newton no hubiese descrito la gravitación universal lo habría hecho otro, si Galileo no hubiese visto las lunas de Júpiter, otra persona habría tenido el privilegio de ser el primero en hacerlo. Y si algún científico deja inacabado un nuevo descubrimiento en ciernes puede estar tranquilo porque alguien terminará su tarea. Pero, ¿alguien puede acabar de igual forma la obra de un artista?. Sabemos que no. Hay muchas pruebas en la historia, basta con escuchar el réquiem de Mozart para encontrar ese punto de inflexión en el que aparece la mano del discípulo aventajado, pero que es incapaz de imitar lo que el maestro nos estaba transmitiendo.


Este pensamiento de Jacob me ha recordado la controversia existente en torno a Charles Darwin. Darwin es un científico aclamado por la comunidad científica y a la vez odiado por pequeñas comunidades religiosas. Darwin recogió en una obra llamada El origen de las especies lo que otros científicos ya habían observado en la naturaleza: que las especies animales y vegetales no son inmutables, que varían a lo largo del tiempo. En esta obra se describen los dos aspectos que explican la biodiversidad actual: la variabilidad y la selección natural. Además introduce el concepto de ancestro común. Wallace también llegó a esas conclusiones de forma independiente, y así lo hizo saber a la comunidad científica. Ésta fue menos benévola con él, muchos conocen a Darwin y pocos saben quién es Wallace. De igual forma Wallace es menos odiado por los grupos fundamentalistas religiosos.

La pregunta que me hago es, ¿qué hubiera pasado si Darwin hubiese muerto, o hubiese dejado la ciencia tras El origen de las especies?. Con eso hubiese dejado por escribir otra de sus obras cumbres: El origen del hombre. Esta obra es quizás la que le convirtió en un demonio a ojos de la religión. Y por esta obra es maldecido continuamente. Pero si él no la hubiese escrito, otro científico habría dado con las claves que determinan nuestra evolución. Esa otra persona se habría convertido en ese momento en el demonio y Darwin gozaría de mayor tranquilidad en el olimpo de los grandes científicos.

.

Entradas relacionadas:


  1. 6 julio, 2010 a las 13:38

    Totalmente de acuerdo. Lo malo es que muchos entienden la elección como si fuera entre “quedarnos sin científicos” o “quedarnos sin artistas”.

    Me gusta

  2. 6 julio, 2010 a las 13:54

    Es un punto de vista bien argumentado, pero no lo comparto. Lo que hace un artista es relevante únicamente en el arte y el entretenimiento, pero un avence científico de nivel (como la aportación de Darwin, Newton o Galileo) cambia el mundo de arriba a abajo, y en muchos casos solo puede darse en circunstancias históricas concretas (y a veces los descubrimientos son al azar). No hay más que mirar la Edad Media: ¿cuánto de lo avanzado con los griegos y romanos se fue al garete por ese retroceso social e intelectual?, ¿dónde estaríamos ahora si ese oscuro periodo no hubiera existido y hubiéramos seguido avanzando rápidamente?

    Me gusta

  3. mikemarlowe
    6 julio, 2010 a las 14:43

    Buenas:

    Yo haría algo muy fácil, salvaría al artista y al científico y me sacrificaba yo 🙂

    Me gusta

  4. 6 julio, 2010 a las 15:04

    No pretendo transmitir en este post la idea de “o uno u otro”, sino una simple reflexión en la que la obra de un artista es única e irrepetible, en tanto en cuanto es original y fruto de su imaginación y de cómo ve su mente el mundo. Sin embargo el científico describe la naturaleza y sus leyes. En ocasiones una mente brillante nos hace pillar atajos, pero sin esa mente otras, quizás menos audaces, llegarían a las mismas conclusiones, porque esas conclusiones no más que descripciones de lo que ya existe.

    Me gusta

  5. 6 julio, 2010 a las 16:57

    Muy interesante 😀 Buena reflexión, Manuel.
    Comparto la idea base: es cuestión de tiempo. Pero, yo le pondría dos peros.

    Uno, hay artistas, y hay “artistas”. No es lo mismo “Una Noche en el Monte Pelado” que un “No cambié“, vamos, eso es irrefutable y creo que el mundo prescindiría alegremente del segundo :mrgreen:

    Dos, hay experimentos que requieren de muuucho arte. Por ejemplo, los trabajitos de Darwin con los epicotilos de gramíneas son de una belleza impresionante 😀

    Warren Keffer :

    No hay más que mirar la Edad Media: […] ¿dónde estaríamos ahora si ese oscuro periodo no hubiera existido y hubiéramos seguido avanzando rápidamente?

    Según Stargate en un mundo relativamente pacífico y con una tecnología capaz de mantener a raya a los Goa’uld XD

    Me gusta

  6. Uno
    6 julio, 2010 a las 17:07

    Muchísimos descubrimientos científicos se hicieron casi simultáneamente por varias personas a la vez. El Cálculo (Newton y Leibniz), la solución de la ecuación cúbica, la Conservación de la Energía, la Relatividad Especial (Lorenz y Poincaré habían llegado a resultados muy parecidos a los de Einstein pocos meses antes, y Maxwell podría haber llegado hasta allí si hubiese vivido más), la Mecánica Cuántica (es un ejemplo de trabajo de muchos científicos) etc.

    Me gusta

  7. 6 julio, 2010 a las 17:13

    Coincido, hay ARTISTAS y hay artistas, igual que hay CIENTÏFICOS y hay científicos. Pero bueno, en este caso me refería a los que van en mayúsculas 😀

    Y luego están los diseños experimentales que son obras de arte…. pero no vamos a liarlo más 😆

    Me gusta

  8. 6 julio, 2010 a las 17:18

    Hmmmm… Como bien decís Darwin no fue ni siquiera el primero en descubrir la evolución, ni siquiera la Selección Natural. Darwin era una person muy religiosa cuando inició su viaje en el Beagle y sus intentas investigaciones. Por ello, la clave de que Darwin sea hoy quien es, no es por haber hecho un descubrimiento puntual, o por sentirse iluminado en cierto momento. Es por su condición especial como humano, única e irrepetible. Por su concienzudo trabajo, por sus dudas inquietantes, por su afán de descubrir la verdad por encima de todas las cosas. Por todo ello, el legado de Darwin es sobresaliente y eclipsa al resto de científicos. No tiene nada que envidiar al arte.

    Me gusta

  9. 6 julio, 2010 a las 17:20

    Manuel :

    Coincido, hay ARTISTAS y hay artistas, igual que hay CIENTÏFICOS y hay científicos. Pero bueno, en este caso me refería a los que van en mayúsculas :D

    Estaba pensando en eso mismo mientras escribía 🙄 Sin embargo, hasta los Ig Nobel son interesantes 😛 (o yo muy friki)

    Me gusta

  10. jose
    6 julio, 2010 a las 18:04

    Psé, no veo por qué el argumento no puede funcionar para el otro lado. El impresionismo al final lo habría inventado alguien y también el surrealismo. Dalí y Cervantes eran tan humanos como cualquiera. No veo motivo para darlo por válido en el caso del científico y rechazarlo en el del artista.

    Podríais decir “pero ese cuadro específicamente nunca habría sido pintado, tal vez se inventara la tendencia pero las obras concretas no existirían”, como ese ejemplo que pone del réquiem de Mozart. Bien, lo mismo pasa con los libros científicos. Tal vez la evolución se habría descubierto y sin embargo el libro concreto llamado “El origen del hombre” nunca hubiera existido, y en su lugar alguien habría escrito otro del mismo estilo pero no el mismo, igual que con los cuadros.

    Me gusta

  11. 6 julio, 2010 a las 18:11

    Estoy de acuerdo con Jose. La penicilina pudo haberse descubierto de 1000 formas diferentes. El caso es que se descubrió, que es lo importante.
    El hecho de que Mozart o Dalí hayan creado unas obras u otras, no me parece muy relevante, la verdad. Tampoco sabemos quienes habrían existido si ellos no lo hubieran hecho… quizás habrían sido unos artistas más espectaculares si cabe…

    Me gusta

  12. jose
    6 julio, 2010 a las 18:15

    Y sobre Wallace también se podría decir algo, que últimamente me parece que, para compensar o algo, se le da el mismo mérito que a Darwin.

    “Darwin recogió en una obra llamada El origen de las especies lo que otros científicos ya habían observado en la naturaleza: que las especies animales y vegetales no son inmutables, que varían a lo largo del tiempo. En esta obra se describen los dos aspectos que explican la biodiversidad actual: la variabilidad y la selección natural. Además introduce el concepto de ancestro común. Wallace también llegó a esas conclusiones de forma independiente”

    Darwin recogió muchas más cosas en ese libro y en muchos otros que también están relacionados y Wallace rechazaba varias de las cosas que Darwin recogía (y no tenía razón rechazándolas).

    Me gusta

  13. josemi
    6 julio, 2010 a las 18:34

    Aunque es una cosa que evidentemente puede jorobar vuestro (nuestro) ego, me temo que estoy de acuerdo con Manuel. Si miras con cuidado la historia de la ciencia, normalmente por cada descubrimiento, hay un tio que ha pasado a la historia, pero un monton de ellos que estuvieron a punto de descubrirlo o incluso llegaron a descubrirlo realmente antes y por diversas razones no han sido reconocidos.

    Un caso clasico es la teoria de la evolucion de Darwin-Wallace, pero por ejemplo con la teoria de la relatividad paso algo parecido, o con la gravedad o con otras cosas.

    Por supuesto el momento cambiaria, y seguramente el nombre de la teoria o la formulacion exacta. Los quarcks no se llamarian con colores y seguro que ni se llamarian quarcks, ero es muy dificil con el tiempo no toparse con algunas cosas.

    Quiza en un universo alternativo, ya tienen la teoria de la unificacion que nosotros descubriremos dentro de 20 años, pero ni siquiera la llaman asi.

    Me gusta

  14. PPN
    6 julio, 2010 a las 18:36

    Uno :
    Muchísimos descubrimientos científicos se hicieron casi simultáneamente por varias personas a la vez. El Cálculo (Newton y Leibniz), la solución de la ecuación cúbica, la Conservación de la Energía, la Relatividad Especial (Lorenz y Poincaré habían llegado a resultados muy parecidos a los de Einstein pocos meses antes, y Maxwell podría haber llegado hasta allí si hubiese vivido más), la Mecánica Cuántica (es un ejemplo de trabajo de muchos científicos) etc.

    Coincido plenamente. En realidad el arte y la ciencia son la suma de experiencias mas un poco de innovación (llamemos así a reordenar las ideas, reaplicarlas, mejorarlar y poner un poco de improvisación –> Los grandes científicos, son los que mejor saben hacer esto).

    La gran diferencia es que en ciencia a la VERDAD se llega por el consenso unánime de lo falsable y en el arte, los criterios para decir lo bueno y lo malo nunca se pueden definir (muchas veces parecen totalmente subjetivos).

    Me gusta

  15. 6 julio, 2010 a las 19:33

    Estoy de acuerdo con Jose, en general. El razonamiento ha de funcionar en ambos sentidos. Tan único es el David de Miguel Angel como el Origen de las Especies de Darwin.

    Igual, si Miguel Angel hubiera muerto prematuramente, hubiera podido “eclosionar” uno de sus numerosos “esbirros” de taller (los que terminaban sus obras. Es posible que fuera peor escultor, pero imaginad que no: que hubiera sido todavía mejor que Miguel Angel.
    Igual nos hemos perdido al mayor artista de toda la Edad Moderna, por tener al mayor artista de la segunda mitad del Renacimiento…

    Por cierto si leeis el Origen de las Especies, vereis que Darwin otorga el debido mérito a Wallace en el comienzo del libro, describiendo con mucho detalle cómo ese investigador había llegado a las mismas conclusiones sobre la selección natural. Y lo reitera en varias ocasiones a lo largo del libro. No solo eso, sino que en los sucesivos prologos a las sucesivas ediciones va añadiendo nombres e diferentes autores que -según ha ido descubriendo gracias a la correspondencia- habían llegado o estaban a punto de llegar a sus mismas conclusiones, cuando el publicó “El Origen…”.

    Por cierto que un dato no muy conocido es que Wallace envió su trabajo a Darwin, sabiendo que ambos estaban investigando en la misma dirección. Entonces Darwin remitió el trabajo de Wallace, y partes del suyo propio (el borrador del Origen, que tenía muy avanzadoya ) a Lyell (“pope” supremo de la geología de entonces) y a Hooker (“pope” supremo de la biología de entonces). Y ellos, que ya conocían de antes el trabajo de Darwin, decidieron que ambos debían presentar sus conclusiones en unas memorias. Y así lo hicieron, y ambos textos fueron publicados.
    Despues de eso, yo creo que Darwin alcanzó la notoriedad basicamente por una cuestión de tiempo: Porque ya llevaba mucho tiempo trabajando en “El Origen”, mientras que Wallace tenía los datos y la propuesta, pero carecía de un texto robusto para publicar.

    Me gusta

  16. josemi
    6 julio, 2010 a las 19:36

    Bueno, el calculo diferencial (segun la wikipedia) lo descubrio un matematico hindu (o indio, como os guste mas) en el siglo XV. Evidentemente este descubrimiento no tuvo relevancia en la historia de la ciencia europea.

    Este tema del descubrimiento de lo mismo por varias culturas nos da mas la razon en este punto, no somos tan importantes.

    De todas formas, Newton y Leibniz no lo descubrieron de forma independiente, ambos intercambiaban correspondencia y aunque fuera a distancia, estaban comunicados. De hecho, es posible que Leibniz sacara la idea de Newton. Algo parecido pasa con la relatividad, Einstein debe mucho a Poncaire y Lorenz.

    Me gusta

  17. jose
    6 julio, 2010 a las 21:44

    Vuestros descubrimientos recurrentes no me impresionan. La escala pentatónica también se ha descubierto independientemente en muchos tipos de música alrededor del mundo, por ejemplo. La poesía como forma de expresión también tiene varios orígenes distintos. O el grabado. Joyce y Gertrude Stein hacían experimentos con el lenguaje en los mismos años y publicaban libros que luego siempre se han estado comparando (con Stein llevándose la peor parte)

    Fijaos cómo cuando habláis de arte os referís a obras concretas -el réquiem de mozart, el cuadro de fulano, la escultura de nosequién-, mientras que cuando habláis de ciencia no os referís al trabajo de científicos concretos, sino a teorías enteras formadas por el trabajo de mucha gente y que los científicos de ahora siguen usando y ampliando: la relatividad, el cálculo. No estáis comparando cosas análogas.

    Si Jane Goodall hizo descubrimientos tan importantes fue porque no era experta el comportamiento animal cuando se fue a mirar a los monos, porque esa ciencia estaba inmersa en una cultura que durante siglos aceptó la idea cartesiana de que los humanos tienen un mente libre mientras que los animales son máquinas que simplemente reaccionan (una de las reacciones es intentar retorcerse y quejarse durante una vivisección, pero eso no sería dolor, ya que las máquinas no sienten, sino una reacción mecánica como si yo construyera un cacharro con muelles y un interruptor). No es raro que los expertos en animales procedentes de una cultura sin Descartes no tuviera esas ideas, me refiero a gente como Matsuzawa o Nishida.

    Por otra parte, al hablar de ciencia se os están olvidando cositas convenientemente. Por ejemplo, Manuel dice que en el origen de las especies Darwin propone la evolución por selección natural y el origen común. Sí, pero se le olvida una cosa que Darwin enfatizaba mucho, el gradualismo y el progreso. Darwin decía que el MAYOR inconveniente que se le podía poner a su teoría era que alguien no aceptara que los huecos del registro fósil se pudiera explicar por su imperfección. Y con huecos se refiere a “una cantidad interminable de variedades que conectan todas las formas de vida extintas y existentes mediante los más ligeros pasos graduales” (cito de memoria). Por otra parte, Darwin no paraba de hablar de organismos animales inferiores y del ser humano superior.

    El gradualismo y el progreso son ideales victorianos. Si Darwin nunca hubiera nacido y la evolución se hubiera descubierto hoy, a lo mejor el gradualismo y el progreso nunca habrían formado parte de ninguna teoría científica. Esta parte de la teoría de Darwin también es ciencia.

    Me gusta

  18. Uno
    6 julio, 2010 a las 22:40

    La Ciencia también puede ser Arte, en el sentido de que la literatura científica también es literatura. Los Discorsi de Galileo es una obra maestra de la literatura universal. Los dibujos del Siderius Nuncis también. Las Leyes Naturales que aparecen en las obras científicas son desde mi punto de vista el fin último de la Ciencia.
    Un solo hombre o mujer no es decisivo en el desarrollo de la Ciencia. Es como un enorme organismo, todas sus células tienen su importancia, unas más que otras, pero a la postre la desaparición de una célula concreta no tiene consecuencias catastróficas.
    Darwin no era el único dándole vueltas al tema, a medida que se descubría más sobre anatomía, geoecología, fósiles etc, tarde o temprano alguien iba a dar en el clavo. Y si no, con la genética ya se habría hecho evidente para todos.
    En el Arte la mayoría de artistas se dedican a reproducir el estilo de su época, con mayor o menor acierto. Brahms nunca compuso nada novedoso, se pasó toda su vida dándole vueltas a la manivela de hacer sonatas/conciertos/sinfonías al estilo Romántico, con excelentes resultados pero si hubiera muerto de joven, la Historia de la Música habría sido igual. Son muy pocos los artistas que realmente hacen algo novedoso que excede a lo anterior, y generalmente estos movimientos innovativos son en direcciones más o menos preestablecidas: crear un estilo, desarrollarlo, agotarlo, crear uno nuevo opuesto.
    El objetivo del Arte es la obra de arte. Ésta es única e irrepetible. En Ciencia, la Ley Natural detrás de cada obra científica tiene una independencia. Puede ser “alcanzada” desde muchos puntos de vista y por muchas personas, sólo es cuestión de tiempo.

    Me gusta

  19. Uno
    6 julio, 2010 a las 23:07

    El Cálculo son muchas cosas: teorema fundamental del Cálculo, derivada e integral de polinomios, reglas de composición (regla de la cadena), series de Taylor, concepto de infinitesimal, de límite… Considerar exactamente quién fue el descubridor del Cálculo depende de cómo definamos descubridor del Cálculo. No es trivial.

    Griegos, babilonios, egipcios, chinos, persas, árabes, europeos e indios tenían algunos de esos conceptos bastante claros pero no de una manera articulada y suficiente. Newton es comúnmente considerado el primero, y al poco tiempo Leibniz, aunque parte del trabajo ya estaba hecho cuando Newton y Leibniz se pusieron a ello. Del estudio de los apuntes de Leibniz se desprende que él llegó a la misma idea de manera independiente y por otro camino (Newtons a través de la derivada para calcular velocidades instantáneas, Leibniz a través de la integral para calcular áreas bajo funciones). Hubo contacto entre ambos, pero si alguien tiene el tiempo de leer la correspondencia (3 ó 4 cartas) se dará cuenta que no sirvió de mucho a Leibniz (Newton era reacio a compartir sus trabajos con extraños, en sus cartas abundan los criptogramas!!!).

    Es posible que Leibniz tuviese acceso a los trabajos de Newton en un viaje a Londres, donde está documentado que se encontró con miembros del círculo cercano de Newton, pero por aquella época ya tenía bastante del trabajo completo, según se desprende de sus cuadernos. Leibniz publicó primero, bajo estándares modernos sería considerado el descubridor.

    Sólo era cuestión de tiempo que alguien descubriera el Cálculo.

    Me gusta

  20. 6 julio, 2010 a las 23:29

    A menudo, cuando leo o escucho a mucha gente que habla de Darwin (a veces auténticos expertos) suelo tener la impresión de que “lo leen ignorandolo deliberadamente a él, al propio Darwin”, su vida, sus intereses y sus cuidadosas explicaciones parecen irrelevantes. Van buscando retazos, cabos sueltos, que les remitan a otros: a Marx, a Malthus… Y claro, el que ya va buscando algo curiosamente siempre suele encontrarlo. Sería una experiencia interesante para muchos, creo, leer a Darwin pensando más en “biología”, “taxonomía”, “geología”, “paleontología”, “botánica”… y menos en “economía”, “ideología”, etc…

    Me gusta

  21. 6 julio, 2010 a las 23:58

    Si Miguel Ángel no hubiera pintado la Capilla Sixtina, lo habría hecho otro… y quizás mejor, así que pudiera ser que nos hemos perdido una obra brillante en algún multiverso paralelo. Sí, es cierto, no tendríamos esa única que pintó Miguel Ángel, pero estaríamos alabando otra igualmente. No veo diferencia entre esto y los descubrimientos científicos que habéis comentado…

    Me gusta

  22. jose
    7 julio, 2010 a las 2:02

    “Sólo era cuestión de tiempo que alguien descubriera el Cálculo.”

    Que alguien inventara el cálculo.

    Y sólo era cuestión de tiempo que alguien inventara el género novelístico. Por cierto, también se inventó paralelamente varias veces en distintos sitios del mundo.

    Me gusta

  23. Uno
    7 julio, 2010 a las 10:52

    jose, ese es precisamente mi punto. El género novelístico nace independientemente en varios sitios, pero cada novela es única e irrepetible. Nadie más que Murasaki Shikibu pudo haber escrito la novela de Genji, es una obra única e irrepetible. Géneros, formas, técnicas de composición, estilos… a grandes rasgos son esfuerzos colectivos fruto de su tiempo más que de una sola persona.

    Sobre el origen de las especies también es una obra única e irrepetible, pero la Teoría de la Evolución, que es lo trascendente, es un concepto que irremediablemente habría salido a la luz tarde o temprano.

    Me gusta

  24. corazondepatata
    7 julio, 2010 a las 11:57

    Me molestaría tener que hacer esta elección, pero lo que si tengo claro es que si en vez de proponerla en estos términos se plantease comparando los fundadores de religiones con científicos o artistas, la elección sería clarísima: El mundo sería mucho mejor sin Jesucristos, Mahomas o cualquier otro fundador de porquerías mentales.

    Me gusta

  25. jose
    7 julio, 2010 a las 12:05

    Uno, si declaramos que las partes de la ciencia que contradicen nuestro argumento no son trascendentes y por tanto las podemos ignorar, entonces argumentar es muy fácil. Yo también podría decir que quemar el nacimiento de Venus da igual porque lo importante del renacimiento es el impacto que tuvo en la sociedad y su modernizacion y bla bla bla. Seguís comparando cosas que no son análogas.

    Me gusta

  26. Uno
    7 julio, 2010 a las 15:13

    Yo parto de que lo trascendente en la Ciencia es la Ley Natural que se descubre. En Arte, la obra de arte que se crea. De ahí llego a la conclusión de que en la ciencia el trabajo individual de un científico no tiene el nivel de importancia que puede llegar a tener el trabajo de un artista en el arte.

    Si para ti lo importante del arte y/o de la ciencia es el impacto que tiene en la sociedad, etc entonces tus conclusiones son perfectamente válidas partiendo de esas premisas.

    Me gusta

  27. jose
    7 julio, 2010 a las 15:29

    “Yo parto de que lo trascendente en la Ciencia es la Ley Natural que se descubre.”

    Al partir de eso automáticamente anonimizas a todos los trabajadores de la ciencia, ya sabes, la gente que hace ciencia. Fíjate como incluso dices “se descubre”, en pasiva, como si los descubrimientos se hicieran solos. La ciencia no es una ristra de descubrimientos.

    También al partir de eso también pasas por alto una enorme cantidad de ciencia, ya puse a Darwin y a Goodall como ejemplos de esto en otro comentario, por si los quieres comentar.

    Me gusta

  28. Uno
    7 julio, 2010 a las 16:07

    No “anonimizo” a nadie ni obvio el trabajo de los científicos. Simplemente lo considero menos importante. Los descubrimientos no se hacen solos, pero el descubrimiento en si es lo más importante. Por eso los científicos se apresuran en publicar lo más rápido que pueden.

    No paso por alto una gran cantidad de ciencia. Jerarquizo lo que considero más importante. El ejemplo de Jane Goodall me parece mal elegido por tu parte. De Darwin es lo mismo que digo yo. Estaba envuelto en su cultura, evidentemente, pero lo importante es su descubrimiento.

    Me gusta

  29. jose
    7 julio, 2010 a las 16:42

    Pues eso, coges lo que te gusta y desechas lo que no te gusta, cuando lo que no te gusta es tan ciencia como lo otro.

    Me gusta

  30. 7 julio, 2010 a las 18:36

    >>>No “anonimizo” a nadie ni obvio el trabajo de los científicos. Simplemente lo considero menos importante. Los descubrimientos no se hacen solos, pero el descubrimiento en si es lo más importante. Por eso los científicos se apresuran en publicar lo más rápido que pueden.

    Pemiteme, desde el respeto a tu posición, a cambiar unas palabras:

    No “anonimizo” a nadie ni obvio el trabajo de los ARTISTAS. Simplemente lo considero menos importante. LAS OBRAS DE ARTE no se hacen solAs, pero el SUBLIME PROCESO ARTÍSTICO en si es lo más importante. Por eso los ARTISTAS se apresuran en COBRAR lo más rápido que pueden.

    Me gusta

  31. Uno
    7 julio, 2010 a las 22:50

    estoy de acuerdo en que la ciencia es muchas cosas, desde mi punto de vista unas más importantes que otras. No las desecho, las coloco un escalón debajo en una escala jerárquica. En el arte pasa lo mismo, unas cosas me parecen más importantes que otras. Es una opinión subjetiva.

    La forma sonata o el sistema tonal son logros más o menos colectivos, pero a mi lo que me interesa es lo que hace cada artista individualmente con ellos. Se puede comparar las sonatas de Brahms con la de Liszt. Son dos mundos opuestos, las de Brahms bastante conservadoras, la de Liszt es un nuevo mundo. Todo ello en torno a lo mismo, la sonata. Se estudia lo que supone la sonata en el Clasicismo, Romanticismo usw. pero todo ello es para al final poder entender y ponderar cada sonata individualmente.

    Se puede demostrar un teorema con elegancia o hacer un experimento audaz, pero lo importante es el teorema o la ley natural que se confirma/desecha con el experimento. Todo es ciencia, pero veo partes más importantes que otras.

    Me gusta

  32. cronopio
    8 julio, 2010 a las 3:51

    Cultura y caldo de cultivo. Es lo mismo. en épocas oscuras como la edad media, ni progresa el arte ni la ciencia. todo es monótono y parejo. Claro que alguien me aportará alguna obra d arte cumbre del medioevo o algún descubrimiento científico importante. Pero en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Los periodos de múltiples y grandes descubrimientos científicos corresponden con grandes obras e innovaciones del arte. El arte no se crea de la nada. Evoluciona con los conocimientos científicos y técnicos. Si un newton o un darwin no nace, sus tratados se pierden, pero aparecerán otros que los suplirán. Si Miguel Ángel no nace, la capilla sixtina sería diferente ¿mejor, peor? y si la hubiera pintado Rafael? Personalmente hubiera preferido una capilla sixtina pintada por El Bosco. Mucho más elegante, inquietante y divino que esos amasijos de carnaza insípida de un buen escultor metido a pintor por obligación. La evolución de la música depende de la tácica para fabricar instrumentos y de las matemáticas, la pintura depende de la ciencia geométrica, la perspectiva y la física y la química de los pigmentos. De la arquitectura ya ni hablo porque no se si es más ciencia que arte o al revés.
    Olvidemos un poco los personalismos. La masa y el impulso cultural de una sociedad es lo que hace que florezcan las grandes obras científicas o artísticas. La que destaca sobre las demás es una cuestión a veces muy subjetiva.

    Me gusta

  33. cronopio
    8 julio, 2010 a las 3:53

    Tácica = Técnica. Sorry.

    Me gusta

  34. Uno
    8 julio, 2010 a las 11:22

    Cronopio, la música se desarrolla muchísimo en la Edad Media. Aparece la polifonía, notas pedales en el bajo, contrapunto etc. Estas importantes innovaciones aparecen en varios puntos de Europa simultaneamente. Y todo eso sólo en la voz, cuya técnica tiene poco que ver con la tecnología de la época. La arquitectura y la música se retroalimentan en este período: coros más grandes para iglesias más grandes, iglesias más grandes para coros más grandes. Instrumentos ya existentes con mayor volumen porque hace falta más volumen para contrarrestrar el coro etc.

    Me gusta

  35. jose
    8 julio, 2010 a las 14:45

    Bien, Uno, la importancia que cada uno le dé a cada aspecto no es cosa mía. Con lo que me quedo es con que al reconocer que la ciencia no es simplemente una ristra de leyes naturales, expresas tu desacuerdo con el eminente genetista François Jacob citado en el post. Me alegro.

    Me gusta

  36. Uno
    8 julio, 2010 a las 15:09

    Efectivamente. La ciencia es una ristra de leyes naturales y otras cosas triviales que van después.

    Me gusta

  37. jose
    8 julio, 2010 a las 15:43

    claro, trivialísimas 😉 saludos Uno.

    Me gusta

  38. tumba anónima
    9 julio, 2010 a las 20:24

    Estamos en el 2010, la conjetura sería si tuviese que elegir entre prescindir de un científico o de un artista SUBVENCIONADO…

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: