En Busca del Primer Europeo

14 julio, 2010

Luis Quevedo es el productor, director y guionista de una iniciativa llamada “En Busca del Primer Europeo”. Este documental va a recorrer tres continentes entrevistando a diferentes expertos en evolución humana y mostrará algunos de los principales yacimientos del planeta relacionados con nuestra especie, el Homo sapiens. Entre los componentes del equipo se encuentra el famoso paleontólogo Eudald Carbonell, al cual tuvimos el honor y el placer de entrevistar en este blog hace unos meses.

Luis comenzó estudiando filosofía, pero terminó licenciándose en Biotecnología, realizando a continuación un Máster en Comunicación Científica, Médica y Medioambiental. Ha participado como guionista y presentador en diversos programas de TV como “Tres14” o “REDES”, y ahora se ha embarcado en esta apasionante aventura, sobre la cual vamos a “interrogarle” con sumo placer.

.

1.- Luis, en la biografía de tu página web cuentas que empezaste el doctorado, pero que en un momento dado te diste cuenta de que lo tuyo era realmente la comunicación. ¿Qué es lo que te llevó a embarcarte en algo como la divulgación de la ciencia? Dada la repercusión de la ciencia en este país, ¿no te pareció una empresa arriesgada?

Mis dos pasiones han sido, desde niño, conocer el mundo y contar las cosas –ideas, datos, historias- que había aprendido. Retrospectivamente, supongo que siempre estuve encaminado a la divulgación… mi mesilla de noche combinaba los mortadelos con Investigación y Ciencia.

.

2.- En relación al proyecto en sí, ¿podrías contarnos cómo surge la idea? ¿Por qué comenzasteis a “buscar el primer europeo”?

Este proyecto nace del cruce de tres historias.

Hace un par de años, Jorge Wagensberg, de la Fundación LaCaixa, me contó cómo lo invitaron a una exclusiva cena en la zona alta de Barcelona junto a otros académicos. Después de dar cuenta de los platos, el anfitrión los condujo a una sala de proyecciones donde les pasó el documental “Y tú qué sabes” y pontificó sobre la importancia de dar a conocer esta película a la sociedad. Cuando me lo contó, sentí poco menos que un escalofrío.

Ese mismo año, el 2008, era el año previo al Aniversario Darwin -200 años de su nacimiento y 150 de la publicación de uno de los libros más importantes de la historia de la humanidad-. Eso, en mi opinión, sí era algo que merecía ser dado a conocer.

Yo era guionista y presentador de Tres14, un programa de la 2 que habíamos arrancado unos meses antes. Tres años en REDES, uno en Tres14 y una tremenda dosis de inconsciencia, me hicieron pensar que podía hacer algo más “grande”.

En ese momento, los tres sustratos se encontraron en presencia de un potentísimo catalizador “Darwin’s dangerous idea” de Daniel Dennett. Un par de cafés, un fiera de la evolución como Alfonso Par, codirector del documental, y la ilusión de Eudald Carbonell por socializar el conocimiento científico hicieron el resto.

.

3.- A lo largo de este viaje que habéis iniciado, vais a visitar diversos países y a entrevistar a multitud de científicos, ¿qué consideras que ha sido lo más difícil y lo más gratificante de esta aventura (hasta el momento)?

Lo más complicado han sido los dos años que hemos empleado en levantar la financiación para el proyecto. Veinticuatro meses de nervios, ilusión, esfuerzo y un sinnúmero de reuniones encorbatadas.

Lo más gratificante han sido dos cosas. La cocina y el aperitivo, respectivamente. Con la cocina quiero decir cosas como sentarse ante el ordenador y empezar a escribir, imaginando los planos, las palabras, lo que había de suceder. El aperitivo fue algo por completo inesperado. Preparando el viaje a Tanzania, estábamos mi chica y yo esperando la receta del malarone en una placita que queda enfrente de mi médico. Teníamos con nosotros los cráneos que nos llevaríamos al rodaje –sapiens, neanderthalensis, georgicus…- Nos pedimos unas cañas y sacamos un par de la caja para comentar y, de repente, ocurrió: un grupo de niños que estaban jugando en el parque se nos acercaron. Primero fue un chico que retenía un balón bajo el brazo. Tras él, tres niñas, curiosas pero mucho más prudentes. Cinco minutos más tarde, nos encontramos improvisando una clase en la terraza del bar, con cinco homínidos sobre la mesa y otros tantos rogándonos si podíamos ir un día al cole, aunque fuera en la hora del recreo, para explicarles más cosas. Qué decir: ¡me recargó las pilas para tres documentales más!

.

4.- Por otro lado, cuando habláis de buscar al primer europeo, ¿a qué os referís exactamente? Es decir, ¿qué significa “ser europeo”?

Esa es la gracia de la peli: Buscamos nuestro origen, el tuyo, el mío, el de todos los pobladores de este subcontinente. Para los versados en cuestiones evolutivas, parecerá algo absurdo pero, tras hacer la prueba en la calle, comprobé que teníamos que partir de algo básico, familiar y construir a partir de ahí. Españoles, europeos, humanos…

.

5.- Supongo que contando con la presencia de un paleontólogo de la talla de Eudald Carbonell, esta aventura cobra un valor añadido. Sin embargo, es probable que este nombre no llame la atención de la mayor parte del público. ¿Cómo pensáis que puede captarse la atención de la gente?

Captar la atención de la gente se logra fácilmente. La publicidad nos da muchas ideas: Un título que llame la atención, una imagen trabajada (¿has visto el logo tan chulo que tenemos?)… Lo más difícil es mantener el interés de la gente por un tema que, tal vez, no se encuentre entre sus favoritos. Nuestra estrategia ha sido escribir el guión de una road-movie y fusionarlo con el documental. Es la aventura, en primera persona, del protagonista: su pregunta, su investigación, el encuentro con Eudald y los viajes en los que se embarca para hallar respuesta a sus interrogantes.

.

6.- Sin intención de que nos desveles nada relevante del documental, ¿habéis encontrado al primer europeo? Si no es así, ¿qué esperáis encontrar al final de esta aventura?

¡Por supuesto! Lo encontramos… el problema es que, en el documental como en la ciencia, resolver una pregunta sólo se hace al precio de descubrir nuevos interrogantes que no te dejan escapar. El documental persigue el conocimiento hasta el final o, mejor dicho, un final.

.

7.- En tu experiencia como divulgador, ¿has podido apreciar un mayor o menor interés por la ciencia entre el público? ¿Crees que hay posibilidades de desplazar, aunque sea someramente, a la denominada telebasura?

No. Y no me importa que así sea. Yo creo que, como decía Mario Benedetti, la culpa es de uno cuando no consigue enamorar. La ciencia y, sobre todo, los científicos deberían ver con otros ojos el mundo que habitan. Los medios de comunicación siguen siendo instrumentos de propaganda. Por favor, no me tomes por un conspiranoico desatado. La comunicación de masas tiene historia y saber hacer desde hace décadas. La comunicación es una cuestión de continente, no de contenido. Si la parte dominante de la comunidad científica no cambia su idea sobre lo que es comunicar, esta será una batalla perdida. ¿Qué se quiere comunicar y por qué? ¿A quién? Estas son preguntas que pocos científicos saben responder. En cambio, te aseguro que es lo primero que una empresa de comunicación se plantea antes de empezar a diseñar una campaña. En mi opinión, el conocimiento está al alcance de la mayoría, sobre todo a través de internet. Lo que deberíamos hacer es seducir a la audiencia. Hacer que se apasionen por la ciencia y los científicos. Todo lo demás, sea vocaciones, reconocimiento, recursos o poder político, llegará solo.

.

8.- Actualmente, se suele hablar de una ausencia de cultura científica en España. ¿Cómo crees que podría implementarse la adquisición de una cultura científica? ¿Qué papel tienen los científicos en todo esto?

Cuando la mayoría de la población no comprende las condiciones del contrato de su visa o de su contrato laboral o de su declaración de la renta, ¿a qué nos referimos con una falta de cultura científica? El bolsillo es algo inmediato y ni tan siquiera eso controlamos. Creo que lo que falta en la población es un nivel mayor de pensamiento crítico. Memorizar qué es un ADN o el bosón de Higgs tiene la misma utilidad que saberse de carrerilla los ríos de la península. Útil, sobre todo para ganar un quesito más en el Trivial pero poco más. La información está al alcance de todos a través de la red. Mucho más importante es saber analizar ágil y críticamente el discurso de un político o de un científico o de un ecologista. Mucho más importante es saber valorar la calidad de una fuente de información: si quiero saber qué pasa con la gripe A ¿dónde puedo encontrar la información? Y, sobre todo, ¿detecto incoherencias, omisiones, reducciones al absurdo o fallos lógicos en lo que me dicen?

En resumen: menos problemas tipo en clase de mates y más razonamiento, menos memorizar datos y más aprender a analizarlos, menos tablas y más investigación… ah, y siempre, leer a los clásicos de la filosofía para aprender a pensar.

.

9.- En línea con lo anterior, cabe destacar la proliferación de diversas pseudociencias, debido precisamente a la ausencia de una cultura científica, lo cual desemboca en fenómenos como el del triunfo de la pulsera Power Balance, entre otros. ¿Cómo crees que deberían combatirse este tipo de engaños y las pseudociencias que los apoyan?

Creo que he respondido en la pregunta anterior. Si la pulsera o la pata de conejo triunfan es por dos motivos: porque la publicitan adecuadamente y porque poca gente se detiene y dice “genial, ¡qué buena idea esta pulsera! Demuéstrame cómo funciona, dame datos estadísticamente significativos que apoyen sus milagros”. Imagino que la primera vez que alguien escuchó hablar de las vacunas debió parecerle algo más cercano a la Power Balance que a la máquina de vapor. Creo que contraatacar con datos científicos sin llegar a la raíz del problema –la capacidad de análisis crítico, la autonomía del ciudadano- es pedir a la gente que compren tu producto en lugar del otro sin apelar a su buen juicio.

En el documental lo hacemos: cuando aparece un fósil, preguntamos dónde y cómo se encontró, cómo se ha datado, por qué es importante su dentición o cómo es posible aventurar que tenía lenguaje, etc. He hecho un documental para que la gente razone la evolución, no para que la crean a pies juntillas porque mi científico es mejor que el del otro.

.

En fin, temas que darían para debatir sin fin. Tan solo me queda decir que espero que lo disfrutéis y que, por favor, me hagáis todas las críticas que podáis. Porque para eso lo hacemos también, para aprender a contar más y mejores historias sobre la ciencia y sus protagonistas, los científicos.

.

Nota final: Esta entrevista es original y ha sido realizada por el equipo de La Ciencia y sus Demonios a Luis Quevedo. Podrás seguir las aventuras de este rodaje en su página web “En Busca del Primer Europeo” o a través de Facebook.

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Eudald Carbonell. “Está más que demostrado que existe un ancestro común en el orden de los primates
  • Sean Carroll. “La biología sin la evolución es algo así como la física sin la gravedad
  • Entrevista. Antonio Tormo. “El científico tiene la obligación de salir de su laboratorio y de las bibliotecas. Tiene que entrar en la Sociedad
  • Entrevista. Carlos Duarte. El Climagate” ha sido un “reality show” para la galería manejado como una operación de desprestigio

  1. 14 julio, 2010 en 4:30

    Antes que nada, Gonn, quisiera señalarte un pequeño gazapo: saltas de la pregunta 1 a la 3, por lo que hay un error de numeración.

    En cierta parte leí que los primeros homínidos entraron a Europa bordeando el Mar Negro, y que de ahí se sapararon de los que poblarían después las estepas de Mongolia. De eso hace muchos años ya, y supongo que habrá nuevas teorías que estudiar.

    Un proyecto muy interesante, y me encantaría verlo.

  2. 14 julio, 2010 en 8:48

    Que interesante la entrevista! Muy buena la respuesta a la 8, da en el clavo pero bien.

  3. 14 julio, 2010 en 11:36

    Gracias Juancho. No se por qué puñetas la pregunta 2 quedó en el limbo al publicar el post…
    Y sí, es un proyecto muy interesante, al que auguro un gran éxito, mucho más después de leer la entrevista y ver el enfoque que le está dando Luis. Además, seguro que de todo esto aprendemos todos algo para saber divulgar mejor 😉
    Saludos!

  4. Marian
    14 julio, 2010 en 13:19

    Muy buena la entrevista Gonn, enhorabuena por ello y por vuestro blog, del que me hago eco a menudo via fb. Estoy de acuerdo con J.M., la respuesta 8 da en el clavo absolutamente.

    Y como “chica” de Luis, me remito a la respuesta 3, ¡qué tarde más inolvidable nos dieron aquellos chavales! Dan ganas de pensar que no está todo perdido por naturaleza, que la curiosidad infantil, si se estimula aunque sea de una forma tan casual como la que nos ocurrió a nosotros, responde y puede dar frutos. Y lección propia también aprendida, para alguien que se dedica a ciencia como yo: proyectos como éste de Luis y otros de divulgación en diversos formatos y ámbitos de la sociedad, son fundamentales para que nuestra ciencia siga adelante y se convierta en la de todos.

    ¡Enhorabuena otra vez más!

    Un saludo

  5. 14 julio, 2010 en 14:49

    Gracias Marian!
    Tanto la respuesta 8 como la 9 las suscribo totalmente.
    En cuanto a vuestra experiencia con los chavales a los que distéis una clase de paleontología improvisada, qué decir… el mejor estímulo que podíais haber recibido. Yo sentí algo parecido una de las veces que participé en la Feria de la Ciencia, donde podías encontrar chavales con una curiosidad infinita, y con una lucidez mental para su edad que te hace sentir que vale la pena.
    Y por otro lado, ver proyectos como este también le estimulan a uno a seguir en ciencia.
    La enhorabuena, para Luis, para el equipo de “En Busca del Primer Europeo” y también para ti, que algo te toca 😉
    Un abrazo!
    Gonn

  6. mikemarlowe
    14 julio, 2010 en 15:38

    Buenas:

    Excelente entrevista. Y si me permitís, necesitamos más científicos como Luis y menos como Carlos Elías, que aunque tengan su razón, tiran piedras contra su propio tejado siendo tan arrogantes y soberbios.

  7. 14 julio, 2010 en 22:11

    Hola mikemarlow,
    Bueno, en primer lugar, simplemente una corrección. Actualmente, ni Luis ni Carlos Elías son científicos. Luis es productor, guionista y divulgador, y Carlos profesor de universidad en la facultad de periodismo.
    Y en segundo lugar, no se de dónde sacas que Carlos Elías es arrogante y soberbio. Entiendo que no estés de acuerdo con sus ideas o planteamientos, pero tras haber sido entrevistado en este blog y haberme leído su libro “La razón estrangulada”, jamás he visto que se comporte de ese modo.
    Un saludo.

  8. Darío
    14 julio, 2010 en 22:38

    Muy buena entrevista, y muy buen proyecto. Hacen que uno tenga ganas de estar involucrado desde el otro lado del charco, pero me conformo con ver el documental cuando lo estrenen.

    Y suscribo igualmente 8 y 9. 🙂

  9. mikemarlowe
    14 julio, 2010 en 23:53

    Gonn :

    Y en segundo lugar, no se de dónde sacas que Carlos Elías es arrogante y soberbio. Entiendo que no estés de acuerdo con sus ideas o planteamientos, pero tras haber sido entrevistado en este blog y haberme leído su libro “La razón estrangulada”, jamás he visto que se comporte de ese modo.
    Un saludo.

    Lo primero, gracias por la aclaración.

    Lo segundo, el modo de Elías de plantear las respuestas en la entrevista me lo parece, de hecho, más gente ha leído la entrevista y no le ha gustado nada esa actitud de “somos superiores a los de letras” (que a mí particularmente me recuerda a Sheldon Cooper, pero no me hace gracia). Creo que tiene su parte de razón (no se enseña bien ciencias y la gente de ciencias aprende ciencias y letras) pero él le da un toque de “somos superiores por dominar ambas ramas” que no sienta nada bien a quienes no tenemos esos conocimientos. Cito por si hay dudas:

    “A un licenciado en Pedagogía le cuesta mucho admitir que un bachiller de ciencias está más capacitado para aprobar, no ya carreras de ciencias e ingeniería, sino también de humanidades o ciencias sociales.”

    “Es decir, la mejor manera de tener una buena formación en humanidades es partir de una sólida formación científica. Pero eso es difícil de asumir por los pedagogos españoles que proceden en su mayoría de bachilleratos de ciencias sociales. Su lógica es simplona y creen que lo mejor para estudiar económicas es que se elija ciencias sociales porque en esa opción hay economía.” (lo de la lógica simplona dice bastante, a mi juicio. Se puede formular de otras maneras)

    “Como explico en mi libro, estos alumnos de letras o ciencias sociales se sienten como los “torpes” del sistema frente a los de ciencias” (La sociedad contribuye a ello, se mira mejor a un ingeniero que a un filólogo, es fácil desanimarse)

    “pero la mecánica cuántica no. Si tú quieres llegar a la masa, a veces distorsionas el mensaje -o sigues estereotipos manidos- porque captar a la masa es fácil siempre y cuando seas simplón.” (Igual tienes el mismo problema que Sheldon explicándole Física a Penny: no te pones al nivel que tiene el alumno. Es decir, no hace falta ser “simplón” sino explicar bien)

    La siguiente cita no es de superioridad ciencias/letras, pero estoy releyendo la entrevista y me llama la atención una cosa:

    “Obviamente el periodismo tiene mucha culpa. No obstante, y tal y como abordo en mi libro “La razón estrangulada”, creo que la base de todo, no son los medios, sino las universidades que forman a los que trabajan en los medios.” (¡Que la culpa no es de los medios? Cuando un tío llega a director de un periódico por chuparle la polla, perdón por la expresión, a un poderoso personaje de la prensa, y a raíz de ello elevar los niveles de bazofia a niveles insospechados, la culpa es de las universidades)

    Con esa forma de enfocar sus respuestas lo que hace es que la gente le vea con malos ojos y de ahí a la ciencia (y yo soy suave, mi hermano se leyó la entrevista gracias al artículo que yo escribí en mi blog donde la citaba, y echaba pestes. No digo que no tenga razón, que la tiene en parte, pero la enfoca mal. En cambio, veo a Luis como un divulgador más amable, más afín al gran público y que puede ayudar a entender mejor la evolución. A Elías se le ve resentido por el resentimiento de la gente de letras hacia la ciencia (“Le tienen miedo a la ciencia porque no la entienden. Les parece magia. No comprenden el método científico porque en sus disciplinas no se usa, Y, por tanto, el enfoque –el frame que decimos en periodismo- de la ciencia en los medios de comunicación es terrible. Y de ahí pasa al resto de la sociedad, sobre todo a los jóvenes. No podemos cambiar el poder de los medios de comunicación, pero sí cómo éstos informan de determinados contenidos. Por ejemplo, hoy en día una película como “Lo que el viento se llevó” sería calificada de racista, gracias a la presión de las minorías raciales. Pero el estereotipo de científico loco sigue emergiendo sin problema. Hay que luchar contra eso.”)

    Igual la gente le tiene miedo porque no se la explican bien, o porque no ven a los científicos con buenos ojos. Y Elías no ayuda.

  10. 15 julio, 2010 en 11:16

    ¡Hola!
    Ante todo, gracias por los comentarios y feedback recibido. Gracias por la oportunidad de dar a conocer este proyecto en La Ciencia y sus Demonios. Ah, y menuda presión siento con tales expectativas =)
    Quiero hacer un par de comentarios en referencia a Carlos Elías y las diversas maneras de comunicar o de enfrentarse a la cuestión que nos ocupa.
    Antes debo confesar que soy amigo de Carlos Elías y que, llegado el momento, no me he cortado en debatir con él en TV (creo que en UNEDtv está disponible el debate entero) sobre lo que estamos de acuerdo y lo que no.

    Bien, dicho esto, comento:
    Creo que la postura, el nicho, que ocupa Carlos estaba virgen en lengua castellana. Creo que un polemista en favor de la ciencia y el pensamiento científico que no provenga de una cátedra de ciencia era necesario. También creo que Carlos tiene un papel que desarrollar, y que lo desarrolla. Mirad, si alguien sigue la trayectoria de Dawkins -sé que esto es apples and oranges, pero sirve para hacerse una idea- verá que defiende posturas extremas que irritan a más de una y uno. Por supuesto en el bando “enemigo” e, incluso, en el supuestamente propio. Yo veo las intervenciones de Carlos bajo ese prisma. Creo que su libro La razón estrangulada contiene ideas y datos interesantes, relevantes y bien hilvanados. No estoy de acuerdo en todo pero, ¿acaso debiera para defenderlo? Pienso que sí hay gente que desprecia todo lo científico pero, poniéndome algo socrático, estoy convencido de que es por desconocimiento… un desconocimiento muchas veces facilitado por la escuela, la familia y -oh, mordiendo la mano que me alimenta- los medios de comunicación.
    He necesitado, y seguiré necesitando, abogados. En ese momento he dado gracias porque el tipo en particular no se hubiera inclinado por las matemáticas y sí por el derecho. Hacemos falta todos.
    El tema principal es: ¿por qué en este país no se tiene en tal alta consideración a un científico como a un abogado, economista o ingeniero? -¿Habeis leído a Max Weber y su “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”?- Es algo por lo que los científicos -y sus simpatizantes- tenemos que luchar. No con violencia verbal sino con inteligencia y buena comunicación. Yo creo que Carlos comunica excelentemente para su público.
    En lugar de censurarlo, hagamos más y diferentes formas de counicación. Es lo mismo que con el Diseño Inteligente -situación, no contenido ni valor-, no les censures, entra en el debate, di lo que opinas y en qué fundamentas tu posición.
    Disculpad el rollo que os he metido. Os dejo un link a un excelente artículo de Nisbet que desmiente lo de la mala representación de los científicos en la TV que me chocó -a Nisbet creo que también-. http://scienceblogs.com/framing-science/2010/05/reconsidering_the_image_of_sci.php

    Aprovecho para invitaros a echarle un ojo a la web del Primer Europeo y a dejar vuestros comentarios o abrir un debate sobre lo que os apetezca. http://elprimereuropeo.com o http://luisquevedo.org

    ¡Un abrazo!

  11. 15 julio, 2010 en 14:17

    Buenas:

    Luis, gracias por tu aportación. Quiero dejar clara una cosa: no digo que Elías no haga divulgación, sólo digo que cuide las formas (en los ejemplos citados). Leo tu entrevista y tu intervención, leo este blog o a Richard Dawkins y no veo esos comentarios sobre la inteligencia de la gente a los que aludo. Cierto es que se dicen cosas que pueden ofender a la gente, pero no faltarles al respeto, o al menos según mi punto de vista.

    Un saludo y gracias de nuevo.

  12. 15 julio, 2010 en 17:50

    Hola mikemarlow,
    En relación a las dos primeras citas de Elías, te admito que puede estar cayendo en la generalización, un error que puede llevar a malas interpretaciones, pero nunca en la soberbia o en la arrogancia. Sencillamente constata una serie de hechos. No se trata de que los de ciencias sean “mejores”, sino de que han recibido una formación más completa. El fallo no es de las personas, sino, inicialmente, del sistema educativo.

    Más:

    pero la mecánica cuántica no. Si tú quieres llegar a la masa, a veces distorsionas el mensaje -o sigues estereotipos manidos- porque captar a la masa es fácil siempre y cuando seas simplón.” (Igual tienes el mismo problema que Sheldon explicándole Física a Penny: no te pones al nivel que tiene el alumno. Es decir, no hace falta ser “simplón” sino explicar bien)

    Si la “masa” no tiene unos conocimientos mínimos, unas bases fundamentales, no puedes explicar bien prácticamente nada. Eso obliga a distorsionar “demasiado” el mensaje. Nuevamente, no trata de mostrar la superioridad de nadie, sino de criticar el sistema que nos ha llevado/nos lleva a esto. No es culpa de la masa, sino del sistema que ha generado esa masa sin base científica.

    Igual la gente le tiene miedo porque no se la explican bien, o porque no ven a los científicos con buenos ojos. Y Elías no ayuda.

    En esto estoy parcialmente de acuerdo. Es posible que la gente le tenga miedo porque no se la explican bien. Sin embargo, al menos en la sociedad española, las veces que he visto encuestas para ver qué profesiones ve la sociedad con mejores ojos, los científicos siempre salen bien parados. Pero ahí queda la cosa, porque a la hora de la verdad, no se yo si esa gente sabe exactamente qué es un científico…
    Y en cuanto a que Elías no ayuda, pues no ayuda a explicar ciencia, porque, repito, él ahora no se dedica a eso, pero sí ayuda el análisis tan brillante que hace sobre la situación de la ciencia en Europa en general y en España en particular en su libro “La razón estrangulada”. A mi me sucede como a Luis, si bien no suscribo todo lo que dice, es indudable que hace un análisis profundo y que te hace reflexionar sobre todo esto.

    Luis:

    Antes debo confesar que soy amigo de Carlos Elías y que, llegado el momento, no me he cortado en debatir con él en TV (creo que en UNEDtv está disponible el debate entero) sobre lo que estamos de acuerdo y lo que no.

    Esta noche le echaré un vistazo al debate. Y si tienes más cosas de este tipo, que rulen 😉
    Por otro lado, suscribo todo lo que has comentado salvo un asunto que matizaría:

    Es lo mismo que con el Diseño Inteligente -situación, no contenido ni valor-, no les censures, entra en el debate, di lo que opinas y en qué fundamentas tu posición.

    Bien, es cierto que sería contraprudecente censurar, pero a la hora de entrar al debate, ojo, porque puede suceder lo que ya comentaba Gould, quien no quería debatir públicamente con creacionistas, debido a que en este tipo de debates, suele ganar la retórica a la verdad. Muchos creacionistas mienten descaradamente en los debates, donde es difícil demostrar con datos sus falacias y sus mentiras. Por ello, hay que tener cuidado con este aspecto.

    Saludos!

  13. 15 julio, 2010 en 18:32

    Gonn :

    Es lo mismo que con el Diseño Inteligente -situación, no contenido ni valor-, no les censures, entra en el debate, di lo que opinas y en qué fundamentas tu posición.

    Bien, es cierto que sería contraprudecente censurar, pero a la hora de entrar al debate, ojo, porque puede suceder lo que ya comentaba Gould, quien no quería debatir públicamente con creacionistas, debido a que en este tipo de debates, suele ganar la retórica a la verdad. Muchos creacionistas mienten descaradamente en los debates, donde es difícil demostrar con datos sus falacias y sus mentiras. Por ello, hay que tener cuidado con este aspecto.
    Saludos!

    Gonn!

    Cierto, cierto. Admito que soy un purista en este aspecto. Siempre he intervenido en el debate hasta un punto: una argumentación científica no puede conducir a un resultado super-científico, super-natural. Científicamente podemos llegar a la conclusión de que (I) algo es indemostrable o que (II) no puedo demostrar algo. Eso no es lo mismo que demostrar lo indemostrable, es decir, la causa sobrenatural de algo natural. Como decía Gould nonoverlapping magisteria (a pesar de que, en la intimidad, me quedo con Laplace)

    ¡Abrazos!

  14. Carolina
    19 julio, 2010 en 13:37

    Yo estoy de acuerdo con mikemarlow, cuando leí la entrevista de Carlos me sentí ofendida en cuanto licenciada en una carrera de letras.
    Yo estudié la LOGSE, o sea que estoy peor que todos vosotros que seguramente hicisteis BUP y me considero una persona con espíritu crítico suficiente como para entender que la Power Balance, entre otras cosas, es una chorrada. Me interesa la ciencia a nivel divulgativo, no entiendo los procesos complicados, pero entiendo perfectamente una explicación científica y considero que con la base que tengo del instituto, es suficiente para ir aprendiendo cosas más complicadas con el tiempo.
    El año pasado estuve charlando con físicos en el CERN preguntándoles todo lo que se me pasaba por la cabeza para entender bien el acelerador de partículas y su finalidad.
    Con esto quiero decir que, en mi opinión, Carlos se equivoca al hacer la diferenciación ciencias/letras cuando lo que en realidad diferencia al tipo de personas de las que habla es si tienen inquietudes y curiosidad o no.
    Además mi carrera, Filología Hispánica, es muy científica si vas por lengua: la sintaxis, fonética, morfología siguen un método absolutamente científico, al igual que otras carreras de letras como Arqueología, Psicología… no se trata de memorizar como los loros, sino de aprender a usar la cabeza, como bien dice Luis.

    Os mando un saludo a todos, me parece interesantísimo el proyecto del primer europeo, me confieso una apasionada de la arqueología y la paleontología, así que lo veré sin duda.

    Enhorabuena, Luis. Un beso, Gonn.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: