Inicio > Biología evolutiva, Ciencia, Escepticismo > Sospechosas coincidencias entre el creacionismo y el diseño inteligente en 3 imágenes

Sospechosas coincidencias entre el creacionismo y el diseño inteligente en 3 imágenes

21 julio, 2010

Mucho se ha escrito y se ha debatido acerca de si el diseño inteligente (DI) y creacionismo, entendido como el literalismo bíblico que manejan algunos grupos fundamentalistas cristianos (mayoritariamente evangélicos), es o no es lo mismo. Aquellos defensores del DI que están alejados de perspectivas religiosas defienden con vehemencia que lo suyo es ciencia o filosofía, y no tiene nada que ver con el creacionismo. Desde luego, entre los defensores del DI hay algunos científicos que no dudan de la evolución como hecho, no aceptan la Teoría Sintética como explicación al origen de la biodiversidad, pero realizan las absurdas afirmaciones de los creacionistas (como la juventud de la Tierra y del universo, los postulados de geología diluviana, etc).

Sin embargo las conclusiones de un profundo análisis acerca de cómo nació el DI, los términos que maneja y la bibliografía que emplea realizado por responsables de la política educativa y los derechos civiles de los EEUU han resultado bastante reveladoras: el DI usa preceptos religiosos o míticos al apelar a un ser sobrenatural que guía muchos de los cambios que se producen en la naturaleza, y tiene su origen en un tipo de creacionismo que solicita que esa fuerza sobrenatural sea la deidad cristiana y no otra.

Voy a tratar de resumir esas conclusiones en tres imágenes que me parecen bastante relevantes. Si queréis conocer más detalles podéis recurrir a las referencias indicadas al final del artículo.

Esta primera imagen se refiere al uso de los términos “creacionismo/creacionista” y “diseño inteligente/defensor del diseño inteligente”. En los libros de “ciencia de la creación” (creacionismo) hasta el año 1987 puede observarse como los términos relacionados con el creacionismo dominaban sobre los que aquellos relacionados con el DI. Pero a partir de la segunda edición de la obra “Of Panda and Peoples” el número se invierte, desapareciendo sospechosamente el término creacionista. En la segunda imagen veremos cómo se llevó a cabo ese cambio. Los críticos con el DI argumentan que esto se debe a que las primeras obras se empleaban en escuelas religiosas y en distritos educativos donde el creacionismo podía ser enseñado sin problemas. Cuando el Tribunal Supremo de los EEUU declaró que no se podía enseñar creacionismo en las escuelas públicas porque era religión (lo cual viola una enmienda constitucional) éste se disfrazó de algo que llamaron DI. Alegan por tanto que el DI no es más que una forma de creacionismo barnizado para introducirse en las escuelas públicas, terreno que todavía no han podido “conquistar”.

Un estudio del texto empleado en clase de DI, “Of Panda and People, mostraba hasta qué extremo los defensores del DI cometieron una chapuza. En la versión de arriba (a) se muestra el tratado empleado cuando se enseñaba creacionismo, y en la versión de abajo (b) los cambios introducidos para enseñar DI. Los únicos cambios fueron el cambio de la palabra creacionismo por DI, pero de forma tan chapucera que dejaron la palabra como “cdiseño”. Los críticos con el DI argumentan que pese al cambio de nombre, en realidad se perseguía seguir enseñando creacionismo, que ya había quedado establecido que era religión por el Tribunal Supremo.

Esta imagen señala la inspiración del DI. En ella hay un resumen de las diferentes formas de entender la evolución. El modelo superior, tanto en (a) como en (b), muestra la idea del ancestro común y la evolución entendida como un árbol taxonómico. Los creacionistas sin embargo, apuntan que aceptan cambios evolutivos pequeños (microevolución) pero que todos los organismos actuales derivan a partir de unas pocas clases de organismos mediante un modelo llamado “el huerto neocreacionista”. Este modelo fue introducido por Kurt Wise en una conferencia en 1990. Ese modelo es exactamente el mismo que propone el tratado empleado en la actualidad para enseñar el DI, llamado “Explore the Evolution”. Este libro del 2007, está patrocinado por el Discovery Institute y sus autores son Stephen C. Meyer, Scott Minnich y Paul A. Nelson. En él se está defendiendo un concepto completamente creacionista y que difiere por completo por lo manifestado por otros defensores del DI como Behe, que defiende la idea del ancestro común tanto en su obra ”La caja negra de Darwin” como en la entrevista que nos concedió. Parece que algunos de los defensores del DI no se enteran o no quieren enterarse de lo que defiende realmente el DI.

A la vista de estas conclusiones, aquellos que abrazan el DI como un concepto científico, y afirman que está alejado del creacionismo y de ideas religiosas enunciadas por el fundamentalismo cristiano, tendrán que analizar cuidadosamente qué pretende realmente este movimiento. Incluso aquellos que lo abrazan porque reniegan del “neodarwinismo” deberían darse cuenta de que los cambios de paradigma en ciencia se producen desde la propia ciencia, que posee mecanismos de autoevaluación y corrección, y no desde movimientos ajenos a ella. Si la TS está equivocada y la evolución se puede explicar por otros mecanismos la ciencia descubrirá esos mecanismos en el futuro. Pero para ello lo único que hay que hacer es investigar, analizar y trabajar, no abrazar ideas que la ciencia es incapaz de analizar.

.

Fuente:

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Michael Behe. “Pienso que los procesos Darwinianos pueden explicar la diversidad de especies / I think Darwinian processes can explain diversity of species

  1. mikemarlowe
    21 julio, 2010 de 15:22

    Buenas:

    Más claro, agua. Gracias again.

  2. AvA
    21 julio, 2010 de 16:19

    xDDD La segunda imágen xDDD Un Copy/Paste chapuzero 😆 😆

  3. edgar
    21 julio, 2010 de 22:50

    y lo peor es cuando en sus textos dicen “un (diseñador) inteligente” es misma basura pero vestida de otra cosa. ahora seria bueno saber ¿que nuevo vestido inventaria el creacionismo?

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: