Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > Domesticación de animales y evolución humana

Domesticación de animales y evolución humana

21 agosto, 2010

En un reciente estudio, la paleoantropóloga Pat Shipman de la Universidad Estatal de Pensilvania propone la teoría de que la interdependencia de los humanos antiguos con otras especies animales desempeñó un papel crucial y beneficioso en la evolución humana hace 2,6 millones de años.

El ser humano es el único animal que adopta de manera rutinaria a miembros de otras especies, y Shipman opina que el conocimiento sobre el comportamiento que proporcionaron los animales domesticados al Homo sapiens antiguo le supuso una gran ventaja a la hora de comprender a sus potenciales presas y competir con otros predadores. De esta manera, los animales domésticos se convirtieron en herramientas vivientes, ofreciendo recursos renovables y alimenticios, ayuda en las tareas diarias, la caza y el cultivo, transporte, protección del grupo, abrigo y otras utilidades que influyeron clara y beneficiosamente en la evolución humana.

.
Fuentes:

.

Entradas relacionadas:


  1. Francisco
    21 agosto, 2010 de 16:18

    Sin duda nuestros compañeros caninos jugaron un papel importante en nuestro desarrollo como especie. He leído estudios que se refieren al tema. Hace miles de años las manadas de lobos comenzaron a seguir a las tribu nómadas dado que estas constantemente dejaban comida tirada al paso, tanto lo que no podían llevar de un animal muerto, como lo dejado en sus provisionales campamentos. A través de generaciones, tanto de humanos como lobos, se fue creando esta simbiosis. Los lobos y humanos generación tras generación se fueron acercando más uno al otro perdiendo su miedo natural. Para los humanos tener a estos fieros animales como compañía era una gran protección y para los cuadrúpedos tener alimento fácil, para ambos esta unión era un paso más hacia la proliferación de la especie.
    No cabe duda que para nosotros fue un gran negocio. No tanto para nuestro mejor amigo. Aquellos que siguieron el camino salvaje fueron diezmados y los que nos acompañaron han pasado por tanta cruza que algunos se han convertido en meros objetos de moda.
    De cualquier forma, los perros son animales que siempre están dispuestos a acompañarnos, pese a nuestros malos tratos, muchas veces mostrando más nobleza que nosotros.

  2. KC
    21 agosto, 2010 de 17:41

    JM, siguiendo lo que dice Francisco, desde aquí una sugerencia para un capítulo -o serie- sobre todo tipo de simbiosis. Podría ser de lo más curioso.

    Saludos.

  3. 21 agosto, 2010 de 18:38

    Tomando nota!!

  4. Rhay
    21 agosto, 2010 de 19:50

    Sí, la verdad es que no son pocos los animales que han ido acompañando al ser humano a lo largo de su evolución, desde las abejas hasta los gatos…

    Muy buen artículo, sí señor.

  5. Karlos
    21 agosto, 2010 de 20:04

    “El ser humano es el único animal que adopta de manera rutinaria a miembros de otras especies” Eso no es exactamente así.

  6. 21 agosto, 2010 de 22:31

    Hoy en Odisea -creo- echaron un documental sobre la evolución de los perros. Pusieron un ejemplo ruso reciente, de un experto criador que buscaba un perro para la localización de explosivos. Además de utilizar razas existentes partió de los chacales.
    Según tengo entendido muchos perros -especialmente de caza- tienen genes de chacales y de otros cánidos además del canis lupus. El lobo está, curiosamente, más vinculado a los perros pastores.
    Hace tiempo leí sobre el inicio de un estudio sobre los genes de los perros y su comportamiento innato. Esto es… ¿porqué hay perros que traen cosas, perros que juntan cosas o perros que les gusta el agua? ¿Hasta qué punto el comportamiento va incluído en los genes? ¿Porqué un perro pastor que hace generaciones es un simple animal de compañía se empeña en juntar las pelotas de tenis cuando juegan con ellas? ¿En qué parte de los genes está escrito este comportamiento?

    Desde hace milenios los tenemos ahí al lado. Los henmos creado. En gran medida son lo que sus dueños: hijos de puta cuando sus dueños lo son, civilizados cuando sus dueños lo son… han recorrido un largo camino con nosotros y todavía nos pueden ayudar más. Quizá algún día -y perdonadme si me paso de magufo- los médicos tengan perros en los centros de salud para localizar rápidamente enfermedades, porque se ha demostrado que son capaces de localizar por el olor hasta algunos tumores.

    La relación inversa, de los cánidos con los humanos, también es curiosa. Y se conocen casos de humanos “adoptados” por ellos.

    Vivir es fascinante. La vida es fascinante.

  7. Jon
    22 agosto, 2010 de 0:19

    Me resulta curiosa la relación tan intensa que se puede llegar a establecer con estos animales.
    Yo nunca he tenido perro pero a mi familia se les acaba de ir la mascota con sólo 3 añitos y están destrozados.
    En muy poco tiempo enfermó y sucumbió a unos tumores en el intestino. Eso sí, dio un ejemplo de fortaleza y serenidad tal que ni yo afrontaría esa situación con tanta dignidad. (Ya sé que los perros no entienden estos conceptos pero la verdad es que el pobre no se “quejó” nada, se comportó como el ser entrañable y cariñoso que siempre había sido. D.E.P.)

    Con él no se pudo llegar a tiempo, pero me preguntaba si existen tratamientos para el cáncer en los perros. ¿Cómo está el tema de la salud de los canis lupus familiaris en general? ¿Existen tratamientos para el cáncer?

    Saludos cordiales.

    P.D. Pido disculpas porque éste no era el tema de la entrada pero es muy reciente y me lo ha recordado.

  8. Rhay
    22 agosto, 2010 de 0:33

    Joer, Jon, lo siento en el alma. A mí a principios del año pasado se me murió mi gato (mi Pepito… ay…) de una leucemia y todavía se me escapa alguna lagrimilla cuando me acuerdo de él. Os parecerá una locura, pero nos avisó de que se moría.

    Ahora tengo tres gatos (Nyx, Aurin y Livia Drusila) y estoy encantado, aunque el hueco del Pepe no lo llenará nadie jamás. Y eso que los quiero con locura, pero ese lugar en mi corazón está cerrado y no permite la entrada de nadie más. Allí tengo su recuerdo.

  9. Peregring-lk
    22 agosto, 2010 de 0:36

    Domesticación hace 2.6 millones de años?

  10. Jon
    22 agosto, 2010 de 1:13

    Gracias Rhay. Yo también siento lo de Pepito pero no hay que pensar en la pena de no verlo más sino en la suerte que tuvimos de disfrutar con ellos y seguro que cada vez que evoques su recuerdo se te pondrá una sonrisa en la boca.
    Siento curiosidad, ¿cómo os avisó de que se iba?

    A mí me fascinan las habilidades que tienen todas estas mascotas, algunas de ellas todavía sin estudiar del todo.
    Hace tiempo hablaban de un gato, creo recordar, en un geriátrico de EEUU que se acercaba a la cama de los ancianos que estaban a punto de fallecer y tenía un altísimo nivel de aciertos, hasta el punto de que los responsables del centro lo usaban para avisar a los familiares para que pudieran despedirse de sus seres queridos. ¿A alguien le suena la noticia? ¿Creéis que es mentira, una simple interpretación humana errónea o que puede haber algo digno de investigar en eso? ¿Quizá su mayor capacidad olfativa detecte moléculas olorosas que desprenda el cuerpo en determinadas circunstancias?

    Por cierto, yo no sé si el perro de mi familia se estaba despidiendo o no porque nadie en la familia supimos averiguar lo que le pasaba hasta que le detectaron los tumores y ya era demasiado tarde. De hecho, yo pensaba que podía tratarse de alguna infección transmitida por una garrapata como la borreliosis o algo así.
    Lo que sí es cierto es que unos días antes de dejarnos y estando ya muy débil, se me acercaba buscando cariño y se ponía boca arriba como si quisiera que le rascara la barriguilla. Y eso que a mí me había visto muy pocas veces porque vivo en otra ciudad.
    A posteriori me ha dado por pensar que pareciera que me trataba de decir que algo iba mal en esa parte de su cuerpo (tenía unos tumores), pero claro, todo son interpretaciones que hace nuestra mente.

    Saludos cordiales.

  11. Rhay
    22 agosto, 2010 de 1:44

    Pues mira, la cosa es que era un gato que jamás maullaba, y cuando empezó con los primero síntomas (sobre todo vómitos y diarrea), el animal venía al salón o a donde nos encontráramos y nos maullaba, como si algo no fuera bien, y nos llevaba hasta el vómito, y entonces se nos enroscaba entre las piernas y nos miraba como queriendo decir “no estoy bien”. Claro, eso me mosqueó y fue cuando le llevamos al veterinario. Fue cuando nos dijeron que padecía leucemia (es un gato que habíamos recogido de la calle, o sea que no es de extrañar que tuviera de todo, de hecho cuando lo llevamos la primera vez al veterinario tenía todos los parásitos del mundo y más). Durante bastante tiempo le estuve pinchando yo en casa interferón, que es lo único que hay para aliviar esta enfermedad (la verdad es que la leucemia felina no tiene cura), y jamás se me revolvió, ni me gruñó, ni me bufó ni nada por el estilo. Se dejaba pinchar día tras día, y yo le decía “lo siento, mi niño, pero es por tu bien. Ya verás cómo te curas. Aguanta, guapo, aguanta”, y él me miraba y emitía un maullido. De repente empezó a mejorar, a volver a coger peso, a sentirse mejor, pero una noche se nos viene a la cama, se me sube al regazo, me da un beso (ya sabéis, un topetazo con el morro y restregón posterior), se va a mi marido, le da otro beso, se vuelve a mí, me mira, me maúlla con un maullido que sonó a adiós, os lo juro, se me hizo un ovillo en el regazo, y comenzó a ronronear hasta que de repente dejó de hacerlo y expiró mientras lo acariciaba. Creo que la única vez que he llorado tanto en mi vida fue cuando murió mi abuela.

    Os parecerá egoísta e incluso un poco imbécil por mi parte, pero lo echo de menos. Muchísimo. Porque nos escogió él a nosotros.

  12. 22 agosto, 2010 de 2:06

    Karlos :

    “El ser humano es el único animal que adopta de manera rutinaria a miembros de otras especies” Eso no es exactamente así.

    Hombre, si pensamos por ejemplo en hormigas y pulgones, puede ser incorrecta la frase, pero creo que coincidiremos en que no me refiero a eso 😉

  13. Txema M
    22 agosto, 2010 de 4:26

    Peregring-lk :Domesticación hace 2.6 millones de años?

  14. Yagoveloz
    22 agosto, 2010 de 5:32

    Karlos, no son sólo hormigas y pulgones, desde luego las hormigas domestican distintos tipos de insectos, pero las relaciones de comensalismo y simbiosis comienzan con bacterias y virus y siguen a favor de ventajas selectivas hasta las sorprendentes relaciones entre peces, mamíferos y pájaros y, cerrando círculos extraños, otra vez mamíferos con bacterias y virus.Imprescindibles para síntesis de vitaminas y maduración del sistema inmunitario,(ver Mazmanian 2005),estamos de vuelta de los delirios higienistas que pretendieron alguna vez exterminar lo que no conocían apenas.El invento no es humano, y sus variedades siguen maravillándonos.Saludos

  15. 22 agosto, 2010 de 12:57

    Peregring-lk :

    Domesticación hace 2.6 millones de años?

    No. No al menos en el sentido económico que hoy damos a la palabra. Tal y como lo he entendido yo lo que plantean los autores es la posibilidad de “adopciones” ocasionales de crías de otras especies, como si fueran mascotas.

    Si lo ves desde ese punto de vista no es tan extraño. Los chimpancés en cautividad pueden hacerlo. 😉

    Saludos.

  16. 26 agosto, 2010 de 13:31

    Magufo, supongo que los perros traen cosas porque les premiamos con gestos cariñosos, deben pensar que nos gusta y por eso lo hacen, es un regalo que nos hacen. Tanto perros como gatos son capaces de hacer cosas que nos asombran a diario, pero sólo cuento estas cosas a quien ha tenido alguno de estos dos animales, cuando lo he hecho fuera de estos círculos noto miradas medio incrédulas, medio condescendientes, medio burlonas (ya van tres medios, creo que es probabilísticamente imposible).
    El chiuaua de la foto debe haber sido domesticado por Barbie; está tan bien adaptada a ese medio que hasta le roba los lazos a su dueña. 🙂

  17. Anita
    29 agosto, 2010 de 11:27

    Hola, Jon. He cogido el hilo de ésto un poco tarde y he leído sólo por encima los comentarios, pero con respecto a tu pregunta del comentario nº 7 te diré que el tema del cáncer en nuestras mascotas más habituales (el perro y el gato)se maneja casi de igual manera que en los seres humanos. Cada día hay más avances y se tienen más conocimientos, aunque aún queda mucho por hacer. El tratamiento, al igual que en medicina humana, depende del tipo de tumor, del estadio en que lo detectes…en fin que no se puede hablar de “tratamiento del cáncer” así en global. Lo principal es la prevención y que cuando observéis cualquier síntoma extraño que os preocupe en vuestra mascota, acudáis al especialista a que le haga una revisión.Muchas veces no podemos ya hacer nada por la dejadez del propietario que con eso de que “son animales”…te los traen por primera vez en fases muy avanzadas de la enfermedad. De todas formas, cuando más arriba te decía que el manejo era “casi” igual que en los seres humanos me refería a que cuando se aplican protocolos de quimioterapia, radioterapia, etc..el objetivo no es el mismo que con las personas. En humanos es siempre la curación total, pasando por una serie de efectos secundarios propios de estos tratamientos. En nuestras mascotas, de lo que se trata es de proporcionarles una buena calidad de vida durante un período de tiempo razonable, es decir, que vivan algo más , por supuesto, pero que lo vivan bien, tanto ellos como sus dueños.

  18. Jon
    30 agosto, 2010 de 11:51

    Hola Anita. Gracias por la respuesta.
    Sólo quería hacer 2 puntualizaciones:

    1) Supongo que los veterinarios verán todo tipo de casos porque gente irresponsable hay en todas partes y sobre cualquier aspecto de la vida, no sólo la salud, pero imagino que serán minoría los que, como comentas, por dejadez llevan al animal a revisión cuando es demasiado tarde.
    Desde luego no fue el caso de mi familia porque me consta que lo cuidaban con total dedicación pero el pobre perro con sólo 3 añitos tenía unos tumores en el intestino y para cuando empezaron a notarle algo ya era tarde.
    Y es que, aunque tengas a tu mascota vacunada, con buena alimentación, higiene y ejercicio físico, los perros no pueden hablar y eso es un handicap.

    2) En cuanto a lo que dices de que el objetivo es casi igual para perros y humanos, en realidad yo prescindiría del “casi”, ya que los veterinarios buscarán una cura definitiva para el animal, aunque para determinadas afecciones sólo se tengan tratamientos temporales que prolonguen la esperanza de vida con cierta calidad y para otras ni siquiera eso, sólo tratamientos paliativos.
    Pero eso mismo ocurre con los humanos. Hay cánceres que tienen buena “solución” (sobre todo si el diagnóstico es temprano) y otros de muy difícil tratamiento debido a varios factores (dificultad para el diagnóstico temprano, ineficacia del tratamiento: quimioterapia, radioterapia,….).

    Muchas gracias por tu respuesta, puesto que no sabía cómo de avanzada estaba la veterinaria y si existían tratamientos para estos animales.

    Saludos cordiales.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: