Inicio > Biología de la conservación > Son como las estrellas de Mar (relato corto del macarrón solidario).

Son como las estrellas de Mar (relato corto del macarrón solidario).

22 agosto, 2010

Había una vez un viejo pescador que descansaba a orillas del mar bajo una pequeña sombra. Mientras distendía su mirada hacia un extremo y otro de la playa divisó a lo lejos una persona, y como era lo único que cambiaba su paisaje habitual prestó especial atención en ella. En la medida que esta persona se acercaba notó que era una mujer joven que recojía las estrellas de mar que se hallaban en la orilla y las devolvía al mar. Asombrado y confuso el pescador pensó que era absurdo lo que hacía, y tanto se inquietó que decidió acercarse a dialogar con la joven y convencerla de algún modo que su tarea no tenía sentido y creyó que su experiencia de pescador le serviría de respaldo para el consejo que quería dar.

-¿porqué haces eso?

-La marea está baja y deja muchas estrellas lejos del agua, el sol está muy fuerte, las va a secar y se morirán.

-Es usted una joven muy ingenua-le dijo el pescador respetuosamente- permitame decirle que existen miles de kilómetros de costa y centenares de miles de estrellas de mar que quedan varadas en la arena y entre las rocas. Disculpeme si le digo que lo que usted hace no tiene mucho sentido…

La joven miró al pescador con sorpresa e inmediatamente se inclinó y recojió una estrella en su mano, se la mostró al pescador y mientras cuidadosamente la arrojaba de nuevo al mar le dijo con naturalidad y sencillez…

-para ésta, sí tiene sentido…

Visto aquí:

.

Entradas relacionadas:


  1. KC
    23 agosto, 2010 de 0:44

    Es un gran relato corto con tintes de parábola con la que no podría estar más de acuerdo. Así deberían pensar las Administraciones Publicas, por cierto 😀

    También me recordó un poco a la frase aquella de Shaw que dice: “la estadística es esa ciencia que demuestra que si mi vecino tiene dos coches y yo ninguno, los dos tenemos uno”. Qué cachondo el Shaw… pero a ver quién le quita la razón…

    Saludos.

  2. 23 agosto, 2010 de 8:50

    Sí, cortito, simple y aplastante.

  3. AvA
    23 agosto, 2010 de 18:12

    Es cierto, es un relato cortito pero genial y claro como el agua. A buen entendedor pocas palabras bastan. Gracias Macarrón 😉

  4. Rhay
    23 agosto, 2010 de 18:53

    Muy buen relato, sí señor. Yo ya lo había leído en algún otro lugar hace mucho tiempo, pero siempre es bueno recordarlo.

  5. 23 agosto, 2010 de 19:40

    Pero si las estrellas de mar no tienen experiencia subjetiva, no se puede decir que les “importe” ni que “para ellas” tenga sentido algo. 😉

  6. 23 agosto, 2010 de 21:02

    Daneel :

    Pero si las estrellas de mar no tienen experiencia subjetiva, no se puede decir que les “importe” ni que “para ellas” tenga sentido algo. ;)

    Joer, y luego me criticáis porque me meto con Confucio… :mrgreen:

  7. KC
    23 agosto, 2010 de 23:33

    Daneel, si todos los lectores fueran tan quisquillosos como tú, la literatura habría desaparecido hace tiempo… 😛

    Saludos.

  8. KC
    24 agosto, 2010 de 8:11

    Offtopic total, para desayunar con noticias. Lo mejor: la argumentación de chiste del primer párrafo. Lo peor: la imbecilidad dogmática.

    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/juez/frena/plan/Obama/investigar/celulas/embrionarias/elpepusoc/20100824elpepisoc_5/Tes

    Saludos.

  9. 24 agosto, 2010 de 8:37

    Como decía Marcelino Camacho: dos pasos adelante y uno atrás…

  10. Rhay
    24 agosto, 2010 de 8:52

    Si es que vamos directitos a las cavernas… Señor, qué cruz…

    En fin, que me piro de vacances. Si alguien va a ir a la Universidad de Verano de Izquierda Anticapitalista, allí me encontrará. Sed malos en mi ausencia.

  11. Edmundo
    24 agosto, 2010 de 14:59

    Hola a todos:
    Resulta que la esponja de mar, animal pluricelular primitivo del que
    procedemos, tiene el mismo número de genes que nosotros. Esto demuestra
    que los genes son muy importantes pero no obstante existe algún factor
    que ha pasado desapercibido y que juega un rol fundamental en la
    evolución.
    Saludos.

  12. Cronopio
    24 agosto, 2010 de 20:28

    muy bonito el cuento Rano. Gracias.

  13. 24 agosto, 2010 de 23:34

    Edmundo :

    Hola a todos:
    Resulta que la esponja de mar, animal pluricelular primitivo del que
    procedemos, tiene el mismo número de genes que nosotros. Esto demuestra
    que los genes son muy importantes pero no obstante existe algún factor
    que ha pasado desapercibido y que juega un rol fundamental en la
    evolución.
    Saludos.

    Bueno, tanto como desapercibido… hace tiempo que sabemos que el número de genes no está relacionado con la complejidad de un organismo. De hecho, el ser humano tiene la mitad de genes que el arroz.

    Todo parece indicar que la regulación de esos genes tiene un rol bastante más importante que su mero número.

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: