Inicio > Ciencia, Ciencias Sociales, Crítica literaria, Escepticismo > La ciencia no es para ilustrados

La ciencia no es para ilustrados

30 agosto, 2010

Este mes de relajación y calores he tenido la oportunidad de leer bastante prensa escrita, tanto periódicos como revistas. He anotado algunas reseñas que me han ido llamando la atención y que me gustaría compartir durante diversos comentarios con todos los que permanecéis fielmente al otro lado de la pantalla.

El día 19 de agosto aparecía en la contraportada de El País un artículo firmado por el escritor Manuel Vicent titulado “Una cita en Nairobi”. En él hay un comentario que me ha recordado debates pasados en este blog sobre cómo se percibe la ciencia y si ésta es considerada cultura por los presuntos intelectuales de nuestro país. En una parte del interesante artículo que os comento el escritor castellonense escribe:

El principal icono de Kenia es el cráneo del primer mono que se puso en pie hace 2 millones de años en el valle del Rift (…). Se conserva en el Museo de Nairobi, pero lo primero que se pregunta el turista ilustrado (negritas mías) al llegar a la ciudad es por la granja de la escritora Isak Dinensen


Parece que un paleontólogo o un amante de la ciencia no es un turista que merezca llamarse ilustrado. Para ello tiene que conocer a la escritora danesa Karen Blixen y amar a Kenia a través de su lectura, o en su defecto por la bella fotografía que Sydney Pollack nos regaló en su versión de “Memorias de África”. Pero aquellos que se sientan la llamada de África en los orígenes de los primeros humanos que se irguieron en la sabana y empezaron a mirar el mundo desde unos decímetros más alto que el resto de primates que le rodeaban, esos no merecen ser llamados turistas ilustrados. Así nos va.

.

Entradas relacionadas:

  • Entrevista. Rubens López. “Los políticos españoles tienen una terrible ignorancia sobre lo que representa la ciencia

  1. 30 agosto, 2010 de 14:30

    Lastima que los artistas se crean los unicos con creatividad. A mi sin embargo me parece mucho mas creativo el “Modelo de Watson y Crick sobre el ADN” -obviamente lo fue en su tiempo-. Cuestion de gustos.

  2. Jon
    30 agosto, 2010 de 16:16

    Tal como yo lo veo el arte deriva de la ciencia (aunque muchas veces las personas descubramos el arte antes que la ciencia que lo sustenta, por ejemplo, cuando un niño dibuja un sol con forma de circunferencia sin conocer siquiera esa figura geométrica plana) y se fundamenta en ella hasta el punto de necesitarla para existir y desarrollarse.
    ¿Qué sería de la música o de la pintura sin el estudio de la física y las matemáticas?

    Sin embargo, la ciencia ni necesita del arte para existir y desarrollarse (no digo que no puedan retroalimentarse), ni es consecuencia de ésta, sino más bien de la curiosidad de los seres humanos.

    La reflexión que hace Manuel en esta entrada la hizo también Feynman hace ya muchos años en el libro “El carácter de la ley física”, donde decía: “Es bien curioso, pero en las pocas ocasiones en que he sido requerido para tocar el bongo en público, al presentador nunca se le ocurrió mencionar que también me dedico a la física teórica. Pienso que esto puede deberse a que respetamos más las artes que las ciencias.”

    Saludos cordiales.

  3. 30 agosto, 2010 de 17:51

    La incultura -¿sólo científica?- se demuestra cuando se considera más importante una novela imaginada que la historia de la especie. Creemos historias, novelas y culebrones, que ello no dará fama y consideración de ILUSTRADOS. De pena.

    Saludos

  4. KC
    30 agosto, 2010 de 19:50

    Querido Manuel, más allá del lenguaje, e incluso de la literatura, existe un recurso denominado ironía que puede ser más o menos evidente, dependiendo de quién escriba. En este caso es verdad que quizás la palabra “ilustrado” debería estar encerrada entre comillas -para enfocar y aclarar el recurso-, aunque claro, de esa forma alguien -aquellos turistas que van a Kenia- ser quejaría diciendo que Vicent les está llamando “no ilustrados”. Sería tan evidente la ironía que quizás alguien la llamara burla.

    El texto es el siguiente:

    […] que desde que fue exhumada no ha dejado de exhibir una sonrisa macabra con la que parece burlarse de lo que vino después de ella, eso que se ha llamado la humanidad. Se conserva en el Museo de Nairobi, pero lo primero que pregunta el turista ilustrado al llegar a esta ciudad es por la granja de la escritora Isak Dinesen, la que dio lugar a la película Memorias de África. Y después por el club Muthaiga, donde los colonos más aposentados celebraban bailes de sociedad y cruzaban a sus vástagos en bodas de conveniencia como en otra granja dorada[…]

    Lo que yo entiendo es que Vicent, como ese “mono que se levantó en África” que “parece burlarse de lo que vino después”, “eso que SE HA LLAMADO humanidad” -es decir, Vicent duda de que el término humanidad sea correcto, evidentemente de forma irónica, en una especie de crítica que podría considerarse primera pista de esa ironía-.

    Vamos, que lo último que yo interpreto es que Vicent llame no ilustrado a quien se preocupe por la paleontología, incluso más bien lo contrario, aunque habría que preguntarle.

    Sobre el debate Arte Vs Ciencia, el Arte siempre jugó mejores bazas que la Ciencia, además de que, detrás de cada artista o “artista” hay toda una industria detrás que se encarga de recordárnoslo a menudo. Y ahí es dónde siempre saldrá ganando, porque se las ingenia mucho mejor. Además de tener un sistema de comunicación mucho más amplio que la Ciencia. Por no hablar de los canales. Lo mismo pasa con los deportes y su grandísima aportación a la humanidad (…).

    Saludos.

  5. Darío
    30 agosto, 2010 de 21:00

    Invariablmente terminamos en el problema de Las Dos Culturas.

  6. 31 agosto, 2010 de 10:34

    Darío tiene razón, y yo que creía que Snow estaba superado. Parece que lo de la Tercera Cultura a algunos aún no les ha llegado (aunque yo considero que no hay ni dos ni tres, que existe la cultura, nada más).

    http://es.wikipedia.org/wiki/Tercera_cultura
    http://www.terceracultura.net/tc

    Siempre he dicho que no hay “ignorantes en ciencias” o “ignorantes en humanidades”, que sólo hay ignorantes.

  7. 31 agosto, 2010 de 11:45

    KC, puede que tengas razón y haya malinterpretado a Vicent (ojalá leyera esto para poder preguntárselo), pero pienso que no. Y bajo mi punto de vista no fue sólo un “calentón” de verano ya que varias personas leímos a la vez ese artículo y llegamos a la misma conclusión.

    Saludos

  8. Ontureño
    31 agosto, 2010 de 12:30

    Viendo la entrada pensé “otro bonito ejemplo de cultos de letras despreciando la Ciencia como forma de cultura”. Pero después de ver la cita de KC creo que habéis metido un pelín la polla en el vinagre xD.

    Bueno, no pasa nada, te lo perdonaremos xD.

  9. 31 agosto, 2010 de 13:30

    Buenas:

    Yo tiendo a estar más con KC y Ontureño, según lo leí me pareció mal, pero con el texto ampliado me da que está siendo irónico.

  10. 31 agosto, 2010 de 18:32

    He leído el artículo original. Con esa ambigüedad que emplea Vicent puede significar el párrafo una cosa y su contraria. Además de contener alguna que otra errata.

    “Al principal icono de Kenia es el cráneo del primer mono que se puso en pie hace dos millones de años en el valle del Ritt”.

    Vide: http://www.elpais.com/articulo/ultima/cita/Nairobi/elpepiult/20100815elpepiult_1/Tes

  11. jose
    31 agosto, 2010 de 19:29

    A qué cráneo se refiere concretamente?

    Está bien que una de estas “celebridades” sea la principal atracción turística, pero me parece que la forma en que se cuenta la historia de los orígenes siempre ha sido un poco demasiado icónica. Últimamente ya es como enumerar “mascotas” una detrás de otra. El niño de Taung, el niño de Turkana, Zinj, Lucy, ahora Ardi, y antiguamente el hombre de Pekín, el hombre de Orce… ¿no os parece que esa forma de publicidad oculta los descubrimientos de verdad que se van haciendo? A mí me han preguntado cómo se puede saber nada con cinco o seis esqueletos. No saben que se han encontrado restos de más de trescientos afarensis por todo el valle del Rift. A lo mejor junto a la promoción de “mascotas” (hasta tienen nombres diminutivos como las mascotas, no me jodas) los museos y las revistas tendrían que incluir los números de verdad, cuántas especies conocemos, dónde se encontraron y dónde están ahora, cuántos hallazgos y en qué consistían. Eso está en los trabajos técnicos y ahí se queda.

    Por cierto, en mi opinión ese hombre quiere decir exactamente lo que dice. Que el turista ilustrado conoce a Isak Dinesen y está deseando ir a ver la granja aunque la cabeza del mono sea lo más turístico y lo que todo el mundo va a ver. Como cuando te dicen que aunque el big ben esté muy bien, si sabes algo de Londres seguro que conocerás otros sitios menos turísticos pero más bla bla bla.

  12. KC
    31 agosto, 2010 de 22:10

    Bueno, yo “conozco” a Vicent -parte de su obra- y en su caso no se puede decir que escriba sin cierta ironía y cierta crítica. Por poner un ejemplo:

    http://www.elpais.com/articulo/ultima/jueces/elpepuopi/20090118elpepiult_1/Tes

    Jose, en literatura, así como en opinión periodística con retazos literarios “decir exactamente lo que dice” es algo que no suele darse. O más bien poco. Aunque depende de autores, como en todo.

    Saludos.

  13. 4 septiembre, 2010 de 14:02

    Un articulo añejo de este blog para ahondar en posibles explicaciones de la actitud del turismo ilustrado:
    https://cnho.wordpress.com/2010/05/12/%E2%80%9Cnunca-como-ahora-ha-habido-tanta-divulgacion-cientifica-y-a-la-vez-tanto-desinteres-por-la-ciencia%E2%80%9D/

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: