Inicio > Escepticismo > Phil Plait: No seas idiota (La meta del escepticismo.)

Phil Plait: No seas idiota (La meta del escepticismo.)

11 septiembre, 2010

.

Entradas relacionadas:


  1. Francisco
    11 septiembre, 2010 de 7:29

    Hace un tiempo atrás escribí una entrada en el blog escéptico del que participo (http://www.aech.cl/2010/07/que-clase-de-esceptico-eres.html) (desconozco sus reglas sobre poner links en los comentarios, entenderé si lo eliminan)Sobre la discusión que generó el comentario de Phil Plait en TAM8. Una de las respuestas más interesantes fue la del también científico y divulgador, P.Z. Mayers (blog pharyngula) Este difiere de Plait en fondo y forma. No reconoce al tipo de DICK que describe Plait, pero defiende a quienes usan un poco la confrontación y la ironía, haciendo alusión al asombroso James Randi, describiéndolo como un poco DICK en su forma de divulgar el escepticismo pero, insisto, no del tipo descrito por Plait.
    Así como la ciencia se auto corrige, los escépticos, especialmente los que humildemente aspiramos a ser divulgadores, tenemos que probar fórmulas, buscar caminos, experimentar con herramientas, todo con tal de llegar a destino, incentivar el pensamiento crítico, racional, científico y humanista.

  2. 11 septiembre, 2010 de 9:20

    Es un video de tremendo interés. Absolutamente recomendable. Y hay que darle las grracias a Fisiliosofo por realizar la currada de traducirlo y subtitularlo.

    http://fisilosofo.wordpress.com/2010/08/22/phil-plait-no-seas-un-gilipollas/

    Saludos

  3. Bea
    11 septiembre, 2010 de 18:04

    Grande. Coincido con la rabia y la frustración que describe Plait porque a diario veo, escucho y leo barbaridades que tengo que dejar pasar porque si no “violaría la libertad de expresión” de quien las dice. Mientras pataleo por mi propia libertad de expresión (cohibida de antemano) me alegra ver que hay gente que promueve y alienta ese escepticismo activo.

  4. 11 septiembre, 2010 de 18:18

    Muy buen video lo voy a robar pa’ mi blog.
    Viéndolo se me ocurrió hacerles unas preguntas (que también es un experimento). Y la voy a formular de diferentes formas para que se entienda a donde voy
    ¿Por qué ser escéptico? o
    ¿Por qué es bueno ser escéptico? Y
    ¿Por qué transmitir este escepticismo?
    Aclaro que he tenido malas experiencias con este tipo de preguntas en el pasado

  5. Uno
    11 septiembre, 2010 de 19:23

    Si lo he entendido bien, viene a decir que con educación y diplomacia se consiguen mejores resultados. Esa afirmación requiere pruebas, no?

  6. 11 septiembre, 2010 de 22:29

    raztez :
    ¿Por qué ser escéptico? o
    ¿Por qué es bueno ser escéptico? Y
    ¿Por qué transmitir este escepticismo?

    Porque el mayor tesoro que podemos tener como especie es la Libertad. Porque la Libertad sólo se puede conquistar liberándonos de las tiranías, tanto físicas como intelectuales. Porque el único arma que sirve para luchar contra cualquier tiranía es la razón. Y porque la razón sólo se consigue con un pensamiento crítico.

  7. video
  8. 12 septiembre, 2010 de 17:21

    Hola Video no estaría mal que no te limitaras sólo a hacer honor a tu alias y comentaras algo en vez de colocar enlaces. Nos quedamos sin saber, por ejemplo, qué tienen de interesante para tí esos videos. Animate. 😉

  9. video
    12 septiembre, 2010 de 19:03

    Editado

  10. 12 septiembre, 2010 de 19:10

    ¿Por qué es bueno ser escéptico?
    -Porque el escepticismo es -hasta ahora- el único elemento de corrección que tenemos para que la herramienta que usamos para conocer el mundo -nuestra mente- funcione bien en las actuales circunstancias de nuestra especia. Hace miles de años escuchar un trueno e imaginarnos a Thor podía servir, ahora no.

    ¿Porqué transmitir ese escepticismo?
    -Porque está en nuestra especia -somos animales sociales- el compartir historias y comunicarnos. El hecho de compartir nuestra historia común y nuestro lugar en el mundo lo hemos hecho desde siempre: cuando éramos pocos y nos reuníamos alrededor de una hoguera, rellenábamos de historias el miedo a la oscuridad que nos rodeaba. Hoy, podemos rellenar de historias reales, tan maravillosas y fascinantes como aquellas, pero reales, verdaderas, auténticas, que hayan pasado por el corrector del escepticismo y se hayan convertido en ciencia.

    Magnífico enlace. Tan sólo me quedó un resquemor después de verlo… Y es que yo fui como esa cría que hacía preguntas sin parar a una profesora… sólo que yo era el escéptico y la profesora era todo lo contrario. ¿Qué hacer cuando la autoridad -el profesor- no tiene razón y por lo tanto es difícil mantener una discusión?

  11. 12 septiembre, 2010 de 19:12

    Especie, no especia, of course. I´m sorry.

  12. 12 septiembre, 2010 de 19:15

    Video una cosa es que comentes el tema del artículo y coloques algún vídeo de vez en cuando para apoyar tus tesis, o que también muy de tanto en tanto nos enlaces algún vídeo que te haga gracia. Pero si lo único que vas a ir haciendo es colocar varios vídeos a diario, que en ocasiones no tienen nada que ver con el tema del artículo, te recomiendo que te abras un blog (es gratis) y allí des rienda suelta a tu capacidad de difusión de videos.
    Saludos

  13. Darìo
    12 septiembre, 2010 de 21:16

    Dr. Plait: existen cosas que no importa como las digas, de todos modos no seràn bien recibidas.

  14. 12 septiembre, 2010 de 22:43

    Desgraciadamente, en la blogosfera y en la literatura al respecto encontramos “DICKS” por doquier. Los detesto y son dañinos. Afortunadamente, me pasó como a Plait, y en un proceso de varios años me di cuenta que la realidad que me hacían creer no era tal, pero todo gracias a que nadie me insultó por ello, yo busqué mis propias respuestas.

    En un post de mi blog muerto hay un ejemplo, que fue el libro sobre creacionismo de la colección Vaya timo (http://blog.evolutionibus.info/?p=60). Fue una gran oportunidad perdida, porque su autor, ciertamente, liberaba toda su frustración con insultos y apelativos “irracionales” a cada página, en lugar de mostrarse más diplomático. Sí, como dice Plait, seguro que su autor fue feliz en ese momento, pero no convenció seguro a un solo creacionista de sus errores, porque desde el primer insulto, le puso a la defensiva. Parece que este tipo de gente está más preocupada por que le aplaudan los suyos que por conseguir el auténtico objetivo.

    Saludos.

  15. 12 septiembre, 2010 de 23:18

    Yo creo que no es que haya dos tipos de escépticos, sino que a todos nos salta la vena descalificadora antes o después. Lo interesante de la conferencia de Plait, a mi modo de ver, es que nos hace plantearnos qué es lo que queremos conseguir, y si lo hacemos insultando al interlocutor.

    Creo que controlar este aspecto en la divulgación es fundamental, dado que si no estaremos haciendo algo diferente. Y como dice Plait en una de las mejores frases de la charla: en una guerra se necesitan soldados, pero esto no es una guerra, y lo que necesitamos son diplomáticos.

    Saludos.

  16. Luisito
    13 septiembre, 2010 de 20:33

    El título de la entrada es un eufemismo y dudo entre si deberíais o no ser fieles a la traducción.

    Literalmente, el video se llama “No seas gilipollas”.

    Sí, así de malsonante y con todas las letras, pero es importante notar la connotación, ya que precisamente lo que Plait reprocha a la comunidad escéptica es que a veces se llegue a la falta de respeto, el exabrupto, la humillación fácil… Lo que es un gilipollas, con todas sus letras.

    Por otro lado, tiene cierta lógica aplicar el mensaje y no intentar corregir la actitud de parte de la comunidad escéptica llamándolos gilipollas, sino algo más suave XD

  17. jose
    14 septiembre, 2010 de 1:37

    Es distinto hablar a un público neutral o a un neutral que tiene una cierta preferencia por los argumentos pseudocientíficos por la razón que sea y hablar con uno que realmente sabe a lo que va, un defensor de la pseudociencia: denialista, creata o el tipo que sea. Especialmente si gana dinero con eso (vende cacharritos, escribe libros, etc.) Yo soy de la opinión de que a la gente que simplemente ha leído cosas y está más o menos convencida hay que aproximarse al estilo amigable (como cuando cuenta al final lo de la niña creacionista), mientras que a los auténticos pseudocientíficos hay que destriparlos en público debido a su habilidad para rodear y esquivar discursos normales. Esto es exactamente lo que hacen dos de mis favoritos, pharyngula y erv.

    Aparte, no es sólo insultar. El dickishness siempre va acompañado de argumentos que son brutalmente definitivos. Por ejemplo, sacado de erv:

    Why has no one been able to see, by electron microscopy, a single HIV particle in the blood of AIDS patients, even those who have a “high viral load”?

    Youre a fucking retard.

    Ya está, se acabó. Es imposible discutirle a ese enlace. En el video se pregunta cuántos se convencieron de algo porque alguien les llamó “fucking retard”, pero lo que se dice en realidad es “youre a fucking retard por tal y cual”, siendo “tal y cual” argumentos inatacables (en este caso reducidos a un enlace). La parte de los argumentos no se menciona en el video, ni tampoco el que este tipo de discurso siempre esté dirigido a pseudocientíficos, no a gente como la niña de la que habla al final.

    Para mí, la parte agresiva es algo análogo a esto (de 9:33 a 9:55). Un recurso a utilizar cuando hace falta.

  18. kikostc
    14 septiembre, 2010 de 15:43

    Uno :Si lo he entendido bien, viene a decir que con educación y diplomacia se consiguen mejores resultados. Esa afirmación requiere pruebas, no?

    Desde luego que requiere pruebas, pero de esta manera he convencido p.e.: a mi pareja de que la astrología no tenía mucho sentido (nacimos con menos de 12 horas de diferencia y somos muy diferentes! 🙂 ) y a un brillante escéptico en la forma en la que expone sus razonamientos, la clave es la pasión y la empatía!!

  19. kikostc
    14 septiembre, 2010 de 15:52

    raztez :Muy buen video lo voy a robar pa’ mi blog.Viéndolo se me ocurrió hacerles unas preguntas (que también es un experimento). Y la voy a formular de diferentes formas para que se entienda a donde voy¿Por qué ser escéptico? o¿Por qué es bueno ser escéptico? Y¿Por qué transmitir este escepticismo?Aclaro que he tenido malas experiencias con este tipo de preguntas en el pasado

    Me encantaría leerlo!!

  20. Anarel
    15 septiembre, 2010 de 20:42

    Después de ver el vídeo y escuchar al tío éste, no puedo estar más desacuerdo con él. ¿No seas idiota? ¿Esa es la meta del escepticismo? No lo creo. Una cosa es ponerse en plan HOYGAN de doce años a soltar insultos y chorripolleces. Y otra muy diferente es ser agresivo. Porque de la misma manera que NO vas a convencer a nadie a base de insultos (a no ser que le acompañe una tortura o un experimento Ludovico, pero eso es ya otra cosa) tampoco vas a convencer con buenos argumentos y demás, por el simple motivo de que casi la totalidad de los creyentes (sean de la “especie” que sean) difícilmente abandonarán sus creencias para ser más escépticos.
    Y esto ocurre más que nada por ceporrismo absoluto. Es decir: si una persona carece de todo interés intelectual y sólo se interesa por la homeopatía, la religión y el reiki, si cree que rezar le mutará el ADN para sanarle, NADIE va a convencer a esa persona. Claro, la cosa es que no es sólo uno, sino miles. ¿Que es un problema? Sí, pero como él mismo dice, es difícil convencerlos de su error.

    Ahora bien, yo me pregunto, ¿es realmente necesario convencer a nadie de que está equivocado? Mi opinión es que sólo es necesario en caso de querer denunciarse las prácticas pseudocientíficas y quasi ilegales que llevan a cabo nuestros magufos timadores favoritos. ¿Acaso no perdieron varios juicios los creacionistas? Pues debería hacerse lo mismo, atacar a los magufos “jefes”, a sus gilichorradas y pufos. Denunciarlos, exponerlos como los gusanos rastreros que son, como los sucios mentirosos que son. Juntándose varios para demostrar que lo que dicen es falso y resulta peligroso, es posible que se diese el fenómeno mártir, pero seamos realistas: esta gentuza es carne de cañón. A los dos días, se olvidarán de él todos menos dos chalados que harán de todo menos algo útil con sus vidas.

    Sin embargo y a pesar de ello, creo sinceramente que el único objetivo del escepticismo es la educación. Si educamos a las nuevas generaciones en la ciencia, el pensamiento racional y crítico, en el escepticismo y tenemos éxito, entonces es que habremos cumplido nuestro objetivo. Yo, que en un tiempo seré profesor (aunque sea de inglés, me da igual) tengo esto muy claro. ¿Qué importan unos cuantos magufos que sacan dinero? Está bien atacarles y denunciarles, ser agresivos y no cortarse un pelo con ellos, exponerlos, quitarles las máscaras y mostrar sus rostros a todo el mundo. Yo soy el primero que lo hace (y hacía en mi blog). Pero, ¿al final sirve de algo todo eso? Creo que no. Vale más la pena centrarse en educar y enseñar, que en luchar. Esto NO es una guerra, ni hay bandos. La agresividad es buena, pero lo es porque los idiotas son de mollera dura y de rostro aún más duro. El respeto y las mojigaterías están de más con toda esta gente.

    Por cierto, un saludo a todos los habituales = D

  21. Darío
    15 septiembre, 2010 de 20:52

    Saludos a ti, Anarel 🙂

  22. Anita
    15 septiembre, 2010 de 23:08

    Me alegra leerte, Anarel. Estoy totalmente de acuerdo con que lo esencial es la educación.

  23. kikostc
    16 septiembre, 2010 de 9:10

    Para Aranel: Fui a un colegio religioso y estaba “convencidísimo” de la existencia del dios católico. Por suerte tenía, y sigo teniendo, un buen amigo que estudiaba veterinaria, nos gustaba tratar temas trascendentales a altas horas de la madrugada en bares de barcelona, me daba explicaciones biológicas a cuestiones que yo cría divinas y siempre lo hacía de manera pedagógica, lo cierto es que las conversaciones resultaban muy enriquecedoras y aclaradoras, y con el tiempo y un poco de lectura “de la buena” lo vi todo mucho más claro.. Sorry por el rollo pero a mí me funcionó!

  24. 16 septiembre, 2010 de 18:37

    Hola Anarel! se alegra uno de leerte!

    Yo creo más bien que hay que distinguir -como ya dijo alguien- al creyente del charlatán. Al primero no sólo hay que tratarle bien por efectividad, sino que además no merece otra cosa más que respeto y una discusión correcta. Si le han engañado, merece que se le muestre el porqué, no que se le llame idiota y se le acuse de propagar la oscuridad. Al segundo, sin embargo, caña sin pudor: no se trata de un despistado, sino de un caradura que seguramente ni siquiera cree lo que vende.

    Como a Kikostc, a mí (que soy muy charlas) me ha dado mucho mejor resultado el método del diálogo respetuoso y didáctico que el de la descalificación (que lamentablemente a veces no consigo evitar).

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: