Inicio > Actualidad, Ciencia, Física, Magufadas, Medicina > La nueva terapia de la Heliosis (que no Halitosis)

La nueva terapia de la Heliosis (que no Halitosis)

24 septiembre, 2010

Si escuchamos el término heliosis y sólo tenemos claro que se trata de algo relacionado con el sol, podríamos hacer dos cosas: recurrir al tradicional diccionario de la Real Academia Española de la Lengua o -más común en los tiempos que corren- tirar de Google.

Si hacemos lo primero, encontraremos que se trata de una forma fina de decir que hemos tomado demasiado el sol:

Lo cual no está nada mal, porque al llegar al chiringuito queda bastante elegante soltar un “deme una jarra de cerveza fría y enorme, que tengo una heliosis de órdago”, a pesar de que el snobismo tenga sus desventajas y el camarero pueda enterder que usamos el mal aliento como excusa para saciarnos del fermentado de la cebada.

La segunda opción, recurrir a Google, es aún más productiva. Intercaladas entre los numerosos resultados de diversos diccionarios haciendo referencia a la acepción médica del exceso de radiación solar sobre el cuerpo, nos encontramos con algunas páginas que hacen referencia a una terapia así denominada y que, efectivamente, consiste en tomar el sol. Ávidos y esperando que tal tratamiento incluya la jarra de cerveza antes mencionada, entramos a comprobar las excelencias de esta nueva forma de sanación.

La “benigna” radiación solar

En una de las primeras webs helioterapéuticas leemos

Heliosis es un sistema de energización que utiliza el sol y la luz para alcanzar un nivel superior de conciencia, de salud física, emocional y mental. Cuando hablamos de luz, a menudo nos referimos al aspecto visible al ojo humano de un espectro electromagnético mucho más amplio, compuesto de rayos infrarrojos, microondas, ondas cortas y amplias de radio, rayos ultravioleta, rayos x, rayos gamma y rayos cósmicos. En este espectro electromagnético completo está contenido el secreto de la luz solar y de la vida: en él están las propiedades nutritivas y terapéuticas fundamentales para nuestra supervivencia y las informaciones que le sirven a nuestra conciencia para realizar el siguiente paso evolutivo“.

Ay, ay, ay, esto empieza a sonar a magufada de libro: unas cuantas palabras técnicas que incluyan algo de radiación invisible, un efecto desconocido y secreto, y por supuesto el remedio a todos los males. Lo de ascender al siguiente paso evolutivo es un ornamento particular, pero no por ello menos interesante.

De momento se vierte una afirmación que  induce a error. Efectivamente, el espectro electromagnético solar abarca desde la radiación más energética de los rayos gamma hasta la menos energética de las ondas de radio  (los rayos cósmicos no forman parte del espectro electromagnético). Sin embargo, no todo este especto atraviesa la atmósfera y llega hasta nosotros, afortunadamente.

Espectro electromagnético indicando frecuencia, longitud de onda y capacidad para atravesar la atmósfera terrestre.
Espectro electromagnético indicando frecuencia, longitud de onda y capacidad para atravesar la atmósfera terrestre.

La mayor parte de las microondas, del infrarrojo y del ultravioleta, así como los rayos X y los rayos gamma,  no alcanzan la superficie de la Tierra debido a que los gases atmosféricos absorben un amplio espectro de radiación solar. La vida en nuestro planeta se ha adaptadado para tolerar estas frecuencias, pero no está preparada para sobrevivir al espectro más allá del ultravioleta cercano. Sin atmósfera, la radiación electromagnética  más energética no permitiría la vida tal y como la conocemos.

Así pues, eso de que “En este espectro electromagnético completo está contenido el secreto de la luz solar y de la vida: en él están las propiedades nutritivas y terapéuticas fundamentales para nuestra supervivencia y las informaciones que le sirven a nuestra conciencia para realizar el siguiente paso evolutivo”, quizá sea una afirmación arriesgadamente temeraria. La Heliosis que agarraríamos con una buena dosis de UV, Rayos X y Rayos gamma, sería bastante poco aconsejable.

La información de la radiación electromagnética

Continúa la explicación helioterapéutica diciendo:

El sol es un centro de transmisión de frecuencias electromagnéticas a través de las cuales el universo comunica a nuestro sistema las informaciones relativas al plano evolutivo: el nivel de conciencia, la capacidad de sanarse, las capacidades psíquicas, etc.

Vayamos por partes. Si hay transmisión de información (es decir, comunicación) debe haber: (I) un emisor, que suponemos que es el Sol. (II) un canal, que suponemos es la radiación electromagnética, (III) un mensaje, que es la información sobre la vida y todo eso y (IV) un receptor, que se supone que somos nosotros.

Es decir, ¿nos están contando que el sol transmite una información específica sobre como curar enfermedades?. No puede ser. Deben querer decir que la radiación solar CURA enfermedades. Leamos un poco más:

Las frecuencias de la luz contienen informaciones que nos sirven para acceder a un nuevo nivel de conciencia, de salud, de autosanación, de equilibrio mental y emocional y nos permiten acceder a una nueva visión de la existencia mucho más satisfactoria y armónica.

Pues va a ser que sí: no es que el sol cure, es que el sol nos transmite la información de como curarnos. Estoy impaciente por seguir leyendo.

El método Heliosis está basado sobre 9 módulos que se aprenden en un día y se desarrollan en el periodo de 5 meses, cada uno de los cuales tiene la tarea de aumentar el nivel de energía y conciencia, acompañando el practicante en un recorrido evolutivo gradual y armónico.

Genial! un descubrimiento impresionante, una nueva aplicación terapéutica revolucionaria que utiliza lo último en conocimientos sobre radiación y espectro electromagnético ¡¡y se aprende en un solo día!!

Las frecuencias evolutivas de la luz solar, correctamente utilizadas, llevan nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones a purificarse y a eliminar las toxinas (físicas, emocionales y mentales) que limitan la expresión de nuestro ser.

Mal empezamos. ¿Que es eso de las “frecuencias evolutivas”? ¿ya nos estamos inventando palabros? La frecuencia evolutiva, como mucho, es la cantidad de cambio morfológico con relación a un patrón temporal, hace referencia a la biología evolutiva y no tiene absolutamente nada que ver con el tema. El sol no emite ni frecuencias evolutivas ni frecuencias creacionistas, emite radiación electromagnética. La frecuencia es una magnitud física que indica el número de repeticiones de un suceso en un período de tiempo. No es nada mágico, es una simple medida como la longitud o la anchura. La unidad en el sistema internacional es el Hercio (Hz): una frecuencia de un hercio se refiere a un suceso que se repite una vez por segundo. En el caso de la radiación electromagnética, la frecuencia es el número de repeticiones de la onda por segundo.

Ondas con distinta frecuencia

Ondas con distinta frecuencia

Así que lo de “frecuencias evolutivas” debe ser algo similar a los “kilómetros evolutivos” o “litros evolutivos” que todos ustedes conocen sin duda.

Ya llegó el ying y el yang

Sigue rezando la disparatada explicación:

La luz solar, utilizada correctamente, es capaz de equilibrarnos en profundidad, purificando nuestro ser de las energías pesadas que intoxican nuestra vida.

En pleno siglo XXI y aún estamos a vueltas con las “energías negativas”. No hay evidencia de ninguna “energía pesada” ni nada que se le parezca en nuestro cuerpo. La energía, en física, es la capacidad para realizar un trabajo, y todos los cuerpos -por el simple hecho de tener masa- disponen de energía. Por ejemplo, la energía cinética de un cuerpo en movimiento o la energía potencial debida a su posición. Otra cosa son las fuentes de energía, procesos por los cuales puede obtenerse energía para realizar un trabajo, como la fisión nuclear, la hidroeléctrica o la eólica. En ese sentido, nuestro cuerpo posee distintos tipos de energía: potencial y cinética (si está erguido o en movimiento, respectivamente), química (fundamentalmente gracias al ATP) o eléctrica a lo largo de ciertas membranas celulares. Por ello, eso de energía “pesada” no tiene sentido alguno fuera de los fantásticos círculos esotéricos. De igual forma, una energía no puede intoxicar, así como no puede intoxicarnos un movimiento. Otra cosa es que una fuente de energía nos pueda dañar, como el propio Sol si nos exponemos demasiado y sin protección o la piedra del dibujo si nos cae encima.

Pero tranquilos, que la explicación va entrando ya en más detalles.

A través de uso correcto de la luz solar se puede arreglar el peso de cuerpo, el sueño, los procesos de renovación celular, la fuerza vital, el sistema inmunitario, la mineralización de los huesos, la lucidez mental y mucho más.

Ahora ya no hablamos de espectro electromagnético, sino de “luz”. Hemos reducido de un plumazo todo lo que no sea visible por el ojo humano. Además, esta luz se debe “usar correctamente” , por supuesto, sin indicación alguna de tan fantástica utilidad. Eso sí lo de “arreglar el peso del cuerpo” tiene su interés ¿la luz visible adelgaza?

Veamos más adelante:

Sintonizar concientemente la luz que nuestras células proyectan (Biofotones  y Qbit) con las frecuencias de la luz solar nos permite de alcanzar armónicamente un estado de conciencia superior.

Vaya, vaya, biofotones y Qbites, ahí es nada. Tenemos que “sintonizar” la emisión de nuestras células con la luz del sol. ¡Menos mal que tenemos todo un día para aprender a hacerlo!. Como buena pseudociencia, hay que utilizar algún concepto poco conocido para vestir la doctrina de seriedad “científica”, y los biofotones e Popp son un buen recurso.

Termina la explicación con una reveladora frase:

Cuando el practicante accede a los módulos superiores del método Heliosis se hace conciente de la naturaleza luminosa de la energía vital, de las emociones y de los pensamientos: ¡Están hechos de luz!

La verdad, no se si los pensamientos están hechos de luz, pero desde luego, tengo claro que ciertas argumentaciones están hechas de humo.

.

Entradas relacionadas:


  1. 24 septiembre, 2010 en 10:53

    ¡Juas! Buenísimo 😀

    Los beneficios que otorga la luz solar, sus efectos sobre la vida y por supuesto, sobre nosotros, su actuación en los procesos de fotosíntesis, de síntesis de vitaminas, de fuente de calor, de ciclos diarios, etc… son más que evidentes. Pero leñe, una cosa es eso y otra el panfleto energético-cuántico-frecuéntico-evolutivo ese 😀 J. M., eres un santo, vaya paciencia tienes, jeje.

  2. Rhay
    24 septiembre, 2010 en 11:18

    ¿Y el precio de esta terapia incluye el tiesto, la tierra y el abono, o lo tienes que pagar aparte? :mrgreen:

  3. lucien
    24 septiembre, 2010 en 11:25

    “Heliosis es un sistema de energización que utiliza el sol y la luz para alcanzar un nivel superior de conciencia…” Ahí me he quedado, ya nos quieren vender cualquier cosa por ridícula que sea, esto es increible.

  4. 24 septiembre, 2010 en 13:10

    Sólo hay una cosa que no entiendo. ¿Qué venden? Tomar el sol lo hace cualquiera en la calle, y los dermatólogos nos avisan de lo que ocurre si nos pasamos. ¿Entonces?

  5. 24 septiembre, 2010 en 13:25

    Manuel :

    Sólo hay una cosa que no entiendo. ¿Qué venden? Tomar el sol lo hace cualquiera en la calle, y los dermatólogos nos avisan de lo que ocurre si nos pasamos. ¿Entonces?

    Viajes, seminarios y cursos.
    No te van a enseñar a conducir la luz del Sol de grati’ 8)

  6. Carlos
    24 septiembre, 2010 en 14:35

    Lo bueno es que cuando has aprendido a conducir la luz, te dan un chicle de clorofila …y es que lo flipas.

  7. 24 septiembre, 2010 en 14:37

    ¿Enseñar a conducir la luz? 😆 😆

    Si hay algo en lo que ya tenemos master en este país es en tomar el sol. Quizás en Finlandia tengan mejor mercado.

  8. 24 septiembre, 2010 en 14:39

    Manuel :

    Sólo hay una cosa que no entiendo. ¿Qué venden?

    Nuevo módulos en un día, ¿te parece poco? 🙄

  9. 24 septiembre, 2010 en 14:39

    A mi lo que me parece increible no es que haya unos cuantos que se inventen estas chorradas. Lo que no entiendo es que haya alguien que se las crea.

  10. 24 septiembre, 2010 en 14:44

    Javi he de confensar que antes de abrir este blog yo tampoco lo entendía. Pero conforme pasa el tiempo lo voy entendiendo más 😉

  11. mikemarlowe
    24 septiembre, 2010 en 15:06

    Buenas:

    ¡Ondia! Yo pensé que mi escasa lucidez mental se debía a los efectos del alcohol sobre mi Neurona Única, pero es que no tomo el sol de forma adecuada. Seguro que esta terapia la agradecen mi escaso coco y mi barriga cervecera, eso de adelgazar sin dejar la cerveza me parece fetén, oiga. :mrgreen:

    Cuánta tontería junta tiene que leer uno…

  12. NewZealander
    24 septiembre, 2010 en 15:10

    O sea ¿Que si te pilla de vacaciones en la antártida de noche se jodió el invento?
    Un saludo

  13. Battosay
    24 septiembre, 2010 en 15:20

    Manuel :
    Javi he de confensar que antes de abrir este blog yo tampoco lo entendía. Pero conforme pasa el tiempo lo voy entendiendo más

    Pues explícalo, porque yo no lo entiendo. Yo no creía que hubiese tanto crédulo (está tardando el predicador de turno de esta nueva estafa, por cierto), pero he visto que los hay, y a patadas. Pero, aunque los veo, soy incapaz de entender como se creen estas cosas, gente desesperada a parte. Así que no estaría mal que lo explicases, o un artículo al respecto. Algo así como “Por qué la gente cree en tonterías sin tener prueba alguna”, aunque me suena que ya hay algún artículo así, ¿no?

  14. Rhay
    24 septiembre, 2010 en 15:30

    La gente se cree este tipo de chorradas porque te lo venden con una pátina de “científico” que apesta.

    A mí me ha pasado con un montón de usuarios de homeopatía, que lo primero que te sueltan es “si te lo receta un médico, será que funciona”, y tienes que explicarle que los homeópatas por norma general no son médicos, tienes que sacar un medicamento homeopático y hacerles ver la composición, en donde queda claro que no hay principio activo, y después de todo este esfuerzo, la mayoría de la gente se convence de que la homeopatía es una estafa. Pero tiene que haber ese trabajo posterior al magufo-anuncio.

  15. 24 septiembre, 2010 en 15:30

    Dejando las situaciones desesperadas aparte, creo que es una mezcla de ganas de creer (parece que nuestro cerebro no está diseñado para el escepticismo), educación (más bien falta de…). aburrimiento (que lleva a bromear y escribir lo que les da la gana en Internet) y afán de protagonismo (que lleva a montar caos y a no ceder jamás en un debata).

    Después colocar a cada cosa en su categoría no es tarea fácil. Desde los que afirman que la Tierra es hueca y tiene un sol interior, a los que acuden a medium para hablar con su abuelo fallecido o los que sin saber distinguir una ultracentrifuga de una lavadora de carga superior hablan de coeficientes de sedimentación de 1.16 para que sea un retrovirus media un abismo.

    De todas formas cada dia aprendo algo nuevo, siempre hay días con algún comentario que me sorprende.

  16. 24 septiembre, 2010 en 16:20

    Todavía no me explico cómo no se me ha ocurrido a mi antes …

  17. 24 septiembre, 2010 en 16:34

    Pues yo sigo sin entenderlo. Comprendo que alguien pueda caer en un timo mas o menos elaborado como la homeopatia que, si no te has molestado en leer un poco y no tienes algunos conocimientos de quimica o biologia, puede colar. Pero es que cosas como la de la heliosis o la Tierra plana son de un sentido comun minimo.

    Estoy hablando de gente que se lo cree de verdad, no de un troll que entra a decir cualquier tonteria por diversion. A veces pienso que es que no tengo sentido del humor y todo el que dice que se lo cree esta de coña.

  18. 24 septiembre, 2010 en 17:42

    Battosay :
    Pues explícalo, porque yo no lo entiendo. Yo no creía que hubiese tanto crédulo

    Para explicarlo, primero necesito describir cómo se relacionan los procesos mentales con el entorno. De un lado tenemos una continuidad biológica donde somos un ser vivo más dentro del eterno intercambio de estímulos, mensajeros, reacciones y acciones químico-eléctricas. Por otro lado tenemos una realidad psíquica, que es la interpretación subjetiva que le damos a dicha continuidad biológica. En este caso, el complicado proceso de contrastes percibidos a través de receptores dedicados conectados al lóbulo occipital y modulado por dos ejes químicos es interpretado subjetivamente como un texto que estás leyendo en este momento.

    El problema está en que la relación entre esta continuidad biológica y la interpretación subjetiva de la misma es de facto, siempre verdadera. Pongamos como ejemplo el estrés. El estrés es una reacción asociada al mecanismo biológico de amenaza-huída bien estudiado y que alguien más podría explicar mucho mejo que yo.

    Si comparo la respuesta biológica de dos personas: una sometida a una amenaza real como aventarse desde un puente, y otra que está presentando su examen final de matemáticas discretas, ambos presentan la misma respuesta biológica. En el primer caso la amenaza de vida es “real”, mientras que en el segundo es eminentemente “social”. ¿Por qué se da el mismo proceso biológico? Porque para nuestro sistema biológico las señales de la realidad subjetiva son siempre reales.

    Basándonos en esto, creer en una magufada es una respuesta lógica, y asociada al mecanismo de supervivencia que acabo de explicar. Por el contrario, el pensamiento crítico no aporta seguridad al sistema, no le permite funcionar adecuadamente, ya que, imagina si pidiésemos pedirle a nuestro cuerpo que no reaccione ante una amenaza (usando el mismo ejemplo) hasta no verificar si la misma es o no real. Afortunadamente no se puede. ¿Por qué? porque el pensamiento crítico es posterior a la percepción biológica, y es esta percepción biológica de la que el pensamiento (en tanto interpretación de una percepción biológica que le antecede) procede a funcionar desde la cognición lógica (casi siempre falaz) o la cognición crítica (que consume más energía y por ende no se da de forma automática).

    En este punto podemos ya aportar lo que las ciencias cognitivas tienen para explicar las diferentes falacias lógicas con las que nuestro pensamiento está “amoldado”. La llamada “inteligencia humana” no es otra cosa más que un conjunto de falacias lógicas que nos ayudan a procesar la información con el menor esfuerzo posible. En pocas palabras, podemos decir que el pensamiento crítico es anti natura, al requerir mayor energía dirigida al cerebro, y una mayor movilización de los ejes neurológicos que rigen la respuesta a dicha información.

    En pocas palabras, creerse una magufada no requiere ningún cambio en nuestra forma en la que pensamos “por naturaleza”, y apela a presupuestos cognitivos pre-existentes resultantes de nuestro desarrollo. Por ejemplo, el pensamiento mágico, el cual rige nuestros primeros años de vida antes de adoptar el pensamiento causa-efecto. Efectivamente, cuando tenemos menos de 2 años, no asociamos un evento a una causa, sino a la espontaneidad misma del evento.

    Creo que me extendí un poco, pero en concreto, por eso la creencia como respuesta natural.

    Saludos cordiales,

    C.M.

  19. 24 septiembre, 2010 en 18:39

    No se puede decir que Rafa vuelva a las andadas, porque nunca las deja.

    No es por mañoso, pero hay algo de lo que discrepo J.M. No me parece del todo correcto definir la energía como capacidad para realizar trabajo, porque eso llevaría a pensar que toda la energía debe poder convertirse en trabajo, y esto último a negar el segundo principio. Además dejaría medio nebuloso el concepto de energía asociada a un campo, ya que el trabajo es realizado siempre por fuerzas, y las fuerzas se dan entre partículas o sistemas de partículas.

    No es que tenga una mejor definición, y de hecho se me hace que lo que gane en rigurosidad se va a perder en claridad. Pero creo que vale mencionar la sutileza.

    Muy buena la entrada. Saludos.

  20. kratso
    24 septiembre, 2010 en 18:58

    La verdad es que la energia es la capacidad de realizar un trabajo, pero no toda la energia se convierte en trabajo, se pierde siempre algo, que depende de la eficiencia.

  21. ateo por suerte
    24 septiembre, 2010 en 19:41

    Te queda una última opción a la Gran Depresión que ya hemos empezado: vivir sin comer, lo cual es posible. No es que lo recomendemos, pero te informamos de ello para que conozcas las infinitas posibilidades del hombre y el yoga y la ignorancia absoluta en que chapotea la vergonzosa Ciencia Oficial que vive instalada en el dogma, la manipulación y la ignorancia:

    HIRA RATAN MANEK

    http://www.solarhealing.com

  22. ateo por suerte
    24 septiembre, 2010 en 19:53


    aqui el señor Hira Ratan Manek llega a decir que hay personas que se han curado solo con esto, dejando los tratamientos oncologicos y se queda tan ancho…
    no pugna esto para una triste bocarrana?

  23. Antoine
    25 septiembre, 2010 en 23:10

    ateo por suerte :



    aqui el señor Hira Ratan Manek llega a decir que hay personas que se han curado solo con esto, dejando los tratamientos oncologicos y se queda tan ancho…
    no pugna esto para una triste bocarrana?

    Para flipar. Si es que hay gente para todo:

    “Food is not a necessity for the body to function, only energy is. ”

    “Photosynthesis, which we misunderstand, does not in fact need chlorophyll. Only the plant kingdom needs chlorophyll. Human body can do it with a different medium. Photosynthesis is transforming the sun energy into a usable energy format. This is how Photovoltaic cells work and electricity is produced, similarly water is heated, food is cooked in solar cooker, and solar batteries run automobiles. ”

    Acojonante. Por lo visto nuestras células no se renuevan y estamos hechos de silicio dopado. Lo que aprende uno en internet.

    Bueno, me voy a por unos fototubos que tengo hambre.

  24. 29 septiembre, 2010 en 1:46

    Bueno, estos de aquí:
    http://altered-states.net/barry/newsletter278/index.htm
    son casi igual de graciosos y en vez de con sol se “curan” con rayos atrapados en alguna capa de la atmósfera empalmados con el yinyang, el DNA y la evolución mamífera. Así de sopetón. Casi nada. Al menos dicen claramente cuanto cobran casi al final ¡y se puede pagar por paypal!
    (No perderse el “disclaimer” de final de página).

  25. 24 octubre, 2010 en 2:25

    Ahh, ya está. Debo haber escrito algo mal. En fin, era para contar que este mismo fin de semana se está dictando un “taller de heliosis”, a cargo de StarClown, a unos 160 euros el día. ¿No cuenta como un delito esto?

  26. 24 octubre, 2010 en 9:08

    Es increíble, menuda imaginación tiene la gente. A mi no se me podría ocurrir una magufada así.

    Además, esta es hasta inteligente, sino probad, al final del invierno, a tomar un poquito de Sol, veréis lo bien que os sentís luego. Es simplemente por la producción de vitaminda D.

    Me imagino a la gente tomando el sol en estos cursos y luego sintiéndose muy bien, con lo que para ellos queda claramente demostrado que es real. Crean una relación causal errónea basada en una experiencia propia.

  27. Rhay
    24 octubre, 2010 en 10:10

    Os lo juro por lo más sagrado: algún día encenderéis el televisor y veréis a un tipo promocionando una crema antiarrugas a base de orines de gato… Seré yo. Si aquí la gente se aprovecha de la baba del caracol, del sol, de las cosas más inverosímiles que nos podamos imaginar, ¿por qué no voy a poderme lucrar yo con los desechos de mis gatos?

  28. 24 octubre, 2010 en 12:20

    Tengo un gato que pesa 5 kilos, es enorme! (curiosamente se llama Pekeño). Con el orín de este tenías stok para tres semanas XD.

  29. Rhay
    24 octubre, 2010 en 18:13

    Vale, pues júntalo con el uno de los míos, que también está en los cinco kilos (Mi Nyx es mucho Nyx) y nos hacemos de oro, Pablo…

    Además, podemos hacer cremas de señora y caballero, según la orina sea de gato o de gata… 😆

  30. 24 octubre, 2010 en 18:30

    Y los afrodisíacos? Para ser un kit magufo hecho y derecho, creo que no puede faltar un afrodisíaco a base de orina de gato.

  31. Rhay
    24 octubre, 2010 en 18:55

    Eso por supuesto, Nicolás, pero para ello necesito feromonas, así que iré persiguiendo a las gatas en celo del barrio… :mrgreen:

  32. Aioros
    24 octubre, 2010 en 20:45

    Rhay :
    Vale, pues júntalo con el uno de los míos, que también está en los cinco kilos (Mi Nyx es mucho Nyx) y nos hacemos de oro, Pablo…
    Además, podemos hacer cremas de señora y caballero, según la orina sea de gato o de gata…

    Y solo para que a la gente no le de asco, les indicas que has seguido los más rigurosos procedimientos homeopáticos por lo que la orina se encuentra muy diluida. Y te olvidas de andar recogiendo pis de gato 😉

  1. 15 septiembre, 2011 en 0:11
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: