Inicio > Crítica literaria, Física > El juicio a Einstein

El juicio a Einstein

2 octubre, 2010

Autor: Siesp

– La acusación demostrará que el acusado es culpable de revolucionar la Física, con un excéntrico comportamiento que, incluso, lo condujo hace unos años al banquillo de los acusados por acoso sexual, delito del que fue absuelto por el sólo hecho de…

– ¡Protesto! – se incorporó enérgicamente el abogado defensor.

– Se acepta –sentenció el juez, fulminando con la mirada al fiscal –. El jurado no tendrá en cuenta las últimas palabras del fiscal puesto que el acusado fue absuelto.

– Perdón, señoría. En definitiva, estamos aquí para juzgar a Albert Einstein por habernos embarcado en una endiablada manera de entender el universo, aún cuando la más famosa fórmula jamás descubierta, E = mc2, le significara el premio Nobel…

– ¡Protesto! – esta vez, el abogado defensor se regocijó – Mi defendido no fue jamás galardonado con tal premio por haber descubierto la más importante fórmula de todos los tiempos, sino por explicar el efecto fotoeléctrico.

– Se acepta. Señor fiscal – demandó el juez – ¿sabe usted que para ganar un caso hay que, además de hablar bien, saber de lo que se habla?

– Señoría, todo el mundo asocia al señor Einstein a la fórmula E = mc2, y como recibió el premio Nobel…

– ¡Basta ya! Me veo obligado a sobreseer el caso, toda vez que el ministerio fiscal, a cada paso que da, demuestra que el Método Científico es válido incluso en las áreas judiciales, proporcionando con su ignorancia las claves para que la defensa pueda ganar cualquier apelación. No malgastaré más el dinero de los contribuyentes en mostrar por televisión las falacias de la fiscalía. Nunca mejor dicho aquello de “la incertidumbre ha salvado al acusado”. – Y el juez, Werner Heisenberg, se retiró.

.

Entradas relacionadas:


  1. 2 octubre, 2010 de 12:12

    Si el fiscal hubiese sido von Karma (véase Phoenix Wright) solo PW habría salvado a Einstein de la condena… 😆
    Muy buena, y que incompetencia la del fiscal…

  2. Ricardo Llorca
    2 octubre, 2010 de 12:21

    Joder Kratso, muy friki lo tuyo!!!

    Aunque me imagino un pantallazo en el juzgado diciendo: PROTESTO!! mientras P.Wright saca una superprueba de la chistera.

  3. 2 octubre, 2010 de 14:04

    Quien dice chistera dice de su difunta jefa… 😆 A mí me gusta más en ingles, Objection!
    PD: aquí lo que diría PW en el juicio: http://objection.mrdictionary.net/go.php?n=4343240

  4. 2 octubre, 2010 de 14:07

    Yo lo prefiero en ingles… Lo que habría dicho PW en la sala del juicio. http://objection.mrdictionary.net/go.php?n=4343240

  5. 2 octubre, 2010 de 14:12

    Buenas:

    Buenísimo el texto, un aplauso para Siesp.

  6. 2 octubre, 2010 de 14:27

    Redacté mi comentario dos veces(una escueta) por que no lo ví, y siendo como soy, creí que no lo había enviado…:lol:

    PD El texto buenísimo

  7. Rhay
    2 octubre, 2010 de 15:43

    Sí, sí que es bueno el texto.

    Kratso, como persona versada en la materia, me quedo con nuestro patrio “¡protesto!”, que es como más contundente. Además, siempre se usan frases como “Señoría, con la venia, debo protestar enérgicamente por las insinuaciones que hace el ministerio fiscal. Ruego no consten en acta”, que es una frase como muy contundente…

  8. 2 octubre, 2010 de 15:48

    Me acabo de acordar cuando en el caso4 del 1er juego si presentas una prueba que no corresponde el juez te dice que no sin haberla visto…
    Y yo prefiero el Objection!, me suena mejor… 😀

  9. Rawandi
    2 octubre, 2010 de 17:37

    Imaginar a un nazi como Werner Heisenberg ejerciendo de juez da repelús…

  10. Manuel Abeledo
    2 octubre, 2010 de 18:57

    ¿Heisenberg, nazi? 😀 😀 😀

  11. 2 octubre, 2010 de 19:39

    ¿¿¿Heissenberg nazi???WTF?! Si yo juraría que fue gracias a el por lo que el plan nuclear nazi no fue para delate…

  12. Darío
    2 octubre, 2010 de 20:17

    Rawandi :
    Imaginar a un nazi como Werner Heisenberg ejerciendo de juez da repelús…

    Mira tú. 😯

    Overruled!

  13. Darío
    2 octubre, 2010 de 20:18

    Y buen relato, Siesp

    ¿Quiénes serían el juez y el fiscal en algo semejante con Darwin? 🙂

  14. Cronopio
    2 octubre, 2010 de 20:37

    El fiscal, Emilio Cervantes, sin duda.

  15. Rhay
    2 octubre, 2010 de 21:32

    Cronopio :
    El fiscal, Emilio Cervantes, sin duda.

    😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆 😆

  16. Rawandi
    4 octubre, 2010 de 17:10

    Hay dos versiones sobre la reunión que tuvieron Bohr y Heisenberg en 1941 en Copenhague. Bohr escribió tras la guerra que en esa reunión Heisenberg trató de atraerlo al bando nazi, mientras que Heisenberg sostenía que su antiguo profesor le malinterpretó.

  17. 4 octubre, 2010 de 17:37

    Pues a mí Rawandi me da la sensación que es uno de esos puntos que aún no están completamente claros. En un artículo de NY Times intentaron mostrar algo de luz, pero bajo mi punto de vista tampoco aclararon mucho: http://www.nytimes.com/2002/02/07/world/new-twist-on-physicist-s-role-in-nazi-bomb.html?ref=werner_heisenberg

    Tras la guerra muchos científicos que trabajaron obligados por el régimen, y que no simpatizaban con él, se mezclaron con otros que sí eran nazis convencidos, pero que fueron “perdonados” por las potencias si trabajan para ellas. Y de esa forma se disolvieron unos en otros y ahora es complicado para los historiadores separar el trigo de la paja.

  18. Cronopio
    5 octubre, 2010 de 0:32

    Viene a ser curioso que en relidad en Alemania nunca hubo Nazis. Todos eran colaboradoresobligadosencontradesuvoluntad. A pesar de ello Hitler ascendió al poder al ganar unas elecciones democráticas…..

  19. Rawandi
    6 octubre, 2010 de 16:25

    Manuel, a mí me parece que las palabras de Bohr zanjan suficientemente la cuestión, sobre todo si tenemos en cuenta que Bohr era cualquier cosa menos tonto y que además no tenía ningún motivo para mentir, mientras que Heisenberg sí podía tener abundantes motivos para mentir después de la guerra.

    En la biografía de Bohr de la editorial Nivola, Jesús Lahera afirma que según todos los indicios Heisenberg abrazó los ideales del nacionalsocialismo.

  20. Darío
    6 octubre, 2010 de 16:35

    Si por las palabras de cualquiera se zanjaran las discusiones, no tendría sentido ni siquiera plantearlas.

    Los nazis tenían de la mecanica cuántica y la relatividad la idea de que era “física judía”. Y en lo que he leído de él y sobre él, no encuentro en que parte sustente a los nazis.

    Y esto de la “física judía” hizo que los nazis difícilmente entendieran las ventajas de tener ese conocimiento y a quienes lo generaban a su servicio. Algo parecido a lo que sucedió en biología con Lysenko en la Unión Soviética o las burradas actuales que leí el otro día sobre “la ciencia del hombre blanco”.

  21. Uno
    6 octubre, 2010 de 16:54

    A mi me gusta la actitud de von Laue, que desde dentro, hizo mucho para que los científicos judios o perseguidos por los nazis pudiesen tener buenos puestos cuando huían de Alemania. Además defendió la Relatividad cuando los científicos nazis intentaban crear una “cosmología aria”. Einstein, que nunca volvió a Alemania tras la guerra, respondía así cuando algún alemán de visita en Princeton le decía si quería mandar un mensaje a alguien en Alemania: “saludos para von Laue”.

  22. KC
    6 octubre, 2010 de 18:48

    Cronopio :
    Viene a ser curioso que en relidad en Alemania nunca hubo Nazis. Todos eran colaboradoresobligadosencontradesuvoluntad. A pesar de ello Hitler ascendió al poder al ganar unas elecciones democráticas…..

    Cronopio, no te equivoques, mucha gente que realmente no estaba interesada en política se abrazaría a cualquier régimen con tal de no perder su casa, sus bienes, y en definitiva su vida. Este tipo de cosas son peores que la lepra, en el sentido de que con un poco de publicidad, medios, palabrerio y ejército, la gente se creía cualquier cosa (y más que le valía).

    En el caso de Hitler ya conocemos que Alemania venía de un desastroso final de la IGM, condenada a la miseria absoluta, y un palabrero con micro y discurso preparado era lo que la mayoría quería escuchar. Y fue lo que escuchó: un puto loco teatrero con aspiraciones a Alejandro Magno. Pero que bien hacía los discursos…

    Es decir, más que nazis, lo que había en Alemania en esos momentos de las elecciones democráticas que comentas eran condenados a la pobreza, ignorantes, imbéciles e interesados, por este orden.

    Saludos.

  23. KC
    7 octubre, 2010 de 10:30

    Hubo un tiempo en el que los juicios eran sobre ideologías políticas, en el que se humillaba a personas de otras razas, en el que se increpaba a personas homosexuales, y hoy tenemos ésto -ver vídeo-, lo que me demuestra que, más que el fondo, la cuestión es otra, y que Freud sigue vigente más que nunca, por muy de pseudocientífico que le tachen:

    http://www.elmundo.es/america/2010/10/06/brasil/1286316222.html

    Ni decir tiene que si así es la Universidad por aquellos lares, no me imagino un campo de fútbol.

    Y seguro que si alguien monta una partido en esa Universidad que se llame el partido “antifaldas”, sale elegido, y uno de sus dogmas más importantes sería ese.

    Supongo que el gilipollismo tiene caminos tan inesperados que no dejan de sorprenderme.

    Saludos.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: