Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas, Medicina, Microbiología > La eficacia y los efectos secundarios de las vacunas en cifras

La eficacia y los efectos secundarios de las vacunas en cifras

12 octubre, 2010

Aviso médico

Este artículo va a mostrar en cifras la variación de cinco enfermedades infecciosas para las que existe vacuna en el período 1986-2007 en España. Los datos han sido obtenidos de la base de datos de enfermedades de declaración obligatoria del Instituto Nacional de Estadística español. Para este primer análisis he tomado como enfermedades modelo la gripe, la tos ferina, y las tres que incluye la vacuna triple vírica: sarampión, rubéola y paperas.

La gripe

Evolución del número de afectados de gripe en España en el período 1986-2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística

La gripe es una enfermedad producida por un virus que ocasiona una mortalidad muy variable dependiendo de la cepa que provoque la epidemia estacional. Cada otoño empieza una campaña de vacunación contra las cepas esperadas ese invierno. La vacuna se recomienda a personas mayores de 65 años, que es donde se produce el 95% de la mortalidad de la gripe, así como paciente inmunodeprimidos o que sufran alguna afección respiratoria y/o cardiaca.

En el año 1986 la gripe afectó a 4.555.662 personas bajando especialmente a partir del año 2000. De esta forma en el año 2007 las personas afectadas fueron de 681.988, lo que supone el 15% de los afectados a finales de la década de los 80. Si las tasas de mortalidad se mantuvieron dentro de la media, en el 2007 se produjeron unas 4.000 muertes menos por gripe que las acontecidas en 1986.

La tos ferina

Evolución del número de afectados de tos ferina en España en el período 1986-2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística.

Esta enfermedad está producida por la bacteria Bordetella pertussis que provoca una enfermedad del aparato respiratorio, especialmente de vías altas. Pero si la enfermedad no se detecta en su fase temprana puede complicarse a neumonía y transformarse en una enfermedad muy grave. La tos ferina es considerada una enfermedad de niños de países subdesarrollados, donde provoca una elevada mortalidad, ya que las campañas de vacunación la ha arrinconado en el llamado primer mundo. Sin embargo, muchas personas no vacunan a sus niños, o bien no cumplen el calendario de vacunaciones (se necesitan 3 dosis para la completa inmunización) lo que provoca con frecuencia brotes en países desarrollados. En estos momentos se está produciendo uno de esos brotes en la ciudad de San Diego y suburbios, donde se ya hay 4.500 niños afectados y 9 muertos.

En España se produjeron un total de 55.841 casos de tos ferina en 1986, mientras que sólo se dieron 564 casos en el año 2007, lo que significa un éxito de la campañas de vacunación contra esa enfermedad.

Paperas

Evolución del número de afectados de paperas en España en el período 1986-2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística

Las paperas o parotiditis es una enfermedad vírica que afecta sobre todo a las glándulas parótidas, que se localizan en la mandíbula, donde producen una típica hinchazón. Las paperas es una enfermedad leve en niños, pero muy seria en adultos porque el virus ataca los testículos y puede producir infertilidad. Pese a su levedad entre el 2-5% de los casos se produce pancreatitis, entre un 20-50% de los casos hay infección testicular, alrededor del 15% acaba en meningitis (una de sus complicaciones más graves) y en 1 de cada 20.000 produce sordera. Tiene una tasa de mortalidad de 1 en cada 10.000 casos.

La vacunación ha disminuido los casos desde los 50.994 en el año 1986 hasta los 1.677 en el año 2003. En ese año empezó a repuntar la enfermedad y en el año 2007 se produjeron 10.343 casos. Esta subida se da en jóvenes que no reciben la tercera dosis de vacuna, que se ha de suministrar a los 11-12 años, ya que la vacuna triple vírica no produce inmunidad para las paperas de por vida si no se recibe esa tercera dosis. Olvidar esa dosis pone en peligro al paciente de contraer la enfermedad en la etapa fértil.

Sarampión

Evolución del número de afectados de sarampión en España en el período 1986-2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística.

El sarampión es una enfermedad vírica que afectan fundamentalmente a niños de corta edad. Se caracteriza por un exantema cutáneo (manchas de color rojizo en la piel) y fiebre muy elevada, cercana o ligeramente superior a los 40ºC. En algunos casos se produce inflamación pulmonar o cerebral. La tasa de mortalidad del sarampión es de 1 por cada 1.000 casos en países desarrollados, de un 10% en países subdesarrollados y del 30% en personas inmunodeprimidas. Desde que se iniciaron las campañas de vacunación el número de muertes a nivel mundial se han reducido de 873.000 a 345.000. En África y Pacífico Occidental es donde se producen el mayor número de casos y de fallecimientos a nivel global. A partir de las campañas de vacunación esas cifras han disminuido tremendamente. Según la OMS el número de afectados en África en 1980 fueron de 1.240.993 mientras que en 2005 se dieron 316.224. El número de fallecimiento también bajó de forma considerable, un 75% en cinco años, y eso a pesar de que los indicadores socio-económicos y sanitarios de los países afectados no han mejorado significativamente. En la zona del Pacífico Occidental la vacunación ha supuesto una disminución desde los 1.319.640 casos en 1980 a los 128.016 del 2005.

La rubéola

Evolución del número de afectados de rubeola en España en el período 1986-2007. Fuente: Instituto Nacional de Estadística

La rubéola es una enfermedad vírica que produce ligera fiebre y unos ligeros exantemas cutáneos. En la mayoría de los casos, y cuando afecta a niños, la enfermedad es leve. Solamente en 1 de cada 1.000 casos se produce una sobreinfección bacteriana que puede producir neumonía o meningitis. Pese a lo leve que es la rubéola para los niños, esta enfermedad es grave en mujeres embarazadas. Una mujer en las 20 primeras semanas de gestación que entre en contacto con una persona enferma de rubéola tiene un 90% de posibilidades de contagiarse y un 40-70% de probabilidades de pasar la infección al feto. Esto produce más de un 20% de abortos espontáneos y una probabilidad cercana al 60% de provocar malformaciones al feto. Las mujeres con más de 20 semanas de gestación tienen muy pocas posibilidades de sufrir efectos secundarios por el virus, y las mujeres vacunadas no tienen prácticamente ninguna posibilidad de sufrir ninguna complicación. La agencia de la salud de EEUU calcula que si la población sigue vacunándose al ritmo actual la rubéola podría ser erradicada de ese país este mismo año.

Ya, ¿y los efectos secundarios de las vacunas?

Alguien puede decir que hago trampa por presentar sólo las bondades de las vacunas y omito los efectos secundarios. Bueno, en primer lugar he decir que esas bondades no son reconocidas por muchos. A pesar del peso y la contundencia de esos datos muchos siguen pensando que las vacunas no suponen ningún beneficio. En segundo lugar, no me voy a callar los efectos secundarios, simplemente voy a comparar algunos de los datos que he encontrado en diferentes agencias que hacen públicas las estadísticas como el INE, la OMS o UNICEF. Hay que tener en cuenta que las agencias sanitarias siguen haciendo un seguimiento de los efectos secundarios (que son de declaración obligatoria) y reportando todos los casos a las autoridades. Y este seguimiento se hace tanto a corto, medio como largo plazo. En la actualidad contamos en nuestra sociedad con el mayor número de ancianos de la historia, elevándose la esperanza de vida la mayoría de los países de nuestro planeta. La mayoría de esas personas han sido vacunadas contra multitud de enfermedades: poliomielitis, viruela, tuberculosis, tétanos, tifus, difteria, cólera, etc, y los efectos secundarios de las mismas a largo plazo se han mostrado como despreciables.

La vacuna triple vírica ha de suministrarse en dos dosis para ser eficaz, la primera al año de edad del niño, la segunda a los 4-5 años. La vacuna de las paperas requiere una dosis de refuerzo a los 11-12 años de edad, de no suministrarse se entra en el peligro de verse expuesto a la enfermedad en la etapa fértil (ese el motivo del pequeño repunte observado en España a finales de la década 2000-2010).

Se han suministrado 500 millones de dosis de la vacuna a nivel mundial, lo que según UNICEF ha supuesto salvar 1.4 millones de vidas de niños en el mundo. En EEUU se han dispensado 52 millones de dosis lo que ha evitado unos 17.400 casos de retraso mental y 5.200 muertes debidas a las enfermedades prevenidas por la vacuna.

Como contrapartida la vacuna triple vírica tiene efectos secundarios. En un 10% de casos produce una ligera fiebre y decaimiento general que pasa en dos o tres días, en un 5% se produce un ligero dolor en el lugar de la inyección. Los efectos secundarios más graves denunciados han sido autismo y convulsiones febriles. Los casos de autismo se han demostrado como falsos, al reconocerlos el autor del artículo publicado en Lancet. Falseó y exageró los resultados. Los casos de convulsiones por fiebres son ciertos. Se producen por una respuesta exagerada del sistema inmune y de dan en 4 de cada 10.000 vacunados. En la inmensa mayoría de los casos hay una recuperación total tras la administración de paracetamol u otro antipirético. Se producen casos más graves en un 1% de ese 4 por 10.000. Un problema asociado a esta vacuna, como en todas aquellas que emplea huevo en su fabricación es la posible alergia a éste por parte del paciente. Por ello es importante realizar las pruebas de alergia antes de la vacunación (cosa que se efectúa en los niños que siguen control pediátrico).

La vacuna contra la gripe estacional provoca dolor y enrojecimiento en la zona de administración en el 20% de los casos, pero sólo produce fiebre débil en el 1-2% de ellos. Se han reportados casos de anafilaxis por alergia al huevo a algún otro de sus componentes y en 1-2 de cada millón de pacientes se produce el Síndrome de Guillain-Barré (GBS) que es un transtorno neurológico grave como consecuencia de una respuesta autoinmune severa, en la que el sistema inmune ataca los nervios del paciente. Este síndrome también se produce como efecto secundario de la infección por el virus de la gripe, por lo que parece que la responsabilidad recae en la exposición al propio virus, más que en algún otro componente de la vacuna.

La vacuna contra la tos ferina forma parte de una vacuna más compleja constituida por una vacuna de triple acción contra el tétanos, la tos ferina y la difteria, llamada DTPc. Esta vacuna se administra a niños menores de 2 años. Posee un 80-90% de efectividad entre los vacunados. Es una de las vacunas más polémicas y más atacada por los grupos anti-vacuna. Sus efectos secundarios son de dolor en la zona de inyección y ligera fiebre en el 1% de los casos y convulsiones, letargia y alergia en 1 de cada 10.000. Tras las denuncias de grupos anti-vacuna se llevaron a cabo estudios que demostraron estadísticamente que no hay relación entre la DTPc y los casos de muerte súbita o lesión cerebral en bebés. Algunos países retiraron la vacuna por las presiones sociales, pero han tenido que volverla a introducir debido a que se han producido serios brotes de tos ferina en las zonas donde se ha dejado de vacunar.

Artículo que responde a ¿Qué sugieren estas cifras?

El autor de este artículo es doctor en biología, especialidad microbiología y recién diplomado en homeopatía en esta universidad

.

Entradas relacionadas:


  1. 12 octubre, 2010 en 18:29

    Gracias por participar en la preguntita de la nota publicada ayer. Creo casi todos habéis acertado, aunque lo de las ingles y pubis depilados no sé que papel tiene en la inmunidad 😀

    Aquí dejo la interpretación que he hecho de las estadísticas, pero asumo que puede ser incompleta y alguien puede aún añadir más información de interés.

  2. 12 octubre, 2010 en 18:39

    Para ser un homeópata titulado, has hecho un gran trabajo de recopilación e interpretación de resultados. Felicidades.

    Una duda, al hablar de la triple vírica, respecto a los efectos secundarios de las vacunas, comentas la alergia al huevo; y señalas que se hacen pruebas previas a la vacunación en el control pediátrico. Que yo sepa, no se hacen, o al menos no se las han hecho nunca a mis hijos. Se vacunan y listo. Y la triple vírica se administra después de que se intoduzca el huevo en la alimentación.

    Gran artículo, Manuel.

  3. Jordi
    12 octubre, 2010 en 19:05

    ¿No sería mejor mostrar una gráfica donde a parte de que salieran los casos en un período donde ya se usaban las vacunas, también saliera períodos anteriores a la vacunación?
    No sé… lo digo porque no es lo mismo que el número de afectados, justo antes del uso de vacunas, viniera de una tendencia:
    – Muy alcista y que después de la vacunación se estabilizase rápidamente y después bajase con mucha fuerza.
    – Muy alcista y que después de la vacunación siguiera creciendo o se estabilizase.
    – Muy bajista y que después de la vacunación cambiase la tendencia (tendencia alcista de afectados).
    – Muy bajista y que después de la vacunación se mantuvieran los afectados o creciese.
    – Bajista y que después de la vacunación aún más bajista.
    – ….etc etc

    ¿Hay algun estudio hecho sobre una posible relación entre fechas de vacunación de bebés y muertes súbitas? Espero que sí que los haya (y a montones) y que muestren que la correlación es completamente nula. Te lo pregunto a ti Manuel por ser doctor (aunque no entiendo como después de ser doctor te diplomas en homeopatía “divide y divide y divide más y más fuerte serás”, pero posiblemente sea la curiosidad).

  4. Rhay
    12 octubre, 2010 en 19:25

    Menos mal que eres homeópata titulado, que si no, pensaría que eres un defensor de la ciencia “oficial” que nos persigue y no nos deja saber la verdad…

    Enhorabuena, Manuel.

  5. Aioros
    12 octubre, 2010 en 19:31

    Manuel, ¿Significa que eres un “homeópata disidente”? 🙂

  6. 12 octubre, 2010 en 19:46

    Dani efectivamente la triple vírica se administra después de que el huevo entre en la dieta (para los que incluyen el huevo en la dieta), pero por casos muy cercanos sé que los pediatras de turno preguntaron por la posibilidad de la alergia. Yo recomendio a todo el mundo que pregunte al pediatra por esa posibilidad. Igual que cuando no se sabe si puede haber alergia al iodo, se hace un test antes de realizar una prueba de contraste, no costaría nada hacer esa prueba con los niños que desconocen si son alérgicos al huevo. Si no se hace es porque la frecuencia de alérgicos es muy pequeña y no quieren gastar recursos para un porcentaje muy elevado de pruebas negativas. De nuevo la economía se mezcla en el camino de la salud.

  7. Jon
    12 octubre, 2010 en 20:01

    No sé si está recogido en la literatura científica como efecto secundario pero hace unos años me puse el recuerdo de la vacuna antitetánica y después de unas horas me subió la fiebre y pasé una noche “regulera” (como dicen los de Muchachada Nui).
    Al día siguiente estaba como una rosa y creo que no me volví más imbécil de lo que ya pudiera ser antes de la vacunación, por eso mi confianza en las vacunas y en los médicos sigue intacta y recomiendo a cualquiera que tenga la mínima duda que lea esta esclarecedora entrada.

    Gran trabajo Manuel. En tu línea.

  8. 12 octubre, 2010 en 20:28

    Jordi

    ¿No sería mejor mostrar una gráfica donde a parte de que salieran los casos en un período donde ya se usaban las vacunas, también saliera períodos anteriores a la vacunación?

    Pues sí, lo sería pero el INE no da datos anteriores a esas fechas. Supongo que los habrá y si alguien los encuentra los puede suministrar. Lo que sí se ha constatado en publicaciones de otros países es la constatación de la bajada significativa de incidencia justo después de las campañas serias de vacunación. Por ejemplo según datos el Instituto Carlos III se puede observar esa tendencia tras la introducción de la vacuna de la polio 1963-1964).

    ¿Hay algun estudio hecho sobre una posible relación entre fechas de vacunación de bebés y muertes súbitas?

    Tienes razón, este es tu tema interesante y espero que se sigan recogiendo y analizando datos para seguir minimizando riesgos (si los hubiera) para el futuro. También es verdad que hay bastantes trabajos sobre él. Te dejo un par:

    – Elliman D, Bedford H. (2003) Safety and efficacy of combination vaccines. Combinations reduce distress and are efficacious and safe. BMJ 326:995-996.
    – Vennemann MM, y col. (2007) Sudden infant death syndrome: no increased risk after immunisation.Vaccine 25:336-340

    ¿Conoces tú algún trabajo que muestre asociación SD y vacuna?

    como después de ser doctor te diplomas en homeopatía

    Mira el enlace y lo entenderás 😆

  9. Jordi
    12 octubre, 2010 en 20:36

    #8 Oh gracias por contestar Manuel. Interesante gráfica la que has adjuntado, la reacción del número de casos es muy rápida (una disminución de 10 veces aprox.).

    Ahora voy a mirar el enlace, a ver si lo entiendo.

    Un saludo

  10. Jordi
    12 octubre, 2010 en 20:59

    #8 @Manuel
    La verdad es que la vacuna para el polio fue un gran avance, aunque tuvieron mucha suerte que la contaminación de las vacunas de polio con el virus SV40 no afectará de forma directa a las millones de personas vacunadas entre los años 50 y principios de 60. Se estimó que de entre un 10% a un 30% de las vacunas hechas entre esos años estaban contaminadas por el virus desconocido de simio SV40.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Papovirus_SV-40 (es lo más rápido que he encontrado…)

  11. Neta
    12 octubre, 2010 en 22:18

    Respecto al tema del huevo y el proceder en consulta, os cuento lo que hacemos.
    Por normal general siempre que se administra una vacuna pedimos a la familia o tutor que acompaña al menor que se quede media hora cerca de la consulta y que observe al vacunado. Por si surge cualquier cosa.
    Si hay historial de alergia al huevo queda a criterio del pediatra. Se suele pedir que amplien el tiempo de espera (fuera de la consulta, pero sin salir del centro de salud) a una hora. Sólo una vez he presenciado que hiciese reacción, un sarpullido relativamente rápido, cuestión de media hora después de la inyección. Se controló rápido y con cierta facilidad.
    En el caso de la gripe, también hay que tener precaución por el tema del huevo.

  12. Neta
    12 octubre, 2010 en 22:19

    By the way.. Sólo no. Solo.

  13. Jon
    12 octubre, 2010 en 22:54

    Hablando de la polio me ha parecido escuchar en algún informativo que está habiendo un brote ahora mismo en algún país de Europa del este.

  14. Neta
  15. ralvar
    12 octubre, 2010 en 23:33

    Carloooos ¿dónde estáaaaas?
    Perdón perdón, no pude evitarlo 😀

  16. 13 octubre, 2010 en 0:23

    Cuando dices, de los efectos secundarios de la vacuna de la gripe “1-2 de cada millón de pacientes se produce el Síndrome de Guillain-Barré (GBS)”, ¿no sería más apropiado decir que la tasa base de incidencia del GBS en la población es de ese mismo orden y por tanto es difícil atribuir los casos de GBS producidos después de la vacunación a la vacuna?.

  17. Jordi
    13 octubre, 2010 en 1:26
  18. 13 octubre, 2010 en 8:42

    Excelente y contundente artículo, Manuel. A esto es a lo que me refiero exactamente cuando digo que las afirmaciones deben basarse en datos. Frente a tan abrumadora evidencia, lógicamente resulta dificil de creer el argumento de que las vacunas no sirven para nada “por que yo lo valgo”…

  19. neta
    13 octubre, 2010 en 9:53

    Manuel,
    a colación de tu post en la orinoterapia.
    “Las vacunas que no afecten directamente a contagio directo (como la del tétanos) o de aquellas enfermedades que pueden prevenirse por revisiones periódicas (como la del virus del papiloma) pueden ser voluntarias. ”
    El virus de papiloma humano o más bien el tipo de cáncer que se produce no es prevenible mediante revisiones periódicas. Lo único que permite la revisión es un cribado mediante citología.
    En este punto lo que si permite la revisión es la detección precoz.
    (La vacuna no exime de tener que pasar estas revisiones y además tiene un costo muy elevado, de ahí que despierte suspicacias, pero menos da una piedra).

  20. 13 octubre, 2010 en 10:08

    Neta, cierto. A lo que me refería es que mediante revisiones puedes pillar el tumor en fases tempranas, cuando aún se puede hacer algo. Y ahí ya queda bajo la responsabilidad de cada uno si prefiere combatir un tumor en sus primeras fases a prevenir su apariciión mediante una vacuna. Para mí ese es un escenario diferente al que supone una enfermedad altamente infecciosa, que se disemina con rapidez en la población, contra la que no existen medicinas curativas y que en muy poco tiempo te puede enviar al cuadradillo (o dejar graves secuelas), sin distinguir edad, sexo, raza, religión o grado de calvicie.

  21. neta
    13 octubre, 2010 en 10:21

    Si yo comulgo con lo que cuentas.. era por afinar.. nada más.

    EL VPH no es un coco como la polio, el sarampión o la viruela.
    Pero muchos progenitores, vacunarían a sus chicas si estuviesen al tanto de que el cáncer de cuello de útero SI puede tener origen infeccioso (y contagioso).

    Carlos, esa va por ti. Que supongo que no psteas, pero aún lees. 😉

  22. Rhay
    13 octubre, 2010 en 12:00

    ¿Conocéis algún virus responsable de alguna enfermedad que no sea contagioso? Porque yo no…

    Esto va a colación del tema de la vacuna del VPH. Si está demostrado que el cáncer de cuello de útero está producido por un virus, está claro que debe tener un componente contagioso. Vamos, digo yo…

  23. neta
    13 octubre, 2010 en 12:04

    Jejeje…
    Rhay… lo que pretendía era subrayar lo que muchos progenitores obvian a la hora de no vacunar.
    Pero vamos.. que si… que si el agente causal es el VPH, es contagioso.

  24. Jon
    13 octubre, 2010 en 12:12

    neta :Si yo comulgo con lo que cuentas.. era por afinar.. nada más.
    EL VPH no es un coco como la polio, el sarampión o la viruela.Pero muchos progenitores, vacunarían a sus chicas si estuviesen al tanto de que el cáncer de cuello de útero SI puede tener origen infeccioso (y contagioso).
    Carlos, esa va por ti. Que supongo que no psteas, pero aún lees.

    Neta, te me has adelantado en la puntualización sobre prevenir el cáncer de cuello de útero mediante revisiones de la otra entrada.

    La vacuna del VPH puede que no sea la más necesaria e imprescindible de todas pero no deja de ser una herramienta más para mejorar la salud general de la población y puede que menospreciemos su importancia si no tenemos en cuenta que la edad de incursión en el sexo desciende progresivamente con los años en España (si no tengo entendido mal).

    Por cierto, la vacuna del VPH se ha empezado a aplicar en España desde el año pasado aproximadamente, ¿verdad?
    ¿Cuántos años diríais que hacen falta esperar para recopilar datos y analizar la posible utilidad y eficacia de la vacuna?

    Un saludo.

  25. neta
    13 octubre, 2010 en 12:18

    Creo que ya llevamos vacunando tres años.
    Uno sin incluirla en el calendario de las sitemáticas y dos habiéndola incluido.

    La otra pregunta no la se contestar 😦

  26. 13 octubre, 2010 en 16:58

    Manuel: Soy un maniático de la estadística. ¿Tendrás la matriz de datos de tus gráficas que puedas compartir (en Excel de preferencia 😀 )? Igualmente, si quiero cruzar esa información para definir prevalencia e incidencia en España, ¿dónde puedo obtener la información de los censos para saber la población total de españoles en esos años?

    Saludos,

    C.M.

  27. 13 octubre, 2010 en 17:11

    César, a ver que tal sale. Te mando el enlace: http://www.ine.es/inebmenu/mnu_salud.htm. Ahí tienes todos los datos. Puedes seleccionar en las de declaración obligatoria y luego en el desplegable bajarlo como tabla Excel. Ya me dirás si tienes algún problema.

    Saludos

  28. 13 octubre, 2010 en 17:49

    ¡Gracias, Manuel! Ese vínculo esta genial, ya lo he añadido a la pestaña evidence de mis favoritos. Si encuentro algo interesante, se los comparto.

    Saludos cordiales,

    C.M.

  29. Arielo
    15 octubre, 2010 en 12:55

    Hola.
    Noticia que tiene que ver con las vacunas y la no aplicación de ellas por parte de algunos padres: http://www.telam.com.ar/vernota.php?tipo=N&idPub=200880&id=381500&dis=1&sec=1

  30. Rhay
    15 octubre, 2010 en 13:24

    ¡Viva la Judicatura de la Argentina! ¡Sí señor! Sólo deseo que si hay recurso ante el Tribunal Supremo de la República, éste recomiende a los Servicios Sociales la retirada de la custodia del menor por constituir un peligro para el infante convivir con semejantes descerebrados.

  31. Darío
    15 octubre, 2010 en 13:42

    Un para de inútiles que dicen ser padres que creen en imbecilidades como medicina ayurvédica a los cuales los tribunales, actuando sensatamente, les ponen un alto.

    Buena manera de empezar el día.

  32. 15 octubre, 2010 en 14:46

    Lo malo es que incluso aunque los tribunales les obliguen a vacunar al niño, si este coge cualquier otra enfermedad medianamente grave, lo trataran con su “homeopatia ayurvedica”, con consecuencias previsibles. Hay gente a la que se le deberia retirar la patria potestas de oficio.

  33. Rhay
    15 octubre, 2010 en 15:28

    ¡Sí, sí, por favor, que Servicios Sociales de Buenos Aires actúen de oficio y le quiten la custodia a este par de magufos, por todos los dioses!

  34. ralvar
    15 octubre, 2010 en 17:48

    ¡Qué manera de hacernos perder el tiempo y el dinero!
    Por suerte, aquí, esto no es común que suceda y la mayoría de la gente lo toma como la ocurrencia de un par de locos ignorantes.

  35. Jon
    15 octubre, 2010 en 19:17

    Perdón por el offtopic pero hoy me han dejado en el buzón un pasquín sobre la “gran mentira del terrorismo” y varios enlaces a webs.
    No pongo los enlaces para no hacerles publicidad pero por curiosidad he entrado a ojearlo y resulta que le pegan a todos los palos de las teorías conspirativas: 11S, 11M, VIH,…

    Me he quedado alucinado con la magufería a domicilio.

  36. Rhay
    15 octubre, 2010 en 19:26

    ¿Y no hay un teléfono o algo así para llamarlos y reírnos un rato, Jon? 😆

  37. 15 octubre, 2010 en 22:12

    Jerl, ten cuidado con lo de la homeopatía, que alguien pensará que es cierto.

    Lapidario el artículo. Lástima que este tipo de evidencias estadísticas (y las consiguientes funcionales e inmunológicas de las que son consecuencia) no sirvan para los crédulos y alternativos.

    saludos.

  38. 15 octubre, 2010 en 23:54

    Evolutionibus :

    Jerl, ten cuidado con lo de la homeopatía, que alguien pensará que es cierto.

    Jeje, pero afortunadamente otros no:

  39. Cronopio
    19 noviembre, 2010 en 14:23

    ralvar :
    ¡Qué manera de hacernos perder el tiempo y el dinero!
    Por suerte, aquí, esto no es común que suceda y la mayoría de la gente lo toma como la ocurrencia de un par de locos ignorantes.

    La suerte se ha acabado. Tenemos un problema:
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/juez/vacunar/hijos/elpepisoc/20101119elpepisoc_3/Tes

  40. 25 noviembre, 2010 en 20:45

    Copio aquí y le pido disculpas a Manuel. No era por fastidiar el concurso de los pájaros (no pasé de petirrojo).

    Para pájaros, pájaros, los padres de los niños de Granada que no quieren vacunar a sus hijos:
    http://www.elpais.com/articulo/sociedad/juez/autoriza/vacunacion/forzosa/ninos/sarampion/Granada/elpepusoc/20101125elpepusoc_5/Tes
    ¡Manda huevos que tenga que actuar un juez! Ahora estoy discutiendo con una vecina que no quiere vacunar a su hija de la que ponen a las niñas de 12 años oontra el cáncer de cuello de útero.
    Como estudioso de magufadas varias debería comprender a esta gente, pero no lo entiendo. Habitualmente para seguir las magufadas basta con responder a la vieja pregunta “qui prodest?” (sirve para magufadas grandes, como la iglesia, racismo, xenofobia, mentiras históricas…), pero no comprendo a quién beneficia no vacunar. No os perdáis los diálogos que aparecen entre racionalistas y magufos. Por supuesto, la palabra “libertad” es sacada enseguida para reclamar no vacunar a los chavales (táctica magufa básica, usada hasta la saciedad en política).
    Patético.

    Una vez más mis disculpas a Manuel por poner cosas fuera de sitio.

  1. 18 octubre, 2012 en 9:25
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: