Inicio > Escepticismo, Magufadas > Mi viaje a los sótanos esotéricos

Mi viaje a los sótanos esotéricos

26 octubre, 2010

Autor: Darío

– ¿Qué cosa va a haber hoy?

Con esta pregunta, simulando que ignoraba que estaba programada una magufada astrológica en el Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura de la UNAM, empecé mi reportaje para denunciar este hecho.

Y empecé preguntando porque una de las primeras cosas que me llamó la atención fue, al llegar, la inexistencia de carteles que hicieran propaganda del evento, vamos, ni siquiera se encontraba el que en La Ciencia y sus Demonios exhibimos cuando denunciamos, y conforme me acercaba a la entrada del teatro me llamó la atención la vigilancia discreta de algunos hombres jóvenes que medían si quizás yo podría representar alguna clase de problema. Salvo esto, nada que indicara entre carteles y mantas de presentaciones de libros, obras de teatro, danza y cine, que en la UNAM se presentaría una conferencia que significa la negación total de lo que es una de sus misiones principales.

Barriéndome con la mirada de arriba a abajo y en camino inverso, la joven que custodiaba la puerta y a la que le hice la pregunta -más de un metro setenta de estatura, cabello corto, mirada acerada a través de sus lentes tipo Lenon con Yoko Ono, y una complexión física que tranquilamente hubiera derribado a cualquiera que tuviera la osadía de realizar un comentario indebido o algún intento de entrada forzada- me dijo:

– Se va a realizar una conferencia de astrología.
– Qué interesante, nunca me imaginé una conferencia de ese tema en la UNAM.
– Pues ya ve, son las cosas nuevas que pasan.

Justo cuando iba a realizar otro comentario, su simbionte femenino, semejantes características a la anterior, acercándose y haciendo el mismo barrido, me dijo:

– Sí está interesado, el boleto en la taquilla es de $100.00 MN
– Ah qué bien, ¿y puedo entrar?

Ahora son las dos que me barren al mismo tiempo, y cómo supongo que mi apariencia les complace – camisa, corbata, saco, zapatos de charol y peinado estilo militar (me he quedado calvo, no sean mal pensados) -, por primera vez me dirigen una sonrisa y la primera me dice:

– Por supuesto, y si quiere un aparato de traducción son $40.00 más.
– Gracias, no creo necesitarlo (de pendejo se los compro, encima esto), y me encamino cual borrego convencido y resignado a conseguir mi boletito para ver de que va la cosa.

Comprado mi boleto y exhibido a una de los libreros humanos, entro y me asalta una hermosa dama de sonrisa encantadora y cuerpo escultural, que vuelve a ofrecerme el aparato dichoso y que me encargo de rechazar nuevamente con la mejor sonrisa que tengo, aunque algunos crean que no.

El último filtro es otra linda mujer de cara seria, que se toma muy en serio su papel de verificadora, marca mi boletito y hala, heme aquí, entro a la sala por fin.

Yo no sé que pensarían ustedes encontrar si hubieran estado en mi lugar, pero la cosa es que yo esperaba algo nice, lindo, no sé, que estuviera a la altura de un evento de esta magnitud…, pero no. Podía tratarse de la exhibición de una obra de teatro cualquiera, de una presentación cualquiera, cualquier cosa que pudiera presentarse en ese espacio, pero a lo más lo único que pudiera indicar que hay se daría un evento de esoterismo barato es el fondo musical de new age combinado con un estilo Pourcel … vomitivo.

Resignado a soportar esa cacofonía, y como llego veinte minutos antes de la hora citada, me busco un asiento en la parte superior del teatro, lejos de la gente pero en donde pueda ver sin problemas el escenario. También he de decirles que el sitio no es muy grande, no entrarán más de 200 personas sentadas, así que es fácil ver que pasa. Me acomodo, saco pluma y papel (en buen maldito momento falló mi grabadora de reportero encubierto) y me preparo para ver lo que sucede.

Y lo que sucede ahora es que no sucede algo que valga la pena. Van y vienen algunos jóvenes que se ve que están en la organización, predominantemente mujeres (en qué consiste esto de que la mayoría de la gente involucrada en la astrología sea predominantemente femenino aunque los personajes principales sean hombres, es un misterio que algún día espero poder resolver) y van entrando diferentes creyentes que si me los encuentro en la calle o en un café no pensaría que fueran creyentes astrológicos. Nada los hace diferentes de la fauna que estoy acostumbrado a ver en los circuitos culturales universitarios: predominan las tez blancas, los rostros bien alimentados y bien cogidos, la ropa cara y cómoda que identifica lo que el cliché universitario asocia con los intelectuales humanistas, seguramente llegaron en sus Audi, Honda y Tsurus que sin ser del año y sin ser automáticos varios de ellos, están muy bien conservados. Los pocos rostro morenos que llegan se sienten también a sus anchas: no se trata de exhibir en estos lugares ni por esta gente el racismo soterrado que impregna a la sociedad mexicana en general y a la clase media en particular con furibunda pasión hipócrita. En suma, representan un sector nada diferente del que va a las muestras internacionales de cine, a los conciertos de la OFUNAM o a las presentaciones de obras teatrales. Como soy el único que aparece de corbata, no dejan de mirarme extrañados y detecto que más de una vez me observan como que dándose cuenta de que algo no va conmigo, pero no hay quien me haga plática y, en cierta forma, se crea un cerco sanitario a mi alrededor ya que nadie se sienta a mi lado y dejan varios espacios vacíos. Mejor para mí.

Y el tiempo va pasando.

Citada la “conferencia” a las siete y media de la noche, son las 7:50 y ni la sala se llena, ni la cosa comienza, ni alguien da una explicación del retraso. Se empiezan a escuchar silbidos ahogados por aquí y por allá cuando a las ocho con cinco de la noche … una Arcángel pelirroja se deja caer enfrente de todos y habla de no sé que problema con las maquinitas traductoras y que si estas funcionan se debe escuchar música y que “perdonen el retraso y ahorita comenzamos tan pronto se arregle el problema (ah, nosotros y nuestro “ahorita” y nuestra pasión por los verbos transitivos) y que valdrá la pena la espera”. La Arcángel hace mutis y nuevamente no pasa algo que valga la pena.

No llega más gente, y curiosamente predominan entre la fanaticada las personas mayores de 40 años, y tres filas más abajo de mi, la parvada de la fila pinta canas y esconde barrigas con el corte exquisito de sus vestidos y sacos de pana.

Son las 8:05 de la noche.

Son las 8:10 de la noche.

A las ocho con veinte, la Arcángel vuela nuevamente al escenario y comienza con los agradecimientos de rigor a los que somos tan afectos los mexicanos, con las zalameras disculpas para justificar el retraso y nos dice que ella está involucrada en el asunto de la Astrología desde tiempos tan lejanos como 1984 y en la Astrología Evolutiva desde 1995 y que ha acudido a “varios congresos” del tema en varios lugares de México y Estados Unidos y que conoce al expositor “al cual le debe tanto” y que su vida ha cambiado de una manera increíble desde que está involucrada en esto, y durante todo el tiempo no deja de sonreír y de dedicarle loas al susodicho, y de decirle a la gente lo maravilloso que es el tema al cual “fuimos convocados” y ya sin más, deja el paso al presentador al cual recibe con un ferviente abrazo y beso, y aquí Steven Forrest se hace del escenario.

He de decirles que el hombre es un dechado de sonrisas y “buena vibra”. Se viste como cualquiera de los que he descrito arriba, hace chistes, hace reír a su público y durante el tiempo que estuve ahí se dedica a medio leer sus hojas y a medio improvisar sus comentarios, sabedor de que tiene ya al público cautivo desde el principio y que no hay alguien que se atreverá a romper el ambiente “lindo y tranquilo” que le han entregado y que el mantiene de una manera ligera.

También he de decirles que no presentó ni proyecciones ni trucos ni algo parecido. Salvo por el tema, era como estar en alguna conferencia a las que he asistido sobre ciencia y cuestiones sociales en los últimos meses. Quizás porque estábamos esa noche en un claustro universitario se tenía que mantener la forma que generalmente se asocia a una conferencia normal universitaria aunque el fondo del tema fuera una basura. En suma, si no se tiene algo sensato que decir, si se sabía que la presentación del embaucador había generado cierta polémica, no era cosa de ponerse a exhibir otras cosas sino de “hablar universitariamente”.

Y bueno, ¿qué cosa dijo, “universitariamente hablando”, el señor Forrest?

Pues me tendrán que disculpar sus mercedes porque del cotorreo enrevesado de Forrest yo no pude sacar mucho (más bien nada, no hay que ser falsos modestos). Y no pude hacerlo por dos razones: no encontré de todo lo que dijo y que apunté algo que diferenciara a la astrología evolutiva de lo que conozco de la astrología sin adjetivos (seguramente mi ignorancia es grande, dirá algún(a) defensor(a) del tema), y a los diez minutos de empezada la conferencia y quizás debido a que el problema de los aparatos traductores no fue arreglado satisfactoriamente, unos pillines jóvenes organizadores sacaron, dos filas y un pasillo mediante atrás de mi, unas bocinas en donde se escuchaba la traducción del discurso, así que me perdí una parte. Pero como yo soy muy listo, y sin pedir permiso, cogí mis cosas y me puse atrás de ellos para escuchar la traducción sin pagar un solo peso de más.

Qué listo soy.

Y de todos modos, para lo que me sirvió. No sé en qué acabó la cosa por qué me tuve que ir ya que a las diez tenía una cita y a las 9 y media de la noche el asunto no tenía para cuando terminar. Y de lo que apunté no saco algo en claro, así que si alguien quiere ayudarme y ayudarnos a los ignorantes de un tema trascendental (ajá) como este dejo a continuación lo que dijo, palabras más, palabras menos y que yo apunté. Presten atención y disfruten del conocimiento profundo que existe en estas palabras:

– Los astrólogos técnicos (a huevo que hay astrólogos totalmente teóricos) saben que la oposición lateral de los astros indica crisis (entiéndase que la oposición lateral es que se encuentren a 90º entre ellos)

– Plutón, el planeta, por supuesto, tiene de alguna manera por sí mismo de hacer frente a “las cosas difíciles”.

– Si Plutón tiene esa capacidad, pues Saturno, también el planeta, faltaba más, puede “hacerle frente a la realidad con mucha integridad”, signifique esto último quién sabe qué cosa.

– Verdad de perogrullo: “Hay planetas que se mueven rápido y hay planetas que se mueven lentamente.” Fantástico.

– Neptuno y Piscis (la constelación, supongo yo) se conjuntan cada 165 años.

– El 4 de abril de 2011 Neptuno cruzará a Piscis. Suponemos que cruzar y conjuntar en la Astrología Evolutiva son sinónimos de alguna manera.

– El 3 de febrero de 2012 Neptuno cruzará a Piscis de “manera sólida” y se quedarán ahí hasta el año 2025 o 2026.

– Chúpale pichón: Neptuno, aparte, “es el Santo Patrón de los borrachos”. Y esto lo dijo al menos tres veces. Se los juro por esta botella.

– Por si no lo sabían, en los “difíciles años 80”, Urano entró a Acuario en el principio de la década y al final de la misma Plutón cruzó a Escorpión y por esto la gente “era tan difícil”. “Imaginen”, nos dijo, “que están en una fiesta y levantan su copa y dicen: Todos nos vamos a morir, y hacen que la gente se inquiete.” No aclaró si la botella nos la dio Acuario y el veneno Escorpión, pero parece obvio.

– ¿Conocen nuestros queridos lectores de La Ciencia y sus Demonios la serie que uno de nosotros está dedicando al tema del SIDA? Pues lea esto y sepa, queridísimo lector, por qué apareció la enfermedad según el gran astrólogo evolutivo y gurú Steven Forrest: “Plutón y Escorpión ayudaron a explotar la pornografía y a que se hablará de sexualidad. Y por ahí va el SIDA”. ¿Qué tal, eh? Virus a mi.

– ¿Cuándo nació la Astrología? ¿Y la Astrología Evolutiva? Pues historiadores, escépticos, críticos y astrólogos que no son evolutivos tiren lo que saben por la borda e invoquen al Santo Patrón por qué han estado en el más absoluto de los engaños toda su vida: “En el Paleolítico (leyeron bien) ya sabía mi tatatatatara….abuela (la suya, más bien) que había una curva en el horizonte y que ahí estaba Acuario, y se preguntaba si la Tierra era redonda y si estaba loquita”. Les juro, queridos lectores que solamente mi celo profesional de reportero amateur y el miedo a la pérdida de mi integridad física me impidió decir un sonoro “¡AY NO MAM..!.”, así que solamente bajé la cabeza y dejé que las lágrimas me escurrieran por las mejillas…

– Como buen astrólogo no podía decepcionarnos con algo del discurso del que son amantes lo que en este blog identificamos como MAGUFOS. La primera frase encantadora es: “La realidad es una convención social”. ¡WOW!

– La segunda frase encantadora: “Son revolucionarios (los) que salen de lo convencional y son considerados criminales”. Pero por supuesto.

– “Hay un incremento de los fenómenos psíquicos”.

– “Los ateos pueden estar en la Astrología Evolutiva”

– “La Psicología Transpersonal es aliada de la Astrología Evolutiva.”

– “Hay un incremento de los fenómenos psíquicos.”

– “Espero un crecimiento de las personas por la consciencia y su espiritualidad.”

– “Todos seremos Piscis.”

Y en este momento, por mi cita y por fastidio, juzgué que ya había tenido suficiente. La responsabilidad y el masoquismo también tienen un límite.

Esto fue parte de lo que pasó y se dijo la noche del 18 de octubre de 2010 en el Teatro Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Esto fue parte de lo que las autoridades de Difusión Cultural de dicha Facultad, encabezada por el Arq. Mauricio Trápaga Delfín autorizó. Nunca contestó los correos de protesta que se le hicieron llegar e incluso los rechazó.

El boleto de entrada tiene el nombre del Teatro, lo que significa que fue impreso con recursos de la Institución. ¿Quién se llevó lo recaudado? Alguien o algunos pocos se benefician económicamente mientras la UNAM se queda con el desprestigio.

Esto fue parte de lo que ocurrió y se dijo en la principal Universidad de México, en la más importante de América Latina, en la que presume estar en el podio de las universidades más importantes del mundo.

Esto fue parte de lo que se dijo y sucedió en la Universidad cuyo Rector criticó a las autoridades sanitarias del país cuando dijeron estas, en la crisis de la gripe de 2009, que no se debía usar corbatas. El Rector José Narro criticó esto en una plática ante alumnos de bachillerato de la UNAM diciendo que era “pensamiento mágico” que no se sustentaba en la ciencia. Aquí al parecer se cumplió aquello de que “para que la cuña apriete debe ser del mismo palo”.

Es una vergüenza que esto que escribo sucediera en la UNAM. Es una vergüenza que La Jornada, periódico muy vinculado a la Universidad no diera cuenta de este absurdo. Es una vergüenza que quienes protestamos en la red por este hecho no fuéramos capaces de apercibirnos esa noche para impedir que pasara o al menos para dejar una constancia física de nuestro rechazo a la presencia de ese payaso de Steven Forrest, y de paso demostramos que la red es buena informadora pero no tiene un carajo de transformadora, una vez más se demostró este hecho.

En un país sumergido en tantas desgracias, esto no puede volver a repetirse. Y en ningún lado. La Universidad, ninguna Universidad, puede ser el sitio en donde timadores como el mencionado y séquito que lo acompaña la denigren de esta forma, en nombre de quien sabe que aperturas y correcciones políticas idiotas. Esto, simplemente, no puede seguir así.

.

Entradas relacionadas:


  1. Toño
    26 octubre, 2010 en 6:56

    ¿Y la facultad de ciencias y el instituto de astronomía de la unam qué hicieron? ¿por qué no fueron ellos a decir que esas creencias son retrógradas y que nada tienen que ver con la ciencia? ¿por qué no le fueron a preguntar al astrólogo sobre las evidencias científicas en las que se basa para engañar a la gente?

    Al personal de la unam sólo le interesa vivir de ella y rasgarse las vestiduras cuando alguien ataca ciertos actos (como las inútiles huelgas, los profesores que siempre faltan, el intento de cobro de una cuota, etc). Qué pena que nadie en la unam haya hecho algo, ni siquiera ciertos divulgadores científicos que presumen ser de la unam pero que andan muy urgidos por su famoso simposium sobre ateísmo porque ahí sí van a cobrar un dinero. Igual de falsos que los astrólogos, solo los mueve el dinero.

    Ya no pregunto por los periodistas que no escribieron nada en los periódicos. Otra cosa hubiera sido el chisme de Thalía o de Luis Miguel. Eso sí vende. La educación no importa.

    Lástima de la unam porque los estudiantes, profesores y todos los trabajadores viven de nuestros impuestos.

  2. Toño
    26 octubre, 2010 en 7:10

    Algo más. Ese arq. Trápaga que mencionaste es nefasto así como el arquitecto que está como director de la facultad de arquitectura y que no sé su nombre. Los dos deberían renunciar por vergüenza. Dos arquitectos que se dedican a utilizar la ciencia y la tecnología como instrumentos indispensables en sus carreras se dedican a prestar o rentar las instalaciones de la unam para impartir psudociencias y charlatanerías. Estos dos fulanos deben renunciar por su falta de inteligencia y por ineptos. He dicho.

    Creo que sería lo mismo que pediría para esos profesores de la unam que se dedican a la divulgación de la ciencia y que habiéndose enterado de este curso no protestaron en sus respectivas facultades porque andan muy ocupados con su famoso simposium de ateísmo. No recuerdo sus nombres pero también tienen culpa por omisión.

  3. Rhay
    26 octubre, 2010 en 9:49

    Ah, pero ¿la Arquitectura es una ciencia? :mrgreen:

    En cualquier caso, Darío, cómo me habría gustado estar a tu lado en la conferencia, lo que nos habríamos reído…

    Por cierto, eso de que todos seremos Piscis, no mola… Aquí el único Piscis soy yo, que para eso nací en marzo :mrgreen:

  4. Ángel Alberto
    26 octubre, 2010 en 16:07

    jajajaja… Admiro a este amigo que hizo esto, yo la verdad no hubiera aguantado la risa al escuchar todas esas cosas jajajaja.

  5. 26 octubre, 2010 en 16:10

    Ángel, es que lo hemos entrenado muy bien: le pusimos todas las películas de los hermanos Marx y no le permitimos ni sonreir. Una vez pasada esa prueba estaba listo para asistir a todas las charlas de esotéricos con rostro impenetrable 😀

  6. gt7h1
    26 octubre, 2010 en 16:30

    Antes que nada, creo que debemos un reconocimiento al sacrificio del autor por exponerse voluntariamente a estos suplicios. Espero que la perdida económica haya sido la peor consecuencia (mejor perder dinero que perder neuronas).

    Es una desgracia que todo esto haya ocurrido. Yo digo que hay que inundar de nuevo el correo del rector con quejas (ya que con el arquitecto Trápaga no se pudo). Al menos es un valor mexicano que la universidad está ayudando a conservar: quejarnos.

    Me quedo a cuadros con los apuntes. ¿De verdad alguien puede decir esas cosas sin carcajearse de su audiencia? Aunque me alegra ver que hay ciencia y todo: un planeta rápido recorrerá en menos tiempo la misma distancia que uno lento. La astrología tiene confirmación de la física. Lo que todos seremos Piscis creo que es porque ya se hartaron de tener que escribir doce notas diarias en los horóscopos. Si es solo una, se ahorra tiempo. Si Plutón y Escorpión ayudaron a explotar la pornografía, ¿significa que son parte responsables de la creación (y razón de ser) de Internet? Ah, y la joya de “la realidad es convención”. Me pregunto, si juntamos suficientes firmas para declarar que Mr. Forrest no existe, ¿dejará de fastidiar y se esfumará?

    Supongo que lo peor de todo este asunto no es tanto que haya ocurrido una conferencia magufa en la Universidad (que ya es malo), sino la pobre respuesta de quienes deberían defenderla. Y un revés para los que buscan con honestidad intelectual que la arquitectura adquiera un estatus científico (que los hay).

  7. Erik Escobedo
    26 octubre, 2010 en 17:48

    Somos una sociedad fallida.

  8. Brian Urbano
    26 octubre, 2010 en 18:10

    Miren para empezar cosas de estas pasan todo el tiempo en todos lados…si es una vergüenza que pase en la UNAM pero hay que ser justos es un hecho semiaislado y donde alguien saco muy buena lana…si bien dices que no habia publicidad, pues no me extrañaría que haya sido jugada chueca de los sindicalizados… casi te puedo apostar que ni el director de la facultad… que es el principal responsable en este caso (no se por que de entrada el Rector debe de tener noción de TODOS los actos que se llevan acabo en la UNAM). En fin… por si no lo saben el sindicato tiene el poder de hacer uso de las instalaciones casi cuando quieran siempre y cuando no haya programado un evento “oficial”…. entonces…. charrrrannnn como creen que ocurrio este lamentable evento.

    Si hay muchas broncas, si esta mal que ocurran, si hay que exigir a las autoridades PERO hay que saber primero como funciona la UNAM y quitarnos esa idea que que es algo prístino e incorrupto, casi virginal… no tenemos muchos defectos… casi tantos como virtudes pero quejarse por la red no a a ayudar mucho… haz esto carta y yo te junto firmas… ahora si esto (el evento que narras) te da miedo… date una vuelta por las particulares ahi si vas a llorar por que ademas ya igualaron a la oferta publica.. asi que lo peor esta por venir

  9. 26 octubre, 2010 en 19:18

    Erik Escobedo :
    Somos una sociedad fallida.

    ¿Exactamente por qué lo dices?

  10. 26 octubre, 2010 en 19:24

    “Les juro, queridos lectores que solamente mi celo profesional de reportero amateur y el miedo a la pérdida de mi integridad física me impidió decir un sonoro “¡AY NO MAM..!.”,”
    Y no me imagino cuantas veces te debieron de dar ganas de hacerlo.

  11. Rhay
    26 octubre, 2010 en 19:31

    Creo saber qué quiere decir Erik Escobedo, Kratso. Yo muchas veces pienso también que somos una sociedad fallida. Cuando en cualquier noticia sobre el sida me entra el típico imbécil que me suelta que el VIH no existe, cuando en cualquier discusión sobre Paleontología o Atapuerca te viene el tonto a las tres de rigor a decirte que la Tierra tiene seis mil años, cuando alguien te quiere hacer ver que una pulsera de plástico con un holograma te puede curar, cuando se promocionan pastillas de sacarina (a precio de oro) para curar cualquier enfermedad, o alguien gana dinero diciendo que te cura el Huntington con dos imanes, incluso cuando te encuentras con el típico iluminado que ve conspiraciones de los iluminati, la CIA y los reptilianos (a partes iguales) por todos lados, desde las estelas de los aviones hasta la Tierra Hueca, yo también pienso “hemos fallado como sociedad”. Es decir, si en la época de mayor acceso a la cultura no somos capaces de que haya un “imperio de la ciencia”, esto es, una capacidad de todos en conjunto de difundir el pensamiento crítico, la razón, a través del conocimiento, es que algo estamos haciendo mal.

  12. 26 octubre, 2010 en 19:41

    Es curioso, pero el Ranking web de universidades del mundo hace poco tiempo colocaba la UNAM en el #46 mundial, hoy esta en el #70.

  13. 26 octubre, 2010 en 21:15

    Es que soy muy malo pensando cuando estoy de examenes :P, ¡maldita sea la lengua castellana y su sintaxis!

  14. 26 octubre, 2010 en 21:22

    No se que me alucina más, si la sarta de barbaridades que se soltaron en esa conferencia o la paciencia del pobre Darío, al que me imagino rojo e hipertenso evitando reventar a exabruptos.

    Olé por tu aguante, Darío…

  15. golbach
    26 octubre, 2010 en 21:27

    Darío, lo suyo ha sido suicida, imagínese que sale de la sala con los cables cambiados y alabando la astrología y la homeopatía. Pero coincido con uno de los lectores: ¿dónde estaban los científicos y mentes críticas de la UNAM, que los hay y muy buenos? ¿Por qué no intentó usted refutar las barbaridades de ese sujeto?
    Saludos

  16. Kratso_Cuantico
    26 octubre, 2010 en 22:03

    Supongo que apreciarían su vida…

  17. 26 octubre, 2010 en 22:38

    En referencia de necrológicas al tema. Viendo para acá, me he enterado que Don Z. Sitchin nos ha dejado. – Bueno.., nos ha dejado un cúmulo de despropósitos e ideas alucidas.. – Descanse en paz.

    Pero eso no es todo.., Ahora resulta que la cuadrilla de mamarrachos descerebrados que le siguen, dudan de su muerte, según parte clínico, por paro cardio-respiratorio y sugieren que ha sido “suprimido” por huestes “malignas” y contrarrevolucionarias.

    De pánico..

  18. 26 octubre, 2010 en 22:59

    Lamentable que semejantes cosas ocurran en la Universidad más importante de mi país. Ahora bien, pasa en casi todas. En la mía, por ejemplo, la UMSNH, hace poco el sindicato de profesores anunció la conferencia de un borregonoiko mostrando la falsedad de la AH1N1. Varios de mis maestros, por jalar agua a su molino ideológico, sostenían la existencia de la Aztlántida y la veracidad de las “graves enfermedades que provocan los transgénicos y la farmafia”. Lamentable: la izquierda esotérica ataca de nuevo. Somos una sociedad fallida: nuestro sistema de educación básica es lamentable, no nos sorprenda que los muchachos entren a la licenciatura hablando de “energías”, “vibras” y otras zarandajas.

    En cuanto a La Jornada, cada vez la veo más cercana al izquierdismo esotérico.

  19. Edmundo
    26 octubre, 2010 en 23:55

    Las paraciencias nos acompañan desde que empezamos a civilizarnos.
    No hay nada por qué asombrarse.
    Además a los que nos interesa como hobby la lectura sobre astrología política, es un recurso muy útil para elegir un candidato a gobierno. Los astros no fallan.
    Sólo el que interpreta puede ser un novato o un experto. En la nota de presentación me atrevo a aseverar que pertenece a la primera opción.

    Saludos

  20. 27 octubre, 2010 en 0:28

    Edmundo :
    Las paraciencias nos acompañan desde que empezamos a civilizarnos.
    No hay nada por qué asombrarse.Además a los que nos interesa como hobby la lectura sobre astrología política, es un recurso muy útil para elegir un candidato a gobierno. Los astros no fallan.

    ‘Astrología Política’??? Ahora los políticos tendrán algo más a que hecharle la culpa aparte de su ineptitud… que bonito!

    ‘Paraciencias’… Ay, no m…!!!

  21. ralvar
    27 octubre, 2010 en 1:39

    Darío:
    Amigo, ¿en qué estás pensando? ¿qué haces? ¿te quieres hacer el héroe? ¿quieres darnos un disgusto?
    Mira si, estando ahí, quedas frito de aguantar todas esas estupideces dichas una detrás de la otra.
    No da tiempo para recuperarse, y eso es muy peligroso.
    La verdad, la información que has conseguido de primera mano es invaluable, pero prometeme algo, no vuelvas a arriesgarte hombre.

  22. Rhay
    27 octubre, 2010 en 12:27

    Al menos antes hazte un seguro de vida o algo… O avísanos con tiempo para que estemos alerta y si te pasa algo poder actuar rápidamente, hombre…

    Astrología política… interesante… ¿eso quiere decir que un político que es Piscis es mejor político que uno que es Leo?

  23. Rhay
    27 octubre, 2010 en 12:28

    Por cierto, Aznar es Piscis… Sin comentarios…

  24. 28 octubre, 2010 en 2:35

    ¿Y qué opinaban de que haya 13 constelaciones zodiacales? ¿y de que la posición del sol respecto a las mismas en la realizad no coincide con los supuestos calendarios, ya que éstos llevan caducados 2000 años?… ¿por qué si cuando yo nací el sol estaba en Aries, yo soy Tauro? y ¿por qué le pasa eso al 92% de la gente?

  25. Darìo
    28 octubre, 2010 en 9:25

    Hola:

    He de comentarles a todos que vi la luz después de esa noche …

    Permitanme …

    Ya. Vi la luz y fui a romper el foco de la imbecilidad astrológica 😛

    Ahora sí, continúo.

    Agradezco a todos sus comentarios y les comento dos cosas:

    i) El entrenamiento que mencionó Manuel dió sus frutos y aunque sí hubo efectos he de comentarles que sobreviví a la experiencia, nada de qué preocuparse y sigo peor que nunca (despreciando cada vez más, si es posible, las tarugadas de este estilo). Entonces: seré peor contra esa gente y más aún contra quienes los avalan en nombre de no sé qué filosofías y/o políticas absurdas.

    ii) Estoy escribiendo un artículo para dar justa respuesta a las intervenciones de todos los presentes y seguramente a muchas de los que no se han manifestado. Debido a mis actividades, lo tendré para este fin de semana.

    Un abrazo a todos y seguimos en la denuncia de todo estos absurdos, como el que se denuncia sobre la Universidad de Zaragoza.

  26. 30 octubre, 2010 en 1:51

    “Enséñame un héroe y te escribiré una tragedia”.
    Decía Scott Fitzgerald
    Y esta cita le va bien a la tragedia “heroica” que sufriste en la UNAM

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: