Inicio > Actualidad, Ciencia, Medicina, Microbiología > El cólera y el rastro de la catástrofe

El cólera y el rastro de la catástrofe

28 octubre, 2010

Aviso médico

Vibrio cholerae, la bacteria responsable del cólera

El cólera es una enfermedad infecciosa provocada por la bacteria Vibrio cholerae cuya incidencia es mínima en el primer mundo, pero muy abundante en países en vías de desarrollo. Además, las epidemias de cólera van ligadas de una manera dramática a las catástrofes humanitarias. En este artículo intentamos explicar el por qué de esa relación.

¿Cuál es la causa del cólera?

El agente responsable directo de la enfermedad es una bacteria gram negativa llamada Vibrio cholerae. Fue aislada por el anatomista italiano Filippo Pacine en 1854, pero no se estableció como el patógeno del cólera hasta los trabajos de microbiológicos como Jaume Ferrán o, sobre todo, de Robert Koch. Al principio no todos los médicos aceptaron este descubrimiento, ya que seguían opinando que la “corrupción del agua” tenía un componente químico tóxico responsable del cólera, pero los postulados de Koch con el V. cholerae acabaron de disipar las dudas.

El vibrio colérico se conoce muy bien en la actualidad, y el genoma de alguna de las cepas ha sido completamente secuenciado. V. cholerae posee dos cromosomas circulares que suman en total unas 4 megabases. Los dos cromosomas tienen tamaños diferentes. Hay cepas con diferentes grados de patogénesis, siendo la más peligrosa la denominada El Tor, ya que posee un profago integrado que produce una de las toxinas responsables de cuadro clínico más peligroso del cólera.

¿En qué consiste el cólera?

El cólera se manifiesta por una infección intestinal que produce una intensa diarrea que a su vez ocasiona una rápida deshidratación. La pérdida de agua es tan rápida que se pueden perder muchos litros en muy pocas horas, lo que puede conllevar la súbita muerte del paciente. El método de contagio es por ingestión del patógeno. La bacteria no es capaz de transmitirse por el aire, con lo que un enfermo sólo contagia a otro por medio de manipulación o contaminación de sus heces. Aguas o alimentos contaminados con Vibrio son los métodos de transmisión de la enfermedad. Entre los alimentos capaces de transmitir el vibrio se encuentran las verduras (regados con aguas contaminadas) o los moluscos filtradores (mejillones, ostras, almejas, etc). Vibrio puede vivir tanto en agua dulce como salobre, por lo que los organismos acuáticos y marinos costeros filtradores pueden acumular la bacteria en su interior. Todos estos medios de transmisión tienen en común un factor: el agua. La ingesta de aguas contaminadas con la bacteria o de alimentos que han estado en contacto con esta agua son capaces de producir la infección.

El principal tratamiento es la rápida rehidratación. La pérdida de agua es súbita por lo que se precisa rehidratar con suero fisiológico (con algunas otras sales, para restaurar las perdidas) a un ritmo tan rápido como 1 litro por hora. En caso de no tener a mano suero fisiológico cualquier bebida isotónica o bien zumo de limón disuelto en agua pueden ser igual de útil. La rápida pérdida de agua se debe a la llamada toxina colérica, una toxina que produce V. cholerae. Las células intestinales se encargan del equilibrio hídrico, asegurando la correcta captación de sales y minerales por parte del organismo. En este equilibrio hídrico colaboran una serie de bombas de membrana que no son más que un conjunto de proteínas intercaladas en las membranas de la célula a forma de poro que restringe o permite el paso de determinadas sustancias en función de las necesidades del organismo. La toxina colérica desregula estas bombas permitiendo la salida de agua desde el interior del cuerpo hacia el exterior del intestino, provocando una intensa y rápida salida de agua junto con las heces, que se traduce en deshidratación. Para combatir la bacteria se utilizan varios antibióticos como las quinolonas y o el “trimetoprim sulfametoxazol”, pero la primera medida urgente a tomar es la hidratación.

¿Es el cólera una enfermedad de los países pobres?

Es una enfermedad de los países que no tratan adecuadamente las aguas ni controlan la calidad sanitaria de los alimentos. En la actualidad se producen brotes de cólera en África, Latinoamérica, India y Sudeste asiático. Pero el cólera también se extendido en otras épocas por toda Europa y Norteamérica. Han existido grandes plagas en Hungría, Londres, París o Roma durante el siglo XIX, y solamente el saneamiento correcto de los sistemas de abastecimientos de agua acabó con ellas. En España se han producido muchas epidemias de cólera, de hecho no es raro observar en algunas iglesias españolas, como la de la villa de Cadaqués, recordando plegarias por epidemias pasadas. Y focos aislados se han estado produciendo hasta la década de los 70 del siglo pasado. Desde que se lleva a cabo la potabilización del agua y se controla la calidad del agua de riego, evitando que las aguas residuales se usen para tal fin, el cólera prácticamente ha desaparecido de nuestro país. Según el INE en el período 2000-2007 sólo se han producido 5 casos.

¿Por qué aparece el cólera tras una gran catástrofe?

Para entenderlo hay que tener en cuenta dos factores: (i) la bacteria que produce el cólera vive de forma natural en aguas libres, tanto dulce como salobre y (ii) las catástrofes tienen la mala costumbre de ponerlo todo patas arriba. Catástrofes naturales como los tsunamis, terremotos o huracanes, y catástrofes provocadas por nuestra propia especie, como las guerras, los desplazamientos de refugiados o los campamentos donde se hacinan miles de personas, provocan que todo lo construido se venga abajo. De las primeras catástrofes nadie se libra, aunque es cierto que los países ricos son capaces de solucionar los problemas en menor tiempo que los pobres. Pero aún y así hemos podido comprobar como aparecen brotes aislados de cólera tras huracanes y terremotos, debido a que las conducciones de agua se ven contaminadas por bacterias de acuíferos, bolsas de aguas residuales o lagunas no tratadas. De ahí que una de las primeras precauciones sea prohibir la ingesta de agua, a la vez que se reparte agua de calidad sanitaria contrastada.

Otra historia diferente es ese tipo de catástrofes en países que tienen poca capacidad de respuesta. El agua en esos lugares se toma de pozos que se cuidan artesanalmente o de sistemas de depuración relativamente simples. Si esos pozos o sistemas de conducción se deterioran, y no se reparte agua limpia (cosa que no siempre ocurre) es fácil que empiece la ingesta de agua contaminada. El hacinamiento también contribuye a la dispersión, especialmente si no hay un correcto mecanismo de eliminación de heces y desechos.

Una situación de este tipo es la que se está dando en la actualidad en Haití, donde miles de personas que lo perdieron todo en el terremoto del año pasado, viven hacinados en improvisados campamentos, que como estamos comprobando, no tienen las condiciones sanitarias mínimas. Por desgracia estos acontecimientos, se han vivido y se viven en muchos lugares del mundo, con crisis humanitarias que rápidamente se olvidan en los noticieros o quedan relegados a unos segundos de cuota de pantalla. En estos países son necesarias medidas urgentes para que los sistemas básicos de alimentación, higiene y salud funcionen a pleno rendimiento. Una medida tan simple como el acceso al agua potable salvaría muchos millones de vidas al año en el mundo.

.

Entradas relacionadas:


  1. kikostc
    29 octubre, 2010 de 10:34

    Claro y conciso. Si algunos políticos tuviesen la valentía de centrarse en problemas reales y dejar de pavonearse delante de las cámaras, …otro tanto para los medios de “comunicación-propaganda”.

  2. Rhay
    31 octubre, 2010 de 11:48

    Pues sí.

    Lo que está pasando en Haití es una catástrofe en toda regla, y el mundo mira para otro lado. Como no hay petróleo, que los den…

  3. firstthough
    3 noviembre, 2010 de 20:48

    Cuando no hay voluntad politica no se toman acciones que podrian salvar vidas. Reflejan un egoismo y hasta podria decirse actos de crueldad/egoismo.

    Muy buen articulo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: