Inicio > Actualidad, Escepticismo, Magufadas > Dos pasos adelante y uno atrás

Dos pasos adelante y uno atrás

15 noviembre, 2010

.

No suelo ser alarmista, y mucho menos pesimista. Creo que como sociedad y como humanidad avanzamos poco a poco. Creo que este avance no es contínuo, sino como bien decía Oriol Bohigas, este avance se realiza a base de dar “dos pasos adelante y uno atrás”. Quizá esté equivocado, y el avance neto sea negativo, correspondiendo a cada paso adelante dos o más pasos atrás. Quiero pensar que no, aunque confieso que en algunas ocasiones mi optimismo flaquea.

Posiblemente esté exagerando o, aun peor, frivolizando con este preámbulo. No es un nuevo caso de torturas, una población abandonada a su suerte o un genocidio cometido en nombre de algún dios peleón el que me lanza a escribir estas líneas. Al contrario, es algo más insustancial, mucho menos profundo, aunque tampoco tengo claro si considerablemente grave a largo plazo.

Y es que esto viene a que la semana pasada caía en mis manos un periódico de estos gratuitos, concretamente el Qué.es. Sin entrar en el tratamiento de la información, que sería otro tema, lo que sobresalía en la página 9 era un anuncio que ocupaba casi la mitad de la misma:

No sólo se vende la denominada pusera bio-energética Vitaljoya a la nada despreciable cifra de ¡120 eurazos!, sino que además viene anunciada por un individuo que ha dedicado gran parte de su carrera profesional a dar consejos sobre salud por televisión. Cómo va a ser un fraude tal maravilla tecnológica, basada en principios de acupuntura, combinando la influencia de los imanes con la avanzada tecnología de los infrarrojos (sic!) si viene avalada por gente que nos ha estado presentando al colesterol malo y al colesterol bueno por esa caja repleta de verdades que es la TV.

Mientras intentaba recuperarme del cabreo entre las posibilidades de Alonso en el mundial y los resultados del maratón de nueva York, al llegar a la página 14, ¡zas, en to’ los morros!

Ahora le toca el turno a la magnetoterapia, con dos felices abuelitos que lanzan a nuestro subsconsciente la idea de una agradable vejez a golpe de imanes. Afortunadamente, el periódico solamente tiene 19 páginas; de ser más extenso acabaría haciéndole la competencia a la feria esotérica anual.

Como decía al principio, quizá la sensación de retroceso hacia un mundo dominado por la superstición y la magia no sea más que un paso atrás momentáneo, y la proliferación de tanta superchería no represente realmente una involución hacia las cavernas. No obstante, también decía que a pesar de su aparente inocuidad estas cosas pueden ser muy peligrosas a largo plazo: quizá llegue el día que cuando un jefe de estado consulte a un astrólogo para decidir si masacra a millares de seres humanos al otro lado del planeta, la ciudadanía aplaudamos adornados con pulseras holográficas, parches imantados y ristras de ajos colgadas al cuello. Tiempo al tiempo…

.

Entradas relacionadas:


  1. 15 noviembre, 2010 en 9:36

    Siento decirlo, pero también estaría muy bien que los blogs más críticos con éste tipo de actividades pudieran ayudar a su propia credibilidad quitando los anuncios de ofertas de magnetoterapia que salen justamente al final de éste post. A lo mejor si que ésto ya es el final del mundo… suerte!

  2. 15 noviembre, 2010 en 9:51

    Frij a mí tampoco me gusta esa publicidad pero, como ya hemos comentado alguna vez, viene impuesta por WordPress. Para quitarla hay que pagar y no estamos dispuesto a ello.

  3. NewZealander
    15 noviembre, 2010 en 10:19

    Buen artículo y lamentablemente cierto.

    Frij, con un navegador Firefox y los addons adecuados no salen esos anuncios

    Un saludo

  4. 15 noviembre, 2010 en 11:52

    Yo no veo ninguna publicidad, quizás porque soy usuario de wordpress, o porque uso crome.

    Y sobre el post, pues la verdad que da un poco de canguelo, pero sobre todo me cabrea. Gente necesitada que pregunta a estos chamanes sobre si dejar su trabajo o no, si casarse. Gente que necesita ayuda psicológica y psiquiátrica, preguntan porqué sienten angustia, porqué no soportan a sus padres, porqué son infelices, y las respuestas siempre son tés baratos (de fabricar) pulseritas milagrosas, perder diez minutos al día en la posición flor de loto, o escaldarse los pies con baños espirituales. Por supuesto, todo adornado de misticismo y dinero.

    Me hierve la sangre.

  5. esceptico dudoso
    15 noviembre, 2010 en 11:59

    Hace años había las pulseras magnéticas (hoy transformadas en algo más estético e igual de estúpido: la power balance). Incluso se hizo algún trabajo científico que lógicamente demostró ausencia de efectos. Yo no sé ahora, pero entonces esas pulseras se vendían en farmacias. Ya sabéis: consulte a su farmacéutico.
    El problema con este tipo de artilugios mágicos no se debe sólo a quienes los fabrican ni a su publicidad en medios de información, sino también a quienes los venden de la misma forma que venden antibióticos o analgésicos: los farmacéuticos, tan sensibles ellos en cuanto alguien sugiere que fármacos que no precisan receta puedan distriubuirse en supermercados.

  6. Ismael Labrador
    15 noviembre, 2010 en 12:23

    Lo más surrealista es la mezcla de acupuntura, imanes e infrarrojos. ¿Qué tendrá que ver una cosa con otra? Con tal de adornar estos productos de un cierto cientifismo, ya vale todo.

  7. 15 noviembre, 2010 en 15:31

    “quizá llegue el día que cuando un jefe de estado consulte a un astrólogo para decidir si masacra a millares de seres humanos al otro lado del planeta,”

    Creo que ese dia ya llego hace bastante. Es de sobra conocida la aficion que tenia Ronald Reagan por la astrologia y que muchas de sus decisiones las tomaba despues de consultar a su astrologa particular.

  8. Juan Carlos
    15 noviembre, 2010 en 16:22

    No estoy en absoluto de acuerdo con lo de los pasos adelante y atras, lo estaría si alguna vez la humanidad hubiera vivido libre de mentiras y supersticiones, pero no es el caso.
    También me parece muy partidista y maniqueo entrar “a saco” contra cosas que no son más que supersticiones inofensivas, porque sólo hacen daño al bolsillo (y en realidad a quienes creen en ellas ni siquiera eso, porque obtienen un placebo que les reporta beneficio).
    Es distinto cuando hablamos de tratamientos “curativos” sustitutivos de medicina real, o de prácticas de riesgo por ingerir productos tóxicos o en cantidades peligrosas.
    Paradogicamente. nunca veo en estas páginas de escepticismo científico, críticas a las publicidades o composiciones de los productos de cosmética (rejuvenecedores, antiarrugas…y demás, que se anuncian junto con palabras como genes, ADN….
    Debe ser, que entablar batalla a las mentiras y los productos inútiles de las grandes empresas cosméticas y con ello dirigir críticas a los biólogos, químicos y farmaceuticos titulados que trabajan en ellas, les va demasiado grande a los que administran y escriben blogs.
    Y nadie puede decir que estas empresas no mientan, estafen y engañen con palabras científicas y argumentos pseudocientíficos tanto como los de las pulseritas, y muchos más millones de euros que estos.
    Probablemente eso sí sea dar un paso atras, combatir únicamente al enemigo que tenemos a nuestro alcance y no a la práctica fraudulenta en su conjunto.

  9. albireo beta cygni
    15 noviembre, 2010 en 17:59

    Juan Carlos: “nunca veo en estas páginas de escepticismo científico, críticas a las publicidades o composiciones de los productos de cosmética (rejuvenecedores, antiarrugas…y demás, que se anuncian junto con palabras como genes, ADN…”.

    También hay detergentes que lavan super-mega-blanco y que vienen del futuro a explicarnos como molan, coches que se convierten en robots bailongos, compresas que te convierten en un pibón marchosísima, etc.

    ¿Y que? Si es que no acabaríamos nunca. Ante tal tarea, creo que es buena cosa priorizar y concentrarnos en lo mas malo de lo malo, es decir la pseudociencia médica y magufa.

  10. 15 noviembre, 2010 en 18:02

    También hay detergentes que lavan super-mega-blanco y que vienen del futuro a explicarnos como molan

    Hey, eso ya lo hemos tratado: https://cnho.wordpress.com/2009/08/18/sera-por-bolas-de-lavar/ Y otra múltiples. ¿Aún faltan?. Sin duda, dadnos tiempo que sólo llevamos poco más de un añito en el aire 😉

    Y al que le pique….

  11. Juan Carlos
    15 noviembre, 2010 en 18:14

    albireo beta cygni

    Nadie afirma que los detergentes vengan del futuro, ni que los automóviles se conviertan en robots,…deberías distinguir un reclamo publicitario de las cualidades que se asignan a un producto como parte de su eficacia.

    No es tanto que pique o deje de picar, es más mostrar como cualquiera se atreve con un magufo analfabeto, pero no con otros, tan estafadores como estos, pero con titulaciones comparables a las de los administradores de los blogs de ciencia, y con mucho más dinero que estos para pleitear si lo consideran oportuno.

    Y que por tanto, lo que se hace desde estos blogs, no es combatir la superschería, sino sencillamente atacar al que es más débil.

  12. 15 noviembre, 2010 en 18:21

    Juan Carlos ¿crees que Boiron es más débil económicamente que los administradores de este blog? Vamos hombre aterriza.

  13. Carl Cox
    15 noviembre, 2010 en 19:36

    Juan Carlos :
    albireo beta cygni
    Y que por tanto, lo que se hace desde estos blogs, no es combatir la superschería, sino sencillamente atacar al que es más débil.

    ¿Quién es más débil, Power Balance o este blog?
    ¿Quién es más débil, Los Laboratorios Boiron o este blog?
    ¿Quién es más débil, la empresa que comercializa Vitaljoya o éste blog?
    ….

    Hombre, seamos serios.

  14. Aioros
    15 noviembre, 2010 en 19:45

    Juan Carlos :
    albireo beta cygni
    Nadie afirma que los detergentes vengan del futuro, ni que los automóviles se conviertan en robots,…deberías distinguir un reclamo publicitario de las cualidades que se asignan a un producto como parte de su eficacia.

    Eres un maestro de la ironía. Eso también fue ironía.

    Juan Carlos :
    albireo beta cygni
    No es tanto que pique o deje de picar, es más mostrar como cualquiera se atreve con un magufo analfabeto, […] lo que se hace desde estos blogs, no es combatir la superschería, sino sencillamente atacar al que es más débil.

    No Juan, no se están metiendo contigo, y rara vez se meten con algún usuario de estas “terapias”, si no contra quienes las promueven, que ni son analfabetos, ni son pobres, ni son débiles, sino exactamente todo lo contrario.

  15. KC
    15 noviembre, 2010 en 19:46

    Creo que lo que quiere decir Juan Carlos es que las empresas que están detrás de las pulseritas y demás son más débiles que las que fabrican cremas antiarrugas y demás (que supongo que son farmacéuticas).

    Saludos.

  16. Aioros
    15 noviembre, 2010 en 19:52

    KC :
    Creo que lo que quiere decir Juan Carlos es que las empresas que están detrás de las pulseritas y demás son más débiles que las que fabrican cremas antiarrugas y demás (que supongo que son farmacéuticas).
    Saludos.

    Las empresas de cosméticos no se anuncian como la panacea contra el cáncer. Ahí lo dejo para que Juan lo analice.

  17. Juan Carlos
    15 noviembre, 2010 en 20:40

    Manuel, ya he dicho que una cosa son las superscherías que hacen daño al bolsillo y las que lo pueden hacer a la salud como cambiar una terapia médica por homeopatia…tú comentario no ha lugar.

    Aioros, no he dicho que nadie se meta conmigo ni que yo use ninguna pulserita.
    No me quejo de que se critique a unos estafadores, me parece estupendo. Me quejo porque en ningún blog de científicos escépticos veo críticas a esos otros estafadores de las “cremas rejuvenecedoras cuyas milagrosas propiedades dicen están basadas en los avanzadísimos conocimientos de los genes….”, y me quejo porque esos son exactamente iguales a los de las pulseritas, es decir sólo provocan efectos secundarios al bolsillo, y sin embargo, parecen disfrutar de una inmunidad a la crítica.

    Lo formularé de otra manera. ¿Por qué hay montones de páginas de escépticos empeñados en mostrar lo falso que es algo que afecta únicamente al bolsillo, y ni una sola entrada que haga lo mismo con algunos de los productos de las empresas de cosmética?

  18. 15 noviembre, 2010 en 20:54

    no contra el cáncer, pero sí contra la vejez, pero prefiero atacar a los magufos…

  19. 15 noviembre, 2010 en 21:25

    ¿Por qué hay montones de páginas de escépticos empeñados en mostrar lo falso que es algo que afecta únicamente al bolsillo, y ni una sola entrada que haga lo mismo con algunos de los productos de las empresas de cosmética?

    A ver, en primer lugar, Juan Carlos ¿crees que la homeopatía, el MMS o el par biomagnético sólo afecta al bolsillo? Si desde determinados foros que promueven estas “terapias” animan a que se deje la medicación convencional y se sometan a su tratamiento, ¿crees que las únicas consecuencias pueden ser dinerarias? Te recuerdo que algunos de estos tratamientos prometen curar el SIDA o el cáncer.

    En segundo lugar tu acusación de que no criticamos a los poderosos por temor a represalias me parece injusta, y los lectores habituales de este blog saben que criticamos todo lo que nos parece mal, venga de quien venga. Y por eso es frecuente ver en los comentarios como nos llueven los palos desde todos lados. Eso sin contar los mensajes “amistosos” que encontramos a diario en el buzón de correo.

    Y en tercer lugar también nos hacemos eco de algunas peticiones de los lectores. ¿Te gustaría ver algún palo a las cosméticas? Bueno eso es un genérico, habrá que centrar más el tema. Muchas cremas hidratantes funcionan, los tintes de pelo también, la laca fija el pelo, la colonia produce olores que gustan a la gente. El resultado producido por muchos de estos compuestos es el esperado por el cliente, y eso se puede demostrar científicamente. ¿Qué hay productos cosméticos que son un timo o son peligrosos? Es posible, pero primero habrá de detectarlos. Mi área de conocimientos está más cerca de la biomedicina que de la química cosmética, por lo que me es más fácil detectar problemas en el primer tema. Pero te informo que intentamos cubrir muchos frentes (dentro del tiempo libre que nos deja nuestro trabajo), y ya tenemos una persona trabajando en ello. Como pista te diré que es experto en caracoles. Esperemos sus conclusiones. 😀

  20. esceptico dudoso
    15 noviembre, 2010 en 21:26

    Parece que hay sistemas de control inexistentes, que no funcionan o que son perversos.
    Ya comenté mi impresión de las oficinas de farmacia.
    Me parece también preocupante que organismos como la Fundación Española del Corazón avale propaganda televisiva de danacoles o que insistentemente se diga que los actimeles refuerzan las defensas.
    No es descartable que gente que no vacuna a sus hijos los infle después a actimeles para fortalecer sus defensas.

  21. Juan Carlos
    15 noviembre, 2010 en 21:45

    Manuel ¿Tú no lees?

    He hecho una distinción clara entre lo que afecta sólo al bolsillo y lo que afecta a dejar un tratamiento.
    Aquí :
    “Es distinto cuando hablamos de tratamientos “curativos” sustitutivos de medicina real, o de prácticas de riesgo por ingerir productos tóxicos o en cantidades peligrosas”.

    En segundo lugar no he dicho que no critiqueis a los poderosos, he dicho que en los casos en que no se afecta más que al bolsillo sólo criticaís (todos los blog) a los más débiles. No es lo mismo.

    Soy químico, se perfectamente que hay cremas hidratantes que funcionan, y otros productos también , por eso he especificado cremas rejuvenecedoras y antiarrugas, aunque en lugar de dirigirme a los preparados a base de baba de caracol, lo he hecho a la supuesta aplicación de los conocimientos sobre ADN y genes, por lo que tiene de vender humo utilizando un lenguaje pseudocientífico.

    Me congratulo de que tengaís a una persona trabajando en ello, es lo que comentaba que no se hacía.
    Ahora veremos si el tratamiento que daís al artículo es “generico”, referido a cuantos productos contengan eso, o igual que haceis con las pulseras, el autor tiene la honradez y el valor de poner el nombre del laboratorio y el nombre del producto que fabrica y comercializa….si el tratamiento es el mismo, no tendré ningún inconveniente en felicitarle a él y felicitaros a vosotros por vuestra honradez, en caso contrario no hará falta ni que haga comentario alguno…todos verán un diferente rasero y sacarán conclusiones.

    Yo para empezar ya veo un doble rasero en la pregunta que te haces y la respuesta que te dás.

    “¿Qué hay productos cosméticos que son un timo o son peligrosos? Es posible…

    ¿Sólo es posible?…¿de verdad no sabes de productos que son verdaderas estafas como las pulseritas?

    ¿Hubieras contestado lo mismo si la pregunta fuera sobre pulseras energetizantes?

  22. esceptico dudoso
    15 noviembre, 2010 en 21:56

    En cosmética, lo más simpático me parecen los tratamientos con ADN.

  23. 15 noviembre, 2010 en 21:58

    Juan Carlos, ya que dices ser químico, y por el tipo de comentario, conocedor del tema, ¿por qué no escribes tú un artículo? Si tras analizarlo vemos que todo lo expuesto es correcto te lo publicamos como hemos hecho con artículos de otras personas que amablemente nos han cedido sus escritos. Sólo tienes que hacerlo llegar a la dirección de correo del blog.

  24. Aioros
    15 noviembre, 2010 en 22:14

    Juan Carlos: no sé en qué piensas cuando comparas una crema antiarrugas cuyos efectos no son los claramente publicitados (que te veas de 25 teniendo 50) a pulseras, píldoras y similares que dan a entender que curan o protegen de cierta dolencia y por lo cual muchos ABANDONAN LOS TRATAMIENTOS MÉDICOS, lo que a ocasionado muertes. No hay comparación. Y sí, habrá cosméticos que sean fraudulentos y podemos encontrar muchos que contenían compuestos peligrosos y que eran retirados del mercado, muchas veces por iniciativa de la misma empresa.

    La industria cosmética en general sigue buenos controles y a lo mucho se le puede acusar de publicidad fraudulenta y solo en contados casos. La pseudociencia médica en cambio es directamente criminal. Aprendamos a comparar por favor.

  25. KC
    15 noviembre, 2010 en 22:35

    Si a mi se me acercaran dos personas en la calle, una de las cuales me dice que tiene un remedio contra cualquier cáncer y la otra una crema que hace que parezcas más joven, del segundo pensaría que probablemente tenga más lengua que producto, incluso podría parecerme un punto “gracioso” el hecho de que alguien quiera comer de narcisismos ajenos -cosa que también me pasa con el tema de las pulseras-, aunque me parecería algo mucho menos grave que lo del primero, del que únicamente podría pensar que es un hijo de puta.

    Efectivamente, hay comparaciones ciertamente odiosas, y bastante mal hechas.

    Saludos.

  26. Juan Carlos
    15 noviembre, 2010 en 23:16

    Aioros, leete lo que he escrito. Estoy comparando simples timos. Nadie abandona un tratamiento por comprarse una pulsera o un mineral “mágico”, igual que nadie abandona un tratamiento por leer el horóscopo o por leer un libro en el que se afirma que el hombre no llegó a la luna.
    Y si alguien lo hace y a tí te parece que debe evitarse, que prohiban los libros “sagrados” tipo Biblia,Corán y hasta la Kebra Neguest, porque imbéciles que han dejado un tratamiento en base a lo que han leido en esos libros, hay miles.
    De lo que hablo, son sencillamente timos en los que se utiliza un lenguaje pseudo científico, vacío de contenido y en los que el producto no cumple con lo que el fabricante especifica (en el caso de muchos cosméticos ni siquiera contiene lo que dicen).

    KC estás diciendo lo mismo que yo, el primero es un hijo de puta, mientras los otros dos son simples timadores. Y yo lo que me he preguntado es porque a los segundos no se les da el mismo tratamiento que a los primeros, y porque el autor del artículo se sorprende de que exista, si lo que venden es igualmente falso y funciona exactamente lo mismo.

    Y no ha sido una crítica específica a este blog. Es que en ninguno de los que he leido he visto nada de eso, sino más bien “excusas de mal pagador” como la frase de Manuel :

    “Mi área de conocimientos está más cerca de la biomedicina que de la química cosmética, por lo que me es más fácil detectar problemas en el primer tema”.

    Que parece decir que a un biólogo no conoce lo suficiente sobre la membrana celular y su permeabilidad o sobre lo que puede una crema aportar con los actuales conocimientos que tenemos de lo que son los genes. Y que por tanto, determinadas publicidades de cosméticos no le producen retortijones de barriga porque no ve engaño manifiesto en ellas debido a que lo suyo es la bio-medicina.

    Y si he escrito esto es porque me parece rocambolesco que Hernandez se muestre alarmado por una publicidad en la que alguien afirma que una pulsera reduce el dolor (algo perfectamente posible desde un punto de vista placebo), y sin embargo no le alarme que cada año se vendan millones de tarros de cremas absolutamente inútiles a precios de oro y apoyados en explicaciones “científicas”, tanto o más delirantes que las de esa pulsera.

  27. Darío
    15 noviembre, 2010 en 23:36

    Al Sr. Juan Carlos:

    ya, anda, escribe un artículo que desmienta la hojalatería resanadora de las creams que dices y deja de plantear cosas que no son ciertas.

  28. Nuria
    15 noviembre, 2010 en 23:47

    Pero bueno, ¡¡¡que Juan Carlos ha dicho y repetido como tres o cuatro veces que hay que hacer “una distinción clara entre lo que afecta sólo al bolsillo y lo que afecta a dejar un tratamiento”!!!
    Lo que os está diciendo es que los que “afectan sólo al bolsillo” (por ejemplo, la power balance)le parecen igual de estafadores que muchos anuncios de cosméticos, danacoles, actimeles y demás, y que vosotros habéis dedicado muchísimo más espacio y tiempo a criticar aquéllos que éstos últimos.
    Y francamente, no veo mucha diferencia entre la power balance y los cachivaches de teletienda que prometen abdominales sin esfuerzo, los crecepelos, los anticelulíticos o las pastillas adelgazantes…
    O bueno, sí. Hay diferencias. Así, de bote pronto, se me ocurren tres:
    -Los segundos son aún más caros
    -Los segundos juegan con los complejos del ser humano. La gente los compra creyendo que así va a solucionar un elemento de su físico que le hace sentir mal consigo mismo. La power balance simplemente te habla de equilibrar energías y cosas así que quedan muy cool y muy new age, y seguramente mucha gente la compró simplemente porque estaba de moda, no porque realmente creyera que funcionara ni porque tuviera unas expectativas que luego pudieran ser fuente de desilusión.
    -La power balance no tiene efectos negativos para la salud. En cambio, muchas pastillas adelgazantes y anticelulíticos contienen yodo, que si no me equivoco te puede joder la tiroides de por vida.

  29. Aioros
    16 noviembre, 2010 en 0:00

    Nuria :

    -La power balance no tiene efectos negativos para la salud. En cambio, muchas pastillas adelgazantes y anticelulíticos contienen yodo, que si no me equivoco te puede joder la tiroides de por vida.

    Esas pastillitas ya no entran en la categoría de cosméticos, según tengo entendido.

  30. Darío
    16 noviembre, 2010 en 0:02

    Pue sí, Nuria, entonces que Juan Carlos escriba algo desde el lado de la química para demostrar lo falso y dañino de estas cosas de hojalatería femenina (por qué todo va casi dirigido a mujeres, nada más por eso). Y que no diga que en este blog nada más le pegamos a los “débiles”: le pegamos a cualquiera que nos parezca estafador, engañabobos, abusivo, mentiroso, truculento. Y lo tratamos de hacer con bases. Aquì no se ha presentado un químico que proponga algún escrito interesante, y nosotros no somos ni químicos ni le jugamos al Starnomeacuerdoquemierda para inventar cosas, a lo mejor Juan Carlos es el primero que pone algo interesante desde esa rama de la ciencia.

  31. Aioros
    16 noviembre, 2010 en 0:04

    Nuria :

    -Los segundos juegan con los complejos del ser humano.

    A grandes rasgos, en eso consiste la publicidad. Y no solo para los cosméticos.

  32. 16 noviembre, 2010 en 0:16

    Juan Carlos, insisto, aquí tienes un foro para escribir ese artículo, lo demás ya me parece dar vuelta sobre lo mismo. Sólo has de tener en cuenta (por aquello de no repetir) que otros ya lo han hecho, aunque quizás se te haya escapado:
    http://www.ahorrodiario.com/gastos-del-hogar/el-timo-de-las-cremas-y-los-champus-vitaminados
    http://www.esbeltic.com/blog/el-timo-de-las-cremas-para-la-celulitis/
    http://elcentinel.blogspot.com/2010/07/monica-carrillo-avala-la-crema.html
    etc,

  33. Nuria
    16 noviembre, 2010 en 0:27

    Aioros :
    Esas pastillitas ya no entran en la categoría de cosméticos, según tengo entendido.

    Tal vez, pero entran en la de timos y aprovecharse de la gente, y por tanto me parecen criticables al mismo nivel que una power balance.

    Darío :
    Pue sí, Nuria, entonces que Juan Carlos escriba algo desde el lado de la química para demostrar lo falso y dañino de estas cosas de hojalatería femenina (por qué todo va casi dirigido a mujeres, nada más por eso).

    Hojalatería femenina. Espera, parpadeo. Releo. Hojalatería femenina.
    He dicho, CRECEPELO, APARATOS DE ABDOMINALES… y ahora añado: alargadores de pene (sí, suena a chiste, pero poned algún día la teletienda… ¡existe!)
    ¿Hojalatería femenina? ¡¡¡Venga ya!!!

    Darío :
    que no diga que en este blog nada más le pegamos a los “débiles”: le pegamos a cualquiera que nos parezca estafador, engañabobos, abusivo, mentiroso, truculento. Y lo tratamos de hacer con bases. Aquì no se ha presentado un químico que proponga algún escrito interesante, y nosotros no somos ni químicos ni le jugamos al Starnomeacuerdoquemierda para inventar cosas, a lo mejor Juan Carlos es el primero que pone algo interesante desde esa rama de la ciencia.

    No creo que os dediquéis sólo a “atacar a los débiles”. En eso, no puedo estar de acuerdo con Juan Carlos. Hace mucho que os leo y sé que repartís leña, como muy bien dices tú, a todo lo que os parece estafador. Y me parece muy loable.
    Pero a veces da la impresión de que estáis tan obsesionados con la pseudociencia que no veis más allá, que la veis por todas partes y pensáis que su influencia está aumentando peligrosamente, cuando lo cierto es que en el mismo canal donde salen la vidente Lola o la tarotista Facunda, a los cinco minutos te sale un cachivache de esos que te convierte en Rambo o Nacho Vidal. Las dos cosas son una estafa, las dos cosas se aprovechan de la ignorancia de la gente, y las dos cosas me parecen igual de repugnantes.
    Y como ya os dije hace tiempo, y como ha señalado Juan Carlos, la realidad es que
    estafadores e impresentables que se aprovechan de la ignorancia ajena ha habido siempre. No creo que ahora estemos peor que hace 200 años. En el peor de los casos estaremos igual. Y seguramente estamos mejor. (No puedo evitar acordarme de un clásico 😉 …http://lapizarradeyuri.blogspot.com/2010/03/el-pasado-era-una-mierda.html)

  34. Nuria
    16 noviembre, 2010 en 0:32

    Precisamente iba a añadir que me encantaría que Juan Carlos se lanzara a escribir ese artículo… hace tiempo que me interesa el tema y no había encontrado gran cosa.
    Manuel, gracias por los últimos enlaces. Ahora les echo un vistazo.

  35. 16 noviembre, 2010 en 0:35

    Nuria dices Pero a veces da la impresión de que estáis tan obsesionados con la pseudociencia que no veis más allá…

    Espero que aparte de nuestra “pequeña” obsesión sepáis reconocer nuestro esfuerzo por divulgar ciencia. Al menos lo intentamos con un buen número de artículos 😉

  36. Nuria
    16 noviembre, 2010 en 0:48

    Por supuesto, Manuel 🙂 Por eso os sigo leyendo.

  37. Aioros
    16 noviembre, 2010 en 0:54

    Nuria, De hecho esas pastillitas entrarían en la misma categoría de la homeopatía y la pulseritas milagrosas. Y los alargadores de pene creo que tampoco entran en cosméticos y sí en pseudociencia (a menos que alguno sirva, que lo dudo). Vamos, que le busques por donde le busques la comparación de Juan con los cosméticos fue totalmente gratuita.

  38. Juan Carlos
    16 noviembre, 2010 en 0:55

    Pués sí Manuél, el de centinel se me había pasado. Los otros no me sirven (y claro que hay artículos que denuncian de todo en otros sitios), pero no son blogs escépticos, y es en los blogs escépticos donde he dicho que no he leido críticas a timos en cosmética.
    De todas formas, buscandolos habrás comprobado que lo que digo es cierto.

    Ese de centinel es el único que encaja y fijate lo que dice. Todo el artículo es :

    “Vale, es cierto que todas las cremas antiarrugas son un timo. Al menos, en los términos en los que prometen resultados, siempre muy exagerados y milagrosos. Pero el anuncio de la periodista Mónica Carrillo es el no va más del timo. La verborrea pseudocientífica que utiliza es el más puro estilo Powerbalancero, ecobolista o antiantenistademovil. ”

    No parece estar a la altura de los otros artículos, baste compararlo con el de Hernandez. Así que me reafirmo en que el tema está poco y mal tratado y merecería mayor atención.

    Sin duda habrá quien piense como Dario que una cuestión como retrasar el envejecimiento o eliminar arrugas mediante potingues tiene que ver más con la química que con la biología…..tiene su gracia,…pero no es así, y por ello, declino la amable invitación de Manuél.

    Lo mio es el análisis…ni siquiera la química orgánica.
    Pero si algún día teneís aguas residuales o contaminadas y quereís hacer un estúdio…soy vuestro hombre.

    Si el artículo fuera sobre peeling quimico, aún me vería con argumentos…pero es que la quimioexfoliación sí funciona.

    Aunque ya que ha comentado Manuel la posibilidad de proponer temas, el de la lluvia roja de Kerala creo que no lo habeis tocado y a principio de mes ha habído novedades.

  39. AvA
    16 noviembre, 2010 en 1:49

    Chicos, os cuento que vi ese mismo anuncio por la tele hace una semana. ¿Cómo pudo este señor aceptar presentar este engañabobos? ¿El vil metal? No es que sea un científico aclamado pero aparecía en un programa sobre salud todas las mañanas. Me puse hecho un basilisco. Imaginaros. Antes de almorzar. Me sentó mal el filete xDD Y otra razón más para no ver la televisión. ¿Cuántas van? Uff, perdí la cuenta.

  40. 16 noviembre, 2010 en 10:27

    Juan Carlos, pues una pena que no te animes. Ya le dedicaremos espacio cuando tengamos tiempo (y nuestro experto en gasterópodos acabe). Otro tema que también queremos tratar es el de algunos alimentos. En realidad la agenda de temas a tratar es mucho más larga que el poco tiempo que disponemos para escribir sobre ello.

    El tema de la lluvia roja también está en cartera, de hecho preparé algo de información a partir de un trabajo de Kumar del 2006. Pero sé que ha aparecido nueva información (publicada incluso en la prensa generalista) por lo que he de analizarla antes de ponerme a escribir.

    Desde aquí animo a cualquier lector a que si tiene alguna inquietud sobre algún tema y se anima a escribir algo nos lo puede enviar a la cuenta de correo del blog.

  41. albireo beta cygni
    16 noviembre, 2010 en 10:28

    Juan Carlos: ¿de donde te han echado, de Procter&Gamble o de Glaxo-Wellcome?

  42. Juan Carlos
    16 noviembre, 2010 en 14:53

    albireo beta cygni, a esas empresas, las aguas residuales o las puestas en marcha de depuradoras municipales no les interesan demasiado…no me han despedido de ninguna de ellas.
    Ni siquiera soy, ni he sido consumidor de cosméticos masculinos, pero cuando veo algunos anuncios me pongo enfermo.
    La única relación que he tenido con una de ellas (hace muchos años), fue formar parte de un ensayo en una crema bronceadora, para comprobar si la exposición a luz ultravioleta provocaba irritacion en la piel.
    Creo que el artículo podría enfocarse desde el transporte a traves de la membrana plasmática, explcando la difusión simple, la facilitada, y el transporte activo.
    Pero como he dicho no soy experto en ese tema.

  43. esceptico dudoso
    16 noviembre, 2010 en 19:20

    Tanto que se llevan ahora los ensayos clínicos… y toda esa discusión que tenéis sobre los cosméticos.
    Preguntad a los del CSIC que han sacado el Revidox. Eso si que es un anti-aging. ¿Cómo han hecho sus ensayos clínicos? ¿Los han publicado?
    El Revidox… ¿es científico o pseudocientífico?
    Hay un fármaco con consecuencias cosméticas, la isotretinoína. Hay gente que se queja de que familiares suyos se han suicidado. Ahora han sacado un ensayo en el que muestran que si la gente se suicida es por su propio acné y que el roacután no es tan malo como dicen.

  44. esceptico dudoso
    16 noviembre, 2010 en 19:20

    Pero a mí me parece que sí es malo.

  45. 16 noviembre, 2010 en 19:34

    El Revidox del CSIC está compuesto por resveratrol (sobre cuya producción el CSIC tiene la patente -el Revidox está en manos de una farmacéutica- es un antioxidante más que demostrado (echale un ojo a PubMed). Se extrae de la uva que producen mayores cantidades de este compuesto cuando se las irradia con U.V. ¿Es eficaz contra el envejecimiento? Es dificil decirlo, y se está investigando en ello. Las propiedades antioxidantes se han ligado en ensayos clínicos a la prevención de daños celulares y se ha encontrado efecto tanto a nivel cardiovascular como de prevención de algunos tumores. ¿Cómo de potente? Eso lo dirán los ensayos clínicos que están en marcha. ¿Justifica su venta y su promoción? Pues eso no lo puedo juzgar porque no lo sé, lo que si sé es que se están desarrollando los protocolos adecuados para contestar esas preguntas por lo que se está mucho más cerca de la ciencia que de la pseudociencia. Y ojalá funcione, primero porque es barato comparado con los tratamientos de las enfermedades que puede prevenir, y segundo porque es una patente española que está en directa competencia con otra desarrollada en Harvard-MIT y tal como vamos en desarrollo tecnológico no nos vendría mal ser productores que algo saludable, ¿no?

  46. Uri
    16 noviembre, 2010 en 19:39

    Habria tambien que añadir a la lista las medicinas tradicionales chinas y demas.No solamente son falsas sino que encima estan llevando a la extincion algunas especies de animales por la absurda teoria de que ingiriendo Tigre o Gorila se adquiere su virilidad o que la aleta de Tiburon posee propiedades curativas.
    Estas medicinas son especialistas en coger animales en peligro de extincion y convertirlos en polvo para hacer preparados.

  47. esceptico dudoso
    16 noviembre, 2010 en 19:58

    No veo bien que se venda algo que aun hay que probar.
    También se creía que las zanahorias eran buenas y el beta-caroteno, mejor. Se hizo un ensayo en fumadores y un suplemento de beta-caroteno se mostró perjudicial, siendo el punto final la mortalidad.
    Una cosa son los ensayos in vitro y en modelo animal y otra una extrapolación sin más (exagerando, mira lo que pasó con la talidomida).
    Ya sé que el resveratrol es bueno, dicen. En su día, hubo una obsesión tal que se agotaban las uvas nada más llegar al mercado.
    Y sí. Es posible que la aleta de tiburón sea también antioxidante. Quién sabe.
    No. Hacer las cosas así se aproxima a la pseudociencia.

  48. esceptico dudoso
    16 noviembre, 2010 en 19:59

    ¿Es ciencia o pseudociencia ingerir dosis masivas de vitamina C como recomebdaba Pauling?

  49. esceptico dudoso
    16 noviembre, 2010 en 20:23

    ¿Y los actimeles y danacoles?
    ¿Y las cápsulas de aceite de pescado?

  50. Hel
    16 noviembre, 2010 en 21:27

    Creo que estás confundiendo aleta de tiburón, con cartílago de tiburón que se supone que es bueno para los tendones porque tiene cartílago. Al perro de un colega le recetaron cartílago de tiburón, no sé si porque ha demostrado ser beneficioso para los tendones de los perros o porque el veterinario era un poco “New Age”.

  51. esceptico dudoso
    16 noviembre, 2010 en 21:42

    Cuando hay ausencia manifiesta de método científico, la situación está clara: homeopatía, ufología, astrología….
    El problema se da cuando hay un método científico insuficiente o cuando un científico prestigioso pontifica con base teórica pero sin respaldo experimental.
    Y hay otro aspecto que me parece importante, sobre todo en Medicina: las modas.
    Se sabe que las vitaminas son esenciales. Cuando no las hay en cantidad suficiente, se entra en avitaminosis con problemas serios y diferentes según la carencia concreta. En el supuesto de que ingerimos una cantidad de vitaminas suficiente para no entrar en avitaminosis y no excesiva como para arriesgarnos a sufrir hipervitaminosis que tampoco es una tontería, entre esos dos límites que dejan un rango muy amplio, según los tiempos las vitaminas se consideran o bien sencillamente un gasto inútil o, por el contrario, casi una panacea. Y quien dice las vitaminas, dice los redox, la luteína, etc.
    No hace mucho se pensaba que dosis masivas de vitamina E podían ser beneficiosas en prevención de infarto, hasta que estudios controlados lo descartaron. Algo parecido pasó con la vitamina A y con la C. Pero, a la vez, es posible en algunos casos (ancianos sobre todo) entrar en cuadros carenciales serios en donde sin embargo se presta muy poca atención a la necesidad de un suplemento vitamínico.

  52. Uri
    16 noviembre, 2010 en 22:57

    Si,puede que sea cartilago.
    Tambien estan muy de moda las hierbas.No se muy bien porque creen que las hierbas no lo pueden dañar a uno.La respuesta suele ser;que son buenas ¡porque son Naturales!Como muchos venenos.

  53. shaey
    17 noviembre, 2010 en 1:44

    Como ya advertí en otro blog (escéptico) en el que suelo comentar… a mi abuela le enchufaron… o mejor dicho… le obligaron a comprar un aparato de magnetoterapia “magnetosan” para más indicaciones.

    Digo que le obligaron porque hasta en tres ocasiones mi abuela le dijo al vendedor que no tenia los 2500 euros que costaba y que se fuese de casa… sin embargo, a los 10 minutos estaba firmando el contrato con tal que el vendedor se fuese de casa..

    Bueno, es una larga historia. Pero al final, de no ser por un entendido en leyes en el blog del que hablo, y su comentario sobre el derecho de desistimiento. Ni diciendole a la compañía que no lo trajesen, ni obligando al transportista/comercial que se lo llevase de vuelta habríamos podido desacernos del engañabobos de las narices.

    Con esto, os advierto que, aunque a vosotros no os la vayan a dar con queso. Tengáis cuidado con vuestros mayores a los que, con la promesa de no tener más dolores por su efecto placebo (esto no te lo dicen) les empapelan el aparatito por las buenas o por las malas. un saludo.

  54. Darío
    17 noviembre, 2010 en 1:54

    Qué poca m… de esos vendedores 👿

  55. shaey
    17 noviembre, 2010 en 2:01

    Aioros… Recuerdo un reportaje en un programa de sexo en el que ponían a prueba 3 alargadores de pene durante 3-6 meses(no recuerdo el tiempo) el primero era uno tipo al jetestender de la tele, el segundo una pomada y el tercero una especie de bomba de vacio…. Me quedé sorprendido cuando al finalizar el programa (según sus mediciones) la bomba y la pomada habían funcionado aumentando uno 4 cm y el otro 5 cm… el famoso jetestender solo le había dado dolor de huevos al sujeto.

    Como digo… desconozco la veracidad de las pruebas realizadas ya que ni siquiera hablaban de marcas sino de aparatos que vemos todos los dias anunciados…. un saludo.

  56. 19 noviembre, 2010 en 18:58

    Juan Carlos :

    Pués sí Manuél, el de centinel se me había pasado. Los otros no me sirven (y claro que hay artículos que denuncian de todo en otros sitios), pero no son blogs escépticos, y es en los blogs escépticos donde he dicho que no he leido críticas a timos en cosmética.

    Llego un poco tarde a la discusión, pero en el blog de nuestro amigo Copépodo hay un post bastante bueno sobre L’Oreal y la pseudociencia, visto desde la perspectiva de un biólogo escéptico:

    http://copepodo.wordpress.com/2010/09/06/la-ciencia-de-los-genes-al-servicio-de-tus-arrugas/

    A mi modo de ver los timos cosméticos son igual de denunciables que las pulseras, las bayas goji, la astrología, la ufología, etc, etc. No son peligrosos para la salud, pero sí para el bolsillo (y la racionalidad). En eso Juan Carlos tiene razón. Pero leche, es que con tanto espabilado suelto vendiendo motos es imposible dar a basto… 😀

    Saludos.

  57. C.Martín
    14 diciembre, 2010 en 17:06

    Lo mejor de todo es que ya nadie sabe quién es el tipo que aparece en el primer anuncio, todos creen que es alguien que sabe de salud, cuando la realidad es que se hizo famoso colaborando en una extinta cadena de radio como portavoz de la policía.
    Sic transit gloria mundi, je.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: