Inicio > Crítica literaria > Peces luminosos

Peces luminosos

20 noviembre, 2010

Autora: Lynn Margulis

Peces luminosos. Historias de amor y de ciencia.
Presunciones

Todo empezó en primavera, cuando empieza este tipo de cosas, incluso entre las partes de una flor solitaria. El malestar, el sentido de la responsabilidad, nunca la ambición, le llevan después de cenar de vuelta a la biblioteca, a los cadáveres con el cuello abierto del laboratorio de anatomía. Un par de veces a la semana se reúne con sus amigotes en la Jimmy´s Tavern. Las tarjetas de avisos para viajes (la mayoría son propuestas de visitas a Nueva York con gastos compartidos durante las vacaciones de primavera) festonean las paredes húmedas. Los artículos de fondo del “Chicago Sun Times” y los cómicos políticos izquierdistas permiten simular con facilidad que uno está leyendo. Howard evalúa la disponibilidad de cada una de las jóvenes que entra en el bar. Una mala reproducción del “Nacimiento de Venus” de Botticelli, la voluptuosa virgen que emerge de la púdica concha, cuelga junto a una fotografía de los enjutos miembros del equipo de baloncesto de la Universidad de Chicago. Tras ellos está Jimmy, el propietario y camarero.

La mera presencia de Howard Fein divierte a sus antiguos compañeros de residencia, Andrew (Andy) Carelli y Richie Baum. Richie, inquieto como siempre, está obsesionado con Howard. Intimidado por Carelli, el radioaficionado y lector de Proust de Waco, Texas, sonríe con desdén a Howard.

– Richie, anda, búscame un viaje compartido a Nueva York para las vacaciones. A la ciudad, claro. –Howard pide otra jarra al tiempo que sirve cerveza a sus amigos; pero él se abstiene. Richie habla entre dientes mientras echa un vistazo a las tarjetas. Al volver, tira una ficha sucia sobre la mesa redonda de madera.

– Fijaos qué idiota es el tipo que ha escrito ésta. Va de humilde: – Richie lee en voz alta-: “Se busca viaje en coche a Hawley-Wallenpawpack Pennsylvania (Scranton) para las vacaciones de primavera, se sabe conducir, se está dispuesto a compartir gastos, llamad: Dorchester4-4789.” ¿Os dais cuenta de toda la falsa modestia, todos los impersonales y cómo usa las minúsculas? ¿Quién querría ir a alguna parte con éste? Debería hacerme adivino. –Richie deja otra ficha boca arriba sobre la mesa, divertido. Carelli gira la cara pecosa irritado ante la suficiencia de Richie-. “Se busca estudiante universitaria para compartir piso cerca del campus con chico amable. Bastante estudioso. Me gusta la buena música.” Este tipo es un farsante. Probablemente se trate de un cuento para ligar. Tiene que dejar claro al mundo que es culto, pero carece de seguridad en sí mismo. Lo intenta compensar con afirmaciones contundentes. –Richie lanza la ficha hacia la cabeza de Carelli.

.

Entradas relacionadas:


  1. 20 noviembre, 2010 en 12:28

    ¿Qué es esto? ¿Autora Lynn Margulis? ¿Entiendo algo?

  2. 20 noviembre, 2010 en 14:32
  3. 21 noviembre, 2010 en 0:42

    Sigo sin entenderlo. ¿Qué es ese texto un cacho al azar del libro de Margulis? ¿Tiene algún sentido?

  4. 21 noviembre, 2010 en 1:54

    Hexo, no te esfuerces…¡¡¡¡se trata de Lynn Margulis!!!!

  5. 21 noviembre, 2010 en 10:18

    Hexo cada sábado publicamos un relato de 500 palabras máximo relacionado con la ciencia. Primero publicamos vuestro relatos. Ahora publicaremos fragmentos de relatos escritos por otras personas. Margulis escribió una obra con sus experiencias en el mundo de la ciencia. He tomado el principio de uno de sus capítulos que habla del ambiente en el lugar que empezó a investigar.

  6. 21 noviembre, 2010 en 12:13

    Ah vale… Ahora conozco lo que es el texto. Pero sigo sin comprender el sentido del mismo.

  7. Cronopio
    21 noviembre, 2010 en 16:33

    Manuel, no se si el fragmento lo has escogido a mala leche, o es representativo del “estilo” del libro; pero se me han quitado las ganas de leerlo.

  8. 22 noviembre, 2010 en 0:35

    Es que a mi me ha parecido muy malo… y no he entendido qué tiene que ver con ciencia hasta que Manuel me lo explicó. Por eso mi desconcierto. Comparto la duda del señor Cronopio.

  9. 22 noviembre, 2010 en 12:38

    En facebook 4 personas le han puesto “me gusta”.

  10. 23 noviembre, 2010 en 9:58

    Huy, qué ganas me han entrado de leer ese libro :oDDDD

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: