Inicio > Ciencia, Escepticismo, Magufadas > Los zahoríes no pasaron el examen

Los zahoríes no pasaron el examen

27 noviembre, 2010

La radiestesia es una pseudociencia que consiste en la localización de agua o metales mediante el uso de péndulos, varillas u horquillas en forma de L. El electromagnetismo del cuerpo humano jugaría un importante papel en la localización de los objetos, al amplificar la señal recogida por el receptor, el cual viraría hacia el lugar donde se localiza la fuente del objeto deseado. No hay que confundir la radiestesia con los detectores de metales ni con los estudios geológicos para buscar aguas subterráneas.

A las personas que practican la radiestesia se les conoce comúnmente como zahoríes, y éstos afirman que son capaces de encontrar una fuente de agua en un terreno (siempre que ésta existe). Sin embargo todos los experimentos controlados que se han realizado hasta la fecha han dado como resultado que los zahoríes encuentran el objeto buscado con la probabilidad que si lo hicieran al azar, mostrando por tanto que estamos ante una disciplina pseudocientífica.

Uno de los experimentos fue realizado por James Randi. Tomó una serie de zahoríes que presumían de su capacidad de encontrar agua y metales tales como el oro. Randi pidió a los zahoríes que buscasen una cierta cantidad de oro depositada en un recipiente numerado, y separado de un buen número de recipientes que no contenían el metal. Los resultados mostraron que los zahoríes encontraron el oro con la misma probabilidad que una persona que hubiese elegido los recipientes al azar demostrando así la inutilidad de la radiestesia para encontrar objetos.

En el siguiente video el propio Randi nos cuenta de forma amena el experimento:

.

Entradas relacionadas:


  1. 27 noviembre, 2010 en 15:24

    Je, ¿Calificamos la radiestesia como pseudociencia? Seguro que hay medios técnicos para detectar la presencia de ciertos elementos, pero eso de usar una ramita… como mínimo me da que pensar.
    La verdad nos hará libes.
    Saludos.

  2. Carlos
    27 noviembre, 2010 en 16:53

    Hace un tiempo conocí a un zahorí que utiliza estas técnicas en su empresa de pozos de barrena. Me enseñó a utilizar la rama en forma de V y las varillas metálicas tal como se ve en el video, y la verdad es que la rama acababa dirigiéndose al suelo y las varillas se cruzaban. Pero, no en el mismo lugar, sino, obviamente, cuando les daba la gana.
    La rama se acaba dirigiendo al suelo por la fuerza que se ejerce sobre ella si se agarra correctamente, pero no conseguí adivinar que es lo que hace que las varillas se crucen una sobre la otra. ¿Alguna idea?
    Un saludo.

  3. KC
    27 noviembre, 2010 en 17:22

    pero no conseguí adivinar que es lo que hace que las varillas se crucen una sobre la otra. ¿Alguna idea?

    El inconsciente, o lo que Randi denomina “efecto ideomotor”. Y sí, el inconsciente existe y no hace falta ser Freud para ver que existe.

    Saludos.

  4. KC
    27 noviembre, 2010 en 17:25

    La clave fundamental de este tema es que ese “efecto ideomotor” está basado en creencias particulares, que generan movimientos inconscientes que no son casuales. Es decir, esto no tendría nada que ver con movimientos reflejos debido a circunstancias neurobiológicas particulares, sino a que los sujetos que lo sufren están absolutamente condicionados por sus creencias.

    Saludos.

  5. 27 noviembre, 2010 en 17:31

    Las varillas, las que son como tienen que ser, están tan forzadas por la manera de agarrarlas, que además de inclinarse hacia abajo pueden hacer ese sorprendente giro. Eso se debe a la tensión en las fibras de la madera.
    Me sorprende que hables “varillas metálicas”. Que el material orgánico del palo reaccione a algún tipo de cambio ambiental procedente da la cercanía del acuífero no me parece totalmente absurdo. Que reaccione una vara de metal, si.
    No se si los zahoríes de hoy, o algunos, se escudan en tergiversaciones científicas. Pero hay que entender que para buscar algo tan necesario como el agua subterránea se hiciera de todo, y se siga haciendo si no se puede acceder a medios técnicos.
    Usar material que no sea un palo con su bifurcación y buscar oro o cualquier cosa que no sea un acuífero me parecen derivaciones inadecuadas y absurdas.
    Que se investigue si la técnica auténtica, la que viene de antiguo, tiene alguna eficacia y, si la tiene, cual puede ser su explicación, es un asunto completamente serio.
    No se si me explico …
    Desenmascarar a unos magos de pacotilla que buscan oro con varillas metálicas también está bien, pero no aportará nada al conocimiento de los materiales orgánicos de origen vegetal.

  6. Mymo
    27 noviembre, 2010 en 17:39

    Un poquito de zahoríes cortesía del tío Mymo
    http://chemazdamundi.wordpress.com/2010/01/27/experiencias-%E2%80%9Cparanormales%E2%80%9D-los-zahories/

    Parece que el conocimiento del terreno también influye.

  7. Carlos
    27 noviembre, 2010 en 17:47

    KC :
    La clave fundamental de este tema es que ese “efecto ideomotor” está basado en creencias particulares, que generan movimientos inconscientes que no son casuales. Es decir, esto no tendría nada que ver con movimientos reflejos debido a circunstancias neurobiológicas particulares, sino a que los sujetos que lo sufren están absolutamente condicionados por sus creencias.
    Saludos.
    Entiendo el efecto ideomotor en alguien que crea que puede encontrar agua, pero al hacerlo yo, que desde luego no me lo creo, es bastante desconcertante no notar el movimiento de las manos. Aunque la verdad es que las varillas se sujetan de una manera tan inestable que el mas mínimo movimiento es suficiente.

  8. 27 noviembre, 2010 en 17:48

    Vaya, el video apoya ligeramente mi idea: el mayos porcentaje de aciertos se dio en la búsqueda de agua. Habría que saber si se relaciona con las varas orgánicas.
    Y de todas maneras, un solo experimento y con una muestra tan ínfima, lo que es demostrar no demuestra absolutamente nada. Un número grande de experimentos similares, de experimentos contrastados, de experimentos diseñados atendiendo a diferentes variables, etc,etc,etc … ¿Existe?
    Si no existe una investigación como el método científico manda, no está demostrado absolutamente nada sobre el tema en cuestión.

  9. KC
    27 noviembre, 2010 en 17:55

    Creo que el tío Mymo lo explica suficientemente bien en la entrada que ha añadido, sobre todo al final del texto.

    Carlos, habría que ver si esta inestabilidad en las varillas es suficiente para que tarde o temprano acaben cruzándose con independencia de la creencia. Eso sería igual en cuanto al movimiento, pero la causa sería efectivamente distinta.

    Saludos.

  10. KC
    27 noviembre, 2010 en 18:01

    Grego

    Gregorovius :
    Vaya, el video apoya ligeramente mi idea: el mayos porcentaje de aciertos se dio en la búsqueda de agua.

    Hombre, yo diría que lo normal es que eso sea así por el mismo hecho de la proporción de agua en el planeta con respecto a oro. No me refiero al experimento, que en teoría es puro azar y un porcentaje cualquiera tendría que ser mayor, sino al día a día en los usos de estos tipos de “poderes”.

    Saludos.

  11. 27 noviembre, 2010 en 18:04

    KC :
    pero no conseguí adivinar que es lo que hace que las varillas se crucen una sobre la otra. ¿Alguna idea?
    El inconsciente, o lo que Randi denomina “efecto ideomotor”. Y sí, el inconsciente existe y no hace falta ser Freud para ver que existe.
    Saludos.

    Yo tenía una amiga que le hacía preguntas a un péndulo, convencida de que el método funcionaba a tal punto que contestaba de manera infalible todas las preguntas cuya respuesta ella conocía. Obviamente en el resto de los casos respondía cualquier cosa, y cuando yo lo quería usar ni siquiera se movía.

  12. 27 noviembre, 2010 en 18:14

    Gregovirus un estudio (Enright, J. T. 1995. Water dowsing: The Scheunen experiments. Naturwissenschaften 82: 360-369) empleó 10.000 búsquedas con 500 zahoríes. Las conclusiones son las mismas que las de este vídeo, sólo que el trabajo no es tan divertido. Richard Dawkins también lo cuenta de forma amena (y con agua):

  13. KC
    27 noviembre, 2010 en 18:39

    Yo creo dos cosas:

    1) La Psicología es una ciencia totalmente subestimada (tanto particularmente como en otras ramas de la Ciencia no perfecta, tipo Economía o Derecho, que generalmente no tienen la menor idea sobre la anterior).

    2) Para un escéptico, estudioso o no de este tipo de cosas, es muy difícil entender cómo alguien puede llegar a creer en X o no salir de esa creencia aún confrontándola con hechos y evidencias probatorias. Algunos sujetos no creerán sino que tan sólo se intentarán beneficiar -estos sí son unos estafadores-, pero otros sí creen realmente en este tipo de cosas -sus poderes- que a otros nos pueden parecer meras estafas. Y lo creen por diferentes motivos, que no son difíciles de deducir y tienen mucho que ver con circunstancias BIOGRÁFICAS (no, no hace falta ser Freud para afirmar lo anterior).

    En fin, aparte de pura Bios somo pura Psique, afirmación que no es nada nueva. Aunque siempre nos pueda sorprender.

    Saludos.

  14. 27 noviembre, 2010 en 18:39

    Está muy bien el artículo del tio Mymo. La explicación del geólogo es excelente. He visto casos parecidos en el trazado de carreteras nuevas que se hundieron a causa de la lluvia, y la gente mayor del lugar decía que era porque los ingenieros no sabían por donde iba el agua.
    Ni hace falta pensar en interacción entre el acuífero y las fibras de la madera. Con el metal, vista la manera de sujetarlo, podría ser algo magnético, si hubiera algo. Pero el artefacto de plástico del principio del segundo vídeo … parece comprado en el bazar de baratijas de la esquina.
    Poderes raros no, por supuesto.
    Intuición, como procesado inconsciente de conocimientos previos que llega a una conclusión, apoyado en una vara o en unos alambres o en cualquier chisme, es una buena idea.
    Los zahoríes de los experimentos presentados parecen muy diferentes a Antonio de La Carlota.

  15. Mymo
    27 noviembre, 2010 en 19:01

    Yo sólo me he tomado la molestia de traerlo aquí. El artículo no es mío como bien podéis ver, aunque me alegra que le saquéis jugo.

  16. 27 noviembre, 2010 en 19:07

    Indicio de explicación científica en los comentarios al artículo del tio Mymo:
    http://chemazdamundi.wordpress.com/2010/01/27/experiencias-%E2%80%9Cparanormales%E2%80%9D-los-zahories/#comment-782
    Añadido mío: la mínima diferencia de potencial entre las manos del zahorí podría alterar la posición de las fibras de la madera que están sometidas a tensión y en una posición muy inestable. Más aún en madera viva, como en un caso que se relata en un comentario anterior, en el que se utiliza vara de olivo verde (es decir, vara aún viva).

  17. 27 noviembre, 2010 en 19:08

    Vale: El artículo de chemazdamundi. Muchísimas gracias por traerlo, Mymo.

  18. Mymo
    27 noviembre, 2010 en 19:10

    De nada, ho. Para axudar estamos os da terra.

  19. 27 noviembre, 2010 en 19:21

    Onde “zahorís los hay de todos los sexos y edades, que allí tenemos muchos sexos y edades.
    Comentario 6 no de chemadazmundi. 🙂

  20. Mymo
    27 noviembre, 2010 en 19:43

    Podería ter sido eu, pero non. E iso que tamén son da Curuña

  21. 30 noviembre, 2010 en 15:45

    Bueno, por si a alguien le vale mi experiencia. Hace algunos años teníamos que abrir un sondeo en casa, para regar el jardín y demás (es una casa grande, en el pueblo), a mi padre le dijeron de recurrir a un zahorí (aquí no se llaman así) para ver donde estaba la veta de agua, si es que había. Mi padre obviamente no se lo tomó muy en serio, además los que hacían el sondeo se encargaban de eso, pero nos picó la curiosidad. El hombre es abuelo de un amigo mio de toda la vida, falleció hace algunos años y cuando nos hizo esto pasaría ampliamente sus 80 años. El caso es que el hombre apareció con el palo, empezó a darse un paseo por el jardín y localizó perfectamente la veta, una más grande pero muy profunda, y otra más pequeña y más superficial, según sus propias palabras. Yo pensé en que simplemente podría conocer el terreno, pero no existen mapas geológicos ni nada parecido de la zona (ya me encargué de buscarlos), y el hombre tampoco conocía aquella parte, nunca había intentado localizar agua en la zona, ya que es bastante seca y las bolsas de agua profundas, por lo que hasta hace poco no tenía cuenta hacer pozos allí. Lo más curioso de todo es que los técnicos del sondeo nos confirmaron exactamente lo mismo que dijo el hombre, y nos dijeron que ya les había pasado bastante a menudo, y que el hombre no había fallado hasta ahora, alguna vez se le había escapado alguna veta, pero nunca había fallado en la localización de las que decía, y ellos pensaban siempre lo mismo que yo, que el hombre conocería el terreno, pero no era así.

    Obviamente de oro nada, eso si que me parece ya más cercano a la superstición, pero supongo que lo del agua debe tener algún tipo de explicación, pensad que hasta hace poco la gran mayoría de los pozos se hacían por ese método y con el trabajo que conllevan no se podían permitir fallar.

  22. 30 noviembre, 2010 en 16:06

    dtrenado dice el hombre no había fallado hasta ahora, alguna vez se le había escapado alguna veta, pero nunca había fallado , exactamente igual que en el video de Randi, todos afirman una efectividad del 100%. Lo que pasa es que cuando hay que poner en una balanza el comentario de las experiencias personales frente a los datos de las matemáticas y la estadistica. Y ahí que cada uno elija lo que le proporcione mayor confianza 😉

    del agua debe tener algún tipo de explicación Si en algún estudio se demuestra que los buscadores de agua presentan un acierto superior al que proporciona el azar sí. Pero de momento todos los estudios rigurosos que se han hecho (en comentarios verás alguno) indican lo contrario, con lo que no vale la pena buscar la explicación de algo que parece no existir.

  23. 30 noviembre, 2010 en 16:56

    Si, si he visto los videos y demás, pero me parecen caso bastante distintos, la verdad. En este caso el hombre no iba de infalible, es obvio que no lo es, pero si que presumía de encontrar una mayoría, que no sería posible localizar por azar, como ya digo las vetas son muy escasas, estadísticamente sería muy difícil acertar. Tampoco se si son el mismo tipo de zahories, tampoco voy a ser yo quien trate de avalar a un tio que dice encontrar oro con dos palos de metal 😉

  24. 30 noviembre, 2010 en 17:21

    dtrenado, fijate que tu mismo das con algunas pistas de por que pudo acertar. El hombre era del pueblo (seguro que habia vivido alli toda la vida) y muy mayor. Ademas de zahori, seguro que se ha pasado casi toda la vida trabajando en el campo. Todo eso le da un conocimiento de la comarca enorme y, aunque sea inconscientemente, sabia de sobra donde hay mas posibilidades de encontrar agua y donde no. Por eso los zahories que si aciertan son casi siempre gente muy mayor y que ha vivido siempre en la misma zona.

  25. Gregovirus
    30 noviembre, 2010 en 17:43

    Ya que sigue el coloquio vuelvo a entrar.
    El “experimento” de Randi es con unas diminutas tuberías.
    El de Dawkins ya raya en lo ridículo: unas míseras botellitas de agua metidas en cajas.
    En honor del método científico quiero señalar que unas diminutas tuberías y unas botellitas en lo único que se parecen a un acuífero es en que contienen agua. La masa y el continente del agua no se han tenido en cuenta en esas experiencias.

    Quizás estos señores hayan conseguido pruebas de que estas técnicas ancestrales y desarrolladas a través de milenios de conocimiento empírico no funcionan para la tuberías diminutas y para las botellas de plástico.
    La extrapolación a que eso invalida la técnica en su totalidad es totalmente subjetiva. La sonrisa de satisfacción en su particular <em<quod erat desmostrandum es rídicula en el científico, aunque no en el mago. En los magos es parte habitual del espectáculo.

    ¿Hay experiencias controladas científicamente realizadas sobre acuíferos?

  26. Gregovirus
    30 noviembre, 2010 en 17:46

    Perdón por las erratas y por el html sin terminar.
    Es que venía a leer lo del bipedismo y con las ganas de leer ese otro artículo me apuré demasiado. 😦

  27. 30 noviembre, 2010 en 17:58

    Gregovirus, parece que se te escapó lo que comenté anteriormente:

    – Enright, J. T. 1995. Water dowsing: The Scheunen experiments. Naturwissenschaften 82: 360-369) empleó 10.000 búsquedas con 500 zahoríes.

    Y esta es la referencia de la revista para que veas que es de revisión por pares: http://en.wikipedia.org/wiki/Naturwissenschaften .

  28. Gregovirus
    30 noviembre, 2010 en 18:32

    Suβanempujeestruhenwagen!
    Si tengo el honor de poder acceder a esos estudios les echaré un vistazo, ya que he dado tanto la vara aquí.

    Danken, bruden! 🙂

  29. 30 noviembre, 2010 en 18:38

    Gregovirus, aunque la revista sea alemana el artículo está en inglés 😉

  30. 30 noviembre, 2010 en 19:41

    Link directo al artículo, que buscandolo se hace de rogar: http://www.springerlink.com/content/n43h56431w17j5v7/fulltext.pdf

    Ahora a lo que iba, lo que respondió Javi ya lo había pensado yo. El hombre es del pueblo (aunque no vivió aquí la mayor parte, pero tampoco es relevante). Podría tener un conocimiento enorme de la comarca (que no es el caso) pero aún así es practicamente imposible localizar una veta con esa precisión. A ver si me explico, las vetas de los acuiferos no siguen una perfecta linea, a partir de un par de puntos no puedes deducir el recorrido que hará, en todo caso más o menos inferir el trazado, pero nunca con exactitud. Por eso lo sorprendente de localizar dos vetas finas en un terreno con una anchura considerable, si nos ponemos a pensar en la estadística es muy difícil, de hecho era improbable el hecho de que existiera una sola veta, ya digo que es un terreno seco y mi padre (que seguramente tenga mucho más conocimiento de los acuiferos de mi pueblo) era incapaz de predecir siquiera el sito aproximado por donde podría pasar. Y ya digo que no defiendo esto como un método científico infalible (nada más lejos), simplemente me resulta curioso lo que consiguen acertar, y nunca he logrado adivinar como.

    PD: el artículo lo leeré cuando no ande ocupado, esto ha sido un breve descanso de estudios.

  31. albireo beta cygni
    30 noviembre, 2010 en 20:24

    Quizá venga bien algo de conocimiento hidrogeológico. He visto en los comentarios que siempre se tiene una idea del subsuelo como si en todos los sitios fuese igual. Y creo que aquí es donde reside el problema de interpretación.
    No es lo mismo encontrarse en una zona como una cuenca sedimentaria que en pleno macizo rocoso.
    En el primer caso (p.e. el Mioceno de Madrid o las terrazas de los ríos) se haga donde se haga el pozo es casi seguro que se encontrará agua. Aquí los zahories se ganarían el sueldo. El acuífero podría ser mas o menos somero, mas o menos productivo y contener mas o menos sales, pero agua habría incluso en las zonas mas arcillosas y, por tanto, menos transmisivas. Es un medio poroso en el que se cumple la ley de Darcy.
    En el caso de los macizos rocosos, el agua subterránea ya no se distribuye de forma homogénea, sino que únicamente circula a favor de las fracturas, fallas y fisuras de la roca (lo que se denomina permeabilidad secundaria). Es aquí donde se necesita un buen estudio hidrogeológico para determinar la existencia y características de acuíferos. Los geólogos especialistas necesitan, en función de la complejidad de cada caso concreto, semanas o meses de estudios para determinar la posición del acuífero y sus características (caudales, calidades, capacidades, etc). Muchas industrias, núcleos de población o desarrollos urbanísticos necesitan este tipo de estudios para poder desarrollarse y las inversiones suelen ser importantes. No creo que nadie con dos dedos de frente recurriese a un zahorí para algo así.

  32. albireo beta cygni
    30 noviembre, 2010 en 20:38

    #14. Gregovirus:”He visto casos parecidos en el trazado de carreteras nuevas que se hundieron a causa de la lluvia, y la gente mayor del lugar decía que era porque los ingenieros no sabían por donde iba el agua.”

    Esto es una lástima que ocurra, pero es real. Un caso ejemplarizante es el de la Avenida de la Ilustración en Madrid, en el tramo que atraviesa “La Vaguada”. Ya el propio topónimo debería haber despertado sospechas a los ingenieros, pero la realidad es que al no preverse en el proyecto la existencia de un antiguo arroyo (camuflado por rellenos de tierra recientes), las primeras lluvias arruinaron las obras de la M-30 y causaron un verdadero desastre. Fue hace como 20 años, no en esta última remodelación. Actualmente ya se toman mas en serio los estudios previos geológicos e hidrogeológicos en las obras públicas.

  33. jose
    30 noviembre, 2010 en 20:48

    Gregovirus, los experimentos que se hicieron contaban con la aprobación de los zahoríes. O sea, ellos estaban de acuerdo en que la cosa estaba bien hecha y que serían capaces de detectar el agua.

    No puede uno pactar unas condiciones aceptables y luego, al fallar, quejarse de que las condiciones del experimento no eran aceptables.

  34. albireo beta cygni
    30 noviembre, 2010 en 20:52
  35. Gregorovius
    1 diciembre, 2010 en 0:42

    Bueno, en fin …
    Mientras la radiestesia (nombre que no me gusta nada …) no pretenda sustituir a la geotecnia en las obras publicas, mientras no pretenda ser una alternativa a la hidrogeología en escuelas y universidades, mientras no se disfrace de ciencia con términos robados, mientras no desprecie a la ciencia con argumentos absurdos, mientras no se monten inmensos negocios basados en el engaño, mientras no se utilice para la manipulación política …
    Mientras no pretenda demostrar la existencia de poderes sobrenaturales en las personas …
    Mientras no sea prostituída de esas formas, como lo son otros saberes empíricos y otros mitos que en el fondo son hermosos y respetables cuando se entienden como lo que son …

    Mientras se den esas condiciones creo que no se debe atacar de esa manera. Sí hacer todos los estudios científicos que se quieran, mejor o peor planeados.

    Cuando no cumpla cualquiera de esas esas condiciones, u otras que se me hayan olvidado … ¡a por ellos!

  36. Uri
    6 diciembre, 2010 en 19:57

    Sobre el tema de las varillas de zahori;Trabaje cierto tiempo en la construccion (Urbanizaciones,Lagos,movimientos de tierras,instalaciones de tuberias de alta presion…)y en una ocasion vi un operador de maquinaria pesada (excavadora giratoria)buscar tuberias de agua con dos trozos de cables de cobre en forma de L,y encontrarlas.Senti curiosidad y me hice unas y el resultado es francamente sorprendente (se que aqui el “a mi me funciona”no es muy popular,pero es asi)se pueden encontrar tuberias de agua,tuberias vacias,y cable electrico (con carga o sin ella).No se el porque funciona pero lo hace,se que puede parecer exagerado pero la tasa de acierto es altisima,eso si no da ningun indicio de la profundidad.He utilizado tambien detectores de cable electrico,sondas y georadares y evidentemente el resultado es mucho mejor pero las varillas son baratas (solo necesitas un pedazo de cable electrico de cobre pelado),faciles de usar (hasta donde yo he visto todo el mundo puede hacerlo) y faciles de llevar (en comparacion de un georadar,por ejemplo).
    Francamente me facilitaron mucho mi trabajo puesto que en construccion,sobretodo en movimientos de tierras y zanjas es muy facil romper tubos y cables,porque no sabes que estan ahi y a veces estan en uso (llevan agua o corriente electrica) y las varillas me evitaron muchisimos de estos problemas permitiendome evitar estas instalaciones.
    El funcionamento es muy simple;Llevas las varillas rectas apuntando hacia delante y quando se cruzan debajo hay un tubo o cable en la misma direccion en que se cruzan las varillas.No he observado que se necesite ninguna caracteristica personal especial para ello (se lo enseñe a mucha gente en menos de un minuto y todos podian hacerlo y a todos les funcionaba).
    No se me ocurre ninguna explicacion para ello,pero si no lo creeis haced la prueba.Solo necesitais un par de trozos de cable pelado.

  37. juan pablo bello
    22 mayo, 2012 en 1:29

    pero no lo intentaron con agua, he estado buscado la explicación de éste fenómeno mucho tiempo, y no he visto ningún paper sobre ésto, estoy seguro que éste fenómeno es real porque a mi me sucede.

  38. 22 mayo, 2012 en 7:56

    estoy seguro que éste fenómeno es real porque a mi me sucede.

    A mí también, cada vez que me pone un fajo de billetes de cien euros delante mi sensibilidad para detectar agua aumenta. ¿Estimulo de Pávlov?, ¿propiedades esotéricas?, ¿la crisis, que la cosa está “mu mal”? No se pierdan este capítulo de cuarto milenio.

  39. Terribilis
    22 mayo, 2012 en 8:48

    Hey Manuel, jo… no conocía al tal Paulov ¿Será primo de Iván Pávlov? 😉 🙂 🙂 Eso pasa con la escritura rápidísima, casi automática jejejeje

    Yo me estimulo más, para encontrar agua, cuando tengo sed, ji ji ji

    Saludos

  40. 22 mayo, 2012 en 9:13

    Cierto, gazapo corregido. Aunque debí escribir Па́влов 😀

  41. Anónimo
    15 julio, 2012 en 4:40

    perdida de tiempo con estos comentarios.

  42. 15 julio, 2012 en 12:05

    Cierto Anónimo, es una pérdida de tiempo incluso dedicar un minuto a los zahoríes. Pero es que a veces resulta tan divertido….

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: