Inicio > Escepticismo, Magufadas, Medicina > Antimosquitos natural

Antimosquitos natural

8 diciembre, 2010

Los preparativos de mi último viaje fueron demasiado apresurados. Multitud de asuntos de última hora nos dejaron poco más de una tarde para revisar, preparar y empaquetar todo el equipo de buceo y fotográfico, así como la poca ropa y los medicamentos básicos que solemos llevar encima. Los resultados de estas premuras suelen traducirse en olvidos que pueden llegar a representar serios inconvenientes. Por ejemplo, olvidé comprobar el estado de la batería de mi computadora de buceo, con la desagradable sorpresa de encontrarme sin control de aire, profundidad ni tiempo nada más montar el regulador en la primera botella. Afortunadamente, y por pura casualidad tenía en la caja de herramientas una batería de repuesto.

Otro olvido menos importante, pero no menos molesto, fue el repelente contra insectos. Siendo alérgico a la picadura de cualquier tipo de invertebrado, comprenderéis que sea un componente que no suele faltar en mi equipaje. Afortunadamente, el hotel donde nos alojamos tiene una pequeña tienda de recuerdos y artículos playeros, un establecimiento de esos donde puedes comprar unas chanclas, una camiseta y unas gafas de plástico para hacer snorkel. Unicamente disponían de un tipo de repelente, y a precio de oro (nueve euros de vellón), pero la necesidad obliga.

Ya en la habitación, me puse a leer los componentes y uso del producto. Primera reacción de pánico: la etiqueta rezaba “Sin conservantes, productos químicos ni fragancias artificiales. Formulado por Doctores Naturópatas“. Agggggg, me acaban de timar, pensé. No obstante, busqué los ingredientes y alli relataban que los ingredientes activos eran un 3% de aceite de citronella, un 0,5% de aceite de clavo  y un 0,5% de aceite de pipermín. Por eso de consolarme y no actuar bajo prejuicio, me consolé pensando que en algunas especies de Citronela (un género de plantas tropicales de la familia de las Cardiopteridaceae) han sido descritas propiedades repelentes para los insectos.

La joya de la corona

La joya de la corona

Personalemente, y dados los efectos que me suelen producir las picaduras, prefiero embadurnarme con DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida), que es detectado por una neurona específica de los mosquitos induciendo un comportamiento de retirada o KBR 3023 (1-(2-metilpropiloxicar-bonil)-2-(hidroxietil)-piperidina), que bloquea los receptores olfativos antenales de estos molestos dípteros. Desgraciadamente, una visible etiqueta en mi repelente aseguraba DEET-FREE, ains…

Sin embargo, las circunstancias me obligaron a probar empíricamente la utilidad de unas gotitas de aceite vegetal y compararlo con los productos repelentes desarrollados durante años por laboratorios científicos especializados.

Primera prueba: una plácida tarde de lectura en la terraza de mi habitación, en un entorno bastante libre de mosquitos. Resultados: siete picaduras en brazos y piernas. Maldita sea mi estampa, a ver si esto es como el reiki, que tienes que creer en ello para que te haga efecto…

Segunda prueba, al día siguiente: gasto casi medio bote no dejando ni un centímetro de mi piel sin cubrir. Esta vez sólo recibo cuatro o cinco picaduras, alguna de ellas en los pies, de las cuales aún tengo secuelas al producirme varias heridas por el roce con las aletas de buceo.

El resto de los días siguieron en la misma tónica, no variando la frecuencia de picaduras ni siquiera aquellas veces en las que se me olvidó rociarme con el naturalísimo producto sabiamente formulado por alquien que parece más próximo a la edad de piedra que al siglo XXI.

Como resultado final, y por primera vez en mi vida, vuelvo de una excursión de buceo con más picaduras de mosquitos que irritaciones por corales o invertebrados marinos. Eso sí, gracias a un especializado,  naturopatamente formulado y carísimo repelente alternativo.

No se, quizá sea demasiado urbanita, quizá estoy alienado por la propaganda farmacéutica internacional o el nuevo orden me ha lavado el cerebro, pero os aseguro que  la próxima vez que me duela la cabeza y alguien me proponga darle un bocado a una corteza de sauce, va a saber lo que son prejuicios…

.

Entradas relacionadas:


  1. 8 diciembre, 2010 en 17:13

    encontrado en Evaluation of the use of repellent against mosquito bite by military personnel in the Amazon Basin

    In the present study, 36.4% of the military personnel interviewed used a natural repellent that consisted of a mixture of andiroba oil, copaiba oil and Johnson’s® baby oil in equal parts. Of these users, 85.7% considered the level of protection to be excellent, leading the authors to consider a hypothesis of a possible synergistic effect of this association or, alternately, a false sense of security. Nevertheless, scientific studies are required to verify the efficacy of the combination of these oils that has been used empirically.

    Two individuals in this sample reported using vitamin B and, in agreement with the literature reviewed, considered this vitamin to be ineffective as a repellent. Vitamin B1 has been widely recommended in popular medicine and publicized in the lay press. Ives et al., however, confirmed the inefficacy of this vitamin as a repellent against mosquitoes of medical interest such as Anopheles spp. and Aedes spp. Therefore, use of vitamin B as a repellent should be discouraged.

    el problema es que usaron los aceites equivocados, la medicina basada extractos naturales es tan válida como la medicina basada en agentes sintéticos, por distintos motivos hay gente que prefiere la primera…
    PD interesante el control negativo de la vitamina B…

  2. MR
    8 diciembre, 2010 en 19:56

    Primero habría que definir la palabra “natural”, porque cuando se usa ya sea por un magufo o por cualquier otro nunca le he encontrado sentido. Al menos para mí, natural es todo aquello que se pueda hacer.
    Siempre que he preguntado a quien me usa esta palabra nunca ha sido coherente.

  3. 8 diciembre, 2010 en 20:30

    Bueno… es que la corteza de sauce sí que tiene salicilatos, que actúan contra el dolor xD De hecho, de ahí se sacó la aspirina, no es pseudociencia.

  4. 8 diciembre, 2010 en 23:58

    raztez :

    leading the authors to consider a hypothesis of a possible synergistic effect of this association or, alternately, a false sense of security. Nevertheless, scientific studies are required to verify the efficacy of the combination of these oils that has been used empirically.

    Es decir, que las conclusiones son que o bien la mezcla tiene algún efecto, o que los sujetos sufrieron una falsa sensación de seguridad (y lógicamente, que hacen falta más estudios para verificar su eficacia)

    No nos confundamos: por supuesto que podemos usar productos extraídos de las plantas para diferentes usos y, de hecho, muchos medicamentos utilizan principios activos procedentes de plantas. Ahora bien, existe la falsa creencia de que un compuesto obtenido sintéticamente en laboratorio tiene necesariamente más y peores efectos secundarios que un extracto natural.

    Y esto no tiene por qué ser cierto por necesidad. Puede que la síntesis precisamente nos libre de meternos otros componentes que acompañan al principio activo en la planta y sea más “sano” que la alternativa “natural”. Y ya no hablemos de efectividad; yo prefiero una descripción del mecanismo por el que el principio activo bloquea los receptores antenales del mosquito que el testimonio de unos militares que los propios investigadores ponen en duda.

    La continuación lógica de ese estudio es seguir experimentando, pasar al laboratorio y comprobar que existe una relación significativa entre la mezcla de aceites y la repulsión. Lo que no es de recibo es que mientras tanto, cuatro listos te vendan esa u otra mezcla cualquiera como una solución eficaz y comprobada. Ahí está la diferencia entre la farmacopea científica y el curanderismo.

    La creencia de que lo “natural” es mejor que lo “sintético” no es más que eso: una creencia entroncada con doctrinas filosóficas que asignan a la mano humana todo lo malo y la benéfica naturaleza todo lo bueno. No es más que mitología.

    No seamos ilusos, si un extracto de cebolla funcionara mejor y fuera más barato de obtener que un medicamento de síntesis, las farmacéuticas nos venderían extracto de cebolla a precio de oro. Tened en cuenta que con que fuera declarado medicamento, no podría venderse más que en farmacias, con lo que su negocio estaría exactamente igual de protegido.

    BlackZack :

    Bueno… es que la corteza de sauce sí que tiene salicilatos, que actúan contra el dolor xD De hecho, de ahí se sacó la aspirina, no es pseudociencia.

    Claro, BlackZack, precisamente por eso lo digo: prefiero tomarme una aspirina que darle un bocado a un sauce…

  5. 9 diciembre, 2010 en 2:01

    la verdad que a mí me da bastante lo mismo usar un principio activo natural o uno sintético… sin embargo… en nuestra historia evolutiva (incluso antes de ser humanos) hemos tenido que lidiar con muchos compuestos tóxicos y hemos adquirido resistencia a muchos, eso jamás ha sucedido con los compuestos sintéticos, supuestamente las farmacéuticas corroboran que los compuestos no sean dañinos pero, por un lado son falibles, y por otro, no observan los daños mayores a 10 años antes de sacar un producto al mercado, si alguien es reacio a tomar productos sintéticos, sobre todo si son nuevos, puedo entenderlo… lo que me llama la atención es lo opuesto, alguien que rechace los medicamentos de origen “no sintético”
    es como que me dijeras: nada de comer hígado yo me chuto hierro de la farmacia o… las naranjas son para putos vivan las tabletas roche de vitamina C
    Quien te dice… es posible que cuando se descubran los principios activos de las plantas que nombré antes salga un repelente excelente que te va a ayudar a combatir a los mosquitos, yo mientras tanto uso cualquier cosa que funcione me da igual si es sintético o natural.
    Por ejemplo, usaría el repelente ese de los soldados brasileros, me fumaria unos porros si no puedo dormir o me pasaría limón si me pica una medusa…
    saludos

  6. 9 diciembre, 2010 en 8:27

    Por supuesto, Raztez, el problema es que como bien dices, un producto farmacéutico ha sido probado y estudiado muy estrictamente. Puede haber fallos, y de hecho los hay, sólo hay que mirar los medicamentos que se retiran del mercado por haber sido comprobado su efecto dañino, muchas veces demasiado tarde.

    Por el contrario, con muchos productos de los llamados “naturales” no hay tales pruebas, simplemente unos comerciantes mezclan cuatro aceites sin acción comprobada y se ponen a venderlos a precio de síntesis. En la mayor parte de los casos tienen, efectivamente, menos efectos secundarios, pero simplemente porque no hay prácticamente principio activo ninguno.

    Yo no tomo hierro de farmacia porque me encanta el hígado (y no veas como lo hace mi madre). No rechazo los remedios “naturales” y uso algunos. Lo que rechazo es el que me vendan agua mágica a precio de penicilina, no se si me explico.

    Saludos.

  7. MR
    9 diciembre, 2010 en 10:38

    Se debería de poder hacer algo con los magufos por la vía legal.

    Estos días me estoy informando si es posible denunciar a los que van dando charlas sobre que el VIH no existe. Esta gente en las charlas, que valen una pasta, fomentan la transmisión y ponen en riesgo a seropositivos porque recomiendan no medicarse ni hacer caso a los médicos.
    No se trata sólo de timar, sino de poner en riesgo la salud de la población.
    En Barcelona hay un grupo llamado Plural-21, además del panfleto DSalud.
    Yo no soy médico y quizá no tenga peso mi denuncia una vez acabe de informarme.

  8. Rhay
    9 diciembre, 2010 en 14:38

    Lamento decirte, MR, que no se puede hacer nada de nada, y créeme que lo he intentado por activa y por pasiva. Para que el negacionismo del VIH fuera delito tendría que estar especificado en el artículo 510 del Código Penal, donde se tratan los delitos de racismo, xenofobia, homofobia, etc… Yo tuve durante bastante tiempo una querella criminal interpuesta contra un hijo de la gran chingada (es que en España suena menos fuerte que “hijo de p…”, Darío… :P) y al final me la desestimaron, alegando libertad de expresión. He intentado ir por la vía de los delitos contra la Salud Pública, y nada; por la vía del intrusismo profesional, ya que mucha de la gente que da estas charlas no tiene formación biomédica, e ídem de lienzo… La única esperanza que me queda es que los Colegios de médicos, farmacéuticos y enfermeros denuncien en bloque, y a lo mejor se consigue modificar la legislación.

    Incluso estuve currándome la posibilidad de montar una Iniciativa Legislativa Popular para que el negacionismo del VIH se considerase delito, pero como no tenga el respaldo de algún partido político que lo lleve al Congreso, voy listo, porque las ILP’s no se pueden plantear sobre leyes orgánicas, y el Código Penal lo es.

    En fin, que difunden la mierda que difunden porque pueden. Lo único que nos queda, al menos de momento, es informar lo más fehacientemente posible, rebatir a esta gentuza en todos los medios dialécticamente, y rezar para que a alguno de nuestros políticos se le encienda la luz y lleve alguna propuesta al Congreso.

  9. Uri
    9 diciembre, 2010 en 19:09

    Pues yo no lo veo tan claro.Si un negacionista del Sida convence a un enfermo para que deje su medicacion y este muere ¿no seria lo mismo que convencer a alguien para que se suicide? y esto si seria punible (siempre que se pudiera comprobar).
    Reconozco que no se mucho del negacionismo del Sida ni de sus argumentos (ni quiero saberlos)pero no creo que todo pueda meterse dentro de la libertad de expresion puesto que el Sida es algo demostrado asi como sus terapias.Entonces uno puede expresar (si lo desea,si es burro) que es Sida no existe en una conversa con los amigos en un bar,pero hacer conferencias,escribir articulos…para convencer a la gente que abandone sus terapias jme parece un delito (aunque tampoco entiendo de leyes).

  10. MR
    9 diciembre, 2010 en 20:43

    Joder Rhay, que decepción.

  11. 11 diciembre, 2010 en 19:19

    Mis suegros son naturópatas y este producto que pones aquí eran el único antimosquito que tenían en su casa del pueblo. Cuando iba un fin de semana me lo ponía con escasos o nulos efectos (los mosquitos me seguían picando).

    Este verano hemos pasado un mes y a los dos días todo el mundo se había pasado a un antimosquitos menos natural pero más efectivo que compré en la farmacia.

  12. javierlm
    19 febrero, 2012 en 21:04

    Os recomiendo los anti-mosquitos naturales para estar tranquilos con la salud de vuestros hijos.

  13. 19 febrero, 2012 en 21:24

    Javierlm, he editado tu mensaje para que el comentario quede como una recomendación genérica y no sólo la de tu marca favorita. Te recuerdo que en este blog no admitimos publicidad.

  14. J.M.
    20 febrero, 2012 en 8:23

    javierlm :

    Os recomiendo los anti-mosquitos naturales para estar tranquilos con la salud de vuestros hijos.

    Tranquilo con la salud de los mosquitos es lo que estaré. Malditas sean las dos semanas que me dio el antimosquitos natural de las narices…

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: