Inicio > Ciencia > Siempre nos quedará el turismo científico

Siempre nos quedará el turismo científico

10 diciembre, 2010

En una circular del Ministerio de Ciencia e Innovación podemos leer el acuerdo del consejo de ministros por el que se encomienda a los Ministerios de Ciencia e Innovación y al de Industria, Turismo y Comercio el impulso de actividades de turismo científico

Si hay algo de los que España puede presumir (además del botijo, la fregona y el torito del encima del televisor –el cual ha quedado relegado al fondo del armario por culpa de las pantallas planas-) es de nuestro sector servicios, especialmente el que hace referencia al turismo, nuestra principal industria.

En la primera frase de este acuerdo aprobado se lee

España es ya un “país de ciencia” (…)

y pone nuestro sistema científico por las nubes. ¿Ese acuerdo interministerial va a ayudar a la generación de más patentes, hacia ayudas a las industrias para el desarrollo I+D, dotar de capital a fondo perdido para generar empresas de biotecnología, nanotecnología, empresas biomédicas, etc; va a promover la estabilidad de los científicos para acabar con su precariedad laboral? Pues va a ser que no. La idea es mucho más simple, se pretende aprovechar nuestro mayor potencial: el Sol, que nos da unas temperaturas envidiables en la mayor parte del año. Gracias a que, cuando esos nórdicos que dominan la ciencia y la educación a nivel mundial están haciendo equilibrios sobre el hielo, aquí se puede pasear en mangas de camisa y tomarse un aperitivo en una terracita. Es por tanto normal que el Ministerio de Ciencia y el de Industria haya decidido capitalizar ese bien. Le sale tirado de precio, oiga.

Existe por tanto potencial de incrementar cuantitativamente la actividad de congresos científicos en España y, especialmente, para mejorarla cualitativamente, incorporando actividades turísticas de valor añadido a la oferta tradicional de congresos

Buena salida para la I+D, toda una solución innovadora que requiere de todo un cuerpo funcionarial y un conjunto de mentes brillantes encerradas en un edificio modernísimo para revolucionar, por fin, la investigación en España. Y es que además, teniendo en cuenta los salarios y la estabilidad laboral de gran parte de los investigadores de este país, siempre se puede sacar un sobresueldo de guía turístico o de camarero mientras esperamos a que el Ministerio de Ciencia e Innovación, quizás a la próxima, se acuerde de ellos.

Por eso cuando mis ojos vuelven al leer las primeras líneas del este acuerdo interministerial que dice “España ya es un país de ciencia…” me acuerdo de aquella canción de los Chichos versionada recientemente por Estopa:

.

Entradas relacionadas:


  1. 10 diciembre, 2010 en 16:03

    Pues la verdad es que no es ninguna tontería. Yo estuve hace un mes en un congreso internacional en la Carlos III, en Leganés. Era más o menos pequeñito; como mucho, 100 participantes, pero cada uno se pasaba casi una semana en España, lo que significa 500 pernoctaciones, 1000 comidas, más muchos otros consumos (bares, museos, monumentos, taxis, tasas aeroportuarias). Eso pone la cosa en 200.000 euros de ingresos para el país, por una actividad académica que tiene un coste mínimo para la universidad. Y hablo de un mini-congreso. Lo que contribuye al PIB la suma de todos los actos de este tipo que se hacen en España en un año, no es como para despreciarlo.
    .
    De todas formas, al recibir tu titular pensé en algo parecido a esto:
    http://abordodelottoneurath.blogspot.com/2009/07/el-turismo-nuclear-es-un-gran-invento.html

  2. 10 diciembre, 2010 en 16:05

    Buenas:

    Psé, el mensaje sería más claro y contundente si en vez de Estopa les hubierais soltado el “Don’t spit on my Mind” de Helloween :mrgreen:

    Enésima gilipollez del gobierno. Y lo peor es que no pinta mejor con el PP en 2012.

    ¡País!

  3. nazgulqueen
    10 diciembre, 2010 en 18:45

    Gran idiotez por parte del Gobierno, para variar, sí… pero hace medio año fui a un congreso en NY, y al decirles el centro de investigación de Barcelona del que venía lo conocían al momento: “aquél centro delante del mar!”. La verdad es que es un plus para atraer conferenciantes… pero no nos pasemos, recortando salarios precarios a los doctorandos no van a conseguir compensarlo!!

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: