Inicio > Actualidad, Ciencia, Escepticismo, Medicina, Microbiología > La publicación que relacionó la vacuna triple vírica con el autismo es un fraude

La publicación que relacionó la vacuna triple vírica con el autismo es un fraude

7 enero, 2011


Hace unos meses la justicia dictó sentencia contra Andrew Wakefield por alterar los datos de los historiales de los pacientes estudiados, llegando a la falsa conclusión de que la vacuna triple vírica causaba autismo.

Un reciente estudio científico, que ha llevado más de uno año de trabajo, publicado esta semana en la revista “British Medical Journal” confirma que los datos de Wakefield habían sido manipulados y que no existe ninguna conexión para relacionar el autismo con la vacuna triple vírica. La noticia completa se puede leer AQUÍ


  1. Darío
    7 enero, 2011 de 16:50

    Zás!!! directo a los antivacunas, también:

    http://www.rebelion.org/noticia.php?id=119806

    :mrgreen:

  2. 7 enero, 2011 de 18:00

    Pues nada, veréis como siguen dando la brasa con las vacunas y el autismo. El problema de los dogmáticos es que no les desmontas los principios pase lo que pase. Mira la sábana santa, la homeopatía, etc…

  3. Francesc
    7 enero, 2011 de 18:54

    Para los que lean inglés, más detallado en
    http://scienceblogs.com/insolence/2011/01/piltdown_medicine_andrew_wakefields_scie.php

    y con un montón de enlaces más, entre ellos al periodista que lo investigó, Brian Deer. Todo un ejemplo de manipulación de un estudio.

    #2 Claro que seguirán, ya están diciendo que todo es una conspiración de las farmacéuticas. Aunque espero que alguno haya abierto los ojos.

  4. Uri
    7 enero, 2011 de 20:18

    Bueno,eso era esperable.Como recibi la triple virica y no me volvi autista…
    Francamente no logro comprender ese recelo sobre las vacuna habida cuenta de su funcionamiento probado.
    Que en algunos casos tiene efectos adversos…¿Y que no los tiene?Incluso un cacahuete te puede matar si eres alergico.

  5. Rhay
    7 enero, 2011 de 20:38

    Por qué será que no me extraña…

  6. Libertcharrua
    8 enero, 2011 de 1:15

    A mi me da bronca recordar que yo era de ese tipo de gente que se tragaba lo que decian los conspiranoicos

  7. josemi
    8 enero, 2011 de 1:18

    Espero no cansinar con este tema, pero eso de que la ciencia se autocorrige ahora mismo ya no es suficiente. Para cuando la ciencia se ha autocorregido el mal puede estar ya hecho.

    La ciencia, por lo menos con el sistema actual, tiene un problema: hace falta honradez, por lo menos una honradez minima. Muchas veces cuando apuntas el resultado en un cuaderno o cuando sacar el hueso de la tierra no hay nadie mas delante.

    Pero en palabras del único científico un poco real que he visto en la tele, el Dr Grisson de CSI “la gente supone que tenemos etica por que somos cientificos, pero muchos de nosotros no somos mejores que los politicos”

    Lo cierto es que muchos cientificos estan totalmente prostituidos, algunos de forma clara pero otros bajo cuerda, o necesitan “buenos” resultados para conseguir una beca o simplemente por orgullo personal.

    Por desgracia, por los principios fundamentales de la entropia es mucho mas facil cometer el fraude que descubrirlo. No hay recursos para repetir todos los experimentos, y ademas en muchos tipos de ciencias es realmente imposible.

    Posiblmente al final la ciencia se autocorrija de alguna manera, y los resultados fraudulentos aunque no se descubra realmente el fraude pasen a ser considerados anomalos o irrelevantes. Pero hasta que eso ocurre normalmente pasan años y años.

  8. Rhay
    8 enero, 2011 de 1:36

    Yo no estoy muy de acuerdo con lo que dices, Josemi, porque al final quien comete fraude se le termina pillando, aunque sea simplemente porque alguien más repite el experimento. No creo que sea más rentable cometer fraude que descubrirlo…

  9. Anarel
    8 enero, 2011 de 2:18

    @Josemi

    Es que esto no era realmente “ciencia”, sino un estudio interesado hecho adrede para apoyar una ideología conspiranoica, antivacuna y absurda. Esto es como el creacionismo para la biología evolutiva: un fraude. Sólo hay que leer el artículo e informarse del fraude para entender que la ciencia brillaba por su ausencia en el “estudio” de Wakefield: familias antivacunas le pagaron para realizarlo.

    En fin, como mucho, que los científicos denuncien este tipo de “estudios”, o los destapen como se ha hecho en este caso.

  10. Francesc
    8 enero, 2011 de 19:29

    No estoy para nada de acuerdo con lo que dices, Josemi. Sobretodo porque olvidas que la ciencia es un proceso continuo. Si el “estudio” de Wakefield hubiera tenido visos de haberse hecho correctamente, otros científicos habrían intentado obtener conclusiones parecidas de otras vacunas, las farmacéuticas habrían trabajado para encontrar una vacuna sin esos efectos secundarios, se habrían analiado las causas concretas… son muchas oportunidades de descubrir que los resultados de Wakefield estaban manipulados.

    Así que claro, primero siempre hay alguien que comparte tu campo de estudio y puede decidirse a repetir el experimento -lo que pasó por ejemplo cuando aquel personaje afirmó haber conseguido clonar con éxito humanos- y segundo, si tu resultado es importante -¿si no lo es, para qué arriesgar tu carrera?- siempre tendrá consecuencias en otros estudios aumentando la probabilidad de ser detectado. Y tercero… no sé si más honrados que los políticos, pero al menos los científicos tienden a decir lo que piensan, y a defender algo de lo que están convencidos, hasta que se les demuestra que se equivocan. Para ello, basta ver la reacción que obtuvo un estudio bajo las alas de la NASA -no una entidad de tres al cuarto- con un buen número de científicos criticando la metodología.

    Claro que siempre puede haber errores, y por eso afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias.

  11. 9 enero, 2011 de 22:04

    Ni os imagináis lo que me alegré al leer esa noticia. He tenido debates bastante “encendidos” con personas cercanas y queridas que me lanzaban una y otra vez los argumentos de Wakefield con la coletilla de “fite tú, un científico diciendo eso, le queréis cerrar la boca porque es incómodo saber la verdad”.

  12. Marino
    10 enero, 2011 de 13:31

    Sophie, por desgracia, esta noticia, aunque la corroboren mil veces y se repitiese el estudio diezmil veces, muchos de esos debates encendidos los seguirás teniendo.
    Como dice JM, a los dogmáticos no les haces caer de la burra con datos. Sencillamente apuntarán otro tanto a la conspiración que los quiere silenciar, con lo que incluso reforzarán sus posiciones.

  13. josemi
    11 enero, 2011 de 0:02

    Pues no me voy a bajar de la burra. Aunque aceptemos que a largo plazo la ciencia se autocorrige (y el criminal siempre paga y esas cosas), antes de que ocurra eso el mal puede estar ya hecho.

    Es mas facil hacer un experimento falso que demostrar que lo es por que para inventarse unos datos creibles (o increibles), basta con un poco de conocimiento. Sin embargo, para demostrar que los resultados son falsos y sobre todo que el tio es un falsario a conciencia, normalmente hace falta una investigacion mas profunda.

    Muchas veces hay mucha gente deseando pagarte un experimento, por ejemplo seguro que encuentras financiancion privada para un experiemento a favor del tabaco, pero es dificil que los mismos financien un experimento que les pueda tirar el chiringuito, asi que nos hemos pasado años con “debate cientifico” sobre el tabaco donde unos jugaban con el dinero y otros con la verdad. Ahora pasa lo mismo con el cambio climatico.

    EEn fin, no me puedo enrrollar mas. Ojo, estos temas no preocupan solo a 4 gatos como nosotros, sobre el fraude en la ciencia se ha hecho… ciencia, se han hecho experiementos y estudios. Por desgracia, creo que no se ha encontrado una solucion contra los tramposos.

  14. 12 enero, 2011 de 14:52

    Según esta noticia: http://www.elmundo.es/elmundosalud/2011/01/12/noticias/1294819509.html

    Sin embargo, ‘British Medical Journal’ insiste esta semana es que se trató de un fraude deliberado en el que se engañó a los padres, se hicieron pruebas inconvenientes a los niños, se fabricaron resultados y se ocultaron deliberadamente intereses económicos, según el pormenorizado relato que hace en esta publicación el periodista Brian Deer.

    Pero, además, la revista sostiene que tras estas malas prácticas se escondía una trama destinada a hacer dinero, la cual arrancaba de un claro conflicto de intereses que Wakefield no declaró en su momento: había sido contratado -y pagado- por Richard Barr, un abogado que reclutaba a padres de niños autistas para demandar a los fabricantes de la vacuna. El investigador recibía 180 euros a la hora, gastos aparte, por sus servicios de asesoría científica al abogado.

    Además, se barajó la idea de montar una empresa para explotar los supuestos resultados de la investigación, con previsiones de ganancias millonarias. En concreto, se llegaron a estimar retribuciones por un valor superior a los 33 millones de euros al año por un kit de diagnóstico que se quiso comercializar.

    En un documento privado al que ha tenido acceso el mencionado periodista, se exponía la necesidad de recabar más de 590 millones de euros de inversores para poner en marcha el negocio. Pero no sólo se trataba de ganar dinero, sino también fama. De hecho, un ex colega del investigador ha declarado que oía hablar a Wakefield y su equipo de “ganar el Nobel” con este estudio.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: