Inicio > Aeronáutica y Espacio > La Playa de Kitty Hawk y los hermanos Wright

La Playa de Kitty Hawk y los hermanos Wright

5 febrero, 2011

“Situado en los Outer Banks de Carolina del Norte, la ciudad de Kitty Hawk ofrece a los residentes y visitantes durante todo el año un ambiente único y relajante. La ciudad se compone de un próspero pueblo que ha existido durante generaciones, una comunidad de playa más reciente de casas residenciales y un bosque marítimo, llamado Kitty Hawk Woods…”

Así comienza el texto de presentación de la ciudad de Kitty Hawk en su página oficial. Sin embargo esta ciudad de la costa este de los Estados Unidos pasó a la historia por el vuelo que el 17 de diciembre de 1903 llevaron a cabo los hermanos Wright con un avión autopropulsado más pesado que el aire.

Playa de Kitty Hawk en la actualidad, Carolina del Norte

Aunque hay quien atribuye el primer vuelo de un avión con motor al Neozelandés Richard William Pearse, dada la controversia en cuanto a la documentación de este primer vuelo, que se habría producido 9 meses antes que el de los hermanos Wright (el 31 de Marzo de 1903), el que ha pasado a la historia es el del Flyer III. Realmente es el pirmer vuelo reconocido por la Federación Aérea Internacional (FAI).

Los hermanos Wright (Orville y Wilbur) eran fabricantes de bicicletas. En esto coincidían en parte con Richar W. Parse, que construyó su prototipo sobre una bicicleta modificada previamente para incorporarle el motor y la estructura de las alas. En 1892 crearon la Wright Cycle Co. para la venta, construcción y reparación de bicicletas después de abandonar un negocio previo que tenían de imprenta, donde llegaron a publicar el West Side News. Su pasión por el vuelo les llevó a estudiar concienzudamente los escritos de Otto Lilienthal, contactar con el instituto Smithsonian para acceder a toda la documentación técnica que en la época existía al respecto, e incluso Orville construyó el primer túnel de viento, para poder experimentar con diferentes perfiles aerodinámicos. Siguieron un proceso muy metódico, sin precipitaciones, aprendiendo poco a poco de sus errores y de sus aciertos. Empezaron en 1899 con la construcción de planeadores. Para sus primeras pruebas escogieron Kitty Hawk aconsejados por el Instituto Nacional de Meteorología, ya que al hacer pruebas de “cometas” (sin piloto) necesitaban un sitio con vientos moderados y constantes.

Cometa planeadora de los hermanos Wright

Mediante la experimentación con diferentes perfiles y la construcción de un segundo planeador de más envergadura consiguieron reproducir los planeos de Lilienthal, más de 1000 en 1901. Esta vez tripulados. El sistema de mando de estos planeadores era por torsión de las alas. No disponían de alerones móviles como en la actualidad. Era todo el ala, la que por torsión variaba el ángulo de ataque. Diseñaron además un mecanismo para el accionamiento del timón de dirección sincronizadamente con la torsión de las alas. Poco a poco empezaron a dominar estos pequeños planeos consiguiendo distancias cercanas a los 200 metros. Durante todo este proceso los hermanos Wright estuvieron en contacto constante con Octave Chanute ingeniero ferroviario y con todo merecimiento pionero de la aviación. Su edad avanzada le impidió poder participar activamente de los experimentos pero, sin duda, fue pieza fundamental en el éxito de los Wright. Fué él, el que después de ver los logros que se iban consiguiendo se personó en Carolina del Norte para seguir en primera persona los ensayos y el que sugirió la instalación de motores a un planeador que empezaba a ser fiable. Y llegó el momento. El aparto se había equipado con un motor de 12 CV, comparable al de una scooter de hoy en día, con un peso de 110 kg. Dos hélices contrarrotatorias para equilibrar el par motor serían las encargadas de propulsar el aparto. Tras un primer intento fallido el 14 de diciembre fue el día 17 cuando realizaron un total de 4 vuelos. Dos cada hermano. El primero de 37 metros (la mitad que la longitud de un Boeing 747), pero llegando a los 259 metros durante 59 segundos. La escena además quedó retratada para la historia en una fotografía que todos hemos visto más de una vez.

Primer vuelo de un avión más pesado que el aire y autopropulsado

La playa de Kitty Hawk había pasado a la historia.

 

Inventar un avión no es nada. Construirlo ya es algo. Volarlo lo es todo

Otto Lilienthal

Enlaces relacionados: El Sueño de Volar


  1. 5 febrero, 2011 de 14:25

    Ya sé a donde voy a ir en cuanto tenga un par de días libres. 🙂

  2. 5 febrero, 2011 de 14:35

    Oye, un aviso con todo el cariño del mundo. Mirad a ver si podéis filtrar la publicidad que estaba buscando un artículo que escribisteis hace tiempo y hasta que he llegado a él me han estafado dos videntes, tres homeópatas y un médico cuántico.

  3. 5 febrero, 2011 de 14:36

    Y una pregunta, ¿por qué Javi tiene ese avatar tan simpático y yo uno tan feo? ¿Se puede cambiar?

  4. 5 febrero, 2011 de 18:46

    Escapista, estamos intentando filtral la publicidad, pero según nos dicen los de wordpress no es posible. El problema es que podemos quitarla para los usuarios registrados, pero no para los anónimos. Seguimos probando a ver…

    Y lo de los avatares es azar puro y duro 😉 Si te abres una cuenta en wordpress, puedes poner el avatar que quieras, y es compatible con gravatar, para compartirlo en otros sitios como blogger.

  5. 5 febrero, 2011 de 19:32

    Gracias por el piropo, Escapista. Aunque me temo que no soy mucho más guapo que mi avatar 😦

  6. 5 febrero, 2011 de 20:19

    Si wordpress dice que no cabe posibilidad de filtrado parece que en principio hay pocas posibilidades… a ver si se os ocurre algo.

    En cualquier caso, no era mi intención desviar la atención del contenido de la entrada. Dejemos esto como un paréntesis.

    Gracias por vuestra atención y un saludo.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: