La biodiversidad de un ombligo

28 febrero, 2011

Esta imagen corresponde a la original forma que tuvo el Museo de Ciencia Naturales de Carolina del Norte de celebrar el cumpleaños de Darwin: organizaron un taller con público en el que una serie de voluntarios tomaron con un algodón estéril una muestra del fondo de su propio ombligo que posteriormente depositaron sobre una placa de Petri que contenía medio de cultivo estéril. Las placas se cultivaron a la temperatura adecuada y, cuando los diferentes microorganismos creciendo, se tomaron fotografías de las placas.

Este pequeño experimento permitió que el público fuera consciente de la microbiota que cada individuo alberga, bacterias y hongos invisibles a simple vista, que utilizan nuestro organismo como lugar donde vivir.

Placas de Petri con microbios procedentes del ombligo de distintos voluntarios

Según Rob Dunn, profesor de Biología de la Universidad de Carolina del Norte, “el ombligo constituye las islas Galápagos de nuestro cuerpo, donde los microorganismos pueden vivir y evolucionar de forma aislada del resto de microbios del cuerpo”.

Visto AQUÍ


  1. Sra.Bipolar
    28 febrero, 2011 de 12:49

    Desde luego, que hay alguno que tiene su propio universo ahí xD

  2. Kureno
    1 marzo, 2011 de 0:07

    Y no se olviden de los pliegues de la oreja. Otro lugar para la aventura XD.

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: