Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > Diversidad en los hongos de las hormigas zombies

Diversidad en los hongos de las hormigas zombies

5 marzo, 2011

Ophiocordyceps unilateralis es un hongo que presenta un medio de dispersión extremadamente curioso. Infecta un grupo de hormigas denominadas carpinteras y provoca un cambio en su comportamiento que las induce a alejarse del hormiguero y morir en soledad. Conocido desde hace tiempo, se ha especulado sobre si tal dispersión obedece a un mecanismo de selección de grupo donde la hormiga enferma se sacrificaba en soledad para evitar otras infecciones en el nido, al igual que se ha descrito en otras infecciones similares de las que ya nos hemos ocupado en este mismo blog. Sin embargo, otros estudios parecen apuntar a una consecuencia directa de la infección, donde el hongo alteraría el sistema nervioso de la hormiga haciendo que se alejara para perecer en lugares que favorecerían la dispersión de sus esporas, una vez germinado. No es de extrañar que a Ophiocordyceps se le haya apodado  “hongo de las hormigas zombie”.

Recientemente, Harry Evans y colaboradores (2011), han publicado en PLosONE un estudio donde muestran que estos hongos presentan una diversidad mayor de la que se pensaba, y que en realidad Ophiocordyceps unilateralis es un complejo de especies que parecen presentar una gran especificidad. Esto se desprende del estudio de cuatro especies de hormigas carpinteras (Camponotus rufipes, C. balzani, C. melanoticus y C. novogranadensis) en una región selvática de Brasil, donde han encontrado que cada una de ellas es parasitada por una especie diferente. Los autores no descartan que tal especificidad pueda ocurrir en otras especies que infectan hormigas y otros insectos.

En el siguiente fragmento de un documental de la BBC dirigido por David Attenborough pueden disfrutarse unas espectaculares imágenes sobre este grupo de hongos.

.

Fuente:

.

Entradas relacionadas:


  1. Carlos
    5 marzo, 2011 en 5:25

    interesantisimo!!! increíble que existan relaciones tan complejas entre organismos tan diferentes, simplemente increíble.

  2. 5 marzo, 2011 en 10:27

    Muy listo el hongo, se hace con el control del cerebro, pero el control de las mandíbulas se mantiene intacto para que la hormiga no se caiga de la hoja.
    Me surge una duda, y es si se han encontrado hormigas que puedan resistir el ataque de los hongos (por selección natural). Por lo que he leído, de momento sólo los esquivan, alejándose de ellos.

    Saludoss.

  3. persona
    5 marzo, 2011 en 11:46

    Impresionante desde luego. Da para hacer una pelicula de terror. ¿habra que buscar el hongo en la autopsia de un troll de blog?

    Sun saludo.

  4. Kojio
    5 marzo, 2011 en 11:49

    Siempre me ha resultado fascinante la relación entre los hongos y sus huéspedes, sobre todo esa capacidad de “manipulación mental” que tienen sobre ellos, uno de los que más me sorprende es el caso de los “caracoles zombies” que implica una relación entre hongo, huésped y un tercero al que utiliza para dispersar sus esporas, y añadido a eso, el hongo tiene un comportamiento que imita a un cuarto implicado, sencillamente increíble, dejo el video para los que no lo hayan visto:

  5. Kojio
    5 marzo, 2011 en 11:55

    Rectifico: los de los caracoles son parásitos animales (no hongos), concrétamente unos gusanos llamados tremátodos, aunque eso no quita que resulte escalofriante lo que llegan a conseguir!

  6. 5 marzo, 2011 en 12:34

    Gracias por el video, Kojio, va directo a favoritos 🙂

  7. 5 marzo, 2011 en 15:51

    @Kojio:

    Es como una peli de miedo.

  8. anonimoso
    6 marzo, 2011 en 2:41

    Hay varias especies que actuan así, los grillos que son programados para suicidarse tirándose al agua de nuestras piscinas por el Spinochordodes tellinii, o el DONGCONG XIACAO del Tíbet…

  9. Kojio
    6 marzo, 2011 en 12:19

    Sin duda Javi, imagínate en algo parecido en humanos, aunque viendo las cosas que llegan a hacer algunos cualquiera diría que ocurre a menudo, pero para cometer insensateces ya nos valemos por nosotros mismos 🙂

  10. 6 marzo, 2011 en 15:37

    Hay un episodio de Regenesis en el que encuentran un parásito que hace algo parecido con los humanos. Pero sí, como dices, no nos hace falta hongos para hacer el imbécil.

  11. josemi
    7 marzo, 2011 en 10:42

    Es posible que nosotros también tengamos unos parásitos parecidos y no nos hayamos dado cuenta. Hace poco tiempo lei que hay un parásito de los gatos que usa los ratones para propagarse. El parásito causa que los ratones sean mas lentos de reflejos y mas atontados, de forma que el gato los cace mas fácilmente.

    Parece ser que gran parte de la humanidad tiene ese parásito. Hasta ahora se creía que era “normal”, y que no tiene efecto en los humanos. Pero algunas medidas siguieren que si que tiene efecto, que afecta al sistema nervioso de forma parecida a los ratones, causando no solo torpeza fisica sino incluso intelectual.

    Debe ser un tema todavia a debate, de todas formas.

  12. Ignacio
    7 marzo, 2011 en 16:08

    A mi me ha gustado el de la avispa parasitando a una oruga, y como cambia su sistema nervioso para que trabaje para ella. Excelente!. Se me ocurren ideas…

  13. AvA
    7 marzo, 2011 en 20:22

    Interesante y espeluznante. Y los videos igual. 😉

  14. 7 marzo, 2011 en 21:56

    Tampoco están mal los parasitoides que se comen vivo al huésped por dentro, respetando los órganos más vitales hasta el final para que les dure más…

    Tierna y amorosa naturaleza…

  15. Jose Manuel
    9 marzo, 2011 en 18:02

    ¡Jo! pues viendo estos vídeos y leyendo el post, menos mal que yo sólo he soportado “pie de atleta” en el apartado de hongos y a varios jefes sin escrúpulos en el de parásitos dañinos. 😀

    En el segundo caso, sentía a veces el impulso casi irrefrenable de matar a alguno de ellos, a pesar de mi naturaleza pachorra y pacífica.

    En el de los hongos, el cerebro sólo me pedía cagarme en mi absurda idea de ducharme en la mili sin tener puestas las chanclas.

    No sé si pudieran ser considerados casos en que “los agentes infecciosos” controlaron mi cerebro. 🙂

  16. Jose Manuel
    9 marzo, 2011 en 18:10

    Y, ahora en serio. Ignoraba totalmente la existencia de parásitos que tuvieran la capacidad de controlar la conducta de sus víctimas para favorecer su propio éxito evolutivo.

    La verdad es que la diversidad de mecanismos desarrollados por la Evolución Biológica no deja de maravillarme.

    Es mucho más fascinante la realidad que cualquier ficción pseudocientífica.

  17. Kojio
    9 marzo, 2011 en 18:48

    Jose Manuel :
    Es mucho más fascinante la realidad que cualquier ficción pseudocientífica.

    No lo dudes nunca, incluso la ficción es obra de la realidad. 😉

  18. Java
    22 marzo, 2011 en 8:59

    Kojio :

    Jose Manuel :
    Es mucho más fascinante la realidad que cualquier ficción pseudocientífica.

    No lo dudes nunca, incluso la ficción es obra de la realidad.

    Y la realidad obra de la ficción.

    La ciencia ficción saca ideas de la ciencia real y la ciencia real saca ideas de la ciencia ficción.

  19. KC
    13 mayo, 2011 en 22:51

    Una de hormigas:

    http://bit.ly/l0gtPA

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: