Inicio > Actualidad, Biología evolutiva > De cómo el pene perdió sus pinchos…

De cómo el pene perdió sus pinchos…

10 marzo, 2011

Al de la izquierda le falta algo...

Al de la izquierda le falta algo...

Las relaciones sexuales serían muy diferentes para los humanos si  el pene del Homo sapiens estuviera cubierto de pequeñas y duras espinas, como ocurre en algunos animales, incluyendo a los chimpancés, macacos y ratones. Ahora, un equipo investigador de la Universidad de Stanford en California han encontrado un mecanismo molecular por el cual el pene humano podría haber evolucionado hacia la “suavidad”. El estudio apunta hacia la pérdida de una determinda porción de ADN no codificante que influye en la expresión de un gen para un receptor de andrógenos implicado en la señalización hormonal.

Según Gill Bejerano, biólogo del desarrollo en Stanford y director del trabajo, se trata de una pequeña pero fascinante visión de un panorama mucho mayor sobre la evolución de los rasgos específicamente humanos.

Publicado ayer en la revista Nature, la investigación también sugiere un mecanismo molecular de cómo evolucionó el cerebro hacia un mayor tamaño y desaparecieron los pequeños bigotes sensoriales que presentan otros primates.

Fuente: Nature News

Referencias:

McLean, C. Y. et al. 2011 Nature 471: 216-219 .


  1. 10 marzo, 2011 a las 9:26

    Sí señor, una muestra perfecta de Diseño Verdaderamente Inteligente. Aunque… ¡espera! ¡Eso quiere decir que lo que Dios quiere es que copulemos a gusto todo lo que queramos! Mmm… aquí hay algo que no me cuadra…

    Me gusta

  2. Francesc
    10 marzo, 2011 a las 10:15

    Según Gill Bejerano, biólogo del desarrollo en Stanford y director del trabajo, se trata de una pequeña pero fascinante visión de un panorama mucho mayor sobre la evolución de los rasgos específicamente humanos.

    Eso eso, nada que ver con la obsesión que tenemos con nuestro pene. Pensando en lo que deben pensar las hembras primates sobre el tema se me ha ocurrido una pregunta: las otras especies de primates también tienen clítoris “apartado” de la vagina en sí?

    Me gusta

  3. 10 marzo, 2011 a las 11:21

    Eh, pero qué es esto, ¿es que no hay fotos por ahí de H.sapiens en pelotas pa que tengamos que poner una estatua?

    Me gusta

  4. Albireo
    10 marzo, 2011 a las 11:33

    Puede que en general sea considerada una mejora esta evolución hacia la suavidad, pero…¿y los “gatillazos”?

    Me gusta

  5. Jose Manuel
    10 marzo, 2011 a las 14:18

    Pues menos mal que perdimos los pinchos del colgajo, que si no, de adolescente me hubiera destrozado las manos con todo lo que “practiqué”.

    Yo es que el sexo, lo aprendí sobre todo “a mano”, jajajaja.

    Y también, me alegro por las mujeres, o por la pareja sexual en general. De este modo “suave” y sin pichos, todos y todas disfrutamos más, además de que está claro que, en el caso de nuestra especie, el perder esos pinchos del pene, lejos de ser una desventaja, ha constituido una ventaja evolutiva visto lo bien que hemos proliferado.

    Me gusta

  6. KC
    10 marzo, 2011 a las 16:23

    😀

    Me gusta

  7. 10 marzo, 2011 a las 19:50

    Miguel Santander :Sí señor, una muestra perfecta de Diseño Verdaderamente Inteligente. Aunque… ¡espera! ¡Eso quiere decir que lo que Dios quiere es que copulemos a gusto todo lo que queramos! Mmm… aquí hay algo que no me cuadra…

    Cómo se ve que no sabes interpretar los designios del Todopoderoso. Nos quitó los pinchos para probar nuestra fe tentándonos a copular. Vaya perverso tío, ¿no? 😀

    Saludos,

    C.M.

    Me gusta

  8. 10 marzo, 2011 a las 22:26

    Una verdadera pena! El hueso penial, presente en los canívoros es de un tamaño considerable en lobos o perros!

    Me gusta

  9. Nelson
    10 marzo, 2011 a las 23:51

    Pues mira por donde, esto sí es diseño inteligente para hacerlo con gusto

    Me gusta

  10. Manuel Ocaso
    7 marzo, 2012 a las 12:03

    (editado por ser texto privado)

    Me gusta

  11. 7 marzo, 2012 a las 14:53

    Si quieres contactar con los administradores del blog escribe a: lacienciaysusdemonios@gmail.com

    Me gusta

  1. No trackbacks yet.
Los comentarios están cerrados.
A %d blogueros les gusta esto: